Jueves, 30 de octubre de 2008

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18. los personajes son ooc.

Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 17: Una extraña familia.

La morocha había regresado al salón principal para tranquilizar a sus amigos.

─ Sele ¿no vas a rescatarlo?─ preguntó Theodore.

─ ¿A quien?─

─ A Draco.─ respondió Nott y todos miraron al rubio que estaba haciendo señas. No había podido librarse de Pansy Parkinson.

─ No, el tiene la culpa según él, los Malfoy son irresistible, ahora debe pagar las consecuencias.─ respondió divertida.

─ Estas pasando mucho tiempo con los Slytherins, ya te pareces a uno de nosotros.─ le dijo Blaise.

─ Quizás, he dicho muchas cosas de las que me arrepiento.─

─ ¿Te refieres a Snape?─

─ Sí.─

─ ¿Te peleaste otra vez? Dijiste que todo estaba bien.─

─ No me peleé pero en realidad no sé como estamos.─

─ Con lo que tardan en regresar esos dos, yo diría que Malfoy lo esta enterrando.─ dijo Theodore.

─ ¡Theodore Nott! Eso no es gracioso.─ dijo molesta la morocha.

─ Lo siento, pero ahí regresa el padre de Draco solo.─

Selena se volteó para ver a Lucius.

─ Mi am… Selena.─ corrigió apresuradamente Malfoy.─ Podrías ir a la biblioteca, Severus quiere hablar contigo.─

─ Si, ya voy.─ Respondió aliviada de que Severus aún estuviera en la casa mientras que Lucius regresó con el resto de los invitados.

─ Selena ¿cómo iba a llamarte Malfoy?─ preguntó Zabini.

─ ¿Qué?─

─ Es a mí o estuvo a punto de llamarte “mi amor”.─

─ No lo creo, escuchaste mal.─ Respondió la morocha. ─ Ya regreso.─ agregó deseosa de volver con Snape y no tener que dar explicaciones sobre Lucius.

─ Creí que Lucius iba a echarte.─ dijo la muchacha entrando en la biblioteca.

─ No, solo quería aclararme unas cuantas cosas y advertirme que si vuelvo a hacerte llorar me matará.─

─ Lucius debería aprender a no amenazar a todo el mundo.─

─ Lo que hace es porque te ama.─

─ Ya lo sé, él me lo dijo poco tiempo después de conocernos, siempre me ha estado cuidando.─

─ A diferencia mía que siempre te he estado lastimando. Por eso sé que no podemos regresar a … ser novios. Los dos necesitamos tiempo para madurar, en toda mi vida nunca tuve una verdadera relación con alguien que me importara. Siempre creí que estaría solo pero un día una pequeña personita apareció y me hizo sentir el hombre más feliz del mundo. Sin embargo, no supe como comportarme, todo lo que hice fue lastimarte una y otra vez, por eso es que quiero que empecemos desde el principio. En estos momentos me necesitas como un amigo, voy a ayudarte a controlar esas imágenes que te atormentan pero para eso necesito que confíes en mí.─

─ ¿Aún me queres?─

─ Con toda mi alma, jamás he dejado de quererte ni por un segundo y voy amarte por el resto de mi vida. Pero eso no es suficiente para que estemos juntos, no quiero volver a lastimarte.─

─ Te quiero Severus.─

─ Lo sé amor.─ respondió tomándola entre sus brazos.

Selena y Severus pasaron un largo rato juntos hablando sobre todo lo ocurrido.

─ Sele lamento interrumpir.─ dijo Draco.─ Va a comenzar el baile, es mejor que vengas.─

─ Ya voy.─ respondió y el rubio se retiró.

─ Tengo que irme.─ dijo Snape.

─ Quédate, no tienes porque irte.─

─ No me gustan las fiestas, solo vine para verte, además estoy cansado. Vendré a verte pronto, lo prometo.─

─ ¿Seguro que estas bien?─

─ Sí, no te preocupes solo es cansancio.─

─ Es solo que … no te ves muy bien.─

─ Sabes bien que nunca he sido atractivo, quizás al estar tanto tiempo con los Malfoy olvidaste que yo era el horrible murciélago de las mazmorras.─

─ No es eso, es que pareces enfermo.─

─ Es por la culpa de haberte alejado de mí, por todas las cosas que te he hecho. Debes ir al baile, nos veremos pronto.─

─ Esta bien, estaré esperándote.─ respondió la morocha abrazándolo y le dio un suave beso en la mejilla. Lo acompañó hasta la puerta.─ Descansa y cuídate mucho.─

─ Lo haré amor.─ le susurró y se desvaneció.

Selena regresó al salón principal, el baile aún no había comenzado.

─ ¿Por qué no me salvaste de Pansy Parkinson?─ preguntó Draco.

─ Es tu invitada, se supone que debes ser amable.─

─ ¿Dónde esta Snape?─

─ Se fue, no le gustan las fiestas.─

─ ¿Esta todo bien?─

─ Sí, mejor que nunca, nos amigamos.─

─ ¿Volvieron a ser novios?─

─ No, él quiere que empecemos como amigos.─

─ ¿No estas de acuerdo?─

─ Lo quiero demasiado pero creo que tiene razón.─

─ Mi amor.─ dijo Lucius.─ Vamos a inaugurar el baile.─

─ ¡¿Qué?! ¿quieres bailar conmigo?─

─ Por supuesto, no voy a bailar con Draco.─

─ Pero yo no sé bailar.─

─ No te preocupes, solo debes dejar que yo te guíe, confía en mí.─

─ De acuerdo.─

─ Debes colocar tu mano izquierda sobre mi hombro y darme la derecha.─

Se ubicaron en el centro del salón, instantes después comenzaba la música. Se trataba de una canción llamada “labios compartidos” (1)

AMOR MIO SI ESTOY DEBAJO DEL VAIVEN DE TUS PIERNAS
SI ESTOY HUNDIDO EN UN VAIVEN DE CADERAS,
ESTO ES EL CIELO, ES MI CIELO.

AMOR FUGADO, ME TOMAS, ME DEJAS, ME EXPRIMES Y ME TIRAS A UN LADO ,
TE VAS A OTROS CIELOS Y REGRESAS COMO LOS COLIBRIS
ME TIENES COMO UN PERRO A TUS PIES

OTRA VEZ MI BOCA INSENSATA, VUELVE A CAER EN TU PIEL
VUELVE A MI TU BOCA Y PROVOCA,
VUELVO A CAER, DE TUS PECHOS EN TUS PAR DE PIES,

LABIOS COMPARTIDOS, LABIOS DIVIDIDOS, MI AMOR,
YO NO PUEDO COMPARTIR TUS LABIOS, QUE COMPARTO EL ENGAÑO, Y COMPARTO MIS DIAS, Y EL DOLOR,
YA NO PUEDO COMPARTIR TUS LABIOS,
OOOH AMOR, OOOH AMOR..COMPARTIDO

AMOR MUTANTE AMIGOS CON DERECHO Y SIN DERECHO DE TENERTE SIEMPRE , Y SIEMPRE TENGO QUE ESPERAR PACIENTE, EL PEDAZO QUE ME TOCA DE TI , RELAMPAGOS DE ALCOHOL LAS VOCES SOLAS LLORAN EN EL SOL HEN MI BOCA EN LLAMAS TORTURADA TE DESNUDAS ANGEL HADA LUEGO TE VAS.

OTRA VEZ MI BOCA INSENSATA, VUELVE A CAER EN TU PIEL DE MIEL
VUELVE A MI TU BOCA, DUELE , VUELVO A CAER DE TUS PECHOS EN TUS PAR DE PIES.

LABIOS COMPARTIDOS , LABIOS DIVIDIDOS MI AMOR , YO NO PUEDO COMPARTIR TUS LABIOS, QUE COMPARTO EL ENGAÑO Y COMPARTO MIS DIAS Y EL DOLOR, YA NO PUEDO COMPARTIR TUS LABIOS, QUE ME PARTA UN RAYO , QUE ME ENTIERRE EL OLVIDO, MI AMOR PERO NO PUEDO MAS COMPARTIR TUS LABIOS , COMPARTIR TUS BESOS, LABIOS COMPARTIDOS

TE AMO CON TODA MI FE SIN MEDIDA
TE AMO AUNQUE ESTES COMPARTIDA
TUS LABIOS TIENEN EL CONTROL.

TE AMO CON TODA MI FE SIN MEDIDA
TE AMO AUNQUE ESTES COMPARTIDA
Y SIGUES TU CON EL CONTROL.

─ Mírame.─ le pidió Lucius. La morocha levantó su rostro y se dejó guiar. Durante el tiempo que duró la canción, ambos se miraron a los ojos, por unos instantes el resto de las personas del lugar parecían haber desaparecido. Selena se sintió muy extraña y confundida pero feliz de estar junto al rubio.

A la hora de la cena, Lucius se sentó a la cabeza de la mesa, Selena a un lado y Draco del otro. La velada fue muy agradable, era de madrugada cuando la morocha se caía del sueño.

─ ¿Estas muy cansada?─ preguntó Blaise.

─ Sí, me estoy durmiendo.─

─ Aún falta mucho, estas reuniones son interminables.─

─ ¿Ustedes no están cansados?─

─ No, estamos acostumbrados desde bebes.─ respondió Theodore.

─ Dile a padre, seguro que te dejará ir a dormir.─

─ ¿No crees que se enoje?─

─ Contigo, lo dudo ¿quieres que le pregunte yo?─

─ No, yo iré.─ sentenció Selena y fue en busca de Lucius que estaba hablando con el ministro de magia.

─ Disculpen.─

─ Selena ¿qué sucede?─

─ ¿Puedo hablar contigo?─

─ Por supuesto. Señor ministro discúlpenos un momento.─

─ No hay problema señor Malfoy.─

─ Mi amor ¿te encuentras bien?─ preguntó el rubio en el pasillo.

─ Tengo mucho sueño ¿puedo ir a dormir?─ preguntó bostezando.

Lucius la alzó.─ Mi amor, no me di cuenta, no estas acostumbrada a estas fiestas.─

─ Lo siento, pero no puedo mantenerme despierta.─

─ No importa ¿te gustó?─

─ Sí, mucho, sobre todo el baile.─ respondió sonrojándose, algo que hizo muy feliz a Lucius.

─ Entonces, organizaré otro para antes de que regreses a clases.─ sentenció dejándola en la cama.

─ Sería genial, ahora tengo que cambiarme.─

─ Puedes dormir así, le diré a Minsky que venga a desvestirte.─ “Aunque me gustaría hacerlo yo.”

─ Hasta mañana.─

─ Hasta mañana mi amor.─ dijo Lucius acariciando el rostro de la morocha, se acercó poco a poco y apoyó sus labios en los de ella. Viendo que no se resistía, profundizo en su beso de forma muy dulce.─ Te amo.─ agregó al separarse y la pequeña se quedó profundamente dormida. “¿Se habrá dado cuenta que nos besamos? ¿sabrá que era yo?” se preguntaba el rubio mientras salía de la habitación.

A la hora del almuerzo, Draco fue a despertarla …

─ Sele, es hora de comer ¡levántate!─

─ Un ratito más.─ suplicó la morocha.

─ ¡NO! Ni un segundo más, me muero de hambre y no podemos comer hasta que vos vengas.─ respondió sacudiéndola.

─ ¡ARRIBA! O te tiro agua.─

─ Eres malo.─ refunfuñó Selena.

─ Y soy peor cuando tengo hambre.─

─ Bueno ya, me levanto.─

El rubio esperó fuera de la habitación hasta que ella se cambiara y luego fueron juntos al comedor.

─ Buenos días mi amor.─ dijo Lucius.

─ Buenos días.─

─ ¿Aún estas cansada?─

─ Solo un poco.─

─ ¿Te gustaría salir de paseo?─

─ Padre ¿A dónde vamos?─ preguntó Draco con interés.

─ Solo saldremos Selena y yo, tu madre va a venir para hablar contigo.─

─ ¿Mi madre?─

─ Sí, tiene algo muy importarte que discutir contigo.─

─ Pero yo prefiero ir con ustedes.─

─ No insistas.─

Luego de comer, Lucius llevó a Selena al jardín que siempre frecuentaban, se encontraban sentados a la sombra de un gran árbol disfrutando del hermoso paisaje …

─ ¿Por qué no te quedaste para hablar con tu esposa y Draco?─ preguntó de pronto la morocha.

─ Porque Narcisa quería hablar a solas con él y además yo quería estar contigo.─

─ ¿Estás seguro que eso es lo mejor?─

─ Sí, conozco a Draco no importa lo que Narcisa le diga, él se quedará con nosotros. ¿no quieres estar conmigo? Hace mucho que no estamos los dos solos.─

─ Sólo me preocupo por vos y por Draco, los quiero mucho y no me gustaría verlos tristes.─

─ Mi amor eres demasiado adorable.─ respondió y la besó suavemente.─ ¿Qué sucedió con Severus?─

─ Nos amigamos.─

─ ¿No sales más con él?─

─ No, él quiere que por ahora seamos amigos.─

─ Eso quiere decir que aún tengo una oportunidad de que me correspondas.─ sentenció acercándose y recostándose sobre ella. Selena se resistió pero él sujeto sus manos por sobre su cabeza.─ Tranquila, no voy a hacerte daño, sabes que te amo.─ le susurró al oído mientras la besaba en el cuello y con su mano libre acariciaba el cuerpo de la morocha. Comenzó recorriendo su cuello para luego acariciar sus senos por sobre la ropa. Lentamente le levantó la remera, lamió su ombligo y con su lengua dibujo el contorno, siguió con besos y caricias ocasionando que ella poco a poco se fuera relajando. Al sentir que ya no se resistía, dejó de sujetarla, devoró su boca lentamente, saboreando cada segundo que pasaba con ella. Selena rodeo con sus brazos el cuello de Lucius correspondiendo su beso, podía sentir todo el cuerpo del adulto sobre ella, incluso, la dureza en la entrepierna del rubio. Malfoy comenzaba a perder el control de lo que estaba haciendo, movía su cuerpo sobre ella tratando de satisfacer su necesidad pero la ropa de ambos se lo impedía, quería sentir su piel sobre la de ella, escucharla gemir su nombre. Deslizó su mano para acariciar a su demandante miembro mientras volvía a besarla, sabía lo que deseaba y lo que ocurriría si seguía. “No puedo, no quiero obligarla, no puedo hacerle lo mismo que a su madre.” pensó Lucius y se separó bruscamente de ella.

─ Lo lamento Selena, me pasé de la raya.─ dijo con la voz entrecortada por el deseo. ─ Será mejor que vallamos a otro lugar.─ agregó levantándose y extendiéndole la mano. Selena la tomó sin decir nada, estaba muy confundida por lo ocurrido. El resto del día estuvieron en el callejón Diagon mientras Lucius trataba de controlar su libido. “Cuando regresemos tengo que darme una ducha helada.” Casi al anochecer se aparecieron en los jardines de la mansión Malfoy.

─ Selena lo que pasó hoy … entiendo si estás enojada conmigo y me pides que me mantenga alejado por un tiempo.─

─ No estoy enojada.─ dijo la morocha que no había hablado en toda la tarde.─ Es solo que … fue algo raro.─ Confesó avergonzada. Al principio no quería que Lucius actuara de esa forma porque le pareció muy similar a las cosas que le vio hacer en sus recuerdos pero luego no pudo evitar que le agradaran esas sensaciones que él le hizo sentir. Con Severus nunca sintió algo así, si bien se habían acariciado, esas caricias eran más inocentes incluso torpes ya que Severus siempre se alejó antes de ir más lejos. Algo que a Lucius le costaba hacer.

─ ¿No vas a querer que me aleje?─ preguntó sorprendido.

─ No.─ respondió sonrojándose aún más, ocasionando que Malfoy deseara tomarla en ese momento.

─ Será mejor que entremos.─ Sentenció el rubio controlando su deseo.

En el interior, Draco los estaba esperando ...

─ Son malos, ¿Por qué no me llevaron de compras?─ se quejó el joven rubio al ver las bolsas que su padre y Selena traían.

─ ¡Draco! Compórtate, soy tu padre, más respeto.─ Gruñó Lucius.─ ¿Hablaste con tu madre?─

─ Sí, hace rato que se fue.─

─ ¿Y bien?─

─ Me quedó a vivir con ustedes, ella puede irse a vivir a donde quiera y con quien quiera. A mi no me importa.─

─ Ya me lo imaginaba.─

─ Padre ¿vas a casarte nuevamente?─ preguntó Draco mirando a Lucius y luego a Selena.

─ Quizás, ya veremos con el tiempo.─ respondió el adulto y miró a la morocha que se sonrojó. ─ Voy a darme una ducha, no ocasionen problemas.─ agregó y se fue.

─ Draco ¿seguro que estas bien?─

─ Claro que sí. Nunca me llevé muy bien con mi madre, ella prefería estar más con sus amantes que conmigo. No tiene sentido que ahora venga a pedirme que me valla con ella.─

─ ¿Y Lucius? ¿él si pasaba tiempo contigo?─

─ Bueno, dentro de todo, por lo menos me acompañaba a comprar las cosas para el colegio y me llevaba con él cuando había algo interesante.─

─ ¿Por eso te molestó el día en que nos conocimos que él se quedara conmigo en el caldero chorreante?─

─ Sí, no quería compartirlo con nadie, se suponía que ese día era para mí y justo te vio vos.─

─ Lo siento, no fue mi intención …─

─ Lo sé, vos no fuiste la que le pidió que se quedara.─

─ ¿Ahora … también te molesta que él pase tiempo conmigo? ¿preferirías que yo me fuera?─

─ Eres una tonta, no quiero que te vallas y no me molesta que mi padre y vos pasen tiempo juntos.─

─ Gracias, sé que para vos debe ser muy difícil aceptarme debido … a mi origen. Me alegra que te quedes aquí.─

─ Ahora eres una Malfoy, es lo único que importa. Además seguramente te convertirás en mi madrastra, no creo que pase mucho tiempo antes de que padre te pidas que te cases con él. Ahora no hay nada que se lo impida aunque sería algo raro porque yo te considero como una hermanita pequeña.─

─ ¡Draco! No digas eso.─

─ ¿Qué? ¿lo de ser mi hermanita?─

─ No tonto, lo otro.─

─ Te sonrojaste ¡vamos Sele! Mi padre te hará feliz.─

─ ¿Por qué insistís con eso?─

─ Porque él te ama, nunca lo vi feliz y ahora podemos ser una familia, algo rara pero familia. ¿te gusta ser parte de mi familia?─

─ Claro que si, los quiero mucho a ambos.─

─ Pero no ves a mi padre como si fuera el tuyo ¿verdad?─

─ No, sé que es mucho mayor que yo pero no puedo verlo como un padre, es mi amigo.─

─ Aún así tengo esperanzas de que mi padre logré enamorarte y se casen. Me gustaría tener un hermanito y en lo posible que sea Slytherin no vallas a convertirlo en un Gryffindor.─

─ ¡Draco!─ Exclamó la morocha súper escarlata.─ Me dijiste que me veías como a una hermanita menor.─

─ No te veo como una hermanita menor, eres mi hermanita pero no tenemos la misma sangre así que puedes tener hijos con mi padre sin ningún problema.─

Una semana más tarde, un enorme búho trajo las cartas de Hogwarts …

─ Bien, tendremos que ir al callejón Diagon para comprar todo esto.─ Sentenció Lucius.

─ Padre ¿podemos ir al callejón Knocturn?─

─ Ya veremos, compraremos lo que necesitan para el colegio y si queda tiempo tal vez podremos ir.─

Los tres se aparecieron en el caldero chorreante.

─ Primero debemos ir a Gringots. Mi amor ¿has estado alguna vez en el banco mágico?─

─ Sí, una sola vez en primer año.─

─ ¿Bajaste a las cámaras subterráneas?─

─ No, Severus me hizo quedar al lado del mostrador de uno de esos bichos.─

─ Ya verás que la cámara de los Malfoy es enorme y el paseo en el carrito es muy divertido.─ dijo Draco.

─ ¿Yo también puedo ir?─

─ Por supuesto mi amor, igual que Draco tu también puedes retirar dinero del banco cuando lo desees pero como ambos son menores hay un límite en la cantidad que pueden sacar.─ Explicó Lucius entrando al banco, Selena se acercó más a él.─ ¿Qué sucede?─

─ Me dan miedo, cuando tuve que quedarme aquí mientras Severus bajó a las cámaras, ellos me miraban muy feo.─

El adulto rió. ─ Eres demasiado adorable, no te preocupes, estas conmigo y nadie va a hacerte nada ni a mirarte feo, es una promesa.─

─ Eres una gallina Gryffindor, hubieras quedado mejor en Hufflepuff.─ dijo Draco riendo.

─ ¡Draco! No te burles de ella o no te compraré nada.─ dijo Lucius mientras Selena le sacaba la lengua a Draco.

Bajaron a la cámara subterránea de la Familia Malfoy la cual era del tamaño del gran salón de Hogwarts. Cuando se abrió, la morocha pudo ver que en su interior había pilas y pilas de galeones que llegaban hasta el techo. Ella nunca imaginó que alguien pudiera tener tanto dinero. Lucius llenó tres bolsitos, uno para él, otro se lo dio a Draco y el tercero era para la morocha, que no estaba muy segura de aceptar tanta cantidad de dinero pero la expresión que puso el rubio al notar que estaba a punto de rehusarse fue suficiente para que la agarrara sin chistar.

Al salir del banco fueron a la heladería a pedido de ambos menores, Lucius llevaba a Selena de la mano mientras que Draco iba del otro lado. Luego de disfrutar de unos enormes y deliciosos helados se dirigieron a comprar túnicas nuevas tanto para el colegio como para salir. La actitud del adulto con la muchacha era más bien el de una pareja que la de un tutor, algo que llamó la atención de la dueña del local.

─ Querida ¿todo bien? ¿quieres que te ajuste más la túnica?─

─ No, así esta bien, gracias.─

─ ¿Segura? Ahora esta de moda resaltar bien la figura.─

─ La prefiero así.─

─ Que suerte tienes.─ dijo Madame Malkin cuando Lucius se fue a ver a Draco.─ Me he enterado que el Señor Malfoy esta disponible a raíz de su divorcio, es un hombre muy apetecible y veo que no ha perdido el tiempo y ya te ha elegido como su pareja. Me imagino que ha de ser todo un semental en la cama pero pareces algo menor para él ¿cuántos años tienes?─

─ La señorita tiene trece años y esta bajo mi custodia. Creí que este local tenía la clase suficiente pero veo que me equivoco. Debería tener más cuidado en lo que habla o podría perder la lengua en un accidente.─ dijo Lucius que se había acercado con Draco. Le molestó que lo consideraran muy mayor para estar con Selena.

“No soy tan viejo, solo tengo treinta y ocho.” El adulto salió de la tiende muy molesto pensando si la morocha también lo consideraría un viejo.

─ Has algo.─ le dijo Draco a Selena.

─ ¿Qué?─

─ Lo que sea, cuando esta así de molesto es un peligro y aún no terminamos con las compras, de seguro que nos lleva de vuelta a la casa.─

─ Lucius ¿te encuentras bien?─ le preguntó la morocha al tiempo que lo tomaba de la mano. Le preocupó que le dijeran que era peligroso, ella lo tomó literalmente y pensó que actuaría como mortífago.

─ ¿Te parece que soy viejo?─

─ No eres viejo ¿por eso estas molesto?─

─ ¿Segura?─

─ No importa lo que esa mujer diga, no te conoce, no eres viejo. Olvídate de eso y disfrutemos de la salida.─

─ Tienes razón, aún tenemos muchas cosas que comprar.─ dijo Lucius y se frenó, la tomó por la cintura y la jaló hacia él para besarla apasionadamente ocasionando que ella se avergonzara, sobre todo porque Draco los estaba mirando. ─ Es mejor que sigamos.─ agregó satisfecho por el beso y el sonrojo de la morocha.

─ Así se hace.─ le dijo Draco.

─ ¡Cállate!─ respondió aún más colorada.

─ Mi amor aún no tienes una mascota, ya es tiempo de que te compré una.─ Sentenció Malfoy yendo a la tienda de animales.─ Sé que te gustan los unicornios pero no se venden aunque si lo deseas puedo contratar a alguien para que capture une para ti.─

─ No, los unicornios deben ser libres, seguro que habrá alguna criatura que me guste.─ exclamó la muchacha mientras entraban a la abarrotada tienda. Allí había todo tipo de criaturas, de todas las formas, tamaños y colores. Recorrió cada jaula acompañada de Draco que le explicaba sobre algunos animales raros.

─ ¡Mira que lindos gatitos!─ dijo la morocha viendo una enorme jaula con varios animales, Draco rió.─ ¿por qué te ríes?─

─ Porque esos no son gatos.─

─ ¿Cómo que no?─

─ Son Kneazle, son muy parecidos a los gatos pero son criaturas mágicas, se necesita tener una licencia especial para poder tenerlos. Cuando crecen su pelaje se vuelve a rayas o con círculos.─

─ Oh, entonces no podré tener uno.─ dijo muy triste.

─ Mi amor si quieres uno, lo tendrás. Elige el que te gusta y yo me haré cargo de todo.─ sentenció Lucius que no iba a permitir que su morocha se quedara sin tener lo que quería. No importaba que era lo que Selena quisiera, él se encargaría de conseguirlo aunque le pidiera la luna. Creía que si lograba darle todo lo que ella deseara nunca lo dejaría.

─ ¿Seguro?─

─ Por supuesto.─

─ Gracias.─ Respondió abrazándolo.─ Me gusta ese pequeñito.─

El dueño de la tienda se acercó.─ Señor Malfoy que placer verlo.─

─ Deseo adquirir ese Kneazle negro.─

─ Veo que la señorita tiene un muy buen gusto, pero como sabrá se necesita hacer la reservación del animal y luego cuando el ministerio le entregue los papeles podrá llevarse al Kneazle.─

Lucius miró a Selena que se entristeció al darse cuenta de que no podría llevarse a la criatura con ella.

─ Señor Genei podemos hablar en privado.─

─ Por supuesto señor Malfoy.─

Luego de unos minutos los dos adultos regresaron, el dueño de la tienda le entregó el pequeño kneazle a la morocha.─ Señor Malfoy no se olvide de firmar luego los papeles.─

Selena miraba a Lucius, al parecer era cierto de que los Malfoy conseguían lo que querían cuando querían.

─ Gracias, ¿pero que fue lo que hiciste para que me lo dieran?─ preguntó cuando salieron de la tienda.

─ Digamos que sé como persuadir a la gente. Te prometí que te haría feliz.─ le respondió acariciando su rostro.

Caminaban por el callejón mientras Selena sonreía feliz de la mano de Lucius y con el Kneazle en su otro brazo. Siguieron con las compras hasta que consiguieron todo lo que decía la lista del colegio.

─ Bien, ahora es mi turno padre.─

─ ¿Qué quieres?─

─ Ir al callejón Knocturn.─

─ De acuerdo pero debes ayudarme a cuidar de Selena.─ dijo el adulto de mala gana, no quería llevar a la morocha a ese lugar.

─ Claro que voy a cuidarla.─

Nota de la autora:

¿Qué pasará en el callejon Knocturn?

¿por qué Lucius no quiere llevarla?

Espero comentarios, críticas, dudas, sugerencias, peticiones, lo que sea, escriban algo solo para saber que aún hay alguien leyendo la historia, así me dan ánimos para actualizarla más seguido.

El Kneazle es un machito y busco sugerencias de cómo llamarlo, ya que va a jugar un papel importante más adelante en la historia.

El próximo capítulo: Un día con Severus.

Algo ocasiona que Draco se enoje con su padre. Sevi regresa con noticias y para estar con Selena. (Vamos que no puede quedarse en los laureles porque Lucius no se da por vencido.)

Gracias Lady Drakos por tu apoya y por ser fiel lectora.
Besos y buena semana.

Miaka Snape.


Tags: fics, severus snape, lucius malfoy

Publicado por miakayuki2006 @ 11:02  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 31 de octubre de 2008 | 10:44
hola,de nada,tu eres la onda, y por lo de los lectores...yo siempre leo tus fic, y te lo juro! es mi verdadero trauma! para lo que sea qui estoy! nunca estas sola! Sonrisa espero el proximo cap. y a la mascota le puedes poner...emmm...wilson! xDD ntc! xD tu tienes un gran imaginacion! cuidate! feliz fin de semana! xD biiee!
Publicado por Invitado
Viernes, 31 de octubre de 2008 | 10:49
LAdy drakos: a esque en el anterior no puedo poner mi nombre =,= pero en fin xDD soy yo lady drakos! bueno poes cuidate! esta genial el fic! pero hay otro que me gusto uno d eMalfoy y una chica que no recuerdo su nombre pero alli solo dejaste el primer cap. bueno a ver cuando sigues la hostoria, esta genial! cuiadte! biiee!
Publicado por stella
Viernes, 31 de octubre de 2008 | 14:32
Gi?ome encanta tu historia
nunca me habia enganxado tanto a ninguna histora
eres muybuena escribiendo.
Publicado por kia
Domingo, 07 de diciembre de 2008 | 22:02
Ola.. no manxs.. me enkantaron.. tus fics. estan padrisimos.. y no solo..eso.. megustaria..que siguieras.. eskribiendo... Muchas risas
bueno..me despido..seguire.. visitando tu pag.. aver que mas enkuentro.. klaro..q' todo..esta lindisimo..Chica
ok-- nos vemos..
si me puedes.. a visar.. sobre..los nuevos..fics.. k' agas..te lo agradecere.. mi correo.es [email protected]
ok..
hasta..pronto..
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.