S?bado, 15 de noviembre de 2008

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Disclaimer: esta es una historia que se basa en los personajes creados por la adorada J.K. Rowling. Sólo algunos son inventados por mí.

Pareja principal: Lucius Malfoy y Ariadna Bast.

Aclaraciones: Es una historia en un universo alterno. Harry Potter sigue siendo el niño que vivió, Sirius Black es su padrino pero no ha estado en Azkaban, todo lo contrarío, trabaja en el ministerio. He modificado las edades de varios de los personajes, por ejemplo Black y Lupin tienen 30 años y Malfoy 25, esto es para que no halla tanta diferencia de edad entre la pareja protagonista y a su vez esta relacionado con algo de la historia. Por ahora Severus Snape no tiene previsto aparecer en la historia.
Básicamente se trata de romance, intrigas, drama, lo de siempre, narrada en primera persona por Ariadna.


Capítulo 3: Un regalo misterioso.

El hecho de que casi todos, por no decir todos los alumnos saben que el profesor Malfoy es un mortífago ha ocasionado que la mayoría hallan dejado de ir a sus clases.

- Ari, ¿vas a ir?- me preguntó Ron al verme prepararme para ir a la clase extra.
- Por ahora sí, nunca me ha hecho daño.-
- Es un mortífago, no deberías ir.- Sentenció Harry.- No sabes cuando podría atacarte.-
- Harry tiene razón, siempre estas quejándote de lo desagradable que es, no vayas.- agregó Isa.- Las cosas están cada vez peor.-
- Yo puedo ayudarte a practicar los hechizos.- se ofreció Hermy.
Una parte de mi, quiere ir a esas clases pero me molesta tanto su actitud burlona que dos por tres terminamos discutiendo y en verdad me asusta como reacciona.
- Esta bien, iré para avisarle que ya no asistiré.- es lo correcto, después de todo me ha estado ayudando y no se merece que no le avise.
- No le digas nada, directamente no vayas.- dijo Ron.
- Prefiero avisarle, voy y vuelvo, luego podemos ir al banquete.-
- Te esperaremos.- me dijo Harry.
Eran las veinte y veinte cuando llegué a su oficina, estaba muy nerviosa y preocupada de cómo reaccionaría.
- Pase.-
- Permiso profesor.-
- Se le esta haciendo una costumbre llegar tarde.- me dijo sonriendo, me dio la sensación de que se alegraba de verme. Tal vez, solo es que me siento culpable de dejar las clases.
- Lo siento profesor, yo …-
- No importa, comencemos a practicar, no quiero que se pierda el banquete de Halloween.-
- Yo … quería decirle que no voy a continuar con estas clases.-
- ¿VOS TAMBIEN ME VAS A DEJAR DE LADO? HAZ LO QUE QUIERAS ¡VETE! ¡LARGO DE MI VISTA!- Me gritó, salí corriendo y cerré la puerta pero me quedé parada ahí. Estaba confundida, había dejado
de tratarme de usted y no creí que le importara tanto que ya no siguiera viniendo. Probablemente ha tenido un mal día y yo fui la gota que derramó el vaso. Pero me sentí muy mal, como si hubiera lastimado a un amigo que me necesitaba, aunque él solo es mi profesor.
Me quedé unos minutos congelada, apoyada en la puerta, estuve a punto de regresar y ver si él estaba bien pero me arrepentí. Regresé a la torre Gryffindor y los chicos seguían esperándome.
- ¿Y cómo te fue?- me preguntó Ron.
- No le hizo mucha gracia.-
- Probablemente sea porque le arruinaste los planes que tenía para torturarte.-
- ¡Ronald Weasley! Eso no es gracioso.- lo reprendió Hermione.
- Es mejor que vayamos al banquete.- dijo Harry.
En la cena, nos divertimos bastante, los gemelos habían mezclado sus productos con la comida, así que más de uno se llevó una desagradable sorpresa. Yo solo comía de las bandejas de las cuales Fred agarraba, de ese modo me salvé de sus productos. A pesar de las bromas, dirigí mi mirada a la mesa de profesores y Malfoy no estaba presente, no creo que mi decisión lo afectara a tal punto de que no fuera al banquete, él es un mortífago no le importa nada ni nadie ¿cómo podría importarle que yo no fuera a esas clases? Aún así, me sentí mal por su ausencia. Por suerte, el día siguiente era sábado, durante el banquete comí demasiadas cosas dulces y sentía que en cualquier momento iba a estallar, esto me va a servir para recordar que no debo competir con Ron cuando se trata de comer. El fin de semana pasó muy rápido y no ví a Malfoy ninguno de los dos días, ni siquiera a la hora de la comida.
El lunes tenía Defensa contra las artes oscuras, entramos al aula y nos ubicamos como de costumbre. El profesor entró con muy mala cara, me fulminó con su mirada y me achique en el banco. La clase fue un martirio pero no solo para los Gryffindors, esta vez, también se la desquitó con los Slytherins. En realidad, daba miedo, tenía una mirada muy fría y sus comentarios fueron muy hirientes, me convertí en su blanco y estuvo toda la clase burlándose de mi. Los días se convirtieron en semanas y la actitud del profesor estaba lejos de cambiar, todo lo contrarío, empeoró con el tiempo. No pasaba una clase en la cual no me pusiera en ridículo o me digiera algo hiriente, es un maldito. Los años por debajo del nuestro dejaron de asistir a DCAO ni siquiera los Slytherin iban, desafortunadamente nosotros no podíamos darnos ese lujo, con el pequeño problema de los TIMOS.
Falta una semana para las vacaciones de Navidad, Isa va a pasarlo con su familia mientras que yo me voy a Grimauld Place para celebrar con todos los miembros de la orden. Por fin podré ver a Sirius, siempre ha sido mi ideal de príncipe azul, es tan lindo, tan dulce y divertido que lo adoro. Lo conozco desde que era pequeña, Remus siempre dice que Sirius en su época de Hogwarts era uno de los solteros más codiciados (¿me preguntó si el otro era Malfoy?) y ahora sigue siéndolo, pero en el ministerio. Nunca le conocí una novia oficial, porque de las otras … digamos que tiene una gran fama de mujeriego pero solo sé, que estuvo saliendo con una mujer casada aunque del día a la noche esa relación terminó.
Mi abuelo estaría feliz que me uniera a la antigua y noble familia de los Black, adora a Sirus como a un hijo porque es un orgulloso Gryffindor anti Slytherin. Aunque entre nosotros nunca hubo nada y no creo que pueda haberlo porque soy muy chica para él, Remus dice que es cuestión de que uno de los dos se anime a dar el primer paso. Claro que, Remus se la pasa dando consejos pero nunca los sigue, esta loco por Tonks y ella por él, pero dice que no deben estar juntos por la diferencia de edad, y entonces ¿qué quedaría para Sirius y para mí?

- Ari ¿preparaste las maletas?-
- Sí Hermy, esta vez creo que no me olvido de nada.-
- Por suerte hoy es el último día de clases ¡quiero vacaciones!- dijo Isa.
- No sos la única, todos nos queremos ir.- le respondí.
- Hablando de ir, si no nos apuramos llegaremos tarde a DCAO.- nos dijo Hermy.
- ¿Y si faltamos?- sugirió Isa.
Aunque no tengo ganas de ir, y la idea es muy tentadora, sé que si falto luego me voy a arrepentir.
- Mejor vamos.-
- Ari, eres una amargada. Después tengo que aguantarte quejándote todo el día de Malfoy.-
- Lo siento, pero no puedes negar que es un maldito.-
- Es la verdad y al parecer te tiene entre ceja y ceja.-
- ¡Vamos!- nos ordenó Hermy.
Llegamos al aula con lo justo, Malfoy seguía comportándose como siempre pero a pesar de ello, me daba la sensación que en realidad lo hacia para no demostrar que estaba triste. Isa siempre dice que veo las cosas detrás de un vidrio que deforma las imágenes, porque soy la única que lo ve así, tal vez tenga razón y solo es mi imaginación.
Al terminar la clase nos dio una tonelada de deberes como para asegurarse de que no tengamos vacaciones y que no nos olvidemos de él. Estaba saliendo del aula cuando …
- Señorita Bast aguarde un minuto, tengo que hablar con usted.-
¡Genial! Tal vez me de más tareas, dado que no me soporta, por lo menos es mutuo el rechazo.
- ¡Ari! Te esperamos afuera.- dijo Harry por poco gritando para que Malfoy lo escuchara.
- De acuerdo, ahora los alcanzo.-
Cuando todos se fueron me acerque al escritorio del profesor.
- ¿Va a quedarse en Navidad?-
- No.- mi respuesta pareció entristecerlo aún más. Sí, ya sé, sigo alucinando, probablemente sea por los inciensos de Trelawney, ¿por qué le podría afectar mi ausencia? De seguro que lo va a festejar.
- ¿Con quien va a estar?-
Y a él que le importa. - Con mi abuelo y mis amigos.-
- ¿con sus amigos se refiere a Sirius Black?-
- ¿Por qué quiere saber?-
- Soy su profesor, debe responderme.-
- No esta preguntándome algo del colegio sino que es algo personal y por lo tanto no tengo obligación de contestarle.-
- Escuché que va a comprometerse.-
- ¿Yo? ¿con quién? -
- Con Black.-
- Escuchó mal, Sirius es mi amigo.-
- Si no quiere decírmelo no importa.-
- Si fuera verdad no tendría porque ocultarlo. No tengo novio y no voy a comprometerme, los mortífagos deberían elegir mejor a sus informantes.-
- Puede retirarse.- me respondió molesto, creo que se me fue la mano con lo de mencionar a los mortífagos.
Pero ¿me estará tomando el pelo? ¿eso era todo lo que quería hablar conmigo? - Hasta luego.- le respondí y me dirigí hacia la puerta.
- ¡Ariadna!- otra vez me llamó por mi nombre.
- ¿Si?-
- Cuídese mucho.-
¿cuidarme? ¿de qué? ¿por qué se comporta así? Me confunde. - Lo haré, adiós.-
- ¿Qué quería?- me preguntó Isa.
- Saber con quien iba a pasar las vacaciones.-
- ¿Por eso te hizo quedarte?- me preguntó Ron.
- Sí y también …-
- ¿Qué?- preguntó Hermy.
- Quería saber si me iba a comprometer con Sirius y me dijo que me cuidara.-
- ¡¿Comprometerte?!- preguntaron Isa y Hermy al mismo tiempo.
- ¿Sales con mi padrino? ¿por qué nadie me lo dijo?-
- No salgo con Sirius y no voy a comprometerme, no sé de donde sacó esa idea.-
- Te pusiste roja.-
- Ron si no quieres estar en mi misma situación es mejor que cierres la boca.-
- No digo nada.-

El sábado por la mañana nos dirigimos a la estación del tren para regresar a casa, cuando miré hacia el castillo pude ver a Malfoy observándonos ¿qué estará planeando? Llegamos al anochecer al anden 9 y ¾. y los padres de Ron vinieron a buscarnos. Son una familia muy feliz y unida por lo que me dan envidia, a mis padres no los he visto en más de un año, casi ni nos escribimos, es por eso que para mi, Harry y Sirius son más mi familia que mis padres. Luego de un viaje en el Ford Anglia arribamos a la casa de Sirius, Harry fue el primero en correr para saludarlo, el resto entramos en tropel, Remus y Tonks también estaban ahí.
- Hola Tonks.- le dije al verla, la adoro es como una hermana mayor a la que le puedo contar todo.
- Hola pequeña Ariadna.-
- ¡Nymphadora! Odio que me llames pequeña, ya tengo quince.-
- Solo bromeo, que carácter ¿qué tal Hogwarts?-
- Como siempre, pero tengo algo que contarte.-
- Ariadna ¿no vas a saludarme?- me dijo Sirius.
Cuando pasa un tiempo sin vernos, me da algo de vergüenza estar con él nuevamente. - Hola Sirius, gracias por invitarme.- me comporto como una tonta.
- Sabes que siempre tienes las puertas abiertas de mi casa.- me respondió abrazándome. ¿por qué es tan encantador?
- Gracias.- le dije sonrojada.
- Haz crecido en estos meses.-
- Solo unos centímetros.-
- Tú abuelo vendrá a la hora de cenar, me pidió que mientras tanto te cuide.-
- ¿Por qué todos dicen que me cuide?- pregunté molesta y sin darme cuenta.
- ¿Todos? ¿de quién estas hablando?-
- Malfoy.- dijo Harry.- La tiene en la mira.-
No debí decírselo a los chicos. La cara de Sirius cambió rápidamente al escuchar ese nombre.
- No debes estar cerca de ese sujeto.-
- Es mi profesor, yo no elegí estar cerca de él, entre más lejos esté, mejor.- Eso creo.
- ¿Qué te dijo? ¿te lastimó?-
- Nada, no me dijo nada, solo se burla de mí en las clases, eso es todo.- ¿Cómo le voy a decir que me preguntó si me iba a comprometer con él?
- Ari ven, estas cansada, te llevaré a tu habitación.- me dijo Tonks, es una genia, siempre me salva.
- Gracias Tonks, no me sentía muy cómoda con esa conversación.-
- Me debes una ¿qué querías contarme?-
- Sobre Malfoy.-
- Lo he visto un par de veces pero solo sé, lo que me han dicho de él ¿qué sucede?-
- Me preguntó si iba a comprometerme con Sirius, dijo que lo escuchó.-
- ¿Eso te preguntó?-
- En realidad primero me preguntó con quien pasaría la vacaciones.-
- ¿Qué le respondiste?-
- Que estaría con mi abuelo y mis amigos, y ahí fue que preguntó por Sirius y también … me dijo que me cuidara.-
- Debes tener cuidado, sabes que es un mortífago, probablemente quiera sacarte información sobre la orden.-
- Pero yo no sé nada de lo que ustedes hacen, tampoco los chicos tienen idea, aunque algunos han querido averiguar.-
- Aún así, cada uno de ustedes son un posible blanco para los mortífagos ¿él te agrada?-
- ¿Sirius?-
- No tonta, Malfoy.-
- Yo … hay veces que sí pero por lo general no lo soporto.-
- Trata de mantenerte alejada, no vallas a encariñarte con ese sujeto.-
- Es mi profesor y siempre se esta burlando de mí.-
- Es solo un consejo.-

Por la noche, la cena con todos los miembros fue lo más cercano a una familia para mi. A la mañana siguiente nos pusimos a jugar a las escondidas, idea de la Señora Weasley que tenía miedo que tiráramos Grimauld Place en un ataque de aburrimiento. Aunque somos bastantes grandes para esto, no podemos negar que nos divertimos, incluso Sirius, Remus y Tonks se nos unieron, de hecho a Sirius le tocó buscarnos. Yo me escondí en el ático, dentro de un armario pero no fue una buena idea, esto esta lleno de telas de arañas, parece que hace unos cien años que no limpian por aquí y solo espero que no se me aparezca una.
- TE ENCONTRÉ.- Gritó Sirius abriendo la puerta del armario y casi ocasionándome un paro cardiaco.
- Me asustaste.-
- Lo siento, vaya lugar que escogiste. Ven, dame la mano te ayudaré a salir.-
- Gracias, ¿a quien más encontraste? ¿no me digas que soy la primera?-
- No, ya encontré a Harry y a Ron pero en realidad te buscaba a vos.-
- ¿A mí?-
- Te extrañé. Tenía muchas ganas de verte y ayer casi no pudimos hablar, te sentí algo alejada.-
- Ya también quería verte, ayer solo estaba muy cansada.- le respondí y se acercó a mí, estuvo a punto de besarme pero retiré mi rostro en ese momento. Siempre soñé con esto pero no sé porque no pude evitar pensar en Malfoy, me estoy volviendo loca, ese sujeto ya me trastorno.
- Lo siento yo …-
- Sirius yo no …-
- Creo que te malinterprete, te pido disculpas.-
- Sirius no, es solo que en este momento estoy un poco confundida.-
- Creo que espere demasiado para decirte lo que siento ¿estas enamorada de otro?-
Bueno no sé exactamente si estoy enamorada de …
- Yo …-
- Padrino ¿encontraste a alguien?-
Salvada por la campana.
- Harry estamos aquí.-
- Ari, veo que te encontró.-
- Sí, creí que nadie vendría por aquí.-
- Vamos, todavía falta el resto.- dijo Harry llevándome con él. Nos quedamos en la cocina junto con Ron mientras uno a uno iban llegando. no puedo evitar sentirme como una idiota, Sirius estuvo a punto de besarme y lo rechacé. ¿Por qué demonios hice eso? ¿Por qué pensé en Malfoy?.
El resto de los días, las cosas siguieron con normalidad entre Sirius y yo. Los chicos siempre se burlan de nosotros porque dicen que parecemos siameses ya que siempre estamos abrazados, pero es algo que no podemos evitar. Él no ha tratado de besarme nuevamente ni me ha dicho nada de lo que sucedió y yo ni siquiera se lo he dicho a Tonks. Esta noche es navidad y la Señora Weasley ha estado preparando la cena con la ayuda de Remus que es un excelente cocinero, lo malo es que sólo nos queda una semana de vacaciones.
- Hola preciosa.- Dijo Sirius entrando en mi habitación.
- Hola Sirius.-
- ¿Por qué pasas tanto tiempo aquí? ¿Me estas evitando?-
- No seas tonto ¿por qué habría de evitarte? Tengo mucha tarea y no logro terminarla, Hermy ya la hizo y los chicos se la copiaron.-
- ¿Quieres que te ayude?-
- Si te acuerdas de algo …-
- ¿Qué estas estudiando?-
- Defensa contra las Artes Oscuras.- Le respondí entregándole las preguntas.
- Pero esto son hechizos de Artes Oscuras.- Gruñó.
 Sí, Malfoy dijo que el primer semestre aprenderemos Artes Oscuras y luego Defensa.-
- ¡Ese maldito de Malfoy!- Exclamó. Me da la impresión que Sirius lo odia, pero no entiendo porque.
- ¿Conoces alguna respuesta?-
- ¿Te has olvidado a qué familia pertenezco? Crecí aprendiendo todas estas porquerías y no me gusta que vos tengas que estudiarlas.-
- No tengo opción, son deberes que tengo que hacer pero a mí no me gustan.-
- Eso es obvio, eres demasiado dulce como para involucrarte con estas cosas.- Me respondió acariciando mi rostro. Con sus dedos recorrió suavemente mis labios, al tiempo que se acercaba lentamente. Esta vez no voy a rechazarlo. Cuando nuestros labios estuvieron a punto de encontrarse Tonks entró en la habitación.
- Lo siento, sólo quería decirles que la cena esta lista.- Exclamó avergonzada. Al parecer no estamos destinados a besarnos.
- Esta bien, vamos.- Respondió Sirius realmente molesto. Los tres bajamos hasta la cocina verdaderamente incómodos sin decir una palabra.
La cena estuvo deliciosa y los festejos se extendieron hasta la madrugada pero no tuve oportunidad de estar nuevamente a solas con Sirius, al parecer todos se las ingeniaron para mantenernos separados. ¿Será el destino?
Cuando nos acostamos a dormir …
- No quise interrumpirlos.-
- No te preocupes Tonks.-
- Te iba a besar, él siempre te gusto.-
- Sí pero no era la primera vez que pasó.-
- ¿Ya te besó? ¿Por qué no me lo dijiste?-
- Aún no me besó. El día de las escondidas, también estuvo a punto pero … le corrí el rostro.-
- ¿Te dio vergüenza?-
- En realidad … estoy algo confundida, en ese momento pensé en otra persona.-
- ¿En quién? ¿Harry?-
- No, Harry es mi amigo. Sí te lo cuento, tienes que prometer que no se lo dirás a nadie.-
- Sabes bien que puedes confiar en mi.-
- Lo sé, es solo que estoy … no me entiendo …  no puedo dejar de pensar en … Malfoy.-
- Pequeña, te lo advertí.-
- Lo sé, pero no puedo evitarlo. Aunque me trata mal … hay veces que me mira … no sé.-
- Lo he visto y es muy atractivo pero recuerda que lo que tiene de lindo lo tiene de malvado.-
- No le digas a mi abuelo, si lo supiera lo mandaría a Azkaban, solo por las dudas.-
- Te prometí que no lo diría pero a cambio debes prometerme que me dirás todo lo que ocurra entre ustedes.-
- Es mi profesor y un mortífago, jamás podría sentir algo por mí, a demás de profundo desprecio.-
- Quizás, pero uno nunca sabe.-

Por la mañana, los gritos de Ron hicieron que me cayera de la cama.
- ¡NAVIDAD! ¡REGALOS!- Gritaba el pelirrojo mientras bajaba las escaleras.
Debajo del árbol había una gran cantidad de regalos, de todos los tamaños, formas y colores. Cada cuál separó su pila y los envoltorios volaban por los aires. Fui abriendo uno por uno, hasta que encontré una cajita dirigida a mí pero sin decir quién la enviaba.
- ¿Qué sucede?- Me preguntó Sirius que estaba a mi lado.
- Es para mi pero no dice quién la envía.-
- Déjame verla.-
- Sirius ten cuidado, puede ser de algún mortífago.- Dijo Remus y en ese momento recordé la advertencia de Malfoy.
- No la abras.- Le dije a Sirius.
- No te preocupes, sé manejar estas cosas, retírate un poco.-
- Sirius pero …-
- Estaré bien.- Me respondió acariciando mi rostro.
Sí algo le pasa por mi culpa, me muero. Abrió la caja y en su interior había un hermoso collar con un dije en forma de corazón. Era una piedra de color azul que parecía contener en el centro miles de estrellas.
- ¡Es hermoso!- Exclamó Ginny.
- Debe valer una fortuna.- Dijo Ron.
- Ariadna no lo uses hasta que Moody lo revise.- Sentenció mi abuelo.
- De acuerdo.-
- Me parece familiar.- Dijo Hermi.
- ¿Lo conoces?- Le pregunté.
- Eso creo, ya regreso.- Me respondió y subió corriendo las escaleras.
- De seguro que va a ver un libro.- Dijo Ron.
La caja fue puesta en un lugar seguro hasta que Moody la vea cuando venga al medio día. Seguí abriendo el resto de los regalos, pero esta vez en los brazos de Sirius, que había adoptado una actitud protectora. Unos minutos después, Hermione bajo gritando por las escaleras.

Nota de la autora.

Aquí termina este tercer capítulo.
¿Qué sucede entre Lu y Ariadna?
¿Qué será el collar?
¿Quién lo habrá enviado?

Gracias Lady Drakos, aquí te dejo el tercer capí espero que lo disfrutes y besitos. sobre la versión 1 de Sele y Sev ... estoy carente de ideas de como seguirla, espero que me venga una rafaga de inspiración muy prontito. la segunda versión la actualizo la semana que viene.


Tags: fics, lucius malfoy, drama, romance

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.