S?bado, 03 de enero de 2009

Selena y Severus Snape. Versión 2

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Personajes principales: Selena, Severus Snape y Lucius Malfoy.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 20: Comienza el cambio.

Lucius Malfoy siguió embistiendo a Sprout hasta que al fin se corrió. Se acomodó la ropa lentamente y …
- Es hora.- Dijo el rubio tomando unos papeles del escritorio. - Tienes que firmarlos.-
- Pero …- Trató de decir Pomona, pensando en lo ocurrido y en las consecuencias que eso le traería.
- ¿Qué crees que es todo esto? Sabes bien, que ha sido un intercambio de negocios, tú obtienes placer y yo a la niña.-
- ¿Para qué la quieres?-
- Ya te dije que eso no es asunto tuyo.-
- Sabes que puedo complacerte.- Dijo la mujer acariciándole la entrepierna al rubio. Trataba de hacerlo desistir en su idea, pero era algo que no lograría.
- ¡Quítate!- Siseó Lucius, apartando la mano de Sprout. - Firma los papeles o te arrepentirás.-
- Creí que … es solo una niña, no le hagas daño.-
- FIRMA LOS MALDITOS PAPELES.- Bramó el rubio. - O no volveré a tocarte jamás y le revelaré a todo el  mundo mágico, no solo nuestros encuentros, sino también, tu engaño matrimonial con Severus.-
- Él no tiene nada que ver.-
- A Severus no lo afectaría, es un hombre y fue mortífago, pero tú … que dirían tus compañeros, si supieran que preferías nuestras vergas a la de tu esposo.-
- ¡Cállate!- Exclamó Pomona casi llorando.
- Entonces, firma esos papeles.-
Sprout se acercó a la mesa, tomó los papeles y los firmó, lentamente y temblando. Odiándose por haber hecho semejante estupidez, que ahora ponía en peligro a la niña.
- No la lastimes, por favor. Es muy pequeña, ella …-
- Debiste pensarlo antes, has sido una tutora realmente muy irresponsable. Has estado dejándola sola durante los fines de semana, solo para follar conmigo. Pero lamento informarte que eso se acabó.- Sentenció Lucius.
- ¿Qué quieres decir?-
- No volveré a tocarte.-
- Pero … ya firmé los papeles y …-
- Ahora no tienes nada que me interesa, conseguí lo que quería. Fue … divertido mientras duró. Pero aún puedes tratar de recuperar a Severus, quizás lo has puesto celoso con nuestra escenita.- Dijo Lucius con malicia. - Nos vemos … nunca.- Agregó y se marchó.

Al día siguiente, durante la clase de historia de la magia, el profesor Bins relató la historia de la cámara de los secretos, ocasionando que varios alumnos se pusieran muy nerviosos.
El viernes en DCAO, Lockhart consigue acabar con la paciencia de la morocha, por la tarea asignada. Con ganas de hablar con alguien sobre el asunto y tratando de esquivar a su tutora, que desde la visita del rubio estuvo actuando muy extraña, Selena decide ir a ver a Severus. “Bueno, normalmente supongo que haría eso …  iría a verlo.”
- Permiso.- Dijo la morocha entrando en la oficina de su profesor.
- Selena, pasa. ¿Sucede algo malo?-
- No, bueno … depende de quien lo mire.-
- ¿Qué ocurre?-
- ¿Hay alguna forma en que pueda dejar DCAO?-
- Me temo que no, ¿No has aprendido nada interesante?-
- Además de que Lockhart ha sido ganador cinco veces el premio a la sonrisa más encantadora de la revista corazón de bruja, pues no.-
Severus frunció el seño. - ¿Qué hacen en las clases?-
- Bueno … dramatizaciones de cada cosa que ha escrito en sus libros y hoy nos dio como deber escribir un poema en el cual debemos hablar sobre sus grandes hazañas.- Dijo la morocha, enfatizando de forma sarcástica las últimas dos palabras.
- Quédate aquí, ya regreso.- Dijo Snape y salió del lugar. Selena aprovechó para mirar con atención las cosas que había allí, el lugar era bastante sombrío y lúgubre. Los frascos se encontraban abarrotando las paredes, y contenían un montón de cosas desagradables con ojos saltones o garras. “Bueno, el lugar se parece mucho a su dueño.” Pensó la morocha, mientras se levantó y se acercó a la capa del profesor que descansaba sobre la silla. La acarició suavemente y olió el perfume, según su diario, esa esencia le agradaba mucho, pero al parecer ya no era así. “¿Por qué me habré enamorado de Snape? ¿Qué le vi? En el diario solo escribí que me enamoré con solo verlo, pero si fuera así … ¿Por qué no ha vuelto a ocurrir? Supongo que es la maldición.” Miró como uno de los cajones del escritorio estaba mal cerrado y la curiosidad por saber que había allí, era muy grande. Levantó la vista para asegurarse de que la puerta estuviera cerrada y abrió el cajón. “Ten cuidado, la curiosidad mato al gato.” Pensaba la muchacha. Tomó una foto que había en la parte superior de una pila de papeles y se asombró al darse cuenta de que era una foto suya con Snape. Ella sonreía y lo miraba tiernamente, mientras que él la sujetaba por la cintura y también sonreía. En ese momento, Selena comprendió que antes de entrar en la oficina, Severus había estado mirando esa foto. “Debe de estar muy mal … me imagino que debe sufrir mucho por todo esto. Teniendo en cuenta lo ocurrido, la maldición no es muy buena, el afectado no es el que sufre sino la persona a la que ama.” Acomodó todo nuevamente, para que no se notara que anduvo curioseando y regresó a la silla a esperar que Snape regresara. Unos instantes después, el morocho entró.
- Toma, te servirá.- Le dijo entregándole un gran libro.
- “Todo sobre Defensa contra las Artes Oscuras.”- Leyó la morocha.
- Es un buen libro, te agradará.-
Selena lo abrió y lo hojeó. Tal como la portada de su libro de criaturas mágicas que Snape le había regalado, el interior de ese libro estaba lleno de anotaciones sobre el margen, con el mismo tipo de caligrafía. - ¿Es tu letra?-
- ¿Y de quién más va a ser?-
- Pero no escribes así.-
- Claro que si.-
- Cuando corriges nuestros trabajos … tus anotaciones parecen garabatos que la mayoría de las veces no logró entender. ¿Por qué no escribes siempre así? Esta si que es una letra muy bonita.-
- Porque no me da la gana.- Siseó Snape.
- ¿Por qué siempre contestas tan mal?-
- Déjate de hacer preguntas.-
- ¿Siempre me contestabas así, cuando nosotros …?-
- A veces, pero vos me perdonabas rápidamente, aunque eso no evitaba que te hiciera llorar.-
- ¿Me extrañas mucho?-
- Más de lo que podrías imaginarte.- Confesó Severus sonrojado.
Selena se levantó y lo abrazó.
- No hagas eso.- Gruñó Snape.
- ¿Por qué no? Creí que te gustaba que te abrazara.-
- Pero no eres tú.-
- Sigo siendo la misma Selena.-
- Sabes a lo que me refiero.-
- Lo siento.- Dijo la morocha y se alejó.
- No sientes nada por mí, ¿Verdad?-
- Yo …-
- Es mejor que no mientas, te conozco demasiado.-
- No es justo.-
- Lo sé, te conozco tanto como vos me conocías a mi.-
- Siendo sincera … no lo sé.-
- ¿Cómo no sabes si sentís algo por mi?-
- Bueno, es complicado … me llamas la atención pero al mismo tiempo …-
- Te soy desagradable, supongo que la maldición te ha abierto los ojos, y ahora me ves como realmente soy.-
- Ni que antes hubiera estado ciega.-
- ¿No es lo que piensas?-
- No, estoy segura de que vi algo en ti, solo que no sé que.-
Severus rió. - Bueno, quizás eso que viste ya no esta.-
- No lo creo, tú sigues siendo el mismo.-
- El mismo murciélago de las mazmorras.- Dijo Snape con una mirada triste, pensando que esa muchacha en el pasado se hubiera enojado con él al decir eso y le diría que para ella, era perfecto.
- Severus …- Pronunció la morocha. - ¿Me dejas abrazarte?-
- Esta bien, ven aquí.- Respondió el adulto que necesitaba tanto sentir la calidez de la niña, que no pudo rechazarla.

El sábado por la mañana, fue el primer partido de quiddicht, Gryffindor vr Slytherin. Aunque la morocha deseaba que su casa ganara, en el fondo quería que fueran los Slytherins los que triunfaran porque eso alegraría un poco a Snape. No lo podía evitar, últimamente pensaba bastante en él, y deseaba que no siguiera sufriendo. Tras la victoria de Gryffindor y a pesar de que Harry terminó en la enfermería, en la torre se desató una gran fiesta de celebración. A la mañana siguiente, cansados por el jaleo nocturno, los chicos bajaron a desayunar y por el camino se enteraron de que Colin Creevey había sido petrificado. El miedo que se había calmado desde el último incidente, resurgió con más fuerza y la mayoría prefería no andar solos por el castillo.
- Cielo, ven.- Dijo Pomona al verla.
- Hola.- Respondió alegremente la muchacha. - ¿Qué sucede?- Preguntó al ver la expresión de la mujer.
- Vamos ha hablar a mi oficina, alguien quiere verte.-
- ¿Quién?-
- Él te explicará todo.- Dijo Sprout. - Lo siento pequeña, he sido una estúpida, espero que puedas perdonarme.- Agregó Pomona y le abrió la puerta para que entrara sola. La morocha la miró aún más confundida y entró en la oficina, algo asustada.
- ¡Hola, mi amor!- Dijo Lucius con una sonrisa encantadora.
- Hola Lu, ¿Qué haces aquí? ¿Qué sucede?-
- Soy tu nuevo tutor.-
- ¿Qué cosa?- Preguntó asombrada.
- Me haré cargo de ti.-
- ¿Cómo lo conseguiste?-
- Prefiero no entrar en detalles.- Respondió pícaramente y la morocha se sonrojó al entender lo sucedido.
- No deberías hacer eso.-
- ¿Qué cosa?-
- Usar tus encantos de esa forma.-
- ¿Dé qué forma?-
- Sabes de que forma.-
- ¿Qué crees que hice?-
- Tengo una buena idea de lo que has hecho, me lo imagino.-
- Así que te lo imaginas … ¿De dónde sacaste esa idea?-
- Bueno, no me lo imagino técnicamente, pero creo saber que es lo que has hecho.-
- ¿Así que tengo encanto?- Dijo el rubio, acariciándole el rostro.
- Sabes que sí.-
- No realmente, es la primera vez que me lo dices. Creí que no los tenía para ti.-
- Lucius … no hagas eso.-
- ¿Qué?-
- Mirarme de esa forma.-
- ¿Por qué no?-
- Me hace sentir incómoda.-
- No puedo evitarlo, eres demasiado hermosa.-
- No quiero vivir contigo.- Dijo de pronto la morocha y Lucius cambio su actitud.
- ¿Por qué no?-
- ¿Qué hay con tu familia?-
- ¿Qué tienen que ver ellos?-
- No les agrado.-
- Eso no importa, yo soy el cabeza de familia de los Malfoy, mis deseos son ley, y vos vas a vivir con nosotros.-
- Pero …-
- Vas a vivir con nosotros y punto.-
- ¿Seguro?-
- Muy seguro, yo voy a cuidarte.- Respondió Lucius y la jaló hacía él. - Te amo.-
- Lo sé.-
- Se supone que deberías contestar, “Yo también”.-
- Lo siento, es solo que …-
- Sigues sintiendo algo por Severus.-
- No exactamente.-
- ¿Entonces?-
- No lo sé, vos … me gustas mucho pero … Severus … no puedo dejar de pensar en él.-
- Bueno, ese es un progreso, nunca me habías dicho que te gustaba.-
- ¿Y cómo no me ibas a gustar? Si eres muy bonito.-
Lucius rió. - Has cambiado un poco.-
- ¿En serio?-
- Sí, antes nunca me hubieras dicho eso.-
Selena se sonrojó. - Hubiera preferido no cambiar …-
- Lo sé. Aún sigo buscando algo para que recuperes la memoria sobre Severus, pero no he conseguido nada.-
- ¿De verdad estas buscando algo?-
- Así es.-
- ¿Por qué?-
- Porque … Severus es … mi amigo y porque quiero que vos seas verdaderamente feliz, y para mi desgracia sé que lo eres estando con él.-
- ¿Cómo sabes eso?-
- ¿Recuerdas la marca en tu piel?-
- Si, pero …-
- Me permite saber lo que sientes y además, era obvio que él te gustaba.-
- ¿Tan transparente soy?-
- No tienes ni idea.-
- ¿Y qué hay contigo?-
- ¿Qué?-
- ¿No te molesta que yo …?-
- No me molesta, me duele que no me ames.-
- Lucius … lo siento.-
- Tranquila, la batalla no esta perdida. No voy a darme por vencido, trataré de conseguir tu amor, pero solo cuando las cosas sean justas.-
- ¿Te refieres a cuándo recupere la memoria?-
- Así es, de esa forma la victoria será más dulce.-
- ¿Qué sucederá con Pomona?-
- Ella obtuvo lo que quería y yo también.-
- ¿Tú eras … el amigo al que iba a visitar durante los fines de semana?-
- Así que amigo …-
- Sí, ella me decía que iba a ver a un viejo amigo.-
- No soy viejo.-
- No creo que lo dijera en ese sentido, más bien, era que se conocían desde hace mucho.-
- Sí era yo.-
- Lucius …-
- ¿Qué?-
- Tu eres casado, no deberías …-
- ¿Meterle los cuernos a mi esposa?-
- Sip.- Dijo la morocha sonrojada.
- Te sorprendería saber que tan cornudo soy yo. Ya te dije que nos casamos por un arreglo matrimonial entre nuestro padres, no porque nos amaramos. Ahora solo mantenemos las apariencias mientras ella anda con quien quiere y yo también, lo más discretamente posible.-
- Veo que tú andas con medio mundo.-
- ¡Oye! ¿Por qué dices eso?-
- Bueno … Draco mencionó algo al respecto.-
- ¿Qué te dijo?-
- Que tienes … muchas amantes, cree que yo soy una de ellas, y que cuando te canses de mi, me arrojaras a la basura.-
- ¿Crees que dice la verdad?-
- Quizás, no tienes muchos buenos antecedentes.-
- TONTA, tú no eres mi amante, eres la mujer a la que amo. Eres demasiado importante para mí, ¿O se te ha olvidado que te entregué mi corazón?-
- No, pero …-
- ¡Te amo!- Exclamó el rubio sujetándola con fuerza y besándola.
- Lu …- Respondió ella, cuando se separaron y le acarició el rostro mirándolo con una ternura con la que nunca antes lo había mirado, ocasionando que el rubio se derritiera por ella.
- Tú tampoco deberías hacer eso.- La regañó divertido.
- ¿Qué cosa?- Preguntó confundida.
- Mirarme tan tiernamente, hace que me desespere por tenerte a mi lado.-
- ¡Lucius!- Dijo la pequeña sonrojada y Malfoy rió otra vez.
- Tengo que irme, promete que tendrás mucho cuidado.-
- Te lo prometo. Tú también cuídate mucho.-
- Pequeña …- Dijo el rubio y apoyó sus labios muy suavemente sobre los de ella y luego se marchó.
- ¿Cielo?- Preguntó Sprout, entrando en el lugar.
- Esta bien, no va a lastimarme.-
- No debí … dejarme seducir por él, yo …-
- No te preocupes, estaré bien.-
- Pequeña, no tienes idea de lo que ese hombre puede llegar a hacer.- Respondió Sprout, estremeciéndose pensando en Lucius violando a la niña.
- No es tan malo, estoy segura.-
- Veré como puedo recuperar tu custodia, pero francamente … pediré ayuda para que alguien más se haga cargo de ti y no ese hombre, lo prometo.-
- Esta bien.- Respondió la morocha, aunque en realidad la idea de vivir con Lucius no le desagradaba del todo. Pero si, le daba miedo el resto de los Malfoy.
Salió de la oficina de su ex tutora, pensando que debía avisarle a alguien más sobre lo ocurrido. Y como si lo hubiera llamado con el pensamiento, caminando por el medio del pasillo, con su capa ondeando por detrás, Severus se acercaba a ella.
- Buenos días.- Gruñó el adulto y parecía que iba a seguir caminando.
- Buenos días profesor Snape, ¿Puedo hablar un segundo con usted?-
- ¿Qué desea? Estoy apurado.-
- Es … algo importante.- Respondió la morocha, bajando la cabeza.
- Venga, entremos ahí.- Dijo señalando un aula vacía. - ¿Qué ocurre?-
- ¿Sabe algo de … mi situación?-
- ¿Qué situación?-
- Pomona … ya no es más mi tutora.-
- ¿Cómo?- Siseó Snape.
- Me acabo de enterar, pensé que tal vez lo sabías.-
- No sé nada, ¿Qué pasó?-
- Lucius … logró seducirla y conseguir que le transfiriera mi custodia, voy a vivir con él.-
- ESE MALDITO RUBIO ENDEMONIADO, DEBI IMAGINAR QUE NO ESTABA TRANDO DE AYUDARME.- Bramó Severus furioso.
- Tranquilo.- Dijo la morocha y lo abrazó.
- ¿Cómo quieres que esté tranquilo si vas a vivir en la cueva del león?- Siseó el adulto.
- Si te refieres a Lucius como león por su pelo rubio puede ser, pero te recuerdo que es un Slytherin.-
- No me tomes el pelo, que no estoy de humor para eso.-
- Lo siento, no pude evitarlo.-
- No voy a permitir que vivas con él.-
- Pomona no puede hacer nada, no creo que vos puedas evitarlo.-
- Esa estúpida mujer … solo por una cogida rápida te entregó a él.-
- ¡Severus!- Exclamó la morocha súper escarlata, por lo dicho por su profesor.
- Lo siento.- Gruñó el morocho al darse cuenta de lo que había dicho. - Ya te he perdido y voy a perderte aún más.- Dijo casi en un susurró, alejándose de ella para darle la espalda, y apoyándose en un pupitre cercano. La situación se estaba poniendo cada vez peor y no podía soportarlo mucho tiempo más. Apretó sus puños tan fuerte, que comenzaba a sangrar.
- ¡Severus!- Exclamó la pequeña, acercándose rápidamente a él y colocando sus manos sobre las suyas para tranquilizarlo. - ¡Detente! Te estas lastimando.-
- No es nada. Vete, es mejor que me dejes solo.- Gruñó con una mirada muy fría y cruel. Selena sintió un leve escalofrió al verlo, pero no se alejó.
- ¡Basta! ¡Por favor!- Exclamó muy angustiada, viendo el chorro de sangre caer al suelo.
- ¡TE DIJE QUE TE FUERAS!-
- ¡NO LO HARÉ!-
- ¡VETE! SOY PELIGROSO PARA TI EN ESTOS MOMENTOS.-
- Nunca me lastimarías, lo sé.-
- El Severus Snape que conociste desapareció cuando me olvidaste. Ya no soy el mismo.-
- Lo eres.-
- Te equivocas, el mortífago que vivía en mi interior, mi lado más oscuro ha ido creciendo día a día. Alimentado por el odio a esos dos muchachos por haberte alejado de mi, fortaleciéndose con mi dolor y mi furia por no tenerte.-
- Por favor, tranquilízate.-
- No puedo, en verdad, vete.-
- No me iré.-
- No sabes de lo que soy capaz.- Siseó amenazante, sujetándola con fuerza por las muñecas.
- Me lastimas.-
- Te lo advertí. Ahora vete.-
- No.-
- ¿Quieres que te viole, para convencerte de una buena vez que debes alejarte de mi?-
- Haz lo que quieras, no te dejaré.- Respondió testarudamente la morocha. No sabía porque se quedaba ahí junto a él, cuando todos sus sentidos le indicaban que debía correr hasta estar lo más alejadamente posible de su profesor de pociones.
- Ten cuidado con lo que dices.- Siseó el adulto, volviéndola a sujetar con fuerza y arrinconándola contra la pared. - No deberías provocar a una fiera.-
- No eres una fiera.- Respondió la morocha algo adolorida por el agarre y el golpe que se dio contra la pared. - No voy a dejarte.-
- ¿No entiendes que las fieras heridas son aún más peligrosas que las que se encuentran sanas?-
- Ya te dije que no eres una fiera, eres Severus Snape y prometiste que me cuidarías.- Dijo la muchacha con firmeza. El morocho reaccionó y la soltó para caer de rodillas al suelo, cubriéndose el rostro con ambas manos. - Lo siento.-
- Tranquilo, todo esta bien.- Respondió Selena y se arrodillo junto a él para abrazarlo.
- Lo siento pequeña, lo siento.-
- Lo sé, no te preocupes.-
- Casi …-
- No me lastimaste, tranquilo.- Dijo la muchacha acariciándole el rostro.
- ¿Por qué no te marchaste?-
- No podía dejarte.-
- ¿Por qué?-
- Sabía que debía correr, pero un sentimiento muy fuerte me obligaba a quedarme contigo y no estoy arrepentida de haberme quedado.-
- Pequeña … soy peligroso … no vuelvas a acercarte a mi.-
- Ya te dije que no voy a dejarte, solo tienes un mal genio.-
- Es más que eso.-
- Todo saldrá bien, no debí decirte eso.-
- Si no me lo hubieras contado, cuando me enterará sería aún peor.-
- Abrázame.- Pidió la pequeña.
- Selena …- Dijo Severus y la abrazó con todas sus fuerzas, tratando de encerrar nuevamente al mortífago que estaba en su interior. La morocha levantó su rostro y lentamente comenzó a besar a su profesor que se sorprendió. Severus se apoyó contra la pared y la jaló aún más hacía él, besándola con desesperación, casi de forma salvaje. Deslizó su mano por debajo de la camisa de la morocha, para acariciarle la espalda, llegó a la altura del abroche del corpiño y lo soltó. Ella se tensó y él lo notó, estaba perdiendo el control y más vale que lo recuperara pronto antes de hacer algo de lo que luego se lamentaría.
- Severus …- Dijo la muchacha sonrojada y alejándose un poco.
- Lo siento … me deje llevar.- Respondió Snape y le abrochó nuevamente el corpiño. - ¿Por qué lo hiciste?-
- ¿Qué cosa?-
- Besarme de esa forma.-
- Porque era lo que sentía en ese momento.-
- No lo hagas.-
- ¿Qué?-
- Tratar de consolarme, cuando no sientes nada por mi. Solo empeora las cosas.-
- Siento algo por ti, pero no sé lo que es. No me pidas que me aleje.-
- No te entiendo.-
- Bienvenido al club.- Respondió la morocha, acariciándole el rostro y besándolo nuevamente. Severus la besó con ternura y luego ella escondió su rostro en el cuello de su profesor. Valla explicación que tendría que dar si alguien los encontraba en esa situación, con la muchacha sentada sobre él, con sus piernas a cada lado de su cuerpo y abrazados de ese modo. Era una suerte que fuera domingo, porque permanecieron así el resto de la mañana hasta la hora del almuerzo. Ninguno de los dos tenía intenciones de alejarse del otro.
- Es hora de almorzar.- Dijo de pronto el morocho.
- ¿Tienes hambre?-
- No realmente.-
- Yo tampoco.-
- No podemos quedarnos así el resto del día.- Gruñó Severus.
- No quiero que nos separemos.-
- ¿Y ahora qué te agarro? ¿Por qué no quieres alejarte de mi?-
- Tengo miedo.-
- ¿De qué?- Preguntó Severus, hasta que recordó que un Gryffindor había sido petrificado. - Nada malo va a pasarte, te lo prometo. No dejaré que algo te ataque.-
- No es por eso.-
- ¿Entonces?-
- Tengo miedo de que nos separemos y vos vuelvas … a tener ese mal genio.-
- ¿Estas preocupada por mi?- Preguntó el morocho sin poder creerlo y le acarició suavemente el rostro. “Quizás … aún hay esperanzas para nosotros. Puede que este recuperando la memoria o … enamorándose de mi nuevamente.”
- Sí.- Confesó tímidamente la muchacha sonrojándose. - Creo que te quiero.-

Nota de la autora:

Bueno chicas, me estoy rompiendo el mate con esta historia, las cosas se están complicando más de lo que esperaba.
¿Qué les parece la actitud de Severus?
¿Se lo imaginan así … de oscuro?
¿Qué esta ocurriendo con Selena? ¿Estará recordando lo que sentía por Severus o son sentimientos nuevos?
¿Y Lucius? ¿Qué sucederá con ese rubio?

Pixel: Querida amiga, Feliz Año, y como regalito de año nuevo, aquí te dejo otro capi. Sobre Sele y Lu ... bueno ya veras lo que sucede en los próximos capis. y sobre Pomona, no cualquiera podría resistirse a Lu ...

Y tengo que pedir disculpas a las que leen esta versión porque siempre me quedan los capis muy cortitos, trataré de escribir un par un poco más largos. sobre la próxima actualización, no estoy segura, pero probablemente sea el miércoles o el jueves.

besitos y buen fin de semana

Miaka Snape


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:08  | sele y sevi vers 2
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por pixel
S?bado, 03 de enero de 2009 | 15:28
WoOooOoo!!! Que bien otro capi!!! Pobre Sevyyyy!! Menos mal k sele esta ahi para ayudarlo cuando pierde el control!!! yo creo k ella ya esta empezando a recordarlo porque si no no lo besaria... ueno... o eso creo yo... porque a lucius tambien le besa. No se porque pero no me gusta k selena se vaya a vivir con lucuis xQ todavia no confio muxo en ?l y menos en su hijo (aunke draco me encanteAmor ) pero bueno ya veremos lo que pasa.

Me voy bss y cuidate!! =)=)
Publicado por kia malfoy
Domingo, 22 de febrero de 2009 | 17:18
ola..nena..
uii.. si nadie se puede.. resistir.. a los enkantos de mi adorado..Lu..!
aunk'.. no me parece. k' ocupe.. sus..enkantos..para.ese.. tipo de cosas.. pero.. bueno.. espero.. que lo aga..por una noble..causa... jeje..!
y pss....bueno.. nos vemos despues..!
haa,..oye..
que va a hacer..lu con sele.. ya kiero..saber..
seguire..leyendo.. ok..
bye..nena...kuidate..
bzythos..!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.