Jueves, 16 de abril de 2009

severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Capítulo 35: El regreso de Severus.

Edwing no pudo resistirse quedarse de brazos cruzados, aunque confiaba en el hombre del espejo, también quería hacer algo.
Buscó entre miles de espejos, hasta que encontró el que estaba buscando. Observó la imagen que éste le devolvía y la bronca se incrementaba en su interior. “¡Maldito estúpido!” Gruñó internamente, al ver a Snape tirado en la cama y agotado de tanto follar con la furia. La mujer se había marchado por unos instantes y supo que era hora de actuar.
- ¡MALDITO IMBÉCIL! ¡DESPIERTA!- Bramó Edwing. Severus se sobresaltó y se cayó de la cama.
- ¿Quién demonios eres?-
- Déjate de preguntar estupideces. Si pudiera matarte, lo haría.-
- No me conoces, ¿Por qué habrías de querer matarme?-
- Oh, te conozco, te conozco demasiado bien.-
- ¿Qué quieres?-
- Decirte que has puesto en peligro a la mujer a la que en verdad amas.-
- ¿De qué hablas?- Gruñó Severus, acercándose al espejo, completamente desnudo.
- De Selena, ¿O te has olvidado de ella?-
- No me he olvidado, la amo.-
- Al parecer no lo suficiente, te olvidaste de escribirle y ella ha estado muy preocupada por ti. ¿Sabes lo que hizo?-
- Es obvio que no.- Siseó molesto.
- Invocó a un demonio, para saber si estabas bien.- Le gruñó Edwing golpeando el espejo. - La has puesto en riesgo y pueden llevársela.-
- ¡NO!¡ NADIE SE LA VA A LLEVAR!- Bramó Severus fuera de sí.
- Sabes bien que hay demonios que seducen a las brujas y se las llevan a su mundo. No volverás a verla.-
- No voy a permitirlo.- Dijo Severus firmemente, busco su ropa y comenzó a vestirse. - Regresaré a su lado y la cuidaré.-
- La estas perdiendo y Lucius se la va a quedar.-
- Eso no es verdad, ella no lo ama.- Gruñó Snape.
- No estaría tan seguro de ello, lo desea a su lado. Y tiene razón en escogerlo, Lucius siempre ha sido constante en su vida, mientras que tú …-
- ¡Cállate!- Le siseó furioso. - ¿Quién eres? ¡DIMELO!-
- Ya que insistes.- Dijo Edwing, bajándose la capucha y quitándose la máscara. Severus lo miró atónito, entre todas las personas que había imaginado que podía ser ese hombre, nunca se espero lo que estaba viendo.
- ¿Cómo …?-
- ¿De qué te sorprendes? Conoces las reglas de los espejos.- Respondió Edwing, sonriéndole irónicamente.
- ¿Selena? Lo que dijiste … ¿Es cierto?-
- Por supuesto, no tengo intenciones de mentirte.-
- Debo regresar.- Dijo Severus apresuradamente.
- Veo que al fin, te funciona el cerebro.-
- Deja de burlarte.- Le gruñó Severus. - Vete a cuidarla.-
- No tienes que decírmelo.- Siseó Edwing y su imagen se desvaneció del espejo.
- ¿Con quién hablabas?- Preguntó Alecto, entrando en la habitación.
- Nadie que te importe, no es asunto tuyo.-
- ¿Por qué me tratas así?-
- Me has estado manipulando …-
- No es cierto, no te he obligado a hacer nada que no hubieras querido.- Gruñó la furia molesta.
- He venido hasta aquí, buscando algo para deshacerme de ti y lo único que he hecho es fornicar contigo día y noche.-
- Y te ha gustado, gemías como loco.- Le retrucó molesta y Severus se sonrojó.
- Solo porque cada vez que lo hemos hecho, he pensado en Selena.-
- ¡Mientes!- Exclamó Alecto dolida.
- No lo hago, cada vez que alcance el orgasmo no grite tu nombre, de hecho no grite nada. Me mordía el labio para no gritar “Selena”, ¿Lo entiendes?-
- ¿Por qué me haces esto? Te amo, soy la única que te ama.-
- Tú no sabes lo que es el amor.-
- Te equivocas, sé lo que es amar y te amo a ti.-
- Si eso fuera cierto, no estarías persiguiéndome por todos lados.-
- No te persigo, yo solo …-
- No te amo, déjame tranquilo de una buena vez.-
- ¿Para qué? Para que te marches con esa chiquilla que no vale nada, que nunca podrá darte lo que necesitas.-
- No la conoces, ella es a la única a la que en verdad deseo.-
- ¡Mientes!- Dijo Alecto llorando y se desvaneció.
- Por fin.- Exclamó Severus y empacó sus cosas.

- ¡Tú! ¡Maldita mocosa!- Exclamó Alecto, apareciéndose en la habitación de Selena.
- ¿Dónde esta Severus?-
- ¿Te atreves a hablarme en ese tono? Nunca volverás a verlo.- Dijo la furia y la observó detenidamente, una sonrisa maliciosa se dibujó en su rostro. La morocha, había cambiado. Selena retrocedió unos pasos al ver la expresión triunfal de la furia.
- ¿Severus, dónde está?-
- Te dije que no volverías a verlo y …- Dijo Alecto acercándose a ella, la rondó y su apariencia cambió. Volvió a convertirse en la horrible mujer con pelos de serpientes, de piel pálida verdosa y unas manos como garras. Selena se aterrorizó, comenzó a sentir un terrible dolor en lo más profundo de su alma. Un dolor agonizante, que envolvía su cuerpo y la sumergía en lo profundo de la oscuridad. La imagen de Severus se alejaba de ella y el sudor frío recorría su cuerpo, quitándole las fuerzas.
- ¡NO!- Gruñó tratando de oponerse a la furia. - ¡No te dejaré a Severus!- Agregó, con un hilo de voz.
- Es mío, te ha abandonado.-
- ¡No! Él nunca va a dejarme, me quiere como yo lo quiero a él.-
- Te equivocas, es mío y la prueba es que estoy embarazada, vamos a tener un hijo.-
- Mientes.- Siseó Selena.
- No lo hago y en lo más profundo de tu ser, sabes que es cierto.-
- ¡No!-
- Lo has perdido para siempre. Vamos a ser una familia muy feliz.-
- Vieja mentirosa.- Gruñó Selena. - No estas embarazada. Cuando una furia queda embarazada, no puede adoptar la forma que tienes ahora, permanece con su forma humana hasta que da a luz. Lo investigue.-
- Mocosa entrometida. Te daré una lección que nunca olvidarás.- Siseó Alecto, volviéndose aún más amenazante.
- ¡ALEJATE DE ELLA!- Bramó Severus, apareciéndose en la habitación.
- ¡No! Cuando acabe con ella, estaremos juntos para siempre.- Dijo la furia, pero Snape la ignoró. Se acercó a Selena y la alzó.
- Sí quieres lastimarla, tendrás que matarme primero.- Siseó el profesor de pociones.
- Aléjate, déjala y ven conmigo.- Le suplicó Alecto.
- ¿No lo entiendes? No voy a dejar a Selena, la amo.- Dijo Severus, fulminando con la mira a la furia. Alecto se desvaneció furiosa.
- ¡Regresaste!- Dijo la morocha, acariciándole el rostro al adulto.
- Lamento haberte preocupado.- Dijo Snape, dándole un beso en la frente.
- Severus, Severus.- Dijo ella, abrazándolo con todas sus fuerzas. - Creí que … que ya no me querías, que te quedarías con ella.-
- ¡Tonta! Te amo y eso nunca va a cambiar.-
- Severus ...-
- ¿Aún estas enojada conmigo?-
- Debería estarlo, te fuiste por un mes y no me escribiste ni una sola vez. Pero me alegra que estés aquí conmigo, así que estas perdonado.-
- Ahora él que esta enojado soy yo.-
- ¿Por qué?-
- Alguien me dijo que has invocado a un demonio.- Siseó Severus.
- Tenía que saber si estabas bien.- Respondió, haciendo un pucherito que derritió al adulto.
- Selena …- Dijo el morocho, acercando su rostro lentamente. Apoyó sus labios con suavidad y la besó con ternura, saboreándose mutuamente. - Te extrañé …-
- Hubieras vuelto …-
- Lo sé, pero … me sentía confundido.-
- Esa maldita furia de pacotilla.- Gruñó la morocha y Severus rió.
- ¿Celosa?-
- Por supuesto que sí. Te fuiste de vacaciones con ella.-
- No fueron vacaciones …-
- Alguien me dijo que lo estabas pasando muy bien, demasiado bien.- Dijo la morocha, frunciendo el seño y el adulto supo a lo que se refería.
- Lo siento, me dejé llevar.-
- Lo sé, te entiendo …- Dijo la morocha sonrojándose.
- ¿Tú y ese rubio platinado …?- Gruñó Severus.
- Solo fue … un pequeño desliz, nada grave.- Confesó, avergonzada. Severus se tragó su bronca, después de todo, él no tenía ningún derecho a quejarse, tras lo que había hecho con la furia. - Lo entiendo … pero no vayas a cambiarme por él.-
- No lo haré.- Respondió Selena firmemente y sonrojándose. - Te amo solo a ti.-
- Selena …- Dijo el adulto, abrazándola con tanta fuerza que no la dejaba respirar.

Mientras que en el despacho de Malfoy.
- Lamento haber venido a molestarte.- Dijo Nerissa.
- No me molesta, ¿Qué te sucede?-
- Yo … es solo que no me he sentido muy bien últimamente.- Dijo la castaña y el rubio se acercó rápidamente.
- ¿Te sientes débil?-
- Solo un poco.-
- Lo siento, es mi culpa. No te he estado cuidando como prometí.-
- No tienes obligación … te ofreciste a ayudarme y … entenderé si ya no deseas hacerlo.- Dijo la joven, esquivando la mirada del adulto. Lucius se sintió terriblemente mal ante esa idea. Estaba confundido, una parte de él quería estar con Selena y la otra le gritaba que su lugar era junto a Nerissa.
- No voy a dejarte. Te he descuidado y eso no volverá a suceder.-
- Lucius … yo … yo no deseo que estés a mi lado por lástima.-
- No es compasión, en verdad quiero estar contigo.- Dijo el rubio, acariciándole el rostro.
- ¿Y Selena?- Preguntó la castaña, sin poder contenerse.
- ¿Qué hay con ella?-
- Nada, olvídalo. Debo regresar, no le avisé a mi padre que salía.-
- Quédate a almorzar.-
- No, gracias.-
- Nerissa … yo no …- Dijo Lucius, que su orgullo le impedía decir que deseaba que ella se quedara.-
- Adiós.- Dijo la castaña y le dio un suave besó en la mejilla, casi rozándole los labios y se desvaneció junto a su elfina.
“¿Qué me está ocurriendo?” Pensaba el rubio, mientras caminaba hacía la habitación de la morocha. Entró sin golpear y la vio sonriendo en brazos de Snape.
- Veo que regresaste.- Gruñó Malfoy molesto.
- Así es.- Respondió Severus, sintiendo la tensión y la irritación del rubio.
- ¿Y tu furia?-
- Aún la tengo pegada.-
- Me da la sensación que no deseas alejarla.- Dijo Lucius con malicia.
- Te equivocas.-
- ¿En serio? ¿Qué hiciste durante tu mes de “búsqueda”?- Preguntó el rubio, mientras lo fulminaba con la mirada. Severus se dio cuenta de lo que trataba de hacer y no iba a permitírselo.
- Nada que te importe.-
- Tal vez a mi no, pero ¿Y a Selena? No recibió noticias tuyas, has de haber estado muy ocupado o te olvidaste de ella.-
Severus se tensó, no quería que el rubio le llenara la cabeza a la niña. - ¿Por qué no te desapareces por un rato y me dejas hablar con ella?-
- Porque soy su tutor, así que bájala y vete con tu furia.-
- Lu … basta, quiero hablar con él.-
- ¿Tan rápido me reemplazas? ¿A caso soy tu juguete?- Siseó el rubio.
- Sabes que eso no es verdad.- Le dijo Selena, mientras el morocho la bajaba.
- Sí te importo, ven conmigo …- Dijo Lucius extendiendo su mano, pero Severus la sujetó y la atrajo hacía él. - ¡Suéltala!- Exclamó, sacando su varita.
- ¡NO!- Gruñó Selena, sujetando a Severus que también sacó su varita.
- ¿Qué les ocurre?-
- Me cansé de este juego.- Dijo Lucius. - Es hora de que acabemos de una buena vez con esto. Me pertenece.-
- Ella es mía.- Siseó Severus amenazante, se colocó delante de la morocha y de la punta de su varita salían chispas. El ambiente en la habitación era espeso y agobiante. Una sensación de ahogo invadió a la morocha, todo en el lugar se sentía extraño. El odio se esparcía como un perfume venenoso, invadiendo el cuerpo y el alma de los dos hombres. Impulsándolos a enfrentarse hasta que solo uno, siguiera con vida.
- ¡Basta! ¡No peleen!- Exclamó Selena, tratando de hacerlos entrar en razón, pero ambos la ignoraban.
- ¡DETENGANSE!- Bramó una voz profunda y poderosa, proveniente de la puerta. Narcisa estaba parada junto a Belial, observando la escena. El aire espeso y viciado desapareció y ambos adultos volvieron a la normalidad. Bajaron sus varitas y se miraron confundidos.
- ¿Severus?- Preguntó la morocha, tironeándolo de la capa.
- Estoy bien … solo algo confundido, ¿Te asusté?-
- Solo un poco, creí que iban a matarse. ¿Lu?- Preguntó, acercándose al rubio y Lucius la abrazó con todas sus fuerzas.
- Tranquila, ya pasó. No sé que nos ocurrió, ¿Y éste, quién demonios es?-
- Has dado en el clavo, soy un demonio y me llamo Belial.- Dijo sonriente y guiñándole un ojo a la morocha. Lucius se tensó, al igual que Severus, y la aferró aún más a su lado.
- ¿Qué quieres?-
- Los he salvado, me vendría bien una buena recompensa y que mejor que esa preciosura que esta a tu lado. Huele a virgen, será divertido ser el primero.- Dijo Belial con una sonrisa. Selena sabía que el demonio bromeaba, pero los dos hombres no lo sabían.
- ¡NO TE LA VOY A DAR!- Bramó Lucius.
- TENDRAS QUE MATARME, ANTES DE PODER PONERLE UN DEDO ENCIMA.- Bramó Severus.
- Tranquilos …- Dijo Belial riendo. - Se las dejo a ustedes, es muy niñata para mi gusto.-
- No soy una niña …- Le gruñó Selena.
- ¿Qué, acaso quieres venirte conmigo?-
- Idiota.- Le gruñó la morocha y Belial rió.
- No lo provoques …- Le siseó Lucius, sujetándola con más fuerza.
- Ya lo conocía, no va a hacerme daño. Solo les esta tomando el pelo.-
- ¿Lo conocías?- Gruñó el morocho. - ¿Tú lo invocaste?-
- No … yo no …-
- Yo lo invoque.- Dijo Narcisa y Lucius la miró.
- Ya veo, este es tu amante.-
- No somos amantes, ella será mi reina, sí tú la liberas.- Gruñó Belial.
- Así que de eso se trata … nos ayudaste para que te entregara a mi mujer. Pero aunque no siento nada por ella, no te la voy a dar.-
- No la amas, libérala.- Gruñó Belial. - La tienes a ella, para entretenerte.- Agregó, señalando a la morocha.
- No es de él.- Gruñó Severus.
- ¡Oye! No soy un juguete.- Protestó Selena.
- Tú hiciste que nos atacáramos … de esa forma, yo te agradecería que nos detuviste, entregándote a Narcisa.-
- Me temo que te has equivocado abismalmente. Yo no fui, él que ocasionó su enemistad, pero sé quien lo hizo.-
- ¿Quién fue?- Preguntó Selena.
- Te lo diría a ti, pero no voy a ayudar a este imbécil.- Gruñó Belial y se desvaneció.
- ¡Genial!- Exclamó Lucius. - ¡Dime a quién has invocado!- Exclamó amenazadoramente, acercándose a Narcisa.
- Yo no lo he hecho.- Le retrucó, tratando de alejarse de él.
- Sabes que me perteneces … más te vale que me digas en que andas.-
- Ella no fue.- Dijo Selena, acercándose a la mujer. - Solo quiere ser feliz con Belial, no desea lastimarte.-
- No interfieras.- Gruñó Lucius. - No la conoces.-
- Igual que tú, déjala tranquila.-
- ¡No! Hasta que me diga que es lo que ha hecho.-
- Ya te lo dije …- Trató de decir la rubia, quedando arrinconada contra la pared.
Selena se acercó hasta su armario, abrió una de las puertas bellamente tallada y tomó un objeto oscuro. - ¡Astharot! ¡Yo te invocó!- Exclamó, antes de que Severus pudiera detenerla.
- ¡Selena!- Gruñó Lucius, dándose vuelta. Pero ya era tarde, una nube de color perla se arremolinó en el centro de la habitación. El demonio apareció con una sonrisa divertida y miró a la niña.
- ¿No crees que hay muchos espectadores, esta vez?-
- Lo siento, no tuve otra opción.- Se disculpó la morocha.
- Tenga un poco de decoro y vístase.- Gruñó el rubio, mientras Snape le tapaba los ojos a su novia.
- Ya lo había visto.- Dijo la morocha, encogiéndose de hombros. El demonio chasqueo sus dedos y los pantalones extraños volvieron a aparecer.
- Bien, pequeña, ¿Qué quieres preguntarme?-
- ¿Por qué Sevi y Lu casi se matan?-
- A causa de la influencia de un demonio, más precisamente, de uno llamado Tap.-
- ¿Quién lo invocó?- Gruñó Lucius.
- No respondo preguntas de hombres, salvo que estén dispuestos a pagar mi precio.-
- ¿Con qué le pagaste?- Preguntó Severus.
- Ese es un secreto, entre quien me invoca y yo.- Intervino Astharot, sonriendo burlonamente. Narcisa miró a la pequeña y le guiñó un ojo. Al parecer la rubia, ya conocía a este demonio.
- Selena, te ordeno que me digas como le pagaste.- Siseó Lucius.
- Yo …-
- ¡Que hombre más amargado!- Protestó el demonio. - Solo le hice una broma, nada más. Pequeña, deberías elegir a alguien más divertido, estos dos son iguales que una momia egipcia.-
- ¡Óigame!- Gruñó el rubio.
- No importa.- Dijo la morocha, apartando a Lucius. -¿Quién invocó al demonio?-
- No te lo puedo decir.-
- ¿Por qué no?-
- Porque mis poderes están bloqueados.-
- Entonces, fue una furia.- Siseó Selena.
- Es lo más probable. Ahora si me disculpas, me llaman por otro lado.- Dijo el demonio y se desvaneció. Todos miraron a Snape.
- ¿Qué?- Gruñó.
- Ha de haber sido tu furia.- Le retrucó Lucius.
- No es mi furia.-
- La tienes pegada con cola.-
- Déjate de fastidiarme. No es la única furia que hay.-
- No, pero es la única que nos anda rondando.-
- Ella no me haría daño.-
- ¿No? ¿Cuántas veces la has despachado?- Gruñó el rubio.
- Sí estoy limpia de culpas y cargos, me voy.- Dijo Narcisa y se marchó del lugar.
- “Tap: Presidente de los antros infernales. Se presenta en forma humana de gran prestigio entre los nigromantes y protege la Magia tenebrosa. Fomenta los extravíos y acciones ciegas que inspira el odio y el amor carnal. Manda 60 legiones de diablos.”- Leyó la morocha.
- ¿Amor carnal?- Preguntó Lucius, preocupado.
- Eso dice aquí.-
- ¿De dónde sacaste ese libro?- Siseó el morocho.
- Es un secreto.- Dijo Selena, esquivando la mirada del adulto. Ya le conocía varios trucos y no iba a caer presa de la Legeremancia.
- ¿Por qué te importa el amor carnal?- Le preguntó Snape al rubio.
- Por algo raro que he estado sintiendo.- Respondió y miró a la joven, que supo rápidamente a lo que se refería. - ¿Sabes como invocarlo?-
- Acá lo dice, pero yo no practico magia oscura.- Respondió la morocha.
- Tú no, pero nosotros sí.- Dijo Lucius.
- No lo van a invocar, éste se ve muy peligroso.-
- Sabemos lo que hacemos.-
- Lo dudo mucho y no te presto mi libro.-
- Selena …- Gruñó el rubio.
- No, busca otra forma de saber que esta pasando.- Respondió, alejando el libro de las manos de Malfoy.
- Dame eso.-
- Es un libro para brujas, así que a menos de que te hagas un cambio de sexo, no va a funcionar contigo. Y francamente, no te imagino como mujer.- Dijo la morocha desafiante y Severus rió. - ¿Qué?-
- No sería la primera vez, que hace algo así.- Respondió el morocho divertido.
- ¡Cállate! No le cuentes nada.- Siseó Malfoy amenazante.
- ¿Qué? ¿Cómo pueden convertirse en mujeres?-
- Con la poción multijugos, adoptamos la forma de alguna mujer a la cual le hemos sustraído previamente algo de pelo.- Explicó Snape.
- ¿Tú lo has hecho?-
- Por supuesto que no, tengo mis límites.-
- ¿Por qué lo hiciste?- Le preguntó al rubio.
- Por lujurioso, ¿Por qué más?- Dijo Severus. - Cuando íbamos al colegio, le robó algo de cabello a una niña, para poder entrar al baño de mujeres y verlas mientras se bañaban.-
- Te dije que no se lo contaras.-
- ¡Desvergonzado!- Le dijo la morocha.
- Fue mi idea y lo hice, pero el que me preparó la poción, está a tu lado.-
- ¡Tú también! No tienen vergüenza.-
- Yo solo hice la poción.- Se defendió el morocho. - No es mi culpa, para que la utilicen los demás.-
- Pero sabías lo que Lu iba a hacer y lo ayudaste, ¿Seguro de que no te guardaste un poco para ti?-
- Claro que no, ¿Me imaginas haciendo algo así?- Gruñó Severus, frunciendo el seño.
La morocha lo pensó por unos segundos y … - Supongo que no.-
- Dame el libro y un poco de tu cabello, yo sé como manejar este asunto.-
- ¡Ni loca! ¿Qué tal si el demonio te pide tener sexo con él? Según el libro, algunos lo piden como parte de pago.-
- Veré que haré en ese momento.-
- ¡No! ¡Y no! No vas ha usar mi cuerpo de esa forma.-
- No es tu cuerpo, es el mío.-
- Pero te vas a ver igual que yo.-
- Olvídate de eso.-
- ¡Basta! No seas infantil y no te haré la poción. No quiero imaginarme, que harías si tuvieras el cuerpo de ella.- Los interrumpió Snape.
- Mal pensado.- Le retrucó Malfoy.
- Lucius …- Gruñó el morocho, mirándolo fijamente y entrando en su mente.
- Deja de meterte en la cabeza de todo el mundo.- Le gruñó el rubio.
- No lo mires a los ojos.- Le dijo la morocha.
- No le des consejos, no te gustaría saber lo que vi en su cabezota pervertida.- Gruñó el profesor de pociones.
- Deja de revelar mis pensamientos o mi pasado.- Protestó Malfoy.

Nota de la autora:

Otra vez perdón, por un capítulo tan cortito. Espero que de todas formas, les haya gustado. Puede que a partir de ahora, actualice cada dos semanas, para poder armar un capi más extenso, sino la otra opción es esta, capis cortitos. ¿Díganme que les parece?

¿Qué hará Lu, tomará la poción multijugos?
¿Quién invocó a Tap? ¿Habrá sido Alecto?
¿Y los personajes de los espejos, quiénes son?

Una aclaración del capi anterior y de este: las descripciones que Selena lee sobre los demonios, pertenecen a un libro llamado “Diccionario demonológico.”  (Sí, chicas, me gusta leer cosas raras y sobre todo libros de mitología y demás cosas, para sacar ideas para el fic). A partir de ahora, cada vez que se nombre alguna característica de algún demonio, será extraída de ese libro. Lo aclaro por si me olvido nuevamente.

Hola Lau! otra vez te fallo con lo de los capis largos, espero que me perdones, si???

Amiga Pixel! las locuras que hacemos por amor ... y sí Sele se arriesgo, quería saber que andaba haciendo el hombre de sus sueños y bueno ... tuvo suerte. jeje, lo de los hombres de los espejos ... si es algo complicado pero bueno ... paciencia que ya lo sabran ...

Hola Kia!!! Amiga !!!! No, no, no .... las voy a dejar con la intriga un poco más, por lo menos por un par de capis. pero de seguro van pensando correctamente .... pero las dejo con las dudas. jeje ... que mala que soy ...

Hola Marmik! no te lo voy a decir ... jeje ... un poquito más de espera y se revela el misterio ...
Gracias, todas por aquí estamos loquitas por Sevi, es el hombre de nuestros sueños.

besitos y buena semana.

severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, lucius malfoy, fic, fanfic, drama, romance, lemon

Publicado por miakayuki2006 @ 11:02  | sele y sevi vers 2
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por lau snape
Jueves, 16 de abril de 2009 | 13:38
ok no pasa nada!!!jaja muy buen capi, kiero saber ya kienes son los del espejo!!!m muero de ganas !!! weno un bsito y siwe asi de bn!!
Publicado por kia malfoy
Jueves, 16 de abril de 2009 | 13:54
hola..
mmm..si..
k' mala..
eres.... mmmm... ya kiero saber..!!!!
mmm..aunk'... es algo graxioso..el capi.. me parecen..adorables..!!!
sale..amiga..
te dejo..
seguire...leyendo..
kuidate.
bzos..!!
y ya quiero saber...
Amor
ok..
xxaaaaoooo..!
Publicado por pixel
Viernes, 17 de abril de 2009 | 13:12
Holaaa!! Este capi me a gustado muxo!! Ha sido muy gracioso!!! xDD Me alegro muxisimo k Sev aya regresado0 con selena y aya dejado a la puta esa de lado.....k asko de furia... no le da pena atacar a una ni?a!! .... Y Lucius es un cerdo!!!! xDDD Tomandose la pocion multijugos para ver a las ni?as ba?andose xDD jajaja k graciaaa!! Y lo peor esk kiere tomarse la pocion multijugos con los pelos de Selena para no se k kerra acer... pero mas o menos me lo imagino xDDD.

Y weno k me da = k los kapis sean cortitos... k prefiero k publikes cada semana... xk no podria awantar!! xDD

Oye mira esto: http://bloghogwarts.com/2009/04/17/nuevo-trailer-de-harry-potter-y-el-misterio-del-principe-en-alta-calidad/ ... es un nuevo trailer.. esta xulisimo !!! lo malo esk esta en ingles... pero me sigue gustando = ...y sale mi draco tan wapoooo =)
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.