Jueves, 05 de marzo de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Personajes principales: Selena, Severus Snape y Lucius Malfoy.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 29: El admirador secreto.

Lucius despertó y se dio cuenta de que la morocha ya no estaba a su lado. Tomó la nota y la leyó.
“Lu, tuve que ir a clases, no quise despertarte. Nos vemos luego. Selena.” - Ni siquiera me puso que me quiere.- Dijo el adulto en voz alta. Se levantó y trató de controlar su humor, porque no quería volver a lastimar a la pequeña. Salió de su habitación y se dirigió a la oficina del profesor de pociones.
- Adelante.-
- Soy yo.-
- ¿Y se supone que eso tiene que alegrarme?-
- Tengo que decirte algo … en realidad, varias cosas.-
- ¿Qué has hecho esta vez?-
- Aparte de que la hice llorar de nuevo …-
- ¿Qué? ¿La amas o la quieres torturar?-
- No es mi intención …-
- Eres un imbécil, solo le traes sufrimiento.-
- Lo sé …-
- Vamos, escupe lo que has hecho.-
- La marca … el hechizo que le hice … creí que era en un solo sentido, pero me equivoque … Selena … se desmayó por mi culpa.-
- ¿Qué?- Bramó Severus, golpeando su escritorio. - ¿Dónde está? ¿La llevaste a la enfermería?-
- No, ya esta bien. Se marchó a clases.-
- ¡Sal de mi vista o te arrancaré la cabeza!- Siseó el morocho.
- Hay algo más …-
- Sí la has tocado …-
- ¡No!- Lo interrumpió el rubio, viendo que su amigo sacaba su varita y del extremo salían chispas. - Eso no. Yo … sabes que la amo y …-
- ¡Habla Malfoy!-
- Hice un trato con alguien, para obtener a Selena.-
- ¿Con quién?-
- No sé.-
- ¿Hiciste un trato y no sabes con quien?-
- Es algo complicado … es alguien que se contacta conmigo a través de un espejo.-
- Descerebrado, ¿Tienes idea de la cantidad de personas que pueden ser? ¿Tienes idea de que podría ser …?-
- No, estoy seguro de que no es el Señor Tenebroso. Quien quiera que sea … quiere la caja de Pandora.-
- ¿Y fuiste tan estúpido en aceptar entregársela por nada?-
- No por nada … a cambio de que … los separen a ustedes.- Confesó el rubio, y segundos después, su cabeza chocaba contra un estante lleno de frascos.
- Lárgate de aquí, sal del castillo y no regreses si aprecias tu vida.- Le gruñó Snape, a escasos centímetros de su rostro.
- No puedo marcharme, ni deshacer el trato.-
- Si puedes irte y lo harás.-
- No, tengo que quedarme a dar clases. Firme un contrato mágico y …-
- Ese es problema tuyo. Te irás y no volverás a acercarte a Selena, ¿Me has entendido?-
- Severus … escucha, yo …-
- ¿Sevi? - Preguntó la morocha cuando entró en el despacho. - ¡Suéltalo! Lo estas lastimando.-
- No tanto como quisiera.- Gruñó Snape, zarandeando al rubio.
- ¡Sevi!- Exclamó la muchacha y sujetó su brazo. - Suéltalo o me voy a enojar.-
Snape soltó al rubio, que cayó al suelo como un saco de papas.
- Déjalo que se pudra.-
- ¿Y ahora que sucedió?- Preguntó Selena, mientras se acercaba para ayudar a Malfoy.
- Le confesé que .. Te desmayaste por mi culpa y que …-
- Él me lanzó las furias.- Gruñó el profesor de pociones.
- ¿Tú?- Gruñó la morocha.
- No exactamente.-
- No hay punto intermedio, ¿Se las lanzaste, si o no?-
- Yo no fui, pero fue alguien que lo hizo por mi.- Respondió el rubio y recibió un cachetazo por parte de la morocha.
- Selena … espera … déjame explicarte.- Pidió Lucius, cuando la muchacha se apartó.
- Cosechas lo que siembras, Lucius. Debiste saberlo.- Siseó Snape, con una sonrisa burlona, ya que Selena se había acercado a él y lo tomaba de la mano.
- No metas más cizaña.- Le gruñó Malfoy. - Fue un error, hice un trato con alguien y  … solo quería estar contigo, nunca quise herir a Severus.- Agregó el rubio y se marchó.
Selena lo vio partir y un nudo se le hizo en la garganta.
- Déjalo que sufra por un rato.- Le dijo Severus.
- ¿Qué?-
- ¿Me vas a decir, que dentro de unos segundos, no vas a salir corriendo detrás de él?-
- Bueno … yo …-
- Te lo he dicho, tu compasión por Lucius nos va a traer problemas.-
- No te enfades.-
- Selena … ¿Qué voy a hacer contigo?- Dijo Severus, acariciándole el rostro.
- ¿Besarme?-
- Atrevida.- Le gruñó el adulto. Pero sin embargo, le hizo caso, besándola desesperadamente hasta dejarla sin aliento.
- ¿Otro?-
- Ahora no.-
- Prometiste que estaríamos toda la tarde juntos.- Le dijo haciendo un pucherito.
- Lo sé, pero tú estas pensando en Lucius.-
- No es verdad.-
- Selena …-
- Solo un poco … no me gusta que sufra.-
- Se lo tiene bien merecido.-
- Sabes que eso no es cierto.-
- No quiero que me dejes por él.-
- No lo haré.-
- Ya lo veremos.-
- Sevi …- Le gruñó la morocha. - Te amo mucho y solo a ti. A Lu … lo quiero de forma diferente.-
- Lo sé, pero no puedo evitar ponerme celoso.-
- Sevi … ¿Besos?-
- No, mejor ve a …- Decía el morocho, cuando Selena le devoró la boca, quitándole el aliento.
- Ahora sí me voy.- Dijo Selena, muy sonrojada.
- Desvergonzada.-
- Es la única forma de conseguir lo que quiero.- Le respondió y salió del lugar. Se encaminó a la habitación del rubio y dijo la contraseña. Al entrar, vio a Malfoy sentado en un sillón frente a la chimenea.
- ¿Qué haces aquí? ¿Por qué no estas de arrumacos con Severus?- Le preguntó al percatarse de su presencia.
- Porque no quiero que estés mal.- Le respondió acercándose y acariciándole el rostro. El rubio la sujetó y ella se sentó en su regazo.
- Gracias … no merezco que sigas viniendo a verme.-
- No seas tonto …-
- En verdad, nunca fue mi intención herirlo, solo quería que se alejara de ti.-
- Lo sé … no eres malo.-
- Solo muy egoísta, te quiero conmigo.-
- Lu …- Dijo y lo abrazó con fuerzas.
- Pequeña … me has arrebatado no solo mi corazón, sino también mi alma.-
- Lo siento …-
- No es culpa tuya … encontraremos una forma en la que todos podremos ser felices … ¿Te gustaría que fuéramos un trío? Muchas mujeres fantasean con eso …-
- Lucius …- Le gruñó la pequeña y el adulto rió.
- Supongo que a ti, no te agrada la idea. Deberías pensarlo un poco, vas a tener a un rubio y a un morocho … y dado que somos un poco mayores … te convendría tener un repuesto a mano.-
- ¡Lucius Malfoy!-
- Ya, lo entiendo, nada de tríos.-
- No, nada de cosas raras. Además, no seríamos un trío, seríamos un cuarteto.-
- ¿De qué hablas? ¿Con quién más sales?-
- Con nadie más, ¿Lo has olvidado? Eres casado.-
- ¡Ah! Hablas de Narcisa … no te preocupes por ella, no se atrevería a tocarme ni con pinzas, le doy asco.-
- Lo dudo mucho, eres bonito.-
- A veces la belleza no lo es todo. Mira a quién has elegido.-
- ¡Oye! Sevi es bonito.-
- Solamente para ti.-
- Y eso me basta.-
- Si tú lo dices.- Respondió el rubio, encogiéndose de hombros.
Los días siguientes, la tención entre los dos adultos no disminuyó en lo más mínimo. Aunque el hecho de que la morocha estuviera en el medio, ayudaba a que las cosas no pasaran a mayores.
- ¡Sele!- La llamó el joven rubio, al verla en el patio.
- ¡Hola Draco!-
- Yo …-
- ¿Qué?-
- ¿Podemos hablar?-
- Claro, ¿Sobre qué?-
- ¿Puede ser … en otro lugar?- Preguntó sonrojándose.
- ¡Ah! Ya veo.- Dijo al darse cuenta, de por donde venía la mano. - Seguro, vamos adentro.- Agregó y caminaron hacia el interior del castillo. Fueron hasta un aula vacía y entraron.-
- Gracias.- Le dijo el rubio, luego de cerrar la puerta.
- ¿Qué te sucede?-
- Nada …-
- Draco …-
- Es solo que …-
- Dime.- Le pidió de forma infantil.
- Te extraño.- Soltó el rubio, sonrojándose.
- ¿Me extrañas?- Preguntó sorprendida.
- Es que … desde que padre está en el castillo … te pasas casi todo el tiempo con él o con Snape. Incluso Blaise … te esta extrañando.-
- Lo siento, no me di cuenta.-
- Esta bien, supongo que tú también necesitas cariño y como ellos son adultos …-
- Es algo más complicado que eso ...-
- ¡Ah! Sí, lo olvidaba. Mi padre esta loco por ti … y probablemente, tarde o temprano, termine gustándote.-
- Lo dudo mucho.-
- Nadie se puede resistir a mi padre.-
- No digo que no sea muy bonito, es solo que … no es mi tipo.-
- Ya veo …-
- ¿Qué?- Preguntó la morocha, al ver a Draco inquieto.
- Yo … ¿Me podrías … abrazar?-
- ¡Oh! ¡Draco!- Exclamó la muchacha y lo envolvió en un fuerte abrazo, que el rubio correspondió con todas sus fuerzas.
- Te extrañé mucho …- Le susurró al oído.
- Podrías haberme buscado.-
- No quería … no quiero ser una molestia o que te canses de mi o …-
- Draco, ya no digas tonterías. Recuerda que te dije que siempre podías contar conmigo.-
- Lo sé, pero … como soy yo …-
- Draco …- Le dijo la joven, alejándose un poco y dándole un beso en la mejilla.
- ¿Podemos …? Olvídalo.-
- ¿Qué?-
- Nada.-
- No seas así, no me dejes con la intriga.-
- No vas a querer.-
- No lo sabremos, hasta que me lo digas.-
- ¿Podemos … pasar el resto del día juntos? Es sábado y …-
- Esta bien.- Le respondió sonriendo.
- ¿En serio?- Preguntó incrédulo.
- Por supuesto. Hoy soy solo tuya.-
- ¡Genial!- Exclamó el rubio y volvió a abrazarla, con tanto ímpetu, que ocasionó que los dos cayeran al suelo. - Lo siento, ¿Te lastimé?- Preguntó, tratando de levantarse de arriba de la chica y escondiendo su rostro que le quemaba.
Selena se echó a reír. - Estoy bien. Ya veo que era verdad.-
- ¿Qué cosa?- Preguntó sentándose a su lado y viéndola reír.
- Que me extrañaste.-
- No era mentira.-
- Lo sé, es solo que … aún no me acostumbro a que seamos amigos.-
- Es verdad, es raro … ¿Segura que no estas herida?-
- No soy tan frágil.-
- Eso crees tú.-
- ¿Puedo preguntarte algo?-
- Claro.-
- ¿Por qué siempre terminamos en un aula escondidos?-
- No quiero que mi padre me asesine por abrazarte.-
- Él no haría eso.-
- Ingenua. ¿Recuerdas la otra vez, cuando nos vio?-
- Sí, ¿Y?-
- ¿No viste con que cara me miró?-
- La verdad, no le presté mucha atención.- Le respondió, encogiéndose de hombros.
- Me fulminó con la mirada, como siempre hace cuando me mando algún desastre. A él no le agrada que este cerca de ti.-
- Exageras.- Le respondió, haciendo un ademán con la mano.
- La próxima vez que lo veas, pregúntaselo.-
- Esta bien, lo haré.- Le dijo y Draco la abrazó nuevamente. Selena se acurrucó en los brazos del rubio, dejando que él, le acaricie suavemente el rostro. Se quedaron gran parte del día, sentados en el suelo y hablando de varias cosas, entre risas y abrazos.
- Gracias por estar conmigo.- Dijo el rubio, repentinamente.
- Draco … te he dicho que no debes darme las gracias a cada rato.-
- Lo sé, pero quiero que sepas lo importante que eres para mí.- Le dijo y le dio un suave beso en la frente.
- Lamento haberte tenido tan abandonado.- Dijo la morocha afligida.
Draco rió. - Entonces, tendré que pedir alguna recompensa.-
- ¿Qué te gustaría?-
- Yo …- Dijo el rubio, sonrojándose.
- ¿Qué? No te andes con tanto misterio.-
- ¿Prometes que lo harás?-
- ¿Qué cosa?-
- Solo promete que harás lo que te pida. Te juro que no es nada malo y que no te haré daño.-
- ¿Entonces, por qué tanto misterio?-
- Solo promételo, ¿Si?-
- Tú ganas, lo prometo. Ahora dime de que se trata.-
- Quiero … quiero que me des mi primer beso.- Dijo Draco bordo, hasta la raíz del pelo.
- ¿Qué? ¿Quieres qué?-
- Lo prometiste.- Dijo molesto y avergonzado. Sintiéndose muy mal y alejándose de ella.
- Draco … ¿Por qué quieres que yo …?-
- Porque me gustas. Me gustaste desde que te vi en el caldero chorreante. Soy yo, él que te ha estado mandando los regalos y las flores, soy tú admirador secreto.- Le dijo el rubio, casi a los gritos y parándose para salir corriendo.
- Draco … espera.- Le dijo, sujetándolo de la capa.
- No. Ya sabía que no te agradaba, todo esto es solo una idiotez. Solo estas conmigo porque te doy lastima.-
- Eso no es verdad.-
- No, ahora te doy asco.-
- ¡Draco!- Lo llamó, aumentando la fuerza con la que lo sujetaba, para que no se marchara.
- No debí decírtelo.-
- No creí que fueras tú.-
- Soy muy bueno actuando.- Dijo algo más tranquilo y encogiéndose de hombros.
- ¿En verdad … te gusto?-
- Mucho …- Dijo sonrojado.
- Draco … no te enojes, pero … creo que estas confundido.-
- No lo estoy.- Dijo a la defensiva.
- ¿Por qué te gusto?-
- Porque eres bonita, dulce y muy buena conmigo.-
- Ya veo … creo que … crees estar enamorado de mí, por eso. Pero la verdad, es que me quieres como amiga.-
- ¡NO! Me gustas.-
- ¿Te imaginas … viviendo conmigo para siempre?-
- Yo … no sé, nunca lo había pensado.-
- ¿Te pones celoso, cuando me ves con otro chico?-
- No realmente, me molesta que no me prestes atención a mi.-
- Draco …- Le dijo, acariciándole el rostro.
- Estoy confundido … ¿No es así?-
- Creo que sí.-
- De todas formas … quiero que cumplas la promesa.-
- ¿Por qué?-
- Porque estoy seguro de que aunque sea un desastre besando … vos no te vas a reír.-
- ¿Es muy importante para ti?-
- Si.- Dijo el rubio, sonrojándose nuevamente.
Selena lo pensó por un momento … - Esta bien, te daré tu primer beso.- Respondió también sonrojándose. Se acercó lentamente a él y apoyo sus labios muy suavemente. Draco la tomó por la cintura, mientras ella lo rodeaba con sus brazos por el cuello. Ese beso, fue muy dulce y suave, sin apresuramiento, ni temor. Selena se separó lentamente y le acarició el rostro al rubio.
- Fue mágico.- Dijo Draco muy colorado. - Nunca creí que … podía sentirme así. Gracias.- Respondió, abrazándola con fuerza.
- Draco …-
- ¿Estuve … muy mal?-
- Para nada, parecías todo un experto.- Le dijo sonrojada.
- ¿En verdad crees que … estoy confundido?-
- Si, creo que así es.-
- Puede ser, pero … nunca olvidaré este beso.-
- Draco … ¿Vas a seguir enviándome regalos?-
- Supongo que no te han de hacer mucha gracia.-
- Son muy bonitos, pero …-
- Tú sales con alguien, ¿No es así?-
- Yo …-
- ¿Es mi padre?-
- Te dije que Lu y yo, solo somos amigos.-
- Si no es él … solo queda una persona … ¿Sales con Snape?-
La morocha se puso bordo. - Si.-
- Tienes muy mal gusto. Lo eliges a él, pudiéndome tener a mi. ¿Segura que ves bien?- Preguntó divertido.
- Veo muy bien.-
- Lo dudo mucho. Estoy seguro que Potter ve mejor que tú, incluso sin los lentes.-
- ¡Oye! Harry es casi ciego sin sus lentes.-
- Por eso mismo.- Respondió riendo.
- ¿Te molesta?-
- No. Tenías razón. Se supone que ahora debería estar ardiendo de la bronca o con deseos de asesinar a Snape, pero no es así.- Respondió sinceramente. - Aún así, no me arrepiento del beso.-
- Me alegro, porque no había vuelta a tras.-
- Aunque me da algo de cosa …-
- ¿Qué?-
- Saber que me has besado con la misma boca, con la que besas a Snape.- Dijo divertido.
- ¡Oye!-
- Solo bromeaba.- Respondió, acariciándole el rostro y dándole un beso en la frente. - Te quiero, y eso es verdad.-
- Yo también te quiero.-
- ¿Qué hacen aquí?- Gruñó Snape, entrando al aula. Draco se apartó rápidamente de la morocha, viéndose aún más culpable que antes. - ¿Te encuentras bien?- Le preguntó a la morocha, acortando la distancia con un par de grandes zancadas.
- Sí, solo hablábamos.- Respondió con una sonrisa.
- ¿Segura?- Preguntó y fulminó con la mirada al joven rubio.
- Sip, muy segura.- Dijo la muchacha, mientras Draco se balanceaba inquieto de un lado a otro.
- ¿Qué le ocurre señor Malfoy?- Preguntó el adulto, al notar el nerviosismo del joven.
- Na … nada.- Tartamudeo intranquilo. “Falta que se de cuenta que besé a su novia, me va a asesinar.”
- ¿Segura de que no ocurrió nada?- Preguntó nuevamente Snape.
- Sí, solo hablábamos. Nada del otro mundo.-
- ¿Por qué estaban aquí, escondidos?- Gruñó el morocho.
- Por Lu.-
- ¿Lucius? ¿Qué tiene que ver él?-
- Draco cree, que a su padre no le agrada que pasemos un tiempo juntos, tiene miedo de que le haga algo. Por eso, nos juntamos en un aula.- Respondió, encogiéndose de hombros. Lo cual, técnicamente era cierto.
- Ya veo …- Gruñó el adulto, no muy convencido. La actitud nerviosa de Draco, levantaba demasiadas sospechas. - Señor Malfoy, deje de moverse. No voy a decirle nada a su padre.-
- Gra … gracias.-
- Selena, ven en un rato a verme, ¿De acuerdo?-
- Lo haré.- Respondió sonriendo y el adulto se marchó. La morocha se acercó al rubio y le dio un coscorrón en la cabeza. - ¡Tonto! No estés tan nervioso.-
- ¿Qué no? ¿Tienes idea, de lo que ese sujeto me haría, si supiera … si supiera que te besé?-
- No lo sabrá, no te preocupes. Pero deja de estar tan nervioso, solo pareces más sospechoso.-
- Esta bien …-
- ¿Qué?- Preguntó la muchacha, al ver la expresión del rubio.
- ¿Cómo puedes salir con ese … con ese sujeto?-
- Porque me gusta y es muy bueno conmigo.-
- A ver … ¿Cuántos dedos ves?- Le preguntó, mostrándole su mano.
- ¡Draco!- Exclamó, dándole otro calabazazo.
- ¡Ay!-
- Te lo tienes merecido. No hables mal de Sevi o voy a enojarme.-
- ¿Lo quieres mucho?-
- Demasiado.-
- Bien, no volveré a mencionar el tema. Aún así … deberías ir a que te revisen la vista.-
- ¡DRACO!- Gruñó molesta y apunto de darle otro golpe en la cabeza.
- ¡Espera! Vas a dejarme idiota.-
- No mucho más de lo que eres ahora.- Le respondió divertida, cuando de pronto, Draco la besó nuevamente. -¿Qué …?-
- Valió la pena, eres muy dulce. Y si me van a asesinar, que por lo menos sea por una doble causa.- Respondió riendo.
- No lo vuelvas a hacer.-
- Esta bien, lo prometo. Solo quería ser yo, él que te besará esta vez.- Explicó, encogiéndose de hombros.
- Esto no es un juego.-
- Claro que no. Fueron mis primeros dos besos. El primero que me dieron y el primero que di.-
- Draco …-
- Eres especial.- Le dijo abrazándola. - Ahora ve con ese sujeto, antes de que vuelva a buscarte y me mate.-
- ¿Estas bien?-
- Más que bien. Gracias a ti, me siento en las nubes.-
- Ten cuidado al aterrizar.-
- Lo tendré, no te preocupes.- Le respondió y le dio un suave beso en la mejilla. Segundos después, la morocha salía del aula. Draco se quedo unos minutos más, pensando en lo que había compartido con ella …
“Puede que tenga razón y no este enamorado de ella, pero … me hace sentir tan bien, estar a su lado. Es … muy dulce, su beso fue … desearía poder besarla a cada rato. Ahora veo porque, padre esta tan desesperado por conseguirla y porque Snape, es tan posesivo. Ojala pudiera conocer a alguien así, que estuviera loca por mi.”

- Permiso.- Dijo la joven.
- Adelante.-
- ¡Hola!-
- ¿Qué estaban haciendo?- Gruñó el adulto.
- Ya te lo dije, solo hablábamos.-
- Estuvieron casi todo el día en ese aula.-
- ¿Y?-
- ¿Me vas a decir que solo hablaron?-
- Así es, ¿Qué quieres que te diga?-
- Él también tiene el encanto de las furias, lo ha heredado de su padre.-
- ¿Y?-
- Deja de decir “Y”.-
- ¿Entonces?- Le preguntó, sentándose en su regazo.
- No quiero compartirte con nadie.-
- Severus …-
- Él es el más adecuado de todos nosotros.-
- ¿Qué quieres decir?-
- Draco tiene tu edad, sería la mejor pareja que pudieras elegir.-
- Solo somos amigos.-
- Se babea por ti.-
- Exagerado.-
- Sabes que digo la verdad … si vas a dejarme, te pido que me lo digas con anti …- Decía el adulto, cuando Selena le plantó un beso muy apasionado, que él no pudo evitar corresponder con la misma intensidad.
- Me gustas mucho …-
- Y tú a mi … aunque sea una locura.-
- Pues entonces, estamos los dos locos.- Dijo sonriendo y rozando sus labios con los del adulto.
- ¿Quieres volverme aún más loco?-
- Si es por mí, si. Así me aseguro que no me cambies por una bonita furia.-
- Eso nunca sucederá.-
- ¿Seguro?-
- Así es.-
- ¿Entonces, la presencia que sentí antes de entrar a tu despacho, no era una furia?-
- Aún no las he podido alejar.-
- Ahora no están.-
- Porque vos estás aquí.-
- ¿No les agrada mi presencia?-
- No, eres demasiado dulce e inocente.-
- Están equivocadas …-
- ¿En qué?-
- En lo de inocente …- Respondió, besándolo nuevamente. Succionando primero el labio superior y luego el inferior, mientras se aferraba al cuello del morocho.
- Necesito … respirar …- Dijo Severus, cuando se separaron.
- Lo siento, pero eres demasiado delicioso.-
- Desfachatada.-
- A ti te agrada.-
- Solo porque eres mía.-
- ¿Con qué soy tuya, eh?-
- Así es, eres mía.- Le dijo y la besó.
- Delicioso.- Dijo la morocha, relamiéndose los labios y el adulto rió.
- Eres incurable.- Expresó Snape y ella se acurrucó en sus brazos.
- Me gustaría poder estar así contigo, para siempre.-
- Te aburrirías muy pronto. Además de que nos acalambraríamos.
- Quizás … ¿Qué te dijo la furia?-
- Nada importante.-
- Sevi …-
- Nada, no te preocupes. Solo … le gusta estar merodeándome.-
- La entiendo, eres demasiado apetecible.-
- Me pregunto … ¿Qué demonios me vieron las dos?-
- Es muy sencillo … eres hermoso.-
- Están ciegas.-
- Cabeza dura.-

Al día siguiente, Lucius la espero a la salida de la clase de encantamientos …
- ¡Selena!-
- ¡Hola!-
- Quiero hablar contigo, sígueme.-
- Esta bien.- Le dijo y lo acompañó hasta su oficina. Al entrar …
- Te necesito …-
- ¿Qué sucede?- Preguntó, abrazándolo.
- Solo … he sentido algunas molestias, nada grave.-
- ¿Por qué? Sí estamos juntos todos los días.-
- No lo sé.-
- ¿Te sientes mejor?-
- Ahora sí, quédate conmigo.-
- Lo haré, tengo una hora libre.-
- ¿Puedes venir esta tarde otra vez?-
- Sí, lo haré.-
- Gracias.-
- ¿Seguro que no puedes quitarme el hechizo?-
- Así es.-
- Todo nos sale mal.-
- No es tan malo. Mírale el lado positivo, tengo una buena excusa para estar contigo.-
- No necesitas una excusa para pasar un rato conmigo.-
- Sí la necesito, de lo contrario, los dos sabemos que cierto morocho me despacharía al otro mundo.-
- Mmm … tal vez tengas razón.-
- Te quiero pequeña.-
- Y yo a ti.-

Por la tarde, la morocha se acercó a la oficina del profesor de DCAO. Ya que Severus tenía clase con los séptimos años y a ella le quedaba una hora libre, considero que era el mejor momento para visitarlo. Entró al aula desierta y subió las escaleras hacía la oficina. Estuvo a punto de entrar cuando escuchó al rubio hablar …
- ¿Te gusta?-
- Sí.- Gimió una voz femenina.
- ¿Quieres que siga?-
- ¡Sí!- Exclamó. Selena se asomó, ya que la puerta estaba entre abierta. Lucius se encontraba con la profesora de estudios muggles. La mujer estaba apoyada contra la pared y el rubio tenía su mano entre sus piernas, mientras la besaba en el cuello.
Definitivamente, eso era algo que no deseaba ver. Por alguna extraña razón se sintió molesta y en cierta forma … defraudada. Dio media vuelta para marcharse, y el ruido de su capa, atrajo la atención del rubio. Lucius miró hacía la puerta y lo único que pudo ver, era una melena negra que desaparecía. Se apartó de la mujer y salió del lugar, para ver a Selena saliendo del aula.
“¡Maldición!” pensó y corrió tras ella.
- ¡Selena!- Dijo a mitad del pasillo, cuando la alcanzó.
- Profesor.-
- Ven.- Le dijo señalando un aula cercana. - Quiero hablarte.-
- Lo siento, tengo clases. Con su permiso.- Respondió y se marchó.
Los días siguientes, Selena permaneció alejada de Lucius, esquivándolo cuanto podía.
“Fui una tonta, es un mentiroso. Nunca debí confiar en él. Jamás debí haber dejado que me besara, ni pasar tiempo a su lado. Solo se divierte conmigo y se debe estar deleitando con el sufrimiento de Severus.” Pensaba la morocha, que consideraba que Lucius era solo un farsante.
- Señorita Thomas, quédese.- Le ordenó Snape, al terminar la clase. Cuando todos se marcharon se acercó a ella. - ¿Me vas a decir que es lo que te molesta?-
- ¿Eh?-
- Te conozco y sé que algo te pasa.-
- No es nada.-
- Selena …- Dijo Severus, usando ese tono de voz, que la obligaba a confesar hasta su último secreto.
- Es solo que …-
- Habla de una vez, o me obligaras a utilizar la legeremancia.-
- No lo harías.-
- No me pongas a prueba.-
- Abusivo.- Le gruñó la morocha y el adulto la aferró por la cintura.
- Lo soy, si de ese modo consigo que me digas que te ocurre.-
- Lucius.-
- ¿Qué ha hecho esta vez?-
- Es un mentiroso.-
- No es ninguna novedad.-
- Severus …-
- Dime.-
- Esta casado y dice que …-
- Que te ama, lo sé.- Completó Snape, haciendo una mueca de desagrado. - ¿Qué hay con eso?-
- Que miente, solo se estuvo divirtiendo conmigo.-
- ¿Por qué piensas eso?-
- Bueno … yo …-
- ¿Qué?-
- Lo vi con la profesora de estudios muggles.-
- ¿Lo viste?-
- Escena no apta para menores de dieciocho años.- Respondió la morocha y se sonrojó. Snape pensó unos segundos, que es lo que la niña trataba de decirle. Ya que esa frase, era algo que solo los muggles podrían entender.
- ¿Los viste manteniendo relaciones?- Gruñó el adulto.
- No exactamente, algo … parecido. Eso creo.-
- ¿Qué fue? Tal vez, los malinterpretaste.-
- Ella hacía los mismos ruidos que Pomona cuando estuvo con Lucius y perdió mi custodia. Y él … tenía su mano entre las piernas de …-
- Ya entendí.- La interrumpió el morocho que no necesitaba oír más nada. - ¿Estás celosa?-
- No.-
- ¿Por qué estas molesta?-
- Porque él mintió. Me dijo que me quería pero …-
- ¿Tú querías estar así con él?- Gruñó Severus, mientras pensaba en como le iba a arrancar la cabeza al rubio.
- ¡No!- Exclamó la morocha. - Es solo que creí que era especial para él y …-
- ¿Y?-
- Dejé que me besara, porque … no quería que se sintiera tan mal porque yo no lo quiero como a ti.-
La furia de Snape iba en aumento, pero el hecho de tener a la pequeña en brazos, lo calmó.
- Lo siento …- Se disculpó la morocha.
- ¿Él te da lastima?-
- Me daba lastima. Ahora sé que es un mentiroso.-
- ¿Lo sigues queriendo?-
- No sé.-
- Selena … recuerda que …-
- ¿Qué?-
- El hechizo … él te entregó su corazón.-
- ¿Y?-
- Sabes que le ocurrirá si dejas de quererlo.-
- No le creo. Estoy segura que nada va a pasarle, solo dice mentiras para conseguir lo que quiere. Draco tiene razón, solo soy su nuevo capricho. Y eso me molesta, no soy un trofeo a ganar, ni un juguete al que puede usar.-
- Pequeña …-
- No me digas así.- Le gruñó, no le gustaba que Severus usará ese tono con ella y se comportara como un adulto que estuviera cuidándola. Él era su novio y no su padre.
- ¿Qué?- Le siseó confundido.
- No uses ese tono. Eres mi profesor, pero ahora no estamos de esa forma y definitivamente no eres …-
- ¿Qué? ¿Ya no soy tu novio?-
- Claro que lo eres. Eso es exactamente lo que eres para mi.-
- Me perdí. ¿Qué te molestó?-
- Qué a veces me hablas como si … como si fueras mi padre.-
- ¿Eso hice?-
- Sip.-
- No te veo como a una hija, pero el hecho de que seas mucho menor que yo … no puedo evitar querer cuidarte.-
- Pero como mi novio, no como un adulto con un niño.-
- ¿Te das cuenta de que soy mayor que vos, mucho mayor?-
- A veces no lo pareces.-
- ¡Oye!-
- Es la verdad. Tienes ataques de berrinches y te pones testarudo como los niños pequeños.-
- Mira quien habla.-
- Yo tengo doce, por un par de días más. Tú tienes treinta y tres, no estas para comportarte como un niño.-
- Selena …-
- ¿Qué? ¿Vas a hacer un berrinche?-
- No …- Respondió y le dio un tierno beso.
- Eso estuvo mejor.- Dijo sonrojada. - Te amo.-
- Y yo a ti.-
- Permiso.- Dijo el rubio entrando al aula. Había tratado durante los últimos días de emboscar a la pequeña en algún lugar para hablarle, pero había fallado estrepitosamente. Sí él era escurridizo, la morocha era aún peor.
- No te permití la entrada.- Le siseó Snape.
- Solo quiero hablar con ella.-
- Selena no quiere hablar contigo.-
- Deja que lo diga ella.-
- Esta bien, lo diré. No quiero hablar contigo, ¿Conforme?- Le dijo la pequeña.
- No.- Respondió el rubio, con una mirada de profundo dolor. - Te necesito.-
- Sí, seguro. ¿Qué? ¿A caso la profesora de estudios muggles te mando de paseo?-
- Déjame explicarte. Yo …-
- No me interesa.-
- Mi amor, por favor …-
- ¿No lo entiendes? No quiero verte, ni saber nada contigo.-
- Me duele.- Gimió el rubio, perdiendo su orgullo frente a Snape. - Por favor Selena, en realidad te necesito.-
La morocha lo miró algo dubitativa y Severus lo evaluó. Definitivamente el rubio decía la verdad.
- Habla con él, no pierdes nada.- Dijo el morocho.
- No quiero.-
- ¿Recuerdas lo que hablamos hace un rato?-
- No estoy haciendo un berrinche.- Le respondió la morocha, hasta que recordó la otra parte.
- No demasiado.- Le contestó Severus, mirándola intensamente.
- Esta bien, ustedes ganan. Pero hablaré contigo, con una condición.- Dijo Selena mirando al rubio.
- La que quieras.-
- Que Severus esté presente.- Respondió firmemente la morocha.
- Esta bien.- Accedió el rubio. - ¿Puedes … estar unos minutos conmigo?-
- ¿Para qué?-
- Tú sabes para qué.-
- Deja de fingir.-
- Estas celosa.-
- No lo estoy. Solo estoy molesta, me pediste que fuera a verte porque andabas adolorido … ¡Y mira en que situación te encuentro!-
- No lo entiendes.-
- ¿Qué cosa?-
- A los hombres nos gusta el sexo y desafortunadamente, tú no estas disponible para eso.-
- No todos se andan acostando con medio mundo.-
- El que no hayas visto a Severus en la misma situación, no quiere decir que no lo haga. Solo que ha sido más astuto que yo.-
- ¡No me metas a mí en esto!- Gruñó el morocho.
- ¿Me vas a decir que no te has encamado con nadie últimamente? ¡Por favor! Si mal no lo recuerdo, te salías del castillo una vez al día, para encontrarte con tu prostituta favorita.- Siseó el rubio y la morocha se dio vuelta para ver a su novio.
- No es verdad.- Gruñó al ver la mirada de la joven.
- Podemos llamarla y preguntarle.-
- Hace mucho que no la veo.-
- Lo reconoces, te encamabas con una prostituta. Ahora solo falta que confieses que lo sigues haciendo.- Dijo triunfal el rubio.
- Eso no es verdad.-
- Deja de mentir, a ti te gusta el sexo tanto como a mí.-
- No todos son tan desesperados como vos.-
- Ve a decirle eso a otro ingenuo.-
- ¡Deja de meterme en tus problemas!-
- ¡Ah! Ya veo … ahora tienes visita a domicilio … ¿Qué se siente follar con una furia?-
- ¡Malfoy!- Gruñó el morocho, al sentir a su novia tensarse.
- No mientas.-
- Déjame tranquilo y soluciona tus problemas.-
- Selena …-
- ¿Qué?- Gruñó la morocha.
- En verdad te necesito.-
- No te entiendo. Dices que me amas, estas casado y te encamas con medio mundo.-
- El sexo y el amor, no siempre van de la mano.- Respondió encogiéndose de hombros.
- Sigo sin entenderte.-
- Estas celosa. Y no deberías, si quieres … puedes ser tú, la que me ayude a satisfacer mi apetito sexual, para mi sería lo mejor.-
- ¡Malfoy!- Siseó Snape.
- Solo soy sincero y le digo sus opciones.-
- ¡Lucius!- Gruñó la morocha.
- Recuerda mi oferta … podemos ser un trío.- Dijo el rubio riendo y Snape lo fulminó con la mirada. - Tranquilo Severus, no vas a quedar muy mal cuando te compare conmigo. Bajaré mi nivel.-
- ¡Lucius! Deja de decir idioteces.- Lo reprendió la morocha.
- Entonces … abrázame un rato.-
- Hazlo, así deja de hablar gansadas.- Le dijo Snape.
- Si, creo que es una buena idea.- Respondió la morocha y se acercó a Lucius para abrazarlo.

Nota de la autora:

Jeje, parece que tenemos un triángulo, cuadrado o que se yo, amoroso. Alecta y Selena están loquitas por Sevi. Lu, Draco y Sevi parecen loquitos por Sele.
¿Qué sentirán en realidad todos estos personajes?
Lu sigue desparramando sus encantos, en cuanta mujer se le cruza por el camino … (¿Encontrará algún día la horma de sus zapatos?)
¿Estará viendo Sevi a alguien para calmar su deseo, como lo piensa Lu?
¿Se imaginaban que Draco era el admirador secreto?
Jeje, me volví a enganchar un poco más con esta historia, ahora que tengo una mejor idea de hacia donde van los personajes … se me iluminó el coco. (Si supieran … jeje)


Hola Kia! amiga, cómo estás? Lamento mucho hacer sufrir a Lu, pero ... es inevitable. Las furias ... aún se van a quedar por un tiempito, así que mi pobre Sevi va a seguir sufriendo. El hombre del espejo ... jeje es un misterio.

Querida Kny! Ay, sí Lu sigue sufriendo, pero no se da por vencido, según dice el dicho persevera y triunfaras ... ¿Lo logrará Lu? ... mmm ... lo veo difícil, pero él no pierde las esperanzas.

Amiga Pixel! Si, Sele atrae los problemas como un imán, pero no siempre es culpa de ella ... casi, casi cae en la trampa de Megera, suerte que Sevi no le pierde pisada. Lu es un aparato, nunca se sabe con que va a salir ... ya veremos que pasa con este rubio endemoniadamente sexy. Como lamento lo de la encuesta ... me parecía tan interesante ... Sevi papá de un hermoso bebé, pero ni modo, el público ha hablado.

Besito a todas y espero que este capi les guste.
cuidensen mucho.

severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 8:10  | sele y sevi vers 2
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 05 de marzo de 2009 | 19:58
Kny: ja!!...sabia k draco keria algo con selena Vacilando

me sorprendio k ese fuera el primer beso de draco.....digo...k no los malfoy tienen su encanto y todo eso??.....en fin...eso no importa

por dios ese lucius ??...x lo menos se tuvo k haber acordado k sele iba a verlo ??.....

es verdad...? k hara snape para satisfacer sus deseos?
0.o

esta muy weno!!
espero el prox. capi!!
cuidate muxo...bye
Publicado por pixel
Viernes, 06 de marzo de 2009 | 16:25
Olaa!!!! No me imaginaba k Draco kisiera algo con Sele!! Me creia k su admirador secreto era Blaise!! En realidad Draco me da penita Llorica pero bueno a ver si se busca una buena novia xDD

Bueno y de verdad tu pensar?s k soy una guarrilla .... pero esQ me ase muxa gracia lo de "vamos a montar un trio" y la ultima parte del capitulo...vamos k no podia parar de reir... aunQe estuviera selena delante... pero yo creo k ya es mu grandecita pa saber esas cosas... xQ yo cuando tenia 12 a?os... sabia de todo xDD.

Espero k se solucionen las cosas...pues me voy, bss y cuidate!! =)
Publicado por kia malfoy
Viernes, 06 de marzo de 2009 | 20:25
OLA..MIJA..
wooww..!!
muy lindoo.. el capi...
mmm..lastima.. que mi Lu...
siga..sufriendoo....Llorica
buenoo.. algun.. dia sera..feliz..
mmm..kuidate..
muxoo..nena..!!
bzythoss..!!!
Publicado por kia malfoy
Domingo, 08 de marzo de 2009 | 21:07
OIE..
ME kEDE..
PICADA..
QUE hace..sevi. para..
quitarse..el deseo..
que no puede calmar.. con Sele..
apoko..si..anda.. con alguna.. otra..xica..
mmm..
mmm..
bueno..al fin hombres..!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.