Jueves, 23 de abril de 2009

severus snape
Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas

Capítulo 36: Edwing.

Los dos adultos y la joven querían saber quien había convocado al demonio del odio y del amor carnal. El único ritual que conocían, se encontraba en un libro que solo las brujas podían usar y por lo tanto, solo ellas podían invocar a los demonios de esa forma.
- ¿Qué haremos?- Preguntó Selena.
- Ya te lo dije, yo lo invocaré, tomaré la poción multijugos y listo.- Dijo Lucius.
- No me parece una buena idea.-
- Entonces, sugiere otra cosa.-
- No se me ocurre.-
- No queda otra, que usar mi idea.-
- Ella tiene razón, es una pésima idea.- Dijo Severus.
- No te pongas de su lado, para ganar puntos.- Le retrucó Lucius.
- No lo hago por eso.-
- Sí, como no.-
- ¿Qué harás si te pide tener sexo?- Preguntó el morocho.
- Le digo que no y punto.-
- Es un demonio, lo invocaste y querrá su paga, no puedes decirle simplemente que no.- Gruñó Snape.
- Lo resolveremos en el momento.- Dijo Lucius, moviendo su mano, como restándole importancia al asunto.
- ¿Y si te pide o te exige que vayas a su mundo?- Preguntó Selena. - No podrás regresar y serás su novia hasta que se acabe el efecto de la poción y luego cuando se dé cuenta de que lo engañaste … no quiero imaginarme que te hará.-
- Bien, ya lo entendí. Nada de andar haciéndome pasar por ti.- Gruñó el rubio.
- Así es, al fin lo entendiste.- Dijo la morocha.
- No soy estúpido.-
- A veces lo aparentas muy bien.- Dijo Snape.
- Tú cállate. ¿Por qué mejor no te vas a ver a tu furia y se lo preguntas?- Siseó Lucius.
- ¡No! No vayas, te engañará otra vez y no regresarás.- Dijo Selena y se aferró al brazo del adulto.
- Si eso sucede, me tendrás a mi.- Dijo Lucius, muy seductor.
- ¡Idiota! No voy a dejártela.- Gruñó Severus.
- Pues hasta ahora, has hecho un buen trabajo.- Le respondió el rubio.
- ¡Basta! No empiecen otra vez.- Se quejó la joven.
- Esta bien.- Gruñeron los dos al mismo tiempo.
- Parecen dos niños.-
- Y tú eres nuestra golosina.- Dijo Lucius.
- ¡Que infantil!- Dijo Snape.
- ¡Son terribles! Están comenzando de nuevo. Me voy hasta que maduren.-
- Es él.- Se quejó Snape.
- Tú no te quedas atrás.- Gruñó Selena y salió de la habitación.
- Es tú culpa.- Le dijo el morocho al rubio.
- Tal vez. Ahora invoquemos a ese demonio.-
- ¿Qué?-
- Ya me escuchaste. Si es necesario tendré sexo con él. Lo único importante en estos momentos, es saber quién esta jugando con nosotros. Pueden invocar a uno, para enviarlo tras Selena, ¿Lo entiendes?-
- De acuerdo, pero no le diremos ni una palabra a ella.-
- Eso es obvio, prepárame la poción.-
- Tengo un poco en casa.-
- Es lo bueno de tenerte como amigo, siempre tienes preparado de todo.-
- Para algo soy el profesor de pociones.-
- No porque tu quieras serlo. Yo me quedé con el puesto que tanto deseabas y ahora … tal vez me quede con mi Selena.-
- Sigue soñando, me ama a mi.-
- Y tú sigue follando con la furia y veremos a quién elige.-
- No lo haré. No volveré a caer tan bajo.-
- Sí tu lo dices.-
- Iré por la poción.- Gruñó el morocho, antes de romperle la cara al rubio.
- Es lo mejor.-

En otro lado de la mansión …
- Selena …-
- ¡Edwing!- Dijo la morocha sonriendo, al ver al hombre en el espejo.
- ¿Volvió?-
-Sí, lo lograste. Muchas gracias.-
- No me lo agradezcas.-
- ¿Cómo lo hiciste?-
- Sabía a la perfección que debía decirle. ¿Estas feliz?-
- Por supuesto que sí.- Respondió con una enorme sonrisa.
- Me gusta verte sonreír.- Dijo el hombre y la morocha se sonrojó.
- ¿Tú sabes … lo que ocurre a través de los espejos?-
- Algunas cosas, no todas, ¿Por qué?-
- Alguien invocó a un demonio llamado Tap, para que Lu y Sevi se peleen. ¿Tienes idea de quién pudo ser?-
- ¿Un demonio? … no, me temo que no tengo ninguna idea.-
- Es una lastima, creí que tal vez lo sabrías.-
- Esto no me esta gustando nada.-
- ¿Qué cosa?-
- Que estés en semejante peligro.-
- Estaré bien, Sevi y Lu nunca dejarían que algo malo me suceda.-
- Lo sé, te quieren demasiado.-
- ¿Cómo lo sabes?-
- Selena yo … ¡No lo soporto más! Tengo que protegerte.-
- ¿Edwing?- Dijo la morocha, cuando el hombre pareció desaparecer.
- Selena …- Dijo al cabo de unos minutos. - Confía en mi y ve al salón de baile.-
- Esta bien.- Dijo la joven y caminó hasta el lugar. Entró y vio su imagen reflejada en todos los espejos que cubrían las paredes y que le daban al lugar, un aspecto de infinito y a la vez, de laberinto. La puerta se cerró tras ella y Edwing apareció en todos los espejos.
- Acércate al espejo, a cualquiera de ellos.- Le pidió el hombre. Sin embargo, la morocha no se movió, algo la había puesto nerviosa. - Ven, por favor no me tengas miedo.-
- Edwing … yo …-
- ¿Confiarías en mi, si te muestro quién soy?-
- Sí, sería más fácil.-
- Esta bien.- Dijo el hombre y se bajo la capucha, dejando al descubierto una cabellera negra. Lentamente se quitó la máscara y a Selena casi le agarra un ataque al verlo.
- ¿Qué? ¿Cómo es que …?-
- ¿Confías en mi?-
- Sabes que sí, pero no entiendo.-
- Ven conmigo y te explicaré todo.- Dijo el hombre, extendiendo su mano.
- ¿Ir contigo? ¿Cómo?-
- Acércate al espejo y pon tu mano sobre él. Si en verdad quieres estar conmigo, podrás cruzar la barrera.-
- Pero … ¿Después podré volver?-
- Por supuesto que sí, pero solo cuando las cosas sean seguras para ti.-
- No lo entiendo. Tú eres … pero … no puede ser.-
- Por favor, ven conmigo.-
Selena no podía resistirse al hombre al que estaba viendo. Se acercó al espejo y apoyo su mano. La superficie fría, era completamente sólida y por unos instantes, pensó que jamás podría ir al otro lado. Miró al hombre a los ojos y vio su tristeza y su dolor, él quería estar verdaderamente con ella. Con todo su corazón deseó poder tocarlo, aunque sea por solo unos segundos y en ese momento la barrera del espejo desapareció. Sus dedos se entrelazaron y él la jaló hacía su lado, la envolvió entre sus brazos y …
- ¡Al fin estas a salvo!- Le susurró al oído. Ella levantó la mirada y sus ojos se encontraron nuevamente. Sin poder contenerse, él hombre acercó su rostro y la besó con ternura, aferrándola con fuerza contra su cuerpo. Selena lo correspondió con todo su corazón, sin poder evitarlo, aunque aún no entendía que sucedía, ni quién era él en realidad.

Un rato más tarde, los dos adultos estaban buscando a la joven, pues ella había escondido el libro y lo necesitaban para invocar al demonio. Recorrieron toda la casa y no la encontraron, el temor y el nerviosismo se apoderó rápidamente de ambos.
- No debimos dejarla sola.- Gruñó Severus.
- Ahora no es momento de pensar en eso. Tenemos que encontrarla.-
- Si se la llevó un demonio, jamás la encontraremos.-
- Ella debe estar bien … de lo contrario, yo lo sabría. El hechizo que me une a Selena funciona en cualquier dimensión a la que valla.-
- Sigamos buscando, no pudo desaparecerse, no sabe hacerlo.-
- ¡Draco!- Dijo Lucius entrando en la habitación de su hijo.
- ¿Padre? ¿Qué ocurre?-
- ¿Has visto a Selena?-
- No, creí que estaba contigo.-
- No y no podemos encontrarla.-
- Quizás este con mi madre, pasa mucho tiempo con ella. A mí, casi ni me habla.- Dijo el rubio y los dos adultos fueron hasta la habitación de la rubia.
- Narcisa, ¿Dónde está Selena?-
- La última vez que la vi, estaba contigo.-
- Desapareció.-
- ¿Qué quieres decir?-
- Lo que escuchaste, desapareció, no podemos encontrarla.-
- ¿Viste si estaba con Draco?-
- No está con él, ni en la cocina, ni en el jardín, ni en el establo, ni con los elfos. No esta en la casa y no pudo salir de los terrenos sin que lo supiéramos.- Dijo Lucius preocupado.
- ¿Sabes si iría a algún lado por polvos flu?- Preguntó Severus.
- No lo creo, nosotros no tenemos polvos flu. No los usamos.- Dijo la rubia. - ¡Belial!-
- Mi reina, ¿Me llamaste? ¿Qué hacen estos dos en tu habitación?-
- Selena … la niña desapareció, ¿Puedes decirme dónde esta?-
- ¿La niñata? Mmm.- Dijo el demonio, concentrándose en sentir la presencia de la morocha. - No está aquí.-
- Eso es obvio.- Gruñó Lucius.
- Me refiero a que no esta en esta dimensión, ni en este tiempo … algo o alguien se la ha llevado.-
- ¿Otro demonio?- Preguntó Snape.
- No, no percibo la esencia de ningún demonio cerca de ella.-
- ¿Una furia?- Preguntó el rubio.
- Tampoco, de lo contrarío no hubiera podido encontrarla.-
- ¿Puedes ir por ella?- Preguntó la rubia.
- No, a menos que me invoque.-
- Ella no lo hará, no sabe hacerlo.- Dijo Narcisa.
- Tranquila mi reina. La recuperaremos.- Dijo el demonio, acariciándole el rostro.
- ¿Vas a ayudarnos?- Preguntó Malfoy.
- A ti no, a mi reina. Quiere de verdad a la niñata.-
- Deja de llamarla así.- Siseó Snape.
- Es una niña, no esta lo suficientemente bien desarrollada para mi gusto y por lo tanto, es una niñata.- Dijo Belial.

Mientras que, del otro lado del espejo …
- ¿Cómo es qué tú …? Es decir, ¿Eres … Severus?-
- Lo soy, amor.- Respondió el hombre, acariciándole el rostro con mucha ternura.
- Pero … te ves … diferente y … estabas con Lu en la habitación.-
- Sí y no. ¿Qué me ves diferente?-
- Bueno …- Dijo la morocha sonrojándose. - Tienes … un par de arruguitas más.-
Severus rió. - Es natural.-
- ¿Por?-
- Porque soy el Severus del futuro, de tú futuro, o por lo menos lo sería si las cosas no hubieran cambiado.-
- ¿Qué quieres decir?-
- Algo o alguien … ha hecho algo que cambió nuestro pasado del tuyo.-
- ¿El hombre del espejo?-
Severus rió nuevamente. - ¿No te has dado cuenta de quién es?-
- No, ¿Lo conozco?-
- Tan bien como a mi.-
- ¿Es … Es Lucius?-
- Acertaste.-
- ¿Fue él?-
- Ciertamente, trato de afectar el pasado, pero no es él quién ha distanciado nuestros pasados.-
- ¿Por qué quiso cambiar el pasado?-
- Para evitar que algo … pasara.-
- ¿Qué?-
- No puedo decírtelo, porque aún no ha ocurrido. Lucius trató de cambiar el pasado bastante antes de que “ese” hecho sucediera. Pero todo salió mal y las cosas se han descontrolado.-
- ¿Qué quieres decir?-
- Tú lo sabes.-
- ¿Te refieres a qué … nos estemos distanciando?-
- Así es.-
- Entonces … ¿Vos y yo … vamos a estar juntos para siempre?- Preguntó esperanzada.
- Acertaste, por lo menos hasta ahora me has aguantado.-
- ¿Hay una Selena del futuro? ¿Puedo verla?-
- Mejor no.-
- ¿Por qué no?-
- ¿Qué me harías si hiciera algo así? Traer a una Selena de otro tiempo …-
- Mmm, probablemente me enojaría porque andas jugando con el tiempo y de seguro que estas usando magia tenebrosa.- Dijo la morocha, poniéndose seria.
- Lo ves, ya te enojaste. Con una Selena enojada me basta. Además, no es bueno que sepas mucho sobre el futuro, no quiero que por un descuido mío, algo vuelva a cambiar.-
- ¿Cuántos años tienes ahora?-
- Cuarenta y cinco.-
- Y sigues viéndote tan sexy.- Dijo la morocha y le acarició el rostro al adulto.
- ¿Aún te gusto?-
- Mucho.- Respondió la joven y Severus la besó con desesperación, recorriendo su cuerpo frenéticamente.
- Lo siento …- Se disculpó el adulto. - Olvide que aún eres muy joven.-
- ¿Sigo siendo bonita para ti, en esta época?-
- No te preocupes por eso, cada día te vas a volver más y más hermosa.-
- ¿Entonces, ahora soy feita?-
- No amor, eres preciosa.- Respondió el morocho y volvió a besarla.
- Sigues besando muy pero muy bien, mejor que antes.- Dijo la joven. - Me voy a volver muy adicta a tus besos.-
- Es la practica. Me alegro, algo bueno tengo que tener.-
- Sigues con esa actitud. Eres perfecto.-
- Solo para ti.-
- ¿No es suficiente?-
- Por supuesto que lo es, de lo contrario no estaría aquí.-
- Severus …-
- Te amo pequeña, nunca lo olvides.-
- Prometo no hacerlo y espero que tú tampoco lo olvides.-
- No podría aunque quisiera.-
- No estoy muy segura de tu Severus pasado.-
- Solo soy algo idiota, algunas veces.-
- ¿En verdad, no te gusta esa furia?-
- Para nada.-
- ¿Y entonces, por qué …?-
- No lo sé. Se supone que nunca debí estar con ella.-
- Ya veo … Sevi …-
- ¿Si?-
- ¿Seguro qué puedo volver … a mi tiempo?-
- Lo estoy, siempre y cuando tú quieras volver.-
- ¿Quieres que me quede?-
- No rechazaría jamás, tener dos Selenas.-
- Codicioso.-
- Lo soy, eres demasiado hermosa para mi.- Respondió y volvió a besarla.
- Debo regresar … o mi Severus se va a volver loco, y ni que decir de Lu.-
- Déjalos sufrir por un rato. Se lo merecen después de todas las cosas que se mandan.-
- Sí que te gusta torturarte.-
- No, solo quiero pagar por haberte puesto en peligro.-
- Técnicamente no fuiste tú, si ahora no compartimos el mismo pasado.-
- Sigo sintiéndome responsable.-
- Eso es, porque eres un masoquista.-
- Pero te gusto.-
- Demasiado.- Dijo la morocha y se acercó para que la besara nuevamente. - Delicioso.-
- Te amo.-
- Y yo a ti. ¿Puedo ver a Lu, a Draco y a Narcisa? Me gustaría ver como se ven.-
- Es mejor que no. Lucius me mataría si supiera que te he traído a este lado. Narcisa … no puedes verla por ahora y Draco …- Dijo Severus apartando la mirada. - No puedes.-
- ¿Qué sucede?-
- Nada, no es nada importante.-
- ¡SELENA! ¿DÓNDE DEMONIOS TE HAS METIDO?- Bramaba el Severus del presente.
- Es Sevi … es decir, eres tú …-
- Te entiendo, debes volver.-
- Sip … ¿Cómo hago?-
- Lo mismo que cuando viniste de este lado. Apóyate contra el espejo y desea con todo tu corazón volver a tu lado.-
- ¿Volveré a verte?-
- Cada vez que quieras, te estaré cuidando de este lado.-
- ¿Sevi?-
- ¿Si?-
- ¿Tú no puedes venir de mi lado?-
- No, porque soy el futuro y no existo en tu tiempo.  Pero como tú provienes del pasado y ya exististe en mi tiempo … es algo complicado.-
- Creo que lo entiendo.-
- ¿Vas a extrañarme?-
- Claro que sí, pero se supone que estarás conmigo, bueno tu yo pasado.-
- Sí, espero que ese idiota no se aleje de ti, o juro que lo mato.-
- No puedes matar a tu yo pasado, dejarías de existir.- Dijo la morocha y lo abrazó con todas sus fuerzas.
- Eso es lo único que evitó que le arrancara  la cabeza a mi pasado cuando lo ví … tu ya sabes.-
- Con la furia.-
- Así es …-
- Hubiera sido divertido verlo. Pero prefiero tenerte a mi lado.-
- ¡Selena!- La llamaban del otro lado del espejo.
- Siguen buscándote, debes regresar y ten cuidado. No vuelvas a invocar a un demonio.-
- Se supone que nunca tendría que haberlo hecho, ¿Verdad?-
- Así es, fue culpa mía.-
- Eso no es verdad.-
- Lo hiciste para saber en donde estaba en el pasado.-
- Sí, pero fue mi decisión.-
- Pudo costarnos muy caro.-
- Sip … pude terminar siendo la novia de un demonio o teniendo sexo con un incubo …-
- Por eso mantente alejada de los demonios.- Gruñó el adulto.
- Trataré, por las dudas no prometo nada.-
- Selena …- Gruñó Snape.
- Debo irme … te amo Severus.-
- Y yo a ti, amor.- Respondió el adulto y la morocha cruzó la barrera del espejo, se dio vuelta y miró la superficie fría.
- ¿Edwing?-
- Estoy aquí.-
- Tú también cuídate mucho. Quiero vivir contigo para siempre.-
- Lo prometo, tendré cuidado, amor.-
- ¡Selena!- Dijo Severus, entrando en el salón de baile. Se acercó a ella y la abrazó con todas sus fuerzas. - ¿Dónde estabas? Creía que te habían secuestrado.-
- Estoy bien. He estado en la mansión todo este tiempo.-
- Eso no es cierto, te hemos buscado por todos lados.-
- Probablemente cada vez que iban a un lado, yo andaba por el otro. Estuve escondiendo el libro. Estoy bien.- Dijo y le acarició el rostro al adulto.
- Creí que … no volvería a verte.-
- Eso quisieras tú …-
- ¡Oye!-
- Solo bromeo … Te amo Severus.-
- Amor …- Dijo el morocho y la besó con desesperación. - Yo también te amo.-
- ¿Otro beso?-
- No, me has hecho preocupar. No voy a darte lo que quieres, te has portado mal.-
- Técnicamente no. Ustedes no me encontraban, no es culpa mía, ni siquiera sabía que me buscaban.-
- Selena …-
- Un beso … chiquito …-
- ¿Por qué de repente estas tan cariñosa conmigo?- Preguntó frunciendo el seño.
- Porque no quiero perderte por culpa de cierta furia.-
- Eso no va a suceder.-
- ¿Lo prometes?-
- Te lo prometo amor.-
- ¡Selena!- Exclamó Lucius entrando en el lugar. Se la arrebató de los brazos al morocho y la alzó. - No vuelvas a esconderte.- Le gruñó.
- No estaba escondida, ya le dije a Sevi, que no sabía que me estaban buscando.-
- Eres mucho más escurridiza que yo. ¿Dónde estabas?-
- Aquí.-
- Mientes.- Gruñó el rubio.
- ¿Por qué dices eso?-
- Creo que metí la pata.- Dijo Belial, entrando junto con la rubia.
- ¡Selena! ¿A dónde fuiste?- Preguntó Narcisa.
- Yo … ¿Por qué me preguntan eso?-
- Porque les dije que no estabas en esta dimensión o en este tiempo.- Dijo Belial.
- Tenías que haber abierto la bocota.- Le gruñó la morocha al demonio.
- Todos estaban preocupados por ti y fue mi reina la que me lo pidió, no podía decirle que no.-
- Faldero.-
- ¡Ey! Soy un demonio, más respeto.- Gruñó Belial.
- No me das miedo. Narcisa te tiene comiendo de su mano, estoy segura de que si te dice que te tires al suelo y camines en cuatro patas ladrando como un perrito, lo harías.-
- Déjate de buscar pelea con un demonio.- Le gruño Severus.
- ¡Mujeres! No las entiendo.- Gruñó Belial. - Mi reina, ahí tienes a ese engendro. Me retiró, volveré … más tarde.-
- Gracias amor.- Le respondió la rubia besándolo suavemente y el demonio se marchó.
- ¡No soy un engendro! Demonio de pacotilla.-
- ¡SELENA!- Le gritaron los tres adultos.
- ¿Qué?- Preguntó tímidamente y escondiendo su rostro en el pecho del rubio.
- Vas a matarme de un infarto.- Le gruñó Lucius.
- Eres muy joven para eso.-
- Selena … ¿Dónde fuiste?- Preguntó Narcisa.
- No lo sé … no lo recuerdo. Creí que había estado aquí todo el tiempo.- Mintió la morocha. “Es mejor que no diga nada del futuro o se van a volver locos.”
- ¿Amor?- La llamó Severus y ella lo miró.
- ¡No! Tramposo …- Le dijo, al darse cuenta de que trataba de usar la Legeremancia con ella.
- ¿Dónde está el libro?- Preguntó el rubio.
- No me acuerdo. ¿Para qué lo quieres? Dijiste que no lo usarías.-
- Curiosidad, solo quiero leerlo.-
- No soy tan ingenua como para creerme eso.-
- De acuerdo. Narcisa cuídala un rato, ¿Quieres?-
- Por supuesto.- Dijo la rubia y Lucius la bajó.
- ¿A dónde vas?- Preguntó la morocha.
- Severus y yo, iremos al callejón Knocturn.-
- ¿Para?-
- ¿Crees qué tu libro es el único que existe? También hay versiones para hombres.-
- ¡No! Déjense de hacer eso. ¡Sevi! No lo hagan.-
- Amor …-
- Por favor …- Dijo la morocha, poniendo carita de cachorrito abandonado y tomando la mando de Snape.
- Eres mi perdición.- Gruñó Severus. - De acuerdo, no participaré.-
- Eso no se vale. No te dejes manipular por … no me mires así …- Le dijo el rubio a la joven, mientras Narcisa reía.
- Lu … se bueno … no invoques a ningún demonio …- Decía Selena, mirándolo con una carita de extrema ternura que compraba al rubio.
- Eres una tramposa.- Gruñó Malfoy. Se acercó y le dio un suave beso en la frente. - Lo prometo.-
- ¡Genial! ¡Lo logre!- Exclamó la morocha feliz y tomando de la mano a los dos hombres.
- Hablando de tener a alguien comiendo de tu mano …- Dijo la rubia riendo.
- ¡Cállate!- Siseó Lucius sonrojado.

Nota de la autora:

Jejeje … para todas aquellas que querían saber quienes eran los hombres del espejo … aquí se ha revelado el misterio. Marmik andabas muy cerca, técnicamente no son de otra dimensión sino del futuro, pero algo ha cambiado y por eso ahora parecería ser que pertenecen a otra dimensión en lugar del futuro.
¿Qué cambió? … ya lo veremos.
¿Qué quería cambiar el Lucius del futuro del pasado?
¿Será ahora ese futuro también el de los protagonistas del presente o les espera alguna otra sorpresa?
Chicas espero que les guste como se están desarrollando las cosas y ya saben, espero críticas, comentarios, sugerencias, lo que quieran.

Lau amiga! El misterio se ha revelado, jeje. veremos que ocurre a partir de ahora.

Querida Kia! Cuándo no Lu metiendo la pata? habrá sido él quien modificó el pasado?

Pixel! amiga! qué mal pensada! Cómo que te imaginas que es lo que haría Lu con el cuerpo de Sele? yo puse eso pero no se me ocurre! jeje! Y lo de entrar en el baño de las chicas, lo hizo cuando iba al colegio de jovencito no ahora como profe. lo aclaro por las dudas. Alecto no se da por vencida, Quién podría renunciar a semejante hombre? ya veremos que es lo que hace.
gracias por el dato del nuevo trailer.

besos a todas y buena semana.
severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, lucius malfoy, fics, drama, romance, amor, lemon

Publicado por miakayuki2006 @ 11:10  | sele y sevi vers 2
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por marmik
Jueves, 23 de abril de 2009 | 17:02
sabes miakayuki?me encantaria que pudieramos llevar estas peque?as pero grandes historietas al cine...
tambien me conformo con alguna persona genial como tu que en este caso sepa convertir estas apasionantes historias en himagenes...
sea como sea cada vez lo pones mas emocionante...
Publicado por kia malfoy
S?bado, 25 de abril de 2009 | 15:55
si..
ya tenia.. una ligera..sospecha..
de que eran..del futuro.
jeje..
sip..
uii..
ya me imagino.. a sevi y a Lu.. Amor
ala que no logro.. imaginarme.. es a Sele..
y por que.. no quizo..
sevi (del futuro) decirle..nada.. a sele..
de draco...
acaso..
a draco.
le paso..algo... Ojos locos
uii..
ya sigue..porfis..
termina..
con esta..angustia.
que tengoo..
yaaa..
haaaaaa..
aaaaa..
jejeje... me vas a volver.... loco (que melodramatica..)
verdad,,
jeje..
noo.
yo espero...
nadamas..que quiero..saber..
mas..
se me hace..
que algo..
tiene.. que ver..la mama.. de Lu..
bueno..
kuidata..
muxo..
miaka..
bzos.!!!
y me enkanto..
Publicado por pixel
S?bado, 25 de abril de 2009 | 17:15
Jajajaja xDD yo sabian kien eran!!!!! Sabia tb k venian del futuro!! te dije k me despist? xk en un capitulo se pusieron a hablar de Sev como si no fueran ellos mismos... pero te lo juro k yo ya lo sabia =).... me gusto muxo este capi jejejeje xD Espero k no cambie el futuro x culpa de k Sev se acueste con la puta esa.....x lo menos en este capitulo no a salido =).

Weno te dejo bss y cuidate.

PD: Es muy gracioso tu mascota "sevi" =) ... x cierto mis amigas me regalaron ayer x mi cumple un conejo mas mono!!!!!!!! lo kiero mas!! =)
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.