Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2008

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)


Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.


Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 20: La casa de los Mafdet.

Enterarse de todas esas cosas, ocasionaron que Selena entrara en Shock. Toda su vida no era lo que creía, siempre había pertenecido al mundo mágico y el hombre al cual consideraba ahora su familia era el responsable de la muerte de sus padres. La morocha miraba al adulto que seguía llorando y extendiendo su varita, pidiéndole que acabe con él. ¿Qué debería hacer? Parecía algo tan simple tomar la varita y asesinarlo pero … a pesar de todo, sentía algo muy fuerte por Lucius, algo que en estos momentos deseaba no sentir. Una parte de ella quería tranquilizarlo y decirle que todo estaría bien, pero también quería hacerlo pagar por su crimen.
“No puedo lastimarlo … aún es mi familia, ¿Y cómo podría matar al padre de Draco?” Pensaba la muchacha completamente confundida, hasta que recordó todas las veces que había tratado de que Lucius le dijera la verdad. Él siempre le había dicho que en cuanto lo supiera, jamás podría perdonarlo y ella le respondía que no había nada que pudiera ocasionar que dejara de quererlo, aún así, Malfoy sabía que probablemente eso ocurriría.
- No voy a matarte, de lo contrario sería igual a ti y no quiero.- Sentenció Selena apartando la varita del adulto.
- Selena …- Pronunció el rubio tratando de acercársele, la necesitaba tanto que sentía que se estaba muriendo, por no poder tenerla a su lado.
- No te acerques.- Dijo la morocha alejándose. Nuevamente lo había rechazado, y Lucius creía que se moriría en ese momento del dolor que sentía.
- Prefiero la muerte antes que tu despreció.- Exclamó el adulto.
- No fue, lo que le dijiste a mi madre.- Respondió la muchacha hiriéndolo aún más.
- Selena … acaba conmigo, te lo suplicó.- Le pidió Malfoy sujetándola fuertemente y Selena pudo sentir su dolor. Un Dolor que destruía su alma y su corazón, era como un agujero negro que te devoraba y solo dejaba la oscuridad. No era el dolor por haber asesinado a la mujer que una vez amo, lo que estaba destruyendo al adulto, era el dolor por la mirada y el despreció de Selena. Se había enamorado perdidamente de esa niña, de su calidez, de sus caricias, de esos abrazos que lo hacían sentir vivo y amado. Sin embargo, había perdido todo eso, incluso antes de tenerlos, los perdió en el momento en que acabó con los Mafdet. Sentía que no quedaba nada por lo que valiera la pena vivir, ni siquiera por Draco. Su hijo estaría mucho mejor si él desapareciera. Sí la morocha no lo mataba, él se suicidaría, ya lo había decidido.
- ¡Eres un imbécil!- Exclamó la muchacha al darse cuenta lo que el adulto pensaba.
- Selena … llamaré a Severus para que venga a buscarte, no … pienses más en mi, olvídame para siempre.-
- ¿Y cómo su supone que haré eso? ¿No lo entiendes? Te quiero y no puedo soportar todo esto, no lo entiendo.- Respondió llorando y lo abrazó, lo abrazó tan fuerte porque ella también lo necesitaba. Lucius era su familia, desde que lo conoció él no había hecho otra cosa que tratar de protegerla y hacerla feliz. Era la única persona que había sido constante en su vida desde que sus padres la echaran. En ningún momento, él la había tratado mal, todo lo contrarío, estaba dispuesto a todo por cuidarla.
- Pequeña … lo siento tanto, si pudiera cambiar todo …-
- Lo sé.- Lo interrumpió aún en sus brazos. No podía odiarlo por asesinar a una familia que ella no recordaba como propia. Sabía que el castigo de Lucius era tener que vivir con esos recuerdos y el dolor de saber todo el mal que había causado, pero no podía agregarle aún más dolor, no podía despreciarlo o abandonarlo.
- ¿Qué sucederá ahora? ¿Te irás con Severus?-
- No, a menos, que tu quieras que me valla.-
- Sabes que te deseo a mi lado.-
Selena acarició el rostro del adulto, secándole las lágrimas. - Voy a necesitar tiempo para … que todo regrese a la normalidad. Son muchas las cosas que no entiendo y también siento un gran dolor. No solo por la familia que no conocí sino también … por el hecho que vos estés involucrado. Preferiría no haberme enterado nunca de nada.-
- Mi amor … te prometo que voy a cuidarte y protegerte por el resto de mi vida, desearía poder borrar todo el dolor que te estoy causando. Desearía jamás haber nacid …-
- No lo digas. Lo que has hecho en tu pasado son cosas terribles pero lo que importa, es lo que harás ahora para tratar de compensarlas. No sirve de nada desear que esas cosas no hubieran sucedido, lo hecho, hecho está y siempre será así.-
Estaba amaneciendo y Selena seguía en los brazos del adulto, era extraño pero a pesar de todo se sentía reconfortada por estar a su lado. No sabía como explicar las sensaciones que él despertaba en ella, sabía que debería odiarlo pero lo que sentía estaba muy alejado de eso. No entendía porque sentía tanto cariño por él, un cariño tan inmenso que había hecho que lo perdonara, aunque aún no estaba lista para decírselo.
 - Padre, Selena …- Exclamó Draco entrando en la habitación y observándolos. Ambos estaban abrazados y sus ojos hinchados. - ¿Qué sucede?-
- Sólo tuve una pesadilla. No te preocupes, todo esta bien.- Se apresuró a decir Selena.
- ¿Por qué están llorando?-
- Te dije que fue una pesadilla.-
- Deberías practicar más, para mentir. Los dos estaban llorando ¿Por qué no me dicen que ocurre?-
- Draco … Ven, acércate.- Sentenció Lucius y su hijo le obedeció, se sentó en la cama junto a ellos y escuchó atentamente la explicación que su padre le dio.
- ¿Cómo pudiste? ¿la habrías asesinado también a ella si la hubieras encontrado?- Exclamó el joven rubio, saber lo que su padre le había hecho a la familia de Selena lo llenó de rabia y bronca. No podía ni imaginar lo que su hermana sentía en esos momentos.
- Draco …- Dijo la morocha abrazándolo. - Ya basta, no sigas.-
- Pero él …-
- Lo que hizo tu papá en el pasado, ahora no importa. Nos quiere y no deseo que por mi culpa te enojes con él. ¿Entendido?-
- Selena, mi hijo tiene toda la razón del mundo para odiarme, al igual que vos.-
- No te odio, a esta altura ya deberías saberlo.- Respondió la morocha abrazándolo.
Draco trató de asimilar lo sucedido pero seguía sintiendo cierto desprecio por su padre. Él también necesitaría tiempo para aceptar los crímenes que Lucius había cometido. Ahora, ya no le parecía, que ser un mortífago era algo en lo que deseaba convertirse. Comprendió que esas personas habían sido unos criminales, asesinos y violadores, que destruyeron la vida de muchas personas y de sus familias.
El desayuno fue bastante sombrío, las heridas recientemente abiertas le dolían demasiado a cada miembro de la familia.
- Debo llevarte a tu casa.- Interrumpió de pronto el silencio Malfoy, mirando a la morocha.
- ¿Mi casa?-
- El jardín al que siempre te he llevado pertenece a tu familia, jamás he podido volver a entrar en esa casa, un hechizo muy poderoso se levantó luego de que …-
- Entiendo, no tenemos que ir hoy.-
- Creo que es lo mejor.-
- Esta bien.-
- Yo también iré.- Sentenció Draco.
- De acuerdo.- Dijo Lucius extendiendo su mano a la morocha pero luego se arrepintió, no estaba seguro de que ella quisiera tocarlo nuevamente, la estaba bajando cuando ella la tomó. Draco agarró la capa de su padre y los tres se aparecieron en el jardín de los Mafdet. El joven rubio se quedó asombrado al ver los terrenos, ese jardín era unas cinco veces más grande que el suyo y definitivamente la mansión Mafdet era mucho mayor que la mansión Malfoy.
- ¿Cómo entraremos?- Preguntó la muchacha sin soltar la mano del adulto.
- Se supone que el hechizo se desvanecerá cuando el heredero de los Mafdet toque con su varita la puerta principal. Así es, con la mayoría de las casas de las familias de sangre pura.-
Se acercaron lentamente hasta la enorme puerta principal, estaba hecha en madera oscura, hermosamente tallada con dibujos de rosas y dragones. Selena sacó su varita algo insegura, deseaba que nada ocurriera al tocar la puerta porque de ese modo, las cosas horribles que había visto hacer a Lucius no tendrían nada que ver con ella. Pero un haz de luz celeste brilló ante ellos, perduró por unos segundos y luego desapareció. El chirrido de la puerta al abrirse les taladro los tímpanos. Entraron lentamente, primero la morocha y detrás suyo Lucius ya que seguían tomados de las manos, Draco entró a lo último. El lugar lejos de ser sombrío, húmedo y frío como cabría de esperar luego de tantos años de desocupación, estaba muy iluminado, se sentía el perfumen de unas flores y la chimenea estaba encendida. Selena retrocedió confundida y algo asustada, reconocía el lugar pero solo porque lo había visto en esas imágenes que el boggart le había hecho ver. Malfoy se colocó delante suyo y siguieron caminando.
- ¡ASESINO! ¡FUERA DE AQUÍ!- Gritó un viejo elfo al verlo. Más elfos aparecieron unos segundos después, parecía que estaban a punto de realizar un hechizo en contra de Lucius cuando Selena se interpuso.
- ¡NO LE HAGAN DAÑO!- Exclamó la morocha y los elfos al verla estallaron en llanto.
- ¡NIÑA! ¡NIÑA SELENA! ¡AMITA!- Chillaban los elfos corriendo hacia ella.
 -¡NOSOTROS LA PROTEJEREMOS DE ESE ASESINO!- Gritó el elfo más viejo. Pero para sorpresa del elfo, Selena abrazó a Lucius.
- ¿Amita? Ese es el asesino de su familia, aléjese de él o va a lastimarla.-
- Lucius me ha estado cuidando todo este tiempo, es muy importante para mi y lo quiero mucho. No deseo que lo lastimen, por favor.-
- Si la amita no quiere que lo lastimemos, los elfos de los Mafdet no lo harán.- Sentenció el viejo elfo. Luego del alboroto, los tres Malfoy y los siete elfos se sentaron a hablar. - Mi nombre es Rogu, de seguro la amita no me recuerda, era muy pequeña cuando los amos la escondieron.-
- ¿No estaba aquí cuándo …?-
- No amita, su padre junto con el señor Dumbledore la escondieron entre los muggles, así estaría a salvo. El señor Dumbledore le prometió a sus padres que cuando llegara el momento adecuado, usted regresaría.-
- ¿Dumbledore? - Preguntó Lucius.
El viejo elfo lo miró con mala cara. - El señor Dumbledore fue el primero en llegar luego de que usted y los otros mortífagos acabarán con mis amos, el señor Dumbledore me pidió que le entregara mis recuerdos de lo sucedido esa noche para que la amita supiera la verdad.-
- ¡ESE MALDITO VIEJO! - Bramó Lucius. - Sabía que no había ningún bebé en esta casa, por eso no entendía porque tenías esos recuerdos.-
- Quiero que Severus esté aquí.- Sentenció la morocha.
- Iré a buscarlo.- Dijo Lucius.
- ¡Amita! Runy traerá a cualquier persona que usted quiera.- Dijo el más pequeño de los elfos.
- ¿Podrías buscar a una persona llamada Severus Snape?-
- Runy ya regresa.- Sentenció el pequeño elfo y se desapareció. Un minuto más tarde regresó junto con un muy sorprendido Severus. En poco tiempo, los Malfoy pusieron al día a Snape de todo lo ocurrido. El morocho se acercó a Selena y la abrazó con todas sus fuerzas.
- ¿Te encuentras bien?-
- Más o menos. Yo … estoy muy confundida.-
- Debí decirte todo, yo también sabía lo que ocurría.-
- Entiendo porque no me lo contaste. Ahora eso ya no importa. Quiero que estés aquí para que sepas todo.-
- No voy a irme a ningún lado, me quedaré contigo amor.-
- ¿Por qué me escondieron?- Preguntó la morocha a Rogu.
- La amita es la última de los Mafdet y también es la última descendiente de los Rose por parte de su madre.-
- ¿Y eso qué quiere decir?-
- Se trata de la leyenda del Dragón blanco. Según cuenta la leyenda, los dragones blanco son seres con increíbles poderes mágicos. Su naturaleza es amable y poseen un corazón puro. A demás se dice que tienen la habilidad de transformarse en humanos. Hace muchos años, existió un dragón blanco que se enamoró de una joven bruja, su tátara tátara abuela. A pesar de sus diferencias, la joven también se enamoró, pero sus padres no podían permitir semejante unión y arreglaron todo para que la joven hechicera no volviera a ver a su amado. Antes de que eso sucediera, ambos enamorados se vieron por última vez. El dragón blanco le juró amor eterno a la joven bruja y sellaron su amor en la cueva del dragón. Le prometió que a partir de ese momento, él protegería con su magia a cada uno de sus descendientes. Acto seguido, se arrancó el corazón y se lo entregó a su amada. Ella se lo dio a Olivander, el fabricante de varitas, para que realizara todas las varitas que pudiera.-
- Es verdad, Olivander nos contó algo similar, el día que compré mi varita.- Sentenció Selena.
- Nos dijo que, desde tiempos remotos todos los descendientes de los Rose, han sido elegidos por las varitas con núcleo de fibra del corazón de un dragón blanco.- Explicó Severus.
- Según contaba mi ama, el verdadero poder de las varitas del dragón blanco, sólo podía ser liberado cuando su dueño encontrara a su alma gemela. Por eso mi ama no pudo evitar lo que sucedió. Aunque mis amos se querían mucho, su unión fue arreglada por sus padres, ellos no eran almas gemelas. Sus padres estaban seguros de que usted probablemente pudiera encontrar a su alma gemela, el señor Dumbledore creyó que podría tratarse del niño que hizo desaparecer al innombrable.-
- ¡SELENA NO ES EL ALMA GEMELA DE POTTER!- Bramó Severus.
- Eso es lo que trama este viejo, usar a Potter y a Selena en contra del señor oscuro.- Dijo Lucius.
- No puedo creer que Albus sea capaz de planear algo así.-
- No seas ingenuo, si fue capaz de introducir en Selena esos recuerdos, es probable que se atreva a realizar cualquier cosa.-
- ¿Cómo supieron mis padres que el innombrable iba a venir por ellos?-
- Su tío, Evan Rosier era un mortífago. Le avisó a mi ama que iban a venir a buscarlos si no se unían a ellos. Su padre decidió que lo mejor era esconderla y por eso le pidió ayuda al señor Dumbledore. Luego nos ordenaron que nos escondiéramos en el sótano si algo raro sucediera y que solo salgamos cuando hubiera silencio en la casa. También nos ordenaron que siempre mantengamos la casa para cuando usted regresara.-
- ¿Puedo recorrer la casa?-
- Por supuesto amita, este es su hogar.-
- ¿Quieres que te acompañé?- Preguntó Severus.
- Me gustaría que sea Draco, el que me acompañe.- Dijo la morocha. Deseaba conocer su hogar pero acompañada de alguien que no tuviera ninguna relación con su pasado y con los mortífagos.
- Esta bien.- Respondió Snape. No pudo evitar preocuparse por el hecho que lo rechazara, quizás estaba enojada con él por ocultarle todo, o aún peor … lo estaba rechazando por haber sido un mortífago.
- ¿Quieres ir a hora?- Preguntó Draco.
- Sí ¿no te molesta tener que acompañarme?-
- Tonta, soy tu hermano. Claro que no me molesta, vamos.- sentenció Draco ofreciéndole su mano.
- ¡Amita! Runy le enseñara la casa.-
- Gracias Runy.- Dijo la morocha, siguiendo al pequeño elfo. Salieron del salón principal hacia una enorme galería, con gigantescos ventanales por donde entraba la calida luz del sol y se podía ver el hermoso jardín.
- ¿Por qué no aceptaste la compañía de Snape?-
- No lo sé. Solo quería que me acompañe alguien que no tuviera nada que ver con las cosas que sucedieron en este lugar.-
- Snape no participó.-
- Es verdad, pero él … era uno de ellos.-
- Selena … ¿Te vas a alejar de nosotros? Se que probablemente, en estos momentos odies a mi padre más que a nadie en este mundo y que lo último que deseas es vivir con nosotros pero …-
- No voy a irme, ya se lo dije a Lucius. No lo odio, pero me duele mucho todo lo que ha hecho. A pesar de todo, lo sigo considerando mi familia. Creo que me estoy volviendo loca.-
- No puedo ni imaginarme lo que debes estar sufriendo por su culpa.-
- Él hizo cosas terribles, a mi madre y a muchas otras personas pero no todo es su culpa. Se unió a los mortífagos porque su padre lo obligó y sé que no podía negarse a cumplir las ordenes que ese sujeto le daba o de lo contrarío lo asesinarían a él, a tu mamá y a vos. Sé que no es excusa pero …- Dijo la morocha, cuando llegaron a la habitación en donde vio a Lucius violar a su madre.
- ¿Qué ocurre?-
- Aquí es donde murió la señora. La torturaron y la violaron hasta matarla.- Dijo el pequeño elfo. - Rogu nos lo contó. Esos sujetos se la fueron turnando.-
- ¿Es lo que veías en esas imágenes?- Selena asintió y Draco la abrazó. - ¿Quieres que descansemos?-
- Creo que sí.-
- Ven, sentémonos ahí.- Dijo el rubio señalando un banco cercano.
- Runy … podrías cerrar esa habitación, no deseo volver a verla.-
- Sí amita, Runy la cierra y ya no podrá abrirla.-
- Gracias.-
- Sele, estas muy pálida.-
- No me siento bien.-
- ¡Elfo! Ve por Snape.-
- Runy solo obedece a la amita, usted no es nadie.-
- Hazme caso o verás de lo que puedo ser capaz.-
- ¡Draco! No te comportes así. Runy, por favor busca a Severus y a Lucius.-
- Sí amita, Runy ya regresa.- Dijo el elfo y se desvaneció.

Nota de la autora:

¿Qué opinan de este nuevo capítulo?
¿Quién será el alma gemela de Sele?
¿Hizo bien Sele en “perdonar” a Lu?
¿Qué planea Dumbledore?

Muchas gracia por sus comentarios a Jenna-chan y a Lady Drakos, espero que este capítulo les guste.

 


Tags: fics. Severus snape, Lucius Malfoy, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:23  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 25 de noviembre de 2008 | 19:18
Por muy buena que sea una persona, te parece que alguien perdone tan f?cilmente a una persona que mat? a su familia? Sobre todo de la manera en que se relata que los mataron? Me parece muy r?pido el perd?n. De todas maneras te felicito por la imaginaci?n y forma de narraci?n de todos los cap?tulos escritos hasta aqu?. Saludos, Alicia.
Publicado por kia
Martes, 09 de diciembre de 2008 | 17:59
ola..
me enkanto..!Flash
y si, sele .. perdona muy rapido..
pero.. esta interesante.. kisiera.. leer-- lo k' sigue despues..de esto..
creeme.. tienes.. una graaannn.. imaginacion..Rebotado
me enkanto..
definitivamente.. te pongo un 10..
haaa...
esto.. te lo digo sinceramente.. ok..
nos vemos.. continua a si..
que hay muxas.. personas.. como yo.. que les interesa.. seguir leyendo.. ok..
kuidate..
Muchas risas
Publicado por Invitado
Viernes, 12 de diciembre de 2008 | 17:01
Chica
Publicado por Invitado
Domingo, 18 de enero de 2009 | 22:18
AngelitoChica
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.