Jueves, 29 de enero de 2009

Versión 1: Selena y Severus Snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18. Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 30: Mal entendido.

Draco y Selena se reconciliaron rápidamente, el amor que sienten el uno por el otro, es algo que les impide estar peleados por mucho tiempo. Es como si hubieran crecido juntos, como si de verdad, fueran hermanos de sangre.
- Lo siento.- Dijo Draco.
- Ya te has disculpado unas cien veces.-
- Lo sé, pero me siento mal.-
- No pienses más en eso.- Le dijo Selena.
- Tú novio quiere matarme.-
- Ponte en su lugar, ¿Qué sentirías si estuvieras con tu novia y su hermano supiera lo que están haciendo?-
- No tengo novia.-
- ¿Pero cómo te sentirías?-
- Lo querría matar por entrometido.-
- Lo vas entendiendo.-
- ¿Y ahora qué hago?-
- No sé, si el hechizo no se puede retirar, tienes dos opciones: o nos sigues interrumpiendo y te arriesgas a que Sevi te arranque la cabeza, o te aguantas el calor.-
- No me gustan ninguna de las dos opciones y además, me gusta mi cabeza en donde esta.-
- Tendrías que haberlo pensado antes. ¿Qué tanto calor sientes? ¿Te duele?-
- No duele, pero te incomoda. El otro día … me hizo transpirar, fue la primera vez. Supongo que fueron mucho más lejos que de costumbre.-
- Solo un poco.-
- ¿Un poco? Estabas semidesnuda.-
- Deja de recordármelo. No quiero hablar sobre eso contigo y ni se te ocurra decirle algo a Lu, porque no quiero que me de “esa” charla. Me moriría de vergüenza hablando con él.-
- Lo sé, ¿Cómo crees que me sentí cuando me habló a mi?-
- ¿Por qué te la dio, si no tenías novia?- Preguntó la morocha y Draco se puso muy colorado.
- Fue porque … digamos que me encontró haciendo algo … raro en mi cama, yo estaba …-
- Se estaba masturbando.- Dijo Nott, que se había acercado con Zabini.
- ¿Tienes que ser tan explicito?- Preguntó Draco sonrojado.
- ¿Qué? ¿Ahora eres delicado? Tú nos lo contaste usando esa palabra.-
- Nosotros somos varones, Selena no. No puedes andar usando ese vocabulario frente a mi hermana.-
Selena estaba muy sonrojada, pero a esta altura ya estaba bastante acostumbrada al lenguaje que usaba Theodore.
- Lo siento Sele, es que a veces olvido que eres niña. Como siempre estas con nosotros.- Respondió Nott, encogiéndose de hombros.
- ¿Qué, te parezco un varón?- Preguntó la morocha.
- No, claro que no. Pero eres la única chica del grupo.-
- No sonaste muy convencido.- Dijo la muchacha.
- Es que … no podemos andar mirándote de esa forma.-
- ¿De que forma?-
- Como si fueras algo apetecible.-
- ¡Compórtate!- Le dijo Draco a Theodore. - Mi hermana no necesita andar escuchando estas idioteces.-
- Ella preguntó. Además, ya sabemos que esta fuera del mercado. Si nos interesamos en ella, o vos nos asesinas o peor aún, Snape nos despacha al otro mundo. Y para ser sincero, no me atrevería a sacar de sus casillas a ese sujeto. Si son verdad, la mitad de las cosas que mi padre me habló sobre él, más vale tenerlo de amigo que de enemigo.-
- No es tan malo.- Dijo Selena a la defensiva.
- Tal vez con vos, pero yo por las dudas no me arriesgo. Además, me gustan las rubias y tú eres demasiado morocha.-
- No hay muchas rubias en el colegio.- Dijo Selena.
- Ya lo sé, no hay buena mercancía. Por lo menos para mi.-
- ¿Mercancía? Las mujeres no somos objetos.-
- Definitivamente eres una niña.-
- Machista, ¿Y vos?- Preguntó la morocha, mirando a Zabini.
- ¿Yo qué?- Preguntó Blaise, que prefería mantenerse al margen en este tipo de charla.
- ¿Eres tan Neandertal como Theodore?-
- No.-
- Blaise es un misterio, no quiere soltar ni una prenda.- Dijo Theodore.
- No me molestes.- Gruñó Blaise y se fue.
- ¿Qué le pasa?- Preguntó Sele.
- Que sé yo.- Explicó Nott.
- ¿Problemas con …?-  Preguntó Draco.
- Lo que te estas imaginando, supongo yo.- Respondió Nott con una sonrisa maliciosa.
- ¿Me pueden traducir al castellano de que están hablando?-
- Nop, cosas de chicos.- Dijo Theodore y estalló en carcajadas. - Sele, ¿Te vas a quedar?-
- ¿Por?-
- Tengo que hablar con tu hermano sobre … cosas de chicos, si quieres quedarte hazlo, pero seré muy explicito. Tal vez te sirva, para luego practicarlo con tu novio.-
- Ya, entendí. Me voy. Pero antes, ¿Tú solo piensas en eso?-
- Todo el tiempo que tengo libre, lastima que no tengo con quien practicar.-
- Nos vemos luego.- Dijo la morocha, antes de que Nott decidiera decirle algo más.
- No te acerques por un rato.- Le advirtió Theodore, mientras ella se alejaba.

-¡Blaise! ¡Espérame!- Le gritó Sele.
- ¿Qué quieres?-
- ¿Estas enojado?-
- No contigo.-
- ¿Qué sucede?-
- Theodore, a veces puede ser una verdadera molestia.-
- Te entiendo, pero es divertido.-
- ¿Te agrada?-
- Solo cuando no se comporta como un idiota.-
- ¿Qué le viste a Snape?-
- ¿Qué?-
- ¿Por qué sales con Snape?-
- Porque me gusta y lo quiero mucho.-
- Pero él no es … atractivo. Bueno, soy hombre y me gustan las mujeres, pero no me parece el tipo de hombre que le gustan a las chicas.-
- Pues a mi si, me gusta y mucho. ¿Por qué me preguntas eso?-
- Curiosidad.-
- ¿Qué van a hacer el catorce?-
- ¿En San Valentín?-
- Si.-
- No sé, supongo que nada especial. Por si no lo has notado, Severus no es del tipo demostrativo o de los que le guste celebrar algo.-
- ¿Por qué estas con él? ¿No serías más feliz con otra persona?-
- No lo creo. Desde el primer instante en que lo vi … es difícil de explicar, pero me sentí tremendamente atraída por él. Los dos meses que estuve en el colegio antes de que empezaran las clases, no podía dejar de estar con él, me desesperaba esperando a que se me acercara.-
- Amor a primera vista. ¿Por qué no te le acercabas vos?-
- ¿Lo preguntas en serio? ¿Tú te le acercarías?-
- No, supongo que no. Ni siquiera ahora que pertenezco a su casa.-
- Exacto. Al principio sentía una mezcla de atracción irresistible y al mismo tiempo, algo de miedo. Me asustaba la forma tan fija en que mira y … no es alguien que se modera al hablar, tiene una lengua bastante afilada.-
- ¿Te sigues sintiendo así con él? ¿Te sigue hablando de esa forma?-
- No. Ahora solo me siento terriblemente atraída por él. Sobre su forma de hablar … a veces tiene pequeños deslices, pero sé que no lo dice en serio.-
- Ya veo.-
- ¿Me vas a explicar que te ocurre?-
- No.-
- ¿Por qué, creí que éramos amigos? Yo te cuento todo.-
- ¿Todo?-
- Bueno, casi un noventa y cinco por ciento.-
- Sí te lo digo, tienes que prometer que no le dirás a nadie, ni a Draco, ni a tu novio y principalmente, nada a Theodore.-
- Lo prometo.-
- Estoy enamorado.-
- No es nada del otro mundo, ¿Por qué tanto misterio?-
- Porque no debí enamorarme de esa persona.-
- ¿Por qué no?-
- No va con los estándares de Slytherin.-
- ¿Quién es?- Preguntó la morocha y Zabini se sonrojó.
- Es una Hufflepuff.- Respondió el muchacho.
- ¿Y?-
- Es una tonta Hufflepuff.-
- Los Hufflepuff no son tontos, todo lo contrario y además son muy simpáticos y agradable. El problema es que ustedes les ponen etiqueta a todos.-
- Eso no es lo peor.-
- Ya te dije que no hay nada de malo en que pertenezca a esa casa.-
- Como digas, pero ella es  … hija de muggles.-
- ¿Y? ¿Recuerdas con quién estas hablando?- Dijo la morocha, pues se suponía que ella también lo era. Los únicos que conocían la verdad, eran los miembros de su familia y su novio.
- Es distinto, nosotros somos amigos.-
- ¿Quién es?-
- No te rías.-
- ¿Te parece que me fuera a reír?-
- No, pero … Esta bien, es Hannah Abbott.-
- Es bonita y además es muy agradable. Es mi compañera en Herbología.-
- Ni se te ocurra decirle algo.-
- No lo haré, no soy chismosa. Pero deberías tratar de acercarte a ella.-
- No.-
- ¿Por?-
- Piensa en lo que me harán Theodore y Draco, si me ven hablando con ella. No me dejarían en paz.-
- No puedes dejarte llevar por lo que ellos piensan. Tienes que hacer lo que sientas.-
- Lo dices como si fuera tan fácil.-
- Lo es y lo digo porque lo sé. Sabes bien que si les hubiera echo caso a ustedes, jamás hubiera estado con mi novio.-
- Supongo que tienes razón, pero necesito tiempo.-
- Por supuesto, ve ha hablarle cuando te sientas seguro. No te estoy diciendo que vayas ahora mismo y le declares tu amor.-
- Gracias … por todo.-
- Somos amigos.- Le dijo la morocha y lo abrazó.

El catorce de febrero, llegó en un abrir y cerrar de ojos. Durante ese día, las parejitas de Hogwarts parecían multiplicarse por decenas. Los pasillos se llenaban de chicos y chicas muy acaramelados, dándose besos y caricias. Algunos parecían que estaban unidos por los labios, algo que desagradaba a todos aquellos que no tenían parejas o que aún eran muy chicos para tener ese tipo de sentimientos.
- Tendrían que poner un hotel fuera del castillo, así no tendríamos que ver estas cosas.- Gruñó Draco.
- No seas aguafiestas.- Le dijo Theodore. - Tienes suerte de que tu hermana no pueda andar por los pasillos de esa forma.-
- Lo sé.-
- ¿Y cómo anda la pulsera?- Preguntó Nott divertido.
- No es asunto nuestro.- Gruñó Zabini.
- Esta fría.- Respondió Draco.
- ¿Qué? ¿San Valentín enfría al jefe de nuestra casa?-
- Eso parece.- Dijo el rubio.
- Tu hermana debe estar fastidiada. Aunque si quiere … yo puedo subirle la temperatura.-
- Sí le tocas un pelo a mi hermana, te asesino.- Gruñó Draco.
- Solo ofrecía mis servicios. Aunque es morocha, supongo que puedo hacer algunas excepciones.-
- ¡Déjala tranquila!-  Siseó Blaise.
- Tú también mantente alejado de mi hermana.- Gruñó Draco, que no le convencía el hecho de que Blaise fuera tan unido a Selena.
- Solo es mi amiga.-
- Pero estas empezando a sentir algo por ella. Te le quedas mirando como un idiota.-
- No es cierto.- Respondió Zabini. La realidad era, que se quedaba mirando a Sele solo cuando ella estaba hablando con Hannah, pero los otros chicos no habían notado ese detalle.
- Blaise, es muy obvio. Ni Draco ni yo somos tan idiotas. Creo que hasta Crabbe y Goyle lo notaron.-
- No me fastidies.-
- ¡Lo sabía!- Gruñó Draco. - Te gusta mi hermana.-
- No, solo me parece bonita y no entiendo porque esta con Snape.- Se defendió Blaise. “Sí Sele que es una gryffindor se enamoró de Snape, el jefe de Slytherin … quizás Hannah pueda enamorarse de mi.”
- Lo que le vio a Snape, es un misterio hasta para mi.- Dijo Draco.
- Quizás, esa es la cuestión.- Dijo Nott
- ¿A qué te refieres?-
- A lo que le ha visto, tal vez este muy bien dotado.-
- Mi hermana no se va a andar fijando en eso. Esta enamorada de él desde que lo conoció.-
- Mmm … la maquinaria de Snape … ¿Podríamos averiguar?-
- ¿En qué demonios piensas?- Preguntó Draco.
- En el tamaño del miembro de Snape, ¿Cuánto medirá?- Preguntó Theodore, al tiempo que Blaise y Draco palidecían.-
- ¿Sé puede saber, por qué le interesa conocer eso sobre mi?- Preguntó Severus, detrás de Theodore. Nott se puso muy colorado al reconocer la voz del jefe de su casa y lo peor, es que no tenía ni idea de que decir.
- Yo … estem …-
- ¡Hola a todos!- Dijo la morocha sonriendo. - ¿Qué sucede?-
- El pez por la boca muere.- Le susurró Draco.
- ¿Y bien?- Insistió Snape.
Nott estaba petrificado y con la mente en blanco. - Ayúdame.- Le pidió a Sele.
- ¿Qué hizo?- Preguntó la morocha a su novio.
- Hablar de más y no te diré sobre que.- Gruñó el adulto. - Si vuelvo a escucharlo decir algo al respecto, me aseguraré de que no pueda volver a hablar hasta que sea anciano, ¿Me ha entendido Señor Nott?- Siseó el adulto.
- Si profesor, lo lamento.-
- Vamos, es hora del almuerzo.- Dijo Severus y entró en el gran salón con una mirada asesina. - ¡Potter! Cinco puntos menos por cruzarse en mi camino.- Gruñó.
- ¿Qué le dijiste?- Le siseó Sele a Theodore. - Esta furioso.-
- Es mejor que no lo sepas.- Dijo Nott. - No puedo hablar sobre eso, si me escucha me mata.-
- ¿Qué le dijo?- Le preguntó la morocha a su hermano.
- Estupideces, es Theodore, ¿Qué crees que puede haberle dicho?-
A la morocha se le cruzaron miles de cosas por la cabeza. “Conociendo a Theodore, probablemente algo relacionado con el sexo, ¿Pero qué pudo decirle para que Sevi se enfureciera?” - Nos vemos luego.- Les dijo Sele y se dirigió a la mesa de Gryffindor.
- ¿Por qué siempre tengo que ser yo?- Gruñía Harry.
- Te tiene entre ceja y ceja.- Dijo Ron. - Apuesto a que este día debe ser el peor de todo el año para él.-
- ¿Por?- Preguntó Harry.
- Es el día de los enamorados, ¿Crees que hay alguien tan ciega o tan desesperada por estar con ese sujeto? Ni siquiera una solterona necesitada se le debe acercar.-
- Envidioso.- Le gruñó Selena a Ron.
- ¿Envidioso? ¿De Snape? Tienes que estar bromeando.-
- No lo estoy.-
- Harry préstale tus lentes, creo que se quedo ciega.-
- No estoy ciega.-
- ¿Qué no? Estaba hablando de Snape, hay que estar ciega para fijarse en él.-
- Creo que Sele tiene razón.- Dijo Ginny.
- ¿Qué, qué?- Preguntó Ron atragantándose con el jugo de calabaza.
- Es decir, si se arreglara un poco los dientes y se lavara mejor la cabeza, creo que sería un poco atractivo. La forma en que se viste, lo hace ver bastante bien. Aunque acortaría un poco la capa y las mangas del traje.-
- Si, se vería bien en la oscuridad.- Dijo Ron.
- Y tiene una bonita voz, lastima que solo dice cosas desagradables.- Agregó Hermione.
- Se volvieron todas locas.- Dijo Ron.
- El correo.- Dijo Harry, tratando de desviar el tema.
Un hermoso búho negro, con el pecho blanco, se posó frente a Selena. - Traía un ramo de flores y una pequeña cajita.
- ¡Que hermosas flores!- Dijo Ginny.
Selena tomó las cosas de las patas del ave y ésta se marchó.
- ¡Vamos ábrelo!- Exclamó Hermione.
La morocha abrió la cajita, que contenía una hermosa pulsera de corazones y una pequeña nota. La leyó varias veces y no dijo nada. Ron se la sacó y la leyó en voz alta.
- Selena, te amo. Eres la criatura más hermosa que jamás he visto.- Pronunció el pelirrojo solemnemente.
- ¿Quién te lo mando?- Preguntó Hermione.
- No está firmado.- Dijo Ron.
- Tienes un admirador secreto.- Dijo Ginny.
- ¿Quién te envió esto?- Preguntó Draco, que se había acercado.
- No lo sé, no esta firmado.- Dijo la morocha extrañada. En un principio pensó que podía ser de Severus, pero al leer la nota, supo inmediatamente que no era de él. La letra no correspondía con ninguna de las caligrafías del profesor de pociones.
- Se parece a la tarjeta que te enviaron el año pasado.- Dijo Draco.
- ¿EH? Si, tienes razón.- Respondió la morocha y miró de reojo hacia la mesa de profesores. La mirada que le estaba lanzando Severus era fulminante. Lo cual confirmaba que él, no era el remitente.
- ¿No estas un poco equivocado de lugar?- Le dijo Ron al rubio.
- ¡Cállate Weasley!-
- ¡Draco! ¡Compórtate!- Lo reprendió su hermana.
- Te espero afuera.- Le respondió y salió del lugar.
- Nos vemos luego.- Le dijo Selena a sus compañeros.
- ¿Qué?- Gruñó Draco.
- Podrías comportante un poco mejor.-
- No tengo porque.-
- Como quieras.-
- ¿Te los envió tu novio?- Preguntó Draco señalando el ramo de flores y la cajita.
- Lo dudo mucho.- Respondió Selena, cuando Snape se les acercó.
- Señorita Malfoy, a mi oficina.- Siseó Severus.
- Creo que tienes problemas.- Le Susurró Draco a su hermana.
- Eso parece.- Le respondió y siguió a su novio a lo profundo de las mazmorras. Entraron en la oficina del profesor en completo silencio, mientras la morocha notaba la postura rígida del hombre frente a ella.
- ¿Quién te los envió?-
- No lo sé.-
- ¿Cómo que no lo sabes?-
- La nota es anónima.- Respondió la muchacha dejando las flores en la mesa y dándole la carta a Snape. Severus la leyó y gruñó.
- ¿No sabes de quién es?-
- Ni idea. Pero Draco dice que se parece a la que recibí el año pasado.-
- Creí que te lo habían mandado tus amigos para molestarme.-
- Yo pensé lo mismo, pero ninguno de ellos fue. Me dijeron que no lo hicieron.-
- No quiero que los aceptes.-
- No puedo devolverlo. ¿A quién se los enviaría?-
- No me importa, no lo uses.-
- Esta bien, no lo haré.-
- Si descubro quién es …- Siseó el adulto.- Lamento no haberte regalado nada.-
- No te preocupes, me lo imaginaba.-
- Soy un desastre como novio. Gracias por la carta y la foto.- Dijo Severus sonrojado.
- De nada.-
- ¿Estas molesta?-
- No, ¿Por qué?-
- Porque soy un idiota, que no se acordó de que día era hoy.-
- No lo estoy.- Respondió la morocha. - Debo regresar.-
- ¡Espera! En verdad lo siento.- Dijo Severus tomándola por la cintura y besándola.
- Estas perdonado, pero solo si me das otro beso más.- Sentenció la morocha. Snape la jaló hasta la silla y Selena se sentó sobre él, como acostumbraba a hacerlo últimamente. Se dieron tiernos besos y varias caricias poco comprometedoras.
- ¿Crees que si …?-
- ¿Qué?-
- Si voy un poco más lejos … ¿Draco vendrá a interrumpirnos?-
- Quizás, pero puedes ponerle un hechizo a la puerta. Solo por si acaso.-

En el Gran Salón, Draco comenzaba a sentir cada vez más calor.
- Estás transpirando, ¿Qué te ocurre?- Le preguntó Crabbe.
- Nada.- Respondió Draco. Pero Blaise y Theodore que los habían escuchado, estallaron en carcajadas.
- Parece ser que a Sele se le esta subiendo la temperatura.- Rió Nott.
- ¡Cállate! Esto no te incumbe.- Siseó Draco
- Estuve a punto de lanzárselo a mi hermanita, suerte que no lo hice.- Dijo Theodore.
- Tu hermana te habría asesinado. Es chiquita pero peligrosa.- Dijo Blaise.
- Lo es, por eso no lo hice. ¿Qué crees que este haciendo Sele con … su novio?-
- No es de tu incumbencia.- Gruñó el rubio.
- Crees que estén en cuarta base.-
- No, o ya hubiera ido a interrumpirlos. Están haciendo lo mismo que la última vez que me entrometí.-
- ¿Qué?- Preguntó Nott.
- No voy a decírtelo.-
- Entonces, iré a verlos.-
- ¡NO!- Gruñó Draco.
- Estoy aburrido.- Se quejó Theodore.
- Esa no es razón para ir a espiarlos.- Dijo Blaise.
- Lo sé. Pero estoy aburrido y  de seguro que debe ser un buen espectáculo.-
- Tú tienes un serio problema del libido.-
- Es de herencia, mi padre es igual.- Dijo Theodore y se levantó de la mesa.
- ¿A dónde vas?- Gruñó Draco.
- A pescar algo.- Les susurró y se acercó a un grupo de chicas de Slytherin de cuarto año.
- Lo van a mandar de paseo.- Dijo Blaise.
- ¿Quién sabe? Siempre se las ingenia para conseguir algo.- Explicó Draco, que aún seguía transpirando.

- Se … ve … rus.- Gimió la morocha, mientras su novio le daba pequeños besos alrededor del pecho derecho, lamiéndola suavemente y luego chupando la zona, siguiendo una espiral, hasta llegar al pezón. Exhaló su aliento caliente sobre la punta endurecida y la recorrió con su lengua. Severus llevó lentamente el pezón hasta su boca y lo chupó suavemente, frotándolo con su lengua y los labios, una y otra vez. Para luego presionarlo entre su lengua y su paladar. Volvió a chupar la punta endurecida y la apretó muy suavemente con sus dientes.
- Se … verus.- Gimió nuevamente la muchacha, moviendo su cuerpo por el placer que la envolvía. Tenía una de sus manos sobre la cabeza de su novio, con sus dedos enredados entre los pelos y atrayéndolo aún más contra su cuerpo. Él levantó su cabeza y la besó apasionadamente, al tiempo que ella frotaba su cadera contra las suyas, arrancándole un gemido de placer.
- Se … lena.-
La morocha comenzó a besar el cuello de su novio muy lentamente, mientras que con sus manos recorría el torso, deslizándolas cada vez más abajo por el abdomen.
- Es … pera.- Gimió Severus, sujetándole fuertemente las manos. - Aún no quiero … que me toques.-
La morocha lo miró confundida, no entendía en que se había equivocado. - Lo siento.-
- Todo esta bien, es solo que … es muy pronto.- Respondió el adulto abrazándola y poniéndole punto final a los arrumacos. Se quedaron juntos un rato más, abrazados y escuchando el latido de sus corazones, cada uno sumergido en sus propios pensamientos.
“Debo tener más cuidado con ella, no debí frenarla tan bruscamente. No quiero que piense que no me agrada su forma de acariciarme. No tendría que haber iniciado algo que luego no quería que continuara … si ese idiota de Nott no hubiera dicho eso. Debí imaginarme que soy el centro de los chistes idiotas … ¿Es qué nunca me dejaran olvidar mi pasado? Esos malditos de Potter y Black, todo es culpa de ellos. Si no me hubieran … quitado los pantalones y el calzoncillo ese día … ahora no sería un hazme reír.”
“¿Por qué no le agradará que yo lo acaricie? ¿Tal vez, estoy haciendo todo mal? Pero no sé que debo hacer. No puedo ir a preguntarle a alguien sobre esto. Draco me mataría con tan solo hacer alusión al tema, Blaise no me diría nada y Theodore … mejor con él no me arriesgo, puede que se me mate de risa en la cara o prefiera darme lecciones prácticas, ninguna de las dos opciones me agradan. Tal vez, lo mejor sería no seguir con esto.”
- Debo irme.- Dijo la morocha, alejándose de su profesor, para luego levantarse y vestirse. Severus la miró por unos instantes …
- ¿Te encuentras bien?- Le preguntó al observar la extraña mirada de su novia.
- Si, se me hace tarde para mi próxima clase.-
- Selena, yo …-
- Todo esta bien, solo tengo que ir a clases.- Dijo la morocha, le dio un suave beso y se marchó antes de que Snape pudiera decir algo más. “No quiero hablar sobre eso, ¿Qué podría decirme?”

- ¡Hey! Que cara, ¿Te encuentras bien?- Le preguntó Harry cuando entró en su sala común.
- Si.-
- No lo parece, ¿Tuviste problemas con Malfoy?-
- No es eso.-
- Entonces, sí te ocurre algo. ¿Te puedo ayudar?-
- Gracias, pero soy un caso perdido.-
- ¿Por qué?-
- No importa. De todas formas, no puedo hablar sobre eso.-
- Un secreto Malfoy.-
- Algo por el estilo.-
- ¿Te peleaste con tu novio?-
A la morocha casi se le para el corazón. - ¿Qué novio?-
- Ese Slytherin.-
- ¿Quién?-
- Zabini.-
Selena se echó a reír. - Blaise es mi mejor amigo, no es mi novio. De hecho, no tengo novio.- “No puedo decirle que sí, ¿Qué le digo si me pregunta quién es?”
- Creí que salías con él, siempre están juntos.-
- Solo somos muy amigos, él es genial.-
- ¿Te gusta?-
- No de esa forma.-
- Pensé que era, el que te envió las flores y la pulsera.-
- No tengo idea de quién las envió.-
- Por una pequeña contribución, nosotros te resolvemos el misterio.- Dijo Fred que se había acercado.
- Servicio cien por ciento garantizado.- Agregó George.
- ¿Ustedes lo saben?- Le preguntó la morocha.
- No, pero podemos averiguarlo.-
- En realidad … no me interesa.-
- ¿En serio?- Preguntó Fred.
- Que chica más rara. Cualquier otra, estaría desesperada tratando de averiguarlo.- Dijo George.
- Supongo que si, pero si me lo envió anónimamente, por algo será.-
- Adiós negocio.- Exclamó Fred.

Los días siguientes, Selena apenas visitaba a su novio, que comenzó a preocuparse por haberla ofendido de alguna forma. Solo se quedaba un rato, le daba unos pequeños besos y luego se iba rápidamente, antes de que las cosas tomaran temperatura. Severus estaba extrañándola, los últimos besos que habían compartido, carecían de emoción. Sentía que lo estaban besando solo por obligación, y ese sentimiento lo estaba lastimando. No estaba muy seguro de cómo hablar con ella, sin arruinar aún más la situación. Definitivamente, había hecho algo que ocasionó el alejamiento de su novia y ahora lo estaba pagando.
Para peor, Severus había notado que su novia pasaba cada día más tiempo con Potter.

La cantidad de deberes que los profesores les estaban dando, ocasionaron que Selena, se juntara con Harry y los demás para estudiar. Hermione estaba casi loca con la cantidad de materias que estaba cursando, mientras que Harry estaba agotado con los entrenamientos de Quiddicht y Ron que estaba peleado con Hermione por culpa de Scabbers y Crookshanks, lo que ocasionaba que ella estuviera, como mediadora en toda la situación. Algo que Harry agradecía, porque era un problema menos que tenía.

- ¿Crees que algún día se amiguen?- Le preguntó la morocha a Potter.
- Eso espero, o van a volverme loco. Mientras estas vos, se comportan, pero ni bien te vas, se sacan los ojos.-
- Y vos en el medio.-
- Si y no quiero tomar partido por ninguno de los dos lados, pero …-
- Ron, es tu mejor amigo.-
- Así es, me es más cómodo estar con él que con Hermione, y más ahora que anda con un humor de perros.-
- ¿No crees, qué esta exagerando con la cantidad de materias? Se la ve muy agotada.-
- Si, pero no escucha razones.- Decía Harry, antes de entrar en la clase de pociones. Severus se había acercado y los observó, mientras la furia lo carcomía desde el interior. No quería perder a su novia por un Potter.
- Entren.- Siseó Severus. La morocha se dio vuelta para mirarlo, pero él la ignoró.
Selena trabajaba concentradamente, cuando …
- Potter, ¿Le parece que esto esta bien?- Dijo Severus con un tono de despreció y levantado un poco de la poción y dejándola escurrir en el interior del caldero, para que toda la clase la contemplara.
Harry miró la poción de Ron que estaba de un tono amarillo opaco, mientras la suya era gris perla. Luego observó la de Hermione, que tenía un color amarillo brillante.
- No esta tan mal.- Respondió.
- ¿A no?- Preguntó Severus, alzando una ceja. - El color no es correcto Potter y la consistencia mucho menos. ¿Cuántas vueltas tenía que darle, en sentido contrario a las agujas del reloj?-
- Cuatro señor.-
- ¿Y cuántas le dio usted?-
Harry lo pensó por unos instantes pero no tenía ni idea de cuantas le había dado. - No sé.-
- ¿Agregó todos los ingredientes?- Preguntó Severus con malicia.
- Sí señor.- Se apresuró a decir Harry y entonces Severus hizo una mueca.
- Entonces, esas raíces de cúrcuma no son suyas.-
Harry miró la mesa y se dio cuenta de que se había olvidado de agregarlas. - Creo que me las olvidé.-
- Tiene un cero, Potter.- Dijo Snape triunfante. - Clase, denle las gracias al señor Potter, porque quiero que para la próxima, me entreguen dos pergaminos en los cuales me expliquen las propiedades de las raíces de cúrcuma. Sigan trabajando.- Sentenció y los Slytherin miraron a Harry de manera asesina.
- ¡Genial! Ese imbécil nos complicó todo.- Gruñó Blaise.
- No seas así, sabes que no es culpa de Harry. No entiendo porque Severus lo odia tanto.-
- ¿No te lo ha dicho?- Preguntó Theodore desde el asiento de adelante.
- No.-
- Tiene que ver con su pasado. Cuando era estudiante.- Dijo Theodore.
- ¿Qué ocurrió?-
- A mi padre le encanta contarme las anécdotas de esa época. Al parecer …-
- Señor Nott.- Lo interrumpió Severus. - ¿Se puede saber que anda cuchicheando?-
- Solo le pedía el cuchillo a Sele.- Dijo Theodore, tomándolo.
Severus se le acercó y le susurró … - Guárdese esos recuerdos y no diga ni una sola palabra sobre mi, en especial a mi novia, o le juró que haré que se arrepienta de haber nacido.- Siseó amenazante Snape. La mirada de furia del profesor causaba miedo, y Theodore tragó saliva. Ya era la segunda vez que lo había hecho enfurecer.
- Lo haré Señor. No diré nada.-
- Mucho mejor.- Gruñó el adulto.
Un rato después la campana sonó, todos dejaron la muestra de sus pociones en el escritorio del profesor y se agolpaban para salir.
- ¿Vienes?- Le preguntó Blaise.
Selena miró al adulto, que la estaba observando atentamente. La mirada del profesor parecía muy triste y la morocha decidió quedarse.
- No, los veo luego.-
- Esta bien.- Respondió Zabini y se fue. Cuando no quedaba nadie más en el aula, Selena se acercó al adulto.
- ¿Te encuentras bien?-
- Si.- Dijo Severus de forma cortante.
- ¿Tienes clases ahora?-
- No, pero tengo mucho que corregir.-
- Esta bien. Entonces … tal vez, nos vemos después.- Dijo la morocha, tomó su mochila y se dirigía a la puerta, cuando Severus la aferró por la cintura.
- No me dejes.- Le susurró al oído.
- Dijiste que estabas ocupado.- Respondió la morocha confundida.
- No me refiero a eso.-
- ¿Qué?-
- No me dejes Selena, te amo y te necesito.-
La muchacha se dio vuelta para mirarlo. - Yo también te amo, ¿Qué ocurre?-
- Ya no te agrado tanto, ¿No es así?- Preguntó Severus mirándola a los ojos y acariciándole el rostro.
- Claro que me sigues agradando y mucho, ¿Por qué dices eso?-
- Últimamente … siento que no estamos bien.-
- ¿Por qué?-
- Sabes bien a lo que me refiero. Tus besos … parece que me besaras por obligación.-
- No es así.- Respondió la muchacha y le acarició el rostro. - Todo esta bien.-
- No lo esta. Te siento muy lejos.-
- Lo siento, es solo que …-
- ¿Qué? ¿Dímelo, por favor?-
- Creí que … no sé.-
- Selena …-
- Creí que no te agradaba, que yo fuera … tan cariñosa contigo.- Respondió la morocha bajando la cabeza.
“Lo sabía.” - No quise darte a entender eso. No es verdad.-
- ¿Entonces?- Preguntó sin levantar la cabeza.
- Estupideces mías.-
- ¿Tiene algo que ver con lo que Theodore quiso decirme?-
- Si.-
- ¿Qué te hicieron en el pasado? ¿Por qué te lastimaron tanto?- Preguntó la morocha y lo miró a los ojos. Severus se perdió en esa mirada, sintiéndose seguro y amado.
- Mi apariencia … siempre fue motivo de bromas para algunos alumnos. Yo no les caía bien.-
- Severus … te han lastimado tanto.- Dijo la muchacha y lo besó con mucha ternura, tratando de que sus besos curaran todas las heridas del pasado de su novio. Snape la jaló aún más hacía él y sus cuerpos se encontraban completamente pegados, amoldándose a la perfección el uno con el otro. Como si hubieran sido diseñados para estar juntos.
- Te amo Severus.- Dijo Selena apenas alejando sus labios de los del adulto.
- Yo también te amo.- Respondió mientras deslizaba su mano por debajo del buzo de su novia y le acariciaba los senos.
- Espera …- Dijo la morocha y Severus retiró su mano inmediatamente.
- Lo siento.- Se disculpó el adulto, confundido y preocupado porque ella ya no  quisiera que la acariciara de esa forma.
- Es solo que … me hace sentir rara.-
- ¿Rara?-
- Tú puedes acariciarme y me gusta mucho, pero cuando intento ser cariñosa contigo me rechazas …-
- Selena …- Dijo Severus sentándose en un banco y jalándola hacía él. - Es todo por lo mismo. No estas haciendo nada mal, todo lo contrario, pero …- Agregó Severus sonrojándose. - Solo quiero que vayamos más despacio. Apuré mucho las cosas y no deseo que sea así.- Explicó Snape, sin ser del todo sincero.
- ¿Por qué? No hicimos nada malo.-
- Lo sé, pero aún eres muy joven, solo tienes trece años.-
- ¿Hice algo mal?-
- No amor, todo lo contrario. Ya te lo dije, solo quiero que vayamos más despacio. Aún eres una niña.-
- ¡Genial! Ahora soy una niña.-
- Sabes a lo que me refiero.-
- No. No lo sé. No te entiendo, primero todo esta bien y al segundo siguiente, me apartas bruscamente, y te comportas como si te hubieran electrocutado.-
- Selena … solo tienes trece años, y aunque eres muy madura, sigues siendo muy joven.-
- Siempre será un problema.-
- ¿Qué cosa?-
- Mi edad. No importa que yo siga creciendo, esa diferencia siempre existirá y por eso, vos nunca dejarás de sentirte incómodo conmigo.-
- No amor, no me siento incómodo. Solo quiero que las cosas entre nosotros vayan más despacio. Hasta que seas unos años mayor.-
Selena murmuró algo que Snape no pudo entender.
- ¿Qué?- Preguntó el adulto.
- Nada.-
- Dime.-
- Es solo que … Theodore tiene la misma edad que yo y él … no hace otra cosa que hablar de … sexo y de hecho … digamos que lo practica casi a diario.-
- ¿Qué cosa?- Gruñó Severus.
- No vas a decirle nada.-
- No puedo permitir que los alumnos mantengan relaciones en el colegio, sabes bien que esta prohibido.-
- No le puedes ir a decir nada, te lo conté como tu novia, no como una alumna chismosa.-
- Eso no importa.-
La morocha se levantó. - Bien, haz lo que quieras, pero … no te volveré a hablar.-
- No puedes decirme eso.-
- Claro que sí, confié en ti y por eso te dije eso, pero si te vas a comportar de esta forma …- Lo amenazó Selena retrocediendo unos pasos, pero Severus la sujetó y la besó apasionadamente.
- Tú ganas, no le diré nada.- Respondió el adulto, rozando sus labios contra los de su novia.
- No trataba de … manipular la situación, yo solo ...-
- Lo sé, todo esta bien.- Sentenció el adulto y regresó a sentarse. La morocha se sentó en su regazo. - Ahora dime, ¿Por qué me dijiste eso?-
- Usé un mal ejemplo. Yo no me refiero a que estemos como Theodore, todo el día … pensando en eso o haciendo el amor. Lo que quería decir, es que … las caricias podían ser mutuas.-
- Pueden serlo, pero no debemos ir tan lejos.- Explicó Severus.
La morocha se sonrojó. - ¿Qué entiendes … por lejos?- Preguntó, ya que su intención la otra vez no era ir más abajo de la cintura de su novio, ya que él tampoco había traspasado ese límite.
- Tus manos, el otro día …- Trató de explicar Severus sonrojándose.
- No tenía pensado ir … más abajo.- Respondió Selena.
Severus se puso aún más colorado. - Creo que te mal interprete. Por eso creí que … las cosas estaban yendo muy rápido.-
- Yo no soy como Theodore … no …-
- ¿Aún no quieres hacer el amor conmigo?-
La morocha bajó la cabeza y negó. - Todavía no.- Respondió y Snape tomó su rostro y lo levantó para que lo mirara.
- Esta bien, a eso me refería. Pero … tú … ¿Algún día crees que …?-
- Claro que sí.- Dijo Selena rápidamente. - Solo que aún no.-
Severus le sonrió. - Esperaremos y es lo que deseo.-
- Lo siento.-
- ¿Por qué?-
- Sé que … eres hombre y …-
- No todos tenemos el problema de los Nott.-
- ¿Por qué te refieres a ellos en plural?-
- Porque Casius es igual, tienen un apetito sexual insaciable.-
- Ya veo … Entenderé si …-
- ¿Sí qué?-
- Bueno, ya sabes que vimos a Lu con …-
- No tengo intenciones de ir en busca de una prostituta. Solo quiero estar contigo y te esperaré todo el tiempo que necesites.-
Selena lo abrazó con todas sus fuerzas. - Gracias.-
- Soy tu novio y te amo. Te esperaré.-
- Lo sé, pero … gracias por no ir con una … trabajadora sexual. La verdad es que no quiero compartirte con nadie.-
Severus se echo a reír. - No debes preocuparte por eso, tienes la exclusiva.-

Febrero llegaba a su fin y para el último sábado del mes, estaba previsto el partido entre Gryffindor y Ravenclaw. Todos sabían que la única forma de tener oportunidad de ganar la copa, era venciendo a los Ravenclaw. Había un gran nerviosismo en la torre y mucho más entre los jugadores, los entrenamientos habían sido muy duros y prolongados y ahora había llegado el momento de demostrar sus habilidades.
Selena subió a las gradas con el resto de los compañeros de su casa, no le agradaba mucho el quiddicht pero si apoyaba al equipo.
- Casi la agarra.- Dijo Neville.
- Faltó muy poquito, sino fuera por esa bludger.-
- Por lo menos vamos ganando ochenta a cero.-
- Si, es cierto.-
- Se están acercando.- Dijo Neville y se puso pálido. -¿Qué es eso?- Preguntó señalando una figura oscura.
- Un … un dementor.- Dijo la morocha aterrada, no quería estar en ese lugar, si esas criaturas andaban por ahí y se tapó los ojos.
- ¡Mira!- Exclamó Neville y Selena observó como el patronus de Harry alejaba a los dementores.
- ¡Esos no son dementores!- Gruñó Selena al ver como los tres seres encapuchados caían en picada. Miró detenidamente y pudo ver la cabellera rubia casi platinada de uno de ellos. - ¡Por todos los cielos! ¿Ese no es mi hermano o si?- Preguntó la morocha.
- ¿Quieres la verdad o …?- Dijo Neville. - La tiene, Harry tiene la Snitch.-
- ¡GANAMOS!- Gritaron todos a coro, incluso Selena. La morocha bajo al campo de juego, pero en lugar de acercarse a los jugadores, se dirigió hasta donde McGonagall reprendía a los cuatro muchachos.
-¡Un truco indigno!- Gritaba la jefa de Gryffindor. -¡Un intento cobarde e innoble de sabotear al buscador de Gryffindor! ¡Castigo para todos y cincuenta puntos menos para Slytherin! Pondré esto en conocimiento del profesor Dumbledore, no les quepa la menor duda. ¡Ah, aquí llega!-
- Muchachos, ha sido muy grave lo que han hecho. Recibirán un castigo apropiado y se les informará a sus familias las acciones tan deplorables que han realizado el día de hoy.- Sentenció el directo.
- ¡Caminen!- Gruñó Minerva. - Hablaremos con el profesor Snape.- Agregó.
- ¡IDIOTA!- Reprendió Selena a su hermano, cuando pudo tenerlo cerca. Le dio un golpe en la cabeza y …- ¿En qué demonios estabas pensando?-
- Vete a celebrar.- Le siseó Flint.
- No estoy hablando contigo. Le habló a mi hermano.-
- Solo eres una sangre sucia, cuya única función es complacer sexualmente al señor Malfoy, todos lo sabemos muy bien.-
- No le digas eso a mi hermana.-
- ¡Cállate! Si quieres seguir jugando en el equipo.- Le gruñó Flint. - En cuanto a ti …- Dijo sujetando a Selena. - Sangre su …-
- Le aconsejo que no terminé esa frase o me temo que conocerá que tan peligroso puedo ser.- Siseó Severus que se había acercado.
- Señor yo …-
- Suéltela.- Gruñó Snape, mostrando sus dientes y con una mirada asesina. Flint lo obedeció.
- Esto no se queda así.- Siseó Flint a Selena.
La morocha frenó a Severus con la mirada y …- Veremos ¿Qué opina el Señor Malfoy de lo que me acabas de decir?- Dijo la muchacha y se marchó. Marcus Flint, no esperaba que ella reaccionara así.
- Mi padre va a desollarte vivo.- Dijo Draco.
Selena subió a la torre gry, saludo a los miembros del equipo y subió a su habitación. Estaba cansada de la actitud de Flint y le había molestado lo que le había dicho. No quería que los alumnos de Slytherin pensaran eso de ella ni de Lucius. El adulto era su familia y no le agradaba que se rumoreara esas cosas sobre ellos.

“Querido Lucius,

Supongo que vas a sorprenderte, dos cartas en un día … y además, de seguro recibirás una del colegio. Ahora que me puse a escribirte, me parece una tontería hablarte sobre esto, pero … En su momento, me molestó y mucho.
Hoy los Gryffindors ganaron el partido contra Ravenclaw, algo sucedió y ya te enteraras que fue ... Eso que pasó, hizo que me acercara a Draco y lo reprendiera, pero Marcus Flint, el capitán de Slytherin … Me llamó sangre sucia. Sé que no lo soy y no fue lo que me molestó. Pero él me dijo que … todos saben que me adoptaste … solo para complacerte sexualmente, no quiero que la gente piense eso de nosotros, somos familia. Tal vez estoy exagerando con esto, pero quería contártelo.
Tengo muchas ganas de verte, ¿Seguro que no puedes venir el próximo Sábado a Hogsmeade? Te extraño mucho.
Te quiero.
Selena”

Terminó de escribir la carta y se fue a la lechucería para enviarla, luego regresó a la torre y participó de los festejos hasta bien entrada la noche. Estaba cansada y le dolía la cabeza, pero la celebración no terminaba, ni siquiera ante la insistencia de Percy. Por lo que Selena decidió escabullirse y bajó hasta las mazmorras. Llegó hasta la habitación del profesor de pociones y …
- ¿Contraseña?- Preguntó el cuadro de Slytherin.
- Selena.- Dijo la morocha y el cuadro la dejó entrar.
- ¿Se puede saber que andas haciendo por aquí a esta hora?- Preguntó Severus.
- Hay mucho ruido en la torre, me duele la cabeza, ¿Me puedo quedar un rato?-
- Claro que sí amor, ven.- Respondió el adulto, extendiendo sus brazos.
- Gracias.- Dijo la morocha, sentándose en el regazo de Snape y acurrucándose contra él. Severus movió su varita e hizo aparecer una poción.
- Bebe esto, te quitará el dolor. ¿Todavía están celebrando?-
- Si, aunque Percy trató de mandarlos a dormir, la fiesta continúa.-
- ¿Estas bien?-
- Algo mejor. Gracias por frenar a Flint.-
- Me hubiera gustado arrancarle la cabeza.-
- Lo sé, supuse que harías eso. Le escribí a Lu y le conté.-
- Esto será interesante.-
- Estoy preocupada.-
- ¿Por qué?-
- Lu dijo que tiene una reunión el próximo sábado y que por eso no va a venir al pueblo. Pero … no sé, me da la sensación de que le pasa algo y no puedo verlo.-
- ¿Quieres que vaya a ver como está?-
- ¿Puedes ir?-
- Iré mañana por la tarde y luego te contaré.-
- Te adoro.- Respondió Selena y lo besó. Y se quedó en los brazos del adulto, hasta la medianoche.
- Debes ir a la torre.-
- Esta bien.- Respondió media dormida.
- Te acompaño.-
- No, puedo ir sola. Cualquier cosa, digo que fui a la enfermería por algo para la cabeza.-
- ¿Segura?-
- Si, no te preocupes.- Dijo la morocha y lo besó. Se dirigió a la torre y en el primer pisó se encontró con un enorme animal.
“¡El Grim!” Pensó la morocha y se quedó petrificada.

Nota de la autora:

¿Qué le ocurrirá a Selena?
¿Será el Grim?
¿Cómo estará Lu?
¿Qué ocurrirá con Marcus Flint?

Una pequeña aclaración: cuando Theodore le pregunta a Draco si Sele y Severus llegaron a la cuarta base se refiere al grado de intimidad física que alcanza una pareja. Este juego de palabras esta relacionado con las bases del baseball, y se usa mucho tanto en algunas series norteamericanas, como en los mangas y animes japoneses. Quizás es algo muy obvio, pero por las dudas lo aclaro.
La primera base es besarse. La segunda, es toquetearse por encima de la ropa. La tercera, es manosearse por abajo de la ropa y por supuesto la cuarta base, es mantener relaciones. Aunque, a veces la tercera base también se considera practicar sexo oral. Por lo tanto, podemos decir que la pareja protagonista solo ha llegado a la tercera base tradicional.

Kia Malfoy: Sobre el plan de Lu ... paciencia que cuando llegue el momento se revelará la verdad ... es una muy "bonita" escena.

Lady Drakos: Sip, Draco esta haciendo todo lo que cree correcto para cuidar a su hermana, es que el rubio no puede evitar verla como si fuera más pequeña que él, aunque eso le traiga algunos problemitas ...

Stella: De nada, y ese tipo de escenitas se van a empezar a repetir más seguido. Sele esta creciendo y esta muy pero muy enamorada de su novio, aunque no van a llegar a la cuarta base hasta ... te dejo con la intriga.  Bueno, no te enojes con Draco, solo quiere cuidar a su hermana, no tiene malas intenciones, solo quiere que Sele se case antes de dar ese paso.  El señor tenebroso .... faltan algunos capis, la trama del cuarto libro de Harry Potter no va a ser así ... es que en realidad ese libro no me gusto ... pero voy a usar algunas de esas cositas. Como dije antes ... el plan de Lu, va a ser explicado cuando ... te dejo nuevamente con la intriga ... jeje

GRacias a todas por sus comentarios, espero que les guste este capi.
besos y buena semana.

Miaka Snape.

 


Tags: severus snape, lucius malfoy, fics, fanfics, drama, amor, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:17  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 30 de enero de 2009 | 13:15
Kny: jejej muy bueno el capi....yo juraba k blaise estaba enamorado de sele....kien iba a pensar en Hana xD...y eso de draco disfrazado de demnetor??....jajajajaja....habria sido gracioso k hubiera pasado en la pelicula jajajajajajajaja...........espero k sirius (grim) no muerda a sele ^^ o k llegue snpe y la salve como todo un caballero xD...en fin....espero el porx. capi....cuidate!!!...bye
Publicado por kia malfoy
S?bado, 21 de febrero de 2009 | 20:47
OLa..MIakA..!
azuu..
hoy..
si..
ya stoy..leyendo.. todo..lo que me perdi..
ya era..largo time.. el que no me aparecia..por aki..
buenoo. ya lo are mas seguro...ok..
a por ciertoo....kien es el admirador de sele...
quien.. le mando..las flores... de quien es el buho..negroo....Ojos locos
Publicado por kia malfoy
S?bado, 21 de febrero de 2009 | 20:49
quieroo..saber..
sip..!
buenoo-- seguire..leyendo.. lo que me falta a ver que encuentrooo.. ok..
kuidate..mucho..
hasta..prontoo.
bzythos..!Muchas risas
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.