Viernes, 16 de enero de 2009

Versión 1: Selena y Severus Snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18. Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.


Capítulo 28: Pesadilla.

En el desayuno, las risas de Selena y Draco, comentando alguno de los acontecimientos de la fiesta, eran completamente contagiosas, a tal punto, que Lucius e incluso Severus no pudieron evitar reír. Los recuerdos de ambos, en especial del rubio, distaban mucho de ser algo que ocasionaran risas, sin embargo trataban de aparentar que nada había ocurrido. Malfoy estaba seguro que el ver a la niña en esas condiciones sería algo que lo atormentaría por el resto de su vida, mientras que el sentimiento de culpa de Snape, parecía carcomerlo cada vez de forma más intensa.
- ¿Qué les ocurre a los dos?- Preguntó la morocha.
- ¿Qué?- Preguntó Lucius.
- Sele tiene razón, tienen una cara de funeral …- Trató de explicar Draco.
- No es nada.- Dijo Severus, que se había quedado a desayunar solo por la insistencia implacable de la muchacha.
- Dime …- Suplicó Selena, poniendo una carita terriblemente compradora.
- Buagg … Cambia de cara o vete a otro lado.- Gruñó Draco al verla  y la morocha se dio vuelta para mirarlo y sacarle la lengua. - Hazlo de vuelta y te hago salir pústulas escamosas.-
- No te atreverías.- Dijo la morocha mirándolo con los ojos entrecerrados.
- ¿Apuestas?-
- SI LE HACES EL MENOR DAÑO A TU HERMANA, HARÉ QUE TE ARREPIENTAS DE HABER NACIDO.- Bramó Lucius que estaba demasiado hipersensible por lo sucedido y no se dio cuenta de que los chicos solo bromeaban.
- Lu tranquilo. Draco solo estaba bromeando. ¿Por qué estas así?-
- Por nada, no quiero que nada malo te ocurra.-
Selena se levantó de la silla y se arrojó a sus brazos. - Nada malo va a pasarme, tú estas aquí y me vas a cuidar.-
Sin saberlo, la niña hundió aún más, el puñal en la llaga de Severus, que se sentía terrible por no haber estado para protegerla. Lucius la acarició dulcemente por unos instantes tratando de olvidar la imagen de la noche anterior.
- Vamos, siéntate en tu silla o pondrás celoso a Severus.-
La morocha se dio vuelta para ver a su novio y no pudo interpretar la expresión que este tenía. Obedeció al rubio, pero en lugar de sentarse en la silla se sentó en las piernas del morocho.
- Así estoy mejor.- Dijo sonriéndole a su novio, que le devolvió un sonrisa tímida, casi sin emoción.
Al terminar de desayunar, Selena arrastró a Severus hasta su habitación
- Ya no rezongues.- Lo retó la morocha.
- No rezongo.-
- Entonces no gimotees. ¿Qué, no quieres estar conmigo?-
- Claro que sí.- Dijo Snape, que no quería dejarla, tratando de compensar lo sucedido, pero sin poder evitar pensar en el castillo y en ese muchacho Potter que se las ingeniaba siempre, para estar en el medio del campo de batalla. - ¿Por qué tenemos que estar en tu habitación?-
- Porque no puedo andar besándote frente a Lu, le hace mal.-
- ¿Lucius? Si eres su hija.- Dijo Severus que olvidaba que la pequeña aún no sabía nada acerca del cambio en los sentimientos del rubio.
- Me adoptó, pero los dos sabemos que él siente otro tipo de amor por mi.-
- Quizás ya no sea así.-
- ¿Por qué dices eso? Hoy están muy raros los dos.-
- No es nada. Recuerda que ya soy viejo y probablemente haya empezado a desvariar.-
- Mentiroso. Estoy segura de que algo ocultan y como bien dice el dicho “Las mentiras tienen patas cortas.”-
- No te he mentido.- “Técnicamente.”
- Sé que algo anda mal y …-
- ¿Me amas?- La interrumpió Severus.
- Claro que sí, con toda mi alma y mi corazón.-
- ¿Confías en mi?-
- Por supuesto.-
- Entonces, te pido que no sigas pensando en si te escondemos o no, algún secreto. Prométemelo.-
La mirada de sufrimiento de su novio, le llegó hasta el alma a la muchacha. - Te lo prometo, no seguiré pensando en esto, ni trataré de encontrar una respuesta. No volveré a mencionarlo jamás, pero con una condición.-
- ¿Cuál?-
- Que ya no tengas esa mirada, me duele mucho verte así. Pareces … destrozado por algo y eso me preocupa y me pone mal.-
- Lo siento. Solo necesito tiempo, eso es todo.-
- Esta bien, estoy contigo.- Dijo la morocha y le acarició el rostro al adulto. - Te amo.-
- Yo también amor.- Respondió Severus y la besó con mucha dulzura, para luego envolverla en sus brazos. Se quedaron un buen rato abrazados mientras Severus trataba de borrar ese horrible recuerdo. - ¿Tienes algún frasquito que me puedas dar?- Preguntó de repente Snape.
- ¿Frasquito?- Preguntó la morocha confundida.
- Sí, tipo los de pociones o algo similar.-
- Sí, espera un segundo.- Dijo la niña y se levantó, caminó hasta su armario y agarró un frasquito de perfume vacío. - Era de perfume, ¿Te sirve?-
- Sí amor, es perfecto. Sostenlo un momento y por nada del mundo lo dejes caer.-
- Esta bien.- Respondió la muchacha y miró atentamente a su novio que se sacaba un hilo plateado de su cabeza y con cuidado lo depositaba en el interior del frasco. Lo tapó y lo guardo en el bolsillo. - ¿Qué hiciste?-
- Era un recuerdo, a veces es necesario … guardar determinados recuerdos.-
- ¿Un recuerdo? ¿Sí lo sacas, ya no lo recuerdas?-
- Más o menos. Tienes la noción vaga de lo sucedido, sabes que algo ocurrió pero no eres capaz de recordarlo.-
- ¿Por qué lo quitaste?-
- Porque necesitaba hacerlo.-
- ¿Y si quieres volver a recordarlo?-
- Lo tomó con mi varita y lo devuelvo a mi cabeza, o lo pongo en un pensadero.-
- ¿Es lo que hicieron cuando me sacaron los recuerdos de Rogu?-
- No, porque esos no eran tus recuerdos. Lo que acabo de hacer solo sirve para los recuerdos propios.-
- ¿Podrías sacarme todos mis recuerdos tristes?-
- Podría pero no sería bueno. Las cosas que vivimos nos ayudan, nos hacen más fuertes o nos enseñan algo que necesitábamos aprender y en otros casos … nos demuestran que tanto significa una persona para nosotros y que sucedería si la perdiéramos.-
- Creo que te estas yendo de tema.-
- Quizás. Ven conmigo.- Dijo Severus extendiendo los brazos para que la morocha volviera a sentarse en upa. - Quiero tenerte en mis brazos todo el día.-
- Yo no me quejo, pero conste que dijiste todo el día.- Severus sonrió.
El resto del día, Selena y Severus estuvieron juntos y tratando de esquivar al entrometido de Draco, que se aparecía cada quince minutos.
- Tienes que hacer algo con esa garrapata o me encargaré yo mismo de ponerlo en su lugar.- Gruñó Severus.
- Debe estar aburrido, Lucius no es de los que se toman la molestia de dar ideas para divertirnos.-
- No me importa. Ese muchacho es una plaga.-
- No seas tan gruñón, es mi hermano.-
- Y es un entrometido.-
- Severus …-
- Quiero estar a solas contigo sin que nos interrumpan.-
- Solo nos besamos, ¿Por qué te pones así?-
- Porque cada vez que se aparece, dice que te estoy manoseando y no es así.-
Selena rió. - A mi no me molestaría.-
- Selena …-
- Solo bromeo.- Respondió y lo besó suavemente, apenas separando los labios, succionó primero el labio inferior y luego el superior de su novio. Fue trazando un camino de besos hasta la oreja, en donde se concentró en el lóbulo, besándolo y succionándolo suavemente, ocasionando que Severus se fuera relajando poco a poco y que olvidara su enojo. Volvieron a besarse, mientras Snape se recostaba sobre la cama. Se besaron y acariciaron tiernamente por un buen rato hasta que …
- Ehem …- Dijo Draco asomándose por decimotercera vez.
- ¡Draco!-
- ¡MALDITO MOCOSO! ¿NO TE HAN ENSEÑADO A GOLPEAR LA PUERTA ANTES DE ENTRAR?- Gritó Snape.
- Nunca tuve que hacerlo para entrar al cuarto de mi hermana.- Respondió encogiéndose de hombros.
- ¿Qué quieres?- Preguntó la morocha levantándose.
- Que manosees menos a tu novio y vengas conmigo, estoy muy pero muy aburrido.-
- CONSIGUETE UNA NOVIA.- Bramó Severus.
- ¡Es una buena idea! ¿Por qué no invitas a Pansy Parkinson?-
- ¿Tú quieres que me tire de la torre de astronomía?-
- Sólo fue una sugerencia.-
- Estoy aburrido.- Volvió a decir el joven rubio, poniendo una carita muy lastimosa.
- ¿Te enojarías conmigo si le lanzo un hechizo?- Le preguntó Severus a su novia.
- Supongo que al principio no, pero después me arrepentiría.-
- ¡Que mala suerte!- Gruñó Severus.
- Sele …- Gimoteó el rubio.
- ¡Oh! Esta bien.- Respondió la morocha exasperada.
- ¡Lo logré!-
- Cuando regreses al colegio, va a ver un castigo muy especial esperándote.- Sentenció Severus con una mirada muy fría, que ocasionó que Draco temblara.
- Pero no estamos en el colegio.- Trató de excusarse el rubio.
- No, pero has agotado mi paciencia.-
- Usted solo quiere manosear a mi hermana.-
- ¡Draco! ¡Severus tranquilo!- Dijo la muchacha, sujetando al adulto, que en lo único que pensaba era en arrancarle la cabeza al joven rubio.
Esa tarde salieron los tres Malfoy y Severus de compras al callejón Diagon, solo para mantener a Draco tranquilo, ya que había logrado exasperar a todos los que estaban cerca. Severus se marchó al anochecer y prometió regresar al día siguiente. Luego de la cena, cada Malfoy se fue a dormir.
- Pequeña …- Susurró Lucius.
- Lu, ¿Qué sucede?-
- Nada, no quise despertarte, solo …-
- Vos también seguís actuando raro y seguro tampoco, vas a querer decirme porque.-
- No quiero que lo sepas.-
- Esta bien, le prometí a Sevi que no insistiría sobre el tema.-
- Necesito hablar contigo.-
- Bueno, ven.- Dijo la morocha, haciendo un lugar en su cama, para que el rubio se acostara. Lucius se acomodó a su lado y le acarició el rostro muy tiernamente.
- Pequeña yo … No sé bien como explicarte esto … Al principio creí que te amaba y …-
Lo que Malfoy empezó a decir, ocasionó que la morocha se tensara y se alejara. Su corazón se aceleró y su mirada se llenó de dolor. - Ya no me quieres, ¿Es lo que tratas de decirme? ¿Quieres que me vaya?-
Lucius quiso acercarse pero ella se apartó aún más. - No pequeña, no me refiero a eso. Ven, no te alejes, todo esta bien.-
- Mientes, no me quieres.-
- Selena Malfoy, ven aquí.- Siseó el adulto con autoridad, pero extendiendo sus brazos con una mirada muy tierna. La morocha dudo unos segundos y al final obedeció. Lucius la abrazó con todas sus fuerzas, como tratando de evitar que la pequeña saliera corriendo. - Tonta, te he dicho que nunca dejaría de quererte.-
- Pero … vos recién dijiste que …-
- No me dejaste terminar. Te amo con toda mi alma, pero no como mujer.- Dijo Lucius y Selena lo miró confundida. - Estaba equivocado, creí que te quería como mujer y la verdad es que te amo, como si en realidad fueras mi hija.-
- ¿Me amas como a una hija?- Preguntó la morocha confundida y a la vez sorprendida.
- Así es, eres mi hija.-
- ¿Por qué … cambiaste?-
- No cambié, antes estaba confundido, pero … algo sucedió y me demostró lo que realmente sentía por ti.-
- ¿Qué ocurrió?-
- Eso no importa.-
- Ya veo, es el secreto que se traen entre manos, Severus y tú.-
- Pequeña … Algo ocurrió, algo muy malo y no quiero que lo sepas o lo recuerdes, ha sido mi decisión como tu padre …-
- Lu, dime que ocurrió.-
- Pequeña … alguien te atacó en la fiesta, te lastimó y por eso borré ese recuerdo.-
- ¿Me atacaron? Pero si no tengo ninguna lastimadura.-
- Te curé, con pociones y sales curativas.-
- ¿Qué me hicieron?-
- Solo fue una persona, te golpeó y casi …- Trató de decir Lucius pero un nudo en la garganta le impidió seguir hablando.
- ¿Casi me viola?- Preguntó la morocha asustada.
- Sí, pero llegamos a tiempo. Sólo te golpeó y te provocó algunos cortes.-
- ¿Quiénes llegaron?-
- Crabbe, Goyle, Nott, Zabini y yo.-
- ¿Los chicos?-
- No pequeña, sus padres.-
- ¿Estás seguro de que …?-
- Lo estoy, solo … te manoseó un poco.-
- ¿Me manoseó?- Dijo la morocha, más así misma que a Lucius, ya que ahora entendía la actitud de Severus cada vez que Draco le decía que estaba manoseándola.
- Solo te desvistió.-
- ¿Severus?-
- No vino a la fiesta, creamos ese recuerdo para suplantar al otro.-
- ¿Por qué me cuentas todo, si no querías que lo supiera?-
- No quería que lo recordaras, tienes que saberlo para entender porque ahora sé que te amo como a una hija.-
- ¿Los chicos lo saben?-
- Lo olvidaron por medio de un hechizo, solo los adultos lo recordamos.-
- Quiero que Severus y vos, lo olviden.-
- ¿Qué?-
- No quiero que lo recuerden, usen el mismo hechizo que le lanzaron a los chicos y olvídenlo.-
- No podemos pequeña y no lo haré. Fallé al protegerte y no voy a olvidarlo.-
- Y por eso, ahora los dos tienen cara de funeral.- Sentenció la morocha. - Yo no lo recuerdo y no quiero hacerlo, sé que me protegiste y eso me basta.-
- Mi pequeña … Te amo.-
- Yo también.-
- ¿Te he complicado mucho la vida?-
- ¿A qué te refieres?-
- A todo, las vueltas que di por conquistarte, las cosas que traté de ocultarte de tu pasado y ahora lo sucedido en la fiesta y todo terminó en que te amo como a una hija.-
- No cambiaría nada de eso. Yo te quiero y me siento bien contigo, y no quiero que me dejes.-
- Nunca lo haré, soy tu padre, aunque no lo merezca.-
- No digas eso, me has cuidado desde el momento en que nos conocimos. Nunca te importo si era o no hija de muggles, siempre me has aceptado y eso significa mucho para mi. Eres mi familia.-
- Mi pequeña …- Dijo Lucius con lágrimas en los ojos. - Es tarde, vamos a dormir.- Agregó y trató de levantarse.
- ¡EY! ¿A dónde vas?-
- A dormir.-
- Duerme conmigo.- Pidió la morocha.
- ¿No estas un poco grande para dormir con tu padre?-
- No, porque no hace mucho que tengo uno.- Dijo la morocha sonriendo.
- Bueno, creo que tienes razón.- Dijo el rubio regresando a la cama y segundos después la muchacha se acurrucó entre sus brazos. Durmieron profundamente hasta bien entrada la noche cuando …
- ¡PADRE! ¡PADRE!- Gritaba Draco desde su habitación. Lucius se levantó alarmado, tomó su varita y se dirigió a la habitación del pequeño rubio.
- ¡Quédate aquí!- Le dijo Lucius a Selena.
- Ni loca, voy contigo.- Dijo la morocha aferrándose al pijama del adulto.
- Bien, pero quédate detrás de mi.-
- Lo prometo.- Respondió la muchacha cuando entraron a la habitación contigua.
- Draco ¿Qué te ocurre?- Preguntó Malfoy, luego de observar la habitación detenidamente y no ver nada raro.
- ¡Padre!- Gimoteó el rubio. - Tuve una pesadilla.- Agregó al cabo de unos segundos, completamente sonrojado.
- ¿Una pesadilla?- Preguntó Lucius sorprendido. Estuvo a punto de reírse cuando Selena le dio un golpe en las costillas, en señal de advertencia.
- Ya pasó, estas bien.- Dijo la morocha sentándose en la cama de su hermano y abrazándolo.  - Fue horrible.-
- ¿Qué soñaste?- Preguntó el adulto que también se sentó en la cama.
- Él regresaba … -
- ¿Él?- Preguntó Selena.
- El señor oscuro.- Respondió Draco con un gimoteo, miró a su padre y le dijo … - Le fallaste y me quería a mi.-
Lucius se estremeció, mientras pudiera evitarlo, no iba a permitir que el innombrable le pusiera un dedo encima a sus niños. - Fue una pesadilla, todo esta bien. El señor oscuro … nadie sabe que le ocurrió.-
- Pero … fue tan real, aún me duele el brazo.- Volvió a gimotear el joven rubio.
- Tranquilo, todo esta bien. Nunca voy a dejar que te toque.- Dijo Malfoy, abrazando a su hijo. Selena también se había puesto pálida al pensar en lo que ocurriría si ese sujeto regresaba. Tanto Lucius como Severus, estarían en un gran peligro y eso era algo que la hacía sentir muy mal.
- Es muy tarde, deben dormir.- Dijo Lucius.
- Padre … ¿Puedes quedarte?- Preguntó el joven rubio avergonzado y mirando las sábanas.
- Esta bien. Hazte a un lado.-
- No quiero dormir sola.- Dijo la morocha sollozando.
- ¡Niños!- Exclamó Lucius, que a pesar de la situación estaba feliz porque sentía que por fin, tenía la familia con la que siempre soñó. - No entramos todos en esta cama, así que vamos a dormir a la mía.- Los tres Malfoy durmieron juntos esa noche, Lucius en el medio con cada niño aferrados a él, como garrapatas. Apenas pudo moverse, por lo que tenía el cuerpo agarrotado, y sin embargo, nada pudo borrar la sonrisa que se dibujaba en sus labios. Durmiendo con sus hijos, Lucius descubrió algo que no sabía … Draco pateaba dormido.
A la mañana temprano, despertaron todos despatarrados. Con el movimiento continuo de Draco durante toda la noche, las sábanas y las frazadas habían terminado en el suelo. Sin saber bien como, el joven rubio ahora estaba dormido al revés con sus pies en la cara de su padre. Selena fue la primera en abrir los ojos, Lucius la rodeaba con un brazo mientras ella lo sujetaba fuertemente del pijama, a tal punto que se le había quedado dormida la mano.
- ¡Hola!- Le dijo la morocha al adulto.
- Buenos días, ¿Dormiste bien?-
- Eso creo, pero sentí como si durmiera en medio de un terremoto.-
El adulto rió. - Sí, el terremoto Draco.-
- No sabía que se movía tanto dormido.-
- Tú no te quejes.-
- ¿Qué, también me muevo tanto?-
- No, pero pareces un lorito al que no se le acaban las energías.-
- ¿Hablo dormida?-
- Hablar dormida es poco decir, pareces una comentarista de quiddicht.-
- ¡Ups! Lo siento.- Dijo la morocha avergonzada.
- No es nada, entre tu parloteo y las patadas de Draco, me quedo con tu parloteo.-
- Yo no doy patadas.- Dijo Draco desperezándose.
- ¿A no? ¿Quieres que te muestre todos los moretones que me has dejado?-
El joven rubio se sonrojó. - Podríamos dormir juntos más veces … me siento seguro.- Respondió sonrojándose aún más.
- Ya veremos.- Dijo el adulto, al que no le parecía tan mala idea, ya que podría disfrutar aún más de su familia.
Draco fue el primero en levantarse y acaparar uno de los baños, mientras que el adulto y la morocha se demoraron un poco más.
- ¿Estas preocupado?-
- Estoy bien pequeña, no es nada.-
- Dime en que piensas.-
- En el sueño de tu hermano.-
- ¿Crees qué ese sujeto regrese?-
- No lo sé. Espero que no, de lo contrario tendré que dar muchas explicaciones.-
- ¿Sobre qué?-
- Primero por no buscarlo, segundo por la destrucción de su diario y tercero …-
- Porque adoptaste a una hija de muggles.-
- Así es. No te preocupes, los protegeré a los dos.- Dijo el rubio, acariciándole suavemente el rostro.
- ¿Y quién va a proteger a ti y a Severus?-
- Sabemos cuidarnos.- Dijo Lucius y se arremangó la manga del pijama. La marca tenebrosa seguía siendo muy tenue, apenas se notaban los bordes.
- Se ve como siempre.- Dijo la morocha.
- Sí, no ha cambiado.-
- ¿No hay forma de que te la quiten?-
- No, solo el Señor Oscuro sabe el contrahechizo y nunca va a usarlo. Primero nos asesinaría, antes de liberarnos. Como él dijo, nuestras almas le pertenecen.-
- No es así.- Dijo la muchacha, abrazando a Lucius muy fuerte. - Tú alma, le pertenece a quién vos quieras dársela, no a ese horrible sujeto.-
- Todo esta bien, tranquila.-
- No quiero que te lastimen.-
- Nadie va a lastimarme.-
- Pero … ¿Si no le puedes explicar todas esas cosas? ¿Qué te hará ese sujeto?-
- No te preocupes, todo saldrá bien. No sabemos si el Señor Oscuro va a regresar.-
- ¿Y si regresa?-
- No pienses en eso ahora.-
- Pero eres mi familia.-
- Sí algo me pasa …- Trató de decir el rubio, pero Selena le puso la mano sobre los labios.
- No digas nada sobre eso. No quiero que ni siquiera lo pienses, no voy a perder a mi única familia, ni por ese sujeto ni por nadie.-
- Esta bien, no diré nada.-
El resto de los días, los tres Malfoy se la pasaron lo más junto posible, ya sea de compras, disfrutando de algún paseo o divirtiéndose con los objetos adquiridos. Severus se daba varias vueltas al día por la Mansión Malfoy para ver a su novia y a veces, iban a Spinner’s End para estar sin interrupciones ...
- No debió decirte nada.- Gruñó Severus, sentado en un sillón de su casa.
- Estoy bien, sé que llegó a tiempo y dado que no recuerdo nada … es como si no hubiera ocurrido.-
- Debí estar ahí y protegerte.-
- No puedes estar las veinticuatro horas, los trescientos sesenta y cinco días del año a mi lado, cuidándome.-
- Lo sé, pero vos me habías pedido que estuviera contigo, si te hubiera hecho caso, nada …- Severus no pudo seguir hablando porque Selena lo besó.
- No sigas con eso, nada de lo sucedido fue tu culpa y no quiero que sigas pensando. Ya pasó y estoy bien, estoy contigo.-
- Amor …- Respondió Severus, besándola suavemente, mientras la sujetaba firmemente por la cintura. Las largas secciones de mimos y besos, eran completamente relajantes y más ahora, que no había ningún joven rubio rondando por el lugar.
- Suerte que vinimos a tu casa.- Dijo la morocha apenas alejando sus labios del adulto.
- Sí, por fin nos deshicimos del estorbo de tu hermano.- Respondió Severus mientras ella le besaba el cuello.
- Sevi …-
- Dime.-
- Yo … estoy algo preocupada.-
- ¿Por qué? ¿Qué sucede, amor?-
- Draco tuvo una pesadilla, hace unos días … soñó que ese sujeto regresaba y que lo buscaba a él para castigar a Lucius … ¿Sí él regresa, qué sucederá con ustedes?-
- No te preocupes por eso. Lucius y yo, sabremos como ganarnos su perdón.-
- Pero … tú … estas menos cubierto que él. Trabajas en Hogwarts con Dumbledore.-
- El Señor Oscuro me dio esa misión antes de desaparecer, que trabajara en el castillo y obtuviera información. Así que tengo esa carta a mi favor.-
- Pero … ayudaste a Harry, lo protegiste …-
- Lo sé, pero aunque sospechaba de que se trataba del Señor Oscuro, no tenía ninguna certeza, así que eso también juega a mi favor.-
- Sí él regresa … ¿No podemos huir los cuatro juntos?-
- No, esa sería la peor elección de todas. Nos cazaría y nos destruiría, tenemos más posibilidades quedándonos y tratar de convencerlo de nuestra lealtad.-
- ¿Tu marca, también permanece clara?- Preguntó la morocha y Severus se arremango para mostrar su brazo. Al igual que la marca de Lucius, la de Snape era apenas visible, solo resaltaban los bordes.
- Permanece igual.-
- Quisiera poder quitárselas.-
- No serviría de nada, igual nos buscaría para destruirnos.- Respondió el morocho, tomó el rostro de su novia y la besó con extrema ternura. - Todo va a estar bien.-
- Pero Black, ahora anda suelto ¿Y si lo busca?-
- Aunque lo encuentre, el Señor Oscuro ha quedado completamente debilitado, por ahora no representa una gran amenaza.-
- ¿Por qué no lo buscan y lo destruyen?-
- Albus y otros magos lo andan buscando, pero permanece bien escondido.-
- Entonces, es inevitable que regrese algún día.-
- Todo es posible, pero no pienses en eso, amor. No sirve de nada, preocuparse por algo que aún no ha sucedido y que no sabemos si ocurrirá.-
Selena se acurrucó en los brazos de su novio,  muy preocupada por el futuro. Trató de alejar sus pensamientos sobre ese asunto y entonces … - Sevi …-
- ¿Qué?-
- Se acerca tu cumple, ¿Qué vas a querer?-
- Ya tengo todo lo que deseaba, te tengo a ti.-
- Y soy toda tuya, pero quiero hacerte un regalo y una fiesta.-
- Nada de fiesta.- Siseó el adulto.
- Pero es tu cumple …-
- Si me amas, no harás ninguna fiesta.- Gruñó Severus, que la sola mención de la palabra fiesta, lo ponía de pésimo humor.
- No seas gruñón, en verdad quiero festejar tu cumpleaños.-
- No. Voy a cumplir treinta y cuatro años.-
- ¿Y?-
- Y que cada día estoy más viejo, y me parezco más a tu padre que a tu novio.-
La morocha estalló en carcajada. - Lo siento, no quise reírme.- Dijo Selena, al ver el seño fruncido de su novio. - Yo te veo cada día más atractivo y si vamos al caso, yo también envejezco todo los días.-
- Tú te vuelves más hermosa cada día, yo me arrugo.-
- Ya sabes que no me importa la diferencia de edades.-
- Lo sé, pero dentro de poco no podré competir con los muchachos que te rodean.-
- Claro que no, eso es obvio. Porque tú, ya has ganado la batalla, no hay nada por lo cual competir.-
- Selena …-
- Lo digo en serio.-
- Esta bien, pero sigo sin querer una fiesta.-
- ¿No vas a cambiar de idea?-
- No lo haré, ni aunque me pongas esa carita.-
- ¡Ufa! Arruinas mi diversión.-
- No me gustan las fiestas y ya lo sabías.-
- Creí que harías una excepción por ser tu cumpleaños.-
- Nada de fiestas.-
- Esta bien, tú ganas, ¿Y el regalo?-
- Ya te dije que tengo el mejor regalo del mundo.-
- Pero algo debes querer.-
- Solo a ti.-
- ¿No vas a darme ninguna pista?-
- No, porque no quiero nada más.-
- Severus …-
- Cualquier cosa estará bien.-
- Pero quiero que sea algo especial.-
- No te preocupes tanto. Lo mejor que puedes hacer, es pasar el mayor tiempo conmigo.-
- Te conformas muy fácil.-
- Porque tengo lo que siempre he deseado entre mis brazos.- Respondió Severus y la morocha lo besó apasionadamente.
- Mañana debemos regresar … quiero quedarme aquí contigo.-
- Tienes que terminar el colegio.- Sentenció Severus firmemente.
- ¿Y luego?-
- ¿Qué quieres hacer?-
- Estar contigo.-
Severus sonrió. - Yo también, pero puedes seguir estudiando o buscar un trabajo.-
- No lo sé, no he pensado en nada.-
- Todavía es muy pronto, cuando lleguen los TIMOS, podrás ver mejor las cosas.-
- ¿Vas ha ayudarme?-
- ¿Con qué?-
- ¿A estudiar para los TIMOS?-
- Por supuesto, haré cualquier cosa que me pidas … menos celebrar mi cumpleaños.- Agregó Severus, antes de que la morocha pudiera decir algo.
- Casi lo logro.-
Snape llevó a su novia hasta la mansión y luego regresó al colegio.
- ¿Lu?-
- Dime pequeña.-
- ¿Qué puedo hacer cuando termine el colegio?- Preguntó la morocha y Draco escupió la cena.
- ¿A qué te refieres?-
- A seguir estudiando o buscando trabajo.-
- No necesitas ninguna de las dos cosas, eres una Malfoy y como tal, no necesitas trabajar o seguir estudiando, es una idea tonta. Además, también tienes la fortuna de los Mafdet.-
- No quiero ese dinero.-
- Es tuyo, eres su heredera.-
- Pero … es extraño.-
- Aún así, te pertenece. Aunque no tienes que usarlo sino quieres, con la fortuna de los Malfoy alcanza.-
Selena frunció un poco el seño. - ¿Qué pasa si yo … me caso?-
Lucius gruñó. - No vas a casarte, hasta que termines el colegio.-
- Sí, ya sé, ¿Y luego?-
- Parte de la fortuna de los Malfoy seguirá siendo tuya. Te cases con quien te cases.-
- Trata que sea alguien mejor que Snape.- Dijo el joven rubio.
- ¡DRACO!- Exclamó Selena.
- Ya te lo dije, quiero unos sobrinos bonitos y con él …-
- ¡Deja de molestar a tu hermana!- Siseó Lucius.
- ¡Vamos Padre! ¡Van a ser tus nietos!-
- ¿Nietos?- Dijo Lucius y se quedó pensativo. - Luego de que termines el colegio, no quiero tener nietos tan pronto, no soy tan viejo.- Expresó el adulto y los chicos estallaron en carcajadas.
- Todavía no voy a tener bebés. Recuerda que mi novio, es tan … tradicional como vos, en estas cuestiones.- “Por no decir anticuado.”
- Me alegra que salgas con Severus.- Gruñó el rubio. - ¿No te ha dicho nada, acerca del matrimonio?-
- Mencionó algo, pero para cuando sea mayor, por lo cual me da a entender, que quizás sea dentro de treinta años, ya que él siempre me ve muy pequeña.-
Lucius suspiró. - Tiene razón, eres una niña.-
- ¿Y qué hay con Draco? Él también puede tener bebés.-
El adulto se dio vuelta para mirar a su hijo. - Tú también vete despacio.-
- No te preocupes padre, aún no he encontrado a nadie interesante.-
- Tampoco quiero tener nietos ilegítimos.-
- Ya entendí, no quiero tener esa charla otra vez, deberías dársela a ella, después de todo, tiene novio.-
Selena se puso como un tomate, en cuanto pudiera asesinaría a su hermano. - Ya me habló sobre eso.-
- De hecho, no lo hice.- Intervino Lucius.
- Recuerda que para los nietos falta mucho.- Dijo Selena, tratando de zanjar el tema.
- Vale, hablaremos más adelante.-
- ¿Por qué la charla con ella puede esperar y a mi me la diste el año pasado?-
- Porque Selena es mujer y tu hombre.-
- Pero ella tiene novio.-
- El cual, es más conciente que tú.-
- Snape.- Gruñó Draco.
- No es feo.- Dijo Selena.
- Padre, deberían revisarle la vista a mi hermana.- Respondió el joven rubio.
Lucius rió y Selena le arrojó un poco de crema que había en un plato cercano.
- ¡Me las vas a pagar!- Siseó Draco y la morocha se escudo detrás de Lucius. - ¡Padre hazte a un lado!-
- ¡No! Deja a tu hermana tranquila. Tú te lo buscaste.- Sentenció el adulto y Selena le sacó la lengua a su hermano desde detrás de Lucius.
- Ya veras.- Sentenció Draco muy bajito.

Nota de la autora:

Estamos en la calma que antecede a la tormenta, la pesadilla de Draco anuncian lo inminente, el resurgimiento de Voldemort. Por ahora los protagonistas gozan de un tiempo de felicidad, sin embargo, Lucius no es de los que se quedan esperando los giros del destino, ya ha empezado a diseñar un plan para mantener a salvo a su familia. Perdón por el capi tan cortito … trataré de compensarlo la próxima vez.
Sobre el cumple de Sevi … en una entrevista que le hicieron a Alan Rickman sobre Severus en una revista francesa llamada “Total Star” de abril/mayo del 2005, él dice que: “ Yo sé que es muy triste para Snape que nadie celebre su cumpleaños.” Lo cual me hizo pensar que ya era hora, que alguien se acuerde de él y ¿Quién mejor que su novia?

¿Qué podría regalarle Sele a Sevi por su cumple?
¿Cuáles serán los planes de Lucius?

Hola Lau Snape: Suelo ser muy extremista, tengo que reconocerlo, pero al final cambie de opinión y segui con el fic, aún falta bastante, ni siquiera yo sé cuanto, porque dos por tres terminó agarrando un rumbo nuevo para la historia. Muchas gracias por tus elogios y espero que este capi te guste.

Stella querida: Sobre Sevi y sele, mmm, todo depende de ellos, la verdad es que depende más de Sevi que se anda con muchas vueltas. una parte de él aún no esta muy convencido de que él sea lo mejor para Sele y por eso es que ocurren las cosas que ocurren, el patronus, que no la haya acompañado en la fiesta, pero en próximos capis SEvi se va a dar cuenta de que no se puede quedar en los laureles, la morocha lo ama, pero ... hay competencia a la vista. ¿Quién será? mmm, te dejo con la intriga.

Lady Drakos: según mi forma de ver a Sevi, siempre ha tenido una vida muy solitaria, pero me has hecho acordar de algo:
(Chicas una vez leí que en un chat j.k. rowling dijo que Severus tuvo un niño, pero no dio más detalles, alguna sabe algo sobre eso.)
digamos que Lu se ha ganado unos cuantos enemigos a lo largo de toda su vida y tarde o temprano vienen a pasarle la factura y ahora el punto débil de Lucius es su niña, dado que Drako, tiene más noción de las cosas y sabe defenderse mejor.

Querida Kny: Sobre el final, como ya lo dije soy muy extremista y sí, me había agarrado tanta bronca, que pensé que lo mejor sería un final impactante, pero luego gracias a su apoyo cambie de idea y eso me dio pie a explicar lo que de verdad sentía lucius por la niña.
el patronus de sevi ... mmm ... todavía no lo sé, probablemente dado el impacto que sufrió al saber lo de la morocha, algo se haya movido en su interior y haya afectado al patronus, más adelante lo sabremos.

bueno chicas, eso es todo por ahora. les mando un besito y les deseo buen fin de semana.
miaka snape


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:58  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por S T E L L A
Viernes, 16 de enero de 2009 | 12:47
q mala mira q dejarme con la intriga

q sera lo q le regalara sele?? tengo ganas de saberlo

el se?or tenebroso va a voler?? no x favor

no kiero q les pase nada

bueno nos leemos

adios!!

besos!!Sonrisa Gigante
Publicado por lau snape
Viernes, 16 de enero de 2009 | 14:03
t tardaste en publicarlo eh! Muchas risas weno ha merecido la pena...x cierto eso del sue?o de draco lo de k le ardia el brazo m da a mi k es una se?al no ?? Sonrisa Gigante no seas muy cruel con ellos...pues bueno desiterte k kada ves escribes mejor xdxd ah! y este capi fue un pokito korto no ?? nos leemos bxitos!!! buena semanaBastardo Kitty
Publicado por Invitado
S?bado, 17 de enero de 2009 | 23:56
Kny: k lindo el capitulo ^^
me alegra que por fin los malfoy se sientan como una verdadera familia...y espero k los planes de lucius sean relamente buenos... ojala k voldemort este mas ocupado persiguiendo a Harry xD....mmm..aunk eso implicaria mas trabajo para severus...en fin xD
?fiesta de cumplea?os??...?para snape????........trato de imaginarme a snape en una fiesta y con un gorrito de cumplea?os...jejeje....espero k se la pase bien ^^...y sobre su regalo...mmm. no se me ocurre....espero k a selena si se le ocurra algo xD

te veo en oto capi....cuidate muxoo

bye
Publicado por kia malfoy
Lunes, 19 de enero de 2009 | 20:54
qUeRiSA MiakA:
oLA..amIGa..
COmo sTAz..
Spero.
k' ANDes.. superMEGagENial..
NO mNxS..
me PARecIO..
PRecIOSO..EL cAP..
SIP.
el Se?OR.. tENeBroso..rEGResARa..??
MMm.,.
bUENOo...
Y eso...D E k' Lu..seA AbUELo..
Se ME hac.. dIVErtiDO... siP.
es Un abUELo..MUy SEXI.
JajAjA...
mmm...
BUENo.. Me voe.
KuIdATe..
bzoS..
HASta..proNTo..!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.