Mi?rcoles, 09 de abril de 2008

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)

 

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.

Los pensamientos van entre comillas.

 

Pareja principal: Severus Snape y Selena

Otros personajes importantes: Lucius Malfoy, McGonagall, Dumbledore.

 

El verdadero amor de Severus Snape.

 

Capítulo 1: conocimiento

 

Era la mañana del primero de julio, y una niña de once años, dormía placidamente sin saber que pronto, su vida cambiaría para siempre. Son esas extrañas cosas que nos pasan sin saber cómo o porque nos tocan vivir.

El reloj de pared de la sala de estar marcaba las ocho de la mañana, fue entonces cuando una mujer delgada y alta, se dirigió a la última habitación al final del pasillo. Abrió la puerta y entró en una habitación pequeña pero confortable, se dirigió a la ventana para correr las grandes cortinas y llamó a la niña que dormía para que se levantara.

Entre un sueño difuso, Selena escuchaba a lo lejos la voz de su madre que la llamaba, era hora de comenzar la rutina diaria.

- Selena querida, ya es hora de levantarse.-

- Un minuto más.- Suplicó la pequeña con fiaca, arrollándose entre las sabanas con ganas de dormir un rato más. Su madre salió de la habitación recordándole que tenía cinco minutos para levantarse, sino su desayuno se enfriaría. Ignorando el llamado, se quedó en la cama recordando su último sueño que se desvanecía en sus pensamientos. Como la mayoría, este también había sido raro. Estaba en la cueva de un dragón, que dormía profundamente y de sus fosas nasales salían columnas de espeso humo negro. El aire del lugar olía raro entre una mezcla de ramas de pino y un poco de azufre que le provocaba escozor en su nariz. En su mano derecha, llevaba fuertemente apretada una extraña ramita, delgada y larga. Pero no era una simple rama, al verla con más atención noto que se trataba de una varita mágica. Siempre soñaba con esa varita, pero nunca recordaba donde la había encontrado. Su madre apareció en la habitación nuevamente, sobresaltándola. 

-Vas a quedarte dormida otra vez, vamos levántate.- Insistió la mujer, que comenzaba a perder la paciencia.

La niña con mucho sueño se levantó por fin, pensando en todas las cosas raras que soñaba y preguntándose si era normal tener esos sueños. Pero el sonido del timbre atrajo su atención, mientras que su madre salió presurosa en dirección a la puerta principal, mientras ella se vestía y escuchaba a su madre hablar con el recién llegado. La voz que procedía de la sala de estar, era la de un hombre, pero no era una voz común y corriente. Selena prestó atención a esa voz que llegaba a sus oídos como si fuera una dulce melodía, era un hombre que hablaba bajo como en un susurro y aún así su voz era clara y entendible. Intrigada se preguntó quién podría ser, sus padres no recibían muchas visitas en la casa, eran muy reservados y algo antisociales. No tenían amigos pero aun así las personas que los conocían les tenían en gran estima. Sin saber si debía ir o no, se quedó escuchando desde su habitación y reconoció la voz de su padre, que se dirigía al desconocido …

-¿Cómo dijo usted que se llama?-

Y el hombre misterioso contestó: - Severus Snape, soy profesor en la escuela Hogwarts de magia y hechicería.- Dijo el hombre misterioso con toda naturalidad como si hubiera dicho que era contador. Un gran silencio se produjo en la habitación cerca. Selena no podía creer lo que acababa de escuchar y a juzgar por el silencio que seguía reinando en la otra habitación, sus padres tampoco. Y algo le decía a la pequeña que pronto, su padre reaccionaria molesto, no era del tipo de personas que aceptaran esa clase de bromas o más bien, ningún tipo de broma.

-¿Esto es un chiste? ¿A qué ha venido usted aquí?- Preguntó el padre de la niña indignado. El hombre misterioso respondió tranquilamente como si no hubiera notado el tono cortante y molesto del padre de la niña.

- El ministerio de magia ha detectado que aquí vive una bruja, y el colegio Hogwarts le ofrece un lugar para su educación.-

- ¿Una bruja? Que falta de respeto, ¿Qué quiere decir usted? ¿A quién se refiere?- Preguntó la mujer.

Snape miro a ambos padres, tomó aire y contestó: - A su hija. No es ninguna falta de respeto, verán, yo soy mago, y a las mujeres con magia se les llama brujas.-

Los padres de Selena se quedaron atónitos. - Eso es imposible, la magia no existe y nuestra hija es normal.- Gruñó el padre de la niña.

Snape sacó su varita mágica, hizo unos movimientos en el aire y de la nada, aparecieron unas pequeñas aves que volaban por toda la habitación, de nuevo hizo otro movimiento y éstas desaparecieron. Sin hacer caso, a la expresión en los rostros de los adultos que estaban frente a él, pidió hablar con la pequeña.

Los padres de la niña se miraron uno al otro, la madre de Selena se levantó y se dirigió a buscar a su hija pensando en que esto acabaría cuando el hombre la viera, dado que su hija era normal como cualquier otra chica de su edad. La niña estaba cerca no se había dado cuenta que camino por el pasillo casi hasta la sala de estar, atraída por la voz melodiosa y la curiosidad. Sorprendida de que su madre la pescara escuchando, se quedo petrificada unos instantes sin saber que hacer. – Vamos-. Fue todo lo que le dijo su madre, con una extraña expresión en su rostro.

Al entrar miró al hombre sentado en un sillón. Vestía una capa negra sobre un traje también negro, tan negro como sus ojos y su pelo grasiento, tenía una nariz ganchuda y una piel cetrina. A primera vista daba miedo y repulsión, pero al mirarlo a los ojos, Selena se sintió muy extraña, como si ellos fueran los únicos habitantes del mundo. Una gran calidez abrumó su corazón y se sonrojó, mientras que Severus Snape, también había parecido caer bajo un embrujo. No podía apartar sus ojos, de la niña parada frente a él, que lo miraba con curiosidad.

Parecía que habían pasado horas mirándose mutuamente, cuando el padre de la niña, dijo: - Esta es mi hija Selena.-

Y la niña se acercó al hombre y le dio un beso en la mejilla, como era su costumbre, ambos volvieron a sonrojarse.

El morocho se presentó.- Soy Severus Snape, soy mago y vengo a informarle a usted y su familia que es una bruja.-

La niña lo seguía mirando perdida en sus pensamientos y en sus emociones y de pronto dijo: - Pero yo no tengo ningún poder mágico.-

- Probablemente no seas consciente de lo que puedes hacer.- Respondió el extraño adulto.

- ¡Basta! todo esto es una locura, mi hija ya está en una escuela muy respetada y continuará mis pasos el día de mañana, estudiará para ser una abogada y eso es todo.- Dijo el padre de la niña molesto por este extraño sujeto.

Snape lo miró sorprendido y con cierto recelo.

- Pero su hija es una bruja y no puede negarle una educación adecuada, debería preguntarle por lo menos que es lo que ella desea.-

El padre de Selena estaba furioso, su familia ya había decidido el futuro de su hija y no permitiría que un extraño le pusiera ideas raras en la cabeza. Pero aún así preguntó:

- Selena, querida, ¿qué es lo que quieres hacer?-

La niña aún miraba a Severus Snape cuando barbotó. - Quiero ser bruja.- No había estado consciente de haber dicho esas palabras en voz alta. Más bien, se le habían escapado, pero pronto descubrió que las había pronunciado, al escuchar los gritos de sus padres.

- ¿Cómo has dicho? ¡desagradecida!- Le gritó su madre.

- No puede ser posible, con todo lo que hemos hecho por ti.- Gritaba su padre. - ¿Así es como nos pagas todos estos años que te hemos cuidado?-

- ¿Esta es tu respuesta después de todo lo que te dimos?- Decía su madre enfurecida, sintiéndose traicionada. – Te criamos para que nos hicieras caso, para que siguieras nuestros pasos, no iras a ningún lado.-

Selena se asustó, y comprendió el terrible error que había cometido, un error que sabía más tarde le traería muchos problemas cuando quedara a solas con sus padres. Con lágrimas en los ojos, conteniendo el llanto que amenazaba con escaparse, miró nuevamente al hombre con capa y notó que éste, miraba a sus padres con una mirada seria y furiosa, casi asesina.

Severus le devolvió la mirada al sentir los ojos de la pequeña puestos en él. - ¿Puedo hablar con tus padres a solas?- Le preguntó amablemente, algo poco común en él.

La niña asintió, se levantó con las lágrimas corriéndole por sus mejillas y se retiró de la habitación, no esperó a que sus padres le dieran permiso para irse, simplemente salió del lugar lo más rápido posible. Selena sabía que sus padres eran muy anticuados y estrictos, nada que ver con los padres de sus compañeras de escuela. Nunca nada era lo suficientemente bueno para ellos, y siempre que podían le echaban en cara a la niña las cosas que le daban, haciéndole sentir que siempre estaba en deuda con ellos. Selena pensaba que sus padres debían ser así porque eran mucho mayores que padres de sus compañeras, habían sido criados en otros tiempos y tenían una educación más rígida. La niña no sabía cómo iba a terminar la situación y no creía que ese hombre, fuera capaz de convencerlos. Media hora después, su madre fue a buscarla, la miró con despreció y le hizo un gesto de que la siguiera. 

Su padre la miró lleno de despreció y furia y dijo: - No eres como nosotros, siempre lo supe, solo eras una pequeña fracasada que no podías hacer nada.- . 

-Ya no tenemos ninguna hija, agarra tus cosas y vete de aquí.- Le dijo su madre con desprecio.

Selena se quedó de piedra, no podía creer lo que acababa de escuchar. Sus padres la estaban echando, quiso decir algo, pero las palabras no salían de su boca, estaba en estado de shock y no podía ni moverse.

Su padre exclamó - ¡Vete pequeña desagradecida y no vuelvas nunca más, esta ya no es tu casa y nosotros no somos tus padres!-

Selena sin saber bien lo que hacía, se dirigió a su habitación tomó varias de sus cosas más queridas, algo de ropa, su diario, un osito de peluche y otras cosas más. Guardó todo en un gran bolso y en una mochila, y luego se dirigió nuevamente hacia donde se encontraban sus padres y el hombre misterioso, mirándose de forma venenosa unos a otros. Severus le extendió la mano y ella miró a sus padres por última vez, pero éstos le dieron vuelta la cara y sin pensarlo dos veces, tomó la mano de Snape. De pronto, sintió que la jalaban en todas las direcciones, se sentía mareada y no entendía que estaba sucediendo, mientras sus lágrimas corrían como ríos por su cara, cuando de pronto todo ese extraño movimiento terminó, se tambaleó y chocó contra el piso duro. El hombre junto a ella, la ayudó a levantarse, le acercó a una silla y le dijo que esperara.

Selena miró a su alrededor y se dio cuenta de que se encontraba en un bar, las paredes y el piso eran de piedra rustica y una chimenea decoraba el lugar. El lugar era algo lúgubre y frío, había un par de personas dispersas por varias mesas, vestidas con capas y sombreros con forma de conos y entonces comprendió, de que se trataban de magos. Al cabo de un momento regresó Snape a su lado.

- Estamos en el caldero chorreante, un lugar donde los magos pueden reunirse y alquilar una habitación. Debido a lo que ha sucedido debes quedarte aquí, hasta que haya solucionado tu situación. Ahora es mejor que descanses, Tom, el dueño del lugar, te acompañará hasta tu habitación. En cuanto tenga noticias volveré.- Y dicho esto, el hombre desapareció con un estruendo, dejando a la pobre niña completamente sola y asustada.

La morocha tenía millones de preguntas en su cabeza. ¿Qué pasaría con ella? ¿Dónde viviría? ¿Cómo iba a pagar la habitación, el colegio y todo lo demás? ¿Tendría que ir a un orfanato? ¿Existiría uno en el mundo mágico? ¿En dónde estaba ahora?

Con todas esas preguntas rondándole y a las cuales no podía encontrar respuestas, siguió al cantinero por una estrecha escalera hasta el segundo piso. Entró en una de las habitaciones y el hombre que la había acompañado se dio media vuelta y se marchó. Selena se acostó sobre la cama, confundida y asustada, quedándose profundamente dormida. No sabía cuánto tiempo había pasado, cuando escuchó los golpes en la puerta. El sol comenzaba a descender, creando varias sombras dentro de la habitación, sombras extrañas y aterradoras. Se levantó como pudo, las piernas le temblaban parecía que había perdido todas sus fuerzas, se acercó a la puerta y la abrió. Allí de pie, estaba Severus, la niña se hizo a un lado para dejarlo entrar.

- Supongo que tendrás muchas preguntas para hacerme.- Dijo el hombre serio.

La niña asintió. -¿Qué va a pasar ahora conmigo? ¿A donde iré?-

- Su situación se ha complicado bastante. Yo era el encargado de comunicarle, que había un lugar para usted en la escuela Hogwarts y que las clases comenzarían el primero de septiembre. Todo lo que ha ocurrido, ha sido imprevisto. Y como ha sido mi culpa ponerla en esta incómoda situación, estoy haciendo lo necesario para solucionarlo. Por lo pronto, usted se quedará hospedada en este lugar, no debe preocuparse por ello de momento. Mañana a primera hora debo regresar al ministerio de magia y seguir trabajando en su caso. El ministerio deberá encontrar un tutor legal para usted y luego vivirá con esa persona.-

Selena lo miraba asustada y llena de tristeza, nuevamente sus ojos se encontraron y ambos se quedaron mirándose uno al otro en silencio.

- ¿Aún podré ir a ese colegio?- Preguntó la niña, rompiendo el mágico momento.

Severus asintió algo confundido. - No ha comido nada en todo el día ¿verdad? Es mejor que bajemos, la acompañaré a cenar.-

Dicho esto, ambos se levantaron y fueron al salón. Tom se acercó, Severus le pidió que trajera algunas de las comidas típicas de magos, mientras Selena no le prestaba atención. Las ideas aún revoloteaban en su cabeza, preocupándola y asustándola.

- ¿Usted trabaja para el ministerio de magia?- Preguntó de pronto.

- No, soy profesor en Hogwarts, enseño pociones.-

- ¿Cómo es Hogwarts?-

- Es un enorme castillo con 7 pisos y varias torres, hay un bosque en los alrededores y un gran lago. A cada estudiante al ingresar se lo coloca en una casa, existen cuatro casas en total: Slytherin, Hufflepuff, Ravenclaw y Gryffindor.-

- ¿Cómo se determina en que casa debemos estar?-

- Eso solo lo podrás saber, una vez que hayas llegado al colegio.-

En ese momento llegó el cantinero con la cena. Al terminar, Snape se levantó y se despidió. Selena regresó a su habitación incapaz de creer todo lo que le había sucedido ese día.

 

Nota de la autora:

 

He modificado un poco este capítulo, más que nada la forma en que lo había redactado. La historia sigue igual.

Espero que me dejen algún comentario, críticas, sugerencias, lo que quieran, para ver si vale la pena seguir escribiéndolo.

Quiero dar las gracias a  dulceysnape por dejarme un comentario y espero que el próximo capítulo te guste.

Besos.

Miaka Snape.

26/11/2012 ********* EDITADO *****************


Tags: fics, severus snape

Publicado por miakayuki2006 @ 18:04  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 12 de abril de 2008 | 19:11
Hola, soy Yo nuevamente. Te agregu? al msn pero no te he encontrado...
Ojala estes bien y pronto platiquemos.. BeeesosSonrisa
Xau!!!
MozhART
Publicado por LAURA
Jueves, 06 de agosto de 2009 | 4:47
Wuauuuu!! Me encanta!!!!
Sigue escribiendo por favor, Severus es mi prsonaje favorito y este es uno de los pocos fics buenos que he encontrado sobre ?l.
Yo tambi?n estoy escribiendo uno, todav?a no se si lo voy a subir a alguna pag., en cuanto me decida te lo dire para que me des tu opini?n.
Me encantar?a ponerme en contacto contigo.
Besos!
Publicado por Invitado
S?bado, 31 de octubre de 2009 | 22:55
caida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulascaida de mandibulashola tu fic es muy bueno sigueloLlamaPayasoLlamaLlamaLlamaLlamaLlamaLlamaLlamaLlamaKittyKittyKittyKittyKittyKittyDivertidoDivertidoDivertidoDivertidoKittyDivertidoKitty
Publicado por marmik
Jueves, 24 de junio de 2010 | 16:03

hola tengo muchas ganas de que te reinicies en los nuevos fics.

mik prima Mafdet tambien.

animate!!!!!!!!!!!!

un beso!!!!!!!!!!

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.