Mi?rcoles, 26 de noviembre de 2008

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)


Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.


Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 21: Almas gemelas.


Runy, regresó en poco tiempo junto con los dos adultos y el elfo más viejo.
- Amor ¿Qué te sucede?- Preguntó Severus.
- No me siento bien. Me da vueltas la cabeza.-
- Necesitas descansar.- Sentenció Snape alzándola. -¿Dónde hay una habitación para que descanse?-
- Por aquí, señor.- Indicó Rogu. Lucius y Draco los seguían sin decir nada. Entraron en una enorme habitación, muy soleada y perfumada. El morocho acostó a Selena suavemente y se quedó a su lado. En pocos minutos, la muchacha se había quedado dormida.
- Está agotada mentalmente, necesita descansar.-
- La llevaré de vuelta a la casa.- Sentenció Lucius.
- No, es mejor no moverla. Tenemos que encontrar la forma de retirarle esos recuerdos o podrían matarla.-
- La niña Selena, es nuestra ama, debe vivir en la mansión Mafdet.- Sentenció Rogu.
- Selena va a regresar a nuestra casa.- Lo desafío Draco.
- Silencio.- Siseó Severus. - No es momento de ponerse a discutir, van a despertarla.-
- Nos quedaremos aquí, hasta que ella pueda moverse.- Dijo Lucius.
- Usted, no es bienvenido en la mansión Mafdet.-
- No voy a dejarla.-
- Lo hará, si quiere vivir.-
- Pequeña sabandija, ¿Me estás amenazando?- Gruñó Lucius.
- Solo le informo los hecho.-
- ¿Qué quieres decir?-
- En la mansión Mafdet, existen varios hechizos latentes. Uno de ellos fue creado para destruir a los asesinos de mis amos, por si algún día usted y sus compañeros regresaban. La única que puede retirar ese hechizo, es la niña Selena, pero dado que en estos momentos no se encuentra bien, el hechizo comenzará a actuar.-
- ¿Y cuando ibas a informarlo?-
- Mientras ella estuviera despierta y con usted, no habría problemas pero ahora …-
- Lucius, es mejor que te retires.- Sentenció Severus.
- No me voy sin ella.-
- De nada sirve que te quedes aquí y mueras. Cuando Selena despierte, te llamaré.-
Lucius se desvaneció con un estruendo y pronunciando blasfemias. Draco por su parte, decidió quedarse. Rogu le aseguró que el hechizo no lo afectaría  y dado que no quería abandonar a su hermana, también se quedó a su lado.
- ¿Se va a poner bien?-
- Sí, una vez que logremos retirarle, esos recuerdos que no le pertenecen.- Respondió Severus.
- ¿Qué hará con ese viejo?-
- No lo sé, por lo pronto, hay que mantenerlo alejado de Selena.-
- ¿Creé qué Sele y … Potter sean almas gemelas?-
La mirada asesina de Snape, le hizo comprender a Draco, que no debió formular esa pregunta. Sin embargo, Severus no había podido dejar de pensar en esa probabilidad. Era lo único que le faltaba, para que su vida fuera completamente un infierno, perder a esa niña por un Potter. “¿Qué demonios tienen los Potter? Primero Lily y ahora  … Selena.” Pensaba el morocho, mientras acariciaba suavemente el rostro de la muchacha.
- ¿Te dijo por qué no quiso mi compañía?-
- No quería que la acompañara alguien que … tuviera que ver con lo sucedido en este lugar.-
- Yo no …-
- Lo sabe, pero usted también es …-
- Un mortífago.- Sentenció Severus.
Draco asintió. Miles de pensamientos daban vueltas en la cabeza del profesor de pociones. Tal como lo había imaginado, tarde o temprano, esa muchacha lo rechazaría por su pasado. Era tiempo de que sus crímenes le pasaran la factura y de la peor forma … arrebatándole el amor, de la persona a la que más necesitaba en este mundo.
- Quédate con ella, debo investigar algunas cosas.- Ordenó Snape.
- No tiene que ordenármelo, ella es mi hermana y voy a cuidarla.-
- Ella no es tu hermana y te aconsejo que no te encariñes demasiado, probablemente … pronto se alejará de nosotros.- Sentenció Snape.
- Yo no le hice nada.-
- No, pero tu padre sí ¿Cuánto tiempo crees que pueda soportar seguir viéndolos? Tú eres un calco de tu padre, al verte a ti, lo verá a él.- Dijo Severus y se desvaneció, dejando a Draco completamente preocupado por perder a su hermana. Un rato más tarde, la morocha despertó al escuchar un sollozo.
- ¿Draco? ¿Qué te ocurre?-
- ¡Sele! Despertaste.-
- ¿Por qué estas llorando?-
- No es nada, no te preocupes.-
- Tu no eres de lloras por nada, si lo haces es porque algo te sucede. ¿Por qué no quieres decírmelo?-
- Me parezco mucho a él ¿verdad?-
- ¿A quién?-
- A mi padre y por eso … tampoco querrás estar conmigo.-
- ¿De qué estas hablando?- Preguntó la muchacha, cuando Draco la abrazó y comenzó a llorar más fuerte.
- No te vallas, no me dejes solo.-
- Draco, tranquilo. No voy a irme a ningún lado, solo estoy cansada. No voy a morirme ¿eso es en lo que pensabas?-
- No, vas a quedarte aquí y no regresaras a casa conmigo, porque odias a mi padre y yo te lo recuerdo.-
- ¿De dónde sacaste ese disparate?-
- Snape … cree que vas a alejarte de nosotros.-
- ¿Severus te dijo eso? ¿Cree que voy a dejarlos?-
- Sí.-
- ¿Por qué piensa eso? ¿Le dijiste algo?-
- Me preguntó porque no quisiste su compañía, no sabía que no debería decirlo, lo siento.-
- Esta bien, tranquilo. ¿Dónde está Severus? ¿Y Lucius?-
- Mi padre … no puede permanecer en la casa, hay un hechizo que esta diseñado para matarlo. Solo puede quedarse cuando vos estas despierta y cerca de él. Snape se fue, dijo que tenía que investigar algo.-
- ¿Tienes el comunicador?-
- Si ¿lo quieres?-
- Si, préstamelo.- Selena tomó el comunicador y lo accionó.- ¡Lu!- Dijo la morocha sonriendo, cuando el rostro de Malfoy apareció en el comunicador.
- ¡Mi amor! ¿Te encuentras bien?-
- Sí, ya desperté. Puedes venir, si quieres.-
- Sabes que si. Ahora voy.-
- Espera, trae a Onix contigo.-
- De acuerdo.- Sentenció Lucius.
- ¿Onix? ¿Vas a quedarte aquí?- Preguntó Draco muy preocupado.
- Solo por un tiempo, pero ustedes también pueden quedarse.-
- ¿Por qué no quieres regresar?-
- Estoy mareada y no quiero tener que aparecerme.-
- ¿Es por eso?-
- Sí, no seas tan desconfiado.-
- ¡Mi amor!- Dijo Lucius cuando se apareció. Iba a acercarse a ella pero se frenó. - Te traje a Onix.- Agregó bajando al pequeño Kneazle.
- ¡Onix!- Exclamó la morocha, cuando el Kneazle saltó a la cama. - ¡Hola pequeño travieso! ¿Te has portado bien?-
- ¿Y Severus?-
- Se fue, dijo que tenía que investigar algo.- Explicó Draco. Su padre lo miró y el muchacho entendió. - Voy a buscar algo para que puedas tomar y comer.- Dijo mirando a Selena.
- Sí, gracias Draco, me muero de hambre.- Dijo la morocha y el pequeño rubio se retiró.
- ¿Te sientes mejor?-
- Sí un poco, pero todavía estoy mareada. ¿Por qué … no te acercas?-
- No sabía si querías que yo …-
- No quiero que te alejes.- Dijo la muchacha y extendió sus brazos para que el adulto se acercara.
- Pequeña …- Respondió Lucius abrazándola. - No quería irme y dejarte pero …-
- Lo sé, Draco me lo contó. ¿Sabes cómo puedo retirar ese hechizo?-
- No, pero es mejor que no intentes nada.-
- ¿Por qué no quieres que lo quite?-
- Necesitas descansar.-
- Lucius … no voy a dejarte.-
- Pequeña … lo estuve pensando y …-
- ¿Ya no me quieres?-
- Mi amor, nunca dejaré de quererte. No merezco que sigas a mi lado, por eso … entiendo si quieres quedarte aquí.-
- Eres mi familia, no quiero alejarme, quiero estar contigo, con Draco y con Severus. No quiero perderlos por cosas que sucedieron en el pasado.-
- Esta bien, tranquila. Ya no llores, encontraremos la forma de seguir adelante. Lo prometo.-
- Lucius … te quiero.-
- Pequeña … yo también te quiero.-
- ¡Ama!-
- Rogu, ¿Qué sucede?-
- Desea algo para almorzar.-
- Sí, podrías prepararnos algo.-
- ¿Para cuántas personas?-
- Para Lu, para Draco, para Severus y para mi.-
- ¿El … señor se quedará a comer?- Preguntó el elfo, mirando con despreció a Lucius.
- Sí, Rogu. Él es ahora mi familia.-
- Es el asesino de su familia  ¿Cómo puede considerarlo su familia? Amita este sujeto le ha lavado el cerebro.-
- ¡ROGU! No hables así de él, sino deseas que Lucius se quedé, entonces yo también me iré.-
- Perdone mi insolencia amita, Rogu irá a castigarse.-
- No tienes que hacerlo, solo no vuelvas a hablar mal de ningún Malfoy.-
- Sí amita, como usted ordene.-
- Rogu, ¿puedes quitar el hechizo que impide que Lucius se quede aquí?-
- Sí amita, Rogu lo quita.- Respondió el elfo gruñendo y chasqueando sus dedos.
- Muchas gracias, Rogu.-
- Rogu irá a preparar el almuerzo, permiso amita.- Dijo el elfo y se desvaneció.
- ¿Crees que en verdad, quitó el hechizo?- Preguntó Selena.
- Los elfos domésticos tienen grandes poderes pero solo pueden usarlos si sus amos se lo ordenan. Probablemente lo haya hecho, eres su ama, no se atrevería a desobedecerte.-
- Sí, pero vos … no le agradas, quizás dijo que lo hizo para que te quedes y …-
- Estaré bien, no te preocupes.-
- ¿Puedes buscar a Severus? Quiero hablar con él.-
- De seguro se fue a su casa. Iré a buscarlo, ya vuelvo.-
- Gracias.-
- Pero quédate en cama, hasta que regresemos ¿De acuerdo?-
- Lo prometo.- Respondió la morocha y Lucius le dio un suave beso en la frente antes de desaparecerse. - Ya puedes salir, la puerta puede sostenerse sola.-
- Lo siento, no quise escuchar.- Respondió Draco.
- Ya veo porque, Severus siempre me esta reprendiendo cuando me encuentra escuchando conversaciones ajenas.-

- ¿Por qué la dejaste sola?- Gruñó Lucius cuando se apareció en Spinner’s end.
- Eso no es asunto tuyo ¿Qué haces aquí?-
- Selena me pidió que te buscara.-
- Iré a verla, esta noche.-
- Ella quiere verte ahora.-
- Tendrá que esperar, no soy su mascota.-
- Eres la persona a la que más ama en este mundo.-
- Lo dudo mucho, ahora si me disculpas estoy ocupado.-
- ¿Haciendo qué? ¿Mirando la tapa de los libros que te sabes de memoria?-
- No sirve, que trates de actuar como si nada hubiera ocurrido.-
- Lo sé, pero es lo que ella desea.-
- ¿Crees que podría perdonar los horrores que hemos cometido? Asesinaste a su familia, ella no te desea a su lado, de seguro esta rezando para que desaparezcas de su vida.-
- Severus, aún no la conoces lo suficientemente bien. Esa niña es especial, sabe lo que he hecho y aún así, me sigue queriendo. No sabe mentir, y sus ojos, son la puerta a su alma y a su corazón, puedes leerlos como si se tratara de un libro abierto. Puedes saber si en verdad te quiere, con solo mirarla y aunque, en estos momentos esta sufriendo, no ha dejado de querernos, ni de mirarnos de forma tierna y dulce. No hagas una estupidez y te alejes de ella, porque piensas que no te quiere o que te rechaza por tu pasado o aún peor, que te estés alejando porque crees que tu pasado se esta repitiendo y vas a perderla por ese muchacho Potter.-
- ¿De qué estas hablando?-
- ¡Vamos Severus! ¿En verdad creíste que no me había dado cuenta? Durante tu primer año, pasabas mucho tiempo con esa tal Evans, una sangre … bueno, tú ya sabes. Luego, poco a poco se fue alejando de ti, hasta que para tu desgracia, terminó siendo la novia y posteriormente la esposa de Potter. La historia no tiene porque repetirse, podemos asegurarnos que no sea así.-
- No voy a dañar a Potter.-
- Severus, tú lo odias. Ese pequeño granuja, representa todo lo que siempre has deseado y no tienes.-
- Aún así … sí es el alma gemela de Selena … no podría interferir, eso la haría sumamente infeliz. Se sentiría incompleta para siempre.-
- Eso no es verdad, te tendría a ti.-
- Sí, un viejo horrible, que tiene la edad para ser su padre.-
- Quizás tengas la edad para serlo, pero no lo eres y definitivamente, ella no te ve de esa forma. Bien, haz lo que quieras. Le diré que ya no la amas y se acabó, no vengas a buscarla nuevamente.-
- ¡NO!-
- Entonces, ve a verla. ¿Qué demonios estas esperando? No tienes ni idea, de cuanto te envidio, lo daría todo por poder estar con ella de esa forma.-
- Esta bien, vamos.- Sentenció el morocho y ambos regresaron a la mansión de los Mafdet.

- ¡Severus!- Exclamó la muchacha muy feliz, al verlo regresar.
- Hola amor.-
- Draco y yo iremos a supervisar a los elfos, vendremos a buscarlos para almorzar.- Sentenció Lucius agarrando a su hijo y retirándose.
- ¿Por qué te fuiste?-
- Fui a ver si encontraba algo para ayudarte.-
- Mentiroso.- Dijo Selena, acariciando el rostro del adulto.
- Selena, yo …-
- No fue mi intención rechazarte, solo estoy algo confundida.-
- Sabía que tarde o temprano, mi pasado te alejaría.-
- No voy a alejarme, ni dejarte. Eres la persona a la que más amo, te necesito Severus.- Respondió abrazándolo.
- Amor mío ¿Qué voy a hacer si resultas ser el alma gemela de Potter?-
- Harry no me gusta, ¿Qué es todo eso del alma gemela?-
- Existe una antigua leyenda griega, que relata, que al principio del tiempo, los hombres tenían dos cabezas, cuatro brazos y cuatro piernas. Esos hombres se atrevieron a desafiar a los dioses y como castigo, Zeus los partió al medio, entonces cada hombre quedó con dos brazos, dos piernas y una cabeza. Tanto les dolió su separación que se pasan la vida entera buscando a su otra mitad, conocida como su alma gemela, están destinados a estar juntos, solo así serán felices.-
- Entonces, tú eres mi alma gemela. Solo soy feliz a tu lado, solo me siento completa cuando estoy en tus brazos.-
- Amor …-
- ¿Acaso, a ti no te sucede lo mismo?-
- No podría vivir, si tu no estas a mi lado. Deberías haberlo notado, luego de que estuvimos tanto tiempo separados, me había convertido en un estropajo caminante.-
- ¿Entonces por qué te preocupas por Harry?-
- No es por Potter, es por ti. Yo … tengo miedo de perderte.-
- Te prometo que eso no va a suceder.-
- No sabes eso.-
- ¿Y qué seguridad tengo yo, de que vos no te enamores de otra persona y me dejes?-
- Primero, deberías saber muy bien que no me enamoro a la ligera y segundo, que nadie esta tan loco como para fijarse en mi.-
- ¿Me estas tratando de loca?-
- Supongo que algo debes estarlo, para haberte fijado en alguien como yo, que se parece más a un ogro que a alguien atractivo.-
- Sé muy bien, que probablemente no seas capaz de ganar un concurso de belleza. Pero a mi me gustas, tal cual como sos. Para mi, sos perfecto, tu piel, tu nariz, tu pelo y tus dientes, todo eso hace a la persona a la que amo. Desearía que pudieras verte, de la misma forma en que yo te veo.-
- Selena …- Dijo Severus y no pudo evitar besarla con desesperación. Esa muchacha, había convertido todos sus defectos en virtudes y aún, no podía creer que lo amara sin condiciones y sin limites.
- Te amo Severus, nunca lo olvides.- Dijo Selena, acariciándole el rostro.
- Yo también te amo.- Respondió Snape, abrazándola.
- Perdón por interrumpir.- Dijo Draco asomándose a la habitación. - Ya esta la comida.-
- Ya vamos.- Gruñó Severus y el rubio se retiró.
- No debiste decirle a Draco, que pensabas que me iba a alejar de ustedes.-
- ¿Ese pequeño egocéntrico te lo contó?-
- No exactamente, me desperté porque lo escuché llorar. Draco casi nunca llora y le pregunté que le pasaba y me lo contó.-
- ¿Llorar? ¿Un Malfoy que llora? A Lucius le va a dar un ataque.-
- ¡Severus! No te burles. Ellos no son lo que aparentan ser, toda su arrogancia, su forma de tratar a la gente despectivamente y su frialdad, solo son una pantalla para ocultar lo mucho que desean ser aceptados y que los quieran. Pero fueron criados, de tal manera, que piensan que demostrar sus sentimientos es signo de debilidad. Y tú eres, el menos indicado para burlarte, porque te parece más a ellos de lo que te imaginas. Tu sarcasmo, tu mal carácter, tu palabras hirientes, también son una forma de protegerte, lastimas primero antes de que te lastimen, te burlas primero para evitar que se burlen de ti. Al principio, me tratabas igual que a los demás pero luego te fuiste sincerando conmigo y eso me permitió conocerte y enamorarme perdidamente de vos. Es por eso que, a pesar que todos creen que los Malfoy y vos son malos, yo sé que no lo son, porque me han dejado romper todas esas barreras que han creado.-
- Veo que has descubierto nuestro punto débil.-
- No creo que sea un punto débil, los sentimientos son los que nos dan la fuerza que necesitamos para seguir adelante. Si luego de que mis padres me echaron, no hubiera tenido tu cariño y el de Lucius, no creo que habría podido seguir adelante.-
- Dudo mucho, que la forma en que te trataba pudiera ser considerada cariñosa.-
- Viniendo de ti, lo era.-
- Vamos a comer, o se enfriará la comida.- Sentenció Severus sonrojado.

Al llegar al comedor, Selena y Severus se sorprendieron por la gran cantidad de platos que habían en la mesa.
- Estos elfos, si que se han esmerado.- Dijo Draco.
- ¿Ya probaste algo?- Preguntó Selena sentándose al lado de Lucius y Severus se sentó junto a ella.
- No, te estábamos esperando.-
- Mi amor, aún estas un poco pálida.- Dijo Lucius y Severus lo fulminó con la mirada. Aún no se acostumbraba a que el rubio la llamara de esa forma.
- Todavía estoy un poco mareada y …-
- ¿Qué?-
- Yo … sigo viendo esas imágenes.-
- ¿Desde cuándo?- Preguntó Severus.
- Desde que entramos.-
- Tenemos que quitarle esos recuerdos.- Sentenció Lucius. - Tu y yo, tenemos el poder suficiente.-
- Me preocupa … que no pueda resistirlo.- Dijo Severus, tomando la mano de la morocha.
- Estaré bien, confío en ustedes.-
- Luego de comer, intentaremos con un par de hechizos.- Dijo Lucius.

Al terminar de almorzar, los dos adultos discutieron que tipo de hechizos utilizarían, mientras que Draco trataba de distraer a Selena.
- Bien, probaremos con esos dos.- Sentenció Lucius.
- Amor, puede que te duela. Es importante que no trates de cerrar tu mente, debes dejarnos ver todos tus recuerdos, para que podamos retirar aquellos que no te pertenecen.-
- Esta bien.-
- ¿Puedo abrazarla mientras le lanzan los hechizos?- Preguntó Draco.
- Sí, puedes hacerlo.- Respondió Lucius. Un minuto después, pronunció el primer encantamiento. Selena se estremeció al recibir el rayo, si antes se sentía mareada ahora era mucho peor. Parecía que estuviera dentro de un lavarropas y su cabeza girara y girara sin parar. Un segundo rayo la alcanzó y esta vez era el que lanzó Severus. Ambos adultos podían ver, cada uno de los recuerdos de la morocha y de esa forma también supieron lo mucho que esa niña los quería. Luego de un rato, encontraron lo que andaban buscando, Severus pronunció un segundo hechizo y unas hebras de hilo plateado comenzaron a salir de la cabeza de la morocha. Luego de casi una hora, por fin, esos horribles recuerdos la habían abandonado.
- ¿Te sientes bien, amor?- Preguntó Severus, acercándose a ella.
- Ya no veo esas imágenes, pero me siento muy cansada.-
- No te preocupes, es normal. Te llevaré a la cama para que duermas un poco.- Sentenció el adulto y la alzó.
- Lu.-
- ¿Qué, mi amor?-
- Deberías irte, por si el hechizo aún esta funcionando.-
- Todo esta bien, descansa.- Respondió el rubio, acariciándole el rostro.

Severus la llevó hasta la habitación y la acostó. - Duerme, me quedaré a tu lado.-
- Duerme conmigo.- Pidió la morocha haciéndose a un lado.
- Esta bien.- Dijo Severus y se acostó junto a ella. Selena se acurrucó en los brazos del adulto y se quedó profundamente dormida, y por primera vez en mucho tiempo, esas horribles imágenes habían desaparecido.

Nota de la autora:

Hasta aquí llega un nuevo capítulo. Al fin, dejaron de atormentar a Sele esos recuerdos tan dolorosos.
¿Qué les pareció este capítulo?
¿Quién será realmente el alma gemela de Sele?

En el próximo capítulo, comienzan nuevamente las clases. ¿Qué sorpresas les esperan a Sele y Sev?

Un saludito especial para Alicia y Lady Drakos, gracias por sus comentarios. Tranqui chicas, que sé que Sele perdono muy rápidamente a Lu, pero existe una explicación ... pero aún no se las puedo decir. todo lo que sucede tiene una razón, así que paciencia.

Besitos y buena Semana

Miaka Snape 


Tags: fics, fic, Severus Snape, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:26  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 01 de diciembre de 2008 | 22:46
LADY DRAKOS: guau!! eres tan guay!! de veras...uf! me encanta...espero respuestas y que los capitulos sean mas largos...??' perdon por la exigencia pero..aww es taan genial que es muy corto cuando te gusta xD bueno espero que estes bien! buen inicio de mes ;D YEAH! crep?sculo la pelicula esta bn guay! bueno en realidad solo Edward! xD cuiadte mucho! x3 biiee! x)
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.