Martes, 02 de junio de 2009

severus, vampiros

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaración: Es una historia de pocos capítulos. Contiene lemon o escena de sexo explicita, así que ya saben, para mayores de 16 años.

************ ¡ACLARACION IMPORTANTE!****************
ESCENA SUBIDA DE TONO. Así que quedan advertidos, si no les gusta este tipo de escena, ya saben que pueden salteársela o no leer el capi.
********************************************************

Capítulo 6: Las reglas de los vampiros.

Severus entró en lo que parecía ser el salón principal de la mansión. Un lugar muy iluminado y atestado de vampiros y vampiresas. Un hombre maduro se acercó a saludarlo.
- Bienvenido, soy Marcus Stein, dueño del lugar, ¿Eres un novato?-
- Soy Severus Snape, si se refiere a recién convertido, lo soy.- Respondió de forma hosca.
- Eres el mago.- Dijo el vampiro sonriendo. - No hay muchos como tú de nuestro lado.-
- No estoy de su lado.-
- Ten cuidado en como hablas aquí. Podrías encontrar un buen rival a tu genio.-
- Quiero ver a …-
- ¿La dadora que has traído?- Lo interrumpió con una sonrisa.
- Sí.-
- Tendrás que esperar un poco. Te aseguro que ella estará bien.-
Severus gruñó, el ambiente en ese lugar era demasiado denso y asfixiante. Algo le decía que las cosas no eran lo que parecían.

Mientras, Ayshane siguió a la vampiresa, hasta una puerta lateral. La hermosa mujer la abrió y la dejó pasar.
- Este es tu lugar, espera aquí.- Dijo Rose y se marchó.
- Hola, no te asustes, aquí todos somos humanos.- Dijo una mujer adulta y muy bonita. - Soy Marie, algunas te dirán que estoy entre las más veteranas.-
- Ho … hola, soy Ayshane.-
- ¿Has venido con un novato?-
- ¿Eh?-
- Quiero decir, con un recién convertido.-
- Sí, así es.-
- No te preocupes, todo saldrá bien … Bueno, para la mayoría.- Dijo Marie sombríamente.
Una hora después, un joven les avisó que debían ir al salón principal. Ayshane caminó junto a Marie y a otra chica nueva, hasta una puerta doble con forma de arco y tallada en madera, que se abrió de par en par. Con sus ojos pudo ver un lugar amplió, pero lleno de vampiros y vampiresas que los miraban atentamente. Hacía calor y el olor a tabaco impregnaba el ambiente. Busco entre las caras desconocidas aquella a la que más adoraba, había tantos vampiros y vampiresas de aspecto tan perfecto que se deslumbraba constantemente. Y entre los pálidos rostros, pudo ver al de su profesor, serio como siempre y con la misma expresión con la que miraba a Harry, de despreció. Al parecer, las cosas no le iban muy bien. Tímidamente le sonrió, para demostrarle que estaba bien y él, asintió con la cabeza.
Cuando un vampiro y su compañera entraron en el salón, el resto lo saludaron haciendo una reverencia, y lo mismo hicieron las dadoras.
- Bienvenidos sean todos. Un año más ha pasado, como si solo fuera un soplo del viento del norte. Nos hemos reunido para darle la bienvenida a los recién nacidos y a los nuevos dadores, como así también para explicarle las leyes que rigen a nuestra sociedad.- Dijo el vampiro recién llegado. - Para los que no me conocen, soy lo más parecido a un rey vampiro, me llamo Magnus y he vivido tantos siglos que ya he perdido la cuenta. Ella es Artemisa mi compañera y por lo tanto la reina vampiresa.-
- Como es tradición, les instruiré en nuestras leyes.- Dijo la vampiresa, con una voz melódica. - La ley más importante de nuestra sociedad, es respetar los rangos. Cada vampiro ocupa una posición en la sociedad y esa posición depende, no solo del tiempo que llevan existiendo, sino también del poder que posean. Por lo tanto, un vampiro recién convertido, ha de respetar a los más antiguos.-
- Stanley Chou.- Pronunció el rey vampiro y un joven se adelantó unos pasos.
- Soy … soy yo.- Dijo tímidamente.
- Stanley, eres un recién nacido, pero has violado la ley. Atacaste a Lleras, un vampiro que hace siglos habita este mundo.-
- Señor yo …-
- Querido Stanley, no temas, solo deberás compensar tu falta.- Sentenció el rey, al tiempo que dos vampiros enormes sujetaban al joven y un tercer vampiro, acercó una mesa de piedra. Traía una capucha que le tapaba la cabeza y un hacha en la mano. Extendieron el brazo izquierdo del joven vampiro y un grito desgarrado resonó en el lugar, cuando el filo del hacha atravesó la carne hasta chocar contra la piedra.
- Lo ves, no fue tan grave.- Dijo el rey vampiro, mientras se llevaban a rastra al joven desmayado por el dolor y la perdida de sangre.
El corazón de Ayshane se aceleró, al pensar en el enfrentamiento entre su profesor de pociones y Boreas.
- Como no se ha informado de ningún otro incidente, procedemos con el resto de las reglas.- Dijo el rey.
- La segunda regla, esta relacionada con los dadores. Aquél que ha brindado su sangre, en dos oportunidades a un vampiro, se lo considera un dador y su obligación y orgullo, será alimentar a cuanto vampiro requiera su servicio.-
- Alice Marx.- Pronunció el rey y la joven que estaba junto a Ayshane dio un paso al frente, temblando.
- Señor …- Dijo casi llorando.
- Atacaste a un vampiro.- Sentenció el rey.
- Él no …-
- Las dadoras no eligen a los vampiros a los que alimentar, su obligación es alimentarnos a todos.- Dijo la reina. Y un vampiro, sujetó a la joven y la arrastró hasta una esquina cubierta con una tela. La tela cayó al suelo, revelando una jaula en donde varios vampiros salvajes se encontraban encerrados.
- No por favor.- Suplicaba, tratando de resistirse a que la acercaran a ese lugar.
Severus se tensó y estaba dispuesto a intervenir, cuando el vampiro que estaba a su lado lo sujetó del brazo.
- No te muevas. Si lo haces, será tu condena y la de la dadora que has traído.- Le dijo firmemente y el profesor de pociones se quedó quieto. Le echó una mirada a Ayshane, la joven Gryffindor quizás fuera a intervenir, pero la mujer que estaba junto a ella, también la estaba sujetando. Intercambiaron una intensa mirada y la castaña se quedo inmóvil sin quitarle los ojos de encima, mientras los gritos desgarraban sus oídos. La joven condenada, era atacada brutalmente por los hambrientos vampiros salvajes, que la mordían ávidamente por todos lados y le arrancaban trozos de carne.
El espectáculo resultaba macabro, pero sin embargo los vampiros parecían disfrutarlo.
- Estas son las reglas de nuestro mundo. De ahora en más, también son sus reglas.- Sentenció la reina vampiresa.
- Como lo indica la tradición, los vampiros elegirán a una dadora o dador, dependiendo del caso, con quien pasaran la noche. La elección se realizará de acuerdo con los rangos establecidos.- Explicó Magnus, y él y la reina se acercaron para elegir a sus correspondientes parejas.
Snape miraba atentamente a cada vampiro que se acercaba hasta la joven, inquieto y preocupado porque alguien la tomara. Definitivamente haberla traído no había sido una buena idea. Solo unos cuantos vampiros habían elegido compañeras cuando uno joven y atractivo se acercó a la castaña, una alarma en el cerebro del profesor de pociones se activó.
- Te elijo a ti.- Dijo el joven, extendiéndole su mano a Ayshane.
- Yo …-
- Has escuchado las reglas. No puedes negarte a  mi pedido.-
- Lo sé señor.- Respondió la Gryffindor, bajó la mirada y tomó la mano que estaba tendida.
Snape quiso acercarse, pero el vampiro que ya lo había frenado con anterioridad, lo detuvo nuevamente.
- Es Paris, príncipe vampiro. Cuidará bien de tu dadora.-
- Es casi una niña, es mi alumna y no debí traerla.- Gruñó el morocho muy angustiado.
- Lo sé. Pero por el momento no puedes hacer nada.-
Ayshane siguió al joven hasta una habitación en el cuarto piso.
- Pasa.- Le dijo el vampiro, que solo parecía un par de años mayor que ella. La castaña entró tímidamente y observó el lugar. Unos cómodos sillones de un color caramelo ocupaban la parte central y una cama enorme con dosel se encontraba en una esquina. - Toma asiento.-
- Gracias.-
- Eres la primera dadora que no se alegra por ser elegida por mi.-
- Lo siento, es que …-
- Soy Paris, príncipe de los vampiros.- Se presentó el joven, besándole suavemente la mano. - Te preocupa el mago con quien has venido.-
- ¿Cómo es qué …?-
- Soy un vampiro y tengo ciertas habilidades. Quédate aquí y no salgas, volveré en unos minutos.- Respondió Paris y se marchó antes de  que pudiera responderle.
Ayshane miró atentamente el lugar, sin poder quitar de su mente lo que le ocurriría dentro de poco y sin dejar de pensar en su profesor de pociones. La puerta se abrió sin previo aviso y ahí, en el umbral se hallaba Severus. La castaña corrió hasta él y el adulto la abrazo.
- Todo estará bien ahora.- Dijo Paris detrás de ellos.
- ¿Qué…?- Trató de preguntar la Gryffindor.
- Por ley, has de alimentarme esta noche. Pero según veo, no lo harás del todo conforme, si él no esta a tu lado. Por lo que haremos lo siguiente. Ambos nos alimentaremos de ti, yo solo necesito unos sorbos y a cambio, recibirás mi protección por el resto del año. Eso quiere decir, que ningún vampiro puede beber de ti, sin mi permiso.-
- Pero …-
- Solo le daré permiso a él.- La interrumpió Paris. - Beberé y luego me marcharé para que ustedes, puedan tomarse su tiempo.- Agregó y la castaña se sonrojó.
Severus se sentó en el sofá y Ayshane lo miró.
- Ven.- Le dijo su profesor de pociones y ella se sentó en su regazo. Paris se acomodó en el suelo, junto a ellos y tomó uno de los brazos de la joven en donde clavó sus colmillos.
La sensación que experimentó la castaña, nubló sus pensamientos. Un intenso deseo llenó todo su cuerpo, mientras sus muslos se humedecían y chorreaban.
Snape la sujetó fuertemente por la cintura y comenzó a alimentarse de la otra muñeca, mientras su miembro se endurecía, al escuchar los sensuales gemidos que escapaban de la boca de su alumna.
Paris dejó de beber unos minutos después. Cerró la pequeña herida y un sello mágico, adornó la piel de la joven. Se levantó sigilosamente y salió de la habitación, dejando solos al profesor y su alumna, quien aún gemía presa del deseo.
Severus bebió por un rato más de tiempo, saboreando la sangre por primera vez y sintiendo una urgencia que se le hacía casi incapaz de contener.
- Ayshane …- Gimió al terminar. Ella se aferró a él, mientras su sexo seguía chorreando.
Snape se levantó con la joven entre sus brazos y se dirigió hasta la cama. La recostó suavemente y se acomodó sobre ella.
Ayshane separó sus piernas para que él se acomodara mejor y le acarició el rostro con dulzura.
- Lo siento.- Dijo Severus mirándola a los ojos.
- ¿Por qué?- Preguntó confundida y viendo un atisbo de dolor en los profundos ojos oscuros de su profesor.
- Por haberte traído aquí y …-
- Todo esta bien.-
- No lo esta … te deseo.- Le respondió, haciéndole sentir aún más su dureza, y frotando su cadera insistentemente contra la de ella.
Ayshane gimió de placer ante el rose, acercó su rostro y suavemente apoyo sus labios en los de él.
El adulto le devoró la boca con desesperación y rudeza. Sus colmillos quedaron expuestos e hicieron sangrar a la joven. La pasión entre ellos no se podía controlar. Le arrancó el vestido y comenzó con una serie de caricias y lamidas por todo el cuerpo, mientras ella gemía y protestaba por los botones del traje de su profesor.
Severus lamió el pezón endurecido y luego lo succionó, raspándolo con la punta de sus colmillos, mientras sus manos recorrían ese cuerpo que tanto había anhelado. El olor de la excitación de la castaña lo volvía loco y sin pensarlo demasiado, se arrancó la ropa. Volvió a besarla y sus lenguas danzaron en sus bocas, tocándose y persiguiéndose.
El profesor de pociones deslizó su mano, hasta el chorreante sexo de la joven y acarició el clítoris hinchado. Bajó nuevamente hasta los pechos de la joven, saboreándolos, con la lengua, los labios y sus colmillos.
Ayshane se removía en la cama y gemía intensamente, enredando sus dedos en el cabello del morocho.
Al igual que en esa habitación, en el resto de las habitaciones del castillo, las salas y los jardines, se podían escuchar los gemidos de los dadores y las dadoras que estaban disfrutando de alimentar a los vampiros.
Severus clavó sus colmillos en uno de los pechos de la joven y un hilo de sangre corrió por el lugar. Mientras Ayshane gritaba por el potente orgasmo que estaba experimentando.
Entre más bebía, más deseaba beber y algo en su cerebro le dijo que se detuviera. Se separó de la joven, luego de haber cerrado la herida y con su miembro erecto y doloroso.
- Lo siento, no debí hacerte esto.-
- Severus …- Gimió la Gryffindor, presa aún de los espasmos en su interior. - Esta bien, todo esta bien.- Le respondió, jalándolo hacía sí, pero él se resistió. No iba a permitir que las cosas terminaran de esa forma o que él se sintiera mal por lo ocurrido. Se recostó sobre su profesor y comenzó a rozar sus caderas. Snape tiró su cabeza hacía atrás y un gruñido similar a un ronroneo, escapaba de su garganta. Ayshane siguió moviéndose hasta que Severus alcanzó la liberación y su semilla bañó el cuerpo de ambos. Rendida y disfrutando de la sensación que la embargaba, se recostó junto a él. El Slytherin la envolvió entre sus brazos y la joven se acurrucó contra él.
- Te amo Ayshane.- Le susurró suavemente.
- Yo también te amo, Severus.- Respondió con una sonrisa y se quedó profundamente dormida.
Una pequeña marca en su pecho, comenzó ha hacerse visible …

Nota de la autora:

Jeje … una escenita muy subida de tono. Parece que al fin, Severus está dispuesto a reconocer lo que siente …
¿Qué sucederá cuando el efecto de la pasión y la vorágine de la alimentación hayan acabado?

Querida Lau Snape: Gracias por los ánimos. Si es verdad, un examen es un examen, pero el problema es el profe que todo depende de con que pie se halla levantado.

Amiga Kia! Espero que este capi también te guste, está lleno de vampiros ... y las cosas se suben de tono.

Pixel, querida amiga! sí todo llega a su fin, pero aún falta un poco ... cuánto? no sé, lo que me lleve llegar al destino que se ha dibujado en mi mente. por lo pronto, espero que disfrutes este capi y ya escribiré nuevas historias. tengo una obsesión patológica con SEverus ... así que ideas me sobran ... besos.

Besitos y buena semana para todas.

severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, vampiros, lemon, fics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 10:43  | vampiro
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por kia malfoy
Martes, 02 de junio de 2009 | 22:25
azhuu..!!
las cosas..estan muy interesantes..
sip...!!
ya leei...el primer...libro...de vampiros en morganville...
geniall.. vere...
si consigo..los demas...ok..
haa..!!
y el viernes...empiezoo.
mis examenes..
k' horror..
pero..
buenoo.
querida..miaka..
me enkanta...lo que escribes..
xaaooo..
nena..
kuidate..!
Publicado por Piixel
S?bado, 06 de junio de 2009 | 17:41
Aiiiissss k bonitoo es el amorr!! xDDD Me gustan este tipo de capitulos (no pienses k soy una guarrilla xD) Espero k se keden juntos y k ningun vampiro los separen =). K malos son los vampiros!!! Pobre chica ... se la comieron viva!!!! Diossss....me muero!

Bueno ps te dejo , bss y cuidate
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.