Lunes, 28 de abril de 2008

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalará. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos.
Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena

Capítulo 3.

La bienvenida.

 Selena y Severus se encaminaron hacia Hogwarts. El camino estaba cercado por una enorme arboleda. Se podía sentir el canto de los pájaros y otros extraños sonidos. Los colores pastel del atardecer comenzaban a asomarse por entre los troncos de los árboles. Caminaron por unos minutos, hasta detenerse ante una puerta de rejas. Era enorme y estaba adornada por unos cerditos con alas. Se encontraba cerrada por unas gruesas cadenas.
 Severus hizo un movimiento con su varita y las cadenas se movieron rápidamente. Instantes después estaban entrando en los terrenos del colegio. El resto del camino resulto ser más empinado y sin arboleda. Pero el paisaje era increíble, se veía un frondoso bosque y un gigantesco lago.
 Subieron por unas escaleras de piedra y atravesaron una puerta de madera. Llegaron a un inmenso vestíbulo. La pequeña estaba completamente fascinada con el lugar, aunque también algo incomoda. El hombre que la acompañaba estaba muy serio y no hablaba.
 “¿habré dicho algo malo?.” “no, creo que solo se trata de un tipo muy amargo.” le respondía su conciencia a la pequeña.
 “No soy bueno para estas cosas.” pensaba el profesor. “Debí dejar a McGonagall que fuera a buscarla.” “pero vos querías verla.” le respondió la vocecita de su conciencia  al adulto. “Es una locura … yo no quería verla.” “lo que tú digas amigo.”
 - Bien, esto es Hogwarts. Detrás de estas puertas se encuentra el Gran Salón. Ahí se celebran los banquetes, las distintas comidas del día y también se puede estudiar y rendir exámenes.- dijo de pronto el profesor Snape.
 - ¿No hay nadie más aquí?- pregunto la morocha, que miraba a todas partes y no veía ni un alma.
 - ¿¡EH!? Sí, nos deben estar esperando para cenar.- “debí decir algo más inteligente. Casi arruino la sorpresa.”
 Las puertas del Gran Salón se abrieron. El interior estaba completamente oscuro. Dieron unos pasos y un gran estruendo asusto a la niña. Todas las luces del lugar se habían encendido y una docena de adultos la recibían con una sonrisa. Era una gran fiesta de bienvenida.
 El profesor Snape hizo las presentaciones. El primer turno fue el del director Dumbledore, un viejito con lentes de media luna y un rostro bondadoso. A continuación fue el turno de los jefes de las distintas casas. La profesora McGonagall, jefa de la casa Griffindor, era una mujer con un rostro muy serio. La jefa de Hufflepuff, era la profesora Sprout, una bruja regordeta y bajita con rostro maternal. Se acerco a la pequeña y le dio un fuerte abrazo.
El jefe de Revenclaw, era un hombre tan bajito que parecía un niño pequeño, salvo por su tupida barba. Luego llego el turno de las profesoras Trelawney, Sinatra, Madame Hooch, Madame Pomfrey y los profesores Quirrell y Gricks. El guardabosque Hagrid y el conserje Filch y su gata la señora Norris.
 La cena fue exquisita. Todos eran muy amables. Le contaron cada uno sobre las materias que enseñaban, sobre el callejón Diagon y sobre Olivander, el fabricante de varitas. En unos días visitaría esos lugares para comprar lo necesario para el curso escolar.
 Luego de un delicioso postre, había llegado el momento de ir a dormir.
- ¡ya se ha hecho muy tarde!- exclamaba la profesora McGonagall.
- Será mejor que la pequeña se valla a dormir.- sentenció Madame Pomfrey.
- Yo la acompañaré.- dijo alegremente la profesora Sprout.
- Buenas noches.- dijo Selena.
- Buenas noches.- contestaron los adultos.
 Y la pequeña junto a la profesora se retiraron del lugar, subieron por una escalera. La pequeña se asombró al ver que el resto de las escaleras parecía tener vida y se movían de un lado para el otro.
- ¿dónde dormiré? Preguntó la niña.
- Cómo aún no perteneces a ninguna de las casas, dormirás en una de las habitaciones del primer piso.- contesto amablemente la mujer.
 Al llegar a su nueva habitación, la niña dio un grito de alegría. Había una enorme cama con dosel, un espejo gigante, un escritorio y un pequeño armario. Por la ventana se veía la superficie cristalina del lago. Parecía una habitación de un cuento de hadas.
- ¡que duermas bien!- le dijo la profesora Sprout, le dio un beso y un abrazo.
- Buenas noches profesora.- contesto la morocha. Se cambió y se acostó en su nueva cama pensando que no podría dormir. Minutos más tarde estaba sumergida en un profundo sueño.
 La mañana siguiente se despertó por el llamado a desayunar de la profesora McGonagall. Luego del desayuno fue a los terrenos de Hogwarts a ver el paisaje. En ese momento un enorme búho de color canela se acercaba a ella. Aterrizó a su lado y le extendió la pata, traía una carta amarrada. La morocha la agarro. “¿de quien podrá ser?” “¿las lechuzas entregan cartas?”. “creía que eran las palomas.” la abrió y leyó:
 
 Señorita Selena Thomas.
      Me alegra que el ministerio halla solucionado su problema y que ahora viva en Hogwarts. Espero poder verla pronto.
     Atentamente y a su servicio.
         Lucius Malfoy.
 La pequeña se preguntó como se habría enterado ese hombre tan rápido de que ahora estaba en Hogwarts. “será cosa de magos.” pensó.
 Severus había visto a la niña sentada a la sombra de un árbol. Sin saber porque quería pasar tiempo con ella, se fue acercando. Selena enseguida lo vio.
- ¡Hola profesor Snape!-
- Hola.- dijo el hombre serio. - ¿qué esta usted haciendo?-
- mirando el lago, parece que hay algo grande en él.-
- así es, se trata del calamar gigante.-
- ¿un calamar gigante? ¿es peligroso?-
- No.-
 “¿por qué demonios no puedo ser más amable?” pensaba el profesor de pociones. - ¿ va usted a hacer algo el resto del día?-
- mmm, no, no tengo nada que hacer.-
-¿ le gustaría ayudarme a preparar una poción?-
- ¿en serio? ¿puedo ayudarlo?- dijo la niña entusiasmada y con una gran sonrisa.
- Solamente si es capaz de seguir instrucciones.- dijo bruscamente el profesor. Estaba sorprendido ante la alegría de la niña y desconcertado por esa sonrisa. No era común que la gente se mostraran así con él, más bien todo lo contrario. Sí lo veían acercarse se desaparecían de su camino. Incluso los demás profesores mantenían cierta distancia.
 La sonrisa de la pequeña se había borrado de su rostro. “ya lo hice otra vez. De seguro que ya no quiere estar más cerca de mí.” pensaba el morocho. -Bien, ¿me acompañará o no?-
 La niña lo miraba confundida. “¿en verdad querrá que lo ayude?” “ de seguro que lo mandó el director para que no estés sola.” le decía su conciencia. -sí, claro. Me encantaría poder ayudarlo.- le dijo la morocha algo insegura.
 Los días siguientes Selena ayudaba al profesor de pociones durante las tardes. Lo pasaba muy bien junto a él, a pesar de que el hombre siempre estaba muy serio y le respondía de manera hosca. Pero siempre era él quien iba a buscarla. Selena simplemente pensó que así era la forma de ser del profesor.
 Había pasado casi un mes en Hogwarts y la pequeña ya tenía a sus personas favoritas: el profesor Snape, a pesar de su carácter bastante amargo. La profesora Sprout y el guardabosques Hagrid. Pasaba su tiempo alternando con estas personas.
- Señorita Selena, ¿mañana debe ir de compras al callejón Diagon, no es así?- le pregunto Severus mientras preparaban una nueva poción.
- Sí, así es. Me lo dijo esta mañana la profesora McGonagall.-
- ¿con quien va a ir?-
- No sé, no me dijo.-
- ¿le gustaría …  que yo la acompañe?- dijo Severus un tanto temeroso de la respuesta. A pesar de que la niña siempre parecía alegre de estar cerca suyo, Snape no estaba convencido de que en verdad le agradará a la pequeña. “probablemente sea así porque voy a ser su profesor. Seguramente por eso quiere caerme bien. Yo no le agrado a nadie.” pensaba tristemente el profesor. “no todos son manipuladores.” le decía su conciencia. Este hombre huraño y frío, por lo menos así lo veían lo que lo rodeaban, sentía un gran afecto por la pequeña. La niña siempre le sonreía y le prestaba atención. Sentía una gran calidez estando cerca de ella. Ninguno de sus alumnos se comportaba así con él, ni siquiera los de su propia casa.
- Sería genial.- le respondió la niña alegre y algo sonrojada. Sacándolo de sus pensamientos.
- Bien, hablaré con el director.- “¿¡se sonrojo!? “se ve tan linda.”

 En otro lugar del castillo Minerva McGonagall hablaba con el director.
- Albus, no me parece bien que la pequeña pasé tanto tiempo con Snape.-
- Vamos Minerva ¿por qué te preocupas tanto?-
- Tú conoces muy bien a ese hombre y su pasado. No creo que sea una buena influencia para ella.-
- tú lo has dicho Minerva. Lo conozco y confió en Severus.-
- pero él ama las artes oscuras. Sigo pensando que NO debe pasar tanto tiempo con ella.-
- querida Minerva, a la pequeña le cae bien Severus y a él parece caerle bien  la niña.-
- precisamente, es una niña y es ingenua. A demás no sabe nada acerca del pasado de ese hombre, un monstruo siempre será un monstruo.-
- ¿en que estas pensando?-
- sólo expresó lo que varios profesores pensamos acerca de él. Alguien como él no debería enseñar a los niños. Después de todo, en su pasado nunca se detuvo, aún si tenía que matar a un niño inocente para servirle al-que-no-debe --ser-nombrado.-
- profesora Mcgonagall, él no puede cambiar su pasado y todos sabemos que se ha arrepentido. No creo que Severus esté reclutando niños para convertirlos en mortifagos.-
- de él, no me sorprendería. La niña debería conocer aunque sea con quien esta realmente. De seguro que luego no querría estar cerca de semejante monstruo.-
- ¡Minerva! El pasado del profesor Snape le concierne solo a él. Es su decisión si decide contarlo o no.

Nota de la autora.

¿qué pasará cuando Severus le pida a Dumbledore acompañar a la pequeña de compras?
¿Minerva McGonagall se quedará de brazos cruzados?
¿Selena cambiará su forma de ver a su profesor favorito si supiera su pasado?
¿Por qué Lucius esta tan interesado en la niña?

Estas y otras preguntas podrán averiguarlas en los próximos capítulos.
El siguiente capítulo se va a titular : “conociendo una parte del pasado.”

Besos a todos.

   Miaka. ^-^

 

 


Tags: fics, severus snape

Publicado por miakayuki2006 @ 18:59  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.