Mi?rcoles, 20 de diciembre de 2006
Un destartalado autob?s rodaba penosamente por una carretera rural.
En uno de los asientos, un anciano sosten?a un hermoso ramo de flores reci?n cortadas, que iban perfumando el aire enrarecido. Dos asientos m?s all? viajaba una linda joven que no pod?a dejar de mirar el ramo con ojos asombrados.

Lleg? el momento en que el anciano ten?a que bajarse.
De pronto y ante la sorpresa de todos los pasajeros, le regal? el ramo de flores a la muchacha que tanto las hab?a admirado.
-Creo que a mi esposa le gustar?a que las tuviera usted, le dijo entre sonrisas. -Le voy decir que se las di.
Arranc? el autob?s y la muchacha que acept? desconcertada y agradecida las flores, pudo ver a trav?s de la ventanilla que el anciano estaba abriendo el port?n de un peque?o cementerio.
Mucha gente le lleva flores a sus difuntos y sin embargo durante toda su vida nunca tuvo un detalle con ellos. S? amable, regala la flor de tu sonrisa, mientras puedas, a las personas que viven a tu lado. Como dice el viejo proverbio: "m?s vale regalarle una flor a un vivo que llorar tonrrentes sobre su tumba ". Regala la flor de un beso, de una sonrisa.
Una sonrisa dura un instante, pero puede ser eterna en el recuerdo. Nadie es tan rico que no la necesite, nadie es tan pobre que no pueda darla.
Una sonrisa puede tumbar distancias y barreras y acercar los corazones.
Publicado por miakayuki2006 @ 16:20  | pensamientos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.