Domingo, 31 de diciembre de 2006
Cierta ma?ana, mi padre me invit? a dar un paseo por el bosque y acept? con placer.
Se detuvo en una curva y despu?s de un peque?o silencio me pregunt?: -Adem?s del cantar de los p?jaros, ?escuch?s alguna cosa m?s?
Agudic? mis o?dos y luego de un instante le respond?: -Estoy escuchando el ruido de una carroza.
-Eso es, dijo mi padre. -Es una carroza vac?a.
A lo que le contest?: -?C?mo sabes que es una carroza vac?a, si a?n no la hemos visto?
Entonces mi padre contest?: -Es muy f?cil saber cuando una carroza est? vac?a, precisamente a causa del ruido. Cuanto m?s vac?a est? la carroza, mayor es el ruido que hace.
Pas? el tiempo y me convert? en adulto, y es el d?a de hoy que cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversaci?n de todo el mundo, inoportuna, presumiendo de lo que tiene y sabe, haciendo alarde de lo que hace, justificando su impuntualidad a causa de su mucha actividad, hablando en forma prepotente, y queriendo hacer sentir a los dem?s inferiores, es ah?, cuando tengo la impresi?n de o?r la voz de mi padre diciendo: "Cuanto m?s vac?a est? la carroza, mayor es el ruido que hace al andar".
Autor desconocido

Extra?do del libro ?Llego por e-mail?

Cuan verdadera es esta historia, de hecho a m? me hizo recordar a m?s de una persona que he conocido en m? vida.
Publicado por miakayuki2006 @ 16:43  | pensamientos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.