Viernes, 20 de febrero de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Personajes principales: Selena, Severus Snape y Lucius Malfoy.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 27: Alecto.

Unos instantes más tarde, Lucius entró en la oficina del profesor de pociones. Al ver a la morocha llorar, su corazón le dolió terriblemente.
- ¿Mi amor?- Preguntó.
- ¡Vete!- Le siseó Severus. - Todo esto es culpa tuya. Haces las cosas sin pensar y aquí están las consecuencias.-
- No quise …-
- Tú nunca quieres. Solo haces lo que te conviene y espero que estés feliz con el resultado.-
- ¡No lo estoy! Nunca quise lastimarla.-
- Si no quieres sufrir mi furia, más vale que te marches.- Siseó Snape amenazante.
- No me intimidas.- Le gruñó en respuesta Malfoy. El aire de la habitación cambió repentinamente, se volvió muy frío y denso. Lucius se tensó, no podía respirar y su vista comenzaba a nublársele.
- ¡Sevi! ¡NO!- Gritó la morocha, levantando su rostro del pecho de su novio y el aire regresó a la normalidad. Malfoy estaba más pálido que de costumbre y jadeando, aún le costaba respirar.
- Lo siento.- Le dijo el morocho a la pequeña.
- Esta bien.- Respondió Selena y se levantó para acercarse a Lucius. - ¿Te sientes bien?-
- No … puedo respirar.- Le dijo con un jadeo y la morocha se asustó. Snape se levantó y sujetó al rubio que se desmayó. Conociendo a Malfoy, montaría un escándalo si lo llevaban hasta la enfermería, por lo que el morocho lo traslado hasta su habitación, seguido de cerca por su novia. Recostaron al rubio en la cama y Snape invocó varias pociones para darle. La respiración de Lucius se había normalizado pero estaba empapado en un sudor frío.
- ¿Qué le hiciste?- Le siseó la pequeña a su novio.
- Solo me enoje. A ti no te ocurrió nada.-
- No, pero no estabas enojado conmigo.-
- De todas formas, debió afectarte del mismo modo.-

Lucius se sintió repentinamente atrapado dentro de los oscuros y solitarios pasillos de su mansión. El frío que helaba su cuerpo, proveniente de la furia de Severus, lo devolvieron a su pasado. La falta de aire, fue otra de las sensaciones que lo acompañaron durante los dos meses que estuvo encerrado solo y eso, se había repetido hoy. Sin poder soportarlo, se había desmayado atrapado en los recuerdos de su niñez.
Selena se sentó en la cama junto al rubio pasándole un trapo frío por la frente, ya que ahora, Lucius tenía fiebre. Severus no se explicaba que era lo que había desencadenado esa reacción en el rubio, que se agitaba en la cama, signo de que sufría de pesadillas.
- Deberíamos llevarlo a la enfermería.- Dijo Selena.
- Y en cuanto despierte, asesina a todos los que estuvieran cerca. Lucius odia ese lugar, mucho más de lo que podemos llegar a odiarlo nosotros.-
- Me preocupa, no esta bien.-
- Ya se le pasará.-
- A ti no te importa.-
- Si … me importa, no fue mi intención ponerlo en este estado. Iré a buscar alguna poción más potente, ahora vuelvo.-
- De acuerdo.-
- ¿Te enojaste conmigo?-
- No, solo estoy preocupada por él.-
Severus se marchó hacia su laboratorio privado, sintiéndose mal por lo ocurrido. Estaba furioso porque habían hecho llorar a su novia y necesitaba descargarse con alguien y ahí estaba Lucius. En parte el rubio era responsable por la situación, así que Snape, había considerado que no era un mal blanco para descargar su ira. Siendo que se trataba de Malfoy, considero que el otro mago era lo suficientemente poderoso como para soportar su mal genio, nunca se le cruzó por la cabeza que el rubio podía llegar a desmoronarse de esa forma.

Selena seguía cuidando de Lucius, poniéndole el paño frío y hablándole suavemente. Al parecer su voz tranquilizaba al rubio.
- Lu … por favor, despierta. Me estas asustando.- Le decía casi llorando y acarició suavemente el rostro del adulto.
- Tiara … - Murmuró Lucius. - Tiara perdóname.-
“¿Quién será Tiara?” Se preguntaba la morocha.
- Todo esta bien Lu, tranquilo.- Dijo Selena, aún acariciándole el rostro al rubio.
- Tiara … Tiara lo siento.- Murmuraba el adulto, estremeciéndose. - No quise que te matara, Tiara … regresa.- Siguió repitiendo, cuando Severus regresó con una poción especial.
- ¿Cómo está?-
- Llama a una mujer llamada Tiara, ¿Sabes quién es?-
Severus frunció el seño tratando de pensar. - No tengo idea, no me suena familiar.-
- Tiara …- Dijo el rubio, sujetando dormido la muñeca de la morocha. - Tiara … quédate conmigo, tú eres la única que me quiere … Tiara.-
- ¿Qué hacemos?- Preguntó Selena a su novio.
- Hay que darle la poción. Sostenle la cabeza.- Ordenó Severus y la morocha lo hizo. Snape introdujo el liquido en la boca de Lucius y masajeándole la garganta, lo obligó a tragar. Unos minutos después, Malfoy despertó algo aturdido.
- ¿Dónde estoy?-
- En tu habitación, te desmayaste.- Le informó el morocho.
- ¿Selena?-
- Estoy aquí, tranquilo.- Le respondió acariciándole nuevamente el rostro. Lucius se percató de que tenía aferrada su otra mano por la muñeca y la soltó.
- ¿Te lastime?-
- No, estoy bien. ¿Te sientes mejor?-
- Sí, solo estoy cansado.-
- ¿Quién es Tiara?- Preguntó Severus sin poder contenerse y recibió una mirada fulminante de su novia.
- ¿Tiara?-
- La llamabas en sueños.- Respondió el morocho, esquivando la mirada de su novia.
- No le hagas caso, duerme un rato. Me quedaré contigo.-
- ¿Te confundí con ella, verdad?- Preguntó el rubio.
- No, solo la llamabas.- Contestó Selena.
- Tiara era … ella era mi vecina cuando era niño. Era hija de unos muggles que vivían cruzando el río que delimita los terrenos mágicos de la mansión. Éramos pequeños cuando nos conocimos y yo no tenía los prejuicios contra los muggles, así que nos hicimos amigos de inmediato, teníamos cuatro años. Un día, mi padre nos descubrió y me prohibió volver a verla. Obviamente no le hice caso … cuando nos encontró nuevamente juntos … mi padre me enseñó que lugar ocupan los muggles con respecto a los magos.- Explicó Malfoy. Algo que Severus se imaginó a la perfección, aunque Selena no. Pero al recordar que Lucius pidió perdón por que la habían matado, tuvo una buena idea de lo sucedido.
- Descansa, te sentirás mejor luego de dormir un rato.-
- ¿En verdad, vas a quedarte?-
- Si, me quedaré.- Respondió la morocha.
- Vendré más tarde a verte … lamento lo que te hice.- Masculló Severus, sorprendiendo a los otros dos.
- No fue tu culpa, yo empecé todo.- Respondió Lucius y Snape se marchó. Selena se acomodó junto al rubio en la cama y éste la abrazó.
- ¿Seguro que estas bien?-
- Sí, no fue nada … solo … el ambiente en la oficina de Severus, me recordó mi encierro cuando era niño.-
- Lo siento.-
- ¿Por?-
- Fue mi culpa, sino me hubiera largado a llorar, Sevi no se habría enojado contigo.-
- No es tu culpa. Debí pensar antes de abrir mi bocota, tanto frente a Severus como frente a tus compañeros gryffindors.-
- Me asustaste, creí que estabas muy mal.-
- No soy tan enclenque. He soportado cosas peores.-
- Pero yo nunca te había visto así.-
- Estoy bien, no te preocupes … Selena, yo …-
- ¿Qué?-
- Te amo.- Le dijo y la besó suavemente. - Perdón, sé que no debí …-
- Tranquilo, todo esta bien.- Respondió la morocha.
Se quedaron juntos en la cama, hasta quedarse dormidos. Mientras en otra parte del castillo …
“Todo esto es una locura. Ni Lucius ni yo, debimos enamorarnos de esa niña. ¿En qué demonios estábamos pensando? ¿Cómo podemos sentir esto por ella? Él tiene un hijo de su edad y yo … también tengo la edad para ser su padre. Todo esto esta mal.”
- Entonces, aléjate de ella. Es muy simple, le dices que no la quieres y ya esta.- Dijo una de las furias.
- Deja de leer mis pensamientos.- Siseó el morocho.
- No puedo, eres un manjar exquisito. El más sabroso que he probado en milenios.-
- Vete Alecto.-
- Veo que sabes mi nombre.- Dijo la furia complacida.
- Eres la incansable perseguidora, tu presencia siempre me esta rondando, salvo cuando …-
- Esa niña esta a tu lado. Su amor por ti, es lo que me aleja.- Respondió Alecto, materializándose para sorpresa de Snape.
- ¿Qué demonios?- Preguntó Severus cuando la apariencia de la furia cambió. Ya no era un ser cubierto por una capa negra y cuyos pelos eran serpientes. Ahora la furia tenía una apariencia realmente hermosa. Su vestido blanco casi transparente, largo y ajustado, marcaba muy bien las curvas de su cuerpo.
- Las furias, tenemos una doble apariencia. Una, la que usamos para perseguir a nuestros objetivos y la otra … es está.-
- ¿Qué quieres?-
- A ti.- Respondió Alecto, acercándose al morocho y acariciándole el rostro. El contacto de la furia hizo que Severus se estremeciera, un calor embargo su cuerpo y no pudo evitar sonrojarse. - Eres delicioso, en todo sentido.-
- Vete a buscar a otra presa.- Masculló Snape.
- Mis hermanas están en eso. Yo por otro lado, tengo otros intereses.- Respondió la furia rozando sus labios contra los del morocho.
- ¡Largo!- Exclamó el profesor de pociones casi sin aliento. Alecto rió y no se dio por vencida. Apoyó sus labios con fuerza contra los de Snape y unos segundos más tarde, el hombre abría su boca para dejarle paso a la lengua de la furia. Alecto se excitó aún más, cuando el morocho la sujetó por la parte baja de su espalda acercando sus cuerpos. La erección del hombre, contra su abdomen, le provocó hormigueos en su propio cuerpo, algo que hacía demasiado tiempo no sentía.
- Podemos estar juntos, tú y yo. Puedo alimentarme de ti y a cambio puedo complacerte, como jamás podrá hacerlo esa niña.-
- No.- Siseó Severus, pero sin poder quitar sus manos del cuerpo de la furia.
- Es una de las formas de librarte de nosotras. Te conviertes en mi compañero y estaré contigo hasta que me aburra y luego serás libre. Eres un mago extraordinariamente fuerte, lo que quiere decir …- Dijo Alecto, bajando su mano hacia la entrepierna del morocho. - Es que incluso, podemos tener un hijo.-
Ese comentario hizo que Severus pensara unos instantes. - ¿Un hijo?-
- Sí, las furias podemos tener hijos, pero solo con magos de gran poder.-
- ¿Niños?-
- Si y niñas. Los niños salen a su padre, magos, pero de increíble belleza y las niñas … ustedes las conocen como Veelas.-
Severus frunció el seño. - ¿Tú eres la madre de Lucius?-
La furia rió. - No, soy … digamos que su tía, según tus costumbres. Ese hombre es hijo de mi hermana Megera.-
“Bueno, eso explica porque Lucius es tan irresistible para las mujeres.” - ¿Si Lucius es hijo de una furia, por qué no puede conquistar a Selena?-
- Porque hay ciertos límites a su belleza. Las veelas no pueden seducir a sus “hermanos” y viceversa. Del mismo modo, ninguno de los dos, puede seducir a alguien de su mismo sexo, pero por sobre todo … no pueden atraer a alguien, que a encontrado a su verdadero amor.-
- Entonces, Selena y yo …-
- No tan deprisa. La pequeña esta segura de que tú eres su verdadero amor, pero sin embargo … tú no estas de acuerdo. Tus pensamientos están llenos de dudas y rechazo hacia el hecho de estar junto a esa niña, por lo que no creo que estén destinados a estar juntos.- Dijo Alecto y volvió a besar a Snape. Cada vez que ella hacía eso, Severus perdía momentáneamente la idea de lo que estaban haciendo. Él cargo con ella hacía la pared y la furia sonrió internamente, sabiendo que ese hombre estaba cayendo en sus redes. Tanto Alecto como las otras furias, poseían la misma capacidad de hechizar a los hombres con su bellaza como las veelas. Con una de sus piernas, rodeó la cintura del profesor de pociones y él deslizó su mano para aferrarla aún más contra su cuerpo y aprisionarla contra la pared. Estaba apunto de ir un poco más lejos, cuando la imagen de la niña llorando en sus brazos, tuvo el mismo efecto que si le hubiesen lanzado un balde de agua helada. Se separó de la furia, horrorizado de lo que estuvo a punto de hacer y …
 - ¡Lárgate!- Siseó. - No quiero verte.-
- Aún no estas muy convencido. Te visitaré pronto.- Dijo Alecto y rozó sus labios contra los del morocho y se desvaneció.

- ¿Y?- Preguntó Megera.
- El pensamiento de esa mocosa es muy fuerte, rompió mi encanto.- Gruñó Alecto.
- Es una lastima que esa pequeña sea pura, de lo contrario, me correspondería a mí, encargarme de ella.- Dijo Tisifone.
- Desafortunadamente, no puedes intervenir. No podemos atormentar a un alma pura, ni siquiera para nuestro propio beneficio.- Sentenció Megera.
- Lo deseo, quiero que sea mío.-
- Definitivamente, no entiendo que le has visto a ese humano.- Dijo Tisifone, poniendo cara de asco.
- Es poderoso y apetitoso.- Respondió Alecto relamiéndose los labios.
- Veo que ya lo has probado.- Dijo Megera.
- Así es y es el más sabroso que he probado en siglos.-
- Debemos cumplir con lo establecido, nos han invocado para alejarlo de la niña. Su pasado es justificativo más que suficiente para nuestra presencia.- Sentenció Tisifone.
- Lo sé, pero lo quiero para mí.- Gruñó amenazante Alecto.
- Tendrás tu tiempo para tratar de atraparlo. Si fallas …- Dijo Megera.
- Lo sé.- Respondió Alecto ensombreciéndose.

Severus se quedó en su despacho, dando vueltas en círculos. Pensaba en la furia, en Selena y en Lucius. Acababa de descubrir que su amigo, no era del todo humano, y ahora sabía porque tenía ese encanto, que embobaba fácilmente a la mayoría de las mujeres que se cruzaban en su camino. Pero también estaba el hecho de que Selena, estaba convencida de que él, era su verdadero amor.
“No puedo serlo, Selena merece a alguien mucho mejor que yo. Quizás … si aceptara la oferta de Alecto …” Pensó Snape, cuando la imagen de la morocha llorando en sus brazos, lo golpeo nuevamente. - Selena.- Suspiró.
Recordó la sensación que esa muchacha despertaba en él. Esa calidez y esa dulzura que emanaban de ella y lo hacían sentir tan especial, no podía compararse a lo que la furia le había hecho sentir … pura lujuria, que tarde o temprano lo abandonaría. Era como elegir entre el cielo y el infierno, y Selena era su cielo. No había ninguna decisión que tomar, era obvio que él prefería el cielo.

En la habitación de Malfoy, Selena y el rubio, aún dormían profundamente. Sin embargo, un aire frío recorrió la espalda de la morocha inquietándola.
- Mi dulce niño.- Dijo Megera. - Has tenido una vida muy difícil y mereces ser feliz. Esta niña será tuya, te lo prometo.- Agregó la furia y le dio un beso al rubio en la frente, para luego desvanecerse.
Al segundo siguiente, la morocha despertó por la sensación fría que recorrió su cuerpo. Miró a Lucius dormir tranquilamente a su lado, con una sonrisa en su rostro. Al verlo de esa forma, Selena pensó que encantador que era ese hombre. Pero aún así, su corazón le pertenecía a Severus, de alguna forma inexplicable, sabía que ese hombre huraño y malhumorado era su destino. Volvió a acurrucarse en los brazos del rubio y se durmió nuevamente.

En algún lugar de Inglaterra, el hombre que convocó a las furias, seguía pensando en su siguiente movimiento. De alguna forma, tenía que conseguir que esa niña se enamorara de ese mortífago engreído. Necesitaba desesperadamente la caja de Pandora y la única forma de obtenerla, era entregándole a Malfoy lo que quería.

- ¡Ya despierten!- Siseó Severus. - Es la hora de la cena.- Agregó, sin poder quitarle los ojos de encima al rubio y a la niña. De no ser, porque Malfoy era alguien tan oscuro como él y aún mayor, se hubiera hecho a un lado para que esos dos estuvieran juntos.
- ¿Sevi?- Preguntó la niña adormecida y presa de los brazos del rubio.
- Tienes que levantarte.-
Selena abrió los ojos y trató de moverse, pero estaba completamente inmovilizada, por el fuerte agarre de Malfoy.
- No puedo levantarme.- Protestó y trató de alejarse, pero el rubio seguía profundamente dormido y roncando. - Lu … despierta.- Le dijo al adulto, pero éste solo gruñó y la aferró con más fuerza.
- ¡Lucius!- Siseó Severus.
- ¡Ay!- Exclamó la morocha, cuando el rubio la sujeto con más fuerza contra su cuerpo.
- ¡Aguamenti!- Pronunció el morocho y un chorro de agua cayó sobre el rubio.
- ¿Qué haces? ¿Estás loco?- Gruñó Malfoy, despertando sobresaltado.
- ¡Suéltala de una buena vez!- Siseó Severus y el rubio notó que estaba aferrando a la niña.
- Lo siento.- Se disculpó y la soltó.
- Esta bien, es solo que no podía moverme y no te despertabas.-
- Hay mejores formas de despertarme, que echándome agua.- Respondió Malfoy.
- Lo normal no funcionó.- Gruñó Snape y sé lo quedó mirando.
- ¿Qué tengo?- Preguntó el rubio, al percatarse de la mirada del otro hombre.
- Nada.-
- No me mirabas por nada, ¿Qué tengo?-
- Nada, confía en mí.-
- Me estas ocultando algo, y exijo que me lo digas.-
- No querrás saberlo.-
- ¡Dímelo!-
- No eres humano.- Le escupió Snape y los otros dos, se quedaron duros mirándolo.
- ¿Te has vuelto loco?-
- Eso quisieras.-
- ¿De qué demonios hablas?- Preguntó Malfoy y Snape le contó su encuentro con la furia, pero por supuesto, bajándole el tono.
- Así que eres hijo de un mago y una furia.- Concluyó Severus.
- ¿Soy … soy hijo de una furia?-
- Mírale el lado bueno, de ahí heredaste tu atractivo.-
- Que no me sirve para nada.- Masculló el rubio, mirando a la morocha. - ¿Por qué con ella no funciona?-
- No sé, no le pregunté. No era una visita social.-
- ¿A no? ¿Y entonces, por qué te habló de que podían tener …? Quiere tener uno contigo, ¿Es eso?- Se avivó el rubio y la morocha miró a su novio alarmada y celosa.
- No seas ridículo, ¿Quién iba a querer tener un hijo conmigo?- Siseó Severus, que se dio cuenta que no debería haber dicho nada, enfrente de la niña.
- Déjame ver … tenemos a Sprout, a …-
- ¡Cállate! ¡No seas idiota!- Lo interrumpió el morocho.
- ¿Vas a … tener un bebé con ella?- Preguntó casi en un susurró la morocha, con la mirada baja.
- Tonta.- Le dijo, levantándole el rostro. - No quiero saber nada con esas criaturas.-
- ¿Es … mi madre?-
- ¿Eh?- Preguntó Snape.
- ¿Si es mi madre, la que quiere … procrear contigo?-
- No, tu tía.-
- Eso esta … algo mejor.-
- Idiota, no voy a hacer nada con ella.-
- Dices que se parecen a las veelas … no podrás resistirte por mucho tiempo.-
- No me interesa.- Siseó el morocho, viendo que su novia apretaba los puños y miraba nuevamente hacía abajo.
- Es hora de la cena, me voy a comer.- Dijo la morocha y Lucius se dio cuenta de que solo había empeorado las cosas. Su única intención, era molestar a Snape, además de una curiosidad bastante mórbida por satisfacer.
- Solo estoy bromeando, Severus no es tan fácil de manejar. Yo ya lo he intentado y mira, sigue sin hacerme caso.- Le dijo Lucius, acariciándole suavemente el rostro.
- Quiero ir a comer.- Repitió la morocha, sin hacerle caso a lo dicho por el rubio. Snape lo estaba fulminando con la mirada y él se estaba mordiendo el labio por haber puesto mal a la pequeña otra vez.
- De acuerdo, vamos.- Dijo el morocho tendiendo su mano, pero la pequeña se levantó y no la agarró.
- Nos vemos luego.- Dijo Selena y se marchó del lugar.
- Muchísimas gracias, siempre supe que podía contar contigo y más aún, que te importaba la pequeña.- Dijo Severus.
- No me di cuenta, solo quería fastidiarte.-
- Y lo has hecho a las mil maravillas y como bonus extra, también has lastimado a Selena.-
- Ya te dije, que no era mi intención herirla o preocuparla.-
- ¿No tienes nada en esa sesera?-
- Lo voy a arreglar.-
- Mantente alejado de mi relación con esa niña. Tu único interés, es alejarme de ella.-
- No, solo quiero ser feliz.- Masculló Lucius y Snape se lo quedó mirando. - Ella, me hace feliz.-
- Búscate a alguien más, ella me eligió a mi.-
- ¿Crees qué no lo haría si pudiera? No puedo resistirme a su dulzura, a su bondad, ni a la forma en que me hace sentir cuando me sonríe. Me conformo con las migajas que me ofrece, ¿Te das cuenta hasta que punto me he rebajado por ella?-

Selena subió al Gran Salón, arrastrando los pies y con la cabeza agacha.
- ¿Sele? ¿Qué te ocurre?- Preguntó una voz que arrastraba las palabras.
- Draco, hola.-
- ¿Estás bien?-
- ¿Eh? Ah, sí.-
- No me convence. ¿Te pasó algo?-
- No, nada. nos vemos.- Dijo la morocha y se sentó en su mesa. Sus compañeros gryffindors la miraban atentamente.
- ¿Dónde estuviste?- Le gruñó Seamus.
- ¿Qué?-
- ¿Qué en dónde estuviste todo este tiempo? ¿Con Snape?-
- No te importa.-
- Traidora.- Masculló el muchacho. Selena removió la comida en su plato, sin probar bocado. Las miradas hostiles de más de un miembro de su casa, la hacía sentir incómoda. Se levantó y se fue del lugar.
- Selena … Selena …- Escuchó que murmuraba el viento.
“¡Genial! Ahora estoy loca y escucho voces, es lo único que me faltaba.” Pensó la morocha.

Nota de la autora:

Un millón de perdones por estos capis tan cortitos, pero es que tengo un gran despelote en la cabeza sobre esta versión y las cosas están yendo para cualquier lado, menos para el que tenía planeado.

Aclaración: No es Lu, quién envia a las Furias. es el hombre del espejo, lucius no lo supo hasta que Sevi se lo contó. de todas maneras, ahora no puede deshacer lo hecho. no sean tan malas con Lu!!!

De algún lado tenía que justificar el encanto de Lucius y … se me ocurrió este, la versión masculina de las veelas, pero sin que sufra la transformación que les ocurre a estas cuando se enfadan. Lucius es un mago, con un poder un poco superior al promedio, pero con un inmenso atractivo, heredado de su madre furia.
Alecto desea a Snape … ¿Logrará cautivarlo?
¿Quién desea la caja de Pandora y por qué?
¿De quién es la voz que susurra el viento?

Si, me he vuelto loca pero quiero proponerles algo, en estos momentos la historia puede tomar dos caminos y serán ustedes las que decidan para que lado va a ir ... jeje ... es su responsabilidad ...
lo van a decidir por votación que va a durar dos semanas.
la pregunta es: Quieren que SEvi tenga un hijo con Alecto, si o no?

<a href="http://encuestas.miarroba.com/votar.php?id=262726" target="_blank"><b>Encuesta: Quieren que sevi tenga un hijo con Alecto?</b></a>

Querida Kny: Los gry están bastante recelosos, con lo que esta ocurriendo. todos andan juntos, con sus propios compañeros de clase, y sele es la única que se va para el otro lado, a juntarse con los sly, eso la hace bastante impopular. sin embargo, Neville, Dean y los gemelos son los que mejor se llevan con ella. Lo de Lu, ya lo dije arriba, él no tenia idea de lo que iba a hacer el hombre del espejo, esta ciego de amor por sele, pero aún así ... no quiere herir a Sevi.

Querida Pixel: Lu, es bueno ... dentro de todo. Quiere conseguir el amor de Sele, y utiliza todos los medios a su alcance, pero no desea lastimar a su único amigo. el problema es que ahora no puede despachar al hombre del espejo, porque le ha dado su palabra, han hecho un contrato mágico y no lo pueden romper.
Bueno ... al parecer Sevi no va a sufrir por las furias por un tiempo ... ha llamado la atención de Alecto ...
Sobre la peli, ni idea. en mi país de seguro es en el último en el que se estrena, siempre es así.

besitos a todas y buena semana.

severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfic, drama, romance, lemon

Publicado por miakayuki2006 @ 9:12  | sele y sevi vers 2
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 20 de febrero de 2009 | 15:55
Kny: pobre lu, ya hizo llorar dos veces a sele sin querer ....ya se decia por ahi que el atractivo de ese hombre no era humano jejejejeje...por dios que alguno de los Gry le hable a selena sin insultarla!!...pobrecita...con todo esto va a terminar con depresion loco...k rayos se cree alecto para venir a seducir a snape??!!!!...y para rematar kiere un hijo??!!!...eso no me agrada..pero no se, la decicion es tuya...aunk creo k ya sabes mi voto ??..........................en fin...ya sabes...me encanta esta historia!!...y tome el rumbo que tome...le seguire hasta el dinal Sonrisa Gigante!!

hasta el oto capi!!...cuidate
bye
Publicado por pixel
S?bado, 21 de febrero de 2009 | 13:40
Olaaa!!!! Qe pena de selena!! Lu solo sabe estropearlo todo (aunke no sea su intencion).... y vaya sorpresa Qe la madre de Lucius sea una furia!!!Normal Qe todas las alumnas de Hogwarts vayan detras de ?l jejeje xDD.Bueno y...... NO QIERO K SEV TENGA UN HIJO CON ALECTO!!! De verdad no es x puro crapixo... pero esQ Sev es de selena y punto y esa lo uniko k kiere es tener un hijo y despues dejarlo solo...y e votado k no... pero aunQe al final salga k si no me importa .... seguir? leyendo tu fic.... xQ me encanta!!!!


Pues te dejo y lo de respecto a la peli... pfff... no creo k tu pais sea el ultimo... siempre es el mio... vaya asco de vida...aQi se estrena en julio pero no se k dia.

Bss y cuidate!!!
Publicado por kia malfoy
Martes, 24 de febrero de 2009 | 17:16
ola..miaka..
me nkanto...!!
AmorAmor
pero... no me gusto k' mi Lu.. sufra...
me gustoo.. el giro que le diste ala historia de k' Lu.. es hijo de una furia...
y bueno...tambien.. k' alecto.. este lokita..por sevi..
me parece.. perfecto.. k' tnga..un hijo de ella.. si.. k'.. se case..con ella y k' vivan.. juntos.. y muy pero muy felices...
haa.. y k' Mi.. Lu.. se kede.. con sele.. ..
anda..si..
y d kien es la voz..k' escuxo.. Sele...?? me muero.. de curiosidad...
continua con la historia.. ok..
buenoo.
kuidate..
muxoo..
bzythos..!!

Amor ???...ME NKANTA TU BLOGG...!!!! Amor
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.