Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009

severus snape



Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaración: Es una historia de pocos capítulos. Contiene lemon o escena de sexo explicita, así que ya saben, para mayores de 16 años.

Vampiro.

Capítulo 1: Conversión.

Severus se encontraba patrullando los pasillos desiertos de Hogwarts. La luna llena, dibujaba grotescas sombras por los corredores, dándole a la noche un toque siniestro.
“Otra vez, me la quede mirando en plana clase. Pierdo la noción del tiempo cada vez que la observo. Día a día, se vuelve más y más hermosa … ¡Idiota! Tengo que dejar de pensar en ella, en sus labios, las curvas de sus caderas … y lo sigo haciendo, no tengo remedio. Solo queda un año más, para que salga de mi vida y entonces, no volveré a verla jamás. ¿Qué haré cuando eso suceda?” Pensaba el profesor de pociones, cuando vio unas sombras internarse en el bosque prohibido.
- ¡Estúpidos mocosos!- Siseó y caminó apresuradamente fuera del castillo. Tardo varios minutos en localizar a los traviesos alumnos y …
- ¿Es qué no tienen nada en esas cabezotas? ¿No escucharon al profesor Dumbledore, año tras año, advertirles sobre que el bosque esta prohibido para los estudiantes?- Siseó Snape, sorprendiendo a los chicos. - Veinte puntos menos para Hufflepuff por cada uno.- Decía el adulto, cuando unos ruidos extraños, asustaron a los jóvenes y lo pusieron en alerta.
De entre las sombras, aparecieron dos enormes vampiros salvajes, con las pupilas dilatadas y un color malva bajo los ojos. Tenían los colmillos al descubierto y habían asumido una posición de ataque.
- ¡Quédense detrás de mi!- Ordenó Snape a sus alumnos, sacando su varita. En un rápido movimiento, uno de los vampiros saltó en dirección a los hufflepuff. Severus no tuvo otra opción que eliminarlo, pero el segundo en que le llevó usar la maldición asesina, fue fatal. El otro vampiro, había saltado sobre él, alimentándose desesperadamente de su carótida y arrojándolo al suelo. El dolo era infernal y su fuerza se desvanecía  … “Este será mi final.” Pensó el profesor de pociones. Pero algo ocurrió, dos de los jóvenes hufflepuff armados con palos, aporreaban a la criatura, tratando de ayudarlo. Minutos después, McGonagall llegaba al lugar acompañada de Hagrid y del tercer muchacho. La jefa de Gryffindor, eliminó al vampiro rápidamente, pero antes de que eso sucediera, unas gotas de sangre proveniente de una herida en la cabeza del vampiro cayeron en la boca de Snape.
Fue llevado rápidamente a la enfermería, donde tuvo que permanecer por varios días para recuperarse. La historia de su rescate de los hufflepuff, corrió a la velocidad de la luz por todo el castillo. Luego de que Madame Pomfrey le diera el alta, los alumnos lo miraban con mayor respeto, aunque eso a él no le importaba.
Unas semanas después, el anciano director se presentó en su oficina.
- Severus …- Decía Dumbledore.
- Lo sé Albus, lo sé.-
- Tenemos que hacer algo.-
- Estoy tomando la poción sanguínea.-
- Eso solo es una solución temporaria. Mi muchacho, sabes que debes encontrar una compañera de sangre.-
- No voy a buscar ninguna compañera. Se necesita que sea menor que yo y de sexo opuesto, ninguna de las profesoras de este castillo quisieron ayudarme. Trelawney asegurando que perdería el don de la visión, y Sinistra … por lo menos ella fue sincera … le daba asco solo pensar en tocarme. Por supuesto que Minerva se hubiera ofrecido, pero es mucho mayor que yo. Así que solo queda una opción … alguna alumna y no elegiré a ninguna.-
- Tienes que hacerlo o te volverás salvaje.-
- No voy a obligar a ninguna de mis alumnas, a convertirse en mi cena diaria y mucho menos … obligarla a satisfacer las necesidades que surgen luego de la alimentación.-
- Severus …- Decía muy serio el anciano. - Si no comienzas a alimentarte pronto de una compañera de sangre … sabes bien lo que ocurre con los vampiros salvajes.-
- Si eso ocurre, has lo que tengas que hacer.-
- ¡Severus! No puedes darte por vencido, habiendo otra opción. ¿De verdad crees que voy a dejarte convertirte en un salvaje y permitirle al ministerio que un auror te elimine?-
- Lo harás, porque eso es lo mejor para todos.-
- Severus …-
- No voy a violar a ninguna alumna.-
- No tendrás que hacerlo. Te alimentaras de alguna alumna que voluntariamente te ofrezca su sangre y un par de profesores te vigilaran durante el proceso. Cuando termines te sujetaran y ella podrá marcharse.-
- ¡NO! No voy a correr ningún riesgo. Además ninguna alumna esta tan desquiciada como para ofrecerse para algo así, ni siquiera Lovegood.- Gruñía Snape. Ambos adultos seguían discutiendo, sin saber que detrás de la puerta, una joven los estaba escuchando. Cuando el silencio reinó en el lugar, golpeo la puerta.
- Adelante.- Siseó Snape.
- Permiso.- Dijo una hermosa joven.
“¡Tenía que ser justo ella!” Pensó el morocho aferrándose a la mesa, mientras sus colmillos crecían por el deseo.
- ¿Señorita Qadesh?- Preguntó el anciano.
- La profesora McGonagall me pidió que le avisara que el señor Ministro de la magia, lo espera en su oficina.-
- Ya veo, muchas gracias.- le respondió el director. - Severus, continuaremos con esta charla luego.- Agregó y se marchó. La joven iba a irse detrás de él, cuando escuchó un quejido.
- ¿Profesor Snape?- Preguntó acercándose a él.
- Vete pequeña, por favor vete.-
- ¿Qué le ocurre?-
- Solo vete, no quiero hacerte daño.-
- ¿Tiene … hambre?-
- Debes marcharte.- Gruñó lastimosamente. - Ayshane, por favor vete.-
Pero lejos de marcharse, la joven se acercó a él. - Profesor … quizás pueda ayudarlo.-
- ¡No! ¡Tú no! No quiero herirte.-
- Profesor …-
- He dicho que no, Ayshane, márchate.-
- ¿Por qué no me deja ayudarlo?-
- Tú eres … siempre has sido la única de mis alumnas que me ha sonreído, la única que nunca me miró como si fuera un monstruo y no quiero convertirme en uno ante tus ojos.-
- Pero esta sufriendo … yo puedo darle un poco de mi sangre.-
- ¿Tienes idea de lo que eso significaría?-
- Algo …-
- Los vampiros no solo se alimentan, también … mantienen relaciones sexuales con aquellos que le brindan su sangre.- Respondió el adulto, apartando la mirada.
- Lo sé, lo leí. Pero también decía que no siempre es así, que en algunas ocasiones el vampiro puede controlarse y solo se alimenta. Sé que usted no me haría daño.-
- Eres una tonta gryffindor. Siempre con su nobleza, dispuestos a ser héroes o sacrificarse.-
- No soy una mártir, solo quiero ayudarlo.-
- ¡No!-
- Profesor, tiene que alimentarse.-
- ¿Qué demonios te puedo importar?-
- Me importa.- Le respondió, acercándose aún más a él. - Todo saldrá bien.- Agregó y el adulto se sentó en la silla.
- ¿Estás segura de que deseas arriesgarte?-
- Estaré bien, confío en ti.- Le respondió.
- De acuerdo … siéntate en mi regazo, será más fácil … alimentarme.- Dijo el profesor de pociones sonrojándose. La muchacha obedeció y se sentó sobre sus pierna. Se arremangó el pulóver y luego la manga de la camisa, ofreciéndole su muñeca al adulto. Snape la aferró con un brazo por la cintura y con su otra mano, tomó delicadamente la muñeca de la joven, la llevó hasta su boca y muy suavemente hundió sus colmillos en la vena. Al principio, Ayshane sintió un poco de dolor, cuando los colmillos de su profesor rasgaron su piel, pero luego el placer inundó su cuerpo. Cada vez que él succionaba su cuerpo se estremecía de goce, su sexo se humedecía, mientras que Snape también se excitaba y su miembro se endurecía. La joven escondió su rostro en el cuello del adulto, mientras cerraba los ojos y se dejaba llevar por las sensaciones que experimentaba. Habían pasado unos minutos, cuando el sonido de la puerta atrajo su atención.
- Lo siento …- Dijo un hombre, sorprendido por lo que veía. Detrás suyo estaba el director que también los miraba, pero con una sonrisa. Si había algo que no se debía hacer frente a un vampiro eran dos cosas, nunca interrumpirlo cuando se estaba alimentando y tampoco cuando estaba manteniendo relaciones.
Snape en un rápido movimiento, se levantó y colocó a la joven detrás suyo, ocultándola de la vista. Sus pupilas se volvieron escarlatas por la furia y se puso en posición de ataque.
- Severus … tranquilo.- Dijo el director. - El señor Ergástula, es un auror que había venido a ver como estabas.- Agregó, tratando de calmar al profesor de pociones. Lejos de tranquilizarse, Snape gruñó como un animal salvaje.
- Profesor … tranquilo, no van a lastimarlo.- Dijo Ayshane, sujetándolo por la capa.
- No esta preocupado por él.- Le dijo el director. - Te está protegiendo a ti, tiene miedo de que los separen.- Agregó y la joven se sorprendió.
- Severus … no van a alejarme de ti, estaremos juntos. Tranquilo, ven siéntate.- Dijo la Gryffindor, entrelazando sus dedos con los de Snape, el contacto de la joven y sus palabras, hicieron que el profesor se relajara. Sus ojos volvieron a ser negros como la más oscura de las noches y se sentó.
- Hablaremos luego, Severus.- Dijo el director y se marchó junto al auror.
- Debes terminar de alimentarte.- Dijo la joven, como si nada hubiera pasado.
- Gracias …- Dijo el morocho.
- Esta bien.- Respondió ella, sentándose nuevamente sobre el regazo del adulto y acariciándole el rostro. Snape se alimentó nuevamente, hasta quedar satisfecho. Su deseo por tomarla no desaparecía, pero la sujeto contra su cuerpo y ella lo abrazó hasta que su respiración se normalizó.
- Gracias … Ayshane.- Dijo el adulto sonrojado y la muchacha le sonrió.
- Vendré todos los días. Sé que debe alimentarse por lo menos una vez al día.-
- Sobre eso …-
- ¿Qué?-
- Solo me estas alimentando … no eres mi compañera de sangre … no te preocupes, nunca tendrás que serlo.- Dijo Severus apartando su mirada. “Desearía que lo fueras, pero no puedo obligarte. De esta forma, podrás tener una vida normal, hasta que termines el colegio.” Pensaba el morocho.
- Lo entiendo.- Dijo la joven, tensándose. - Ya debo irme, lo veré mañana.- Agregó poniéndose de pie y alejándose lo más rápido que pudo, antes de que Severus pudiera decirle algo más.
Corrió hasta la torre Gryffindor y entró en su habitación, se desmoronó sobre la cama y lloró.
- Ayshane, ¿Qué te ocurrió?- Preguntó Hermione.
- Nada.-
- Tú nunca lloras, ¿Qué pasó?-
- Yo …- Dijo la joven y le explicó lo sucedido a la castaña.
- Ya veo … lo siento. Sé que amas a Snape.-
- Por lo menos, puedo ayudarlo. Pero … es horrible saber que no siente nada por mi.- Dijo llorando aún más fuerte.
- Deberías ir a ver a Madame Pomfrey, es mejor que tomes algo para los nervios.-
- Sí, tienes razón.-
- Vamos, te acompaño.-
- Gracias.- Dijo la joven y caminaron hasta la enfermería. Madame Pomfrey se enteró de lo sucedido y decidió darle algunos consejos.
- Las cosas son complicadas para ambos. Un vampiro, que se alimenta de alguien a quien no considera su compañera tiende a no beber lo suficiente por sentirse incómodo. Y tú también estas sufriendo por esta situación, lo mejor en estos casos, es mantenerse lo más apartados posible. Evitando demostrar los sentimientos.-
- ¿Qué quiere decir?- Preguntó Ayshane.
- Querida … tendrás que de apoco irte distanciando del profesor Snape. Siendo que él te agrada, lo mejor es no demostrárselo. No debes abrazarlo, ni sonreírle. Cuando se alimente, mantente de pie a su lado.-
- Entiendo …- Dijo la joven.
Luego de salir de la enfermería, fueron a cenar al Gran Salón. A diferencia de lo que siempre hacía, Ayshane entró sin mirar a la mesa de profesores. De este modo, no le sonreiría como hacía siempre que sus miradas se encontraban. Se sentó en su mesa y se concentró en mantener sus ojos lejos de Snape.
El profesor de pociones, ocupaba su lugar habitual en la mesa principal. Vio entrar a la joven a la que tanto amaba y su corazón dio un vuelco a notar que ya no lo miraba. “¿Qué es lo que he hecho?” Pensaba atormentándose por el cambio en la joven.
Los días siguiente, Ayshane cumplió al pie de la letra, las indicaciones de la enfermera. Se mantenía de pie, junto a su profesor y trataba de no mirarlo ni hablarle. Cuando se cruzaban por los pasillos, ella bajaba la cabeza y no lo saludaba.
Dolido por lo que estaba ocurriendo, Severus se fue alimentando cada vez menos. Debajo de sus ojos, un ligero color malva fue apareciendo, ocasionando la preocupación en el plantel docente.
Había pasado un mes desde que Ayshane se convirtiera en su dadora de sangre, pero él ya no deseaba seguir así.
- Permiso.- Dijo la joven un viernes por la noche, entrando en la oficina del profesor de pociones.
- Pasa.- Respondió el adulto. La joven se acercó y comenzó a arremangarse la camisa, cuando él la frenó. - No, ya no voy a necesitar que me alimentes.-
- ¿Encontró … una compañera de sangre?-
- No. He mejorado la poción sanguínea.- Dijo Snape, sin mirarla. A la joven, eso le pareció muy sospechoso.
- La poción no es suficiente … necesita beber regularmente de una humana.-
- Dije que ya no lo necesito.- Siseó el morocho.
- A mi no me molesta seguir …-
- ¡NO!- Bramó Severus, parándose frente a ella. - Me convertí en un monstruo para ti.-
- ¿Profesor?- Preguntó la joven, sin entender.
- Ahora me tratas como todos los demás. Me convertí en un monstruo ante tus ojos y me desprecias y aborreces como todos en este castillo.-
- Eso no es verdad.-
- ¿A no? ¿Y entonces, por qué ya no me miras al rostro? ¿Por qué no me sonríes? Me odias y te doy asco. Ahora eres libre, márchate.-
- No lo entiendo, creí que esto lo ayudaría.-
- ¿Ayudarme?- Preguntó confundido.
- Madame Pomfrey me dijo, que cuando un vampiro no se alimenta de una compañera de sangre se siente incómodo y que lo mejor era … distanciarse lo máximo posible con el fin de que pueda alimentarse mejor.-
- Tú eres mi compañera de sangre.- Siseó, dándole la espalda.
- Pero usted dijo que …-
- No podía obligarte a que me aceptaras. Creí que si dejaba en claro que solo me alimentarías … podrías tener una vida normal.-
- ¿Usted me quiere?-
- Desde el primer día que te vi. Cuando entraste en el Gran Salón para la selección de las casas. Siempre supe que nunca podría haber nada entre nosotros, tengo la edad para ser tu padre, sin contar lo desagradable que soy, tanto como persona como por mi apariencia. Me conformaba con tus sonrisas, pero ahora las perdí al convertirme en un monstruo y no puedo seguir soportando tu indiferencia.- Dijo Severus, apoyando su mano contra la fría piedra de la pared. Cuando sintió que la joven se acercó a él y colocó su mano sobre su espalda.
- Yo también te quiero, desde ese mismo día.- Le dijo tiernamente.

Nota de la autora:

Se me ocurrió esta loca historia y no podía sacármela de la cabeza, hasta que comenzara a escribirla. No es muy larga, probablemente en el próximo capi se termine. Espero que les guste y me dejen algún comentario.


Tags: severus snape, fic, drama, romance, lemon

Publicado por miakayuki2006 @ 9:55  | vampiro
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por lau snape
Jueves, 26 de marzo de 2009 | 17:12
jaja a mi m gusto muxo la verda es muy interesante. como sujerencia la podrias alargan un poko mas. tiene pinta de ser muy buena xd
Publicado por pixel
Domingo, 29 de marzo de 2009 | 15:54
K bonita historia!!!!! Me encantan las historias en las k salen vampiros!! (LLLLLLL) Ya me e enganxado a otra historia tuya jajaja (aunke dure poco.... k pena) .... =)
Bss y cuidate!!
Publicado por S T E L L A
Jueves, 02 de abril de 2009 | 13:06
TIA continuala esta muy guapa
me encnta todo lo q escribes esta genial
kiero saber como va a ir su historia

besos!!Chica
Publicado por kia malfoy
Jueves, 02 de abril de 2009 | 23:16
OLA..MI QUERIDA...SE?ORITA...MIAKA,..
ME ENKANTO..ESO..DE IMAGINARME. A SEVI.. SIENDO UN VAMPIRO SE ME HACE MUY PERO MUY LINDO..
CLARO..APARTE..DE QUE ME ENKANTAN..LOS VAMPIROS..
YA PUDE..DESCARGAR..TODOS.. LOS CAP.. DE LA DAGA NEGRA.. TODAVIA NO LOS TERMINO..PERO..IA CASI.. VOY..EN 4to.. ES K' COMO TENGO.. EXAMENES.. Y TODO..ESO.. PSS...ES UNA LATA... Y NO HE..PODIDO..LEER..MUXO..
PERO.. BUENO..AKI..ME TIENES.. LEYENDO.. ESTE..CAPI..
QUE ME FASCINO.. ES ADORABLE...
MI SEVI.. SI SIMPRE TAN LINDO. Y AHORA ES UN VAMPIRO.. MIRA..K' BIEN.. BUENO...
TE DEJO NENA..OK..
KUIDATE..
UII..
A VER.. SI COMPARTES.A SEVI.. HEE..
AUNK'..SEA..UN POKITO..
JEJE..
NO NENA.. ES TUIO..
IO..ME CONFORMO.. CON MI ADORABLE..LU...!!
KUIDATE.. BZOS.!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.