Mi?rcoles, 08 de abril de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Capítulo 34: Invocando a un demonio.

Nerissa dio vueltas en su habitación, desesperada por las emociones que la embargaban. Amaba a Lucius y a pesar de que Selena le había dicho que no lo correspondía no estaba muy segura de eso. Los había observado varias veces, de forma detenida y meticulosa. Notó como la morocha se sonrojaba cada vez que Lucius la miraba, y como él parecía perder la noción del resto de las personas que había en el lugar con solo mirarla.
Tenía celos, muchos celos de Selena y aunque quería ser su amiga, una parte de ella deseaba que la morocha desapareciera de su camino.
Había hablado durante un largo rato con el hombre del espejo y se comprometió a seguir el plan que él había diseñado. En unos días debía fingir que estaba enfermando para atraer a Lucius a su lado.
- ¡No puedo hacerle eso!- Exclamó arrojando su muñeca preferida al suelo.

En la mansión Malfoy, Lucius estaba en los brazos de Selena. La idea de que todos confabularan para alejarlo de ella, lo ponía terriblemente mal. Un dolor intenso se abría paso en su pecho, ahogándolo en la desesperación. Tan fuerte era esa emoción, que la morocha pudo sentir un atisbo de ese dolor.
- Tranquilo, estamos juntos.- Le susurró Selena al oído.
- No por mucho, todos quieren que te alejes de mi.- Respondió Lucius mirándola a los ojos. - No quiero perderte.-
- No iré a ningún lado.-
- Eso no es lo mismo.-
- Lucius …-
- Me muero por ti. Te necesito Selena, te necesito tanto como el aire para respirar.- Le dijo acercándose a ella y apoyando sus labios suavemente para iniciar un beso. Un beso tierno y dulce, que pronto fue correspondido por la joven. Un ansía inexplicable, invadía el cuerpo de Selena, impulsándola a corresponder y desear aún más al adulto que estaba a su lado. Pronto terminaron nuevamente en la cama, besándose desesperadamente, mientras la mente de Selena parecía quedar en blanco. Ambos estaban ajenos a la sombra que se movía entorno a ellos, emanando lujuria y deseo. Como si fuera una espesa niebla, esos deseos carnales llevados al extremo, iba rodeándolos. Poco a poco, estaban perdiendo la razón, impulsados por esos sentimientos que invadían sus cuerpos y que ocasionaba que se desearan mutuamente.
- ¡Amo!- Chilló un elfo, ocasionando que ambos se separaran.
- ¡SAL DE AQUÍ!-
- Lo siento amo, pero tiene visita. Una joven ha venido a verle.-
- ¡NO VOY A REPETIRTELO, SAL DE AQUÍ!-
- ¿Y? ¿La joven? ¿Qué le digo?-
- Qué me espere. Sal.-
- Sí amo, lo siento.- Respondió el elfo y se marchó.
- Lamento la interrupción.- Dijo el rubio, acariciándole el rostro a Selena.
- Debemos levantarnos.- Dijo la morocha, aunque una parte de ella deseaba quedarse con él y continuar lo que estaban haciendo e incluso deseaba algo más. Al igual que ella, Lucius quería quedarse para besarla y acariciarla y poco a poco llevarla a un viaje sin retorno al placer. Estaba excitado y su erección golpeaba el cuerpo de la joven. Se movió buscando sentir placer y gimió al sentir el roce de sus cuerpos, ya que ella había arqueado su cadera buscando un mayor contacto entre ambos. Selena no sabía que estaba haciendo, solo respondía a los deseos de su cuerpo. Una extraña sensación que la impulsaban a buscar el cuerpo del adulto y desearlo como nunca había deseado algo. Lucius la miró a los ojos y se percató del extraño brillo de lujuria que se reflejaban en los hermosos ojos avellana de la muchacha. Por alguna extraña razón, sentía que eso no estaba bien, no era la Selena que conocía, dulce e ingenua. Se apartó rápidamente, aprovechando el segundo de lucidez que aclaró su mente. Estaba seguro de que si seguía así, en poco tiempo estaría dentro de ella y tarde o temprano eso los distanciaría.
- Tienes razón, es hora de levantarse.-
- ¿Te encuentras bien?- Preguntó preocupada al notar la expresión del adulto.
- Sí, pero … ¿Te sientes … extraña?-
La morocha estuvo a punto de decir que no, pero lo pensó por unos segundos. - Creo que un poco, no sé … me siento …-
- ¿Embriagada?-
- Algo así … ¿Qué sucede?-
- No lo sé, yo también me siento … extraño.- Respondió acercándose a ella y cubriendo su desnudez con la sábana.
- Gracias … por cuidarme.- Respondió sinceramente, conciente de lo mucho que debía costarle al adulto no seguir con su deseo.
- Te amo Selena …- Dijo y la besó suavemente. Se alejó yendo al baño. La morocha quedó sola en su habitación confundida y extrañando la cercanía del adulto.
- Selena … Selena …- Susurró un hombre desde el espejo. Ella se levantó cubriéndose con la sábana y se acercó al espejo.
- ¿Qué …?-
- No lo olvides … no te olvides de Severus.- Dijo el hombre con la voz quebrada.
- ¿Quién eres? Déjame verte.-
- No puedo … aún no.- Respondió colocando su mano en el espejo. - Por favor, no te olvides de él.-
- Dime quién eres.-
- Selena, tienes que confiar en mi.-
- ¿Cómo puedo confiar en ti, si ni siquiera sé quién eres?-
- Escucha a tu corazón.-
- No voy a seguir hablando contigo, hasta que me digas quien eres.-
- ¡No! ¡Espera! No te alejes de mi.- Suplicó el hombre con la voz llena de dolor. - Selena …-
Sin saber porque, su corazón se estremeció ante el dolor del hombre. Quería correr hasta él y abrazarlo. Dio media vuelta y se acercó al espejo.
- Dime que sucede.-
- No lo sé … algo esta cambiando y … no quiero que eso ocurra.-
- ¿Por qué?-
- No puedo decírtelo.-
- ¿Yo te importo?-
- Por supuesto que sí, pero no puedo decirte porque.- Dijo el hombre poniendo su mano nuevamente en el espejo y con deseos de acariciarla.
Selena lo observaba, llevaba una capa oscura con capucha que le cubría la cabeza y una máscara ocultaba su rostro que le impedía verle los ojos. Su voz salía distorsionada a causa de esa máscara y por tal motivo le resultaba irreconocible.
- Te dije que no volvieras a hablar con ella.- Gruñó el hombre del espejo.
- No le he dicho nada importante, no eres él único que puede perderlo todo.-
- Cállate.- Siseó el hombre del espejo.
- Él no me ha dicho nada, ¿Por qué lo trata así?- Dijo Selena saliendo a la defensiva del segundo hombre. Algo que sorprendió a ambos adultos e hizo las delicias del segundo hombre. Si hubiera podido verle el rostro, se daría cuenta de que estaba sonriendo.
- No es muy sensato algunas veces.- Dijo el hombre del espejo.
- ¿Por qué andan con tantos secretos?-
- Es por el bien de todos.-
- Querrá decir por el bien de ustedes.-
- No, esto también es por tu bien.-
- Me cuesta creerlo.-
- Selena …- La llamó el segundo hombre.
- Ya vete, antes de que metas la pata.- Le dijo el hombre del espejo.
- Solo quiero hablar un poco más con ella.-
- No.- Gruñó el hombre del espejo.
- Eres insoportable.- Gruñó el segundo hombre y se marchó blasfemando.
- Eres malo con él.-
- ¿Por qué lo defiendes? No lo conoces.-
- Me agrada.- Respondió sinceramente la morocha.
- ¿Y yo no?- Preguntó dolido.
- Un poco, pero como eres malo con él, eso hace que no me agrades demasiado.-
- Ya veo …- Gruñó el hombre del espejo. - Ya debo irme, adiós.- Agregó bruscamente y se marchó. Dejando a Selena aún más confundida que antes. Tomó algo de ropa y se fue a darse un baño. Al entrar en la enorme habitación que era su baño privado, decorado con el más fino mármol blanco y una enorme pileta que parecía de natación más que una bañera, iba a quitarse la sábana cuando …
- Selena …- La llamó el segundo hombre.
- Regresaste.-
- Sólo quería despedirme adecuadamente.-
- ¿Siempre andas mirando detrás de los espejos?- Preguntó avergonzada, dándose cuenta de la cantidad de veces que podían haberla visto desnuda.
- No, solo cuando te hablamos.-
- ¿No vas a decirme tu nombre?-
- No puedo …-
- Inventa uno, así … puedo llamarte si deseo hablar contigo.-
- ¿Lo harías? ¿Me llamarías?- Preguntó esperanzado.
- Si.-
- ¿Lo qué le dijiste a … el otro hombre, fue verdad?-
- ¿Qué cosa?-
- Que te agrado.-
Selena se sonrojó un poco y asintió. - Sí, es verdad.- Respondió y el hombre volvió a sonreír, aunque ella no pudo verlo.
- Tú también me agradas mucho …-
- ¿Ya lo pensaste? ¿En algún nombre?-
- Haber …- Dijo pensativo. - Edwing.-
- ¿Edwing?- Preguntó Selena. - No es un nombre muy bonito que digamos.
- Es mucho mejor que mi verdadero nombre, ¿Sabes que significa?-
- No, ni idea.-
- Es un nombre norteamericano que quiere decir “Dios de la luna.”-
Selena se sonrojó, su nombre también estaba relacionado con la luna.
- ¿Por qué elegiste ese nombre?-
- Porque se parece al tuyo. Selena quiere decir … hermosa como la luna, pero también era el nombre de una divinidad griega, la diosa de la luna.-
La morocha se sonrojó aún más y el hombre volvió a sonreír. Le encantaba verla sonrojarse y más cuando él era el causante.
- Eres raro …-
- ¿Te asusté?- Preguntó preocupado.
- No … es raro, pero me siento segura contigo.-
Edwing sonrió nuevamente. - Me alegro, puedes confiar en mí. Y en un futuro, que espero que no sea muy lejano, sabrás que es lo correcto. Ya debo irme, has de querer bañarte.-
- Sí … es verdad.-
- Adiós Selena.-
- Adiós Edwing.- Dijo la morocha y la imagen del hombre desapareció del espejo. Algo dubitativa, se quitó la sábana que resbaló sensualmente por su cuerpo y comenzó a prepararse el baño, sin saber que aún Edwing permanecía observándola. No era lujuria ni deseo, lo que impulsaba al hombre a mirarla, simplemente quería estar a su lado y cuidarla, aunque sabía a la perfección que no podía atravesar la barrera del espejo para acercarse a ella.

- Severus … despierta.- Susurró suavemente Alecto. - Ya amaneció.-
- ¿Selena?- Preguntó medio dormido.
- No soy esa estúpida mocosa.- Gruñó Alecto molesta.
- Lo olvide, lo siento.- Se disculpó el morocho.
- ¿No puedes dejar de pensar en ella?-
- Ni un segundo.-
- Ya veo …-
- ¿Qué tiene que te gusta tanto?-
- Todo … es dulce, ingenua, cariñosa y la amo con locura.-
- ¿Seguro?- Preguntó la furia, rozando sus labios con los del profesor de pociones y apoyando sus pechos desnudos contra la piel del hombre.
- Alecto … detente.- Gimió Snape, cuando ella se colocó sobre él, tratando de excitarlo.
- Quiero estar contigo, ¿Por qué no puedes aceptarme?-
- No lo sé.-
- Ella te ha hechizado.- Gruñó la furia sentándose a su lado y frustrada.
- Eso no es verdad.-
- Sí lo es. No es normal que un hombre me rechace.-
- Selena no haría una cosa así.-
- No la conoces lo suficiente.-
- Ella es muy dulce e ingenua para hacer algo así.-
- No me parece muy ingenua, si se fija en un hombre que bien podría ser su padre.-
- Y si vamos al caso, tú serías mi tátara tátara tátara abuela ¿O no? Después de todo, llevas viviendo en este mundo durante siglos.-
- No tienes que ser tan desagradable. ¿A caso te parezco una abuela?- Preguntó la furia, mostrando su perfecto y esbelto cuerpo desnudo a Snape.
- No.- Respondió muy a su pesar, mientras el deseo por poseerla se incrementaba. Una sombra se movía silenciosamente por el cuarto, emanando un poder oscuro que incrementaba la lujuria del profesor de pociones.
Luego de mantener relaciones otra vez con la furia y muy a su pesar, se levantó para comenzar el día. Se sentía agotado, el sexo con Alecto era salvaje y sin miramientos, liberando toda la pación y la lujuria que lo embargaba.
Los días fueron pasando y Severus olvidaba poco a poco, que lo había llevado hasta ese lugar olvidado en el medio del desierto. La mayor parte del tiempo, lo pasaba en la cama, acostado con Alecto y disfrutando del sexo como nunca antes lo había hecho.
Selena estaba muy preocupada, había pasado un mes y no había recibido ningún mensaje de Severus. Eso la fue inquietando y desesperando.
- Cariño, tranquila. De seguro Snape esta bien, es un buen guerrero.-
- Pero es humano y vulnerable.-
- No te preocupes, ha de haber perdido la noción del tiempo, eso suele pasar.- Dijo Narcisa, tratando de calmarla.
- Eso espero.- Respondió afligida la morocha.
- Toma, esto es para ti.- Dijo la rubia, extendiendo un enorme libro negro, muy antiguo y pesado.
- ¿Qué es?-
- El libro de los demonios. Para que lo leas y veas si te interesa invocar alguno. Recuerda que cierta engreída aún no ha recibido su merecido.-
- Es verdad … gracias. Lo leeré.-
- Amor mío …- Dijo una voz seductora que salió de una nube gris que se apareció en medio de la habitación de la rubia.
- Belial …- Susurró Narcisa.
- Tú otra vez, ¿No tienes otro lugar a dónde ir?- Gruñó el demonio molesto al ver a la morocha.
- Lo siento, solo estaba de paso.- Dijo Selena.
- Bien, entonces vete yendo … salvo que quieras formar un trío.- Agregó tomándole el pelo.
- ¿A caso todos los hombres piensan en formar un trío?-
- Es el sueño de todo macho.- Respondió Belial.
- ¡Hombres!- Exclamó Selena y se marchó, dejando a la pareja de amantes sola. Fue a su habitación y abrió el libro. Las hojas eran amarillas y quebradizas, emanaban un olor a humedad y tierra, un olor agradable y atrayente. Recorrió las páginas una por una, mirando las ilustraciones de los demonios y de los rituales de invocación. Leyó detalladamente las características de varios demonios, cuando descubrió que algunos podían responder preguntas sobre el pasado, el presente y el futuro. Ella deseaba saber sobre Severus, sí él esta bien.
- “Astaroth: es el nombre otorgado a un varón, por la encarnación
medieval de una poderosa Diosa-Demonio, de nombre Astoreth. Archiduque del occidente de los infiernos. Representado como un ángel coronado, desnudo enclenque sosteniendo una víbora en la mano izquierda y cabalgando a lomos de un dragón. Tesorero infernal, ve el pasado, el presente y el porvenir; detecta los deseos secretos y concede protección a los grandes. Adora platicar acerca de la gran caída de los Ángeles, y dice haber sido el castigado injustamente, alegando que un día recuperara su lugar entre los Ángeles del cielo, como el príncipe de los Tronos que solía ser.” No parece ser muy malo. Veamos que otro hay …

“Gomory: Un poderosos duque del infierno, que aparece como una hermosa mujer. Descubre el pasado, presente y futuro, encuentra objetos perdidos y procura a las mujeres y a las jovencitas”. Este mejor no, me da mala espina con eso de que procura a las jovencitas.

“Otis. Presidente del infierno, que aparece como una terrible víbora. Conoce el pasado, el presente y el porvenir. Tiene numerosos amigos y enemigos. Manda en 60 legiones diabólicas.” Nada de víboras …

“Pursan: Gran rey del infierno que se aparece bajo forma humana con cabeza de león, llevando una culebra siempre furiosa, va montado en un oso, dando continuamente el sonido de una trompeta, conoce a fondo lo presente, lo pasado, lo futuro, descubre las cosas ocultas y los tesoros, cuando toma la forma humana, esta es aérea, es padre de los buenos espíritus diabólicos familiares y manda 22 legiones.” Mmm este no parece ser muy peligroso, pero la culebra no me agrada …

“Wall / Walt: Grande y poderoso duque del imperio infernal que tiene la forma de un dromedario enorme y terrible, si toma la forma humana habla en lengua egipcia, inspira amor a las mujeres, conoce el presente, el pasado y el porvenir. Manda 30 legiones de diablos.” Éste definitivamente no, lo único que me faltaría es enamorarme de un demonio, además si es un camello enorme y terrible que habla egipcio no le voy a entender nada ...-  Decía Selena en voz alta, mientras leía el libro. Por fin se decidió por uno. Sabía que debía pedirle ayuda a Narcisa para invocar a un demonio, pero en este momento la mujer estaba demasiada ocupada con su amante para ayudarla. Y tampoco se animaba a interrumpir, no quería provocar la furia de Belial. Así que siguió paso a paso las instrucciones del libro e invocó a …
- ¿Una niña? ¿Me ha invocado una niña? ¿Tan bajo he caído?- Preguntaba el demonio.
- Eres … eres Astaroth.-
- Eso es obvio, ¿No era a mi a quién invocaste?-
- Sí, pero es la primera vez que lo hago.-
- Niña ingenua …- Dijo el demonio evaluándola detenidamente. Una sonrisa socarrona se dibujó en su rostro.
- ¿Podría cubrirse con algo?- Preguntó avergonzada la morocha, al contemplar al demonio desnudo.
- ¿Nunca has visto a un hombre desnudo?-
- No …-
- Esta bien.- Dijo cansinamente el demonio y con sus poderes hizo aparecer unos extraños pantalones. - Así que … quieres saber sobre tu amado Severus, ¿Eh?-
- ¿Cómo lo sabe?- Preguntó Selena asombrada.
- Porque puedo ver los más profundos deseos de las personas y tú particularmente con tu inocencia eres como un libro abierto.-
- Ya veo …-
- Te responderé todo lo que me preguntes, pero … ¿Qué me darás a cambio?-
- ¿Qué?-
- ¿No pensaste que trabajaría gratis o si?-
- No, yo … el libro no decía nada sobre …-
- Mi precio es ver un espectáculo.- Dijo el demonio cínicamente.
- ¿Espectáculo?-
- Así es, me gustan los espectáculos y uno particularmente bueno sería verte con un incubo.-
- ¿Un qué?-
- Un demonio sexual.-
- ¿Qué? ¿Quiere verme manteniendo relaciones con otro demonio?- Preguntó alarmada.
- Así es.-
- Entonces ya puede irse no le preguntaré nada.-
- Pero ya me has hecho dos preguntas. Me has preguntado quién soy y que es un incubo y te he respondido amabas. Así que … estas en deuda.-
- Yo … yo no …-
- Caíste.- Dijo el demonio estallando en risa y viendo la mirada atónita de la joven. - Solo bromeaba, me gusta tomarle el pelo a las jovencitas inocentes como tú. Ver las expresiones que ponen es paga suficiente.-
- Nunca creí que …-
- ¿Qué los demonios tuviéramos sentido del humor? Pues sí lo tenemos, bueno, algunos no todos.-
- Entonces, ¿Va a responderme?-
- Sí. Tu Severus se encuentra en el medio de un desierto en el lejano oriente.-
- ¿Esta bien?-
- Más que bien, diría yo. Sabiendo la compañía que tiene y lo que esta haciendo.-
- ¿Qué quiere decir?-
- Esta fornicando, día y noche con una furia.-
- ¿QUÉ?- Bramó la joven y los vidrios del lugar temblaron, haciéndose eco de su cólera. - ¿Está con esa mujerzuela?- Siseó peligrosamente.
- Las furias no son exactamente mujerzuelas …- Dijo el demonio, sorprendido de la magia que emanaba de la pequeña.
- ¡ES UNA MALDITA MUJERZUELA! ¡VOY A ARRANCARLE LOS OJOS!-
- No creo que sea prudente, enemistarse con una furia.-
- Ella no puede dañarme.-
- Ahora sí, una vez que invocas a un demonio rompes la protección que impide a una furia atormentarte. No importa que solo hayas invocado a alguien como yo, que solo respondo preguntas.-
- Ya veo … no me importa. Tengo que alejarla de Severus.-
- Es muy peligroso. Sigue el consejo de alguien viejo y sabio, no te enfrentes a una furia.-
- Pero él … él tiene que estar conmigo.-
- Por ahora, esta bajo el control y la lujuria de furia.-
- Dime que puedo hacer.-
- Buscar una forma de alejarla.-
- Eso lo sé. Dime ¿Cómo lo hago?-
- No puedo responder esa pregunta.-
- Por favor.-
- Lo siento, pero el reino de las furias difiere del reino de los demonios. Mientras ella este en el medio, no puedo dilucidar el futuro.-
- Entiendo … ¿No puedes darme otro consejo? ¿Hay algún otro demonio que puede ayudarme?-
- Hay demonios poderoso que podrían derrotar a la furia. Pero al precio a pagar es demasiado elevado.-
- ¿Cuál sería?-
- Tú misma. El demonio te tomará y te llevara a su reino. Eso es, porque para enfrentarte a la furia debes invocar a uno de los reyes demonios.-
- ¿Belial?-
- Es una opción, pero como bien sabrás ya ha elegido a su compañera. No te ayudara. Sí invocas a un rey demonio, ya no podrás estar con ese hombre llamado Severus, aunque la furia se haya marchado. Debes buscar otra solución.-
- Ya veo …-
- Si no tienes más preguntas, debo irme.-
- Espera … ¿Puedo invocarte alguna otra vez?-
- Todas las que desees. Adiós.-
- Adiós y gracias.- Dijo Selena y el demonio se desapareció. - No voy a dejar que Severus este con esa … con esa … maldita.- Gruño la morocha.
Se acercó al espejo con las lágrimas cayendo por su rostro y sintiéndose terriblemente sola.
- Edwing … Edwing …- Le susurró al espejo y segundos después el hombre encapuchado apareció.
- Selena … ¿Qué te ocurre?- Preguntó alarmado al verla llorar.
- Ya no me quiere.- Gimoteó estallando en un llanto que le desgarraba el corazón al hombre.
- No llores pequeña, ya no llores. Dime que sucede.-
- Severus … Severus ya no me quiere.-
- ¿Por qué dices eso?-
- Esta con la furia … esta con esa furia en medio del desierto.-
- ¿De dónde sacaste ese disparate?-
- No es ningún disparate, Astaroth me lo dijo.-
- ¿Invocaste a un demonio?- Preguntó el hombre gruñendo.
- Lo hice, quería saber si Severus estaba bien. No me ha escrito en un mes.-
- No debiste hacer semejante estupidez. Invocar a los demonios puede ser muy peligroso, sobre todo para alguien tan ingenua como tú.-
- Pero necesitaba saber …-
- Ese idiota …- Gruñó Edwing pensando en Severus. - Trataré de hacerlo entrar en razón.-
- ¿Me ayudaras?-
- Por supuesto que lo haré. Me voy y mantente alejada de los demonios.- Gruñó Edwing y su imagen desapareció del espejo.

- Está con la furia. Por eso no hemos podido encontrarlo.- Gruñó Edwing apareciéndose en la casa del hombre del espejo.
- Baja la voz. Vas a despertar a mi hijo.-
- Tenemos que hacer algo.- Gruñó Edwing molesto.
- Vaya momento que eligió ese Severus para caer bajo el efecto de su libido. Siempre creí que no tenía ninguno.-
- Deja de burlarte, esto es serio.-
- Es tú culpa.-
- Ya lo sé.-
- He puesto en marcha un plan, pero Nerissa no quiere ayudarnos.-
- Dile la verdad.-
- Es peligroso.-
- Más peligro es, si las cosas siguen igual. Lo sabes.-
- De acuerdo, me arriesgaré.- Dijo el hombre del espejo. Su imagen apareció en el enorme espejo que decoraba el cuarto de Nerissa.
- ¿Otra vez viene a verme?- Preguntó la castaña.
- Quiero que confíes en mi. Debes hacer lo que te he dicho.-
- No.-
- ¿Confiarías en mi, si te muestro quien soy?-
- Sería un comienzo.-
- Esta bien.- Dijo el hombre del espejo bajando su capucha y quitándose la máscara.
- ¿Tú?- Preguntó Nerissa atónita al contemplar al hombre. - Pero … Tú … no entiendo.-
- Te explicaré todo …- Dijo el hombre, acercando su mano al espejo y tratando de acariciar a la joven. En sus ojos se observaba una gran calidez y amor, un tremendo amor por ella.

Nota de la autora:

Sé que estos capis están siendo muy cortitos pero no puedo evitarlo. Espero que les guste y el misterio siga dando vuelta.

Querida Pixel: Así que te diste cuenta de quienes son ... y yo que quería dejarlas con la intriga hasta el final ... bua!!!  Pobre Lu! no me lo odies, es demasiado impulsivo, no puede controlarse y digamos que Sele no le dice que se detenga tampoco ... en fin ... y Sevi ... esta perdido con esa furia ...

Hola Lau Snape: Falta un poco para que Sevi regrese, quizás en el próximo capi o en el otro, ya veremos ... paciencia ... y los del espejo ... ya veremos quienes son ...

Kia Malfoy, Amiga! Disfruta de las vacaciones así juntas fuerzas para continuar el resto del año. Cómo te fue en los examenes? de seguro que muy bien. me imaginaba que ibas a ser feliz con ese capi y si, algo de alegría para Lu ... ya veremos que pasa más adelante y las personas del espejo ... decime quien crees que son, mandame un mail, aunque de todas formas no voy a decirte si estas en lo cierto, jeje ... me gusta dejarlas con la intriga.

Stella querida! Paciencia niña, todo llega a su tiempo ... ya veremos que pasa con estas parejitas ... Sele sabe que Sevi anda nuevamente con la furia así que ... probablemente Sevi tenga que hacer buena letra en el futuro. claro que Sele tampoco ha sido una santa durante su ausencia, pero él no lo sabe ... Vos también te has dado cuenta??? voy a llorar!!! sabía que tarde o temprano varias se irían dando cuenta, pero quería que fuera más adelante ... Bua!!!

Hola Marmik! bienvenida al grupo de seguidoras de esta loca historia. Jejeje ... me gustó tu idea, me hace acordar a Dragon Ball Z y la fusión de Vegeta y Goku ... pero me quedo con Vegeta por separado y en el caso de Sevi y Lu ... mmm ... los dos son demasiado egoistas como para aceptar algo así, los dos quieren estar con Sele, pero no compartirla con nadie ... ya veremos que sucede con ellos ...

Amiga Euge! Casi todas tienen sus sospechas sobre la gente del espejo ... no!!! me voy a deprimir!!! ... jeje ... no soy tan extremista ...
No. no aún respiro ... a veces no llego a tiempo para escribir los fics ... el tiempo se me va como el agua ... jeje ... de ahí que estos capis sean tan cortitos ... trataré de compensarlas con algun capi medio largo, pero no prometo nada

Felices Pascuas para todas.
Besitos y buena semana.

severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, lucius malfoy, amor, romance, drama, lemon, fanfic

Publicado por miakayuki2006 @ 10:45  | sele y sevi vers 2
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Publicado por lau snape
Mi?rcoles, 08 de abril de 2009 | 17:15
oxe muy buen capitulo!!! pero no consigo sabes kienes son... tengo algunos nombres pero no se... xd weno espero k sigas escribiendo los capis mas largos plisss!!! bxitos!!!RollEyes
Publicado por pixel
Viernes, 10 de abril de 2009 | 15:36
Hola!!!! Estuvo bien el capi....lo que a pasado con los hombres del espejo me a confundido.... creo k se kienes son... pero no se, no se...algunas cosas k dicen me dejan confundidas.... espero k digas de una vez kienes son xk me estas volviendo loca!!!! xDD..... y la furia esa... k PUTA es!!!! La odio!!!! Pero Sev no se keda atras... k esta to el dia fol..... con ella y ni se acuerda de selena!!!! k poca verwensa!!! Y la pobre Selena con lo preocupada k esta!Y ella tambien es tonta ...no debia de haber invocado al demonio sola xk si le hubiera tocado uno de esos cerdos... se tendria k haber acostado con ?l.

Bueno te dejo, bss y cuidate!!

PD: En el proximo capi me tienes k decir kienes son los hombres del espejo!!!! K ya no puedo esperar mas!! xD
Publicado por kia malfoy
Domingo, 12 de abril de 2009 | 17:17
hola..
amiga...!!
umm.. pss... Ojos locos
ya no entiendo.. ya dime.
anda.. quiero.. saber..a quien..te refieres.. bueno.. tenia.. una sospecha..pero..ahora.. no se que pensar.. ya me enrede... Ojos locos
bueno.. espero.. y ya.. me saques.. de la..duda..
ok..
me enkanto..este...fik..
sensillamente.,..adorable-- Amor
bueno.. seguire..leyendo..ok..
kuidate.
bzythos.!
Publicado por marmik
Lunes, 13 de abril de 2009 | 15:49
hola!
que emocionante!
veras los del espejo creo k se quienes s?n...
son:sevi el que advierte a selena
lucius el otro!
los ni?os...posibles hijos de sevi y selena...
solo que estan en otra realidad que ha sido distorsionada..
no se el porque????
me equiboco mucho??? AmorAmor
me encanta como nos trasmites lo k sentimos por seve AmorAmor
marmik
Publicado por Invitado
Martes, 23 de junio de 2009 | 20:56
soy el ricola de pontevedra estoy en una comunidaz de enfermos mentales hoy me paso que medesaparecio un pantalon y una camisa descofio de mis conpa?eros lla no se que acerLlamaLlamaGi?ocaida de mandibulas
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.