Domingo, 13 de abril de 2008

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos.

Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena

Capítulo 2:

Conociendo a un sangre pura.

La noche se hizo larga, los ruidos extraños en ese lugar hicieron que la pequeña durmiera intranquila y de a ratos. Cuando las primeras luces del alba comenzaban a entrar en la habitación, cayó rendida en un sueño profundo, aunque más que sueño era una pesadilla en donde recordaba lo sucedido durante el día. Alrededor de la media mañana, Selena se despertó al oír los golpes en su puerta, Tom el cantinero la llamaba para desayunar. Los días fueron transcurriendo lentamente, uno tras otro, una monotonía diaria de levantarse y dormir, sin saber que iba a pasar con su vida. Hacía una semana que se encontraba en el caldero chorreante, el profesor Snape había ido un par de veces a verla, apenas si pasaba unos minutos con ella, solo iba para asegurarse que no le faltara nada, pero en cuanto a su situación seguía sin poder arreglarla.

“vaya lío en que me metí” “¡tarada! ¿Qué esperabas?. Bien sabes que a tus padres no le iba a gustar que no hicieras lo que ellos ya habían decidido” “OH! Cállate, porque no apareciste antes” - maldita conciencia.- últimamente selena se la pasaba hablando consigo misma, estaba empezando a pensar que se estaba volviendo loca. Esa mañana la niña bajo a desayunar como todos los días, eligiendo la mesa más alejada. Ésta se encontraba en un rincón del caldero chorreante, le permitía poder ver todo el lugar sin llamar la atención. Un pequeño tragaluz se encontraba sobre la mesa haciendo que los rayos del sol entraran y le dieran algo de calidez al lugar.

La niña bajo a desayunar. Siempre elegía la misma mesa. Alejada de la multitud. Minutos más tarde apareció un niño rubio que parecía tener la misma edad.

- ¡oye! Este lugar es mi favorito. ¡Esfúmate!- dijo una vos que arrastraba las palabras.

- ¿qué?- dijo Selena al recién llegado.

-¿Eres sorda? ¿quién eres?-

-Me llamo Selena Thomas-

-¿Tus padres son magos?-

-No, yo no…-

- Además de sorda eres una sangre sucia-

- ¿una sangre que?-

-Draco ¿dónde están tus modales?- dijo un atractivo hombre de pelo largo, rubio y muy bien vestido.

-Padre, esa sangre sucia esta ocupando mi lugar favorito.-

Lucius Malfoy no iba a permitir que su pequeño consentido no obtuviera lo que quisiera. En el instante en que le iba a ordenar a la pequeña intrusa que se largará se quedo sin habla al contemplarla.

Selena miraba intrigada al adulto que no decía nada a pesar de los berrinches de su hijo. “parece un actor de cine” “¿quién será?” “tal vez sea mejor que me valla. Ya tengo bastantes problemas como para complicarlos aun más.”

- Bueno, si este lugar es tan importante para ti, me voy.- Le dijo la morocha al muchacho rubio.

Cuando estaba levantándose, sintió la fuerza de unas manos que la hacían sentar nuevamente.

- Disculpa a mi hijo. A veces me avergüenzo de su comportamiento. ¿podríamos compartir la mesa?-

Draco Malfoy pensó que estaba teniendo una pesadilla. “¿Qué diablos le pico a mi viejo?” - Padre, no podemos compartir la mesa con una sangre…-

-¡Te dije que te callaras Draco! ¿Acaso quieres regresar ya mismo a la casa?-

El pequeño bajo la mirada. Estaba furioso, pero conocía muy bien a su padre. Sabía que era mejor no enfurecerlo.

Ambos se sentaron en la mesa ante la asombrada mirada de la niña.

-Perdone, no me he presentado. Soy Lucius Malfoy, y este es mi hijo Draco.-

La niña los miró y les sonrió. -Soy Selena Thomas. ¿Ustedes son magos?-

El desayuno y buena parte de la mañana transcurrió en una agradable charla entre el adulto y Selena. Por su parte el joven Malfoy estaba completamente callado y por poco echaba espuma por la boca. El tiempo seguía pasando y parecía que su padre no tenía planeado irse. “se volvió loco, hablar con una asquerosa sangre sucia.” “¿En qué estará pensando?”

-Padre se nos va a hacer tarde. ¿no deberíamos estar yendo?-

Si las miradas mataran, Lucius hubiera despachado a su adorado hijo al más allá.

-Toma esto Draco, ve tú al callejón Diagon y compra lo que quieras-

- ¿Voy a ir yo solo?-

- ¿ A caso vas a necesitar niñera? Eres un Malfoy y debes saber manejarte solo.-

Sin poder creer lo que oía, el pequeño rubio salió del lugar dejando a su padre y la niña hablando. Ya era hora del almuerzo. Selena y Lucius habían estado hablando de miles de cosas. Selena le contó acerca de sus situación y de cosas muggles, mientras que Lucius habló del mundo mágico y de su pasado. Parecía que se conocían de toda la vida.

-¿No debería ir a buscar a su hijo?-

El adulto se había olvidado por completo de su pequeño heredero.

- Es verdad, será mejor que me valla a buscarlo. Si no le molesta, me gustaría volver a verla.-

Selena se sorprendió. Si bien había pasado una agradable mañana junto a este hombre, no pensó que él querría volver a verla.

-No me molesta para nada. sería agradable volver a verlo.-

Lucius se despidió besando la mano de la niña. “¡Guau! Que hombre tan apuesto”. “Selena es un viejo y tiene un hijo de tu edad”. “viejo son los trapos”.

Por la tarde, Selena se encontraba en su habitación mirando por la ventana cuando alguien golpeo la puerta.

-Pasé, está abierta.-

-Buenas tardes, señorita Selena-

-Hola profesor Snape-

-Traigo noticias. El ministerio a resuelto que por el momento, usted vivirá en Hogwarts. Y estará bajo la custodia de todos los profesores del colegio.-

-¿por el momento? ¿y luego qué?-

-Bien. Se le ha dado el plazo de un año para que encuentre un tutor legal. Algo realmente inusual.-

- ¿inusual?

-La ley estipula que un menor no debe estar fuera de un orfanato sino tiene familia o un tutor legal. No existen tutores temporales y en su caso han hecho una excepción. La decisión fue tomada hace unas pocas horas. Algo verdaderamente sorprendente.-

-Entonces…¿ahora debo ir al colegio?-

-Así es. Prepare su equipaje, yo voy a llevarla.-

Selena empaco rápidamente sus cosas, ante la mirada atenta de su futuro profesor.

-¿está todo listo?-

-Sí profesor.-

Snape movió su varita apuntando a las cosas y estas desaparecieron. Luego tomo la mano de la niña y se desvanecieron. Aparecieron en las afueras de un pueblo. Selena estaba mareada, esto de desaparecer/aparecer no le gustaba para nada. Se tambaleo y Severus la agarro entre sus brazos antes de que cayera al suelo.

-¿Se siente mejor?-

-Estoy un poco mareada.- y también estaba muy sonrojada, podía sentir una gran calidez en los fuertes brazos de ese hombre. Un extraño sentimiento que jamás había sentido.

Notas de la autora:

Aquí les dejo un nuevo capítulo de esta historia, espero que les guste y dejen algún comentario, critica, sugerencia lo que quieran.

En el próximo capítulo: Selena conoce Hogwarts, al resto de los profesores. Y se entera de cómo consiguió el permiso temporal.

 


Tags: fics, historias, severus snape

Publicado por miakayuki2006 @ 18:12  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.