Lunes, 10 de noviembre de 2008
 

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.

Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 19: Cerca de la verdad.

Selena y Severus seguían hablando en la cocina, el profesor estaba sorprendido por lo mucho que la muchacha había crecido durante los últimos meses, no solo creció física sino que también emocionalmente. Ya no era la pequeña ingenua que conocía y no sabía que podía responderle o que pensaba y eso le preocupaba. En parte se sentía culpable de que halla madurado tan pronto, no solo por ser el que había notificado a sus padres su condición de bruja ocasionando que la echaran sino que también se sentía culpable por todo lo que la pequeña sufrió el último año, sabía que haberla dejado de la forma en que lo hizo la afecto demasiado y quizás ahora debería pagar las consecuencias.

- ¿Aún me amas?- Preguntó Severus muy angustiado, necesitaba a esa niña de vuelta a su lado pero Selena a sus trece años ya no era una niña todo lo que le había pasado la hizo madurar rápidamente.

- Somos amigos.-

- No fue lo que pregunté. Quiero que vuelvas a estar conmigo pero tengo miedo de lastimarte y creo que lo peor es que … ahora ya no te agrado, tu dejaste de amarme y me lo tengo bien merecido pero no puedo soportarlo.-

- Eso no es verdad, Severus yo te amo, nunca deje de amarte.- Respondió la muchacha y lo abrazó.

- ¿Quieres intentarlo otra vez? ¿Quieres que nosotros …- Preguntó Severus sonrojándose y abrazándola más fuerte.

- Claro que quiero que seamos novios de nuevo.- Dijo la morocha. - Te amo, te amo con toda mi alma.-

- Yo también te amo.- Respondió Severus para luego besarla y ese beso fue dulce y mágico. Sentir como la calidez de la muchacha lo envolvía como si tratara de protegerlo, lo ayudaba a sanar. Mientras, pensaba en todo lo ocurrido durante los meses que estuvieron alejados. Esos fueron meses que se convirtieron en un infierno en la tierra, nada de lo que había vivido hasta ese momento se comparaba al dolor que sintió por haberla lastimado. Eso era algo que lo atormentaba día tras días, ni siquiera las pociones pudieron frenar las pesadillas de su pasado, de sus horribles crímenes y lo peor era, cuando revivía una y otra vez la carita de la niña llorando por su culpa, eso le desgarraba el corazón. Hubiera preferido tener que enfrentarse nuevamente al interrogatorio en el ministerio frente a los dementores que seguir soportando estar sin Selena. A medida que pasaba el tiempo las cosas habían ido empeorando a tal punto que ni siquiera podía comer o dormir y por eso, había tratado de buscar el perdón de la niña los primeros días de las vacaciones pero todo le había salido mal, ella le gritó que lo odiaba y de esa forma confirmó su peor temor, estaba nuevamente solo. No había nadie en este mundo al que le importara, nadie que le dijera que lo quería, que era especial, daba lo mismo si desaparecía o si seguía con vida pero se arrastró una vez más para pedirle perdón y con sus últimas fuerzas se había presentado en la fiesta de los Malfoy. Valla sorpresa que se llevó cuando ella se acercó a saludarlo, quizás estaba alucinando a falta del sueño y del hambre pero parecía que estaba preocupada por él o tal vez, era su retorcida mente que le jugaba una broma cruel. Al final consiguió lo que deseaba, la morocha lo había perdonado y volvían a ser amigos pero quería recuperarla y le costo bastante juntar valor para regresar a verla y hablarle nuevamente. Y ahora estaban juntos, ella estaba en sus brazos como siempre debió haber sido y por fin se sentía completo nuevamente.

- Es una lastima que solo quede una semana de vacaciones.- Dijo de pronto la morocha, interrumpiendo los pensamientos del adulto.

- ¿Por qué?-

- Porque ahora estamos juntos y en el colegio nos tendremos que separa otra vez.-

- Pero seguiremos juntos, podes venir a verme todas las veces que quieras, siempre te estaré esperando.-

- Aún así no es lo mismo ¿y si nos descubren? Vos vas a tener problemas.-

- No del todo, quizás solo pierda mi trabajo pero nada más.-

- Pero yo sigo siendo menor y el director había dicho que …-

- Sin embargo, ahora Lucius es tu tutor y si él acepta nuestra relación nadie puede oponerse.-

“ Mmm, es más probable que quiera matarlo antes que permitir que seamos novios.”- Yo soy la que se lo va a decir.-

- ¿Qué pasa?-

- No quiero lastimarlo, él es muy importante para mi.-

- Tiene derecho a saber la verdad. Además, siempre supo lo que vos sentías por mí.-

- Eso no cambia el hecho de que voy a lastimarlo.-

- ¿Acaso tú … lo amas?-

- No, es diferente lo que siento por él y por vos, pero si lo quiero demasiado.-

- ¿Quieres que hable con él?-

- No, yo lo haré.-

- ¿Quieres … regresar ahora?-

- No ¿puedo quedarme un rato más?-

- Todo el tiempo del mundo.- Respondió Severus feliz y acariciándole el rostro. - ¿Cómo te está yendo con las tareas? ¿terminaste todas?-

- Casi, Draco y yo terminamos todas menos …-

- ¿Cuál?- Preguntó con picardía.

- Pociones … estuviste muy malo con ese deber.- Respondió la morocha haciendo un pucherito y el profesor no pudo evitar reírse.

- Me lo imaginaba.-

- Blaise y Theodore tampoco pudieron completarla, de seguro que la única que la terminó fue Hermione.-

- No lo creo.- Dijo Snape con una amplía sonrisa.

- ¿Por qué?-

- Porque cuando les di esa tarea, estaba muy mal porque estábamos peleados y entonces para hacerlos sufrir durante todo el verano les di esa consigna. Las últimas preguntas solo las van a encontrar en un libro antiguo y muy difícil de conseguir sobre artes oscuras.-

- ¿Entonces cómo se supone que la íbamos a terminar?-

- Sí no la hacías podía castigarte. Era la única forma de que pudiera estar contigo, aunque hubiera sido a la fuerza.-

- Severus …- Dijo la muchacha y lo besó.

- Te prestaré el libro.-

- Pero dijiste que no puedo tocarlos.-

- Vos no pero Lucius sí.-

- ¿No sería hacer trampa? Me estas dando las respuestas.-

- Soy un Slytherin y no voy a dejar que … mi novia se quede sin terminar su tarea.- Respondió Sonrojándose.

- ¡Profesor Snape!- Dijo divertida al ver el sonrojo del adulto.

- En verdad te extrañé. Necesitaba volver a verte reír, poder abrazarte y besarte, fui un idiota por alejarte, por tratar …-

- Shh, ya no sigas. Ahora estamos juntos y no voy a volver a dejarte solo. Cuando te vi en la fiesta me preocupé mucho ¿estabas enfermo?-

- Era por la culpa de haberte lastimado.-

- No debí alejarme tan fácilmente. Tendría que haberme dado cuenta de que no estabas siendo sincero pero …-

- ¿Qué?-

- Creí que si mis padres dejaron de quererme porque no habría de suceder lo mismo contigo. Fui una tonta.-

- Amor, yo soy el único culpable. Lucius me contó que no puedes dormir por las noches, es porque … ¿tienes miedo de quedarte sola?-

- Al principio era una mezcla de todo. Tenía miedo de terminar en un orfanato pero luego no podía dormir por las pesadillas.-

- ¿Las pesadillas del boggart?-

- Sí, esos recuerdos … a veces los veo estando despierta y otras veces cuando duermo. Aunque no desaparecen del todo … cuando Lucius esta conmigo ya no me molestan tanto.-

- He buscado algo para frenarlos pero … lo único que he encontrado son hechizos de artes oscuras y no creo que sea buena idea usarlos contigo sin saber porque ves esas imágenes.-

Hacia el anochecer Severus llevó a la morocha de regreso a la mansión Malfoy, le entregó el libro a Lucius y se fue. El rubio observaba lo radiante que se veía la muchacha y sentía tanta bronca de no ser quien la hiciera tan feliz. Sufría al comprender que nunca podrían tenerla, no de la forma en que la deseaba. Sabía que aunque lo anhelara con todo su corazón no podría formar la familia con la que siempre había soñado, porque jamás podría tener hijos con Selena. La única opción que le quedaba era obligarla pero eso significaría que debería violarla tal como lo había hecho con su madre y jamás se atrevería a dañar a esa niña a la que amaba con toda su alma y que en el fondo sabía que ella lo quería.

- Mi amor ¿te divertiste?-

- Sí, mucho.-

- ¿Qué me trajiste?- Preguntó Draco.

- Ten, es una sorpresa.- Le respondió la morocha entregándole un paquete.

- Gracias.-

- Mi amor ¿podemos hablar?-

- Sí.-

Y ambos fueron hasta el despacho del rubio. Selena no sabía como explicare que había regresado con Severus.

- Regresaron ¿verdad?- Preguntó Malfoy muy triste, pues ya conocía la respuesta.

- Sí, lo siento. Yo … entenderé si quieres que me marche.- Respondió la muchacha angustiada porque ahora Lucius era su familia pero sabía perfectamente lo que él sentía por ella.

El adulto la abrazó con todas sus fuerzas. - No voy a dejarte ir, este siempre será tu hogar. Lo único que deseo es que seas feliz y sé que Severus es tu felicidad.-

- Te quiero Lucius, te quiero demasiado. Nunca fue mi intención lastimarte y sé que al estar con Severus te estoy dañando.- Respondió la morocha llorando.

- Sé que ninguno de los dos puede cambiar lo que siente. Tú amas a Severus y yo te amo a ti. Aunque no es lo mismo, me hace feliz que me quieras como tu familia.-

- Lo que siento por ti es más fuerte pero …-

- No me amas, lo sé. Todo estará bien mientras me dejes ser parte de tu vida.-

- Nunca te alejaría .-

Ambos se sentaron en el sillón y permanecieron abrazados por largo tiempo, sin decirse nada. Solo escuchaban los latidos de sus corazones mientras Lucius la acariciaba tiernamente hasta que Draco golpeo la puerta.

- Lo siento Padre, no quise interrumpir pero alguien quiere hablar con Selena.-

- ¿Quién?-

- Dumbledore.-

- Hazlo pasar.-

- ¿Qué sucede?- Preguntó la morocha preocupada.

- No lo sé, no te preocupes.-

- Buenas noches, Lucius, pequeña Selena.-

- Buenas noches profesor Dumbledore.- Respondió la muchacha.

- Qué desea?- Siseó Lucius.

- Hablar con la señorita Thomas.-

- Ella ahora es una Malfoy.-

- Lo lamento pero para mi siempre será la pequeña señorita Thomas.-

- ¿Sucede algo malo?-

- No pequeña, solo quiero hablar contigo.-

- Puede hacerlo en mi presencia, soy su tutor.-

- Prefiero hablarle a solas.-

- Lu, estaré bien.- Dijo la morocha antes de que Malfoy estallara. El rubio gruñó y salió de la habitación azotando la puerta.

- Severus y Pomona me han contado que eres feliz aquí. Madame Sprout te extraña mucho pero tus cartas la tranquilizan.-

- Sí, soy muy feliz con Lucius y Draco, los dos son muy buenos conmigo y me quieren mucho.-

- Ya veo ¿no te gustaría mudarte con otra familia?-

- No, quiero quedarme aquí.-

- ¿No te gustaría vivir con Severus?-

- Quiero quedarme con mi familia.-

- Esta bien, ¿estas preparada para regresar al colegio?-

- Sí, falta poco y ya terminamos casi todas las tareas.-

- Pequeña, los dementores aún están vigilando Hogwarts.-

La morocha se tensó, durante todo este tiempo había tratado de no pensar en esas criaturas y ahora debía volver a tenerlas cerca.

- Quería hablar contigo sobre el día de tu ataque, supongo que debes estar confundida.-

- ¿Por qué me atacaron?-

- Los dementores se alimentan de la energía de las personas obligándolas a recordar sus peores recuerdos ¿qué te hicieron ver?-

La morocha dudó, le había prometido a Lucius no hablar sobre eso.

- Me hicieron recordar cuando mis padres me echaron.-

Dumbledore parecía sorprendido y confundido.

- ¿Sólo eso viste?-

- Sí ¿por qué?-

- No, por nada. pequeña, ya es muy tarde y debo retirarme. Adiós, nos veremos en el colegio.-

- Hasta luego profesor.-

Cuando el director se marchó, la morocha se junto con el resto de los Malfoy.

- ¿Qué quería ese viejo?- Preguntó Draco.

- Primero me preguntó si me quería ir a vivir a otro lado y luego hablarme sobre los dementores … sobre lo que me habían hecho recordar.-

- ¿Qué le dijiste?- Inquirió Lucius preocupado.

- Que me quiero quedar aquí con ustedes y que mi peor recuerdo era el día que mis padres me echaron. Parecía sorprendido por mi respuesta.-

- Hiciste bien en no decirle la verdad.-

- Lu, sí los dementores te hacen recordar tus peores recuerdos … ¿por qué yo veo a esa familia? No los conozco.-

- No lo sé.-

- Sí hubiera una forma de mostrarte mis recuerdos, como yo vi los tuyos, tal vez me podrías decir quienes son.-

- Pero no hay ninguna forma. Es hora de cenar.-

A la hora de dormir …

- Pase.- Dijo la morocha al escuchar los golpes en su puerta. - Draco ¿qué sucede?-

- Padre te mintió.-

- ¿Qué quieres decir?-

- Hay varias formas de ver los recuerdos de otras personas, por medio de un pensadero o usando artes oscuras, como la legeremancia.-

- ¿Por qué crees que no quiso decirme?-

- No lo sé, tal vez ya sabe quienes son. Probablemente sepa que esta sucediendo, ¿Quiénes son los mortífagos que aparecen en tus sueños?-

- Olvídalo, no importa.-

- ¿Por qué?-

- Tú papá debe tener una razón para no decirme nada.- “Quizás sea el mortífago al que no puedo ver. Sí es él … hizo cosas mucho peores de lo que pensaba, pero no puedo odiarlo por eso, es su pasado. Pero … ¿qué tendrán que ver conmigo esas personas? ¿Por qué tengo esos recuerdos?”

Más tarde la morocha fue hasta la habitación de Lucius.

- Mi amor ¿te sucede algo?-

- No, yo … ¿puedo dormir contigo?-

- Claro que sí, ven. ¿Tuviste pesadillas?-

- Sí, ¿qué voy a hacer cuando regrese al colegio? Esas criaturas aún están ahí.-

- Le diremos a Severus que los mantenga alejados, no te preocupes.-

- Lu … ¿vos sabes algo sobre mis recuerdos?-

- Mi amor yo … no puedo hablarte sobre eso.-

- ¿Por qué?-

- Confía en mi, es mejor que aún no lo sepas. ¿Mi hijo te contó algo?-

- Solo que existen algunas formas en que podes ver mis recuerdos.-

- ¿Cuándo aprenderá a cerrar la boca?- Exclamó molesto Malfoy.

- No te enojes con él, solo quiere ayudarme.-

- Lo sé, pero …-

- Es mejor que tratemos de dormir, estoy muy cansada.- “Ya no quiero seguir viendo estas imágenes, quizás si estoy con él desaparezcan.”

Esa noche fue el turno del rubio de sufrir pesadillas.

- Lu, despierta.- Suplicaba la morocha mientras lo sacudía. El adulto parecía estar sufriendo, como si fuera torturado por alguien invisible y estaba completamente empapado en sudor. Cuando abrió los ojos y vio a Selena la abrazó con todas sus fuerzas.

- Lo siento mi amor, por favor perdóname. No puedo seguir soportándolo.-

- Tranquilo, solo fue una pesadilla.-

- Mi amor …- Dijo el rubio mientras las lágrimas caían por su rostro.

- Todo esta bien, fue un mal sueño. Estamos juntos, tranquilo.-

- No lo fue, recordé cosas terribles que hice como mortífago y que … te ruego que me perdones.-

- ¿Por qué me pides perdón?- Preguntó la muchacha acariciándole el rostro para tratar de tranquilizarlo. Nunca imaginó que Lucius volviera a llorar frente a ella, sea lo que sea que estaba ocurriendo, el rubio estaba desmoronándose.

- Selena, yo…-

Pero la morocha no pudo seguir escuchando al adulto porque cayó presa de esas imágenes que no la dejaban en paz. Todo estaba oscuro pero a lo lejos se podía ver un rayo de luz, caminó en esa dirección y se encontró con la habitación de la beba. Los dragones tallados en la madera blanca de la cuna parecían estar protegiendo a la pequeña. Sobre la pared estaba el enorme escudo en donde un Lince mordía a una serpiente, debajo del escudo podía verse escrito en letras góticas Mafdet. La habitación se desvaneció y de pronto se encontraba en un enorme salón, donde se escuchaban gritos que le desgarraban los oídos y unas risas que parecían los gritos de las hienas luego de una matanza. Allí, muy cerca suyo se encontraban tres mortífagos, el señor Crabbe, el señor Goyle y el padre de Theodore, quienes estaban torturando al padre de la beba.

- Tu y tu hermosa esposa debieron unirse a nosotros.- Sentenció el señor Nott.

- ¡Jamás!- Respondió el hombre.

- Crucio.- Dijo el señor Crabbe.

Los gritos de dolor del hombre llenaban todo el lugar, mientras los mortífagos disfrutaban de la escena.

- Sectusempra.- Pronunció el señor Nott.

Gotas de sangre salpicaron las paredes y un charco se formaba debajo del hombre torturado, quien se contorsionaba en el piso como un extraño muñeco de trapo.

Otra vez la habitación se desvaneció y ahora, la escena que se presentaba ante sus ojos era aún peor. Una mujer se encontraba atada de pies y manos sobre una cama, su cuerpo estaba lleno de golpes y cortadas. Un mortífago estaba de pie frente a la cama, deleitándose con su trabajo.

- Sí tu hubieras casado conmigo, ahora estarías a salvo en mi casa.-

- Te odio, nunca podría estar con alguien como vos. Prefiero la muerte.-

- Y la tendrás pero no tan rápido. Primero quiero divertirme y mostrarte lo que te perdiste por no casarte conmigo, verás lo buen amante que soy.- Sentenció el mortífago quitándose la ropa y con un movimiento de su varita le arranco la ropa a la mujer. Aunque estaba de espaldas, Selena pudo reconocerlo por su voz y por su pelo … se trataba de Lucius, quien comenzó a violar salvajemente a la mujer. La morocha trató de salir de la habitación pero una extraña fuerzas se lo impedía, cerró los ojos pero no podía evitar escuchar lo que sucedía. Cuando los gritos dejaron de sentirse, abrió los ojos, Lucius seguía violando a la mujer quien murmuraba unas palabras que la muchacha no podían oír. Las lágrimas de la mujer se transformaron en pequeñas luces que se introdujeron en el cuerpo de Malfoy, él cual no se percató de lo sucedido. La habitación se desvaneció y ahora podía ver la cara del rubio completamente alarmado.

- ¡Selena! ¡Reacciona!-

- ¿Lu?-

- ¿Qué te sucedió?-

- Yo … no quiero hablar sobre eso, yo … quiero irme.- “Esa familia … ellos no pueden ser … no pueden ser mi familia.”

- ¿Irte? Mi amor, por favor dime que sucedió.- Suplicó el adulto tratando de acariciar el rostro de la muchacha pero ella se alejó. Era la primera vez que Selena lo rechazaba y eso lo sorprendió pero también lo asustó.

- Quiero estar sola …-

- Mi amor … - Dijo Lucius tratando de acercarse a ella nuevamente.

- ¿Por qué no me lo dijiste?-

- ¿Qué cosa?-

- ¡TU ERES ESE MORTÍFAGO QUE VIOLA A ESA MUJER, ERES … ERES …!- Exclamó la morocha y comenzó a llorar.

Lucius se puso pálido, un torbellino de emociones se desataba en su interior. “Ella … ella me odia.”

- Mi amor … Selena, se que no merezco tu perdón, no merezco vivir, te quite a tu familia y no la puedo reemplazar. Todo este tiempo … solo he querido protegerte, te amo y saber que esto iba a ocurrir me estaba destrozando. Puedes acabar conmigo.- Sentenció Malfoy entregándole su varita a Selena.

Nota de la autora:

Este final de capítulo lo tenía planeado para más adelante pero cambie de idea. La situación entre ellos no se podía seguir dilatando más, a llegado el momento en que Selena debe decidir que es lo que siente por Lucius. Él es su familia y la persona que siempre a estado con ella cuidándola y apoyándola, nunca la ha lastimado pero ahora …

Como cambie el transcurso de la historia, voy a tardar un poco más en actualizarla nuevamente, porque sinceramente no sé que hará Selena con el rubio.

¿Lo perdona o no lo perdona?

¿Sería capaz de matarlo para vengar a su familia?

¿Lucius debió decirle la verdad desde un principio?

¿Qué planea Dumbledore?


Tags: fics, severus snape, lucius malfoy, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 16:15  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 13 de noviembre de 2008 | 0:03
Lady drakos: WOW!! :O que giro!! crei que te ibas a tardar mas en que Selena supiera lo de Malfoy...xD pero en fin...tu fic esta super g?ay!! x3 espero que sigas asi de cretiva e igual de buena al narrarlos! ;D ere genial!! nos vemos! cuidate!! biiee! x)
Publicado por Invitado
Domingo, 16 de noviembre de 2008 | 2:52
Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa no me pierdo un capitulo saca ya el capitulo 20 mujer que me muero de la angustiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa eres genialllll Espero ansiosa tu nueva obraaaaaaaa! un beso! Jenna chan ^^
Publicado por Invitado
Lunes, 17 de noviembre de 2008 | 3:33
Holaaaaaaaaaaaa! Hasta ahora nu te habia escrito nunca pero realmente me gusta tu fanfic! paso casi todos los dias esperando el cap 20, hazlo de una vez mujer! que me muero de los nervios jajaj, ademas de que me encantan tus ideas, siento que todo esta muy bien
ambientado, eh leido en otros foros sobre fanfic algunas criticas bastante duras a tu FF, pero ya habiendo leido unos seis o siete fan fic de todas partes del mundo sobre el universo potteriano en toda su expresion, me quedo con tu obra mil veces, asi pues creo que la gente que critica ti FF deberia pensar un poquito mas en la trama y la fidelidad de los personajes que en errores de ortografia o cuestiones pseudo morales. En el caso de la supuesta pedofilia, sabemos que serena tien ya 13 a?os y en el mundo magico se cumple la mayoria de edad a los 17 estamos en un marco muy relativo de edad, adem?s si vien ella abusa un poco de esta cuestion de la ni?ez para conseguir un poco de consuelo y demas
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.