Martes, 16 de septiembre de 2008
 

Disclaimer: esta es una historia que se basa en los personajes creados por la adorada J.K. Rowling. Sólo algunos son inventados por mí.

Pareja principal: Lucius Malfoy y Ariadna Bast.

Aclaraciones: Es una historia en un universo alterno. Harry Potter sigue siendo el niño que vivió, Sirius Black es su padrino pero no ha estado en Azkaban; todo lo contrarío, trabaja en el ministerio. He modificado las edades de varios de los personajes, por ejemplo, Black y Lupin tienen 30 años y Malfoy 25, esto es para que no haya tanta diferencia de edad entre la pareja protagonista y a su vez está relacionado con algo de la historia. Por ahora Severus Snape no tiene previsto aparecer en la historia.

Básicamente se trata de romance, intrigas, drama, lo de siempre, narrada en primera persona por Ariadna.

Beta Reader: Hatsuan (un millón de gracias por tu ayuda)

Capítulo 1: El comienzo de la historia.

El misterio familiar por fin se me reveló, en una de esas reuniones donde todos tus parientes se reúnen, incluso ese primo tercero que ni siquiera sabías que existía. Odiaba ir, mi único consuelo era poder ver a Sirius, aunque es mucho mayor que yo, siempre me hace reír. Además también está Harry, que como somos de la misma edad, nos refugiamos juntos. Tanto Sirius como Harry no son exactamente de mi familia, pero mi abuelo y yo los queremos como si lo fueran y por eso siempre están invitados.
Flashback
─ Pequeña Ariadna, esta celebración va a ser muy importante para ti.─
─ Pero siempre es lo mismo, me aburro.─
─ Tu amiga Marisa y su familia también están invitados.─
─ ¿Isa? ¿Por qué?─
─ Te dije que esta reunión es especial.─
─ Bien, de acuerdo, me arreglaré.─
La celebración se realizó en casa de mi abuelo, yo vivo con él porque mis padres se la pasan viajando como consecuencia del trabajo de mi papá. En la celebración, Isa, Harry y yo queríamos salir corriendo antes de morirnos de aburrimiento. Pero cerca de la medianoche, mi abuelo hizo un anuncio y por un momento creí que se había vuelto loco, o peor aún, a todos los presentes se les había aflojado el tornillo.
─ Por fin, una nueva generación de brujas y magos irán a Hogwarts.─ dijo alegremente mientras todos aplaudían y vitoreaban.
Fin del flashback
Al parecer, Isa y yo somos brujas y Harry es un mago. Sí de esos que usan sombreros puntiagudos y escobas. Mi abuelo y Sirius resultaron ser magos, igual que varios de mis primos, una de mis tías es una bruja (eso ya me lo imaginaba). Aunque mis padres son "muggles", mi abuelo se casó con una muggle y por eso mi papá no tiene magia. En la familia de Isa todos son gente no mágica y en el caso de la familia de Harry, su mamá era hija de muggles pero su papá pertenecía a una familia de magos.
Está bien, admito que de pequeños ninguno de los tres éramos muy normales, a veces ocurrían cosas raras, pero... ¡¿magia?! No lo puedo creer.
El primero de septiembre tenemos que ir a ese extraño colegio, por lo menos Isa y Harry vienen conmigo. El 25 de agosto mi abuelo nos llevó a Isa y a mí a comprar las cosas raras que nos exigía el colegio.
─ Hola Isa.─
─ Hola Ari, ¿lista para la locura?─
─ Eso creo.─
Entramos en un bar llamado "El caldero Chorreante", con razón los muggles no se acercan, el lugar es bastante deprimente y sombrío. Fuimos a la parte de atrás y mi abuelo con su varita golpeo tres ladrillos y la pared se movió; era la entrada al callejón Diagon.
─ Debemos ir primero a Gringotts.─ dijo mi abuelo e Isa y yo nos miramos.
─ ¿Grin qué?─ pregunté por las dos.
─ El banco de los magos, Gringotts, tenemos que retirar dinero y tu amiga tiene que cambiar el suyo.─
En la entrada del banco, un edificio enorme aunque un poco torcido, se nos acercó un hombre.
─ Señor Bast, que placer verlo.─
─ Señor Malfoy.─ respondió cortante mi abuelo, algo poco común en él.
─ Veo que se encuentra bien acompañado.─ dijo el hombre mirándonos a nosotras.
─ Mi nieta Ariadna y su amiga la señorita Marisa Jefferson.─
A Isa y a mí, casi nos da un infarto al verlo, al lado suyo Brad Pitt era un ogro. Rubio de pelo largo y unos ojos grises impresionantes ¿qué más se puede decir? Ah sí, que vestía muy elegante, a simple vista era obvio que se trataba de una persona muy importante.
Tomó mi mano y la besó, lo mismo hizo con mi amiga, de milagro ninguna de las dos se desmayó. Aunque las dos pensábamos lo mismo "please call 911" esto del mundo mágico comenzaba a gustarme.
Más tarde, luego de las compras, mi amiga y yo estábamos hablando de él. Nos sentíamos como si hubiéramos conocido a una famosa estrella de cine.
─ Ariadna ¡vamos! Pregúntale a tu abuelo.─ me susurró Isa mientras tomábamos un delicioso batido.
─ ¡¿Estás loca?!─
─ No seas así, es solo una pregunta.─
─ Ok.─
─ Abuelo.─
─ ¿Sí?─
─ ¿Quién era el hombre rubio que nos saludo en el banco? Parecía ser alguien muy importante.─
─ Era Lucius Malfoy, hubiera preferido no presentárselos.─
─ ¿Por qué?─ pregunté con curiosidad.
─ Es una mala hierba, solo gracias a su fortuna anda libre.─
Es raro que mi abuelo hable mal de alguien, así que mi curiosidad aumentó igual que la de mi amiga.
─ ¿Es un criminal?─
─ ¡¿Criminal?! Eso es poco. Es un asesino, violador y torturador. Asesinó a su propia esposa embarazada de siete meses, es un mortífago fiel al innombrable.─
Isa y yo nos quedamos en shock. ¿Cómo alguien puede asesinar a una mujer embarazada y más aún siendo su propia esposa y su futuro hijo? Y para colmo... el innombrable, el cuco de mi infancia, él asesinó a la familia de Harry, mi abuelo siempre me contaba historias sobre ese hombre y sus seguidores. Resulta que mi abuelo no trabaja en el ministerio de defensa como yo creía, en realidad es un auror y si trabaja en el ministerio, pero de magia.
Esa fue la primera vez que vi a Lucius Malfoy y supe sobre su pasado, la imagen de estrella de cine se desmoronó para ser reemplazada por la imagen de un horrible asesino.
Cuatro años después, el innombrable regresó y con él los problemas.
─ Ari, te tengo una noticia bomba.─ me dijo Isa entrando en mi casa.
─ Tus noticias siempre me traen mala suerte.─
─ Y esta vez no creo que sea diferente. Prepara tus maletas porque este año de seguro que tu abuelo te manda a Beauxbatons.─
─ ¿De qué me estás hablando?─
─ Del nuevo profe de defensa contra las artes oscuras.─
─ ¿Cómo sabes quién será?─
─ Mi adorado novio me lo dijo.─
─ ¿Theodore?─
─ Sí ¿Cuántos novios crees que tengo?─
─ ¡Dale! ¿Quién es?─
─ Lucius Malfoy.─
─ ¿Qué? Pero por lo que me dijo mi abuelo, jamás ningún Malfoy ha trabajado ¿por qué trabajaría ahora?─
─ Porque lo agarraron con las manos en la masa. Le encontraron varios objetos oscuros en un allanamiento sorpresa y el wizengamot lo sentenció a tres años en Azkaban o el mismo tiempo haciendo un trabajo social. Por eso Dumbledore lo contrató.─
─ A mi abuelo le va a dar un infarto.─
─ ¿Todavía está molesto?─
─ Sí, no me perdona que no le haya dicho que el novio de mi mejor amiga es un Sly y que uno de mis mejores amigos también lo sea. Aunque el hecho de que a los Zabini nunca se los halla asociado con el cuco disminuye un poco su furia.─
─ ¿Él esperaba que fueras toda una orgullosa Gryffindor anti-Slytherins?─
─ Supongo que sí, que se conforme con que soy Gry, a mi no me va eso del prejuicio.─
La llegada a Hogwarts este año fue genial. Con todo lo que tuve que discutir con mi abuelo para que no me cambiara de colegio, el castillo me pareció más hermoso que nunca.
El anuncio del director sobre el nuevo profesor de defensa contra las artes oscuras no fue muy bien recibido en mi mesa al igual que en la de Revenclaw y Hufflepuff. El rumor de porque había sido contratado corrió como pan caliente durante el banquete de bienvenida.
Como no podía ser de otra manera, la primera clase del año, resultó ser DCAO y junto a los Sly. Aunque algunos son mis amigos, no todos ellos son agradables.
Isa y yo entramos al aula, nos sentamos en la segunda fila del lado Gry. El profesor Malfoy entró al aula y comenzó a tomar lista, silencio sepulcral.
Desde el día que lo conocí que no lo había vuelto a ver, y aunque suene imposible, ahora se veía mucho más atractivo, lástima que era uno de los malos.
─ Señorita Bast.─ dijo Malfoy.
─ Presente.─ respondí a media voz, me clavó esos ojos grises cuando me nombró que ocasionó que mi cerebro dejara de funcionar. Terminó de tomar lista pero tuve la extraña sensación que me miraba de vez en cuando, quizás estoy alucinando.
─ Como sabrán la mayoría de ustedes, este año deben rendir sus timos. Para saber defenderse contra las artes oscuras, primero deben conocerlas, no se puede enfrentar algo si no se sabe que es. Durante el primer semestre estudiaremos en profundidad a las artes oscuras, y en el segundo aprenderemos a defendernos. En esta primera clase comenzaremos con unos hechizos bastante simples.─
La cara de horror de mis compañeros Gry no debía de ser muy diferente de la mía. Realizar hechizos oscuros va contra nuestra naturaleza. Por otro lado, los Sly parecían felices por primera vez en esta clase.
─ Colóquense en parejas y sigan mis instrucciones. El hechizo requiere concentración y fuerza de voluntad, sin la varita pronuncien "Whiteness"bien ahora practiquen el movimiento con su mano.─
Hizo un rápido ocho en el aire o eso me pareció a mí.
─ Este hechizo ocasiona una ceguera temporal en su oponente.─
Está loco si cree que voy a dejar a Isa ciega por un rato.
─ Practiquen tres veces más este movimiento sin la varita y cuando estén listos me llaman para supervisarlos.─
─ ¿Crees que se dé cuenta si no lo llamamos?─ me preguntó Isa en voz baja.
─ No sé, somos bastantes pero me da la impresión que ningún Gry lo va a llamar.─
Nos pasamos media hora simulando practicar, a esta altura casi todos los Sly habían realizado el hechizo sin problemas salvo Crabbe y Goyle.
─ ¿Acaso resultó ser un hechizo demasiado complicado para el pequeño cerebro de los Gry?─ preguntó Malfoy con malicia.
La mirada de pocos amigos que recibió de nuestra parte pareció satisfacerlo. Comenzó a supervisarnos desde la última fila, tenía la esperanza de que sonara la campana antes de que llegue a nuestro lugar, desafortunadamente aún faltaba una hora y media. Isa y yo comenzamos a ponernos más nerviosas al ver que estaba cada vez más cerca.
─ Señor Potter y Señor Weasley, es su turno. Demuéstrenme sus habilidades.─
─ No voy a realizar este hechizo.─ le dijo Harry.
─ Yo tampoco.─ agregó Ron.
─ ES UNA ORDEN.─ Bramó Malfoy.
─ No lo haremos.─ lo desafió Harry.
─ Bien, como gusten, cincuenta puntos menos para Gryffindor y detención para ambos.─
¡Genial! ya lo enfurecieron y ahora nos tocaba a nosotras. Con Isa nos miramos, no queríamos perder puntos y mucho menos una detención pero...
─ Señorita Bast, veamos cómo trabaja.─ me dijo mientras se acercaba a mí. ¿Por qué no se lo pidió a Isa? Traté de hacer el movimiento sin la varita, un completo desastre, fue cualquier cosa menos un ocho.
─ Agarre su varita.─
Tomé mi varita y trate de hacer nuevamente el movimiento pero no dije nada.
─ No, movimiento equivocado.─
¡Que latoso! Como si no lo supiera.─ Es lo mejor que puedo hacer.─ le respondí.
─ Voy a ayudarla.─ me dijo mientras se colocaba detrás de mi y tomaba mi mano con la suya para enseñarme ese movimiento. Su cercanía me sorprendió, podía sentir casi todo su cuerpo pegado al mío, su perfume era exquisito. Me ayudó a realizar ese maldito ocho y me susurró al oído.
─ Ahora di...─ Su voz sonaba tan dulce que me confundió. Marisa me miraba y asintió con su cabeza para darme a entender que diga el hechizo. Lo pronuncié y mi amiga puso los ojos en blanco, me horroricé por lo que hice.
─ No se preocupe Señorita Bast.─ me dijo el profesor al tiempo que soltaba mi mano con lo que me pareció una caricia y se alejo para realizar el contra hechizo en Isa.
─ ¿Estás bien?─ le pregunté casi histérica.
─ Sí, no te preocupes, fue bastante raro pero estoy bien.─ me respondió con una sonrisa, suspiré aliviada.
─ Ahora practicaremos otro hechizo.─ anunció Malfoy.
─ Bien, ahora te toca a ti vengarte.─ le dije a mi amiga y ella sonrió con malicia.
El segundo hechizo consistía en hacer pequeños cortes en el oponente, "pequeños" según el profesor. Por supuesto que nosotras seguimos simulando practicar. Los Sly realizaron el maleficio rápidamente y sin problemas, Blaise y Theodore nos hacían señas de apoyo. Pero nuevamente nadie del lado Gry quería participar en la clase, ni siquiera Hermione.
─ Sí pudiéramos usarlo a él de blanco, seguro que no tendríamos problemas.─ dijo Ron y no pude evitar reírme al imaginar la escena del señor aristócrata con su cara perfecta llena de "pequeños" cortes.
─ Señorita Bast ¿se puede saber que le hace tanta gracia?─
─ No, nada.─ maldición, ¿es que no le presta atención a nadie más? Los Sly también se reían pero de mí.
─ Por favor, comparta el chiste con los demás así todos podemos reírnos.─
─ No fue nada.─
─ Bien, usted también recibirá detención.─
En ese momento sonó la campana.
─ Señor Potter, Señor Weasley y Señorita Bast deben quedarse para hablar sobre sus detenciones.─
Harry, Ron y yo, nos acercamos al escritorio del profesor. Esperó a que todos se fueran para darnos nuestra sentencia.
─ Señor Potter y Señor Weasley cumplirán su detención hoy a las veinte. Señorita Bast, usted la cumplirá en este momento.─
Los chicos y yo nos miramos, ¿Por qué demonios yo tengo una detención a parte?
─ Profesor, ahora tengo clases de herbologia.─
─ Debió pensarlo antes de alborotarse en mi clase.─
─ ¿Por qué no puede cumplirla con nosotros?─ preguntó Ron.
─ Señor Weasley eso no es asunto suyo. Soy el profesor y decido cuando se cumplen los castigos. Usted y el Señor Potter pueden retirarse.─
Los chicos me miraron algo reticentes a dejarme sola con este sujeto. Cuando se fueron comencé a sentirme incómoda por la mirada tan penetrante del profesor.
─ ¿Y ahora que haré con usted?─ preguntó en voz alta, mirándome de arriba abajo, ocasionando que me sonrojara y él se rió. ¡Qué odioso!
─ ¿Cómo anda su abuelo?─
─ Bien.─ le respondí.
─ Supongo que ya le ha advertido sobre mí.─
¿Qué podría responder? Oh sí, me dijo que es un maldito mortífago, violador, torturador, hijo de una mala entraña y un largoooo etcétera.
─ ¿Y bien?─ me apremió.
Nunca he sido buena para mentir así que... ─ Sí, me habló de usted.─ al parecer mi respuesta lo descolocó, solo me miró por unos instantes y luego...
─ ¿Qué le ha contado?─
─ ¿Por qué quiere saberlo?─
─ Yo pregunté primero.─
─ Solo me dijo que usted es... un mortífago.─
─ ¿No le dijo nada más?─
─ No.─ le respondí, no quería seguir hablando sobre eso.
─ Supongo que su concepto de mí debe ser algo así como... es un asqueroso asesino.─
No sabía qué decirle, su mirada era extraña, me pregunto en qué pensará.
─ ¿No va a responderme?─
─ Yo no lo conozco como para opinar sobre usted. Mi abuelo puede pensar lo que quiera y eso no significa que yo vaya a compartir sus ideas.─ le respondí sinceramente. Otra vez Malfoy parecía desconcertado.
─ Es usted muy diferente de cómo la imaginaba.─
¿qué habrá querido decir con eso?
─ Noté que tuvo problemas en la clase de hoy.─
¡Oiga! No fui la única. ─ Sí, nunca he realizado maleficios.─
Se rió nuevamente.─ Entonces tendrá que practicar más que los demás. Ensayaremos lo visto, muéstreme el primero.─
¡Cielos! Esto es una tortura. Traté de realizar el maldito ocho y otro desastre. Él volvió a reírse, a estas alturas tenía ganas de darle un golpe y borrarle esa sonrisa.
─ Usted sí que tiene serios problemas, inconscientemente se boicotea.─
Me lo quede mirando.
─ Supongo que su abuelo le ha advertido en contra de las artes oscuras y le prohibió su uso, por lo que su inconsciente trata de evitar que realice el hechizo.─
No le respondí, solo asentí─. Este año tiene que rendir sus timos ¿Cómo piensa aprobar DCAO sino puede realizar el más básico de los hechizos?─
Buena pregunta.─ No sé, trataré de esforzarme más.─
─ No podrá hacerlo usted sola, a partir de ahora le daré clases particulares tres veces por semana, los lunes, miércoles y viernes a las veinte, en mi oficina. No quiero que su abuelo me culpe si desaprueba mi asignatura.─
─ Profesor yo no...─
─ ¿Qué sucede? ¿Tiene otra actividad a esa hora? Le cambiaré los días.─
─ No es eso... mi abuelo no querrá que...─
─ ¿Qué esté sola en una habitación conmigo?─
Bingo, dio en el clavo.─ Sí.─ Respondí tímidamente, el pareció entristecerse.
─ No se preocupe, hablaré con él, así no tendrá problemas.─
─ No creo que sea una buena idea.─
─ Supongo que su abuelo le ha dicho mucho más sobre mí, de lo que usted me ha reconocido.─
No sabía que decirle.
─ Le puedo asegurar que no todo lo que dicen es cierto. Le propongo algo, usted viene a las clases extras sin decirle nada a su abuelo y yo realizaré la promesa inquebrantable para asegurarle que no le haré daño mientras se encuentre conmigo ¿qué opina?─
¿La promesa inquebrantable? Se supone que si no la cumple se muere.─ Está bien, acepto pero no es necesario que realice esa promesa.─ él sonrió.
─ Entonces solo le daré mi palabra de que nunca voy a lastimarla. Será mejor que continuemos con la práctica.
Traté nuevamente de realizar el ocho pero...
─ Incorrecto, debe abrir un poco más el movimiento superior.─
Para mi sorpresa volvió a colocarse detrás de mí y dirigirme con su mano. Después de varios intentos logré hacer los dos hechizos, usando como blanco un muñeco que hizo aparecer para mí. ¿Por qué no hará lo mismo en clases? Bueno, no es tan mal profesor.
─ Ahora voy a enseñarle otro hechizo, así podrá practicarlo para la próxima clase.─
A pesar de todo, tengo que reconocer que no es tan malo como lo imaginaba. Al terminar la hora me dijo...
─ A mejorado bastante, continúe practicando. La espero el miércoles.─
─ Gracias.─ respondí con sinceridad.
─ No me dé las gracias, esto fue una detención.─ me respondió sonriendo. Fue hasta su escritorio y escribió una nota, luego me la dio.
─ Es un justificativo para su falta en la clase de herbología, ya puede retirarse.─
─ Hasta luego profesor.─
─ Hasta luego señorita Bast.─
La clase de herbología había terminado y le entregué el justificativo a madame Sprout, luego fui a la torre Gry.
─ ¡ARIADNA!─ grito mi amiga abrazándome.
─ ¡Hola!─ respondí.─ Veo que me extrañaste.─
─ ¡TONTA! ¿Estás bien? Ron me dijo que Malfoy te hizo quedarte sola con él. Sabes que puedes decirme lo que sea, si te hizo algo, llamaremos a tu abuelo.─
Me da la impresión que Isa tiene una graaan imaginación.
─ ¡Isa! Estoy bien, no pasó nada, es un profesor ¿crees que haría algo de lo que dice mi abuelo estando Dumbledore aquí?─
─ Esos son malvados, no les importa nada ni nadie, ¿o te olvidaste que asesinó a su mujer embarazada?─
─ No me olvidé, pero...─
─ No importa, suerte que ya terminaste con la detención.─
─ Estemmm...─
─ ¿Qué?─
─ Va a darme clases extras, tres veces a la semana.─
─ ¿ESTÁS LOCA? Tienes que decírselo a tu abuelo.─
─ No y tú tampoco se lo dirás.─


Tags: fic, Lucius Malfoy, drama, romance

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.