Lunes, 22 de diciembre de 2008

Versión 1: Selena y Severus Snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 24: Los Boggarts y el Patronus.

Draco permaneció hasta el jueves por la mañana en la enfermería. Selena lo visitó varias veces al día, porque estaba muy preocupada, ya que el rubio continuaba diciendo que seguía adolorido.

- Sele, mira quién regreso.- Dijo Blaise, en la clase de pociones.
La morocha se dio vuelta y vio a su hermano entrar, como si estuviera en su propia casa. Selena pensó que de tratarse de algún gryffindor, su querido novio, les hubiera descontado como mínimo unos cincuenta puntos, por la llegada tarde y encima con una actitud tan altanera. Draco como todo buen Slytherin, fue a buscar problemas a la mesa en donde se encontraban Harry y Ron. Severus les ordenó a los muchachos que le prepararan los ingredientes al rubio, algo que Ron trató de evitar, hasta que Snape, adoptó su expresión y su voz más amenazante.
- Draco.- Dijo Selena, mirándolo muy seria.
- Hola hermanita. Madame Pomfrey me dio el alta, pero aún me duele el brazo.-
- ¿Por qué te sentaste aquí? Yo puedo ayudarte con los ingredientes.-
- Pero aquí hay más luz.-
- Draco, no busques problemas.-
- ¿Te parece que yo sería capaz de hacer algo así?- Preguntó el rubio, poniendo carita de cachorrito abandonado.
- ¿Quieres la verdad o que te mienta?-
- Señorita Malfoy, regrese a trabajar. Luego tendrá tiempo de charlar con su hermano.- Gruñó Severus. La morocha lo miró con mala cara.
- Él no es tu hermano.- Dijo Ron muy bajo.
- ¡LO SOY!- Bramó Draco.
- ¿Qué sucede?- Preguntó Severus que se acercó a ellos.
- Weasley dice que Selena no es mi hermana.-
- Quizás, el señor Weasley no pueda ponerse al día, con lo que ocurre con las familias más importantes del mundo mágico o no conoce las reglas que rigen a toda buena familia de sangre pura, no todos están al mismo nivel.- 
A la morocha no le agradó el comentario de su novio, pero en ese momento, no estaba en posición de decirle nada.
- Señorita Malfoy, regrese a su mesa, no me obligue a repetirlo.- Siseó Severus y la morocha regresó junto a Blaise.
- No te perdona una.- Le susurró Blaise. - ¿Qué gracia tiene salir con él, si te sigue tratando igual que a cualquier Gryffindor?-
- No puede tener preferencias.-
- Ciertamente, el hombre es completamente imparcial cuando se trata de castigar a los Gryffindors.-
- ¡Blaise!-
Severus se había acercado a Neville que temblaba con solo verlo. Su poción era naranja y no verde cómo debería ser. Snape, decidió que una buena forma de enseñarle una lección a Neville, era usar a su sapo como conejillo de indias, algo que a Selena le pareció muy cruel. Esperaba que Hermione pudiera ayudarlo porque sino el pobre sapo estaba condenado. A la morocha, no le estaba gustando nada la actitud de su novio, sabía muy bien que el hombre no era un santo, pero esperaba que se suavizara un poco, pero al parecer eso era imposible.
Cuando las pociones estuvieron listas, Severus ordenó que todos se acercaran al caldero de Neville. Selena se paró a su lado y por unos breves segundos, intercambiaron una intensa mirada, lo que ocasionó que la morocha se sonrojara. Algo que no paso desapercibido, por sus amigos Sly, ni por Draco. El profesor hizo que el pobre sapo bebiera la poción, los gryffindor contuvieron el aliento, deseando que el brebaje funcionara, mientras que los Slytherins parecían esperar lo contrario. Un pequeño ruido, y el sapo era ahora un renacuajo que serpenteaba en la mano del morocho, que con un gruñido sacó un frasquito de su capa y regresó a Trevor a la normalidad.
- Cinco puntos menos para Gryffindor.- Dijo Snape, borrando la sonrisa de todas las caras. - Le dije que no lo ayudara, señorita Granger. Pueden retirarse.- Agregó.
Los Gryffindors salieron maldiciendo por lo bajo, mientras los Slytherins festejaban lo ocurrido.
- ¿Sele?- Preguntó Theodore.
- Luego los alcanzó.- Dijo la morocha, que se quedó haciendo tiempo, juntando lentamente sus cosas. Cuando todos los alumnos se fueron …
- ¿Profesor?-
- Estamos los dos solos, no tienes que llamarme así. ¿Por qué me miras de esa forma?-
- ¿Por qué crees?-
- Si es porque te mandé dos veces a tu asiento …-
- No es por eso.-
- ¿Entonces?-
- ¿No te parece qué estuviste un poco cruel, el día de hoy?-
- Soy un profesor, es mi deber que los alumnos aprendan algo y Longbottom es un caso perdido.-
- Quizás, si realmente te preocuparas por enseñarle y no por atormentarlo, a él le iría mejor.-
- ¿Qué sabes vos de dar clases? Solo eres una niña y no aceptó que me hables de esa forma.-
- Bien, si no tenemos nada de que hablar, me voy. Con su permiso, profesor Snape.- Respondió la morocha, que dio media vuelta para irse, pero Severus la sujeto de la cintura y la jaló hacía él.
- No te vallas así.-
- Un profesor no debería sujetar a una alumna de esta forma.-
- Tengo derecho, soy tu novio.-
- No me gusta la forma en que actuaste hoy.-
- Siempre he sido así, ¿Por qué de pronto te molesta?-
- Quizás, porque antes estaba demasiado embobada, como para darme cuenta.-
- Siempre te advertí lo que era y como era, no puedes venir ahora a sorprenderte.-
- Lo sé.-
- Entenderé si … quieres que nos separemos.-
- ¿Lo harías?-
- No, pero no tengo otra opción que aceptarlo.- Dijo Severus muy angustiado.
- No quiero que hablemos de algo así.-
- Selena …- Dijo Severus y la morocha se dio vuelta para besarlo.
- Te amo y no voy a dejarte.-
- ¿Me sigues amando a pesar de … mi forma de ser?-
- Por supuesto que sí, aunque eso no quiere decir que a veces no me moleste lo que digas o hagas.-
- Amor …- Pronunció Severus y la besó apasionadamente.
- Tórtolos, disculpen la molestia.- Dijo Draco, que acababa de entrar. - Profesor … estemm …  podría soltar un poco a mi hermana que tengo que hablar con ella.-
Por la mirada asesina que Severus le lanzó al rubio, Selena supo que su hermano estaba abusando de su buena suerte.
- Señor Malfoy, le recuerdo que debe golpear la puerta antes de entrar.-
- Debería haberla cerrado, cualquiera pudo pescarlos in fraganti.-
- Señor Malfoy ¿A qué se debe tanta confianza? Soy su profesor.-
- Bueno … en algún momento va a ser mi cuñado.- Respondió Draco.
Selena y Severus se sonrojaron. - Draco ¿Qué quieres?- Preguntó la morocha, algo incomoda.
- Pedirte que me prestes tu libro de transformaciones.-
- ¿Qué le pasó al tuyo?-
- No lo sé, no lo encuentro.-   
- Eres una maquina de perder libros.-
- Solo préstamelo hasta que padre me compré otro.-
- Solo si juras por tu vida no perderlo.-
- Eres demasiado quisquillosa.-
- Deberías cuidar más las cosas, no es justo que Lu tenga que comprar todos los libros de nuevo.-
- Ni que salieran tanto dinero.-
- ¡Draco! No seas así, cuida de tus cosas.-
- ¿Me lo vas a prestar o no?-
- Sí, luego te lo doy.-
- No, ahora, tengo clases en un rato y voy a llegar tarde por tu culpa.-
- Es tu culpa, por perder los libros.-
- McGonagall no va a perdonarme.-
- Severus, voy y vuelvo.-
- No, tengo clases en quince minutos. Solo tenía este tiempo para estar contigo.- Dijo el morocho mirando de forma asesina a Draco.
- ¡Sele! Se me hace tarde.-
- ¡Odioso!- Le dijo la morocha a su hermano. Se acercó más a Severus y le dio un tierno beso. - Te amo.-
- Yo también amor.-
- Consigan un cuarto.-
- Señor Malfoy, no le permito que me hable de esa forma.-
- Se lo decía a mi hermana.- Dijo Draco que se arrepintió de haber abierto la bocota.
- Tiene suerte señor Malfoy, de que es un alumno de mi casa, porque de lo contrarío le quitaría un centenar de puntos.-
- Vamonos Draco, antes de que Severus te asesine.- Dijo la morocha. - Vendré a verte por la tarde.- Agregó mirando al adulto.
- Espero que sí y en lo posible, deja a ese chaperon perdido por algún lugar.-
- No te preocupes lo haré.- Se apresuró a decir la morocha, antes de que Draco volviera a abrir la boca.
- ¡Oye! No puede referirse a mí de esa forma.- Exclamó el rubio, cuando salieron del aula.
- Te lo tienes merecido, nos molestaste.-
- Si no los hubiera interrumpido, no quiero ni imaginarme lo que habrían hecho.-
- Exagerado, solo nos estábamos besando.-
- Estabas sobre él.-
- Estaba sentada sobre él, porque es mucho más alto que yo y me es incómodo besarlo parada.-
- Seguro que él no saca ningún benefició de que estés sobre él.-
- ¡Draco eres un pervertido!-
- No lo soy, tu novio lo es.-

Al día siguiente, la morocha tenía herbología y luego defensa contra las artes oscuras. Todos estaban muy intrigados de cómo sería el nuevo profesor. Mientras los gryffindors estaban en su primera clase del día, una “pequeña” discusión se llevaba a cabo en la sala de profesores.

- Lupin, te lo advierto.-
- Lo siento Severus, pero Albus me dio autorización.-
- Puedes hacer lo que te venga en ganas con ese montón de alcornoques, pero no involucres a la señorita Malfoy.-
- Severus, entiendo que te sientas obligado a protegerla, dado que Malfoy la adoptó, pero la pequeña esta en mi clase y no puedo andar haciendo diferencias.-
- ¿Es qué el hombre lobo, no puede entender que esa niña ya fue atacada por un boggart una vez? ¿No entiendes, qué casi muere en esa oportunidad?-
- Con más razón debería enfrentar sus miedos.-
- No fue por el miedo, algo extraño tenía ese Boggart.-
- Severus ya tomé una decisión.-
- Entonces la sacaré de la clase.-
- No puedes hacerlo sin mi permiso.-
- Ya lo veremos.- Respondió Severus y salió del lugar dando un portazo. El furioso profesor de pociones caminó hasta su oficina, tomó un pequeño comunicador que había en el último cajón del escritorio y lo accionó.
- Severus, Buenos días. ¿Todo bien?-
- Sí te llamo, no es porque las cosas anden bien.-
- ¿Le sucedió algo malo a mis niños?- Preguntó Lucius muy preocupado.
- Todavía no.- Sentenció el morocho y Malfoy se apareció en la oficina del profesor acompañado por uno de sus elfos.
- ¿Qué sucede?-
- Lupin, tiene preparada una clase practica.-
- ¿Y?-
- Va a utilizar un boggart con el grupo de Selena.-
- Ella no debe acercarse a esos bichos, no sabemos que pueda ocurrirle.-
- Lo sé, pero como Albus le dio autorización, no puedo hacer nada.-
- Soy su padre, tendrán que escucharme.- Siseó Lucius. Salió del lugar rumbo a la oficina del director y entró sin avisar.
- Veo que Severus no ha perdido el tiempo.- Dijo el director. - Siéntate Lucius, Remus me acaba de informar de su pequeña charla con Severus.-
- No voy a sentarme, no permitiré que expongan a Selena.-
- Nada malo va a pasarle.- Dijo Lupin.
- No confió en ustedes, si mal no lo recuerdo, mi pequeña casi se muere bajo su cuidado.-
- Remus, ¿nos disculpas?- Dijo el director.
- Por supuesto, con su permiso.- Dijo el profesor y se retiró.
- Lucius, los dos sabemos muy bien, que esa niña no es tuya.-
- La he adoptado, soy su padre.-
- Has tenido suerte, de que ciertos asuntos de tu pasado relacionados con esa niña no hallan salido a la luz. Veo que aún gozas de ciertas influencias.-
- No sé de que me habla.-
- Oh, yo creo que lo sabes muy bien.-
- Manténgase alejado de ella.-
- Nunca te has podido resistir a los encantos de su madre, me imagino que estarás tratando de hacer algo con esa pequeña, un paso en falso y me asegurare de que nunca la vuelvas a ver.-
- ¡Esta loco! No dejare que nada ni nadie me aparte de esa niña.-
- Ella no te ama, ¿lo sabías?-
- Eso no es asunto suyo.-
- ¿Qué sucedería si te dijera que esa niña esta enamorada de … tu único amigo?-
- Lo que Selena sienta, es algo que queda dentro de nuestra familia.-
- Veo que ya lo sabías, ¿la piensas compartir?-
- Selena no es un objeto, no vuelva a referirse a ella de esa forma.-
- Mis disculpas, no fue mi intensión.-
- Sacaré a Selena del colegio si es necesario, no voy a permitir que la pongan en peligro.-
- No creo necesario tomar medidas tan drásticas.-
- Usted puede engañar al mundo mágico, pero los dos sabemos bien, que no es muy diferente de los de mi tipo.-
- No sé a lo que te refieres.-
- El señor oscuro surgió bajo su cuidado, ¿No es extraño que el mago más tenebroso de todos los tiempos fuera educado por usted?-
- Desafortunadamente, Lucius, nunca creí que Voldemort fuera capaz de hacer ese tipo de cosas.-
La expresión cuidada de Malfoy, se desvaneció al escuchar ese nombre. - Es un viejo estúpido, se arriesga demasiado.-
- Lo dudo mucho, no soy yo, él que se encuentra en un estado de semi-vida, como tu señor. A propósito, ¿Qué harás cuando él regrese? ¿Le ofrecerás a la pequeña? ¿Permitirás qué todos los mortífagos la violen? Estoy seguro que a ti te agradaría ese espectáculo.-
- ¿CÓMO SE ATEVE? JAMÁS VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN LE PONGA UN DEDO ENCIMA.-
- Nadie, excepto tú.-
- No me provoque Dumbledore.-
- Los dos sabemos, Lucius, que no posees el poder mágico suficiente como para inquietarme.-
- Me llevaré a Selena.-
- No será necesario. Hablaré con el profesor Lupin para que la disculpe de la clase de hoy.-
- Más le vale que cumpla con lo que acaba de decir.-
- A diferencia de otros, mi palabra es valedera.-
Lucius salió del lugar, furioso por no poder darle a ese viejo su merecido.
- ¿Qué sucedió?- Preguntó Severus que lo estaba esperando, al lado de la gárgola.
- Cuídala mucho, ese viejo me da mala espina.-
- ¿Qué te dijo?-
- Sabe que Selena es una Mafdet y que yo lo sé, me lo dio a entender. Además insinuó varias veces, que tratará de arrebatármela, pero lo más curioso es que … me dijo que mi pequeña esta enamorada de ti.-
- ¿Curioso por qué?-
- No creyó que yo lo supiera, supongo que trató de que nos enemistáramos, eso le haría su trabajo mucho más fácil.-
- Divide y triunfaras.-
- Exactamente.-
- ¿Qué sucederá con la clase de hoy?-
- Le dirá a Lupin, que disculpe a mi pequeña.-
- Estas muy preocupado.-
- Lo estoy, no quiero que me la quiten.-
- La has adoptado, ya tienes los papeles, es un contrato mágico que no puede ser roto ni anulado.-
- Lo sé, pero ese sujeto es demasiado astuto.-
- No te la quitaran, Selena tampoco lo permitiría. Ahora que sabe de su pasado, llegado el caso, puede recurrir a sus poderes legales como Mafdet, esa familia es tan importante como la tuya.-
- Lo es, pero no quiero que tenga que preocuparse por nada, ya ha sufrido suficiente, no vallas a decirle nada de lo sucedido.-
- No lo haré. A propósito, tu hijo perdió otro de sus libros.-
- ¿Y ahora cuál?-
- El de transformaciones.-
- ¡Me voy a gastar la fortuna de los Malfoy solamente en libros para ese niño!-
- Deberías hablar con él, Selena ya lo reprendió.-
- Me imagino que sí, ¿Está usando el de ella?-
- Así es. Una cosa más.-
- ¿Y ahora qué?-
- También deberías decirle … que no nos interrumpa ¿O acaso tú se lo has ordenado?-
- ¿Interrumpirlos?-
- Cuando estoy a solas con Selena.-
- ¿No estarás yendo muy rápido?-
- Solo nos estábamos besando.- Respondió el morocho sonrojado.
- Hablaré con él, pero tú ve despacio. Aún es una niña y es mi niña.-
- Cómo si vos no hubieras intentado llevarla a la cama.- Siseó Severus
- No sé de que me hablas.-
- Recuerdas que vimos TODOS sus recuerdos, vi perfectamente ese día en el jardín de esa casa, cuando te acostaste sobre ella.-
- No tenemos que seguir hablando sobre eso, ya entendí el mensaje. Sabes que la amo.-
- Recuerda que ahora eres su padre y yo soy su novio.-
- Lo sé, eso es algo que Dumbledore me advirtió.-
- Aunque te acuestes con ella, y si lo haces te asesino, no puede hacer nada. Según las tradiciones de muchas de las familias de sangre pura, el padre tiene derecho a desflorar a sus hijas.-
- No te preocupes, no recurriré a esa tradición, aunque para serte sincero … desearía hacerlo, pero ella jamás me lo perdonaría.-
- Sé que te es muy difícil esta situación. Quizás, hubiera sido mejor no adoptarla.-
- Hice lo correcto. ¿Por qué pareciera que esta situación entre ella y yo no te molesta?-
- No tienes ni idea de lo mucho que me molesta, pero no es algo que podamos cambiar. Desearía lanzarte un cruciato por cada caricia y beso que le has dado, pero ella no me lo perdonaría. Además, sabes bien que maldición me gustaría lanzarte por el solo hecho de que pienses en ella de ESA forma.-
- Es bueno saber, que no lo harás. No te preocupes, solo voy a protegerla como si fuera mi hija, de hecho legalmente lo es. Bien, tengo que irme, cualquier cosa me avisas.-
- Lo haré.- Respondió Severus y Lucius se desvaneció junto a su elfo.

Un rato más tarde los gryffindors fueron al aula de DCAO.
- Qué raro, el profesor aún no llega.- Dijo Ron, cuando Lupin entró.
- Si me acompañan, hoy tendremos una clase práctica.- Dijo el adulto.
Los chicos lo siguieron hasta la sala de profesores, previa demostración de las habilidades del profesor para manejar al terrible de Peeves.
- Bien, chicos pasen.- Dijo Lupin abriendo la puerta de la sala. La gran mesa del lugar, se hallaba rodeada por sillas de todos los tamaños, en un rincón en un sillón desvencijado, se encontraba el profesor Snape. Antes de marcharse, le advirtió a Lupin sobre lo mal mago que era Neville y cuando estaba a punto de salir …
- Señorita Malfoy, acompáñeme.- Dijo el morocho. La muchacha miró al profesor Lupin.
- Puede retirarse, señorita Malfoy, hablaré con usted más tarde.- Dijo el profesor de DCAO. Selena lo miró extrañada y siguió a Severus fuera de la habitación.
- ¿Qué sucede? ¿Por qué me retiraste?-
- Aquí no, ven a mi oficina.- Sentenció el morocho muy serio. Al entrar …
- Severus ¿Qué pasa?-
- No podía dejarte en esa clase.-
- ¿Por qué?-
- Porque van a enfrentarse a un boggart y no quiero que nada malo te ocurra.-
- ¿Un boggart? ¿Crees qué me sucedería lo mismo que el año pasado?-
- No lo sé, pero si debes enfrentarte a uno de esos seres, quiero estar presente.-
- ¿Cómo lograste qué me dejaran salir de la clase?-
- Yo no lo hice, tuve que llamar a Lucius.- Gruñó el morocho. - Habló con Albus.-
- ¿Se encuentra bien?-
- Albus no atacaría a Lucius.-
- No pero Lucius a él sí.-
- Solo discutieron, todo esta bien.-
- ¿Qué ocurrirá con la clase de hoy? En algún momento tengo que enfrentarme a los boggart.-
- Lupin, probablemente te de la teoría luego y sobre la clase practica … yo te ayudaré.-
- Esta bien, me parece genial.-
- ¿Recuerdas lo que te explique sobre los boggarts?-
- Sí, asumen la forma de las cosas a las que más miedo tenemos.-
- Muy bien, cinco puntos para Gryffindor.-
- ¡Oye! ¿Por qué me das puntos?-
- Porque eres muy inteligente y soy tu profesor.-
- Severus …- Dijo la morocha acariciándole el rostro.
- Estamos en clases, nada de arrumacos. Ahora bien, lo único que vence a un boggart es la risa, tienes que obligar a la criatura a que asuma una forma que te parezca graciosa, para eso debes decir Riddíkulus y mover la varita de esta forma, ¿Lo entiendes?-
- Riddíkulus.- Pronunció la morocha y realizó el movimiento de varita.
- Muy bien, eres mi mejor alumna.-
- Severus, tu eres el que empieza …-
- Señorita Malfoy, compórtese. En el armario de pociones, se encuentra encerrado un boggart, cuando lo abra, deberás enfrentarlo, ¿De acuerdo?-
- Si, pero … ¿vos te vas a quedar conmigo?-
- Por supuesto que sí, estaré justo atrás de ti. ¿Preparada?- Preguntó Severus y la morocha asintió con la cabeza. El adulto apuntó su varita al armario de pociones y este se abrió. Valla sorpresa que se llevaron los dos, cuando vieron que del interior salía un boggart-Severus.
- ¿Por qué eres tú?- Preguntó la muchacha, cuando el boggart se acercaba serio. El profesor no tenía ni idea, hasta que el boggart habló…
- ¡Asquerosa sangre sucia! ¿Crees que alguna vez te he amado? No eres nadie, desearía que jamás nos hubiéramos conocido, has arruinado mi vida. Esto se acabó.- Sentenció el boggart.
Selena no podía ni hablar, estaba temblando y lloraba, se dio media vuelta y se abrazó al Severus real.
- Amor tranquila, solo es un boggart. Nada de eso es real.- Trató de calmarla Severus, cuando un plop se escuchó.
Lucius había regresado, preocupado por su niña. Se quedo atónito mirando a los dos Snapes y a la pequeña llorando.
- ¿Qué demonios …?- Iba a decir el rubio, cuando el boggart cambió de forma en el momento en que Selena lo miró. Ahora la criatura, había adoptado la forma de Lucius.
- ¡Pequeña monstruosidad! ¿En realidad te has creído que mi hijo o yo, somos capaces de sentir amor por alguien de tu tipo? ¿Cuánto tiempo más crees que voy a tolerar tu presencia en mi casa? Eres muy fácil de engañar. Cuando consiga lo que quiero de ti, te arrojaré a la basura, como la escoria que eres.- Dijo el boggart-Lucius.
- Crucio.- Pronunció el verdadero Malfoy. Pero el hechizo atravesó a la criatura.
- ¡Idiota! ¡Es un boggart!- Exclamó Severus. - Riddíkulus.- Pronunció y el boggart se transformó en un conejo, que regresó rápidamente al armario.
- ¡Mi pequeña!- Dijo el rubio, cuando Selena se abrazó a él. - ¿EN QUÉ DEMONIOS PENSABAS AL HACERLA ENFRENTAR AL BOGGART? ¿EN QUÉ HABÍAMOS QUEDADO?- Bramó Malfoy, dirigiéndose a Severus.
- En algún momento, tendrá que enfrentarlo.-
- YO DECIDIRÉ CUANDO. ES MUY PEQUEÑA.- Volvió a bramar el rubio.
- No es su culpa, yo estuve de acuerdo.- Dijo la morocha hipando.
- Mi pequeña … nada de eso, era verdad. Te amo con toda mi alma y jamás, jamás voy a dejarte. Siempre estaré a tu lado, no quiero que vuelvas a dudarlo, ni por un segundo, ¿Me has entendido?-
La morocha asintió. - Te quiero mucho.-
- Yo también mi pequeña.- Dijo el rubio, acariciándole el rostro. - En cuanto a ti ...- Agregó mirando a Severus. - Si vuelves a hacer una estupidez como esta … te asesino, ¿Lo entiendes?-
Severus gruñó. - Lupin, tarde o temprano, la hará enfrentarse a un boggart, es conveniente que primero lo haga estando conmigo.-
- No lo amenaces.- Dijo la morocha. - Si lo lastimas, jamás te lo perdonaría.-
- Ha sido un idiota, al hacer esto. Te ha hecho llorar y no puedo evitar, querer asesinarlo por ello.- Gruñó Lucius.
- No estoy llorando por culpa de él, fue el boggart, creí que … creí que decía lo que ustedes pensaban.-
- ¡TONTA! - Bramó Severus, se la arrebató a Lucius de los brazos, sujetándola muy fuerte y mirándola a los ojos. - ¿Cómo se te ocurre, que yo te diría algo como eso? Aún no has entendido que TE AMO, QUE ME MUERO SI NO LLEGO A TENER TU AMOR.- Volvió a Bramar Severus y luego la besó apasionadamente, ocasionando los celos de Lucius.
- ¿Qué voy a hacer si el profesor Lupin me hace enfrentar a un boggart?-
- No te preocupes, te ayudaré a enfrentarlo hasta que puedas hacerlo sola.- Dijo Severus.
- Pero … ¿Cómo le explico que eres tú? Vivo con Lu, es normal que tenga miedo que deje de quererme, pero vos … técnicamente, se supone que solo eres mi profesor.-
Los dos adultos se miraron. La morocha, tenía razón.
- Ya pensaremos en eso después.- Dijo Severus. - No te preocupes.-
- Lu, ¿Por qué estas aquí?-
- Estaba preocupado, quise asegurarme de que Dumbledore cumpliera su palabra.-
- Gracias por cuidarme.-
- Es mi deber, eres mi pequeña y te adoro.-
- Lu …-
- ¿Si?-
- Draco perdió otro libro.-
- Lo sé, Severus ya me lo había contado. En dos días, ya ha perdido dos libros. Tendré que hablar con él, parece un idiota hufflepuff. Debo irme, te veré pronto.- Dijo Lucius, dándole un beso en la frente. - Y tú, cuida mejor de mi niña.- Agregó el rubio, mirando a Severus, quien asintió. Luego se desapareció junto a su elfo.
- Es hora del almuerzo. ¿Te encuentras bien?-
- Un poco.-
- Selena … ¿todavía sigues pensando en lo que te dijo el boggart?-
- Sevi … ¿Beso?- Preguntó la morocha, poniendo una carita infantil, que ocasionaba que Severus se derritiera por ella. El profesor se acercó lentamente y volvió a besarla, jalándola hacia él, para que pudieran sentarse en la silla. Es que la verdad, Selena le llegaba al hombro a Severus y entonces, o ella tenía que estar en puntas de pie o él encorvarse para besarse, algo que no resultaba cómodo para ninguno de los dos.
- Estemm … sería bueno que cerraran las puertas o que cada vez que venga a ver al jefe de mi casa, no se encuentre manoseando a mi hermana.- Dijo Draco, asomándose a la oficina.
- ¡Señor Malfoy! Ha agotado mi paciencia.- Siseó Severus.
- Más bien, le he bajado el libido.-
- Cinco puntos menos para Slytherin, haber si de una buena vez aprende a mantener la boca cerrada.-
Siseó Severus.
Selena y Draco se quedaron helados. Debería ser la primera vez, en los años que Snape era profesor, que le quitaba puntos a un alumno de su casa.
- ¿Te encuentras bien?- Le preguntó la morocha a su novio.
- Sí, ¿Por qué?-
- Te has dado cuenta, que le quitaste puntos a tu casa.-
- Estoy conciente de ello y espero que no tenga que repetirse.- Dijo Severus, fulminando con la mirada al joven rubio.
- Entendí la indirecta.-
- ¿Qué querías?-
- No se lo tome a mal pero … me sería más cómodo hablarle, si mi hermana no estuviera arriba suyo.-
Snape, estuvo a punto de estallar nuevamente, cuando Selena decidió levantarse, pero previamente le dio un suave beso en los labios, para calmarlo. No valla a ser cosa, de que su adorado novio, asesinara al entrometido de su hermano.
- ¿Y bien?-
- Pasé por el aula de DCAO y escuché que los alumnos estaban todos alborotados, eran los gryffindors. Apropósito, ¿Por qué no estabas en clases?- Dijo el rubio mirando a su hermana.
- Luego te explico.-
- ¿Eso era lo qué tenía que contarme?-
- ¡Eh! No, los gryffindors se reían de usted.-
- ¿Qué quieres decir?-
- Bueno, asumo que era un boggart, que había adoptado su forma, Longbottom esta frente a él.-
- ¿Y?-
- Su boggart hizo plop y … usted terminó con un vestido verde, con un sombrero de un buitre disecado, con un enorme bolso rojo … se veía muy ridículo, todos estallaron en risa.-
Por la expresión amenazante de Severus, a la morocha le dio mala espina. Algo le decía que en la próxima clase, Neville estaría en serios problemas, sin contar que probablemente, su novio encontraría la forma de quitarle por lo menos unos cincuenta puntos a su casa, en la primera oportunidad que se le presentara.
- Sevi … solo era un boggart, no eras vos. Al parecer tus boggarts son muy populares.-
- ¿A qué te refieres?- Preguntó Draco, con mucha curiosidad.
- Mi boggart también se convirtió en Sevi y luego en Lu.-
- ¿Qué, le tienes miedo a tu novio y a mi padre? ¿Estas algo loquita?-
- No a ellos, a que me dejen.-
- ¡Oye! ¿Por qué no tienes miedo que yo te deje? ¿Por qué el boggart no se transformó en mi?-
- Probablemente porque lo hice desaparecer antes de que asumiera una nueva forma.- Sentenció Severus.
- ¿Sevi?-
- ESOS IDIOTAS.- Bramó el morocho y Draco decidió que mejor, su hermana lo tranquilizara, así que se fue silenciosamente. - ESTOY ARTO DE QUE TODOS SE BURLEN DE MI. NO VOY A PERMITIR QUE ME PONGAN EN RIDÍCULO, NO AHORA QUE VOS ESTAS CONMIGO.-
- Sevi, tranquilo. No te preocupes.-
- No voy a permitir que me ridiculicen frente a ti.-
- No lo harán, era un boggart. No pueden hacer nada para ridiculizarte.-
Pero Severus, solo podían pensar en todas sus experiencias como alumno de esa escuela. En el tiempo, en que Potter y Black, lo habían convertido en el hazme reír de todo Hogwarts. Nada había podido evitar, que fuera el bufón del colegio, ni siquiera sus hechizos de artes oscuras. Era una experiencia que no estaba dispuesto a revivir y mucho menos, que lo abochornaran frente a su novia. No quería que ella se avergonzara por salir con él, eso no podría soportarlo. Además, jamás aceptaría estar a su lado, si supiera que ella sentía lastima por él. Ya le había pasado una vez, había visto los ojos de Lily que lo miraban con compasión y apiadándose de él. Esa fue la gota que colmo el vaso y que ocasionaron, el distanciamiento entre ellos. Severus no quería la lastima de nadie, solo quería que lo amaran por como era y lo aceptaran como igual y no como alguien débil e inútil, tal como lo habían hecho sentir toda su vida esos dos odiosos gryffindors. No iba a permitir que la historia se repitiera, no esta vez y mucho menos, ahora que Selena estaba a su lado.
- Haré que se arrepientan.- Siseó, amenazante Severus. La morocha lo abrazó con todas sus fuerzas, para calmarlo. Podía sentir que algo, ocasionó la ira de su novio. Tenía que haber una razón para que se hubiera puesto tan mal, pero sabía que probablemente, él no se lo explicaría. - Amor …-
- Te amo Severus.- Dijo la morocha y lo besó con mucha dulzura.
- Gracias por estar conmigo.-
- Tonto, no me des las gracias. Estamos juntos porque nos amamos.-
- No sé que haría sin ti.-
- Tranquilo …- Le dijo la morocha, acariciándole el rostro.
- Vamos a comer o nos quedaremos sin almorzar.-
- ¿Seguro que estas bien?-
- Sí, gracias a ti.-

Los días siguientes, cualquier gryffindor que se cruzaba por el camino de Snape, perdía automáticamente cinco puntos y diez en el caso de que fuera un alumno de tercer año.
- Sele, ¿Tienes idea de cómo Snape se enteró del boggart?- Le preguntó Harry.
- Yo … estaba con él, cuando se enteró.-
- ¿Quién se lo dijo?- Preguntó Hermione.
- El chismoso de mi hermano.-
- Malfoy, ese imbécil.- Gruñó Ron.
- ¡Oye! Sé que tienes razón, pero no puedo permitir que insultes a mi hermano.- Dijo Selena.
- Bien, entonces vete por un minuto, para que pueda descargarme.- Dijo el pelirrojo.
- ¿Qué hacías con Snape?- Preguntó Harry.
- Tenía que estar con él, a mi no me dejan enfrentarme con los boggarts.-
- ¿Por qué no?- Preguntó Ron.
- ¿Quién no te deja?- Preguntó Hermione.
- Lu habló con el director para que yo no estuviera durante esa clase, porque durante la primer semana de vacaciones del año pasado … cuando Pomona era mi tutora, un boggart salió del ropero de mi cuarto y …-
- ¿Qué?- Preguntó Harry.
- Casi me muero, según el profesor Snape, no era un boggart común. Estuve una semana delirando, el curandero del hospital, ya me daba por muerta, porque no me podían bajar la fiebre y luego estuve un mes muy débil.-
- Sí, recuerdo que estabas muy flaca y pálida, cuando comenzamos las clases el año pasado.- Dijo Hermione.
- ¿Por qué Sprout no siguió siendo tu tutora?- Preguntó Ron. - Es mucho mejor que los Malfoy.-
- Porque entre el ataque del boggart y el de los dementores, a principios de las vacaciones de este año, el ministerio determinó que Pomona no me cuidaba adecuadamente. Aunque en realidad, solo fueron accidentes. Pero aún así, Pomona perdió mi custodia. Y luego Lu, se hizo cargo de mi y me llevó a vivir a la mansión Malfoy.-
- Entiendo.- Dijo Harry.
- Tú tienes casi tanta mala suerte como él.- Dijo Ron, señalando a Harry. - En primer año lo atacó el innombrable, en segundo el heredero de Slytherin junto con su adorado basilisco, ahora según Trelawney, lo persigue el Grim, francamente me extraña que no te halla dicho lo mismo a ti.-
- Gracias por el aliento.- Dijo la morocha. - Pero ya tuve suficiente de ataques, le prometí a Lu que me mantendría alejada de los problemas.-
- Yo no los ando buscando, ellos me encuentran a mi.- Se defendió Harry.
- No entiendo como puedes llamarlo … Lu, a ese sujeto.- Dijo Ron.
- Yo lo quiero.-
- Pero es Malfoy, tendrías que haberlo visto como nos trato el año pasado, cuando nos encontró en la librería.- Dijo Harry.
- Sí, te perdiste una gran pelea.- Agregó Ron.
- ¿Pelea?-
- Sí, Malfoy insultó a mi familia y mi padre le dio una piña, tendrías que ver como quedo, con su ojo morado.-
- Lamento lo que les halla dicho.- Dijo la morocha, que recordó la vez que vio a Lu con el ojo morado.
- No tienes que disculparte, no es tu culpa lo que él diga.-
- Pero ahora es mi familia, me siento … responsable.- Dijo la morocha.

Unos días después, Sele estaba hablando con los gemelos cuando Ron se le acercó.
- Oye, ¿Por qué ahora a todos se les dio por traer gatos?-
- No es un gato, es un kneazle y se llama Onix.-
- Solo ten cuidado de que no se coma a mi rata.-
- No le hará nada.- Dijo la morocha, que acercó al kneazle a la rata. Onix miró a Scabbers y luego se le erizó el pelo.
- Parece que no le agrada.- Dijo Ron.
- Creo que tienes razón, pero no parece que fuera a atacarla.- Dijo la morocha, mientras el pequeño Kneazle miraba con desconfianza a la rata. Ron siguió su camino, hasta donde estaban Harry y Hermione. Un rato después, Crookshanks, decidió que la rata de Ron sería un buen aperitivo y la corrió por toda la sala común de gryffindor, escapando diestramente de los chicos que intentaban sujetarlo.

La primera salida a Hogsmeade, fue anunciada para el día de Halloween. Sele, le avisó a Lu, por medio del comunicador para que pudieran verse en el pueblo. Claro está, si ella lograba traspasar la entrada a los terrenos del colegio, en donde estaban apostados, dos horrendos dementores.
El sábado por la mañana, la morocha se levantó muy temprano y se juntó en la entrada del colegio con sus amigos Sly y con Draco.
- ¿Lista para ir?- Preguntó Blaise.
- Claro que si.-
- ¿Tú ya conoces el pueblo?- Preguntó Theodore.
- Sí, Severus me llevó en primer año.-
- Ese Snape, siempre nos gana en todo.- Dijo Blaise.
- ¿Ustedes lo conocen?-
- Fuimos un par de veces con nuestros padres.- Explicó Theodore. Cuando llegaban a la entrada en donde estaban los dementores …
- ¿Sele?- Preguntó Draco.
- Vallan ustedes, yo me quedo.-
- Nada va a pasarte, nosotros te cuidaremos.- Dijo Blaise.
- Lo siento, pero no puedo acercarme más.-
- Sele …- Dijo Draco.
- Iré a ver a Severus. Nos vemos luego.- Dijo la morocha y regresó al castillo.
- ¿Usted no se había ido al pueblo?- Preguntó Filch.
- No pude salir, ¿Ha visto al profesor Snape?-
- Esta en su oficina.-
- Gracias.- Respondió la morocha y bajó hacia las mazmorras. Golpeo la puerta y entró.
- Amor ¿Qué haces aquí? ¿Por qué no has ido al pueblo?-
- Trate, pero … no pude pasar por las rejas … los dementores … ¿Me podrías acompañar?-
- Eres un caso serio. Iré contigo pero primero debo llevarle esto a Lupin.-
- ¿Qué es?-
- Una poción, Lupin … no se ha sentido bien últimamente.-
La morocha se acercó y olfateó el brebaje. - No es una poción sanadora.-
- ¿Cómo lo sabes?-
- Bueno, no tiene la consistencia adecuada y su olor es extraño, ¿Qué es?-
- Algo que no te puedo decir, pero tienes razón, no es una poción sanadora.- Respondió Severus sonriendo, porque estaba orgulloso de que su novia fuera una de las mejores alumnas en su materia. Caminaron hasta la oficina de Lupin, Severus entró mientras la morocha lo esperó en el pasillo.
- ¿Ya está?-
- Sí, ahora soy todo tuyo.-
- Se supone que siempre eres solo mío.- Dijo la morocha.
- Es una forma de decir.-
- Más te vale, porque no quiero compartirte con nadie.-
Se dirigieron hasta las rejas del colegio y Selena se frenó a mitad de camino.
- ¿Amor?-
- Haz que se vallan.-
- Esta bien, les diré que se alejen mientras cruzamos. Quédate aquí.- Dijo Severus, se acercó a los dementores y habló con ellos, pero las criaturas se rehusaron a alejarse. Por lo que Snape no tuvo más opción que utilizar a su patronus. Una cierva plateada salió del extremo de su varita y ahuyentó a las criaturas. La morocha observó el patronus de su novio, completamente intrigada.
- ¿Qué hiciste?-
- Un encantamiento para alejarlos.-
- ¿Qué era?-
- Un patronus.-
- ¿Por qué tiene esa forma?-
- Eso no importa.- Respondió bruscamente.
- ¿Por qué te enojaste?-
- No estoy enojado.-
- Entonces estas molesto.-
- No lo estoy.- Gruñó Severus, que no quería explicar nada sobre el encantamiento patronus. “No creí que siguiera teniendo el mismo aspecto. No puedo decirle nada a Selena sobre este hechizo.”
Llegaron al pueblo, en donde los estaban esperando los chicos.
- Se tardaron demasiado, ¿Qué anduvieron haciendo? ¿No me digan que se estuvieron manoseando otra vez?- Dijo Draco.
- SEÑOR MALFOY, ESTA CASTIGADO Y DIEZ PUNTO MENOS PARA SLYTHERIN.- Bramó Severus.
- Pero yo …- Quiso decir Draco, cuando recibió dos codazos, uno de su hermana y otro de Theodore, que quería asesinarlo por haber perdido ya quince puntos de su casa.
Se pasaron la mañana de compras, de un lado para el otro, mientras Severus iba junto a Selena, como si fuera su sombra.
- Sele … no te lo tomes a mal, pero … no es muy divertido estar aquí, si el jefe de mi casa, esta vigilando cada uno de mis movimientos.- Dijo Blaise.
- Lo siento.- Respondió la morocha. - Me lo llevó conmigo, no te preocupes.-
- No me refería a que vos también te fueras, solo deshazte de tu novio.-
- No puedo echarlo, nos vemos en un rato.- Dijo la morocha y agarró la mano de su profesor, para ir a otro lugar. Unos segundos después, Snape la soltó.
- No podemos ir de la mano y tampoco, deberíamos estar tanto tiempo juntos.-
- Lo sé, pero los chicos …-
- No es divertido, que un adulto te este siguiendo los pasos.-
- Algo así. ¿A dónde podemos ir?-
- Tú regresa con tus amigos y yo, iré a buscar otros adultos con los cuales socializar.-
- ¿Vos socializar? No mientas.-
- Bien, solo iré a las tres escobas a tomar algo. Luego puedes venir conmigo.-
- ¿Por qué no quieres estar conmigo?-
- Eso no es verdad.-
- ¿Qué sucedió con el patronus?-
- ¿Qué quieres decir?-
- Estas molesto desde que lo invocaste.-
- No es nada, olvídalo.-

Nota de la autora:

Espero que este capítulo les haya gustado. Desafortunadamente no llegue a incluir las vacaciones de Navidad, que es el próximo capi, el cual, quería publicarlo para esta fecha, pero no ha sido así. Probablemente, ese capítulo va a ir para antes de año nuevo.

¿Qué opinan de las formas que asume el boggart de Sele?
¿Qué ocurre con el patronus de Severus?
¿Por qué no ha cambiado la forma del patronus?
¿Le explicará Sevi a Sele, sobre el encantamiento?

Kia Malfoy: Hola amiga! yo ando genial, durmiendo lo que no duermo durante el año, jeje. es que la uni me traumaba tanto que apenas dormía, ahora parece que estuviera invernando como los osos, nada más que aquí es verano. ¿Y vos todo o.k? espero que sí.
esta vez, lu aparece un poquito más.

Lady Drako: esta vez el capi es un poquito más largo pero no mucho, espero que te guste. Felicitaciones por los exámenes, me alegro que te halla ido bien, y al fin, unas merecidas vacaciones. Que bien, que Lu, empiece a agradarte. el hombre es así, impulsivo y sin medias tintas, se manda al frente con lo que siente y quiere, muy diferente de nuestro Sevi, que da más vueltas que la calesita.

Kny: Severus es Severus, es complicado y muy inseguro, y las dudas andan en el aire. espero que este capi te guste. besitos


Tags: fic, fanfic, severus snape, lucius malfoy, amor, romance, drama

Publicado por miakayuki2006 @ 9:16  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Euge
Martes, 23 de diciembre de 2008 | 22:29
Buenisisissisimooo..jajaja..
cada dia mejor amiga, siga asi.
Besitos.
Publicado por lau snape
S?bado, 27 de diciembre de 2008 | 11:00
ola!!!
ace pocos dia k vi tu fic!! xd no m animaba a escribirte xd no suelo aser estas cosas. esta realmente bien aunk encuentro algunas dificultades para leer los capitulos ,tengo k volver a google y poner cap + el num xd!!m lo lei entero asta el cap 24 pero o no encuentro o el capitulo 25 o aun no lo escribistes xd!! la verdad tengo muxas ganas de leerlo y aver si m podeis ayudar alguien k ya no se donde buscar xd !!gracias!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.