Viernes, 10 de octubre de 2008

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.

Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 11: Recuerdos del pasado.

Desde el ataque del boggart, la magia de Selena parecía haberse incrementado, razón por la cual se le dificultaba poder controlarla.

Cuando Lucius la abrazó, un montón de imágenes abrumaron su mente. Eran los recuerdos de Malfoy …

Un pequeño niño rubio vagaba solo por oscuros pasillos, entró en una enorme habitación repleta de juguetes mágicos. Se sentó en el medio del lugar y comenzó a llorar desconsoladamente. El tiempo pasaba y nadie se acercaba a tranquilizarlo.

Otro recuerdo invadió su mente, el joven estaba hablando con su padre, la situación era tensa. El adulto estaba furioso, sacudía a su hijo que negaba con la cabeza. El recuerdo se disipó y fue reemplazado por otro … la pequeña se asustó al ver un montón de encapuchados ubicados en circulo alrededor de un hombre con cara de serpiente y del joven rubio …

─ Bien, ¿qué tenemos aquí?─ preguntó el hombre con mucha malicia en la voz. ─ Eres el joven Malfoy ¿no es así?─

─ Sí señor.─ respondió el rubio casi en un susurro.

─ Tú padre me aseguró que estas listo para servirme.─

El muchacho no contestó, solo asintió con su cabeza, mientras que apretaba el puño fuertemente hasta sangrar.

─ Muy bien, extiende tu brazo derecho.─

El joven obedeció sin levantar la mirada. En ese momento, Voldemort pronunciaba unas palabras en una extraña lengua apoyando su varita sobre la piel de Lucius. Un grito de dolor escapó de su garganta, mientras que los otros presentes estallaban en carcajadas. Selena miraba horrorizada, quería correr y ayudarlo pero no podía moverse.

Más recuerdos siguieron apareciendo, esta vez eran matanzas, torturas …

Lucius estaba parado frente a un hombre que trataba de proteger a su familia. El rostro del rubio era frío, cruel, levantó su varita y dijo - Avada Kedavra.─

El hombre se desplomó inmóvil, mientras que su familia lloraba y gritaba. Otro mortífago apareció, sujeto a la mujer y la jaló de los pelos. Más mortífagos continuaron llegando. Comenzaron arrancarle la ropa a la mujer indefensa para luego, uno por uno, violarla salvajemente y torturarla, frente a sus pequeños hijos.

─ Acaba con ellos.─ ordenó el primer encapuchado a Malfoy.

─ Aún no.─ Dijo una mujer que acababa de llegar. ─ Quiero divertirme.─

─ Como gustes Bella.─

La mujer apuntó su varita hacía los pequeños. ─ Crucio.─ los niños gritaron de dolor, retorciéndose en el suelo. La tortura igual que la violación continuaron por horas.

Imágenes similares de torturas, asesinatos y violaciones, siguieron abrumando la mente de Selena. Pero esta vez, Lucius Malfoy, participaba igual que los demás, incluso parecía ser él quien dirigía a todos. La morocha no podía seguir observando, tenía que detener esos recuerdos. De alguna forma logró frenarlos. No se dio cuenta de que estaba llorando, levantó su rostro para ver a Lucius, que estaba muy pálido, horrorizado por lo ocurrido.

Sin duda, una cosa era que le hablaran sobre lo que los mortífagos habían hecho y otra era haberlos visto. Hasta ese momento no estaba del todo conciente de lo que realmente significaba ser un mortífago. Todo eso le cayó como un balde de agua helada.

─ Tú … ¿Tú vistes mis recuerdos?─ preguntó el rubio con voz temblorosa.

La pequeña tardo un poco en responder, tenía que aclarar sus pensamientos y lo que sentía.

─ Yo … lo siento, no sé como lo hice, no fue mi intensión.─

─ ¿Viste todas esas imágenes?─

La morocha asintió. ─ Lo lamento, por favor perdóname.─

─ Después de lo que has visto … no puedo volver a verte … no puedo soportar que me odies.─

Cuando se levantaba para alejarse, Selena lo abrazó con todas sus fuerzas.

─ No te vallas, no te odio … son cosas de tu pasado.─

A pesar de estar horrorizada por lo visto, no podía olvidar al pequeño rubio que lloraba solo, de alguna manera sentía que el hombre frente a ella, seguía siendo ese niño. Alguien que necesitaba cariño.

─ No son cosas de mi pasado, lo que viste es lo que soy … cruel, malvado, disfruto torturando y asesinando.─ respondió sin poder mirarla a los ojos.

─ Te equivocas, sé que no eres así. Sí de verdad fueras malvado … me habrías hecho todas esas cosas a mí, no te hubieras podido contener.─

Lucius entendió lo que la niña trataba de decirle, ella sabía cuanto la deseaba y aún así … “no cree que sigo siendo así porque yo … porque yo no la violé.”

─ ¿No vas a pedirme que no vuelva a verte?─

─ No lo haré, confío en ti, prometiste que nunca me lastimarías.─

─ Selena … gracias, mi amor.─

─ Sabes que te sigo queriendo ¿verdad?─

─ ¿A pesar de todo?─

La niña volvió a abrazarlo. ─ A pesar de todo.─ susurró en su oído.

─ Te amo Selena. No sabes cuanto significas para mí.─

Luego de un rato en el que hablaron de cualquier cosa, menos de lo sucedido, Lucius se despidió.

─ Debo irme, adiós.─

A la pequeña le sonó como a una despedida definitiva.

─ Hasta mañana, promete que vendrás a verme.─ le exigió.

Malfoy aún no podía creer que ella quisiera seguir viéndolo, pero el hecho de que se lo pidiera, lo hizo sentir mejor. ─ Te lo prometo, mi amor.─

Ella se acercó y le dio un beso en la mejilla, Lucius le sonrió por primera vez desde lo ocurrido. Llamó a su elfo y se fue.

Una vez sola en su habitación, miles de preguntas llenaban su cabeza. “¿Severus también habrá hecho todo eso? No lo vi en ninguno de esos recuerdos ni escuché su voz, pero … esas cosas eran lo que ellos hacían.”

A pesar de todo, nada pudo hacer que ella odiara a Lucius. Sí hubiera visto a Snape haciendo lo mismo, tampoco podría odiarlo. Amaba a Severus con toda su alma, pero tenía miedo que él se enterara de que vio los recuerdos de Malfoy. “sí Lucius que me habló de su pasado como mortífago no pudo soportar que viera sus recuerdos … Severus jamás a querido hablarme sobre eso … él no podría soportarlo. ¿cómo puedo evitar que lo mismo me ocurra con él?”

Selena se durmió muy tarde, preocupada por lo sucedido y sin respuestas para sus miedos.

Pomona llegó a media mañana para llevarla a desayunar.

─ Selena despierta, cariño. Buenos días.─

La niña se despertó, vio a su tutora y la abrazó.

─ Mi niña ¿qué te sucede?─

─ Yo … yo no sé que hacer … yo.─ dijo muy angustiada.

─ Sabes que podes confiar en mí, ahora somos una familia.─

─ Yo … hay algo que tengo que decirte, pero no quiero que te enojes.─

La mujer comenzó a preocuparse. ─ No lo haré, dime que sucede.─ le dijo muy tiernamente.

─ Yo … sigo viendo a Lucius Malfoy.─

A Sprout casi le da un infarto. ─ ¿Te ha hecho algo malo?─ preguntó recordando lo que Snape advirtió sobre que el rubio “deseaba” a la niña.

─ No, él es muy bueno, me ha estado ayudando todo este tiempo … él consiguió mi permiso para vivir en Hogwarts y … yo le pedí que me ayudara para que vos puedas adoptarme, él habló en el ministerio.─

La profesora de herbología conocía muy bien las influencia de Malfoy, eso explicaba porque consiguió la adopción de la niña a pesar de que había familias que podían adoptarla.

─ ¿Entonces él nos ayudo para que estuviéramos juntas?─

─ Sí.─

─ ¿Por qué estas preocupada? ¿te ha pedido algo raro?─

─ No … es que yo … él vino a verme anoche … y yo de alguna forma logré ver sus recuerdos. Lo que hizo cuando … era un mortífago.─

─ ¿Se enojó o te amenazó?─ Sprout estaba tan preocupada por la niña que ni siquiera se puso a pensar en como había llegado Lucius a esa habitación en primer lugar.

─ No … se asustó … pensó que yo no querría volver a verlo.─

─ ¿Aún quieres seguir viéndolo?─

─ Sí … aún lo quiero y él prometió volver a verme.─

─ ¿Te preocupa que yo me enojara porque estabas viéndolo?─

─ Sí.─

─ No estoy enojada, me sorprendió y me preocupa que este cerca. Pero si confías en él y se ha portado en forma correcta, no tengo porque prohibirles que se vean, pero me gustaría hablar con él.─

─ ¿Entonces puedo seguir siendo su amiga?─

─ Sí pequeña. ¿eso es todo lo que te preocupa?─

─ No … tengo miedo que lo que me pasó con Lucius me pase con el profesor Snape … sí veo sus recuerdos por accidente …─

Sprout comenzaba a entender que la niña era más especial de lo que ella suponía. Selena sentía gran cariño por aquellas personas que los demás ni locos se acercarían.

─ Deberías hablarlo con él. Sabe muchas cosas, tal vez te podría ayudar a controlar tu magia, he notado que últimamente te esta costando bastante.─

─ Sí, pero … no puedo decirle que veo a Lucius … él lo odia. Y ¿cómo puedo decirle que veo los recuerdos de los demás?─

─ Estoy segura que él te quiere, se sincera. Es mejor que sepa las cosas por vos y no que se entere de otra forma. Sí tienes miedo de hablarle, te puedo acompañar.─

─ No … trataré de hablar con él.─

─ Ve a verlo, no esperes más tiempo.─

─ Gracias Pomona, te quiero mucho.─

─ Yo también mi niña.─

Sprout se quedó en la habitación tratando de asimilar todo lo que la niña le dijo. Mientras Selena fue al Gran Salón. Severus estaba desayunando junto a Dumbledore y los otros profesores. Se acercó al morocho y dijo:

─ Profesor Snape ¿puedo hablar con usted?─

Severus la miró y se preocupó por la expresión de la niña.

─ Claro, Selena, ¿qué sucede?─

─ ¿Podemos hablar en … privado?─

─ Sí, por supuesto.─ Se levantó y se dirigieron al despacho del profesor. Los demás adultos estaban intrigados por la situación. Dumbledore se preocupó por lo que podría estar pasando.

─ Selena ¿te encuentras bien?─ preguntó mientras se acercaba a ella. Para su sorpresa, la morocha retrocedió.

─ Yo … por favor no te enojes conmigo, no quiero perderte.─

Esas palabras asustaron a Snape. ─ ¿por qué me enojaría?─ trató de acercarse, pero nuevamente ella se alejó. ─ ¿por qué no me dejas acercarme?─

─ Severus te amo, no te enojes … tengo que decirte algo … pero tengo miedo de que me dejes.─

─ Selena, sabes que te amo, no voy a enojarme, te lo prometo.─

La morocha sabía que a pesar de su promesa, él estallaría.

─ Voy a contarte todo pero … no me interrumpas.─

─ No lo haré.─

La niña le relató todo, que aún seguía viéndose con Lucius. Obviamente no le dijo que se habían besado. Le contó sobre los recuerdos que había visto de Malfoy, etc. Tal cual ella lo había imaginado, Snape estaba cada vez más furioso. Cuando terminó de hablar, él no pudo contenerse.

─ TE PEDÍ QUE NO LO VIERAS MÁS. ME HAS ENGAÑADO TODO ESTE TIEMPO. SIEMPRE DIJISTE QUE YO ERA TÚ AMIGO. ¿ACASO MALFOY ES “TÚ AMIGO” DE LA MISMA FORMA QUE YO? ¿TAMBIÉN TE BESAS CON ÉL? ¿TE HAS ACOSTADO CON ÉL? ¿ERES … ERES SU AMANTE?─ Bramó fuera de sí.

─ Severus, no.─

─ TE HAS ESTADO BURLANDO DE MÍ. ¿NO ES ASÍ?─

─ No, jamás me burlaría de ti, te amo, nunca quise lastimarte.─

─ ERES UNA MENTIROSA. ¡UNA MALDITA SANGRE SUCIA!─ Le gritó al tiempo que la golpeaba, cuando ella trató de acercarse. Selena perdió el equilibrio y chocó contra las estanterías que estaban a su derecha, al tiempo que se cortaba en el brazo al romperse uno de los frascos que allí había. Su magia se descontroló, el resto de los frascos comenzaron a estallar uno por uno.

Severus no estaba enojado porque ella fuera amiga de Lucius. Él tenía miedo de que lo dejara. ¿quién era él para competir contra Malfoy? El rubio lo tenía todo, era atractivo, poderoso y seductor, mientras él era el grasiento murciélago de las mazmorras, el narigón, abominable, etc. ¿cuántas veces había escuchado lo desagradable que era? Sus alumnos se burlaban a sus espaldas, en su juventud no le había ido mejor. Siempre el centro de las críticas, de las burlas crueles. “Fui un imbécil, ¿cómo pude pensar que ella realmente me quería? ¿cómo pude creerle cuando me dijo que me consideraba atractivo?… Sí vio los recuerdos de Lucius como mortífago … entonces ha visto lo que hice … ¿Cómo podría quererme después de todo eso?”. Así que reaccionó como siempre, atacó primero, hirió antes de que lo lastimaran. Pero al verla tirada en el suelo, sangrando y llorando por su culpa, se dio cuenta de lo que había hecho. Lastimó a la persona a la que más amaba en este mundo y eso lo estaba destruyendo. “Aunque fuera una mentirosa … la amo, solo con ella me siento bien, feliz, yo …” Los frascos continuaron estallando, mientras Selena lloraba desconsoladamente en el suelo. En ese instante, que creyó que Severus jamás la perdonaría, los trozos de vidrio comenzaron a moverse. En un primer momento, Snape pensó que se dirigirían hacía él, pero estaba equivocado. Cada fragmento se fue incrustando en la piel de la niña, cortándola como si se trataran de dagas.

─ ¡SELENA!─ gritó alarmado el profesor de pociones.

─ ¡NO TE ACERQUES! … vos me odias … yo no quería lastimarte … de verdad te amo.─ respondió llorando.

Snape comprendió que la magia de la niña estaba lastimándola y que él era el culpable. Se acercó y la abrazó a pesar de que ella trató de alejarse. No le importaba si el resto de los vidrios se clavaban en él, no iba a permitir que la morocha siguiera sufriendo. El resto de los cristales cayeron al suelo en el segundo que él la abrazó.

─ Selena … amor … lo siento … no quise lastimarte … tenía miedo de que me dejaras … de que nunca me hubieras querido … no te merezco … te lastimé … te amo … te amo tanto … por favor perdóname …─

La pequeña lo abrazó con todas sus fuerzas. ─ Te amo Severus, todo esto es mi culpa. Debí decirte todo desde un principio, te defraude.─

En ese momento entró Dumbledore. La oficina del profesor de pociones parecía un campo de batalla, Snape y la niña estaban en un costado sobre un charco de sangre, ella seguía sangrando. El director estaba completamente confundido por la imagen que veía.

─ ¿Qué sucedió?─ exigió saber.

─ Nada.─ Respondió la niña, ingenuamente.

─ Yo la golpee, todo esto es culpa mía.─ dijo Severus totalmente mortificado por lo ocurrido-

─ ¡¿LA GOLPEASTE?! ¿CÓMO HAS PODIDO?─ Exclamó un Albus Dumbledore en shock.

─ Yo tuve la culpa.─ respondió rápidamente Selena, antes que Snape dijera algo más.

El director se acercó a ella, movió su varita varias veces, los trozos de vidrio desaparecieron y las heridas se cerraron.

─ Severus esta vez has ido muy lejos ¿Te das cuenta de lo que hiciste?─

─ Director, todo fue mi culpa, yo lo obligué.─ La pequeña explicó que había perdido el control de su magia y que por eso Snape tuvo que golpearla pero perdió el equilibrio y se chocó con los frascos. No quiso mencionar a Lucius, para no poner en problemas al rubio que se escabullía ilegalmente en el colegio. Tampoco quería decir acerca de su capacidad para ver los recuerdos. Severus por su parte decidió dejar su destino en manos de la morocha.

Dumbledore no estaba convencido de que realmente esa fuera la verdad pero prefirió seguirle la corriente.

─ Selena ¿estás segura de que no quieres levantar cargos contra Severus? Nada justifica que te halla golpeado.─

─ Él no tuvo la culpa.─

─ Esta bien, por ahora dejaré que arreglen las cosas entre ustedes.─ respondió y se fue del lugar.

─ Después de todo lo que te he hecho, aún me defiendes ¿por qué?─

─ Porque te amo.─

─ Selena, yo también te amo … pero no te merezco, te lastimé …─

─ No me dejes.─ le pidió la niña mientras se aferraba a él.

─ No lo haré si tú no quieres.─

─ Te amo, olvida todo lo que paso, no fue tú culpa.─

─ Nunca podría olvidar que te lastimé. Selena te amo, te prometo que jamás volveré a lastimarte.─

─ Lo sé.─

─ Soy una bestia, viniste a mí a pedirme ayuda, fuiste sincera y yo … yo te ataqué.─

─ Severus, te amo, ya pasó, por favor olvídalo, fue mi culpa.─

Snape no dijo más nada, pero jamás podría olvidar que lastimó a la niña que tanto amaba. “¿Qué tan imbécil puedo ser? ¿Acaso no aprendo de mis errores? La primera vez que reaccioné así con la persona a la que amaba la perdí para siempre. ¿cómo pude hacerle lo mismo a Selena? Ella que siempre ha sido tan dulce y buena conmigo, la única a la que le importo, que me ama a pesar de ser lo que soy. Sí ella no me hubiera perdonado yo …”

La morocha miraba a Snape que estaba muy serio. Se acercó un poco más, con su mano acarició su rostro y lo besó con mucha ternura. No iba a permitir que él siguiera torturándose por lo ocurrido. El profesor de pociones se relajó ante el contacto de la niña, se sintió reconfortado por ese cariño y agradecido porque ella siguiera amándolo.

Unos días después, Selena habló con Lucius y le confesó que Sprout y Snape estaban al tanto de su amistad. Malfoy pensó que de esta forma ella trataba de alejarlo definitivamente, pero se sorprendió cuando la morocha le respondió que los dos adultos aceptaron su relación.

─ Pomona quiere hablar contigo pero me dijo que podíamos seguir siendo amigos.─ dijo la niña muy feliz.

─ ¿En serio? ¿Qué hay de Severus?─ preguntó incrédulo.

─ Él también esta de acuerdo.─

A Malfoy le extraño que Snape le permitiera estar cerca de la pequeña. Claro que él no tenía forma de saber que Severus había aceptado la amistad entre ellos por sentirse culpable por haberla golpeado.

Los días siguientes las cosas regresaron a la normalidad. Por supuesto que el resto de los profesores, incluida Sprout, desconocían el incidente entre el profesor de pociones y la niña, al igual que su relación.

Pero lo más sorprendente fue que la magia de Selena parecía estar nuevamente bajo control, sin que nadie hubiera hecho nada, incluso la pequeña ya no tenía esos extraños sueños.

Nota de la autora:

Me costó bastante imaginarme a Severus golpeando a la niña, pero él es bastante temperamental. Por lo que creo que pudo reaccionar así al enterarse de la amistad entre su novia y Lucius, y de que tal vez ella lo hubiera visto lo que él hizo como mortífago. Después de todo es un hombre muy inseguro, tal como lo dijo J.K.R

¿Qué opinan ustedes de la reacción de Sev?

¿por qué Selena pudo volver a controlar su magia? (¿Se imaginan que es lo que está pasando?)

¿Alguna idea de porqué los fragmentos de vidrio la atacaron a ella y no a Sev?

Espero comentarios, críticas, saludos, etc.

Buena Semana.

Besos

Miaka Snape.


Tags: fics, severus snape, drama

Publicado por miakayuki2006 @ 11:56  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 10 de octubre de 2008 | 22:20
GE-EE-NI-AL!
Sonrisa
que imaginacion, xD yo tampoco me imagino a Snape golpiando a una ni?a..pero nah! ;D xD Ya me lo eh imaginado golpiando a Harry y Ron...xD que mas da una ni?a!!
xDD no no es sierto! bueno..este...poes esta bn genial tu fic!! estoy trumada con el! necesito que escribas mas seguido xD si no me dar? un ataque de nervios por tu culpa!! xD ntc! eres la onda! xD genial Amo a Snape! n?n xD bueno me voy!
cuidate! biee! x)
Publicado por LADY DRAKOS
Viernes, 10 de octubre de 2008 | 22:21
GE-EE-NI-AL!
Sonrisa
que imaginacion, xD yo tampoco me imagino a Snape golpiando a una ni?a..pero nah! ;D xD Ya me lo eh imaginado golpiando a Harry y Ron...xD que mas da una ni?a!!
xDD no no es sierto! bueno..este...poes esta bn genial tu fic!! estoy trumada con el! necesito que escribas mas seguido xD si no me dar? un ataque de nervios por tu culpa!! xD ntc! eres la onda! xD genial Amo a Snape! n?n xD bueno me voy!
cuidate! biee! x)
Publicado por Anlee
Martes, 02 de febrero de 2010 | 0:32
Owww Gi?o estuvo geniial este capitulo !!
la parte endonde severus golpea a la ni?a me tomo por sorpresa, pero a la vez me gusto xD NO ES Q SEA MALA, pero es decir sentiii el dolor de la ni?aa y se me salieron las lagrimas, esq a mi me encanta leer y ps meemociono jajajajaajaj

adiuuus!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.