Mi?rcoles, 10 de diciembre de 2008

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.

Los pensamientos van entre comillas.

Personajes principales: Selena, Severus Snape y Lucius Malfoy.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 16: Confesión.

Severus se alejó lo más rápido posible de la morocha, no quería demostrarle lo mal que se encontraba, por no ser correspondido.

- Albus, tengo que ausentarme. Regresaré para la ceremonia de bienvenida.-

- Severus ¿Qué sucede?-

- Debo atender unos asuntos personales.-

- ¿Necesitas ayuda?-

- No, estaré bien, gracias Albus.- Dijo el morocho y se retiró. Caminó hasta la entrada del colegio, lo más rápido que pudo, necesitaba alejarse de ese lugar y principalmente de esa niña.

“No es su culpa, es tan pequeña. Debí imaginarme que lo que siente por mi, es una especie de cariño hacia un padre, después de todo, tengo la edad para serlo. No tendría que haberme ilusionado con la posibilidad de que ella me correspondiera.” Pensaba Snape, mientras se apareció en su vieja casa. “Lo mejor es que me quede aquí hasta que me tranquilice, no quiero lastimarla y sé que si me quedo a su lado, lo primero que haría es desquitarme con ella.”

Severus pasó el resto del día, tratando de no pensar en esa morocha, para ello, se puso a organizar un poco el tiradero de libros que tenía en su sala. Pero aunque trato, no podía quitarse de la mente el rostro de esa niña y aún podía escuchar, lo angustiada que estaba cuando él se alejó sin responderle. Se sentó a leer alguno de esos libros que estuvo acomodando, sin embargo, no podía pasar de la primera página sin evitar preguntarse, que estaría haciendo esa pequeña en esos momentos. Definitivamente, ella también se había convertido en su centro de atención y era casi una obsesión la necesidad de estar a su lado. Recordaba las sonrisas tan especiales que le brindaba, la dulzura de sus caricias, la forma en que lo miraba, la calidez de sus abrazos y ese perfume que tanto le gustaba. “¿Qué se supone que haré cuando se aleje?”

Esa noche se acostó a dormir sin cenar, solo quería olvidarla, para no tener que sufrir cuando lo dejara. “¿Pero cómo hacerlo? ¿Cómo olvidar a la única persona que me quiere?” Dio cientos de vueltas en la cama, hasta que por fin, logró quedarse dormido. Pero a la mitad de la noche, despertó a causa de sus antiguas pesadillas. Debió imaginar que eso sucedería, se había olvidado de tomar la poción para poder dormir sin soñar, debido a que se había acostumbrado a no beberla, desde que dormía con esa niña. La primera vez que se olvido de tomarla, no había tenido ninguna pesadilla pero pensó que era solo una coincidencia. Sin embargo, las noches siguientes y podo dormir tranquilamente, mientras esa pequeña estuviera en sus brazos. Pero ahora, se encontraba en esa casa que tanto odiaba, en esa cama fría que solo confirmaba su soledad y de pronto recordó … “Selena también debe estar teniendo pesadillas. Soy un idiota, solo pensé en mi, ella me necesita, ¿Cómo no va a creer que no la quiero si siempre la estoy abandonando?” Pensó Severus, que se levantó y se dirigió hacía la chimenea. Afortunadamente, aún quedaba un poco de polvos flu, y en un abrir y cerrar de ojos, se encontraba en su oficina. Fue rápidamente hasta la habitación de la niña y al entrar notó que dormía pero había lagrimas en sus mejillas y sus ojitos estaban hinchados, signo inequívoco de que estuvo llorando por largo rato. “¿Qué le habrá sucedido?” Pensaba Severus angustiado. Se acercó lentamente y le acarició el rostro, la muchacha al sentir las caricias, despertó.

- ¡SEVERUS!- Gritó abrazándolo. - ¡Perdóname!- Suplicó.

- ¿Por qué?- Preguntó el adulto confundido y la muchacha estalló en llanto. - Tranquila pequeña. Dime que sucede.-

- ¡Perdóname!- Repetía, una y otra vez.

Snape tomó el rostro de la morocha, para mirarla a los ojos. - ¿Por qué me pedís perdón?-

- Porque te enojaste, por eso te fuiste.-

El profesor de pociones comprendió en ese momento, que era su culpa que ella estuviera así. Se había alejado bruscamente, dejándola sola, cuando le había prometido que siempre estarían juntos. - Tranquila pequeña, todo esta bien.- Trataba de calmarla, pero ella seguía llorando y pidiendo perdón. - Selena, por favor tranquilízate, no estoy enojado. Estamos juntos, ya no llores.-

Nada de lo que decía, lograba tranquilizarla. No había estado conciente, de lo mucho que la hirió al dejarla de esa forma y su corazón se desgarraba, con cada lágrima que caía del rostro de la morocha. Con su varita conjuró una poción tranquilizadora y a duras penas, pudo hacer que la muchacha la bebiera.

- Selena, no fue mi intensión que te sintieras así.-

- Lo siento Severus.-

- No tienes que pedir perdón, no hiciste nada malo. Solo fue un mal entendido.-

- Te enojaste.-

- No estoy enojado.-

- Pero …- Trató de decir la morocha y Severus colocó su mano sobre sus labios, acariciándolos suavemente.

- Todo esta bien estamos juntos. No tienes que preocuparte por nada.-

- No vuelvas a dejarme.- Suplicó, aferrándose a él.

- No lo haré, tranquila. Tienes que dormir.- Dijo Severus, al tiempo que se acostaba a su lado. La acarició tiernamente, hasta que ella se quedo dormida. “Nunca debí dejarla.”

Por la mañana, se levantaron a desayunar. Selena, tenía los ojitos muy hinchados y una carita terriblemente triste.

“¿Por qué seguirá así? Le dije que todo estaba bien.” Pensaba el adulto. “Quizás le dije o hice algo sin darme cuenta. No soporto verla así.”

- ¡Severus! Mi muchacho, regresaste.-

- Buenos días Albus, llegué anoche.-

- ¿Todo bien?-

- Sí, pude solucionar todo.- “Desearía que fuera verdad.”

Sprout también había regresado y lo estaba fulminando con la mirada. Al terminar de comer …

- Severus, tengo que hablar contigo.- Sentenció Pomona muy seria, su usual expresión bonachona había desaparecido y ahora, tenía una terrible similitud con Minerva, cuando estaba furiosa. Caminaron hasta la oficina de la mujer y al entrar …

- ¿Se puede saber que le hiciste?- Bramó la jefa de Hufflepuff.

- No le hice nada.- Dijo Snape. Lo cual, técnicamente era cierto.

- Estuvo llorando todo el día, no quiso comer nada y por si no lo notaste, tampoco desayuno. Tú eras el único ausente, demasiada coincidencia. Aunque le pregunte si le habías hecho algo, ella te adora a tal punto que lo negó.-

- Tuve que ausentarme por cuestiones personales.-

- Cuestiones personales, mis petunias. Hasta acá has llegado, ya he tolerado suficiente. No permitiré que le hagas lo mismo, esa niña no se lo merece.-

- Ya déjate de comparar lo que ocurrió entre nosotros con mi relación con Selena. Una cosa no tiene que ver con la otra.-

- Es cierto, pero sigues actuando de la misma forma. Solo piensas en ti mismo, o de lo contrario te hubieras dado cuenta, de lo mucho que esa pequeña te quiere.-

- Estoy conciente de eso.-

- Dudo mucho, que hallas notado que esta perdidamente enamorada de ti, y por Merlín, espero estar equivocada, porque no la mereces.-

Severus se quedó mudo ante esas palabras. “No puede ser, ella no puede … amarme.” - Eso, no es verdad.- Respondió en un susurro, apenas audible.

- Sigues siendo el mismo idiota de siempre. No entiendes que no importa tu apariencia ni tu pasado, eres especial … para Selena. Así que deja de autocompadecerte y preocúpate por esa niña. Y recuerda que es solo una muchacha de doce años.-

Severus se marchó sin decir una palabra. Caminó hasta la habitación de la morocha, sin saber que iba a decirle. Al entrar se sorprendió, sus cosas ya no se encontraban allí.

- Se mudo a la torre, después del desayuno.- Dijo el Señor Filch, que pasaba por el lugar.

- ¿Sigue ahí?-

- Si señor.-

Definitivamente, las cosas a Severus le estaban saliendo de mal en peor, necesitaba ayuda y no quería admitirlo. Sin familia y sin amigos, Snape solo había recurrido a una persona en toda su vida. Ella lo escucha y lo aconsejaba lo mejor posible, incluso llego a considerarla como una segunda madre, porque siempre estuvo a su lado cuando más la necesitaba. Sin embargo, ahora no se atrevía a buscarla para pedirle un consejo, no después de haberla decepcionado de la forma en que lo hizo. Aún no lograba perdonarlo por convertirse en un mortífago y por eso, cada vez que estaban cerca, McGonagall no podía evitar echárselo en cara. Aún así, no tenía otra opción, fue hasta la oficina de la vicedirectora, golpeo la puerta y entró. Se sentía como un niño pequeño, que iba a ser castigado por una travesura.

- Me preguntaba cuando ibas a venir.- Dijo Minerva al verlo.

- Yo … necesito tu consejo.-

- ¿Sobre qué?-

- No entiendo que sucede con Selena.-

- ¿Estas seguro de eso?- Dijo la jefa de Gryffindor, mirándolo fijamente. Si Snape tenía la capacidad de hacerte sentir que era capaz de leerte hasta tu más profundo secreto, Minerva era mucho peor.

- Me ha pedido continuamente perdón, pero no ha hecho nada malo.-

- Te advertí que no te acercaras a ella. Nunca te has preocupado por otra persona que no seas vos mismo y por eso no eres capaz, de entender los sentimientos de esa niña. No entiendes lo mucho que ella se ha encariñado contigo y te necesita. ¿En verdad aún no te has dado cuenta de ello?-

- Yo …-

- ¿Qué sientes por ella?-

- Sabes que la quiero.-

- ¿De qué forma?- Preguntó la mujer y el morocho esquivó su mirada. - La diferencia de edades entre ustedes es importante, pero no demasiada. Como bien sabes, los magos y las brujas vivimos casi el doble que un muggle, por lo que es común que exista una gran diferencia de edades entre las parejas.-

- Sabes bien, que ella no …-

- ¿Estás seguro?-

- ¿Cómo podría sentir …?-

- ¿De qué hablaban cuando te fuiste?-

El morocho se sonrojó. - Nosotros …-

- Selena aún es pequeña, deberías esperar un par de años para hablarle de lo que ambos sienten. Legalmente, es menor de edad y como bien sabes, no puede haber una relación entre un profesor y su alumna. Esta regla, es para evitar que ciertos profesores inescrupulosos, manipulen a las niñas para obtener lo que desean. Las pequeñas son fácilmente impresionadas y suelen tener enamoramientos pasajeros de sus profesores. Por eso, si dentro de un tiempo, sigue sintiendo lo mismo por ti, podrán estar juntos. Por ahora, lo más importante es que le demuestres lo mucho que te importa y que siempre estarás a su lado cuando te necesite. Tienes que hablar con ella de lo que sucedió, has hecho algo que ocasionó que sintiera que la rechazaste. Independientemente de la forma en que te quiera, eres la persona más importante en su vida, por eso debes hablarle con mucho cuidado. En estos momentos, esta en su habitación de la torre Gryffindor, la contraseña es “quiddicht.”-

- Gracias Minerva.-

- No me des las gracias y esta vez, haz las cosas como deben ser.-

Snape, caminó hasta el retrato de la dama gorda. - Quiddicht.- Pronunció y de mala gana, el cuadro lo dejo pasar. La torre gryffindor tenía unos colores demasiado chillones para el gusto del adulto, subió las escaleras y se detuvo ante la puerta que decía “Segundo año.” Tenía la boca seca y un tremendo revoltijo de tripas. “¿Qué voy a decirle?” pensaba mientras golpeaba la puerta.

- Pase.- Se escuchó desde el interior.

- Te estaba buscando.- Dijo Severus con la voz algo temblorosa.

- ¿Qué haces aquí? ¿Cómo entraste?- Preguntó la morocha sorprendida.

- Vine a verte, quería hablar contigo. Minerva me dijo la contraseña.-

- ¿Le echaste una … maldición?-

- No, solo le dije que tenía que hablarte, ¿Puedo sentarme?- Preguntó Snape, acercándose a ella.

- Sí quieres …- Respondió la morocha indiferente, mientras que el adulto estaba cada vez más nervioso. - ¿Te sientes bien?- Le preguntó al mirarlo de reojo y verlo muy pálido.

- Selena, yo … te quiero mucho, quizás más de lo que debería, por eso no soporto verte tan triste. Sé que es mi culpa, siempre lo es, si te dije o hice algo que te lastimo no fue mi intención.-

- ¿Por qué te fuiste?- Preguntó la morocha con los ojos brillosos.

- Porque … Trelawney mencionó que estabas enamorada y automáticamente me vi fuera de tu vida.-

- ¿Qué? ¿Por qué?- Preguntó Selena, acariciándole el rostro.

- Sé que te gusta Zabini. Es normal que cuando uno forma una pareja, tienda a alejarse un poco de sus amigos. Me dolía mucho pensar en eso y me fui, no quiero que por mi culpa no seas feliz.-

- Severus ...- Dijo la morocha abrazándolo con todas sus fuerzas. - Eres un tonto, ¿de dónde sacaste que me gusta Blaise? Él es mi amigo, Sybill solo estaba molestándome. Sabes que siempre seremos amigos, eres muy importante para mi y por eso tengo mucho miedo de perderte.-

- Selena …- Respondió Snape, haciéndole caricias en la espalda. - ¿Creíste que te había dejado?-

La morocha asintió con la cabeza, aún en los brazos del adulto. - Te llamé y no me contestaste, te fuiste.-

- Pequeña tontuela, aún no te das cuenta que me moriría si tuviera que alejarme de ti.-

- ¿En verdad me quieres tanto?-

- ¿Por qué te cuesta tanto creerme? Le crees a Lucius y a mi no.- Sentenció el adulto ofendido, pero se suavizó al notar que ella parecía a punto de llorar nuevamente.

- Es solo que …-

- ¿Qué?-

- A veces … te comportas como si me odiaras y Lucius no es así, siempre me trata bien.-

- No te odio, yo no puedo ser como Lucius, somos muy diferentes. Pero eso no quiere decir que no te quiera igual que él o incluso mucho más.-

- Severus …-

- ¿Si?-

- Te quiero mucho.-

- Selena …- Respondió Severus abrazándola nuevamente. - Yo … necesito decirte algo muy importante.-

- ¿Qué cosa?-

- Aún eres muy pequeña.-

La morocha lo miró confundida. - No soy tan pequeña.-

- Lo eres para mi, por eso yo … no estoy seguro de que deba decirte que …-

- ¡Selena!- Dijo Lucius que acababa de aparecerse en la habitación junto a su elfo. - Severus.- Gruñó, al ver al morocho.

- Lucius, no puedes andar apareciéndote por todo el castillo y mucho menos en la habitación de las niñas.- Siseó Severus.

- ¿Y qué haces tú aquí?-

- Por si lo olvidaste, soy un profesor del colegio.-

- Eres el jefe de Slytherin, no de Gryffindor, tú tampoco deberías estar aquí.-

- Tengo el permiso de McGonagall.-

- No es justo que puedas estar con ella todo el día.- Respondió Malfoy celoso, como si fuera un niño pequeño. - Tienes una gran ventaja.- Agregó.

Snape lo miró, aún no se acostumbraba a ver los berrinches que ese rubio hacía cada vez que algo le parecía injusto. Es que a pesar de su edad, Lucius a veces se comportaba como si aún siguiera siendo un niño, algo que solo demostraba frente a Severus. Porque a pesar de todo, Snape era lo más cercano que el rubio tenía a un verdadero amigo. La morocha por su parte, miraba al adulto que acababa de aparecerse, sin poder creer el comportamiento que este había adoptado. Ahora entendía porque Draco se comportaba así, era igualito a su padre.

- ¿Ventaja para qué?- Preguntó Snape.

- Tu sabes bien, puedes … hacer que ella se enamore de ti. No vas a negarme que estas enamorado de ella, si se te cae la baba cada vez que la miras.- Sentenció Lucius muy molesto.

Selena y Severus se sonrojaron. - Lo ves, te pusiste colorado.- Agregó el rubio, que estaba en peligro de recibir un cruciato, si seguía hablando.

- Ya déjate de hablar idioteces, y compórtate como un adulto.- Dijo Severus exasperado.

- No lo niegues.-

- Selena me voy, porque si me quedo, no respondo de mis actos. Cuando este idiota se valla, ve a verme, ¿de acuerdo?-

- Esta bien, lo haré.-

- Entonces no me voy a ir nunca.- Dijo Lucius.

- Ya madura de una buena vez.- Le respondió Severus y se fue de la habitación.

- ¿Por qué te comportas así?- Preguntó la morocha.

- Porque Severus corre con ventaja.-

- Él no esta enamorado de mi.-

- Eres muy pequeña como para darte cuenta, pero créeme, estoy seguro de eso.-

- Severus tiene razón, cuando empiecen las clases, no vas a poder aparecerte en la habitación, yo no vivo sola.-

- Lo sé, no lo haré, lo prometo. Quería traerte esto.- Dijo el rubio, sacando un paquete de su capa.

- ¿Qué es?-

- Lo que te prometí, sé que me tarde un poco, pero no encontraba nada interesante que regalarte.-

La morocha desenvolvió con cuidado el paquete y se sorprendió al notar que se trataba de un juego mágico. - Lu, es genial, muchas gracias.- Dijo la muchacha abrazándolo.

- De nada, mi amor.- Respondió el rubio, que comenzaba a actuar como el adulto que ella conocía.

- ¿Quieres quedarte un rato?-

- ¿No te molesto? ¿No prefieres a Severus?-

- Sabes que también te quiero mucho.- Dijo la morocha acariciándole el rostro. Lucius se acercó lentamente y la besó con mucha ternura. Con cada beso, trataba de confirmar que esa niña solo sería suya.

- Te deseo.- Le susurró al oído. - Promete que solo serás mía, que solo me dejaras a mí, hacerte el amor.-

Selena se sonrojó. - Lu, yo …-

- Quiero tenerte.- Dijo Malfoy para luego devorarle la boca, con pasión y desesperación.

- ¡Amo! ¡Alguien viene!- Exclamó Dobby.

- Mi amor debo irme, piensa en lo que te pedí. No pretendo que lo hagamos tan pronto, pero quiero que solamente seas mía, te necesito.- Dijo el rubio y se despidió con un suave beso.

Unos instantes después, Minerva entraba en la habitación.

- ¿Aún no ha venido para hablar contigo? Ese papanatas.-

- El profesor Snape, si estuvo conmigo.- Dijo la morocha, que estaba sonrojada por lo que Malfoy le dijo.

- ¿De qué te habló?-

- En realidad … tuvo que irse, pero me dijo que fuera a verlo más tarde. ¿Sucede algo malo?-

- Pequeña, ¿Has hablado con Pomona?-

- ¿Sobre qué?-

- Sobre lo que sientes por Severus, sé que debe serte difícil hablarle sobre él, conociendo el pasado mutuo entre ambos, pero debes hablar con alguien.-

- Yo no …-

- Estoy segura que piensas que odio a Severus, pero no es verdad. Yo conocía a su madre, una bruja con un gran talento, pero tuvo la desgracia de casarse con un muggle sin revelar su verdadera identidad, ¿Severus te contó sobre eso?-

- Sí, me dijo que su papá lo odiaba.-

- Poco tiempo después de que él entrara al colegio, su mamá murió. Ella me había mandado una carta, pidiéndome que cuide de su hijo, porque sabía que estaba enferma y no le quedaba mucho tiempo de vida. Cuide a Severus como si fuera mi propio hijo, es un muchacho brillante y en el fondo, buena persona, pero a pesar de mis consejos, se unió a la gente equivocada.-

- ¿Los … mortífagos?-

- Si y principalmente a Lucius Malfoy, él fue una gran influencia, de las peores. Por eso cuando me entere que se unió al Innombrable, no se lo pude perdonar. Pero eso no significa que no lo siga queriendo, y en estos momentos me duele terriblemente, verlo sufrir. Te ha tomado un gran cariño y lo que es más importante, confía en ti, te ha demostrado como es en realidad, algo que no ha hecho con nadie más.-

- Yo lo quiero mucho, no me gusta verlo mal.-

- ¿Estas enamorada de él?-

- Yo …- Dijo la morocha muy sonrojada. - Sí, lo quiero con locura.- Reconoció al fin.

- Severus también te quiere, y por eso se comporta de es manera. Esta aterrado, por perder tu cariño pero lo que más le asusta, es que vos lo correspondas.-

- ¿Por qué?-

- Porque no sabría que hacer. No es una persona demostrativa, ni cariñosa, es muy inseguro, supongo que te has dado cuenta. Además, él esta conciente de que eres mucho más chica, sabe que tiene la edad para ser tu padre y que debido a que eres menor de edad, no puede haber una relación amorosa entre ambos, sin importar lo que sienten.-

- ¿Eso quiere decir que nunca podríamos estar juntos?- Dijo la morocha, muy angustiada.

- No pequeña, no quise decir eso. Me refiero, a que deberán esperar hasta que vos seas un poco más grande.-

- ¿Hasta que cumpla la mayoría de edad?-

- Por ley debería ser así, pero no necesariamente, bastará con que cumplas los quince años, en esa época, ya eres capaz de rendir los timos, y es una edad muy común en que las mujeres del mundo mágico se comprometen. Las familias de sangre pura, tienden a arreglar los matrimonios de sus hijas a esa edad, por lo cual, no debería haber problemas en que ustedes sean novios.-

- Pero yo recién tengo doce, falta mucho para que cumpla los quince.-

Minerva sonrió ante la respuesta de la niña. - Lo sé, pero es importante que esperes.-

- ¿Por qué?-

- Estoy segura de lo que Severus siente por ti, pero tu eres muy pequeña y quizás dentro de un tiempo … ya no sientas lo mismo. Y si empezaran una relación y luego lo abandonaras, no estoy segura de que él pudiera soportarlo.-

- Yo lo amo, nunca dejaré de quererlo.-

- Sé que ahora crees eso, pero como ya te lo dije, aún eres muy pequeña.-

- ¿Y qué debo hacer ahora?-

- Seguir queriéndolo como siempre y sobre todo, tenerle mucha paciencia.-

- Lo haré.-

- Bien, ahora ve a verlo, que de seguro estará muy nervioso esperándote.-

- Esta bien. Muchas gracias, profesora McGonagall.- Dijo la niña y abrazó a la mujer que se sorprendió. Fue corriendo hasta las mazmorras y se detuvo ante la puerta de la oficina de su profesor, golpeo la puerta y espero a que le dijera que pasara.

- ¡Hola!- Dijo feliz al entrar.

- Veo, que la visita de Lucius te ha hecho feliz.- Respondió el adulto resentido. - Se ha tomado un buen tiempo, antes de marcharse.-

- No, Lu se fue hace un buen rato.-

- Entonces, ¿En dónde andabas?-

- La profesora McGonagall estuvo hablando conmigo, por poco y casi lo pesca.-

- Hubiera sido un buen espectáculo.-

- No lo creo.-

- Sobre lo que te dijo Lucius …-

- ¿Qué cosa?- Preguntó la muchacha, que en esos momentos tenía en la cabeza, un millón de cosas, tanto de lo que le había dicho Malfoy como lo dicho por Minerva.

- Sobre que yo … estoy enamorado de ti, no es verdad.- Sentenció el adulto muy serio, pero esquivando su mirada. No pudo decírselo a los ojos, como tenía planeado.

A Selena le dolió que él dijera eso, sabía porque lo hacia pero aún así, no podía aceptarlo. - Esta bien, no tienes que explicar nada.-

- ¿Qué quería?-

- Solo traerme un regalo y pedirme que …-

- ¿Qué?-

- Que yo le prometa … que solo haré el amor con él.-

- ¿QUÉ DEMONIOS TE PIDIÓ?- Bramó Severus.

- Él quiere que yo …-

- YA ENTENDI LO QUE TE PIDIÓ, NO SOY IDIOTA.-

- ¿Por qué estas enojado?-

- ¿Por qué crees?-

- No lo sé.-

- ¿Se lo prometiste?-

- No pude, te dije que McGonagall casi lo agarra.-

- ¿Lo hubieras hecho, se lo prometerías?-

- Él me quiere.-

- No fue lo que te pregunte.-

- ¿Qué quieres que te diga?-

- La verdad.-

- ¿Cuál?-

- ¿Me amas?-

Selena se sorprendió, al escucharlo preguntar eso. - Te quiero.-

- ¿Pero no me amas?-

- Severus …-

- Te amo Selena.- Dijo Snape, tomándola por la cintura y besándola apasionadamente. - Terminaré en Azkaban por esto, pero tengo que decírtelo, te amo Selena.-

- Yo también te amo, solo quería que vos lo digas primero.-

- Selena, ¿Lo dices en serio?-

- Claro que sí, creí que era bastante obvio lo que sentía por ti. Pensé que lo sabías y por eso te habías ido, cuando Sybill dijo que estaba enamorada.-

- Amor, nunca creía que pudieras sentir lo mismo por mi.-

- ¿Por qué no? Todos se dieron cuenta de lo que sentía.-

- ¿Todos?-

- Si, Pomona, Sybill y Minerva.-

- ¿Se los dijiste a ellas?

- Solo a Sybill y a Minerva, a Pomona no se lo puedo decir.-

- ¿Por qué? Es tu tutora y te quiere.-

- Pero ella … te sigue amando.-

- Eso no es verdad, me odia con toda su alma.-

- Si, pero también te ama, en realidad creo que solo te ama. Ella me lo confesó.-

Severus no se esperaba que le dijeran algo así. - ¿Por qué me dijiste que Lucius …?-

- Dije la verdad, pero quería saber si vos … te pondrías celoso.-

- Voy a matarlo, ¿cómo se le ocurre pedirte algo así?-

- No le digas nada, él me lo dijo a mi.-

- Se esta aprovechando.-

- No lo hace, es mi amigo y yo voy a arreglar la situación con él.-

- No lo entiendes, él puede obligarte. El hechizo que realizó, le da el poder para hacer contigo lo que quiera. Estoy seguro que si no lo consigue por las buenas … él sería capaz de … violarte.-

- No lo hará, no es tan malo.-

- Eres demasiado ingenua. Desde hoy seré tu sombra, no voy a dejar que Lucius se te acerque.-

- Él siempre encuentra el modo de verme.-

- No voy a permitir que te ponga las manos encima.-

- Tranquilo, estaré bien.- Dijo la morocha, acariciándole el rostro.

- Selena … nosotros … no podemos estar juntos. Todavía no.-

- Lo sé, tenemos que esperar hasta que yo sea un poco mayor.-

- Así es.-

- ¿Entonces …?-

- ¿Qué?-

- ¿Qué se supone que seremos?-

- Amigos, hasta que crezcas.-

- ¿Cuánto más tengo que crecer?-

- Por lo menos un par de años.-

- Pero eso es mucho tiempo.-

- Vas a ver, que se va a pasar muy rápido, no estaremos separados.-

- ¿Lo prometes?-

- Te lo prometo, amor.- Respondió Severus y la besó nuevamente. Pero esta vez, el beso fue más lento y dulce, casi mágico. - Quiero que me prometas que nunca vas a olvidar que te amo.-

- Lo prometo, no estés triste, nunca voy a dejar de quererte.-

- Eso espero.-

- Severus …-

- ¿Si?-

- Antes de que … regresemos a ser amigos …-

- ¿Qué?-

- ¿Me darías … otro beso?-

Severus sonrió y se acercó lentamente. Apoyó sus labios suavemente sobre los de ella y se quedó por unos segundos, sintiendo la dulzura y la calidez de esos labios que tanto anhelaba. Saboreo cada segundo que compartían, porque quizás sería el último beso. No tenía forma de saber, si la morocha seguiría amándolo dentro de tanto tiempo.

Nota de la autora:

Ya le dijo que la ama, pero aún no pueden estar juntos. ¿Cuánto tiempo aguantaran?

¿Qué les pareció Minerva? Seguramente sin su ayuda, estos dos seguirían dando vueltas.

¿Y Lucius? (Chicas, no me lo odien tanto)


Tags: fic, fanfics, Severus snape, Lucius Malfoy, romance, drama

Publicado por miakayuki2006 @ 9:34  | sele y sevi vers 2
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Lady drakos
Jueves, 11 de diciembre de 2008 | 0:35
aww
vaya!!
xD Snape es genial!! xD aww malfoy puede valer queqi! Gi?o xDD es que awww seee una peticion asi!! O.O xDD pero en fin!! me alegro que ya se llo haya dicho, pero bueno veo que tendras que tener mucha imaginacion para lograr la espera no?? xD aww de todas formas se que lo haras porque eres super guay!! bueno cuidate mucho! Muchas risas biie!! x)
Publicado por kia malfoy
Jueves, 11 de diciembre de 2008 | 22:14
OYE..
nOO..!!!
MALFOY.. ES UN AMOR.. NO SE PUEDE.. quedas..SOLITO..
JIJI..
pro..
bueno... minerva... por fin. se le ve actuar bien..hasta me cayo bien..jeje..
y sevi... y selena.. ps.. no se esa.. pareja.. no me convence.. no seria..muxo.. mejor..que sele.. terminara.. con malfoy.
bueno... en el capitulo..de ariadne.. que terminen. juntos.. y sele.. que kede..con snape.. ok...

malfoy... me enkanta..
sip...
atte..
kia malfoy..Amor
Publicado por Invitado
Viernes, 12 de diciembre de 2008 | 17:48
Kny: ola aki de nuevo!!Chicawow tantas cosas k han pasado...!!ese Lucius tan pervertido esta vez se ha pasado ??solo espero k no se propase a tal punto de............en fin...si eso pasa espero k snape le de su leccion!!!y por dios no se kien es mas complicado si selena o snape!......pero lo mas importante...K WENO K AL FIN SE HAN DECLARADO!!!x fin estan juntos!!...en esta version claro...solo espero k cuando sele vaya en el 5 curso aun siga queriendo a snape... aunk se nota k lo ama asi k no creo k eso ocurra...y me alegro k pusieras a minerva como "buena" sk me cae muy bien xD...y tbn espero k Pompona acepte su relacion......en fin...creo k es todo...pero creo k se me olvida algo k poner...mmm...
a claro me faltaba decirte k sigues escribiendo tan bien como siempre xP....en serio...ademas me hecho fan de este fic....si vieras k aun inconcientemente visito la otra pagina para leerlo xD....espero k al fin y al cabo esto termine con un final feliz..snape se lo merece xD..cuiadt..BYE
Publicado por pixel
S?bado, 13 de diciembre de 2008 | 14:25
woooooooooo!! k bonito!!! xfin le a dixo k la amaaaa!!! Este capitulo me ha gustado muxo mas k los demas!! =)... pero lo siento lucius de nunca me a kaido bien y menos ahora despues de las cosas k le dice a selena.

Weno wapisima me voy k tengo k hacer un monton de deberes (??)... espero k lo sigas pronto!!! bssGi?o
Publicado por pixel
S?bado, 13 de diciembre de 2008 | 14:55
wooooooooooooooooooo!!! K bien sevy le dijo xfin k la amaaa!!! k bonito! Este capitulo me ha gustado mas k los demas =)... pero lo siento lucius siempre me va a caer mal y ademas con las cosas k le dice a selena pues peor todavia =S

Weno wapisima me voy k tengo k hacer un monnton de deberes (??) y espero k sigas pronto xQ me as dejado con muxa intriga!!Gi?o
Publicado por pixel
S?bado, 13 de diciembre de 2008 | 15:00
wooooooooooooooooooo!!! K bien sevy le dijo xfin k la amaaa!!! k bonito! Este capitulo me ha gustado mas k los demas =)... pero lo siento lucius siempre me va a caer mal y ademas con las cosas k le dice a selena pues peor todavia =S

Weno wapisima me voy k tengo k hacer un monnton de deberes (??) y espero k sigas pronto xQ me as dejado con muxa intriga!!Gi?o
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.