S?bado, 03 de enero de 2009


Versión 1: Selena y Severus Snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 26: El ataque.

Al amanecer, Selena despertó en los brazos de Lucius, sintiéndose segura y amada. Lo observó detenidamente, como tratando de evaluar que era lo que Malfoy tenía, que le ocasionaba cierto rechazo. Lo quería, eso era indiscutible, adoraba al rubio más que a un amigo pero no como a un novio, y definitivamente, no lo quería como a un padre y sin embargo … “Sí la maldición no existiera … quizás nosotros … estaríamos juntos. Estoy segura de que si correspondiera a Lucius, sería verdaderamente feliz y …”
- Pequeña, ¿Te ocurre algo?- Preguntó Malfoy que acababa de despertar.
- No, solo pensaba …-
- ¿En qué?-
- Nada importante.-
- ¿Dormiste bien?-
- Sí, gracias por dejarme dormir contigo.-
- Selena … ¿Sigues pensando en el patronus de Severus?- Preguntó el rubio acariciándole el rostro.
- No puedo evitarlo. Quizás … no seamos el uno para el otro.-
- Él te quiere, estoy seguro de eso, o de lo contrario, no le permitiría que estuviera cerca de ti.-
- Pero … él no me quiere lo suficiente, su patronus … y si me amara de verdad, pasaría la Navidad con nosotros y no cuidando a Harry que es la persona a la que más odia en este mundo.-
- No sé porque Severus se ha quedado en el castillo, pero …-
- Lo sé, vas a decirme que me quiere. Tal vez, este confundido y cree que me ama y en realidad solo me quiere como … a una amiga o … peor como a una hija.-
- Pequeña …- Dijo Lucius y la abrazó.
- No quiero sentirme así, me duele mucho.- Respondió la morocha y comenzó a llorar.
- Permiso padre …- Dijo Draco asomándose en la puerta. - ¿Por qué Sele esta llorando?- Preguntó acercándose a la cama de Lucius.
- ¿Por qué te parece que tu hermana puede llorar?-
- Snape.- Gruñó Draco. Al joven rubio, no le agradaba la relación de su hermana con el jefe de Slytherin. Hacía tiempo que sentía que la morocha sufría estando junto a ese hombre, y por eso trataba de mantenerlos alejados. Aunque le costara puntos a su casa, no iba a permitir que Snape la usara y esa era la razón por la cual, los interrumpía a cada rato. - Padre, no crees que … sería mejor si Sele, ya no saliera más con Snape.-
- ¡No! Yo lo quiero.- Dijo la morocha.
- Sé que lo quieres, pero pasas más tiempo llorando que siendo feliz.- Respondió Draco.
- No puedo impedirles que estén juntos.- Dijo Lucius.
- Si, puedes. Como jefe de la familia …-
- ¿Qué crees que ocurriría si recurro a las viejas tradiciones de esta familia?- Preguntó Malfoy.
- Por lo menos, Snape no la lastimaría.-
- Pero Selena dejaría de querer estar con nosotros.-
- Pero …-
- No quiero alejarme de Severus.- Gimoteo la morocha.
- ¡LO ODIO!- Gritó Draco. - Es un imbécil, se aprovecha de que vos sos muy ingenua y demasiado buena.-
- No es verdad.- Respondió Selena.
- ¿Qué no? Y entonces, ¿Por qué te la pasas llorando?-
- Porque él no me quiere tanto como yo a él.-
- Entonces, déjalo.-
- No puedo.-
- Draco, ya es suficiente. Ve al salón, en un rato estaremos allí.- Intervino Lucius.
- Padre …-
- Obedece.- Siseó el adulto y Draco se marchó, insultando a Snape.
- Mi pequeña, sé que no puedes evitar amar a Severus, pero quizás deberías escuchar lo que dice Draco.-
- Pero … si lo dejo … no podría soportarlo. Cuando nos peleamos, no podía dejar de pensar en él, sentía que me moría.-
- Es natural que te sientas así al principio, pero con el tiempo, ese sentimiento desaparece y las cosas vuelven a la normalidad. Te cuesta tanto, porque Severus es tu primer amor, pero ya veras que un día vas a encontrar a un muchacho que en verdad sepa apreciarte.-
- Lu, ¿No existe … una maldición que haga que ya no pueda amar a nadie? De esa forma, ya no sufriría.-
- Pequeña, ¿Estas conciente de lo que me acabas de preguntar?-
- Sí, pero …-
- No conozco ninguna maldición de ese tipo, y aunque la conociera, jamás la usaría en ti. Primero porque de esa forma, te perderías lo hermoso que es amar y ser amado, y segundo, porque no sentirías absolutamente nada ni siquiera por Draco o por mi.-
- Eso quiere decir, que sí conoces una de esas maldiciones.-
- Selena … -
- Esta bien, lo entiendo.-
Un rato después, los tres Malfoy se reunieron en el salón para desayunar.
- Padre, ¿Por qué el salón principal y la mitad del jardín están sellados?-
- Es una sorpresa, así que mantente alejado de esos lugares.-
- ¿Una sorpresa?- Preguntó la morocha y Lucius pudo captar, como eso parecía animar un poco a la muchacha.
- Así es. Es una sorpresa para Navidad.-
- ¿Qué es?- Preguntó Draco.
- Si te lo digo, ya no será una sorpresa, y además, tampoco pueden entrar en la cocina, si necesitan algo se lo piden a los elfos.-
- Lu, ¿Qué haremos hoy?- Preguntó la morocha
- Ustedes pueden hacer lo que quieran hasta el mediodía, yo debo seguir con unos tramites y luego a la tarde podemos salir los tres juntos.-
- ¿Puedo acompañarte?-
- No pequeña, es muy aburrido y prefiero que te quedes con tu hermano.-
- Prometo no molestarte.-
- Selena, no puedo llevarte a donde voy. Te prometo compensarte por la tarde.- Dijo Lucius, que le dolía en el alma tener que rechazar a la muchacha.
- Esta bien.-
Al terminar de desayunar, Lucius se fue.
- ¿Por qué no habrá querido llevarme?-
- Probablemente porque este relacionado con la sorpresa, de otro modo, no creo que se hubiera negado.-
- ¿Qué crees que sea?-
- Si cerró la mitad de la casa, probablemente se trate de una fiesta enorme.-
- Pero …-
- ¿No me digas que no quieres tener una fiesta? A padre le daría un ataque.-
- No es eso, creí que … los Malfoy no celebraban la Navidad.-
- No la celebramos, pero supongo que ahora que vos estas con nosotros, padre instaurará la Navidad como fiesta oficial de los Malfoy.-
- ¿En verdad será una fiesta? Sería genial, la de la otra vez me gusto mucho.-
- Si es una fiesta, de seguro será aún mejor y más grande.-
Mientras tanto, Lucius no pudo evitar presentarse ante Severus, destilando bilis …
- ¿En qué demonios estabas pensando?- Siseó el rubio.
- Buenos días Lucius.- Respondió de mala gana el morocho.
- Que buenos días ni que ocho cuartos. ¿Tienes idea de por qué estoy aquí?-
- Probablemente, porque no voy a estar en las vacaciones con ustedes.-
- No exactamente. Vine para decirte que probablemente, ya no podrás estar con Selena.- Dijo Lucius y Severus se puso pálido.
- ¿Qué quieres decir?-
- ¿Cómo pudiste ser tan estúpido de invocar a un patronus?-
- ¿Te lo contó?-
- ¿Y qué esperabas? Cree que no la amas lo suficiente o que estas confundido en lo que sientes por ella y definitivamente, tu patronus no fue de gran ayuda.-
- No sabía que …-
- Para colmo, le dices mentiras para encubrir todo.-
- No puedo explicárselo.-
- Cada cosa que haces, es para lastimarla.-
- No es mi intención.-
- Me importa un bledo que sea o no tu intención. Si la amaras como dices, ella sería más importante que quedarte aquí a cuidar a ese mocoso.-
- Es complicado, no es tan fácil …-
- El complicado eres tú.- Lo interrumpió Lucius. - No la amas.-
- Sí lo hago.-
- ¿Y el patronus?-
- No lo sé, aún no ha cambiado.-
- Ya has estado con ella demasiado tiempo como para decir que el patronus no ha cambiado. Sino cambio es porque …-
- ¿Qué sabes vos, sobre los patronus?- Lo cortó Severus. - Tú, ni si quiera puedes invocarlo.-
- Hay muchas cosas que no sabes sobre mi.- Siseó Lucius. - ¡Expecto patronum!- Exclamó el rubio y de la punta de su varita mágica, salió un patronus plateado con forma humana.
- Selena.- Dijo Severus, al ver que el patronus de Malfoy tomaba la forma de la muchacha. - ¿Cómo es qué …?-
- Aprendí a conjurar al patronus cuando nació mi hijo, para mantener a los dementores lejos de su cuna. Recuerda que la mansión Malfoy era usada como cuartel general por el señor oscuro, y era muy común, que esos seres merodearan la casa. Más de una vez, entraban al lugar y acosaban a Draco. Mi primer patronus tenía la forma de un dragón.-
- Representaba a tu hijo.-
- Así es. Pero desde que conocí a Selena, mi patronus se transformó en ella. Sino eres capaz de amarla, por su bien, aléjate de una vez y para siempre.- Sentenció Lucius y su patronus se desvaneció.
- La amo.-
- Entonces, demuéstraselo.-
- Así como yo no sé todo sobre ti, vos tampoco sabes todo sobre mi. Hay cosas que aún no puedo decirle o explicarle.-
- Severus, tienes que entender que es una muchacha de trece años. A esa edad, las cosas no tienen punto medio, la amas o no la amas. Tienes que hablar con ella y tratar de explicarle, o de lo contrario vas a perderla.-
- No puedo …-
- Escúchame bien, ella me pidió que le lanzara una maldición para dejar de amar y Draco, quiere que use mi puesto como jefe de familia para alejarlos. No voy a hacer ninguna de las dos cosas, pero tú tienes que hacer algo, o me temo que quizás mi hijo, recurra a una de las tradiciones de nuestra familia.-
- Draco no puede …-
- Oh sí, Draco ya puede, tiene trece años y según la tradición familiar, ya tiene la edad necesaria.-
- Es solo un niño.-
- Que hará lo que sea para no ver sufrir a su hermana. Por si no te has dado cuenta, esos dos han creado una relación muy fuerte, ambos se han aceptado como hermanos.-
- Es por eso que nos ha estado interrumpiendo …-
- Probablemente se ha convertido en el guardián de Selena, aunque no lo halla hecho oficial.- Sentenció Lucius. - Estoy organizando una fiesta para Navidad, ya sabes que puedes venir. Sino lo haces, trata de verla aunque sea un rato, te necesita.-
- Iré luego de Navidad, le dije que pasaría el año nuevo con ella, pero estaba tan furiosa que no quiso escucharme.-
- ¿Y qué esperabas? No puede evitar querer estar contigo.-
- Lo sé.-
- Piensa en lo que te he dicho.-
- ¿Lucius?-
- ¿Qué?-
- ¿Cómo es qué tu patronus adopta forma humana?-
- No lo sé, solo se transformó en ella.-
- ¿Sabes que muy pocos magos han logrado conjurar un patronus con esa forma?-
- Lo sé, si lo pienso es gracioso. Se supone que los magos oscuros no podemos invocar a un patronus, y mira, los dos tenemos uno.-
- Pero el tuyo …-
- Ella es mi pensamiento feliz.- Respondió el rubio y se fue.
“¿Qué demonios voy a hacer? No puedo dejar que Selena siga sufriendo por mi culpa, pero tampoco tengo las fuerzas para dejarla. Todo esto ha sido un error desde el principio.” Pensaba el morocho muy angustiado.

Malfoy fue a distintos lugares para seguir con los arreglos de la fiesta de navidad. Hacía tres meses que la estaba organizando, y ya muchos murmuraban que iba a ser la fiesta más importante de por lo menos, los últimos cien años. Desde esculturas de hielo, hasta la banda de música del momento, pasando por hadas verdaderas que sirvieran la comida, eran solo algunas de las cosas, que Lucius tenía planeadas. No solo se trataba de celebrar la primera Navidad de los Malfoy, sino que también, era la celebración de la adopción de la morocha. Por eso, todo tenía que salir a la perfección.

Draco y Selena se encontraban en el salón comedor de la mansión, pensando en que hacer para pasar el tiempo …
- ¿Por qué no vamos al callejón Knocturn?-
- ¿Nosotros solos?- Preguntó Selena.
- Si, le decimos a un elfo que nos lleve. Podemos ir con Hunter y Onix.-
- Pero, ese lugar …-
- No seas gallina. Hay muchas tiendas que aún no conoces.-
- Me conformo con la única a la que entré.-
- Borgin y Burkes, es genial, tienen de todo.-
- Todas cosas horribles.-
- No seas aguafiestas.- Dijo Draco, cuando un plop sonó en el habitación.
- Hola amor.- Dijo Severus, con una mirada muy triste.-
- ¿Qué hace aquí?- Gruñó Draco.
Selena lo miró por unos segundos, indecisa entre correr hacia él o pedirle que se marche, algo que Severus notó. - Hola.- Respondió fríamente. - ¿Por qué viniste?-
- Usted no es bienvenido en nuestra casa.-
- Cállate Draco y déjame hablar con mi novia.-
- No va a ser su novia por mucho tiempo, eso se lo garantizo.-
- Draco, esta bien.- Dijo Selena. - Déjame hablar con él.-
Severus se dio cuenta, de que Lucius le había dicho la verdad, la relación entre ambos chicos era muy intensa, como si en realidad fueran hermanos de sangre.
- De acuerdo, estaré en la biblioteca. Si me necesitas me llamas.-
- Lo haré, no te preocupes.- Dijo la morocha, y Draco se retiró fulminando con la mirada a su profesor. - No me respondiste, ¿Por qué viniste?-
- Creí que te agradaría verme.-
- Severus, yo …-
- Lamento lastimarte.-
- No sientes lo mismo por mi.-
- Te amo Selena, pero hay cosas que no puedo contarte o explicarte.-
- No creo que sea verdad.-
- Mi patronus …-
- No quiero saberlo, no quiero saber nada sobre esa mujer.-
- Selena …-
- Te enojaste conmigo cuando ayude a Harry, porque estabas preocupado por la leyenda de las almas gemelas. No tenías ningún derecho a enojarte, cuando vos me ocultabas que amabas a otra.-
- Ya te dije que ella esta muerta.-
- Pero la sigues amando, ella es tu recuerdo feliz.-
- Amor …-
- No eres mi alma gemela, nunca lo has sido y no porque yo no lo deseara, sino porque vos jamás me has amado con todo tu corazón.-
- Te equivocas. ¿Crees que te podría haber despertado sino te amara?-
- Tú solo me despertaste porque yo si te amo, no porque vos sintieras algo por mi.-
- Selena, ¿Qué quieres que haga para demostrarte que eres la única mujer a la que amo?-
- No hay nada que puedas hacer.-
- ¿Quieres … que nos separemos?- Preguntó Severus angustiado.
Selena no le respondió, solo se lo quedo mirando.
- ¡AMITA!- Gritó Runy al aparecerse en la habitación.
- ¿Qué haces aquí?- Preguntó la morocha.
- Volvió amita, el señor Dumbledore esta revisando la mansión Mafdet junto a otros magos.-
- ¿Albus?- Preguntó Severus.
- Sí señor, junto con magos del ministerio, señor.-
Draco regresó en ese momento, porque había escuchado el grito del elfo. - ¿Qué hace aquí?-
- Llama a tu padre.- Le ordenó Snape al rubio, y Draco con un gruñido lo obedeció.
- ¿Qué sucede?- Preguntó Lucius cuando se apareció. - ¿Qué haces tú aquí?-
- Albus y unos magos del ministerio están revisando esa casa.- Dijo Severus.
- ¡Ese maldito viejo!- Siseó Lucius.- ¿Lograron entrar?-
- No señor, Rogu mantiene la barrera, señor.-
- Escúchame bien, regresa a la mansión y dile a ese elfo, que iremos para allá y que bajo ninguna circunstancia levante esa barrera.-
- Si señor, Runy obedece.- Dijo el elfo y se desvaneció.
- ¿Qué harás?- Preguntó Severus.
- Pequeña, tú y Draco vendrán conmigo.-
- ¿Iremos a la mansión?- Preguntó Selena.
- Sí, es hora de que saquemos a ese viejo del medio, por lo menos por un tiempo.-
- ¿Cómo lo harás?- Preguntó el joven rubio a su padre.
- Ya veremos. Rápido, denme la mano.- Dijo el adulto.
- Iré con ustedes.- Dijo Severus.
- Haz lo que quieras.- Respondió Lucius.
Unos segundos más tarde, los cuatros se aparecieron en el jardín de los Mafdet …
- Lucius, ¿Qué haces por aquí?- Preguntó Dumbledore.
- Eso debería preguntarles yo, ¿Qué hacen en terrenos de mi propiedad?-
- Señor Malfoy, como bien sabe usted, adquirió esta casa pero existe una cláusula que …-
- Lo sé. Compré esta casa con el riesgo de que un heredero de la familia pudiera reclamarla, pero según tengo entendido, no existe ningún familiar cercano o lejano de los Mafdet.-
- ¿Estas seguro de eso, Lucius?- Preguntó Dumbledore.
- Déjese de hablar en acertijos y explíquenme que hacen aquí.-
- El profesor Dumbledore, cree que ha encontrado a un heredero de la familia Mafdet.-
- ¿Sí? ¿A quién?-
- A la hija de Aine.- Dijo Dumbledore.
- ¿Y bien? ¿Dónde está?-
- Detrás de ti.- Dijo Dumbledore.
- ¿Yo?- Preguntó la morocha.
- Se equivoca, Selena es una Malfoy.-
- Como ya te lo había dicho, tuviste suerte en poder adoptarla, luego de lo que le has hecho a su familia.-
- ¿Mis padres? ¿Qué les ocurrió? No los he vuelto a ver desde que … me abandonaran.-
- Te ocultaron para protegerte.- Dijo Dumbledore.
- ¿Protegerme? Si me echaron cuando el profesor Snape les informó que yo era una bruja.- Dijo Selena, tratando de fingir que no sabía de que le hablaban.
- ¿Dé qué hablas pequeña?- Preguntó uno de los magos del ministerio.
- Selena, es hija de muggles.- Respondió Lucius. - Sus padres la rechazaron por ser diferente y por eso, la he adoptado.-
- Es fácil de comprobar, quien es esta niña en realidad.- Sentenció Dumbledore. - Pequeña, por favor acércate.-
La morocha miró a Lucius. - Ve, todo estará bien.- Dijo el rubio. Selena se acercó hasta Dumbledore algo dubitativa.
- Pequeña, por favor apoya tu varita contra la puerta.-
Selena hizo lo que le pidieron. - ¿Así?- Preguntó tocando la puerta, y una barrera azul apareció.
- La barrera permanece intacta, Albus. Me temo que esta niña no es la heredera de los Mafdet.- Sentenció el mago del ministerio. Dumbledore se quedó pensativo.
- Bien, ahora que han averiguado lo que querían les ruego que se retiren.- Gruñó Lucius.
- Nuestras disculpas, señor Malfoy. Usted sabe que es nuestro deber confirmar estas posibilidades.-
- Lo entiendo, pero no acepto que involucren a miembros de mi familia. El ministro de magia se enterará de lo ocurrido.- Sentenció Lucius y los magos del ministerio se retiraron luego de despedirse.
- Severus, ¿Se puede saber que haces tú aquí?- Preguntó Dumbledore.
- Estaba visitando a los Malfoy.- Respondió secamente el morocho.
- No creo que sea conveniente que te vuelvan a asociar … con determinada clase de magos.-
- Estoy en libertad de juntarme con quien me parezca adecuado.- Respondió Severus.
- Por más que intentes complacer a Malfoy, él nunca te permitirá estar con esta niña.-
- Ya le he dicho Dumbledore, que lo que suceda en mi familia, es algo que no le importa.- Intervino Lucius.
- Bien, es solo un comentario. Que pasen un buen día.- Dijo Albus y se desapareció.
- ¿No vas a tener problemas?- Le preguntó la morocha a su novio.
- Estaré bien, Albus me necesita.-
- Es mejor que regresemos a la casa.- Dijo Lucius.
- ¿Puedo quedarme un rato para hablar con Selena?- Preguntó el morocho.
- Si ella esta de acuerdo, no hay problema.- Sentenció el rubio.
- No puedes permitir que se queden.- Gruñó Draco.
- Aún soy el jefe de la familia y por lo tanto, soy el que decide que se puede o no hacer.- Siseó Lucius.
- Me quedo con Severus, luego puede llevarme a la casa.-
- Esta bien pequeña. Nos vemos luego.- Respondió Malfoy sujetando a su hijo y desapareciéndose.
- ¡Runy!- Llamó la morocha.
- ¡Amita! ¿Hicimos todo bien?-
- Si, muy bien. Ahora quiero pedirte que te asegures que no hay ninguna otra persona dentro de los terrenos de los Mafdet, salvo nosotros.- Dijo la muchacha. El elfo se desapareció por un minuto y luego regresó.
- No hay nadie amita.-
- Entonces, ¿puedes llevarnos a Severus y a mi al interior?-
- Sí amita, Runy hace cualquier cosa que la amita le pida.- Respondió el pequeño elfo sujetando la capa de ambos. Un instante más tarde se encontraban en el interior.
- Mucho mejor.- Dijo Selena. - Me estaba congelando.-
- ¡Amita!- Exclamó Rogu.
- ¡Hola a todos!- Respondió la morocha a los elfos que se le acercaron.
- Amita, ¿Desea algo?-
- Si, podrías darme una taza de chocolate caliente y para Severus …-
- Un café.- Respondió el adulto.
- En seguida, amita.- Respondió una elfina.
- Nosotros seguiremos trabajando.- Dijo Rogu y se retiraron.
- Selena … ¿Recuerdas lo que te pregunté?-
- Lo recuerdo.- Respondió secamente la morocha.
- ¿Qué quieres hacer?-
- Desearía nunca haberte conocido.-
- Selena …- Dijo Severus, mientras su corazón parecía caerse a pedazos.
- No puedo dejarte y tampoco puedo estar contigo.-
- Amor … tienes que entender que …-
- ¿Qué?-
- Yo tengo treinta y tres años, tengo un pasado que no puedo olvidar ni borrar.-
- ¿Ahora es mi culpa por ser chica?-
- No estoy hablando de que alguien tenga la culpa. Solo quiero que entiendas, que tuve una vida antes de conocerte y que esa vida … fue horrible. No tenía a nadie a quien le importara y …-
- La tenías a ella.- Lo interrumpió Selena. La morocha no podía evitarlo, estaba celosa de esa mujer y sentía que a pesar de que estaba muerta, aún podía robarle el corazón de su novio.
- La conocí mucho antes de entrar a Hogwarts, ella era hija de muggles y …-
- Así que yo era su reemplazo, hasta que te enteraste que era de sangre pura. Por eso quisiste terminar conmigo.-
- TONTA … una cosa no tiene que ver con la otra, te expliqué que no estoy a tu altura por ser un mestizo. Te amo, no estoy contigo para que reemplaces a nadie.- “Es mi culpa que no confíe en mi. Durante todo este tiempo, solo le he creado una duda tras otra con respecto a lo que siento por ella.”
- Pero … No puedo evitar sentirme así. Sé que me quieres, pero … solo deseo que me quieras solo a mi.-
- Selena … te amo solo a ti. Ella … jamás pudo aceptarme tal como soy. Por un tiempo sintió lastima por mi y por eso pudimos ser amigos y luego … no soportó que yo me juntara con ciertas personas y …-
- ¿Los mortífagos?-
- No, ella se alejó cuando aún estábamos en el colegio, cuando yo me juntaba con Lucius, y otros futuros magos oscuros.-
- ¿Sí pudieras … cambiar tu pasado … la elegirías a ella?-
Valla aprieto en que lo había puesto la morocha. Ciertamente Severus deseaba cambiar su pasado, principalmente para no convertirse en un mortífago y quizás …
- Cambiaría mi pasado si pudiera, pero … de todas formas, estoy seguro de que nunca hubiera estado con ella.-
- ¿Por qué no?-
- Porque ella no me amaba, me quería como a un amigo y sentía pena por mi, y eso es algo que nunca pude soportar. Si vos … también sintieras lastima por mi … tampoco estaríamos juntos. No es eso lo que yo deseo …-
- Severus …- Dijo la morocha y lo abrazó con todas sus fuerzas. Snape no pudo reaccionar por unos segundos, lo había tomado por sorpresa el acercamiento de su novia.
- Creí que … nunca volverías a abrazarme.- Respondió el profesor de pociones, correspondiéndole el abrazo.
- Lamento haberme comportado así. Sufriste durante mucho tiempo y yo solo logró hacerte recordar un montón de cosas feas y dolorosas y …-
- No te preocupes amor. Aún eres muy joven para entender algunos hechos de mi pasado, por eso es natural que actúes así. Yo debería tratar de explicarte en lugar de …-
- Actuar como el hombre serio y reservado que eres.-
- Básicamente, si.-
- Pero eres así, y por eso te amo.-
- ¿Creí que ser tan reservado y serio, eran partes de mis defectos?-
- Pues, yo amo todos tus defectos y virtudes.-
- Entonces … ¿No quieres que nos alejemos?-
- No. Solo … me cuesta aceptar, que alguna vez existió otra mujer a la que querías.-
- Selena …- Dijo Severus besándola suavemente. - Eso quiere decir que estas celosa.-
- Claro que si.- Respondió la morocha sonrojada y Snape no pudo evitar reírse. - No te rías.-
- Lo siento. Nunca creí que alguien me quisiera lo suficiente como para celarme.- Dijo el adulto, cuando la elfina regresó con las bebidas calientes. Luego de cumplido su deber se retiró.
- Severus …- Dijo la morocha  y lo besó con desesperación, aprovechando que se habían quedado solos nuevamente. - Te amo.-
- Amor, no sé que haría sin ti.-
- No pienses en eso, siempre estaré contigo.-
- Aún no entiendo que hice para merecerte.-
- Ser el hombre más atractivo, valiente e inteligente del mundo.-
- ¿Segura que estas hablando de mi?-
- ¡Severus Snape! ¿Qué te he dicho?-
- Solo bromeaba.-
- No eres bueno para hacer bromas.-
- Ya me lo imaginaba.-
- ¿No te vas a quedar conmigo en la mansión?-
- No amor, lo siento.-
- Esta bien, pero aunque sea, ven a visitarme un ratito todos los días.-
- De acuerdo, lo prometo.-
- ¿Besos?- Preguntó la morocha y Severus obedeció. Se besaron y acariciaron por largo tiempo, hasta que era hora de almorzar.
- Amita, ¿Va a quedarse a almorzar?-
- No Rogu, lo siento. Severus y yo debemos irnos. Trataré de venir a verlos otro día.-
- La estaremos esperando, amita.-
- ¿Me llevas a casa?-
- Por supuesto que sí.- Respondió Severus y la alzó.
- ¿Qué haces?-
- Tratar de ser un poco romántico.- Dijo el morocho, sonrojándose. La muchacha se acurrucó contra él y luego se desaparecieron.
- ¡Al fin regresaste!- Exclamó Draco. - Estaba preocupado por ti, y usted ¿Por qué no baja a mi hermana?- Siseó el rubio mirando a Snape.
Severus la bajó suavemente y … - Pequeño mocoso, tenme más respeto.-
- Tiene que ganarse mi respeto.-
- ¡Ya basta los dos!- Los reprendió la morocha, antes de que su hermano y su novio se arrancaran los ojos. - Draco, todo esta bien.-
- No lo esta … mientras estés con este sujeto.-
- ¡Draco!- Siseó Lucius, que considero oportuno intervenir. - Severus, ¿Te quedas a almorzar?-
Snape miró a su novia y luego al joven rubio que seguía mirándolo muy insolentemente. - Sí, lo haré.-
- Me alegro, veo que estas pensando mejor las cosas.- Respondió Lucius.
La morocha se acercó a su novio y lo tomó de la mano. - Ven, vamos a mi habitación hasta que este la comida.-
- No, deben quedarse aquí.- Gruñó Draco.
- ¿Por qué estas actuando así?-
- No quiero que estés a solas con este sujeto.- Siseó el joven rubio, mientras que a Severus comenzaba a subírsele la presión. Definitivamente, Draco era digno hijo de su padre, entrometido a más no poder.
- Mi novia y yo, no necesitamos de tu permiso.-
- No, pero necesitan el de nuestro padre.-
- Draco, ya déjalos tranquilos.- Gruñó Malfoy, que no tenía ningún interés de meterse en semejante discusión.
- Pero padre …-
- Ya me has escuchado. Termina ya con los berrinches.- Sentenció Lucius.
- Creí que la amabas.- Murmuró Draco y salió de la habitación. Sin embargo, logró que su padre montara en cólera.
- SI TIENES ALGO QUE DECIR, DIMELO EN LA CARA.- Bramó Malfoy.
- SE LA ESTAS REGALANDO A ESTE SUJETO QUE NO LA AMA.- Respondió el joven rubio, dándose media vuelta.
- ¡DRACO! No soy un objeto para que me regalen. Fui yo la que eligió estar con Severus, si de verdad me quieres deberías aceptar mi decisión y no actuar de esta forma..- Intervino la morocha, sujetando a Lucius, antes de que éste terminara por perder la cabeza.
- Lo siento.- Se disculpó el muchacho y salió de la habitación.
- Voy a ir a hablar con él y aclararle unas cuantas cosas.- Siseó Lucius.
- No lo harás, porque si vas, solo echaras más leña al fuego.-
- Tiene que entender que yo …-
- No puedes ir en este estado, primero te tranquilizas.- Sentenció la morocha.
- Recuerda que yo soy tú  … no me des ordenes.-
- No lo hago. Solo trato de que no se maten el uno al otro.-
- Creo que lo mejor es que me retire.- Dijo Snape, que no quería seguir interrumpiendo la armonía en la familia Malfoy.
- ¡NO!- Exclamaron a la vez la morocha y el rubio.
- Eres nuestro invitado para almorzar y vas a quedarte.- Sentenció Lucius.
- Más que una invitación parece un orden.- Gruñó Severus.
- Quédate …- Suplicó la morocha.
- Esta bien, pero no quiero que mi presencia ocasione problemas.-
- Sí te vas, pondrás triste a mi pequeña.- Dijo el rubio.
- Ya dije que no me voy.-
- Aún soy el jefe de esta casa y como tal … tienes mi bendición para estar con mi niña.- Sentenció Lucius y Severus se sonrojó. A la morocha le pareció divertido lo que Malfoy acababa de decir y comenzó a reírse, y esa risa, despejó el ambiente pesado que había en el lugar.
- ¿Por qué te ríes?- Preguntó el rubio.
- Es qué … sonaste muy anticuado.-
- ¡Oye! No soy viejo.-
- Dije anticuado, no viejo.-
- Es lo mismo.-
- Lucius, eres genial.- Dijo la muchacha y le dio un fuerte abrazo.
- Vamos, váyanse que cuando este la comida les aviso.- Dijo el rubio, dándole un beso en la frente.
Por el camino a la habitación de la morocha …
- ¿Entendiste lo que Lucius dijo?- Preguntó Severus con curiosidad.
- Sí, que podemos estar juntos.- Respondió la morocha y Snape se sonrojó.
- Creo que no lo entendiste del todo.-
- ¿Por qué?-
- Usó la palabra … bendición.
- Lo sé, por eso le dije que sonó muy anticuado.-
- En las familias de sangre pura, cuando el padre le da la bendición al novio en una relación, implica que …- Dijo el morocho sonrojándose aún más.
- ¿Qué? Déjate de tanto misterio.-
- Que yo … que nosotros …-
- ¡Severus! ¡Dilo de una vez!- Dijo la morocha impaciente.
- Que nosotros … podemos casarnos.-
Selena se sonrojó, hasta ese momento no había pensado en casarse. - ¡Oh!- Expresó la morocha, que no sabía que otra cosa decir. Había fantaseado muchas veces con vivir con Severus, pero nunca se había puesto a pensar en que forma. Entraron a la habitación, sin saber como continuar la conversación.
“No debí decirle nada. ¿Por qué habré abierto la bocota?” - Selena … ¿Alguna vez pensaste en … casarte conmigo?-
- No, nunca se me pasó por la cabeza.-
- ¿No crees que seguiremos juntos … cuando vos seas un poco más grande?-
- Nunca voy a dejarte, es solo que no lo había pensado.- Respondió la morocha abrazándolo.
- Pero … cuando te pregunté si vivirías conmigo …-
- Dije que sí y lo mantengo.-
- Selena …- Dijo Severus y la estrujó con fuerza. - Te amo.-
- Yo también te amo.-
- Amor, ¿Cuándo seas mayor … crees que nosotros …?-
- Estoy segura de que seremos muy felices juntos. Seré … Selena Snape.- Respondió la morocha sonrojándose, entendiendo que era lo que Severus trataba de preguntarle y no se animaba. El profesor de pociones sonrió sonrojado y la besó tiernamente.
En otro lugar de la mansión Malfoy, Draco no podía contener su furia y su frustración al saber que su hermana estaba con Snape. “Tengo que hacer algo, no puedo permitir que la lastime. No la merece, ese sujeto … me las va a pagar.”
Por otra parte, Lucius estaba en la cocina tratando de no pensar en lo que estaban haciendo los dos enamorados. Los celos del rubio iban en aumento, a tal punto que tenía ganas de interrumpirlos con cualquier excusa tonta. “No puedo hacerlo, les di mi bendición y Selena … es feliz con él.”
- Amo, el almuerzo ya esta listo.- Informó Krispy.
- Bien, pon la mesa.- Ordenó el rubio y fue en busca de la morocha y Snape.
Como de costumbre, Selena estaba sentada sobre Severus, mientras se besaban apasionadamente. El morocho deslizó una mano por debajo del buzo de la morocha, para acariciarle la espalda. Deseaba seguir explorando el cuerpo de su novia, pero aún no se animaba, no estaba seguro de que ella se lo permitiera. La besó tiernamente en el cuello, cuando el rubio entró.
- Lamento interrumpir.- Dijo Malfoy, medio gruñendo, los celos comenzaban a apoderarse de él. - La comida esta lista.-
- Ya vamos.- Respondió la morocha sonrojada. Snape solo se limitó a asentir, pues también estaba muy sonrojado.
Lucius salió de la habitación y fue a ver a Draco. Un rato más tarde, todos estaban en el comedor. Selena se veía radiante junto a Severus y por eso el joven rubio, decidió que era mejor no arruinar las cosas, por lo menos, por ahora. Luego de comer, Severus se despidió de su novia y le prometió que la visitaría al día siguiente.
- ¿Qué haremos ahora?- Preguntó Draco.
- Yo, voy a darme una ducha.- Respondió el adulto. - Descansen un rato y luego podremos ir de compras.-
- Esta bien, dormiremos la siesta.- Dijo el joven rubio resignado.
- No pongas esa cara.- Le dijo la morocha a su hermano. - Solo dormiremos un rato.-
- No me gusta dormir la siesta.-
- Quédate haciendo otra cosa.- Respondió la muchacha, cuando Lucius se retiró. Lo vio alejarse de reojo, parecía molesto.
- ¿Vas a acostarte?-
- Solo un rato.-
- ¡Ufa! Me quedo solo y voy a aburrirme.-
- Saca a pasear a Hunter o llévate a Onix.-
- ¡Oh! Sí, que divertido.-
- Nos vemos luego.-
- ¡Espera! ¿Me vas a dejar solo?-
- ¿Qué quieres?-
- Quédate un ratito más.- Suplicó el rubio.
- ¿Para qué?-
- No sé, estoy aburrido.-
- ¡Draco!-
- Esta bien, que descanses.- Respondió el rubio dándose por vencido.
Selena fue hasta su habitación, se cambió y se acostó a dormir. Una hora después, Lucius la despertó.
- ¿Ya me tengo que levantar? Pero si recién me acosté.- Protestó media dormida.
- Ya ha pasado una hora, pero no tienes que levantarte, no fue mi intención despertarte, solo … quería acariciarte el rostro.-
- ¿Qué sucede?-
- Nada.-
- ¿Lu?-
- Estoy bien.-
- No es verdad. Lamento que me vieras … tan cariñosa con Severus.-
- ¿Por eso se vinieron a tu pieza?-
- Sí, no quería incomodarte o hacerte sentir mal.-
- Creí que … ustedes …-
- ¿Qué?-
- Se iban a acostar.-
- ¿A dormir?-
- No, pequeña. Creí que ustedes …-
Selena se sonrojó al darse cuenta de lo que Lucius le insinuaba. - Sólo nos hemos besado.-
- ¿Alguien te habló sobre … las relaciones sexuales?-
- Algo … en mi colegio muggle, nos llevaron a una charla.-
- ¿Quieres preguntarme algo?-
- No.- Respondió la morocha muy colorada, no era un tema que quisiera hablar con el rubio.
- Es mejor que hables conmigo que con Severus, supongo que a él le daría un infarto con tan solo insinuarle algo sobre el tema.-
- Yo no …-
- Cuando quieras hablar sobre eso, me lo dices.-
- Esta bien.-
- Selena …-
- No estés triste.- Dijo la morocha acariciándole el rostro. - ¿Qué vamos a hacer? Cada vez que estoy con Severus, vos te pones muy mal y no me gusta verte así.-
- No te preocupes pequeña, ya se me va a pasar.-
La muchacha se hizo a un lado en la cama. - Ven, duerme un rato conmigo.-
- Pequeña …- Dijo el rubio, acostándose junto a ella y abrazándola.

Los días siguientes, pasaron rápidamente, entre compras navideñas y visitas de Severus. Por fin llegó el día de Navidad y el misterio de la fiesta fue revelado.
- Esta noche festejaremos la Navidad y lo más importante, tú adopción.- Anunció Lucius, acariciándole tiernamente el rostro a la morocha. - Esta vez, a la fiesta asistirán las familias más destacadas del mundo mágico, no solo de Gran Bretaña, sino que también, he invitado a una cuantas familias de sangre pura de otras naciones.-
- ¡GENIAL!- Exclamaron el joven rubio y su hermana.
- Así que deben irse preparando. Pequeña te he mandado a hacer un vestido muy especial, la elfina te ayudara a ponértelo.-
- Gracias.- Dijo la morocha y lo abrazó. - Fue hasta su habitación a probarse el vestido con la ayuda de Minsky y un rato más tarde, Lucius se asomó …
- ¿Puedo pasar?-
- Sí.-
- Te ves hermosa.-
- Gracias, ¿Me ayudas con el cierre?- Preguntó la morocha, dándose vuelta, para que Lucius le subiera el cierre. Luego de hacerlo, el adulto pasó sus manos por la cintura de la muchacha jalándola hacía él. Miró el reflejo de los dos juntos en el espejo y suspiro al pensar que no era más que una ilusión.
- Haríamos una bonita pareja.- Dijo el rubio sin soltarla. - Lo siento, no debí decir eso.-
- Esta bien, no me molesta.- Respondió la morocha, colocando sus manos sobre las del rubio y apoyando su espalda por completo contra él. Permanecieron un buen rato abrazados de esa forma y Lucius apoyó su rostro sobre el hombro de la muchacha.
- Sino existiera la maldición … quizás nosotros …- Trató de decir Malfoy.
- Lo sé, yo también lo he pensado.-
- ¿No me ves como …  tu padre?-
- No. Te quiero demasiado, pero no como a un padre y sí mucho más que a  un amigo.-
- Pero no como a Severus.-
- No.-
- ¿Estas confundida?-
- Quizás un poco. Amo a Severus … pero sus secretos, su patronus … no sé. Y vos …-
- ¿Si?-
- Siento que si estuviéramos juntos … siempre sería feliz, pero … no puedo evitar sentir que hay algo que me aleja de ti, no sé que es.-
- Probablemente sea la maldición, ocasiona que te sientas atraída por mi y al mismo tiempo te aleja. Pero si lo que sientes por Severus es más intenso que lo que sientes por mi, entonces tu lugar es junto a él.-
- Lo siento.- Respondió la morocha y se dio vuelta para abrazarlo.
- No es tu culpa.-

La recepción de la fiesta era interminable, los invitados llegaban unos tras otros sin parar. Al parecer Lucius, había invitado a medio mundo mágico, pero siempre solo a los de sangre pura y de cierto nivel.
“Es obvio que no iba a invitar a los Weasley” Pensaba la morocha, al observar a los invitados. Varios tenían el aspecto de ser buenos partidarios del lado oscuro, por las miradas frías e intimidantes. La fiesta transcurría alegremente, y por suerte esta vez, el Señor Nott se ahorró sus horribles comentarios. Sin embargo, la morocha se sentía algo incómoda, cuando notó a uno de los hombres que la miraba muy intensamente, ya que su expresión era muy fría y cruel. Desde que había llegado que no le quitaba los ojos de encima, fuera a donde fuera, pero no se atrevió a decir nada, porque quizás solo era su imaginación.
Luego de la cena y el baile, la morocha fue hasta su habitación a buscar un libro que Blaise le pidió, cuando casi todos los invitados se habían retirado. Al salir, un escalofrío corrió por su espalda al ver a ese hombre apoyado contra la pared, frente a su puerta.
- Así que eres la hija de Malfoy.- Dijo el hombre con una voz suave y seductora, pero con una expresión muy cruel.
- Disculpe Señor, pero no debe andar por este sector, es la parte privada de la casa.-
- Mi nombre es Vayu, soy un … viejo conocido de Lucius.- Respondió acercándose peligrosamente a ella.
- Si me disculpa, debo regresar.-
- No tienes porque apurarte. Eres muy bonita, ¿Lo sabías?- Preguntó cortándole el paso.
- Señor, con su permiso, yo …-
- ¿Te ha hablado Lucius de su pasado?-
- No sé a que se refiere.-
- A las cosas que solía hacer.-
“Debe referirse a la época de mortífago.” Pensaba la morocha, bastante incómoda. - No sé …-
- Te lo diré.- Sentenció y rápidamente sacó su varita y le lanzó un hechizo a la morocha. Aterrada, Selena trató de gritar pero no tenía voz. El hombre la sujeto y la obligó a entrar nuevamente en su habitación …
- Tú nuevo padre, solía divertirse seduciendo a las esposas de otros … Cuando me enteré que había seducido a mi mujer … no tuve más remedio que asesinarla, tal como dicta las tradiciones de mi pueblo. Por supuesto que a él no le importo. Ha sido tan imbécil de invitarme, y probablemente ya ni recuerde quien soy. Todos estos años he estado esperando la oportunidad de vengarme … y aquí estoy. Dicen que la venganza es dulce … veamos si de verdad lo es.- Sentenció el hombre, arrinconando a la morocha contra la pared, sujetándola con fuerza y besándola tan salvajemente, que con un mordisco le hizo sangrar el labio. Selena trataba de safarse, pero ese hombre era demasiado fuerte. Deslizó una mano por debajo de su vestido y comenzó a acariciarla entre las piernas.
- Veo que te gusta, te estas humedeciendo.- Dijo el hombre con malicia. - Será divertido estar dentro tuyo.-

Nota de la autora:

¿Qué ocurrirá con Selena?
¿Qué sucede entre Sele y Lu?
¿Severus en realidad ama a la morocha? ¿Podrán seguir juntos?

El próximo capítulo: Crímenes del pasado.

Euge: tengo que confesar que me pareció divertida hacer esa escenita, jiji. al principio no estaba muy segura de si iba a ser verdad o un sueño, pero ... no quiero romperle el corazón a Sevi, así que lo deje como un sueño, aunque me da lastima Lu.

Lau Snape: Me alegra que hallas podido encontrar los capis, y aquí te dejo un nuevo capi. que lo disfrutes.

Kia Malfoy: Amiga, me imagine que querias que fuera verdad, pero ... bueno se supone que Lu, no es el destino de Sele, pero quien sabe. todo podría ocurrir. La semana que viene subo un nuevo capi del fic de Lu, igual te mando un mail para avisarte.

Kny: Se hubiera complicado mucho el fic, si la escena hubiera sido real, pero ... como ya lo dije, estuve tentada. Pero Sevi, tiene que ser feliz alguna vez ¿O no? ¿Cómo podía dejar que Lu se la robe? bueno, los próximos capis, se vienen algo ... drámaticos, como podrán darse cuenta por el final ... las dejo con la intriga.

Estella: en realidad, no creí que fueran a caer, no soy muy buena escribiendo este tipo de escenas, así que quise esperimentar un poquito.  creo que lo que me frenó fue ... Sevi, no lo quiero hacer sufrir ... bueno, no mucho.

Lady Drakos: Me imaginó la sorpresa que te has dado, pero conste que lo advertí ... no te preocupes a mi me suele pasar seguido, eso de no leer las advertencias, sobre todo en los exámes de la uni, tiendo a leer media pregunta y contestar en base a ello, para luego darme cuenta que lo que no leí provocaba que la respuesta fuera lo opuesto a lo que escribi. así que como me ponen en los encabezado de los parciales (O lo ponían, ya que no volveré a rendir un parcial) LEER ATENTAMENTE LAS CONSIGNAS. jejeje

Besito a Todas y FELIZ AÑO NUEVO, aunque sea atrasadito.
nos leemos la próxima semana. probablemente el miércoles o el jueves.

Miaka Snape

 

 

 

 

 

 


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:34  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Publicado por lau snape
S?bado, 03 de enero de 2009 | 14:38
olaaaaaaaaaa miaka!!creo k fui la 1 en leerlo
un buen capitulo sin duda xd!cada vez mejoras mas!! el fic a medida k abanza se ace mas interesante! x cierto eres especialista en dejar con intriga!! jaja estoi deseando leer el siguiente capitulo...espro k no le pase nada malo a sele...xaoo!!bxitos!!
Publicado por STELLA
Martes, 06 de enero de 2009 | 18:48
por favor te pido y te suplico q no le pase nada a selena
si el tio ese le hace algo creo q me da algo

es imposible q le aga algo a si a la pobre selena

y creo q severus tendria q contarle ya todo sobre su pasado para q la pobrecilla no sufra tanto


besos!

adios.
Publicado por kia malfoy
Domingo, 18 de enero de 2009 | 22:39
OLA..
AMigA---
nO mnxs..
K' irA.. aPAZaR..COn..
Sele.
Se me HacE.. k' Va A lleGar...lU..
iva A poNER..a ESe...TIpO..en sU LuGAR.
Y Uii..
YA Kiero..ver..K' Mas VA A pazAr..
SERIA..
dIVrtIdo..
k' Lu..
FueRa..EL pRImer.. hOmBRE.. en La..VIDa..dE Sele..
Y K'..
sEVI.. PudIerA.. dEMOstRarLE..a sELe.. K' dE vDD.. la ama..
MMM..
STa COmPliCado.
pero.
BUeNoo..
KADA...Cap.. k' Se Te OkUrrE..
De...VdD.. fELiCIdadES...Chica
Publicado por kia malfoy
Domingo, 18 de enero de 2009 | 22:42
TE PUSE...
UNA FIRMA ANTERIOR.. PERO..NO APARECE..TAL VZ...
MAS AL RATITO.. APARESCA..
BUENO...
mIJa.. mM..
pss.
SPero..k'.. No LE pasE..NADa..a sELE..
y NO maxS.. me DejAS en suSPENso..
mMM..
LAMenTO. nO HABer enTrADO.. anTes.. Pero..
esk' kOn LO dEL CAmBio..dE SemesTrE.. y lOS..exAM..
uff..
Me REtrASe.. LEyENDO..caP.. pEro..ahORIta..LEeoO..
TO2.. Sale.. ME VOe..
KuiDaTE..muXO..OK..
bZOs..!
Y fELicIdadEz... ME EnkanTa..TU iMAGinaciON..
Publicado por Invitado
Lunes, 19 de enero de 2009 | 20:11
RollEyesAngelito
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.