Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Personajes principales: Selena, Severus Snape y Lucius Malfoy.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 32: Demonios.

Lucius alzó a la pequeña para entrar a la habitación.
- Cierra los ojos.- Dijo el rubio  y la morocha lo obedeció. Malfoy abrió la puerta y caminó hasta la enorme cama con dosel, se sentó con la joven a upa y le dijo … - Ya puedes abrir los ojos.-
Selena abrió lentamente sus ojos y se quedó muda al contemplar el enorme lugar. Tranquilamente la casa de sus padres muggles podía caber en esa habitación, el techo se encontraba muy elevado, surcado de estrellas y pequeños ángeles. Lucius lo había hechizado de forma similar al techo del Gran Salón de Hogwarts. El lugar estaba decorado en tonos pasteles, había un enorme escritorio con varios cajones a los costados y un placar que iba de pared a pared.
- ¿Te gusta?- Preguntó Lucius temeroso, ya que la joven no decía nada.
- Es perfecto.- Dijo casi sin aliento. - ¡Gracias Lu!- Agregó abrazándolo con todas sus fuerzas.
- Vamos, ve a recorrer.- Le dijo, alentándola. Selena se levantó y lo tomó de la mano para que la siguiera. El adulto, la rodeó por la cintura y caminó pegado a ella, viéndola sonreír y esperando que esto fuera suficiente para que lo perdonara. La morocha abrió las puertas del enorme placar y casi entra en shock, al ver la cantidad de vestidos que había colgando, parecía el armario de una Barbie princesa.
- Lu …-
- Si no te gustan los podemos cambiar.-
- ¿Cambiarlos? Si son hermosos.-
- Selena … ¿Me perdonas?- Preguntó inseguro Malfoy.
- Sabes que te quiero mucho, aunque me enoje.- Le respondió abrazándolo.
- Aún no me perdonas.-
- Sí Lu, te perdono, pero no vuelvas a hacer una tontería como esa.-
- Sabes que solo quería …-
- Cuidarme, lo sé. Pero tengo que enfrentar las cosas, no puedo huir o tratar de fingir que no sucedieron.-
- No quería verte sufrir.-
- Lo sé, pero son las cosas que nos hacen madurar.-
- Supongo, que a mi me falta madurar bastante.-
- Yo diría que un poco.- Respondió la morocha con una sonrisa y sentándose en la cama, Lucius la siguió y se sentó a su lado.
- Te amo.- Dijo el rubio y se acercó muy lentamente. Sin poder contenerse, la besó tiernamente, sujetándola por la cintura y atrayéndola hacía él. Selena no podía resistirse, una parte de ella siempre quedaba embobada al estar tan cerca de él. Paulatinamente, el rubio se fue recostando, besándola mientras recorría con suaves caricias su cuerpo. Deslizó su mano bajo la remera de la morocha, para acariciar su abdomen, esa piel suave y calida que hacía que la deseara aún más. Amoldó su cuerpo y la besó en el cuello, mientras frotaba su erección, tratando de satisfacer el deseo que lo embargaba. No podía evitarlo, las cosas se le iban de las manos cada vez que estaba con ella.
- ¡Lu …!- Gimió la morocha, cuando él le mordisqueó el lóbulo de la oreja.
- Lo siento.- Se disculpó, alejándose. Selena estaba sonrojada y con la respiración acelerada. Lucius trataba de no mirarla porque sino, no podría evitar arrojarse nuevamente sobre ella.
- Esta bien … nos dejamos llevar.- Respondió la morocha, pero él sentía que la estaba manipulando.
La cena transcurrió tranquilamente. Salvo por el hecho de que Draco trataba de llamar la atención de la morocha de cualquier forma, pero sin tener éxito. Al terminar la sobremesa, cada cual se fue a su correspondiente habitación. Selena se estaba quedando dormida, cuando alguien golpeó la puerta.
- Adelante.-
- Hola …- Dijo Lucius nervioso. - Yo … ¿Estabas dormida?-
- No, aún no.- Respondió y él se acercó hasta la cama. - ¿Ocurre algo?-
- Quiero dormir contigo.- Barbotó como si fuera un niño pequeño y avergonzado.
- Eres terrible.- Le dijo la morocha sonriendo. - Esta bien.- Agregó y se hizo a un lado.
- Selena …- Pronunció el rubio a escasos centímetros de su rostro. - Gracias por hacerme tan feliz.-
- Te conformas fácilmente.-
- Sabes que no es verdad. Nunca me sentí tan querido, como me siento estando a tu lado.-
- Eso es porque te quiero mucho.-
- Y yo a ti.- Respondió Malfoy jalándola hacía él. La morocha se acurrucó contra el fuerte cuerpo del rubio y se quedó dormida a los pocos minutos. - Te amo Selena, desearía hacerte mía.- Susurró tiernamente y se quedó dormido.
Con los primeros rayos de la mañana, Lucius despertó. Se sentía muy feliz, quizás más feliz de lo que se había sentido en toda su vida. No era la primera vez que dormía con la morocha, pero sí la primera vez que no debía preocuparse porque alguien lo sorprendiera en la cama a su lado. La miró con ternura y no pudo evitar reírse al darse cuenta de cómo estaban. Él estaba boca arriba y rodeaba a la joven con sus brazos, mientras que ella lo aferraba por la cintura, con su rostro sobre el pecho del adulto y una de sus piernas entre las de él. Parecía que fueran un par de enamorados que habían pasado una larga noche juntos. El ruido de una aparición desvió su atención.
- Amo, el desayuno ya esta listo.- Chilló un elfo.
- ¡Silencio!- Siseó el adulto, fulminando al elfo con la mirada. - Vas a despertarla.-
- Lo siento amo, pero usted …-
- Márchate, iremos cuando tengamos ganas.- Gruñó y el elfo se desvaneció. El ruido de la desaparición despertó a la morocha.
- Uhm …- Dijo media dormida.
- No es nada, vuelve a dormir.- Susurró Lucius, acariciándole el rostro.
- ¿Qué pasó?-
- Uno de mis elfos, vino a avisar que el desayuno esta listo.-
- ¿Aquí también tengo que levantarme temprano?-
- Claro que no, esta es tu casa y te levantaras cuando tengas ganas.-
- Gracias … ¿Un elfo? Creí que solo tenías a Dobby.-
- No, la mansión Malfoy es lo suficientemente enorme como para que varios elfos trabajen aquí. Tengo diez elfos, bueno, ahora solo nueve.-
- Ya veo …- Dijo la morocha bostezando y percatándose de cómo estaba aferrada al rubio, se sintió incómoda por unos segundos, pero luego se relajó. Lucius la hacía sentir segura y tranquila. El rubio le acariciaba la espalda suavemente, provocando que comenzara a quedarse dormida otra vez. Al cabo de unos minutos, dormía profundamente con una sonrisa.
- Vas a volverme loco …- Susurró el rubio, viéndola sonreír. Estaba demasiado tentado por la situación y deslizó su mano por debajo del camisón de la joven, subió lentamente hasta alcanzar los senos. Pasó su mano por debajo del corpiño y acarició suavemente uno de ellos hasta que se endureció. Apretó la punta delicadamente con sus dedos y la morocha gimió dormida. Lucius se avergonzó por lo que estaba haciendo y le acomodó rápidamente la ropa.
“¡Idiota! Ella confía en mi, ¿Cómo puedo estar haciéndole esto?” Pensaba el rubio que en esos momentos deseaba lanzarse la maldición cruciato, para castigarse por semejante atrevimiento. Se removió en la cama y el movimiento despertó a la morocha.
- ¿Lu?-
- No pasa nada, solo … iba a levantarme.- Respondió apenado. Pero el tono de su voz y su obvia incomodidad, preocuparon a la joven.
- ¿Sucedió algo?-
- No, nada … ¿Qué podía haber pasado?-
- Lu … ¿Te encuentras bien?- Le preguntó, acariciándole el rostro.
- No realmente.-
- ¿Qué te ocurre?-
- Tú.- Respondió sonrojándose.
- ¿Eh?-
- No puedo controlarme cuando te tengo cerca.-
- ¿De que hablas?-
- Te deseo mi amor.- Le respondió mirándola intensamente, ocasionando que ella se sonrojara. Le costaba tanto ordenar sus pensamientos cuando él la miraba de esa forma, que a veces temía no poder resistirse a lo que le decía.
- Lu … yo …- Trataba de decir, mientras ordenaba sus pensamientos.
- Lo sé …- Dijo Malfoy y la besó suavemente. - Es mejor que nos levantemos, no quiero hacer algo que luego no puedas perdonarme.-
- Sé que nunca me harías daño.-
- Eso espero, porque nunca podría soportar el dolor que me causaría haberte lastimado.-
- Tranquilo … no eres malo.-
- No me conoces lo suficiente.-
- Eso crees tú.- Dijo la morocha y él la besó nuevamente. Se levantaron minutos después y cada uno se fue a un baño diferente para arreglarse. Selena luego fue al salón principal, donde Draco y Narcisa acababan de acomodarse.
- Hola cariño.- La saludo la mujer.
- Buenos días.- Le respondió la morocha con una sonrisa y se sentó a su lado, bien alejada de Draco.
- Sele …- Dijo el joven rubio, pero ella lo ignoró. No entendía porque estaba siendo tan cruel con él, si después de todo sabía que no estaban enamorados. Draco bajó la mirada y apretó los puños con fuerza para no llorar. Lo estaba destrozando el hecho de que ella no le hablara, ni le sonriera y mucho menos lo abrazara. La necesitaba tanto y la había perdido por una estupidez. Había besado a Lavander un par de veces, porque ella se había ofrecido de manera demasiado regalada y no había podido rechazarla. Después de todo, era lo que se esperaba de un Malfoy, ser un gran amante y tener varias mujeres, pero había tenido que pagar el precio y fue uno demasiado caro.
Lucius llegó instantes después con su pelo húmedo y viéndose terriblemente sexy. Se sentó frente a la morocha y le sonrió como un niño que ve una dulce golosina. Narcisa bufó ante la inmadurez de su marido y la de su hijo. Luego del desayuno, el correo llegó. Una lechuza canela se posó frente a Draco, tomó el sobre y frunció el seño al ver quien la enviaba.
- ¿De quien es?- Preguntó Narcisa al ver la expresión de su hijo. El rubio miró a la morocha y …
- De nadie.- Respondió y Lucius le quitó el sobre para ver quien lo enviaba.
- Ya veo … este nadie se llama Lavander Brown.- Gruñó el adulto. - Mantén las cartas de tus amantes lejos de la vista de los demás.- Agregó siseando el adulto y miró a la morocha.
- Es tú culpa, debiste enseñarle mejor.- Gruñó Narcisa.
- ¡Cállate!-
- De tal palo, tal astilla.- Dijo la mujer y se levantó. Draco también se marchó molesto y dolido porque Selena no lo miraba. Mientras que la morocha se sentía incómoda, definitivamente, los Malfoy distaban mucho de ser una familia.
- ¿Estas bien?- Le preguntó la joven a Lucius.
- ¿Yo? Eres tú la que me preocupa.- Dijo el rubio confundido y la morocha rió.
- Estoy bien, pero nada de esto hubiera pasado si no me hubieras borrado mis recuerdos.-
- ¿Explícame, por qué saliste con mi hijo?-
- Para ser sincera … no lo sé. Me sentía confundida y Draco insistió tanto que … no pude decirle que no. Es bonito, no voy a decir que no lo es, pero …-
- No lo amas, ni estas enamorada de él.-
- Así es.-
- ¿Puedo saber por qué sigues furiosa?-
- Supongo que no puedo perdonar la infidelidad, aunque sé que no lo quería de esa forma. Me molestan los engaños.-
- Lo siento …- Dijo Lucius.
- No lo dije por eso.-
- Te engañé borrándote tus recuerdos.-
- Lo hiciste para protegerme, no para esconder algo que tú hayas hecho mal. Es una gran diferencia. Por eso pude perdonarte más rápido que …-
- A Draco y a Severus.-
- Así es, a ellos aún no los perdono y sobre todo a Sevi.- Decía la morocha cuando un búho gris se paró frente a ella. Dejó una carta y se marchó. El sobre tenía estampado el emblema de Slytherin, por lo que Selena no tuvo ningún inconveniente en saber quien lo mandaba. Lo abrió lentamente y leyó …
“Selena.
Sé que en estos momentos, poco ha de importarte mi vida o lo que siento. Entiendo que me lo tengo bien merecido, pero no quería marcharme sin decirte nada. Escuché acerca de algo que puede alejar a las furias definitivamente y mañana emprenderé un largo viaje. Quizás, si tengo éxito y cuando regrese … podremos hablar, aunque sea unos segundos.
Amor, te extraño con toda mi alma … nunca creí que alguien pudiera llegar a importarme como tú.
Te amo y siempre seré tuyo.
Severus.”
- ¿Selena?- Preguntó el rubio, viéndola llorar.
- Se va.- Gimoteo la morocha.
- ¿Severus? ¿A dónde?-
- No dice. Se va mañana, para buscar algo para alejar a las furias.-
- Ya veo … ¿Quieres verlo?-
- No sé, yo …-
- No permitas que se marche así. Les hará daño a los dos. Lo llamaré y podrás hablarle en mi despacho, ¿Qué opinas?- Le preguntó, acercándose a ella y acariciándole el rostro, para secarle las lágrimas.
- Esta bien.- Respondió tratando de tranquilizarse.
- De acuerdo, iré a buscarlo.-
- Lucius …- Lo llamó, sujetándolo del brazo. - Gracias.-
- Sabes que te amo, y solo quiero verte feliz. Aunque sea junto a ese idiota.- Respondió, encogiéndose de hombros y se marchó a buscar a Snape. Al cabo de unos instantes regresó. - Te espera en mi despacho. Puedes hablar con él todo lo que quieras, nadie va a interrumpirlos.- Le dijo, mientras la acompañaba al otro extremo de la mansión.
- Gracias.- Le dijo, dándole un beso.
- Vamos, ve. No quiero que Severus se desmaye por la espera.- Dijo burlón y se marchó. Selena abrió la puerta lentamente, mientras su corazón daba saltos en su pecho.
- Selena …- Dijo Severus. Se lo veía bastante demacrado, había ido desmejorándose día a día, desde que se habían peleado.
- Hola …- Respondió entrando y cerrando la puerta.
- Lucius me dijo … que querías hablar conmigo.- Barbotó Severus sin saber como actuar. Tenía tantas ganas de acercarse a ella y tomarla entre sus brazos y no dejarla ir jamás.
- Si, yo …-
- Selena …- Dijo el morocho, mientras se miraban mutuamente y sin saber que decir. - Esta bien, será mejor que me marche.-
- ¡No! ¡Espera!- Exclamó la morocha, corriendo hacía él y arrojándose a sus brazos. - No te vayas.-
- Amor …- Respondió aferrándola con fuerza. - ¿Aún me quieres?-
- Sabes que sí, de lo contrarió no estaría tan enojada contigo.-
- Lamento haberte engañado, sé que …-
- No quiero hablar sobre eso, aún no.-
- Lo siento.-
- ¿A dónde vas?-
- Escuché algo acerca de cómo detener a las furia en el lejano oriente, e iré a investigar.-
- Me gustaría ir contigo.- Dijo la morocha sonrojándose.
- A mí también me gustaría. Pero lo mejor es que te quedes con … Lucius. No sé que tan peligroso pueda ser el viaje.-
- Promete que estarás bien.- Le apremió angustiada.
- Regresaré a tu lado, lo prometo.-
- ¿Sano y salvo y de una pieza?-
- Sí, volveré entero. Más ahora que sé que aún te importo.-
- Claro que me importas, no quiero que nada malo te suceda.- Respondió acariciándole el rostro.
- ¿Vas a perdonarme?-
- Sabes que a la larga, será así.-
- No estoy tan seguro, esta vez metí la pata hasta el fondo.-
- También fue culpa mía. Sino te hubiera dicho que nunca te perdonaría si estuvieras con otra, me lo habrías contado y quizás las cosas hubieran sido diferentes.-
- ¿Tú crees?-
- Probablemente le hubiera dado una piña a la furia en cuanto la viera.- Respondió sonrojada.
- Lo dudo mucho, eres demasiado dulce para andar a los golpes.-
- Por ti lo haría.-
- Selena …- Le dijo, acariciándole el rostro.
- Aún te amo, Sevi.- Dijo la morocha, viendo la enorme tristeza del adulto.
- Y yo a ti.- Le respondió el morocho y la besó con mucha ternura, mientras ella lo aferraba con fuerza. - Haré las cosas mejor, cuando regrese.-
- ¿Y si mejor te quedas?-
- No, quiero acabar con esto de una buena vez. Quiero estar a tu lado sin secretos ni contratiempos y sobre todo, sin terceros.-
- No creo que la furia vaya a estar de acuerdo.-
- Me importa una mierda lo que ella quiera.-
- ¿La has vuelto a ver?-
- Eso es lo que ella desea, pero no se me ha acercado desde que me le enfrente por haberte atacado.-
- Ya veo …- Dijo sonriendo.
- ¿Qué?-
- Que ahora eres solo mío.-
- Siempre lo he sido.-
- No del todo.-
- Amor, yo …-
- Esta bien, lo entiendo.-
- No realmente.-
- Eres hombre, tienes … ciertas necesidades y …-
- Solo te quiero a ti.- Le dijo acariciándola nuevamente y ella lo abrazó.
- Lo sé … Sevi …-
- ¿Si?-
- ¿Has oído hablar de Habondia?-
- Sí, es la reina de varias criaturas y seres mágicos.-
- Es la reina de las furias …-
- Sé lo que estas pensando, pero no la puedo invocar.-
- ¿Por qué no?-
- Soy solo un mago. Habondia solo responde al llamado de las criaturas a las cuales gobierna, ¿Dónde escuchaste su nombre?-
- Eso no importa, no sirvió.-
- Estaré bien, lo prometo. Vendré a verte en cuanto regrese.-
- ¿Vas a escribirme?-
- Lo intentaré pero no te garantizo nada.-
- Trata, ¿Si?-
- Esta bien.- Respondió y la besó nuevamente para luego marcharse. Selena salió del despacho y a unos pocos metros, Lucius la estaba esperando.
- ¿Te encuentras bien?-
- Eso creo …-
- ¿Se amigaron?-
- Algo así, aún no le perdoné del todo pero … vamos encaminados.-
- Ven …- Le dijo, extendiendo sus brazos y ella se acurrucó contra él. - Estará bien, Severus es un hueso duro de roer.-
- Es humano.-
- Y un mago muy poderoso, es más fuerte que yo y lo sabes, aunque odie admitirlo es la verdad.-
- Lo sé, pero las furias …-
- Estará bien, ya lo veras.-
- Eso espero.-
- Estoy seguro que nunca te dejara.-
- Lo siento …-
- ¿Por?-
- Sé que te lastima … que ame a Severus.-
- No importa, solo quiero que seas feliz.-

Los días pasaban rápidamente en la mansión Malfoy y poco a poco, Selena se fue incorporando a la vida de los rubios. Para alegría de Draco, la joven le comenzó a hablar paulatinamente. Sin embargo, había algo que llamaba la atención de la morocha, y era el hecho de que Narcisa permanecía casi todo el día encerrada en su habitación.
- Permiso.- Dijo Selena golpeando la puerta del cuarto de la rubia.
- Cariño, pasa.- Respondió la mujer con una sonrisa. - ¿Sucede algo?-
- No, yo … solo tenía curiosidad.-
- ¿Acerca de qué?-
- De lo que haces tanto tiempo en tu cuarto. No sales de aquí muy a menudo.- Respondió sonrojándose y la mujer rió.
- Es verdad … digamos que aquí tengo, lo que siempre he deseado.-
- ¿Uh?-
- He observado que le has vuelto a hablar a mi hijo.-
- Si, sé que le dolió mucho que lo ignorara por tanto tiempo.-
- Pero aún no lo has perdonado.-
- En parte … es decir … Siempre imaginé que Draco haría algo así. Pero lo que realmente me molesta, es Lavander.-
- ¿Te da bronca las mujeres que se meten con el novio de otra?-
- Así es, y sobre todo ella … se cree muy especial y bonita. Siempre se esta burlando de Hermione y de mi, porque no nos vestimos a la moda o no nos maquillamos.-
- Uhm, ya veo … ¿Te gustaría darle su merecido?-
- Claro, pero no puedo hacerle daño.-
- No tiene que ser necesariamente daño físico, tal vez sería bueno darle una pequeña lección.-
- ¿Cómo?-
- ¿Prometes guardar el secreto?-
- Claro, lo prometo.-
- Esto es algo muy importante y secreto.-
- Lo entiendo.-
- Me imagino que criada por muggles, has oído muchas historias sobre las brujas que hacían pactos con los demonios.-
- Sí, es muy común en las historias para niños o en las películas de terror.-
- ¿Películas de terror? ¿Qué es eso?-
- Es … como un libro de cuentos, pero hecho con imágenes que se mueven, como las fotos mágicas, pero también tienen sonido y cuentan una historia.-
- Suena interesante.-
- Lo es.-
- Bueno, regresando a lo nuestro … esas historias son ciertas.-
- ¿Quieres decir qué existen los demonios?-
- Por supuesto, viven en un reino que se encuentra en otra dimensión, pero si se los invoca pueden venir a la nuestra. Y a veces, solo vienen porque quieren.-
- ¿Por qué no he escuchado nada en las clases de DCAO?-
- No has tenido muy buenos profesores …-
- Lu lo es, pero no nos ha contado nada.-
- Es … complicado. Solo las brujas pueden invocar a los demonios, los magos … invocan otras cosas …-
- Las furias.- Gruñó la morocha.
- Así es … y también otro tipo de criaturas.-
- ¿Cómo cuales?- Preguntó la joven con mucha curiosidad y la rubia se sonrojó.
- Los magos … invocan a los súcubos.-
- ¿A los qué?-
- Digamos que son la versión demoníaca de las mujerzuelas de nuestro mundo.-
- ¡Oh! Ya veo.- Dijo la morocha sonrojándose. - Pero … ¿Qué tiene todo esto que ver con Lavander?-
- Te ayudaré a invocar a un demonio.-
- ¿Para?-
- Será un demonio vengador, que se encargará de darle una pequeña lección a esa muchachita.-
- No sé … No creo que sea buena idea. Es decir … no quiero perder mi alma.- Dijo la morocha y la rubia estalló en carcajadas.
- Esa es solo una tonta creencia muggle. Los demonios no piden el alma de nadie.-
- ¿Entonces? ¿No van a trabajar gratis o si?-
- No lo hacen, por lo general su paga la consiguen al hacer su trabajo.-
- ¿Y en los otros casos?-
- Algunos otros … prefieren quedarse con la bruja.-
- Yo no quiero estar con ningún demonio.-
- Esa es una decisión mutua. El demonio no va a obligarte … bueno, depende del tipo de demonio. Los de menor rango, se conforman con el trabajo y tener una excusa para salir de su mundo. Los de mayor poder … son algo diferentes.-
- ¿Tú los has invocado?-
- Algunas veces.-
- ¿Y como sabes a cual llamar?-
- Las brujas de sangre pura lo sabemos, por generaciones traspasamos nuestros conocimientos de madres a hijas, junto con un libro.-
- Entiendo.-
- ¿Quieres intentarlo?-
- ¿Segura que no va a pasarnos nada malo?-
- Lo estoy, confía en mi.-
- Me da un poco de miedo.-
- ¿Te sentirías mejor si … te presentara a alguno?-
- ¿Puedes llamarlo, así por qué si?-
- Normalmente no, pero … él es diferente.-
- ¿Son … feos? ¿Cómo los describen en los libros?-
La rubia rió nuevamente … - Algunos sí y otros no. Pueden cambiar su apariencia a su gusto, pero muchos son atractivos.-
- Esta bien, confío en ti.-
- No tengas miedo, todo estará bien.- Dijo la rubia, tomó una vela negra y llamó al demonio. - Belial.- Pronunció y de la nada, un hombre con una extraña vestimenta apareció, sus ojos eran rojos como el fuego, pero era muy atractivo, quizás el hombre más atractivo que la morocha hubiera visto en toda su vida.
- Cissy … ¿Me llamaste?- Preguntó el demonio, con una voz muy sensual.
- Así es … quiero presentarte a una amiga, se llama Selena.- Dijo la rubia, señalando a la morocha que había retrocedido.
- Ya veo, una joven bruja y también es bonita, pero demasiado inocente para mi gusto.-
- Tiene algo de miedo … de conocer a los demonios.- Explicó la rubia.
- No veo porque.- Respondió Belial acercándose a la morocha. - Sin la ayuda de las brujas, la mayoría de los demonios no podrían salir de mi mundo.-
- ¿Por qué no?- Preguntó Selena con curiosidad.
- Porque su poder mágico no es suficiente para abrir un portal.-
- ¿Usted?-
- Puedo ir y venir como me plazca … ¿No has oído hablar de mi?-
- Creo que no.- Dijo la morocha, algo avergonzada y el demonio rió.
- Probablemente hayas escuchado mi apodo.-
- ¿Cuál es?-
- La Bestia.-
- ¿Él que … va a aparecer el día del Apocalipsis?-
- Esa es una de las creencias, pero he estado yendo y viniendo entre mi mundo y el tuyo, durante siglos.-
- Belial …- Lo llamó Narcisa.
- Dime amor.-
- ¿Amor?- Preguntó sorprendida la morocha.
- Cissy será mi reina.-
- ¿Reina?-
- En mi mundo soy un rey y necesito a una reina y he elegido a Cissy.-
- ¿Por qué no vives con él?-
- No puedo.- Respondió la rubia apenada.
- ¿Por?-
- Esta unida a ese estúpido rubio.-
- Pero es un matrimonio arreglado y tú perteneces a otro mundo …-
- Aún así, las leyes mágicas son válidas para ambos lados. Cissy firmó un contrato mágico que la unió a ese imbécil y hasta que no sea anulado o él muera … no podremos estar juntos.-
- Lucius no es un imbécil.-
- Veo que te agrada. Te propongo algo … tú te quedas con él y yo me llevo a mi Cissy.-
- ¿Eh?-
- Si Lucius decide casarse con otra, seré libre.- Dijo Narcisa. - A eso es a lo que se refiere Belial.-
- No voy a casarme con Lucius.-
- Lo sé …- Dijo la rubia. - No es tu destino.-
- Sí tú eres un demonio … ¿Por qué no le has hecho daño a Lu para que libere a Narcisa?-
- Porque algo en él me lo impide.- Dijo el demonio.
- Es algo que no entendemos.- Agregó la rubia.
- ¿Pueden atacar a las furias?-
- Eso me gustaría, le debo unas cuantas a esas entrometidas. Pero ni nuestra magia puede afectarlas, ni la suya a nosotros.-
- Ya veo … es una lastima.-
- ¿Por qué?- Preguntó Belial con interés.
- Hay cierta furia, a la que me gustaría darle un poco de su propia medicina.-
- No eras tan pura después de todo.- Dijo el demonio. - Mientras no encuentre la forma de deshacerme de ese rubio, no podremos estar juntos.- Le dijo acariciándole el rostro a la rubia.
- Lucius no es humano.- Dijo Selena. - Por eso no puedes herirlo.-
- ¿No lo es?- Preguntaron los dos al mismo tiempo.
- Su verdadera madre es una furia.-
- ¡Maldición!- Gruñó Belial. - No puedo hacer nada contra él.-
- ¿Es la furia a la cual te referías?-
- No, se trata de una de sus tías. ¿No pensaron que si le encuentran una bonita pareja a Lu, sería mejor que tratar de lastimarlo?-
- Lo dices como si fuera algo posible.- Dijo Belial. - Ese hombre tiene el corazón de hielo.-
- No es verdad, él es bueno.-
- ¿Te ofreces para él?-
- No, yo … amo a otro.-
- Tenías que ser una niña.- Gruñó Belial. - Bien, no tengo nada que hacer por aquí, mientras ella se quede.- Le dijo, mirando a la rubia de forma significativa.
- Belial … ¿Qué demonio nos recomendarías para una pequeña venganza?- Preguntó Narcisa.
- Yo puedo hacer el trabajo por ti.-
- No es para mi, es para ella.-
- ¡Ah! Ya veo. Entonces yo no. Invoca a Arioch, se conformará con el trabajo y una niña tan poco desarrollada como ella, no le llamará la atención.-
- ¡Oye! No estoy poco desarrollada.- Le gruñó la morocha ofendida.
- Si te comparo con mi Cissy, solo eres una niña. Te falta más busto y acentuar las caderas, todavía te falta crecer.-
- ¡Uff!- Protestó molesta y la rubia rió.
- No te preocupes, serás muy bonita cuando crezcas del todo.-
- ¡No soy una niña!-
- Tranquila, Draco no te considera así.-
- No me importa Draco, no quiero que …-
- ¿Es por Lucius?-
- ¿Eh? No, es por …-
- Me voy, estas cosas de mujeres me superan.- Dijo Belial, le dio un beso apasionado a la rubia y se marchó.
- Lo siento, cariño. A él no le gustan mucho los temas sentimentales.-
- Se nota.-
- ¿A quién te referías?-
- A … Severus.-
- ¿De verdad lo amas?-
- Con todo mi corazón y mi alma.- Respondió sonrojada y Narcisa estalló en carcajadas. - ¡No es gracioso!- Se quejó la morocha.
- No, lo siento. No es por eso …- Decía muerta de risa.
- ¿De qué te ríes?-
- De Lucius … debe ser muy duro para el señor amante perfecto, ser desbancado por Snape.-
- ¡Ey! Severus es muy bonito.-
- Ante tus ojos, cielo.-
- ¡Uff! Tú también.-
- ¿Eh?-
- Cada vez que le digo a alguien que estoy enamorada de Sevi, hacen lo mismo … se matan de risa.-
- Tienes que entender … que Snape no es precisamente un bombón.-
- Es mi bombón.-
- ¿Y la furia anda detrás de él?-
- Así es.-
- Ya veo … tal vez encontremos algo para hacerla desaparecer. Pero primero … nos encargaremos de la señorita Brown, ¿Qué dices?-

Nota de la autora:

Sí, esto es un manicomio. Las cosas cambian a pasos agigantados, pero les aseguro que al final las cosas tienen sentido.
Lucius esta confundido con respecto a lo que siente, la intensidad de emociones que la morocha le hace experimentar, hacen que la desee cada día más. Pero al mismo tiempo, una parte de él esta resignada y sabe que tarde o temprano Selena regresará con su verdadero amor.
Narcisa le ha mostrado a la morocha todo un nuevo mundo.
¿Invocará Selena al demonio?
¿Qué destino les espera a todos estos personajes?
Por ahora Belial a hecho su aparición, pero algunos personajes aún se mantienen entre las sombras …

Algunas explicaciones:

Belial: O también Beliar, fue rey de los infiernos, creado después de Lucifer y uno de los mas poderosos, uno de los primeros en revelarse. Antes perteneciente a la Orden de las Virtudes y de los Arcángeles, ahora es el mas vicioso de los demonios, muy atractivo. Aparece sobre un carro de fuego. El Apocalipsis le menciona llamándole "La Bestia".

Arioch: Demonio de la venganza, diferente de Alastor. Únicamente es vengativo cuando es contratado para hacerlo.

Extraído de: “Diccionario Demonológico.”

Gracias al internet y a todos aquellos que suben miles de libros, tengo personajes e ideas de donde sacar. Jeje …

Amiga Pixel: El enojo de Sele no duro mucho ... bueno sigue enojada, pero los a perdonado a medias, no le gusta ver sufrir a las personas que quiere y mucho menos a Sevi ... Vaya que Draco es popular, ya hay varias que se lo disputan ... yo se los dejo a ustedes y me quedo con SEVI, jeje. si supieras lo tentada que he estado más de una vez en dejarlos como un trio, pero ... no, sería muy raro!!! ¿O no? Si, sobre Narcisa, originalmente tenía otra idea pero la cambie ... y los del espejo ... paciencia ... todavía son un misterio. jejeje

Querida Kia!!! Lu sigue apareciendo y anda muy perdido con lo que siente ... tal vez necesite que alguien le aclare las cosas ... seguro que te ofreces.
suerte para tus examenes y luego contame como te va.

Besitos a todas y buena semana.

severus snape, lucius malfoy

 


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, drama, romance, lemon

Publicado por miakayuki2006 @ 9:34  | sele y sevi vers 2
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por lau snape
Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009 | 14:37
muy bueno!!! xd las cosas estan cambiando a paso gigantesko!! pero k vvuelva sevi ya!! k sin el no es lo mismo!!!t salio bn el parcial!! espero k si!!! asta la prox semana!!bxitos!!Chica
Publicado por Euge
Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009 | 23:44
recien puedo leer...mil cosas de estudios.
Mmm...narcisa me da mala espina, mucha mucha. Espero que selena no salga muy mal por jugar con Demonios ..
pobre severus..tuvo que ir al otro lado del mundo para coseguir algo contra las furias...

Pero al final como siempre quedo esperando por el proximo que como siempre seguro sera mejor que el anterior..besitos.
Publicado por pixel
Viernes, 27 de marzo de 2009 | 17:13
Wooolaa!!! =) Me a encantado el capi!!!!! Ya xfin sele los a ido perdonando (aunke no a todos) pero lo prefiero asi...... k pena k Sev se valla!!!!!!! =( y.... k cerdo es Lu!!!! Mira k meterle mano mientras ella estaba dormida... x dios.... k desesperado.... jejejejej.....bueno y espero k le manden un demonio a la puta esa.... k se creee guay?? si es una gilipollas....lo dejo porque como siga insultandola no termino nunca xDD


Weno me tengo k ir=) bss y cuidate!!!
Publicado por kia malfoy
Viernes, 27 de marzo de 2009 | 20:12
Ola.. Mi queridisima.. miaka..
mmm.. este..capitulo...enkantador...
y si.. io.. enkantada..me ofresco.. hee..!!
sip... a mi Lu... uff.,.. lo consuelo.. !
bueno.. mi ni?a..aunk'..
mmm.. stoy..muerta..por saber..que sigue.. ya kiero..saber..mas.. pero.. bueno.. se k'.la espera tendra... su recompensa.. sip.. bueno.. haa.. no habia.. escuchado.,..hablar..de Belial... pero..bueno... ya que lo mencionas... se ma hace..interesante.. sip..ia.. me voy..
haa..si...los exam... stan..horribles..es una tortura....!
pero..bueno,...ia casi..termino.. me..
voy.. nena..
kuidate.. bzos.!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.