Jueves, 26 de febrero de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18. Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 34: Vientos románticos.

Después de curarle los moretones a su novia, Snape se desperezó haciendo sonar todos sus huesos.
- Te ves agarrotado.- Le dijo la morocha.
- Solo un poco, dormimos en el sillón.-
- ¿Los dos?-
- Si, mi pequeña. Queríamos asegurarnos de que no tuvieran ninguna otra pesadilla.- Dijo Lucius.
- Exageraron.- Dijo Draco. - Dormí como un bebé junto a mi hermana.-
- Ya nos dimos cuenta.- Gruñó Severus.
- Es mi hermana, solo mi hermana.- Dijo el joven rubio, al ver la mirada de su cuñado.
- Lo sé.- Respondió el jefe de Slytherin.
- ¿Entonces, por qué me mira como si fuera a despellejarme?-
- Porque la golpeaste.- Siseó molesto.
- No lo hice a propósito. No me doy cuenta.-
- Ya basta, Sevi. Vamos.- Lo reprendió la muchacha, jalándolo.
- ¿A dónde?-
- A mi habitación.-
- Es tarde, ya va a estar el desayuno. No vas a seguir durmiendo.- Dijo Lucius.
- No vamos a dormir.-
- Tampoco van a hacer otras cosas.- Siseó el rubio, fulminando con la mirada a Snape.
- ¡Lu!- Exclamó la muchacha poniéndose escarlata, al comprender lo que insinuaba el adulto. - Solo le voy a dar unos masajes para descontracturarlo.-
- No tienes mucho tiempo.-
- No, si sigo discutiendo contigo. Nos vemos en un rato.- Respondió tironeando de su novio.
- Tu padre va a matarme.-
- Lu no lo hará. Quítate la camisa y ponte boca abajo en la cama.- Dijo Selena y Severus gruñó.
- Todo está bien, estamos solos.-
- No me gusta.-
- Severus …-
- No quiero que veas mis cicatrices.-
- Ya las he visto. Hazme caso o voy a enojarme.-
- Selena …-
- Hazlo, ¿Si?- Dijo poniendo una carita muy compradora y Severus se quitó la camisa refunfuñando y se acostó. La morocha buscó algo en su armario y luego se sentó en la cama junto a su novio. Se puso un poco del liquido que había tomado en las manos y comenzó a masajearle espalda.
- Huele bien, ¿Qué es?- Preguntó el profesor de pociones mientras se relajaba.
- Sirve para relajar los músculos, es un producto muggle.-
- ¿Cuánto hace que lo tienes?- Preguntó Severus.
- Unos meses.-
- ¿Cuándo has ido al mundo muggle? ¿Quién te llevó?-
- Nadie, no fui. En el callejón Diagon, hay un local que vende cosas muggles, como si fueran objetos extraños. Tienen un catálogo y envió por lechuza. De esa forma, solo encargo lo que quiero y es muy práctico. No te preocupes, no voy a usar nada que este vencido.-
- Solo me preocupa que vayas al mundo muggle.-
- Estoy bien aquí. No siento deseos de regresar, todos los que me importan pertenecen al mundo mágico.-
- ¿No tenías amigos?-
- Si, pero dejé de verlos cuando entré en Hogwarts. No creo que se acuerden de mi, y no tengo forma de comunicarme con ellos.-
- ¿Los extrañas?-
- Un poco.- “Lo extraño a él.”
- Esto se siente muy bien.- Dijo Severus completamente relajado y disfrutando de los masajes.
- Lo sabia, por eso te obligué a que me dejaras hacerte esto.-
- ¿Quién te da los masajes a ti?- Preguntó gruñendo.
- La elfina. A Lucius le daría un ataque con solo ver alguno de mis productos muggles, no confía en ellos.-
- Mejor.-
- Él ya no … ya no siente eso por mi. En verdad me quiere como a su hija, lo puedo ver por la forma en que me mira.-
- Lo sé, pero no puedo evitar ponerme celoso. ¿Tú …?-
- ¿Qué?-
- ¿Aún te sientes un poco atraída por él?-
- No. Siempre fue muy distinto lo que sentía por él y por ti.-
- ¿Qué sientes por él?-
- Lo quiero mucho.-
- ¿Cómo a un padre?-
- No sé. Ya esta listo, vamos a desayunar.- Cortó el interrogatorio la morocha.
- Bien.- Dijo Severus, que le preocupaba no saber que sentía la morocha por Lucius.

El fin de semana llegó rápidamente y el sábado los Malfoy fueron a tomar el expreso de Hogwarts.
- ¿No se olvidaron de nada?-
- No padre.- Respondió Draco.
- Creo que no.- Dijo la morocha. - Lástima que no puedes venir con nosotros.-
- Los voy a extrañar a ambos.- Dijo Lucius y abrazó a sus pequeños. - Cuida de tu  hermana.-
- Lo haré padre, no te preocupes.-
- Buen viaje, vayan subiendo que ya casi es la hora.-
- Si padre. Nos vemos.- Dijo Draco.
- Te quiero Lu, voy a extrañarte.-
- Yo también, mi pequeña. Vamos, ve.-
- Si.- Dijo y tomó la mano de su hermano.
Subieron al expreso y saludaron nuevamente a su padre con la mano. Luego buscaron un compartimiento, casi todo el tren estaba desierto y pudieron elegir uno de los más grande.
- Podemos tener uno para cada uno.- Dijo Draco.
- ¿Quieres quedarte solo? Puedo irme.-
- No tonta, solo lo decía. Esta todo muy tranquilo, es aburrido.-
- Disculpen, ¿Puedo sentarme con ustedes?- Preguntó una muchacha castaña de cuarto año de Ravenclaw. Draco la miró y se sonrojó, se dio vuelta y observó por la ventana como tratando de ignorarla. La muchacha al notarlo se sintió incomoda y estuvo a punto de marcharse.
- Sí, pasa.- Dijo rápidamente la morocha.
- No, esta bien. No quiero molestar, tres son multitud.- Dijo dando un paso hacía atrás, pero se quedó desconcertada ante la risa de Selena.
- Lo siento, pero creo que tienes una idea equivocada de nosotros. Draco y yo, somos hermanos. Disculpa la actitud de este rubio platinado, pero no sabe de modales.- Dijo la morocha, haciendo un lugar en su asiento para que se sentara la muchacha.
- Gracias. Me llamó Dabria.-
- Soy Selena y ese antipático de ahí, es mi hermano Draco.-
- ¡Eres una gryffindor!- Dijo la muchacha sorprendida al ver el emblema en la capa de la morocha.
- Ah sí, uno de mis pequeños defectos según mi familia.-
- ¡No es verdad!- Dijo Draco.
- Por fin te hice hablar. Se educado y saluda.- Dijo Selena y su hermano la fulminó con la mirada.
- Hola.- Gruñó el rubio.
- Hola.- Respondió tímidamente Dabria. - Había escuchado el rumor de que el Señor Malfoy había adoptado a una niña, pero no sabía que eras tú.-
- Sí, me adoptó a principio de año. Ahora soy muy feliz.-
- ¿Eres hija de muggles?-
- Sí ¿Y tú?- Preguntó la morocha.
- No, pero no soy una sangre pura.- Aclaró mirando a Draco. - Mi abuela era muggle.-
- No hay problema.-
- ¿Segura que puedo quedarme aquí?- Preguntó sin quitarle los ojos de encima al rubio.
- Si. No le des importancia, creo que hoy se levantó con el pie izquierdo.- Respondió Selena y Draco le gruñó. - No seas tan antipático, estás siendo muy mal educado.-
- ¡Oh! Está bien.- Gruñó el rubio, mirando intensamente a la castaña. Dabria al notarlo, se sonrojó.
- Se acerca la final de quiddicht, ¿Qué harán?- Preguntó la castaña.
- Ganar.- Dijo Draco.
- ¿Es muy difícil estando los dos en casas … tan opuestas?-
- No, a mi no me afecta la rivalidad entre los gry y los sly.- Dijo Selena. - El quiddicht no me gusta, así que no es problema. Si ganan los de mi casa soy feliz y si gana la casa de mi hermano también.- Agregó sonriendo.
- No me importa que sea una gryffindor, es mi hermana y la adoro.- Gruñó Draco en respuesta.
- No quise molestarte.- Se disculpó Dabria.
- Todos creen que los slytherin somos la peor basura, pero no es verdad. Somos capaces de sentir igual que ustedes.- Siseó el rubio.
- Yo no …-
- ¡Draco! La estas asustando, no quiso molestarte.- Lo reprendió su hermana.
- Lo siento.- Se disculpó el rubio. - Pero no soporto que pongan en duda lo que siento por ti.-
- No fue lo que quise …-
- Esta bien, lo entiendo.- Respondió el joven rubio, mirándola a los ojos y Dabria se sonrojó.
- Mejor mantengamos fuera de la conversación al quiddicht y las casas.- Dijo Selena. - ¿A ustedes también les dieron muchos deberes?-
- Toneladas, creí que no los terminaría. Aún así, tengo miles de dudas.-
- Nosotros también.- Dijo Draco, tratando de ser un poco cortés.
- ¿La pasaste bien en las vacaciones?- Preguntó Selena.
- Sí, fuimos a visitar a mis abuelos, hacía mucho que no los veía.-
- ¿Quién es tu familia?- Preguntó Draco.
- Mi familia se apellida Amonet.-
- Ah, sí. Los conozco.- Dijo el rubio.
Se pasaron todo el viaje hablando de varias cosas, y poco a poco, Draco se fue relajando y siendo más amable con la castaña.
Al caer la noche llegaron a la estación y luego se acercaron a las carretas que los esperaban. Draco ayudo a las dos chicas a subir y acomodarse en el carruaje como todo un caballero, mientras no podía quitarle los ojos de encima a la castaña. Al llegar al castillo, el joven rubio tendió su mano a su hermana y la ayudó a bajar. Cuando fue el turno de Dabria, la castaña resbaló y Draco la sujeto por la cintura para evitar que cayera, ambos se sonrojaron tanto como el emblema de gryffindor.
- Gracias.- Dijo la muchacha.
- ¿Te has lastimado?- Preguntó el joven Malfoy preocupado.
- No, solo me he resbalado.- Respondió la muchacha de Ravenclaw, sin separarse ni un centímetro del rubio que aún la sujetaba con fuerzas por la cintura. Sí Selena hubiese querido, este era el momento perfecto para devolverle a su hermano, algunas de las interrupciones que había recibido durante los últimos meses cuando estaba junto a su novio. Lejos de eso, la morocha se alejó un poco y comenzó a caminar hacía el castillo, tratando de contener las ganas de burlarse de su adorado hermano. Unos segundos después Draco y Dabria la alcanzaron.
- Desearía que las vacaciones duraran un poco más.- Dijo la castaña.
- No es tan malo.- Respondió Selena.
- Dices eso, porque tú novio esta aquí.- Dijo Draco y Selena lo fulminó con la mirada.
- ¿Quién es tu novio?- Preguntó Dabria muy interesada y el joven rubio comprendió que había metido la pata. La morocha se puso escarlata sobre todo, porque el susodicho estaba esperando a los alumnos en la entrada del castillo.
- Buenas noches.- Saludó Snape, mirando fijamente a su novia que no levantaba la mirada.
- Buenas noches.- Respondieron los tres, aunque Selena no pudo evitar tartamudear un poco. La castaña la miró y luego observó a Snape. Al darse cuenta de la mirada evaluadora de la muchacha, comprendió que algo había ocurrido.
- ¿Se puede saber a que debo tanto escrutinio por su parte, señorita Amonet?-
- No fue mi intensión profesor, yo …-
- ¿Usted qué? ¿Esta apreciando mis perfectas facciones? ¿Mi aspecto de modelo? Contésteme.- Siseó el profesor de pociones.
- No, yo …-
- Entré, antes de que pierda todos los puntos de su casa.- Gruñó el morocho y los tres chicos entraron al castillo. Al pasar, Selena levantó su rostro y sonrió a su profesor, al tiempo que rozaban sus manos.
- No entiendo, como ese hombre puede ser tan desagradable.- Refunfuñó Dabria. Selena se sintió mal y quiso defender a su amado, cuando Draco saltó a proteger a su cuñado.
- Él hace lo que tiene que hacer, para darnos una oportunidad a los Sly. ¿A caso no has notado, que por más que nosotros nos esforcemos y respondamos las preguntas tan bien como los otros estudiantes, los profesores no nos premian de igual modo que al resto de los alumnos? ¿No has notado, que rara vez nos otorgan puntos? Sino fuera por Snape, nuestra casa siempre estaría última injustamente. El hecho de ser sly, hace que automáticamente nadie sea justo con nosotros, ¿Entonces por qué él debería ser justo con el resto de las casas?- Gruñó Draco y se marchó furioso, luego de darle un beso a su hermana.
- No quise que se molestara.- Dijo la castaña, bajando la mirada.
- No te preocupes, ya se le va a pasar. Hay algunos temas que son un poco sensibles, para sus oídos. ¿Te agrada?-
- Si.- Respondió Dabria sonrojándose. - Creí que era tu novio.-
Selena rió. - No, solo hermanos.-
- ¿No vas a decirme quien es tu novio?-
- ¿Todavía están dando vueltas?- Gruñó una voz fría detrás de ellas, haciéndolas estremecer. - Cinco puntos menos para Ravenclaw y cinco punto menos para Gryffindor. Ahora vayan a sus salas comunes y prepárense para la cena.- Siseó Snape.
Selena y Dabria se saludaron y marcharon a sus salas comunes. La morocha llegó a su habitación y dejó su baúl.
- ¿Cómo estuvieron tus vacaciones?- Preguntó Hermione.
- Muy bien, ¿Y aquí?-
- Bastante bien, aunque los deberes eran demasiado.-
- Sí, Draco y yo apenas pudimos terminarlos, y eso que Lu nos ayudó.-
- ¿En verdad, te llevas bien con ellos?-
- Sí, ¿Por qué habría de mentirte?-
- No sé, ¿Por miedo a que Malfoy te lastime?-
- Él nunca me haría daño.- Gruñó la morocha.
- Es solo que la única vez que lo vi …. No fue muy amistoso conmigo y mi familia, y tú eres igual que yo … hija de muggles.-
- Él me quiere. No tienes idea de lo que él significa para mi, me aceptó cuando mis propios padres no lo hicieron. Me ha estado cuidando desde el primer momento en que nos conocimos, es mi familia.-
- Lo siento, no quise molestarte. Es solo que es extraño …-
- Esta bien, supongo que lo es. Nos vemos en un rato.-
- ¿A dónde vas?-
- A ver a mis amigos.- Respondió la morocha y salió rumbo a las mazmorras. Entró en la oficina del jefe de Slytherin con una mirada muy triste y haciendo un pucherito.
- ¿Amor?- Preguntó el adulto.
- Me quitaste puntos, sos malo.- Respondió la gryffindor en una actitud infantil.
- Creí que te estaba salvando de responder algo complicado.-
- Podía arreglármelas sola. No tenías que sacarme puntos.-
- ¿Por qué te preguntó eso?-
- El bocaza de mi hermano, dijo que yo era feliz de regresar porque mi novio estaba aquí. Para colmo levanté la vista y te vi en la puerta y no pude evitar sonrojarme.-
- Te estaba esperando, tenía ganas de verte.- Dijo el adulto y la alzó para sentarse en la silla con ella. Tomó el rostro de la morocha con su mano y le dio un tierno beso. Lejos de ser suave, Selena lo besó de forma salvaje hasta quitarle el aliento a su profesor.
- Amor … - Suspiró Severus al separarse,  tomó su varita y … - Diez puntos para gryffindor.-
- ¿Me estas dando puntos?-
- Me gustó demasiado tu beso.-
- ¿Sí te doy otro, me das más puntos?-
- No quieras pasarte de lista, esto ha sido una excepción para compensar los que te quite.-
- Gracias.-
- Ya debemos ir al Gran Salón.-
- Espera, voy yo primero y luego vos o hacemos al revés.-
- ¿Te preocupa la señorita Amonet?-
- No quiero ocasionarte problemas, a mi no me importaría decir que eres mi novio, pero …-
- Lo sé, aún es muy pronto para hacerlo público. Esta bien, ve tú primero, yo iré un rato más tarde.-
- Te amo.- Le dijo la morocha y le dio un beso antes de marcharse.
Selena salió de la oficina de su novio y se dirigía hacía las escaleras, cuando …
- ¡Bu!- Exclamó un muchacho sobresaltándola.
- ¡Estúpido, me asustaste!- Exclamó la morocha, dándole un coscorrón en la cabeza a Nott.
- No deberías andar por estos lados, es peligroso para una leoncita, estar en pleno territorio de serpientes.-
- Mi novio es más peligroso para ti.- Dijo la morocha y Theodore perdió su sonrisa.
- Bueno, solo bromeaba.-
- ¿Por qué estás solo?-
- Me han abandonado. Blaise no sé por donde anda, Crabbe y Goyle huyeron despavoridos al Gran Salón en cuanto llegó tu hermano. Draco anda con un humor de mierda, ¿Se pelearon otra vez?-
- No, solo tuvo un pequeño percance con alguien.-
- ¿Con quién?-
- Eso no importa. ¿Vamos?-
- Si, tengo hambre. ¿Se divirtieron en las vacaciones?-
- A medias, eran demasiados deberes. ¿Los terminaste?-
- Algunos … no complete el de pociones, ¿No me darías la respuesta?-
- Como si Severus no fuera a darse cuenta de que te has copiado otra vez.-
- Solo una idea general.- Suplicó Theodore, entrando en el Gran salón.
- Bien, pero lo cambias lo suficiente, no quiero que se enoje conmigo.-
- Lo prometo, solo quiero un idea de que es lo que quiere.-
- No sé si esta bien.-
- ¿Es tu novio y no le has preguntado?-
- No me gusta hacer trampa.-
- Tenías que ser una gryffindor. Me conformó con lo que has hecho, ¿Me lo pasas mañana?-
- Sí y …-
- ¡Hola Sele!- Exclamó Zabini, abrazándola.
- ¡Hola Blaise!-
- ¡Al fin regresaste! Se te extraña.-
- ¿Por qué no le dices de una buena vez, que no paras de babear por ella?- Le preguntó Nott.
- No es cierto.- Gruñó Zabini.
- “Se te extraña”- Se burló Nott.
- Somos amigos.-
- Solo porque te han ganado de mano.-
- Ya basta los dos. Theodore si sigues molestando, no te presto el ensayo.-
- No digo más nada, pero es infantil que no reconozca lo que siente.-
- Como si vos no la hubieras extrañado.- Murmuró Blaise y Nott lo fulminó con la mirada.
- ¿Qué les dije? ¿Están sordos?-
- ¿Quieren moverse de la entrada? Esté no es sitio para reuniones. Andando.- Siseó Snape.
- Sí, profesor.- Dijeron los tres y se marcharon a sus respectivos asientos.

- Hola Selena.-
- Hola Harry.-
- Ya regresaste y estas rodeada de serpientes.-
- Te recuerdo que ellos son mis amigos.-
- Esos escamosos, no comprenden el significado de la amistad.- Masculló Ron.
- No los conoces, solo tienes un montón de prejuicios contra ellos.-
- Los conocemos los suficiente, sobre todo a ese que acaba de entrar. Parece que se lo lleva el diablo.- Dijo el pelirrojo y la morocha vio a su hermano, que tenía una mirada asesina.
- Todavía sigue molesto.- Murmuró la morocha.
- ¿Qué le ocurrió?- Preguntó Harry.
- Nada importante, solo es muy gruñón.- Respondió la morocha y miró a la mesa de Ravenclaw. Dabria seguía a Draco con la mirada. “Me preguntó si esos dos … tengo que preguntárselo a mi hermano.”

Al terminar la cena …
- No vuelvas a insinuarle algo así.- Le gruñó Nott a Zabini en su habitación.
- Entonces deja de fastidiarme, sabes bien que la adoro, pero solo como amiga. Es mi mejor amiga. En cambio tú …-
- No es correcto lo que siento por ella. Es hija de muggles, si mi padre se enterara … me mataría. Sin contar lo que me haría Snape, si supiera que yo … que yo amo a su novia. Solo puedo ser su amigo y hasta ahí, a mi padre no le agrada que me junte con ella … no esta a nuestro nivel.-
- La adoptó Malfoy, esta por arriba de nuestro nivel.-
- Mi padre dice que eso no importa, solo cambió de nombre, su origen sigue siendo el mismo.-
- No debiste haberle mandado nada para san valentín.-
- Eso no importa, de todas formas no la usa.-
- Snape se lo prohibió. Ella me lo dijo, se puso muy celoso. Pero la pulsera le gustó mucho, igual que las flores. No dice nada, porque es un tema muy delicado para los oídos del jefe de nuestra casa.-
- No puedo sacármela de la cabeza. Odio que tú seas tan expresivo con ella.-
- ¿Expresivo?-
- “Se te extraña.”- Repitió Nott con tono burlón. - Y encima, tienes el descaro de abrazarla a cada rato.-
- Es mi amiga, tú puedes hacer lo mismo.-
- No es así como se comportan los Nott.-
- Entonces, no te quejes. Deja ya de mirar esa foto, vas a gastarla.- Dijo Blaise, mientras Theodore seguía observando una foto, en la que estaba junto a Selena y la morocha sonreía.
- Es mi único tesoro.-
- Atesoras todo lo que ella te ha regalado, todas las cartas que te ha escrito, sin contar las cosas que transfigura cuando practicamos. Tienes el baúl lleno de recuerdos de ella. Has tenido suerte, de que Draco no se haya dado cuenta.-
- Suerte, que nunca entra en nuestra habitación. Se horrorizaría si supiera lo que siento por su hermana.-
- Lo más seguro es que él y su padre, te asesinarían solo por haberte fijado en ella.-
- Si, mi familia no les agrada demasiado.- Gruñó Nott y se acostó a dormir. - Buenas noches.- Le dijo a Blaise.
- Buenas noches.- Respondió el otro muchacho.
“Ojala pueda soñar con ella. Es todo a lo que puedo llegar a aspirar, a estar con Sele solo en sueños. Desearía agradarle tanto como le agrada Blaise.” Pensó Theodore, antes de quedarse dormido.

A la mañana siguiente, Selena fue al Gran Salón en compañía del trío de oro.
- Hoy es mortal.- Dijo Ron. - Defensa contra las artes oscuras, historia de la magia y a la tarde, pociones.-
- La clase de Lupin es la mejor.- Dijo Harry.
- Me voy a dormir en historia de la magia.- Dijo Sele.
- No sé porque, si es muy interesante.- Comentó la castaña.
- Tú eres la única que no se duerme en esa clase.- Le dijo Ron.
- ¡Sele!- La llamó Theodore.
- ¡Hola!- Respondió la morocha.
- Algo huele mal.- Dijo el pelirrojo. - Sí, a serpiente apestosa.- Agregó.
- ¡Cállate Weasley!- Siseó Nott.
- Digo lo que se me antoja, cara de buldog. ¿Te ha de ser muy difícil conseguir novia con esa apariencia?-
- No tanto como te debe costar a ti, poder ver un galeon.-
- ¡Basta! ¿Es que no pueden ser civilizados?-
- Él empezó.- Se quejó Nott.
- Vamos.- Le dijo Harry, arrastrando al pelirrojo al Gran Salón con la ayuda de Hermione.
- ¿Theodore? ¿Te encuentras bien?- Preguntó la morocha al ver a su amigo.
- Sí, no es nada. ¿Me trajiste el trabajo de pociones?-
- Si, recuerda …-
- Que debo cambiarlo lo máximo posible.- Respondió el muchacho, agarrando el royo de pergamino que su amiga le tendía y rozando apenas la mano de la morocha. - ¿Soy tan feo?-
- ¿Eh?-
- Nada, olvídalo.-
- ¿Por qué preguntas eso? Has conquistado a casi todas las de cuarto año de tu casa, y  …-
- Solo quieren sexo, no les importa como me veo.-
- No eres feo y …-
- ¡Hola hermanita! ¿Dormiste bien?-
- Si, ¿Y vos?-
- Muy bien, aunque extrañé hacer de osito. ¿De qué hablaban?-
- Nada que te importe.- Le gruñó Theodore. - ¿Qué es eso de osito?-
- Un chiste Malfoy, cuando mi hermana duerme conmigo … la pobre sufre de pesadillas, se me prende cómo garrapata y no me suelta, creyendo que soy su osito de peluche. Selena aún es muy chiquita.-
- ¡Draco!- Siseó la morocha, vaya que el muchacho había dado vuelta el asunto.
- Es normal tener pesadillas.- Le dijo Nott y muy a su pesar, le acarició el rostro sin poder contenerse. Los dos Malfoy se sorprendieron, Theodore era el último del que se podía esperar un gesto tierno como ese.
- ¡Sele!- Exclamó Blaise, abrazándola y dándole un beso. - Buenos días.-
- Hola Blaise.-
- ¿Lista para un largo día de clases?-
- Sip sobre todo para la clase de la tarde.-
- Eso me imaginaba. ¿Me perdí de algo?- Preguntó Zabini, mirando a sus dos amigos.
- No.- Gruñó Nott, ante la mirada evaluadora de Malfoy. - A la hora del almuerzo te lo devuelvo.- Le dijo a Sele.
- Si, no hay problema.-
- Vamos a desayunar, que no nos va a alcanzar el tiempo.- Dijo Blaise. Entraron y los chicos se fueron a su mesa y la morocha a la suya.
- ¡Sele! Aquí hay un lugar.- Le dijo Harry.
- Gracias.-
- ¿Qué quería ese buldog?- Le preguntó Ron.
- No lo llames así. Solo quería mi ensayo de pociones.-
- ¿Me vas a decir que no se parece a ese perro?-
- No, no se parece.-
- No esperaba que me dijeras otra cosa, después de todo, tú dices que Snape es atractivo. Tienes un mal gusto.-
- Salamandra chamuscada.- Le gruñó la morocha.
- ¿Salamandra chamuscada?- Preguntó Harry.
- Por el color de su pelo.- Respondió Selena, encogiéndose de hombros. En ese momento llegó el correo. El hermoso búho negro con el pecho blanco, que le había traído para San Valentín la pulsera, volvió a posarse frente a ella.
- ¡Más flores!- Dijo Hermione. - Son muy hermosas.-
- Lo son.- Dijo la morocha y tomó una cajita que había en la pata del búho. Cuando lo hizo, el ave bebió un poco de jugo de calabaza del vaso de la muchacha y se marchó.
- ¿Qué tiene?- Preguntó Ron con curiosidad.
Selena la abrió y en su interior había un hermoso collar, del cual colgaba un corazón que llevaba escrito su nombre.
- ¿Es de oro?- Preguntó Harry.
- No sé, eso parece.- Respondió la morocha.
- Ha de valer una fortuna. ¿La pulsera? ¿Por qué no la usas?- Preguntó Ron.
- Bueno, la verdad es que …-
- ¿Sigues recibiendo regalos anónimos?- Preguntó una voz que arrastraba las palabras.
- Así es, esta vez no hay ni siquiera una nota.-
- Debes decírselo a padre, no puedes ser cortejada.-
- ¿Cortejada?- Preguntó Hermione.
- Así es, san …-
- ¡Draco!- Le gruñó su hermana.
- No pueden pretender a mi hermana. Ya esta asignada su pareja.-
- ¿QUÉ?- Exclamó el trío de oro.
- No digas tonterías. Solo es una broma.- Dijo Selena.
- Los sangres puras como los Malfoy arreglan los matrimonios.- Sentenció Ron.
- ¿Te van a obligar a casarte con alguien?- Preguntó Harry frunciendo el seño.
- No. Todavía no estoy comprometida, y Lucius no va a obligarme a casarme con nadie. Lo que sucede es que no consideran adecuado que reciba regalos anónimos, y por eso Lu dice que debo decir que estoy comprometida, pero a mi me parece una tontería.-
- Menos mal.- Suspiró Harry.
- ¿Eres tu Potter? ¿Tú estas cortejando a mi hermana? ¡Te asesino!- Siseó Draco, abalanzándose sobre Harry pero Selena lo frenó.
- No es Harry. Él tiene una lechuza blanca. ¿Eres daltónico? El búho es negro con blanco.-
- Puede usar otra.-
- Yo no estoy … cortejando a tu hermana. Y si lo hiciera, no sería asunto tuyo.-
- Se nota que no eres un sangre pura. Si lo fueras, sabrías que el protocolo a seguir …-
- Ahórrate tus palabras Malfoy, aburres.-
- ¡Ya basta los dos!- Los reprendió la morocha. - Es hora de ir a clases.-
- Me llevo estas cosas.- Dijo Draco amagando a tomar las flores y la caja con el colgante.
- No, me los enviaron a mi.-
- No puedes usarlos.-
- Eso no impide que pueda guardarlos.-
- Selena …-
- Tú no puedes quitarme mis cosas, solo Lu puede hacerlo y no está aquí.-
- Exacto. Mientras padre no esté, yo soy responsable por ti.-
- ¡No! ¡Devuélvemelo!- Exclamó la morocha, cuando su hermano le arrebató los regalos. Harry y Ron se levantaron de inmediato.
- Devuélveselo Malfoy.- Gruñó Harry.
- Es un asunto familiar, no te entrometas Potter.-
- Eres un abusivo, de seguro te la pasas molestándola. A nadie le puedes hacer creer que realmente te importa.- Le espetó Ron.
- Es mi hermana.-
- Y Ginny la mía, y sin embargo, no la ando atormentando como tú lo estas haciendo en estos momentos con Selena.-
- Porque tú desconoces el protocolo de los sangre pura.-
- Para ti es más importante una estúpida formalidad, que los sentimientos de “tú hermana”.- Le gruñó Harry y Draco se lo quedó mirando.
- ¿Realmente quieres quedarte con esto?- Le preguntó el rubio a su hermana.
- Si, ¿Me lo regresas?- Le preguntó poniendo una carita de niña pequeña.
- Tú ganas, pero le diré a padre que has recibido más obsequios.-
- De acuerdo, gracias.-
- Vete a clases.- Le ordenó Draco y se fue junto a sus compañeros Slytherins.
- Te … te lo devolvió.- Dijo Ron atónito.
- Es mi hermano, ves que no es tan malo.-
- No es algo … normal … es decir … es Malfoy.- Dijo Harry, sin saber muy bien que es lo que quería decir.
- Yo también soy una Malfoy.- Gruñó Selena.
- No, es decir sí. Pero no fuiste criada por ellos, eres diferente …-
- ¿Vamos a clases?- Dijo la morocha.
- Selena tiene razón, tenemos que irnos.- Dijo Hermione. Los cuatro salieron del salón y caminaron hasta el aula de DCAO.
- ¿Segura que no te han comprometido?- Le preguntó la castaña, mientras los dos chicos caminaban un poco adelantados.
- No lo han hecho. Lucius me dijo que puedo elegir con quien casarme cuando sea más grande. Aunque me da a entender que espera que sea dentro de unos mil años.
Aún me considera una niña pequeña, casi como un bebé. El otro día me hizo upa.- Dijo la morocha, encogiéndose de hombros.
- ¿Aceptaría si te casaras con Zabini?-
- ¿Con Blaise? Supongo que sí, pero no voy a casarme con él, es mi mejor amigo.-
- Creí que … era él, quien te mandaba los regalos. Pensé que los enviaba anónimamente porque tal vez Malfoy no lo aceptara.-
La morocha rió. - No, Blaise me adora pero como amiga. A él … le gusta otra persona.-
- Ya veo, ¿Y a ti? ¿Te gusta?-
- ¿Quién?-
- Zabini.-
- No, ya te dije que es mi amigo.-
- A veces … uno se puede enamorar de un amigo.- Dijo la castaña sonrojándose.
- ¿Te gusta Harry?- Preguntó la morocha pasmada.
- No …-
- ¿Ron?-
- Algo así.- Dijo Hermione. - No se lo digas.-
- No lo haré, lo prometo.-
- Entonces … ¿Te gusta Zabini?-
- No, es la verdad. Solo es mi mejor amigo.-
- ¿Te gusta alguien?-
- Yo … sí, pero no puedo decirte quien es.-
- ¿Lo conozco?-
- Si.-
- ¿Es de gryffindor?-
- No voy a decirte nada, aún no. Cuando pueda contarlo, te lo diré.-
- ¿Salen en secreto?-
- No.- “Hacemos mucho más que salir …”
- ¿Por qué no puedes contarlo?-
- Es muy complicado.-
- ¡No! ¿Sales con Lucius Malfoy?-
- ¿Qué?- Exclamó la morocha. - No, Lu es … él es … mi familia.-
- Nunca lo has llamado “papá” o padre, como lo llama Draco.-
- Bueno, es que … no sé …-
- ¿Entonces, no es él?-
- Por supuesto que no.-
- Tendré que esperar hasta que me lo cuentes. De todas maneras, te iré tirando algún nombre.-
- Pierdes tu tiempo. Aunque lo menciones, no voy a confirmarlo.-
- ¡Ya sé! ¡Es Nott!-
- ¿Theodore? No, falta que ahora me preguntes por Greg o Vince.-
- ¿Greg? ¿Vince?-
- Crabbe y Goyle.-
- Ah, me olvidaba de sus nombres. Supongo que ellos no son.-
- No, ya tenemos que entrar.- Dijo Selena y se sentó junto a Neville.
Lupin les dio una clase sobre los Graphorn. Y al terminar …
- Selena, ¿Puedes quedarte unos minutos?-
- Sí profesor.- Respondió.
- Como no pudiste enfrentarte al boggart en clase, y dado … tu encuentro pasado con uno, considero necesario que tomes unas clases extras.- Dijo Lupin amablemente, y Selena bajo la mirada. - ¿Sucede algo?-
- Yo … ¿Qué pasa si no deseo asistir?-
- Veo que Severus ha hablado contigo.- Respondió el profesor. - Me ha dicho que no quiere que asistas a esas clases.- Agregó, cuando la morocha lo miró intrigada.
- Sí, algo así.-
- ¿Son muy amigos?-
- Es la primera persona que conocí del mundo mágico. Él le informó a mi familia y se hizo cargo de mí, cuando mis padres me echaron.-
- Ya veo, ¿Lo quieres mucho?-
- Así es.-
- Me imagino que Lucius aprueba su amistad, ya que Severus también es su amigo.-
- Sí, Lu le pide a Severus que nos cuide a Draco y a mí cuando estamos en el colegio.-
- ¿Me tienes miedo?-
- ¿EH?-
- ¿Sabes lo que soy?-
- Bueno … yo …-
- Veo que Severus te lo ha dicho. Soy un hombre lobo, pero …-
- No le tengo miedo. Usted no es malo.-
- ¿Entonces, por qué no quieres venir a esas clases?-
La morocha lo miró sin saber que decirle. - Es que …-
- No quieres que Severus se moleste.- Dijo Lupin con una sonrisa. - No te preocupes, él sabe que no tienes otra opción. Las clases serán por la tarde, comenzaremos mañana a las veinte. Ya puedes retirarte.-
- Si.- Dijo la muchacha, aunque hubiera preferido salvarse de esas clases extras.
Llegó con lo justo a historia de la magia, esas dos horas le sirvieron para pensar en que le iba a decir a su novio para tranquilizarlo.
 A la hora del almuerzo …
- ¡Sele!- La llamó Blaise. - Siéntate con nosotros.-
La morocha se acercó y se sentó frente a Blaise y entre su hermano y Theodore.
- Hermano …-
- ¿Qué?-
- Yo … me van a dar clases extras.-
- ¿Clases extras? ¿De qué?-
- Déjame adivinar … ¿Pociones?- Dijo Nott. “Ese maldito, aprovecha todas las oportunidades que tiene.”
- No es de pociones, se trata de Defensa contra las Artes Oscuras.-
- ¿Por qué? Tu tienes buenas notas.- Dijo Draco, arrastrando las palabras más de lo usual.
- Porque no me enfrente al boggart con el resto de mi clase y por … el ataque en primer año.-
- Eso es ridículo, no necesitas esas clases. Padre y Snape pueden enseñarte como enfrentarte a un boggart, no necesitas ayuda de ese pordiosero.-
- No lo llames así. Es un buen profesor.-
- Eso no importa. No irás.-
- No tengo opción.-
- Hablaré con Lupin.- Gruñó el rubio.
- Tú también eres su alumno, no puedes decirle nada. Severus ya lo intentó y no le hicieron caso.-
- ¿Hicieron?- Preguntó Blaise.
- Probablemente, el director también ha tenido que intervenir.-
- Si, es probable.- Admitió Zabini.
- Sele … Te traje tu trabajo, gracias.- Dijo Nott, variando de tema.
- ¿Lo cambiaste?-
- Bastante, creo que sigue diciendo lo mismo.-
- ¿Quieres que te lo revise?-
- ¿Lo harías?-
- Por supuesto.- Dijo la morocha, tomando el trabajo de su amigo y leyéndolo. Le hizo un par de arreglos y le agregó algunas cositas más. - Ahora solo te falta pasarlo con tu letra.-
- Gracias, eres genial. Toma, es para ti.- Le dijo entregándole una barra de chocolate.
- Muchas gracias, son mis favoritos.- Respondió la muchacha con una enorme sonrisa que dejó a Theodore en las nubes.
- Hermana, ven.- Dijo Draco muy serio y Nott se preocupó de haber sido muy transparente.
Los dos Malfoy salieron del Salón y entraron en un aula cercana.
- ¿Qué?- Preguntó Selena con curiosidad.
- Necesito tu ayuda, pero no te burles.-
- ¿Burlarme? ¿Por qué lo haría?-
- Porque dijiste que ibas a hacerlo.-
- No te sigo.-
- Estoy enamorado de … Dabria Amonet.-
- Ya me lo imaginaba, te la devorabas con la mirada. Pero no creo que necesites mi ayuda, a ella también le gustas.-
- La traté mal.-
- Sí y lo hiciste para defender a mi novio. Debiste dejarme a mí.-
- Él es mi cuñado, también tengo que defenderlo.-
- Acércate a ella, y pídele disculpas por haber sido tan … antipático. De seguro, que las cosas vuelven a la normalidad.-
- Ella no es como nosotros … no es …-
- Una sangre pura, ¿Y?-
- Padre no me dejaría …-
- Creo que Lu, ya no piensa así. Recuerda que creía estar enamorado de mí, cuando todos pensábamos que yo era hija de muggles, eso no le importó.-
- ¿Crees que me dejaría …?-
- ¿Quieres que te ayude a hablar con él?-
- ¿Te animarías?-
- Por supuesto, no creo que tengamos problemas.-
- Eres la mejor hermana del mundo.-
- Y tú, el mejor hermano del mundo, osito.-
- Lo siento, sé que no debí decir esa mentira, pero …-
- Lo sé, tienes una reputación que mantener.-
- ¿Te molestó?-
- No realmente, pero eres un cara dura. Yo no podría mentir así.-
- ¿Ah, No? Vives mintiendo sobre que no tienes novio.-
- Es distinto … una mentirita blanca.-
- Una mentira, es una mentira.-
- Bueno, vale. Te entendí.-
- Nott.-
- ¿Qué hay con Theodore?-
- Está raro.-
- ¿Cómo?-
- ¿No has notado que no deja de mirarte?-
- ¿Theodore? Lo dudo mucho.-
- Creo que es el que te esta enviando los regalos anónimos.-
- Draco, estás alucinando. Él jamás se fijaría en alguien como yo, además sabe que tengo novio.-
- Por su bien estar, espero que tengas razón. Ni padre ni Snape, le perdonarían que haya puesto sus ojos en ti. A padre le desagradan los Nott, casi tanto como los muggles.-
- ¿Qué hacen los dos aquí?- Dijo una voz fría, a espalda de la morocha.
- ¡SEVI!- Gritó Selena, arrojándose a los brazos de su novio.
- Señorita Malfoy, hágame el favor de comportarse. Soy el profesor Snape para usted.- Dijo el adulto con una mirada muy hostil. La morocha retrocedió confundida y casi trastabilla. Pero el adulto la sujeto rápidamente y le devoró la boca, hasta dejarla sin aliento.
- Búsquense un cuarto.- Les gruñó Draco. - Y trate de no asustar así a mi hermana, la lastima.- Agregó frunciendo el seño.
- ¿Creíste que me había enojado?- Le preguntó Severus a su novia.
- Sí … estabas muy serio, y como Lupin me dijo lo de la …- La morocha no pudo seguir hablando, porque su novio le devoraba la boca nuevamente, arrinconándola contra la pared.
- No están solos.- Dijo el joven rubio.
- Vete.- Le gruñó el adulto.
- Aunque me vaya, sé lo que …- Estaba diciendo Draco, cuando Snape se dio vuelta y lo fulminó con la mirada.
- Me voy, no se altere. Le va a hacer mal, cuñado.- Dijo el rubio y se marchó.
- Es insoportable.-
- Solo me cuida.-
- No tiene que cuidarte de mi.-
- Lo sé y él también. ¿Beso?- Preguntó la gryffindor y Snape la complació con una larga sucesión de besos y caricias.
- Te amo.- Le dijo al terminar.
- Yo también a ti.-
- ¿Lupin habló contigo?-
- Si, empiezo mañana a las veinte. Pero no voy a ir, no quiero que …- Decía la morocha, cuando el adulto puso su mano sobre sus labios.
- No tienes opción. No te preocupes, no voy a enojarme, porque no es tu culpa.-
- ¿Seguro?-
- Así es.-
- ¿Y qué haré?-
- ¿Con qué?-
- Mis boggarts, son Lu y tú.-
- Hablaré con Lupin luego de esa clase. No te preocupes por eso ahora, te iré a buscar a la salida.-
- Sobre los regalos …-
- ¿Quién te los envía?-
- Ni idea. ¿No te enojaste?-
- Tú no los has pedido, aunque sospecho que los has guardado.-
- Lo siento, pero son muy bonitos.-
- Quien quiera que sea, es más romántico que yo y mejor novio.-
- Eso no es verdad.-
- Te regala flores y se acordó de san valentín.-
- Pero yo tengo el mejor regalo del mundo … a ti.- Dijo la morocha, al ver que su novio no la entendía.
- Dudo mucho que yo pueda ser considerado un regalo, más bien soy una maldición.-
- No para mi, y lo sabes.- Le respondió rozando sus labios.
- Es hora de ir a clases.- Sentenció el adulto.
- ¿Y si faltamos?-
- ¿No te parece que sería muy obvio, que faltáramos los dos? De todas formas, soy un profesor y no puedo ausentarme. Aunque quisiera llevarte a mi habitación y quedarme por el resto del día a tu lado.-
- Voto por esa opción.- Respondió la morocha sonrojándose.
- Amor … a clases.-
- ¡Ufa!- Protestó y salió primera del aula, unos minutos después, Severus la siguió.

Al día siguiente, a las veinte …
- ¡Sele!- La llamó Harry. - Voy contigo. Lupin me dijo que asistirías a unas clases extras conmigo.-
- Sí, así es.-
- ¡Qué cara! Estas clases son muy buenas, ya lo veras.-
- ¿Tú ya has ido?-
- Sí, empecé después de Navidad.-
- ¿Qué haces?-
- Usar al boggart que se transforma en un dementor y enfrentarme a él.-
- ¿Con qué?-
- Con un encantamiento llamado “Patronus”.-
- Ya veo, es el que usaste contra mi hermano.-
- ¿Conoces el encantamiento?-
- Sí, sé que asumen forma corpórea.-
- Bueno, el mío todavía está algo difuso, por eso lo estoy perfeccionando.- Dijo Harry, cuando llegaron al aula de DCAO. Al entrar, Lupin los estaba esperando.
- Hola.- Los saludó el adulto amablemente y los chicos le respondieron. - Muy bien, es hora de empezar, ¿Quién quiere comenzar?-
- Primero las damas.- Dijo Harry y recibió una mirada fulminante de la morocha.
- Tranquila Selena, nada va a pasarte.- Trató de serenarla Lupin, creyendo que estaba nerviosa por enfrentarse al boggart. Cuando en realidad, lo que preocupaba a la morocha era la formas que asumían sus boggarts. - ¿Recuerdas el encantamiento?-
- Sí. Muevo mi varita de esta forma, pienso en algo gracioso y digo “Riddikulus”-
- Muy bien, así es. Este boggart lo encontré escondido en uno de los armarios de la cocina, nos servirá por hoy. Párate enfrente de este baúl y concéntrate. ¿Lista?-
La morocha asintió y el profesor lentamente levantó la tapa del baúl …

Nota de la autora:

Espero que les haya gustado este capi. Algunas de las cosas comienzan a develarse, ¿Quién hubiera imaginado que era Theodore, el admirador secreto de la morocha? ¿Y a Draco enamorado?
¿Podrán estar juntos Draco y Dabria?
¿Qué forma asumirá el boggart de Selena? (Si supieran las cosas que se me han ocurrido, jiji. Pero opté por otra &hellipGi?o
¿Creen qué Dabria se haya dado cuenta de quien es el novio de Sele? ¿Y Hermione?
¿Cuándo harán pública su relación Sevi y Sele?

Hola Euge: Me alegra que te gustara la historia independiente de Sevi, ya va a llegar el momento en esta historia ... jeje ... creo que somos varias las pervertidas ... aunque aún falta ... no me maten pero el momento tiene que ser ... cuando la situación se de. (Qué complicada, no?) Qué tal las vacaciones?? te divertiste??  Si supieras las cosas que se me ocurren, pero serían demasiadas ... tengo que reservar algo para futuros fics ...

Hola LAdy Drakos: Bueno ... sobre Draco ... algo de acción va a tener en este fic, no mucha, pero algo sí. sobre tu petición ... prometo escribir alguna historia, pero tendrás que esperar a que terminé con alguno de los fics que estoy escribiendo en estos momentos. ya tengo una idea sobre la historia, pero aún no diré nada.

Querida Kny: Suerte que te gusta la vida familiar de los malfoy, porque yo adoro escribirla, jeje. sobre Dumbledore ... la verdad de porque no le piden ayuda, es porque el director quiere alejar a Sele de Lu, y eso es algo que no quieren que suceda ... así que tendrán que encontrar otra forma de protegerla ... sobre la llegada de Voldy ... el libro 4 de Harry Potter no me gustó mucho, así que la historia la voy a ir cambiando, el torneo de los tres magos, no va a suceder, en su lugar se me ocurrió otra cosa, pero tendrán que esperar hasta llegar a ese punto de la historia ... jeje.

Hola Kia Malfoy! sip sele tiene mucha suerte, quién no quisiera ser ella??? adoro a la familia malfoy ... me temo que tarde o temprano Voldy va a regresar, es inevitable ... ya veremos que sucedera con ellos.

besitos a todas y buen fin de semana.

severus snape, lucius malfoy

 

 

 

 

 


Tags: severus snape, lucius malfoy, fics, fanfics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 9:12  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por S T E L L A
Jueves, 26 de febrero de 2009 | 12:35
siempre dejandome con la duda

kiero saber ya q forma adoptara su patronus

yo creo q si q podran estar juntos draco y Dabria

la relacion de sele con sevi deveria avanzar un poco mas no?? xD

bueno besos!!

adios!!
Publicado por kia malfoy
Jueves, 26 de febrero de 2009 | 17:32
umm..Llorica
me kede con la dudda..
en k' se tranforma.. el bloggart.. de sele..
ya quiero..saber..xD..!!
bueno..nena. que te dire.. que me encanto.. este cap..
pobre not.. es horrible..estar enamorado.. y que no le correspondan...
mmm..Llorica
oye... estaria.. bien.. que draco.. y la ni?a esta..mmm.. no recuerdo.su nombre...
pero..bueno... me imagino que si me entiendes Avergonzado
bueno,,, que formaran,.. una bonita.. pareja.. sip..!!
te imaginas.. que le diera.. un nieto..a Lu...!!
wooww..!
k' bonito..
y mi Lu.. que va hacer..de el ... con kien.., se quedara... Ojos locos
que sea feliz..!!
buenoo... pss. ya no se que mas decir.. me gusta tu imaginacion...ok..Amor
bueno.. nena.. me voy.. kuidate..muxo..!!
bzythos..!
Publicado por Invitado
Viernes, 27 de febrero de 2009 | 19:42
Kny: esta muy weno!!!!!!!!!.......que formara tomara el boggart??????......jamas me lo imagine de theodor!!....incre?ble O_O...............................................
as? que no va a ver torneo...mmm...interesante.....me muero de ganas de saber k va a pasar!!
espero el prox. capi!!!
cuidate muxo
bye
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.