S?bado, 02 de septiembre de 2006
Hoy mientras iba para la universidad observaba a las maestras jardineras en la entrada de los jardines esperando por los ni?os peque?os, siempre he visto que las maestras jardineras tienen esa mirada dulce y llena de amor, al igual que las maestras de los primeros a?os del colegio pero a medida que pasan los a?os los maestros y profesores van arrugando su cara y se ponen serios (y no me refiero a las arrugas que aparecen con la edad) al llegar a la universidad en su mayor?a los rostros de los profesores parecen salidos de una pel?cula de terror, ayer lo coment?bamos con una amiga, tal vez sea el paso del tiempo y se encuentren cansados de tanto trabajar o tal vez simplemente no les agrade lo que est?n realizando, como comento una vez, cierta ayudante de c?tedra, damos clases porque es un requisito impuesto por la universidad si trabajamos en investigaci?n se nos exige dar clases, y esa exigencia deriva en caras amargadas y de pocas pulgas para atender a los alumnos y m?s importante aun de comprender que aquello que ellos explican con tanta soltura y han repetido durante muchos a?os hasta el cansancio, es algo que para ellos es tan simple, para nosotros que por primera vez lo escuchamos, resulta en su mayor?a chino b?sico.
Publicado por miakayuki2006 @ 17:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.