Viernes, 03 de abril de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18. Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 38: Cumpleaños número 14.

Luego del desayuno, Selena se fue a la oficina de Snape. El adulto quería asegurarse que la herida hecha por la maldición se estuviera curando correctamente.
- Estoy bien.- Decía por décima vez la morocha, mientras su novio le revisaba la herida. - Es solo un pequeño rasguño.-
- ¿Pequeño rasguño? Fue una maldición.-
- No es tan grave, probablemente ni siquiera me quede una cicatriz.-
- Ingenua … no va a quedarte ninguna cicatriz porque te curé rápidamente y usé una poción cicatrizadora, porque sino …-
- ¿Me gustaría saber de dónde sacó ese hechizo?- Preguntó la joven y Snape se removió incómodo. - ¿Tú se lo enseñaste?-
- No, ¿A caso crees que le ando enseñando artes oscuras a mis alumnos?-
- No realmente, pero se nota que estas incómodo …-
- Es que … el hechizo lo cree yo. Se hizo muy popular … entre los mortífagos, debe haberlo aprendido de su padre.-
- Ya veo … si que sabes crear hechizos peligrosos.-
- Lo siento …-
- No seas tonto, no tienes que disculparte por nada. Lo inventaste cuando eras joven, amargo y resentido.-
- ¡Ey!-
- ¡Oh! ¡Vamos! ¡Sevi! ¿Me vas a decir qué no lo creaste pensando en ciertos gryffindors que te molestaban?-
- De acuerdo … es verdad. Quería herirlos y atormentarlos para que me dejaran en paz.-
- ¿Y supongo que no dio resultado?-
- Así es … usaron mis hechizos en mi contra.-
- Lo siento, fueron muy crueles contigo.- Respondió sentándose sobre él y besándolo.
- Eso ya no me importa. No desde que tú estas a mi lado.-
- Me alegra poder ayudarte.-
- Te amo, mi Selena.-
- Y yo a ti, mi Severus.- Respondió la morocha y se besaron nuevamente.
- ¿Vas a quedarte conmigo?- Preguntó Severus mientras terminaban de almorzar en la cocina.
- Me gustaría pero … Blaise quiere hablar conmigo.-
- Espero que ese muchacho, no tenga las mismas intensiones que Nott.- Dijo Snape gruñendo. Selena se hecho a reír.
- No te preocupes por Blaise … a él le interesa otra persona.-
- ¿Quién?-
- Es un secreto.-
- ¿No vas a contármelo?-
- No, porque sino ya no sería un secreto.-
- Esta bien, solo ten cuidado.-
- Es Blaise, es el más bueno de todos los Sly.-
- Supongo que tienes razón.- Dijo Snape encogiéndose de hombros y besó a su novia.
- Nos vemos luego.-
- Te esperaré.- Dijo Severus, antes de que ella se marchara.
Selena caminó unos pasos, hasta que alguien la llamó de un aula cercana.
- ¡Sele!- Escuchó la morocha, pero al reconocer la voz, lo ignoró. - ¡Por favor!- Suplicó.
- ¿Qué quieres Nott?-
- Por favor, perdóname. No quise lastimarte.-
- Te burlaste de mi novio, quisiste convertirte en mi amante y obligarme a que te aceptara, ¿En verdad piensas que podría perdonarte?-
- Eres muy buena … sé que lo harás.-
- Te equivocas … soy una Malfoy. Agradece que no le he dicho nada a Lucius, sabes bien lo que él te haría.-
- Probablemente Draco ya se lo haya dicho.-
- No, le hice prometer que yo manejaría esta situación.-
- Selena …- Pronunció el muchacho, tratando de acercarse a ella. Pero la muchacha sacó su varita.
- Ni un paso más.-
- Por favor … no me dejes.-
- Nunca fuimos nada, nunca me agradaste. Solo te hablaba porque eras amigo de mi hermano y de Blaise.-
- No …- Gimoteó Theodore, ya que las palabras de la morocha lo herían como dagas. - Selena … seré bueno, me portare bien. Por favor, dame una oportunidad.-
- Lo siento, pero …-
- Por favor, te amo Selena … dime que quizás algún día puedas perdonarme. Te lo suplico …- Dijo Nott con los ojos llenos de lágrimas. La morocha iba a mandarlo de paseo pero de repente, Theodore le recordó a Severus. Su novio había sufrido mucho, cuando la chica que amaba no quiso saber nada con él. Y Selena no quiso que el muchacho hiciera cosas malas porque estuviera dolido.
- Quizás … tal vez algún día pueda perdonarte, pero no ahora.- Dijo la joven, suavizando su actitud.
- Te prometo que seré bueno, me ganaré tu confianza y tu amistad nuevamente.- Dijo Theodore con un toque de esperanza en su voz.
- Debo irme … Blaise me esta esperando.-
- Lo sé … Te amo Selena.- Dijo el muchacho y ella se marchó.

- Te tardaste mucho … ¿Qué hacías con Snape?- Preguntó Zabini.
- Me encontré por el camino con Theodore …-
- ¿No lo habrás perdonado o si?-
- No, pero tampoco pude ser definitiva con él. Se lo veía muy mal …-
- Sé lo merece, quiso violarte …-
- Eso es algo exagerado …-
- ¿Crees que se hubiera detenido, si no lo hubieras golpeado?-
- No sé, quizás.-
- Ingenua … me preocupa que seas tan inocente … en algunas cosas.-
- ¡Ey!- Exclamó la morocha, viendo lo que insinuaba su amigo.
- ¿Qué? ¿Aún eres virgen?- Preguntó Blaise sonrojándose.
- Claro que lo soy …-
- No lo parece … con la forma en la que te comportas con Snape.-
- ¿Qué forma?-
- Tan … acaramelada.-
- Eso no quiere decir nada.-
- Los Sly …-
- Lo sé, no demuestran lo que siente y no tiene mucho contacto físico entre ustedes. Pero yo soy una gry e hija de muggles … es natural ser tan cariñosa con los que quiero.-
- Ya veo …-
- ¿Y para qué querías hablar conmigo? Sevi creyó que intentarías algo similar a Nott.-
- ¡EY!- Exclamó el muchacho furioso. - Jamás haría algo para herirte.-
- Lo sé, solo te estoy tomando el pelo …-
- No fue gracioso.-
- Lo siento, no te enojes.-
- Esta bien … yo … quería contarte que …- Tartamudeaba Zabini.
- ¿Blaise? ¿Qué te ocurre?-
- Te hice caso.-
- ¿Eh?- Preguntó confundida.
- Durante las vacaciones de Pascua … Hannah se quedó en el castillo y cuando tuve una oportunidad … hablé con ella.- Dijo Blaise sonrojado.
- ¿Y?- Lo apremió con mucha curiosidad.
- Estamos … tratando de ser amigos.-
- Ya veo … eso explica tus frecuentes desapariciones, ¿Vas a verla a ella?-
- Sí, por eso … te pido que me ayudes. No quiero decírselo a los demás.-
- Esta bien, no te preocupes. Te ayudaré … será divertido.-
- Para ti, yo me muero de los nervios.-
- Tonto, eres muy bueno y dulce, las chicas se mueren por ti.-
- Sí, seguro.-
- Le agradas a Dabria y a Hermione.-
- ¿Les gusto?-
- No de esa forma, pero les simpatizas.-
- Eso es bueno, no quiero que tengan prejuicios hacía mí, por ser un Sly.-
- Quiero pedirte algo.-
- ¿Qué?-
- Es sobre Draco …-
- Entonces depende … no quiero problemas con él.-
- No es nada malo.- Respondió la morocha exasperada.
- ¿Entonces?-
- Esta enamorado pero … digamos que es muy lento para tirarse al río.-
- ¿Y?-
- Podrías … ¿Ayudarlo?-
- ¿Cómo?-
- ¿Qué se yo? Son cosas de chicos.-
- Veré que puedo hacer, ¿Quién le gusta?-
- Dabria.- Dijo la joven sonriendo.
- Eso explica su comportamiento cuando ella esta cerca. Parece un nabo.- Dijo Zabini riendo.
- ¡No te burles de osito!-
- Hablando de eso … ¿No te molesta el sobrenombre que te puso? Tú lo llamas osito, es algo cariñoso y esta pasable pero … ¿Garrapata?-
- Es que según él, me paso el día abrazada de alguno de ustedes o de él, o de ti o de Sevi … por eso me llama garrapata. No me molesta, me parece … divertido.-
- Eres rara.-
- ¡Oye!-
- ¿Sabías qué …?-
- ¿Qué?-
- Theodore era tu admirador secreto.-
- ¿Qué cosa?-
- Él era el que te mandaba los regalos, el búho negro es de su hermana, ella escribía las cartas.-
- ¡Oh!- Dijo la morocha que no sabía que otra cosa decir. - Draco ¿Lo sabe?-
- Sí … Theodore se lo confesó cuando regresó de le enfermería luego del almuerzo.

Mientras que en el dormitorio de Draco …
- ¿A sí que Nott es quién ha estado enviándole los regalos a tu hermana?- Siseó Lucius por el comunicador.
- Sí, me lo confesó hace un rato.-
- Tengo que hablar con ese mocoso. No tiene ningún derecho a acercarse a ella.-
- Lo sé, por eso consideré conveniente avisarte, padre.-
- ¡Señor Malfoy!- Dijo Crabbe.
- ¿Qué ocurre?-
- Selena …-
- ¿Qué le sucede a mi niña?- Preguntó Lucius alarmado.
- Nott la atacó, quiso violarla.-
- ¿Qué demonios has dicho? ¡Draco! ¿No pensabas decírmelo?- Siseó amenazante.
- Garrapata me obligó a prometerle que no te diría nada. Cree que ella puede encargarse de la situación.-
- ¡Niño idiota! La seguridad de tu hermana es más importante que una estúpida promesa.-
- Lo sé … por eso le dije a Vince que te lo dijera, de esa forma te enteras y yo no rompo mi promesa.-
- Ya veo. Iré a tener una charla con Casius … y sobre ese mocoso … ¿Qué hizo Severus?-
- Lo torturó con el cruciatus, hasta que garrapata lo frenó.-
- Ya veo, me encargaré de ese pendejo de mierda, luego …- Siseó Lucius y cortó la comunicación.
- Ni una palabra a mi hermana, ¿Entienden?-
- Sí Draco.- Dijeron Crabbe y Goyle al mismo tiempo.

Malfoy estaba destilando furia cuando se apareció en la casa de los Nott.
- ¡Lucius!- Dijo Nott sorprendido. - ¿Qué te …? ¡AY!- Exclamó el hombre, retorciéndose en el suelo.
- ¿Crees qué tu mugrosa familia esta a la altura de la mía?-
- N-no … no sé de que me hablas.- Gimoteó del dolor.
- ¡Crucio!-
- ¡Basta! ¡Por favor!- Suplicaba Casius desde el suelo. Y el rubio retiró el hechizo.
- El asqueroso de tu hijo, estuvo cortejando a mi niña.-
- Es una sangre sucia … no es tu familia.-
- Respuesta equivocada. ¡Crucio!- Volvió a decir Malfoy. - Te advertí que no volvieras a referirte a ella de esa forma.-
- No lo sabía.- Susurró retorciéndose.
- Poco me importa … Tu hijo trató de violarla … ahora pagaran las consecuencias.-
- ¡No! Haremos lo que nos pidas.-
- Eso no es suficiente. Han agraviado a la familia Malfoy eso se paga con la muerte.-
- No, Lucius por favor.- Suplicó presa del dolor. El rubio volvió a levantar el hechizo y …
- Lo pagaras muy caro, tu familia perderá su actual estatus. Presentaré una queja formal en el ministerio en tú contra y en la de tu hijo.-
- Es una vulgar prostituta que se acuesta contigo y con Snape, ¿Por qué mi familia tiene que pagar por eso?- Preguntó levantándose y Lucius lo arrojó contra la pared.
- Mi hija no es una prostituta, pero me encargaré de que la tuya lo sea.- Siseó amenazante Malfoy.
- ¡No! Aléjate de mi niña.-
- No te preocupes, yo no le pondré un dedo encima …- Dijo Lucius peligrosamente y se marchó. Dejando a Casius desesperado.
“Esto vas a pagármelo Malfoy, lo juro. Tú y tu mugrosa sangre sucia, se arrepentirán. La violaré hasta matarla, eso es un hecho.” Pensaba Nott, cuando se apareció en la entrada de Hogwarts, habló con Dumbledore y sin dar demasiadas explicaciones retiró del colegio a sus dos hijos.
- ¿Padre?- Preguntó Theodore.
- No volverán al colegio.-
- ¿Qué? ¿Por qué?- Preguntó la pequeña Nott.
- Tu hermano, quiso pasarse de listo y ahora debemos pagar las consecuencias. El colegio ya no es seguro para ti hija.-
- ¿Por qué?-
- Lucius Malfoy se encargará de que algún alumno te viole, estoy seguro.-
- Yo no le he hecho nada.-
- Tú no, pero tu estúpido hermano quiso follarse a la sangre sucia.-
- Yo …- Dijo Theodore.
- Es mejor que cierres la boca, nos va a costar mucho tu estupidez.-
- Padre …-
- Me vengaré de esos malditos Malfoy, lo juro por mi vida.- Exclamó Casius.
 
- Cariño, ¿Qué te ocurre?-
- Nada.- Gruñó Lucius al aparecerse en su casa.
- Estas hecho una furia.-
- Quisieron violar a mi niña.- Siseó el rubio.
- ¿Se encuentra bien?- Preguntó la mujer preocupada y sobresaltada.
- Sí, supo defenderse.-
- Tranquilo, harás que el responsable lo pague.- Dijo Naia, abrazándolo. La vendedora de la tienda, había pasado la noche con el rubio y se había quedado en la mansión Malfoy.
- Naia …-
- Shhh … relájate.- Dijo la mujer colocándose sobre el rubio y besándolo suavemente. Lucius la aferró con fuerza, atrayéndola aún más hacía él.
- Esto es un error.-
- ¿Porqué dices eso?- Preguntó Naia, acariciándole el rostro.
- Solo eres diez años mayor que mi niña.-
- ¿Y?-
- Eres muy joven para mi.- Dijo Lucius y Naia rió.
- Y tu cuñado solo es cinco años más joven que tú.-
- Es diferente.-
- ¿Por qué?-
- Porque Severus es diferente.-
- Es verdad … es muy feo, mientras que tú …- Dijo la castaña, rozando sus labios.
- Naia … no.-
- Quiero estar contigo …-
- Ahora yo no …-
- ¿Qué ocurre? Creí que esto era algo … casual. No te estoy pidiendo nada más, acepto lo que me ofrezcas.-
- Te mereces algo mejor.- Dijo el rubio y la castaña rió.
- Eso déjamelo decidir a mi.-
- ¿Qué me viste?-
- Como si no supieras lo atractivo que eres.-
- ¿Es solo mi apariencia?- Preguntó Lucius que desde que estuvo con Selena, quería algo más en su vida. Algo como lo que su niña y Severus compartían, y no unos simples polvos.
- No voy a develar el misterio tan rápido.-
- ¿Misterio?-
- Se pierde la gracia, si te digo que estoy loca por ti.-
- Nos conocimos ayer …-
- ¿Y?-
- Naia …- Gimió el rubio, cuando ella se frotó contra él.
- Si en verdad quieres que me marche, lo haré.-
- No … quédate.- Respondió Lucius acariciándole el rostro y la muchacha sonrió.

Más tarde, Selena se encontraba en el patio del colegio paseando con sus amigos.
- Bien hecho Malfoy.- Dijo un muchacho de séptimo año de Slytherin. - O mejor dicho, tu padre hizo lo correcto.-
- ¿Dé que hablas?- Preguntó la morocha.
- ¿Nadie te lo ha dicho?-
- Sthepen cierra la boca.- Dijo el rubio.
- Creo que metí la pata, pero tarde o temprano se enterara.-
- ¡Ey! Espera, dime que sucede.- Le dijo Selena al muchacho cuando comenzaba a retirarse.
- Mejor pregúntaselo a tu hermano.- Le respondió el joven.
- ¿Qué ocurrió?- Gruñó Selena al rubio.
- Nada … importante.-
- Osito …-
- No es nada.-
- ¿Blaise?-
- A mi no me metas.-
- Gallina, ¿Vince?-
- Yo no sé.-
- ¿Greg?-
- Theodore se fue.- Dijo el enorme muchacho.
- ¿Qué quieres decir con qué se fue?¿A dónde?-
- No sé muy bien.- Dijo Gregory.
- Osito, más vale que comiences a hablar.- Dijo la morocha poniendo sus manos sobre la cintura, en una actitud amenazante.
- Padre … le conté que Theodore era tu admirador …-
- ¿Y? ¿No le habrás dicho sobre lo otro? Lo prometiste.-
- Yo no fui, mantuve mi promesa. Pero igual se enteró.-
- Iré a hablar con Sevi, me traicionó.-
- ¡No! ¡Espera!- Le dijo Draco a su hermana. - Garrapata, tu novio tampoco le dijo nada.-
- ¿Entonces?-
- Fui yo.- Dijo tímidamente Vincent.
- ¿Qué? ¿Tú qué? ¡OSITO!-
- ¿Qué?-
- Tú le dijiste que se lo contara a Lu.-
- Te prometí que yo no se lo diría, nunca dije nada de que los demás no fueran a hacerlo.-
- ¡Eres terrible! ¿Por qué se fue Theodore?-
- Su padre los vino a buscar, a Theodore y a su hermana y se los llevó. Supongo que padre debe haberlos amenazado de alguna forma. No sé.-
- ¡AGG! ¡Son terribles!-
- ¿Garrapata?-
- Necesito tranquilizarme antes de matarte a ti y a Lu.-
- Te estamos cuidando, eres nuestra responsabilidad.-
- Ya … lo sé.- Respondió molesta.
- No te vayas, garrapata.-
- Debería darte un escarmiento.-
- No falté a mi promesa.-
- Lo hiciste a medias.-
- Lo siento …-
- Ya. Ya, esta bien.- Dijo la morocha que no podía estar mucho tiempo enojada con su hermano.
- ¿Sele?- La llamó Vincent.
- ¿Qué?-
- ¿Estás enojada conmigo?-
- No, estoy segura de que aunque te hubieras negado, osito te habría obligado.-
- Gracias.- Dijo el muchacho, que le agradaba mucho la joven, ya que era una de las pocas que le hablaba.
- ¿Osito?-
- ¿Qué?-
- ¿Todos los Sly saben lo que pasa?-
- Sí te refieres a lo que ocurrió entre Nott y tú, sí. Y si te refieres al hecho de que tienes tan mal gusto como para salir con el jefe de nuestra casa, también.-
- ¿Cómo es qué todos lo saben?-
- Entre los Sly no hay demasiados secretos que se puedan mantener, cuando involucran a más de una persona. Y ninguno es tan estúpido como para no notar, las diferencias que hace Snape contigo. Te ha sentado de nuestro lado, nunca te quita puntos y de hecho te los da. Sin contar que se pone hecho una fiera cuando algo malo te ocurre, ni el hecho de la forma en que se miran.-
- ¿Y por qué en mi casa nadie se ha dado cuenta?-
- Porque sería algo muy traído de los pelos, considerar que una alumna salga con un profesor y más, teniendo en cuenta quien es el profesor y quien la alumna.- Dijo Blaise.
- Ya veo … Bueno, si seguimos así, pronto saldremos en el profeta.-
- ¿No quieres que se sepa?- Preguntó Vince.
- Claro que sí. Es Sevi, él que considera que aún es muy pronto. ¿Sabe que todos lo saben?-
- Probablemente, no es tonto.- Dijo Draco.
- Esta oscureciendo, mejor vayamos adentro.- Dijo Blaise, que vio a Hannah por uno de los pasillos laterales.
- Buena idea.-
- Yo … ¡Onix!- Exclamó la morocha, viendo a su mascota correr fuera del castillo.
- ¡Sele!-
- Voy a buscarlo, luego los alcanzo.-
- Te acompaño.- Dijo Draco.
- No, iré sola. Mejor ve a dentro.- Dijo la muchacha mirando sugestivamente hacía el pasillo, en el momento en que Dabria los vio.
- ¿Segura?-
- Si, nos vemos.- Dijo y salió a la carrera, antes de perder de vista a su kneazle. - ¡ONIX! Pequeña sabandija desobediente.- Lo llamó, corriendo detrás de él.
- ¡Onix! Si nos agarran los dementores otra vez … te destripo.- Le dijo con la respiración entrecortada. Estaban muy cerca del bosque prohibido y sin hacerle caso, se adentró en el interior. La morocha dudó si seguirlo o no, pero tenía miedo que algo atacara al kneazle y lo siguió.
-¡Onix!- Lo llamó, adentrándose aún más en lo profundo del bosque. Caminaba desorientada, cuando el ruido de unas ramas al romperse la asustaron.
- ¿Quién está ahí?- Preguntó sacando su varita y tratando de pensar en algún hechizo útil. De entre las sombras, el formidable perro negro apareció. La miró a los ojos y olfateó el aire, se acercó lentamente y ella retrocedió hasta chocarse con el tronco de un gigantesco árbol.
- ¡Vete!- Le dijo la morocha. - ¡Shus! ¡Perro pulgoso, vete!-
Pero el enorme animal se acercó a ella cautelosamente. “¿Con qué se espanta a un perro?” Pensaba Selena, mientras su mente quedaba en blanco. El cánido se aproximó aún más, hasta rozarse contra sus piernas. Se arrojó al suelo y se puso panza para arriba como si fuera un cachorrito. La morocha se lo quedó mirando confundida, sin saber que hacer, mientras el animal movía su cola como loco. Se incorporó y se paró en dos patas, era tan alto como ella y descaradamente, pasó su lengua por el rostro de la morocha.
- ¡Buag! Tienes mal aliento.- Se quejó la joven. Y el perro ladró, pero más que un ladrido sonó como una risa.
- ¿Tienes rabia o qué? Primero me gruñes y ahora quieres ser mi amigo.- Dijo la morocha y el perro la miró moviéndole el rabo y frotándose contra sus piernas.
- Espera … vas a contagiarme tus pulgas.- Dijo tratando de apartarlo.
- Tengo que buscar a mi kneazle, no tengo tiempo para jugar contigo.- Agregó y trató de alejarse, pero el perro la aferró del jean. - Suéltalo me lo vas a romper.-
Pero el perro, la aferró más fuerte, tratando de llamar su atención y la jalaba en sentido contrario. Trataba de alejarla del camino que la morocha tenía pensado seguir y que la conduciría directamente a la madriguera de Aragog.
- ¿Qué? ¿Qué quieres? No tengo comida y no voy a convertirme en tu cena.- Exclamó la morocha y el perro pareció reír nuevamente.
- Eres extraño.- Agregó y el animal se frotó contra ella.
- Parece que te agrado … me estoy volviendo loca, estoy hablando con un perro y … ¡Onix!- Exclamó la morocha al ver al kneazle aparecer frente a ella, erizando el pelo y mirando al can fijamente.
- Tranquilo, no va a hacernos daños. Eso creo.- Le dijo, acercándose al felino y alzándolo. - Debemos regresar, pero …- Dijo mirando hacía todas parte y no sabiendo que dirección tomar. El supuesto Grim, la jaló del jean nuevamente y la arrastró en la dirección correcta.
- ¡Ey! Vas a arrancarme la pierna o la ropa.- Exclamó la morocha y el perro nuevamente rió. Esa era una idea que a Sirius, se la había pasado por la cabeza durante un segundo. Sin el olor de Snape en su cuerpo, la morocha tenía un perfume muy agradable, además era bonita y doce años de encierro le habían provocado a Black cierto deseo. Llegaron al borde del bosque y Sirius se frotó otra vez contra la morocha, ella le rascó la cabeza y ocasionó la delicia del animago. Que le lameteó la mano con muchas ganas.
- ¡Buag! Me la llenaste de baba …- Se quejó cuando el perro se puso panza para arriba, esperando que ella lo rascara. - Veo que quieres más mimos.- Dijo la morocha y le frotó la barriga al animal, que no paraba de mover el rabo. Con un rápido movimiento Sirius se alejó de ella, cuando su erección comenzaba a despertar.
- Eres extraño … nos vemos. Gracias por traerme hasta aquí.- Dijo la morocha y el animal desapareció entre las sombras.

Sirius recuperó su forma humana, cuando estuvo lo suficientemente lejos, en lo más profundo del bosque.
“Es hermosa … huele tan bien … Ahora no tenía el aroma de Snivelly, ¿Me preguntó que relación hay entre ellos?”

Luego de la cena, Selena se dirigió a dormir a su cuarto junto con el resto de las gryffindors. Al día siguiente deberían retomar las clases y sería su cumpleaños número catorce.
Los primeros rayos del sol, se deslizaron entre las enormes cortinas que cubrían las ventanas del cuarto de las chicas en la torre. La morocha se removió molesta, sin ganas de levantarse hasta que se dio cuenta del hermoso perfume que la envolvía. Abrió lentamente los ojos y vio que estaba rodeada de miles de flores, de los más hermosos colores y formas. Una pequeña nota, la esperaba a su lado en la almohada.
“Amor,
Feliz cumpleaños, te mando cientos de flores para la flor más hermosa que hay en este mundo. Mi Selena, TE AMO con toda mi alma.
Severus.”
- ¡SI!- Gritó la morocha feliz, por las flores y la carta. Y por sobre todo, porque acababa de cumplir los catorce, un año más y podría decirle a todo el mundo que amaba a Severus. Ese era su principal deseo.
- ¿Qué?- Preguntaron las otras chicas medias dormidas. Hermione se levantó y corrió el dosel que ocultaba la cama de la morocha y se sorprendió al encontrarla rodeada de tantas flores.
- ¡Feliz cumpleaños!- Dijo la castaña.
- Gracias.-
- Al parecer deberíamos decirte Feliz Primavera, pero Feliz cumpleaños.- Dijeron Lavander y Parvatti.
- Muchas gracias.-
- ¿Quién te las envió?- Preguntó Brown.
- Mi morocho …- Dijo Selena, que era como se refería a Snape, cuando hablaba con esas dos, desde el día de la clase de Adivinación.
- Son hermosas, ese sí que tiene buen gusto.- Dijo Parvati.
- Es el mejor de todos.- Dijo la morocha. - Hermy, ¿Puedes ayudarme a acomodarlas y hacerles un hechizo para que no se sequen?-
- Por supuesto.- Dijo la castaña, tomando su varita y movilizando la enorme cantidad de flores. Les llevo unos veinte minutos acomodarlas a todas y hechizarlas. Después, Selena se fue a dar un baño y prepararse para el desayuno. En la sala común se encontró con Harry y Ron que también le desearon un feliz cumpleaños, bajó junto al trío de oro hacía el Gran Salón, pero a mitad de camino su hermano y sus amigos Sly la estaban esperando.
- ¡GARRAPATA! ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!- Exclamó Draco, abrazando a su hermana.
- Gracias.- Dijo la morocha con una enorme sonrisa y saludando a cada uno de sus amigos, mientras los gry decidieron seguir su camino. Draco le entregó su regalo, un enorme oso verde que había escondido en un aula para sorprenderla. El peluche era un poco más alto que ella y completamente mullido y suave. - Osito ¡Es hermoso!- Exclamó con una sonrisa. Para luego recibir los regalos de Blaise, Greg y Vincent, que consistían en cajas de chocolates, una bonita pulsera y un juego similar al ajedrez pero las figuras eran criaturas mágicas.
Entraron al gran salón, luego de que Selena llevara los regalos hasta su habitación en la torre y los chicos la esperaron a mitad del primer piso. Selena miró a la mesa de profesores y le dedicó una enorme y feliz sonrisa a su novio que la miraba atentamente. Se sentó junto a su hermano en la mesa de los Sly, y para su sorpresa, Pansy y las otras chicas Sly también le desearon feliz cumpleaños. Preferían llevarse bien con una Malfoy y que encima era la novia del jefe de su casa, antes de tener algún problema con alguien tan influyente. Antes de que comenzara el desayuno, las lechuzas llegaron con el correo. El búho canela de los Malfoy aterrizó frente a ella, dejando un par de paquetes y una carta. A continuación una lechuza gris, le trajo el obsequió de Snape, no había tenido tiempo de abrir ningún presente, cuando el búho negro se paró frente a ella.
- ¡No lo puedo creer!- Gruñó Draco, viendo al pájaro y las flores, acompañadas de una cajita y una carta. Antes de que la morocha decidiera que hacer, el joven rubio le ordenó al ave que se llevara todo de regreso a Nott, el pájaro pareció comprender y se marchó nuevamente con su carga.
- ¿En qué demonios estaba pensado ese idiota?- Preguntó Blaise. Luego de unos minutos en que la morocha se recuperó de lo sucedido, se puso a abrir sus regalos ante la atenta mirada de las serpientes, todos tenían mucha curiosidad. El regalo de Lucius casi la vuelve loca, había escuchado sobre los MP gracias a Lavander y el resto de las chicas y deseaba uno, pero no lo había encontrado en la tienda que frecuentaba en el callejón Diagon. Y Lucius se despachaba dándole esta enorme sorpresa, no podía creer que el rubio hubiera comprado un objeto muggle. Cuando vio el guarda recuerdo y pudo ver algunos de los momentos que había compartido con Lucius, Severus y sus amigos, se le llenaron los ojos de lágrimas y les agradeció a todos por haber participado. Sí hasta ese momento, la morocha era un mar de felicidad, al abrir el regalo de su novio … casi vuela de la alegría al ver al unicornio cabalgar sobre la mesa. La criatura medía unos veinte centímetros de altura, completamente blanco con su pelo plateado, parecía real, como si fuera un unicornio enano. Selena casi se levanta de la mesa y corre para saltar sobre Severus y besarlo con locura para agradecerle, pero sabía que no debía hacer eso. Así que lo miró y le sonrío, ya tendría tiempo durante la tarde para agradecerle en persona. El pequeño unicornio se convirtió en la envidia de todas las chicas que lo miraban con deseo de tener uno.
- Había escuchado sobre este tipo de mascotas, pero nunca había visto uno.- Dijo Pansy. - Es increíblemente hermoso.-
- Lo es, parece real.- Dijo Selena.
- Es increíble que el jefe de Slytherin haya tenido tan buen gusto.-
- Eso porque no viste mi cama …-
- ¿Qué?-
- Amanecí rodeada de cientos de flores hermosas …-
- Niña, sí que le has pegado fuerte a ese hombre.- Dijo Pansy.
- Eso espero. A propósito … ¿Cómo te enteraste?-
- ¿De que eras la novia de Snape?-
- Si.-
- Tu hermano es un bocaza, debería tener más cuidado donde habla y sobre lo que habla. Una noche, después de las vacaciones de Navidad, estaba quejándose en plena sala común acerca de que …-
- ¿Qué?- Preguntó la morocha con curiosidad y Pansy se sonrojó.
- Sobre que al parecer … a Snape se le estaba yendo las manos contigo. Así que todos comprendimos que ustedes … estaban demasiado acaramelados.-
- ¡OSITO!- Gruñó Selena, asustando a Draco. - ¿Vas a publicarlo en el profeta?-
- ¿Qué cosa?- Preguntó el rubio confundido, ya que no le había prestado atención a la conversación entre las dos chicas.
- Tú sabes de que hablo.-
- En realidad no.-
- Sobre mi novio.-
- ¡Ah! Sobre eso … se me escapó.-
- Eres un tonto … debería vengarme.-
- Ya lo hiciste … se lo dijiste a padre.-
- Bueno …- Dijo Selena sintiendo que su hermano tenía razón. - Pero Lu es de la familia, no se lo dije a todos los de mi casa.-
- Te dije que fue sin querer.-
- Él te va a arrancar la cabeza …-
- Ya me reprendió … me hizo limpiar todas las mazmorras durante una noche entera.- Dijo el rubio, haciendo un pucherito.
- ¿Cómo se enteró?-
- Me escuchó … entraba justo en ese momento. No me di cuenta de que la pulsera ya no estaba caliente.-
- Eso te pasa por tonto.-
- ¿Estás enojada? ¿Garrapata?-
- Ahora no. No sirve de nada, pero debería hacerte algo … limpiar las mazmorras fue muy poco.-
- Tuve que limpiar hasta los baños, incluso los de Slytherin y sin magia, peor que un elfo domestico.- Se quejó el rubio y la morocha rió.
- Bueno, en ese caso, creo que ya has recibido tu merecido.-

Las clases durante la mañana transcurrieron tranquilamente, luego del almuerzo la morocha se fue hasta la oficina del profesor de Pociones. Entró sin golpear y Severus casi le grita de todo, hasta que se percató de que era ella y extendió sus brazos para recibirla.
- Amor, ¡Feliz cumple!-
- ¡Te amo!- Respondió feliz y dándole un beso muy apasionado a su novio, hasta quitarle el aliento. - Gracias.-
- ¿Te gustó?-
- Desde las flores, hasta el unicornio y el beso.-
- Me alegro, me costó mucho encontrarte un regalo.-
- Sabía que ibas a encontrar algo bonito.-
- ¿Eres feliz?-
- Por supuesto que sí. Estoy con el hombre al que amo.-
- Mi Selena …- Dijo Severus y la besó tiernamente.
- ¡SNAPE!- Lo llamó alguien desde el fuego de la chimenea.
- Casius.- Gruñó el morocho y Selena se levantó para ver la cabeza del hombre entre las llamas. Instantes después, Casius llegó por polvos flu.
- Tengo que hablar con ustedes.- Dijo el hombre y fulminó con la mirada a la morocha. Snape se puso delante de ella.
- ¿Qué quieres?-
- Su ayuda.-
- ¿Para qué?-
- Para tranquilizar a Malfoy.-
- Tú y tu hijo se merecen la furia de Lucius y agradece que no me le una.-
- Lo sé, pero … puede desquitarse con Theodore o conmigo, no me importa, pero no con mi Carry.-
- ¿Carry? ¿Qué tiene que ver ella?- Preguntó Selena.
- Esa es la cuestión, ella no te ha hecho nada y no tiene porque pagar por los errores de su hermano. Malfoy dijo que va a convertirla en una mujerzuela … va ha hacer que la violen.-
- Lucius no haría eso.- Dijo Selena.
- Eres una estúpida ingenua que no puede ver la maldad aunque la tenga en las narices.- Gruñó Nott.
- No te atrevas a dirigirte a ella de esa forma.- Siseó Snape sacando su varita.
- ¡Ya! Tranquilo los dos. Hablaré con Lucius … no tiene porque actuar de esa forma.-
- ¿Lo harás?- Preguntó el señor Nott, sin poder controlar la forma en que la veía. La lujuria era patente en su mirada, recorriendo cada centímetro del cuerpo de la morocha, desvistiéndola con la mirada, mientras se imaginaba montándola frenéticamente. No tenía nada que ver con sentirse atraído por ella, de hecho no era su tipo ni le gustaba. La única razón por la que la deseaba de esa forma, era porque le pertenecía a Lucius. Casius siempre había deseado todo lo que Malfoy poseía y ahora su obsesión era la morocha. Conocido era el hecho, de que se había casado con su esposa, solo porque ésta había sido una ex novia de Lucius. Y el mayor secreto de todos, era que el único y verdadero amante de Narcisa era él.
- Deja de mirarla de esa forma.- Gruñó Severus.
- Mis disculpas.- Dijo Casius sin apartar su mirada de la joven, mientras que Selena se movía incómoda por la intensidad de la mirada. Solo el ruido de una aparición, logró hacerlo desviar de su ojeada por el cuerpo de la morocha.
- ¿Qué haces aquí?- Gruñó el rubio, sacando su varita.
- ¡Lu!- Dijo la morocha y se arrojó sorpresivamente a los brazos de Malfoy, que la aferró con fuerza.
- ¡Mi pequeña! ¡Feliz Cumpleaños!- Exclamó dándole un beso en la frente.
- Viniste, quería verte. Muchas gracias por los regalos, son geniales.-
- ¿En verdad te gustaron?-
- Claro que sí, te quiero mucho Lu.-
- Y yo a ti.-
- Malfoy …- Dijo Casius.
- Sal de mi vista, antes de que pierda el control.- Gruñó el rubio.
- Lu … ¿Tú no habrás amenazado a Carry o sí?-
- Los Nott deben pagar por atreverse a …-
- ¡No! En todo caso, debería ser Theodore y no Carry. Vas a prometerme que no le harás daño.-
- No voy a prometerte nada. soy tu padre y haré lo que es mi deber hacer.-
- Lucius …- Gruñó la morocha.
- No voy a discutir esto contigo.-
- Lo harás. Esto me pasó a mi y no tiene nada que ver contigo.-
- ¡SOY TU PADRE!- Bramó el rubio dolido. - Y HARÉ LO QUE TENGA QUE HACER.-
- Lu … No quiero que hagas cosas malas por mí o que hagas que otra persona las haga. No puedo vivir sabiendo que haces cosas malas por mí.-
- Pequeña …-
- Por favor … prométemelo.- Dijo la morocha poniendo su mejor carita de cachorrito abandonado. La única expresión que sabía funcionaba con el rubio.
- De acuerdo, tú ganas.- Dijo Lucius acariciándole el rostro. - Casius, tu hija estará a salvo de mi o de cualquiera que este bajo mi influencia. Pero tu familia aún debe pagar por lo sucedido.-
- Estoy de acuerdo.- Dijo Nott, que se había vuelto a concentrar en el cuerpo de la joven y su erección era visible para todos. Severus jaló a Selena a su lado y la cubrió con su capa.
- No mires a mi niña de esa forma.- Siseó Lucius.
- Lo siento.- Dijo Casius y se concentró en Malfoy. - ¿Qué vas a pedir en compensación?-
- Las propiedades de tu familia, excepto tu casa, soy muy generoso y la mitad de tu dinero de Gringotts.-
- Eso es … demasiado, me dejarías en la ruina.-
- Debiste enseñarle mejor a tu hijo.-
- Ella es solo …-
- Ten cuidado con lo que vas a decir.- Siseó amenazante Snape, mientras aferraba a la morocha contra su cuerpo y aún cubriéndola con su capa.
- Lu …-
- No interfieras.- Le dijo cortante el adulto. - Acepté no meterme con la pequeña, eso es todo.- Agregó y Selena le obedeció.
- Esta bien, pero ¿Mis hijos podrán regresar al colegio?-
- Haz lo que quieras no me importa.- Dijo el rubio. - Ya te dije que no tocaré a tu hija y sobre tu hijo … pensaré más adelante cual será su castigo.-
- Esta bien, acepto.- Dijo Nott. - Mañana tendrás las escrituras y transferiré mi dinero a tu cuenta.-
- Eso suena bien.-
- Nos vemos.- Se despidió Casius y antes de marcharse le dio una nueva ojeada a la morocha, aunque no pudo ver más que su rostro. - ¡Ah! Me olvidaba. Ya que el cortejo de mi hijo no fue adecuado ni aceptado, exijo que se nos devuelvan los presentes.- Agregó.
- No estas en posición de exigir.- Le remarcó Lucius. - Pero estoy de acuerdo, mi niña no necesita ningún presente proveniente de tu familia. Se te serán restituidos a la brevedad.-
- Bien, ahora sí, me marcho.- Dijo Nott y se fue, vía polvos Flu.
- Ya puedes soltarla.- Le gruñó Lucius a Severus.
- De acuerdo.- Respondió el morocho siseando y liberando a Selena de su fuerte abrazo.
- Ven …- Dijo el rubio, extendiendo sus brazos.
- Te quiero.- Le dijo Selena con una enorme sonrisa.
- Y yo a ti.- Agregó y le dio otro beso en la frente.
- Lu …-
- ¿Qué?-
- Hueles raro … a perfume de mujer.- Dijo la morocha, olfateando aún más al adulto.
- ¡Eh! No, es … un nuevo perfume que compré.-
- Pero es de mujer.-
- Te aseguro que la botella dice esencias masculinas.- Dijo el rubio, mintiendo lo mejor que pudo y dado que era un experto en las mentiras, la morocha decidió creerle.
- ¿Tienes novia?- Preguntó por si acaso.
- Claro que no.-
- ¿Seguro?-
- Por supuesto.-
- ¿Estás saliendo con alguien?-
- Eso es lo mismo que tener novia.- Gruñó el rubio.
- No exactamente, pueden estar saliendo y aún no ser novios.-
- Estoy muy viejo para algo así.-
- Tonto, no eres viejo.-
- ¿Estas celosa?- Preguntó el rubio un poco preocupado, ya que no sabía que era lo que la morocha sentía exactamente por él. Al tiempo que Snape se tensaba, aguardando la respuesta.
- No, claro que no. Me gustaría que tuvieras una novia, así no estarías tan solo mientras nosotros estamos en el colegio.-
- No te preocupes por eso.- Dijo Severus. - Lucius no necesita una novia, tiene bastantes mujeres que calienten su cama, para no hacerlo sentir solo.- Agregó Severus y la morocha se sonrojó, mientras que el rubio lo fulminó con la mirada.
- ¡Deja de decir huevadas!- Siseó Malfoy.
- No es ningún secreto que te acuestas con medio mundo.-
- Eso era antes. Ahora soy un padre de familia.- Gruñó Lucius.
- Sí tú lo dices.- Respondió Severus encogiéndose de hombros.

Nota de la autora:

Bueno, al fin Sele cumplió los catorce. Ya no es tan pequeña ni ingenua …
Los Nott se han convertido en un problema para los Malfoy y para Snape.
¿Qué tramará Casius? ¿Se quedará de brazos cruzados?
¿Y qué ocurrirá con Sirius?
¿Lucius comenzará una relación seria con Naia o será solo una mujer más en su vida?
¿Qué siente Selena por Lucius?

Querida Lau! espero que este capi también te guste, es algo más ... meloso.

Amiga Euge! Y Sevi sigue defendiendo a Sele, de las miradas de Casius ... es adorable ... Y en algun momento los Sly tenían que actuar como tal y sobre todo Theo que tiene un padre digamos que ... peor que Lu ... un verdadero mortífago, en más de un aspecto.

Hola Kny! Sevi es muy temperamental y celoso, todo proveniente de su inseguridad, ve a Theo como un posible rival y se quiere asegurar que no se le vuelva a cruzar por la cabeza acercarse a su Selena ... jeje ... Draco esta en un dilema ... no quiere quedar como un idiota y como le explica a Sele lo que ocurre? se moriría de verguenza ... jeje ... ya veremos que decide hacer

besito y buen fin de semana a todas.

severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfic, lemon, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 11:07  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por STELLA
Lunes, 06 de abril de 2009 | 15:47
lucius tiene q tener una relaciomn seria con ella se lo merece.
a selena ya le keda menos xa cumplir los 15 y poder decirle a todo el mundo de su relacion con severus.
q va a pasar ahora con sirius??
kiero leer ya el proximo capitulo!!

y el otro fic?? no as renovadodesquiciado

espero q la proxima semana si no??
besos!!
adios!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.