Jueves, 05 de marzo de 2009

lucius malfoy

Disclaimer: esta es una historia que se basa en los personajes creados por la adorada J.K. Rowling. Sólo algunos son inventados por mí.

Pareja principal: Lucius Malfoy y Ariadna Bast.

Aclaraciones: Es una historia en un universo alterno. Harry Potter sigue siendo el niño que vivió, Sirius Black es su padrino pero no ha estado en Azkaban, todo lo contrarío, trabaja en el ministerio. He modificado las edades de varios de los personajes, por ejemplo Black y Lupin tienen 30 años y Malfoy 25, esto es para que no halla tanta diferencia de edad entre la pareja protagonista y a su vez esta relacionado con algo de la historia. Por ahora, Severus Snape no tiene previsto aparecer en la historia.
Básicamente se trata de romance, intrigas, drama, lo de siempre, narrada en primera persona por Ariadna.

Aclaración 2: en algunas partes del fic, va a haber un cambio en el narrador

Aclaración 3: ocasionales escenas lemon o de sexo explicito.

Capítulo 12: Juntos al fin.

Me sorprendió el pedido de Ardelia, lo nuestro siempre ha sido lisa y llanamente, puro sexo. A pesar de ello, traté de complacerla. Me tomé mi tiempo, recorriendo su cuerpo y besándola, acariciándolo como lo haría si estuviera con mi Ariadna … básicamente tuve que pensar en ella todo el tiempo para ser gentil. Imaginar que estoy con Ariadna me destruye, porque quizás … jamás pueda estar con ella de esta forma.
Ardelia se quedó dormida en mis brazos durante toda la noche, quisiera irme y regresar al castillo pero me pidió que me quedara a su lado … menudo lío en que me he metido.
- Lucius …-
- ¿Te desperté?-
- No … Te has quedado.-
- Tú me lo pediste.-
- No creí que fueras a cumplirlo.-
- ¿Qué te ocurre?-
- Deberíamos estar juntos … tú y yo.-
- Lo estamos.-
- Sabes a lo que me refiero …-
- Ardelia, yo …-
- Lo sé, no me amas. Yo tampoco te amo a ti. Es solo que … sería maravilloso que los dos pudiéramos correspondernos.-
- Quizás … no me gusta fantasear con algo que …-
- Lo sé … Debes tener cuidado.-
- ¿De qué hablas?-
- El señor Tenebroso es quien me ha enviado a buscarte.-
- ¿Qué desea? ¿Debo ir a verlo?-
- No. Me envió a obtener información tuya … se supone que tu punto débil es el sexo …-
- ¿Por qué me estas diciendo todo esto?-
- Porque aunque no te amo … me importas mucho.-
- ¿Qué es lo que deberías averiguar?-
- Sobre tu relación con la nieta de Bast. El informante le ha dicho a nuestro señor, que la has curado, pero al parecer la chiquilla te sigue despreciando.-
“Menos mal que Ari sabe actuar muy bien.” - Así es … le desagradan los de nuestro tipo.-
- Tú la amas.-
- No seas ridícula, ¿De dónde sacaste esa idea?-
- Gritaste su nombre cuando te corriste.-
“¡Maldición! No puede haber sido tan estúpido.” - ¿Qué harás?-
- Nada. No voy a decírselo a nuestro Señor.-
- ¿Por qué?-
- No quiero verte sufrir. Nuestro señor te atormentara y te hará unirte al espía para atrapar a esa chiquilla.-
- ¿Sabes quién es el espía?-
- No, solo sé que no es un miembro de la orden, pero que aún así es lo bastante cercano a todos ellos.- Me respondió acariciándome el rostro. - Debes tener cuidado, un paso en falso …-
- Lo sé, gracias … por todo.-
- Para eso están los amigos.-
- ¿Qué sucederá contigo?-
- No te preocupes … nuestro señor confía demasiado en mí. Creerá todo lo que le diga.-
- ¿Qué vas a informarle?-
- Lo mismo que el espía … que la mocosa te detesta y que no tienes nada que ocultar.-
- Ardelia …-
- Todo va a estar bien, no te preocupes. Lo único que yo deseo es que la guerra termine.-
- Yo también.-
- Debes volver al colegio. Recuerda tener cuidado.-
- Lo sé, lo tendré.- Le respondí y le di un suave beso en los labios. Me di una ducha rápida, me cambié y regresé al castillo.

- Albus, ¿Por qué me interrumpiste?-
- Lo lamento Sirius, no sabía que harías eso. Quería informarte sobre la situación del colegio … ya casi no quedan alumnos … por eso no vamos a necesitar a dos profesores de DCAO.-
- Bien, puedes enviar a Malfoy a una oscura y húmeda celda en Azkaban.-
- Sirius, sabes bien que no podemos hacer eso.-
- ¿Entonces?-
- Tú darás DCAO y le diré a Malfoy que enseñe pociones. Slughorn ha decidido marcharse, esta demasiado asustado con lo que esta ocurriendo. Si prefieres puede ser al revés.-
- Ni loco, ¿Quieres que haga volar el castillo? ¿No recuerdas lo desastroso que era en pociones?-
- Eso fue hace mucho tiempo.-
- ¡Derretí el piso de las Mazmorras!- Exclamé y Albus rió.
- Bueno, mi muchacho, todos cometemos errores.-
- ¡Albus!-
- Bien, bien. Darás DCAO, ahora solo debo buscar a Lucius he informarle sobre su nuevo nombramiento.-
- Debemos alejarlo de Ariadna.-
- Lo sé, pero él se ha asegurado de que eso no sea posible.-
- Es un maldito embustero.-
- No podemos estar seguros.-
- Ari … ella no debería …-
- Hablaré con ella.- Me prometió el director.

Me encontraba jugando al ajedrez mágico con los chicos en el Gran Salón, el sábado por la mañana. ¡Por Merlín! ¿Es qué nadie puede ganarle a Ron? Se le suben los humos …
- ¡Perdiste!- Me dijo a carcajadas.
- Engreído.- Le respondí.
- ¡Vamos Ari! Se una buena perdedora, no pongas esa cara.- Me dijo el pelirrojo.
- Mi turno.- Dijo Harry.
- Ariadna, ¿Podemos hablar?- Me preguntó el director.
- Sí profesor, por supuesto.-
- Ven, es mejor que hablemos en mi despacho.- Me dijo y lo seguí. Entramos en silencio, lo cual me da mala espina. ¿Qué habrá pasado ahora?
- ¿Profesor?- Le dije al sentarme.
- ¿Te sientes mejor?-
- Si, mucho mejor. Solo un poco cansada, pero Madame Pomfrey me dijo que tardaré un poco en sentirme bien del todo.-
- Me alegra mucho pequeña, que te encuentres bien.-
- Gracias. A mi me alegra haber podido salir de la enfermería.-
- Eres igual que Atilano. A él, había que hechizarlo para que se quedara.- Me dijo riendo.
- ¿A mi abuelo?- Pregunté sorprendida.
- ¿Nunca te ha contado nada?-
- No …-
- ¡Oh! ¡Sí!- Me dijo divertido. - Se accidentaba mucho durante los partidos de quidditch, no pasaba una semana sin visitar la enfermería.-
- ¡Ya veo!- Le dije sorprendida.
- Señor director … lamento interrumpir.- Dijo Hagrid.
- Hagrid ¿Qué sucede?-
- Será mejor que venga.-
- Esta bien, ahora voy. Ariadna ¿Puedes esperarme unos minutos aquí?-
- Si, por supuesto.- Le respondí.
- En ese estante hay algunos dulces, siéntete libre de tomar los que gustes.-
- Muchas gracias.- Le respondí feliz, adoro los dulces. El director y Hagrid se marcharon, así que no desaproveche el ofrecimiento y me levanté para tomar algunos … caramelos de limón, chocolate de limón, goma de mascar de limón … ¡Cielo santo! Este hombre es adicto al Limón. Tomé unos caramelos y me puse a dar vueltas por el despacho circular. Esta abarrotado de libros y estantes con objetos extraños … me acerqué a uno en particular, tenía una vasija pequeña … debe ser el pensadero del que nos habló Harry. No quiero ser curiosa, solo verlo un poco más de cerca …
¡Maldición! … esta brillando, ¿Y ahora que hago? Un extraño remolino salió de su interior, y pude escuchar la voz de una mujer …
- ¡Albus! No sé que voy a hacer.-
- Tranquila, encontraremos la forma de ayudarte.- Respondió el anciano director.
- No debí involucrarme de esta forma.-
- Narcisa, ¿Estás segura?-
- Sí, Albus. El bebé es de Sirius … he tomado la poción para no embarazarme cada vez que he mantenido relaciones con mi esposo. Madame Pomfrey lo confirmó, el bebé es sin dudas de Sirius. Si Lucius se entera …-
¿La esposa de Malfoy?
- Te protegeremos, regresa a la mansión Malfoy, busca tus cosas y regresa aquí. Te mantendremos a salvo, a ti y a tu bebé. ¿Ya se lo has dicho a Sirius?-
- No, aún no. Planeaba decírselo esta noche.-
- Muy bien, podrás decírselo cuando estés a salvo.-
- No podré continuar con mi trabajo de espía. No podré seguir obteniendo información de Lucius.-
- Eso no importa ahora, solo importa tú bienestar y el de tu bebé.-
- Mi bebé … de Sirius y mío, nunca creí que pudiera ser tan feliz.-
- Debes apurarte Narcisa, debes ir por tus cosas y regresa lo antes posible.- Dijo el director y el recuerdo desapareció.
No era el hijo de Lucius … era de Sirius … ¿Lu lo sabrá? No sabía si debía quedarme o salir corriendo. Escuché los pasos en la escalera y me senté en la silla con cara de “Aquí no pasó nada” y comí el caramelo.
- Lamento la tardanza pequeña.-
- No hay problema, me agarré unos cuantos caramelos.-
- Muy bien, ¿En qué estábamos? ¡Ah, sí! Quería hablar contigo sobre el profesor Malfoy.-
¡Genial! Mi vida gira entorno a él. - ¿Qué sucede?-
- ¿Atilano te ha explicado lo que ha pedido a cambio de curarte?-
- No, Malfoy me dijo … que debo pasar tiempo con él.-
- Profesor Malfoy, pequeña. Si así es … ¿Te molesta?-
- No tengo opción.-
- ¿Preferirías que pudiéramos alejarlo de ti?-
¿Qué contesto? Si digo que sí … lo envían directamente a Azkaban, si digo que no, Lu se va a enojar conmigo. - No necesariamente, no ha sido malo conmigo. Bueno, sí al principio, pero ahora me trata mejor.- Respondí encogiéndome de hombros.
- Veo que te agrada.-
- Salvo que es un mortífago, asesino y torturador, supongo que por lo demás sí.- contesté y el director se echó a reír.
- Pequeña, eres increíble. Bien, entonces dejaré que seas tú quien decida que hacer con el Profesor Malfoy. Es tu decisión permanecer o no, cerca de él.-
- Bueno …- Le dije, ya que no sabía que debería responder.
- Ya puedes regresar al torneo.-
- No tiene sentido, Ron nos aplasta a todos.- Sentencié con una carita de tristeza que ocasionó que el director se echara a reír nuevamente. Me despedí y salí del lugar.
No sabía que hacer, pero no podía quedarme sin decirle a Lu lo que había visto. Caminé a su oficina y golpee la puerta, pero no hubo contestación. Esperé unos segundos y volví a golpear, cuando alguien me sujetó por detrás.
- ¿Qué haces por aquí?-
- Profesor Malfoy, quería hablar con usted.-
- Muy bien, pasé.- Me respondió muy serio. Entramos a su oficina y él se quitó la capa, ¿Me preguntó en dónde anduvo? Seguía muy serio, parecía molesto conmigo.
- ¿Está enojado?- Le pregunté, sin poder evitar regresar a hablarle como al principio.
- No deberías venir tan seguido a verme.- Siseó furioso.
- Lo siento, solo quería hablar con usted.- Le dije bajando la cabeza.  Se levantó y se acercó a mí. Tomó mi rostro en su mano y me obligó a mirarlo.
- Ari, lo siento. No quise ser tan rudo contigo, no estoy enojado con vos.-
- Esta bien, lo entiendo.- Le respondí sin mirarlo a los ojos.
- Veo que te has enojado nuevamente conmigo.- Me dijo con un tono de voz dolido.
- No es nada. Prometo no volver.-
- Tonta … Es solo que … me he enterado que el espía ya le ha dicho al señor oscuro que te he curado.- Me explicó y sin poder evitarlo me arrojé a sus brazos.
- ¿Te encuentras bien? ¿Te lastimó?- Le pregunté angustiada y él me devolvió el abrazo.
- Estoy bien, aún no me ha llamado. Fue … alguien que conozco el que me aviso sobre eso.-
- No debiste curarme.-
- ¡No digas eso!- Me gruñó. - Si no lo hubiera hecho … a esta altura estarías muerta.-
- Y tú estarías a salvo.-
- Estaría agonizando del dolor por haberte perdido.- Me dijo mirándome a los ojos. - Eres muy importante para mi, nunca lo olvides.- Agregó firmemente, ocasionando que mi corazón se acelerara hasta parecer un caballo de carreras desbocado.
- Yo …-
- ¿Qué?- Me preguntó dulcemente, acariciando mi rostro.
- El director habló conmigo … sobre si quería estar a tu lado o no.-
- ¿Qué le dijiste?- Me preguntó frunciendo el seño.
- Que no tenía muchas opciones, pero que no me molestaba demasiado. Me dijo que es decisión mía estar o no junto a ti.-
- Ya veo.-
- No es eso lo que quería contarte …-
- ¿Qué ocurre? ¿Black ha vuelto a molestarte?-
- No, no he visto a Sirius. El director tuvo que marcharse por unos minutos y me quedé sola en su despacho, anduve curioseando un poco y … vi un recuerdo, en su pensadero.-
- ¿Un recuerdo?- Me preguntó confundido.
- Sobre una mujer … llamada Narcisa …- Le dije y él se sorprendió.
- ¿Mi esposa?-
- Si … ella le pedía ayuda a Dumbledore para esconderse … de ti, porque estaba embarazada … y el bebé …-
- ¿Qué? No tengas miedo, no voy a lastimarte.- Me dijo, interpretando erróneamente mi temblor y mis nervios. Lo que me preocupa es lastimarlo a él.
- Lo sé … es solo que …-
- Dime que más escuchaste.-
- El bebé … no era tuyo … era de Sirius.-
- ¿Estás segura?-
- Ella dijo que había tomado una poción cada vez que …-
- Ya veo.-
- Madame Pomfrey le confirmó que el bebé era de Sirius.-
- Debí imaginarlo.-
- ¿No lo sabías?-
- No, creí que … creí que era mío.-
- ¿Te encuentras bien?- Le pregunté acariciando su rostro.
- Lo estoy, no es nada.-
- No quise … remover cosas tan horribles de tu pasado.-
- No te preocupes, Ari. Estoy bien. Quizás … deba ser sincero contigo, en muchas cosas.-
- ¿Sincero? ¿En qué?-
- Me creerías si te contara algo …-
- Sabes que sí, confío en ti.-
- Yo no asesiné a Narcisa … Su hermana Bellatrix la descubrió reuniéndose con su amante. Yo ya sabía de su relación con Black, pero no hice nada para impedirla, la verdad es que no me interesaba. Pero cuando Bella se enteró … considero la actitud de su hermana como un agravio a su familia. Las mujeres no pueden tener amantes, lo prohíben las normas de la familia Black. Así que me buscó y me dijo que deberíamos ponerle un fin a esa situación, yo le dije que a mi no me importaba. Pero ella estaba furiosa, Narcisa había manchado el nombre de su familia y debía pagar las consecuencias. Cuando mi esposa regresó … Bella la enfrentó, y tomó en sus propias manos la restitución del honor de su familia … asesinó a su propia hermana y al bebé que llevaba dentro. Él cuál creí que era mío, como debía ser yo el que recuperara el honor, Bella me dijo que digiera que había sido el que llevo a cabo el trabajo.-
- Entonces … todos estos años … ¿Has llevado la carga de decir que habías matado a tu esposa, y eras inocente?-
- Así es, ¿Me crees?-
- Por supuesto que sí.- Le respondí y lo abrace. - Has sufrido mucho, siendo repudiado por las personas que te consideran el responsable de la muerte de tu esposa.-
- Nunca me importó lo que las personas pensaran de mi … solo me preocupaba lo que una sola persona pensara.-
- ¿Quién?- Le pregunté.
- Tú, solo me importa lo que tú piensas de mi.-
- Lucius …- Le dije acariciando su rostro.
- Ari … eres mi mundo entero …-
- ¿Qué quieres decir?- Le pregunté, no sé porque siento que quiere decirme algo más y no lo hace.
- Yo … Es tan difícil.-
- No veo porque, no voy a comerte.- Le dije y se rió.
- Eso es verdad, pero puedes hacer algo peor … alejarte de mí para siempre.-
- No seas tonto, no voy a hacer eso.-
- ¿Lo prometes? ¿Sin importar lo que tengo que decirte?-
- Lo prometo, en serio.-
- Sé que vos … jamás podrás sentir lo mismo, pero …- Me dijo y se quedó callado por largo rato.
- ¿Qué? ¿De qué me estas hablando?- Le pregunté al ver que solo me miraba y no continuaba. No lo entiendo, necesito un traductor. Este hombre me va a volver loca.
- Ari … yo nunca podré dejar de ser un mortífago.-
¡Ah! Era eso. - Sabes que eso no me importa, porque sé que no quieres lastimar a nadie.-
- Podrías …-
Lo miraba, no sé que quiere decirme. - ¿Lu? ¿Qué sucede?- Me sonrió al escuchar su nombre.
- Necesito decírtelo … Yo te amo Ariadna.- Masculló al fin.
Me quedé helada, no podía creer lo que acababa de decir. Si esto era un sueño, no quería despertar jamás. Se alejó de mí, pero lo detuve sujetándolo del brazo.
- Lo siento, no debí decírtelo.- Me dijo mirando hacia otro lado.
No sabía que decir, las palabras no me salían. - ¡Lucius!- Exclamé y me arrojé a sus brazos. Él se sorprendió. - Yo también te amo, te amo más que a nadie en este mundo.-
- ¿Lo dices en serio?- Me preguntó atónito.
- Claro que sí, pero …-
- ¿Qué?- Inquirió, apartándose un poco.
- Esa mujer …-
- ¿Cuál?- Preguntó confundido.
- Esa mujer … a la que amabas …-
- ¿No lo habías entendido?-
- ¿Entender?-
- Yo … estaba hablando de ti.-
- ¿Qué?- Le pregunté sorprendida. - Vos dijiste que te habías casado, porque no podías estar con ella.-
- Así es. Tenía dieciocho años cuando contraje matrimonio, tú solo tenías ocho.-
- No entiendo. Nos conocimos cuando yo tenía once.-
Él rió. - Corrección: Tú me conociste cuando tenías once, yo te conozco desde que tenías cuatro años.-
- ¿Qué? ¿Cómo?- Estoy segura que si hubiera visto a alguien como él antes, no lo hubiera olvidado.
- Cuando cumplí catorce años, me convertí en un sirviente del señor oscuro. Mi padre me indujo a ello. El señor tenebroso me dio una misión … vigilar y obtener información de la nieta del jefe del departamento de aurores y de sus allegados. La primera vez que te vi … estabas jugando en el patio del jardín de infantes con Potter y Jefferson. Te reías tanto … y en ese momento pensé ¿Cómo alguien podría querer lastimarte?-
- Pero … ¿Cómo es que nadie te vio? Sé que había aurores cuidándonos, aunque en aquél entonces, creía que eran guardaespaldas muggles.-
- Es fácil … un chico de catorce años no llama la atención, por eso me dio ese trabajo a mi.-
- Dudo mucho que no llamaras la atención, si te veías como ahora.- Le dije sonrojándome y se echó a reír nuevamente.
- Tú ni siquiera me recuerdas.-
- ¿De qué hablas?-
- Un año más tarde … te quedaste sola en el patio cuando sonó la campana. Jugabas en el arenero y al darte cuenta de que todos se habían ido, te levantaste apurada y tropezaste … te caíste y te hiciste unos cortes en la mano y en la rodilla, llorabas mucho y estabas asustada por la sangre. No pude quedarme sin hacer nada … no soportaba verte llorar. Así que me acerque y te dije que era un mago, curé tus heridas y me sonreíste. Y para mi sorpresa, te me arrojaste encima y me diste un beso. En ese momento …-
- ¿Qué?-
- No sabía como … pero me robaste el corazón, no pude dejar de pensar en ti. Sé que es una locura, tú solo tenías cinco años, pero … nunca nadie había sido tan dulce conmigo … A partir de ese momento, juré que no dejaría que nadie te lastimara.-
- ¡Fuiste tú!- Exclamé, recordando.
- ¿Me recuerdas?-
- Creí que había sido mi imaginación o un sueño. Pensaba que eras un príncipe o algo así … tenías el pelo corto y estabas vestido como un muchacho muggle. Yo no sabía que existía la magia, así que creí que no había sido real.-
- No puedo creer que me recuerdes … eras tan pequeña. Cuando te vi en la entrada de Gringots, no pude contenerme, quería que me vieras, que supieras que yo existía y por eso me acerqué a saludarlos. Aunque sabía que tu abuelo me detestaba.-
-¡Lucius!- Le dije y lo abracé de nuevo. - ¿Por qué no me lo dijiste, esa noche en tu casa?-
- No sabía si yo te agradaba, parecía todo lo contrario. Con lo que te había contado … creí que te habías dado cuenta de que hablaba de vos y que te desagradaba tanto la idea de que un mortífago te quisiera que …-
- No era eso, en verdad pensaba que hablabas de otra mujer. No había forma de que supiera de que te referías a mi. Después de todo, creía que la primera vez que nos habíamos visto fue en la entrada del banco.-
- Ese fue mi error, no debí hablar a medias. Pero te veías tan molesta.-
- Y lo estaba. No soportaba la idea de que quisieras a otra, me dolía mucho …-
- Lo siento amor.- Me dijo y me besó. Cielos, creí que me desmayaría al sentir sus labios sobre los míos. En mi estómago revoloteaban cientos de mariposas, este beso fue mágico, como siempre creí que se sentiría el primer beso.
- Debemos decirle la verdad a mi abuelo.- Le dije cuando nos separamos.
- Ya lo hice. Le dije que quería casarme contigo …-
- ¿Qué te dijo?-
- Que no quería ver a su nieta con un mal nacido como yo.-
- ¡Oh! ¡Lu! Lamento lo que te dijo mi abuelo.-
- No te preocupes, la decisión es tuya. Es por eso que inventé la excusa de que te desangrarías si te apartan de mi.-
- ¿Qué va a suceder ahora?-
- Todo depende de ti. Si quieres o no, estar conmigo.-
- Claro que quiero estar contigo, es lo que he soñado desde que te conocí. Pero mi abuelo y la orden y …-
- Ellos no importan, solo importamos tú y yo. Pero si vamos a estar juntos, hay ciertas reglas que tenemos que seguir.-
- ¿Reglas? ¿No quieres … estar conmigo?-
- Ariadna, te amo. Toda mi vida soñé con estar contigo, pero … en estos momentos hay muchas cosas en juego y  …-
- ¿Cuáles son las reglas?- Lo interrumpí, no vaya a ser que se arrepienta.
- Primero y la más importante: Nuestra relación debe ser lo más secreta posible.-
- Esta bien, pero Tonks y Hermy …-
- Ellas pueden saberlo, hace mucho que saben que somos amigos y el señor tenebroso tiene una idea diferente, por lo tanto no son las espías.-
- ¿Y mi abuelo?-
- Aunque le digas que nos amamos, jamás confiará en mi.-
- Pero entonces … ¿Cómo podremos estar juntos?-
- Por la mentira que le dije, no tiene otra opción que permitirme estar a tu lado.-
- ¿Cuáles son las otras reglas?-
- Número dos: Siempre debes ser sincera conmigo, sin importar que sea.-
- No me gusta esa regla.-
- ¿Por qué? ¿Piensas mentirme?-
- No, quiero que sea para los dos, quiero que vos también seas sincero conmigo.-
- Esta bien, lo prometo. Regla número tres y es muy importante … quiero que me prometas que sí algo llegara a pasarme, vos siempre serás la persona dulce y feliz que conozco.-
- Lucius, eso no es justo. No puedo prometerte algo así.-
- No quiero que sufras si algo me pasa. Estoy en una línea muy fina y cualquier error puede ser fatal y no deseo que te pases el resto de tu vida lamentándote por mi.-
- Tonto … si no fuera así, sería porque en realidad no me importarías tanto, porque en verdad no te amaría.-
- Ari …-
- ¿Tú podrías ser feliz si algo me sucediera?-
- ¿Olvidaste lo que te dije? ¿Qué agonizaría de dolor por perderte?-
- Esto es un sueño.- No puede ser real, él no puede amarme. Se rió.
- Sí fuera un sueño, para ti debería ser una pesadilla.-
- Te equivocas, sería el mejor sueño de mi vida.-
- No es un sueño, te lo aseguro.- Me respondió y muy lentamente me besó con suaves movimientos. Dedicándole tiempo a cada uno de mis labios y jalándome hacía él. Su cuerpo era como un imán para mi y sus brazos rodeándome, me hacían sentir en el paraíso.

Nota de la autora:

Chicas, al fin se han aclarado las cosas entre los protagonistas … Kia Malfoy seguramente serás feliz con este capi, por fin Lu consigue una chica, jeje, ya era hora. Ahora queda ver como lograran mantener a flote su relación.
¿Se enterará Sirius?
¿Quién es el espía?
¿Ardelia le dirá la verdad a Voldy?

Hola Lau Snape! cómo estas? gracias por la paciencia, este capi es un poquito más largo pero no mucho. y ay ... la semana que viene tal vez no actualice todas las historias, porque el 17 rindo un final y no tengo mucho tiempo para escribir ... así que pido más paciencia ... jeje, si siguen así terminaran siendo monjes budistas, con tanta paciencia.

besitos a todas y buen fin de semana.

severus snape, lucius malfoy



Tags: lucius malfoy, fanfic, fics, drama, romance, lemon

Publicado por miakayuki2006 @ 8:23  | el principe de ojos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por lau snape
Jueves, 05 de marzo de 2009 | 13:44
jajaja yo de monje?? lo dudo xdxd m encnato el capi x fin ari y lu !!! jaja suerte y wena semana!!!
Publicado por kia malfoy
Viernes, 06 de marzo de 2009 | 22:24
oLa..mIakA..
MMMM... ADORO.. ESTE CAP... Amor
ES vdd... lindoo..que mi Lu...sea feliz...
xD..
que no diga nada..Ardelia..!!!
Y que.. LU.. y aRi.. seAN..felICes...!!!
GrAX.. neNa..
kUidatE.
BzyTHos..
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.