Martes, 02 de junio de 2009

lucius malfoy

Disclaimer: esta es una historia que se basa en los personajes creados por la adorada J.K. Rowling. Sólo algunos son inventados por mí.

Pareja principal: Lucius Malfoy y Ariadna Bast.

Aclaraciones: Es una historia en un universo alterno. Harry Potter sigue siendo el niño que vivió, Sirius Black es su padrino pero no ha estado en Azkaban, todo lo contrarío, trabaja en el ministerio. He modificado las edades de varios de los personajes, por ejemplo Black y Lupin tienen 30 años y Malfoy 25, esto es para que no halla tanta diferencia de edad entre la pareja protagonista y a su vez esta relacionado con algo de la historia. Por ahora, Severus Snape no tiene previsto aparecer en la historia.
Básicamente se trata de romance, intrigas, drama.

Aclaración 2: en algunas partes del fic, va a haber un cambio en el narrador

Aclaración 3: ocasionales escenas lemon o de sexo explicito.

Capítulo 15: Engaños.

Llegué a la torre Gry y todos estaban alterados. El ataque dentro del castillo, ha traído la guerra hasta nuestras aulas. ¿Cuánto tiempo más podremos seguir luchando? no lo sé. Me aterra que algo le suceda a Lucius, no podría soportarlo.
- Ari, ¿Estás bien?- Me preguntó Isa.
- Sí, estuve encerrada en la oficina de Sirius.- Le mentí, mecánicamente.
- ¿Viste algo?-
- No, pero sé que no hubo heridos de gravedad.-
- Es terrible que esto esté sucediendo.-
- Sí, no sé quien pudo hacer algo así.- Le respondí.
- ¿Tiene alguna idea de quién fue?-
- No que yo sepa, pero apuesto a que todos piensan en Malfoy.-
- ¿Crees que fue él?-
- Ni idea.- Mentí nuevamente.
- Tengo que irme, nos vemos luego.-
- Isa, no puedes salir.-
- Tengo que ver a mi novio.-
- De seguro que esta bien.-
- ¿Cómo te sentirías si no pudieras ver a Sirius y comprobar que está bien?-
- Tienes razón, pero ten cuidado.-
- Lo tendré, no te preocupes. Prometo regresar pronto.-
- De acuerdo.- Le dije, mientras la veía salir sigilosamente de la sala.
- ¿Estuviste con Sirius?- Me susurró Hermy.
- Sabes la respuesta.-
- ¿Te estuvo cuidando?-
- Sí, me dejó encerrada en su oficina. Estaba conmigo cuando estalló el hechizo.-
- No tienes que aclararlo, estoy segura que no fue él.-
- ¿Por qué piensas eso?-
- Alguien como él, ha de saber hechizos más peligrosos y difíciles de rastrear, no usaría algo como un hechizo bomba de tiempo.-
- Él no haría algo así.-
- Supongo que ahora no, si realmente te ama.-
- Lo hace. Dijo que hay un espía en el castillo. Alguien cercano a la orden, pero no sabe quien es.-
- Eso es muy peligroso, puede ser cualquiera.- Dijo Hermy preocupada.

En otra parte del castillo, el espía informaba sus resultados.
- ¿No sospechan?- Preguntó Colagusano.
- No, estoy al margen de todo.-
- Eso complacerá a nuestro sueño. Tienes una nueva misión. El Señor tenebroso desea que consigas una piedra que está bajo el cuidado de Sirius Black.-
- ¿Cómo se supone que haré eso?-
- Has lo que tengas que hacer, por la causa y el futuro.-
- No es tan sencillo, Black es demasiado astuto.-
- Lo que necesitas, se te proveerá.-
- Entonces, tráeme la raíz de la pasión. Sabes que se encuentra en el bosque prohibido. Con solo beber eso, no le importara quien soy.-
- La tendrás esta noche.-
- También necesito que me reemplaces, mientras estoy con él. Para no levantar sospechas.-
- Conseguiré la poción multijugos.-
- Nos vemos a media noche. Consigue poción para dos.-
- Así lo haré.- Sentenció Colagusano y se alejó del espía.

Esa noche la cena en el gran salón fue muy silenciosa. Las caras de preocupación estaban por doquier. Ariadna trató de no mirar a Lucius, mientras él hacía lo mismo. Como de costumbre, una carta nocturna por parte de Lupin, llegó a la mesa de los gryffindors avisando de que todos los miembros de la orden estaban a salvo. Un suspiro de alivio, embargo a todos en la mesa.
- ¿Crees qué fue Malfoy?- Le preguntó Ron a Harry.
- Quien sabe, es posible, aunque …-
- No haría algo así.- Intervino Fred. - Sería demasiado obvio y equivaldría a un viaje sin retorno a Azkaban.-
- Por mi, pueden enviarlo de todas formas. Solo para estar seguros.- Dijo Ginny.
- Quizás fue un Sly.- Dijo Harry.
- Siempre echándole la culpa a ellos. Si mal no lo recuerdo, los gry no somos ningunos santos … empezando por ese tal Colagusano.- Intervino Isa molesta.
- Tú siempre defendiéndolos.-
- Tengo que hacerlo. Theodore es uno de ellos.-
- Y es un muy buen sospechoso.-
- No lo creo.- Dijo Ariadna. - Son mucho ruido y pocas nueces.-
- Ahora tú.- Sentenció Harry exasperado.
- Blaise es mi amigo, al igual que Theodore y Pansy.-
- Sí, seguro. ¿Entonces dime, cómo es que no fueron a visitarte al hospital?- Preguntó George.
- Mi abuelo prohibió las visitas de cualquier Sly.- Respondió la castaña, encogiéndose de hombros. - Me enviaron mensajes vía lechuza y por medio de Madame Pomfrey.-
- ¿No los he visto acercarse a saludarte?-
- Es por lo mismo. Todos sospechan de ellos y quieren mantenerse al margen. En realidad, los entiendo.-
- Defensoras de sucias serpientes.- Sentenció Ron irritado. Mientras Ariadna e Isa, intercambiaban miradas.
Una nueva explosión sacudió el castillo, cuando todos estaban comiendo los postres.
- Alumnos, permanezcan en sus asientos.- Sentenció el director. - Profesores, acompáñenme.- Agregó, mirando a su alrededor.
El corazón de Ariadna latió aceleradamente, cuando Lucius salió del lugar.
- ¿Qué habrá pasado ahora?- Preguntó Hermy.
- Todos estamos aquí, no debieron … atacar este lugar.- Dijo Ginny.
- Probablemente, pero no sabemos que traman.- Intervino Harry.
- Somos un blanco fácil, estando todos juntos y sin profesores.- Sentenció Ron, poniendo más nerviosas a las chicas.
- Cállate tonto.- Le gruñó George.
Una nueva explosión sacudió el techo de gran salón y todos gritaron, cuando pequeños fragmentos cayeron sobre las mesas.
- Debemos ir a un lugar seguro.- Dijo Ron.
- Se supone que Hogwarts es seguro.- Dijo Hermy.
- En estos momentos, no lo parece.- Dijo Isa.
Los prefectos tomaron el control y mandaron a los alumnos a sus correspondientes casas.
- Isa ¿A dónde vas?-
- Con Theodore, ni loca me quedo sin él.-
- ¿Cómo vas a entrar a la sala de los Sly?-
- Los alcanzaré antes de que entren. No te preocupes.-
- Ten cuidado.- Dijo Ariadna y caminó rápidamente para alcanzar a sus compañeros.
- ¡Ariadna!- La llamó Sirius, a mitad de camino.
- ¿Te encuentras bien?- Le preguntó al verlo cubierto de polvo.
- Sí, solo es mugre. No deberías andar sola por aquí.-
- Lo sé. Íbamos a la sala común, cuando … me retrasé.-
- Te acompañaré.-
- Estaré bien, no tienes que …-
- Sigo amándote y preocupándome por ti. No rezongues y déjame cuidarte.-
- No hace falta, Black.- Dijo Lucius desde lo alto de la escalera. - Yo la llevaré.-
- Y también pon un cartel gigante, diciendo que están juntos. ¿No crees que es muy sospechoso, que estés siempre a su lado?- Preguntó Sirius, fulminándolo con la mirada.
- Yo puedo cuidarla, no te necesito.-
- Sabes que lo que te ocurra, me tiene sin cuidado. Pero no permitiré que por tu estupidez, Ariadna pague el precio.-
- ¡Basta!- Los interrumpió la joven, sujetando a Sirius. - Él tiene razón, Lucius. No podemos estar siempre juntos. Iré a la torre y estaré bien.-
El rubio gruñó y se alejó sin decir nada.
- ¿Quieres explicarme que le has visto?- Preguntó Sirius.
- No es malo.-
- Lo aparenta muy bien.-
- Lo siento …-
- No digas nada. Lo que dije es cierto, siempre voy a cuidarte.- Respondió, acariciándole el rostro.
- ¿Aún … podemos ser amigos?-
- Somos familia, no lo olvides, mi pequeña Ariadna.- Dijo Sirius con una sonrisa, llegando a la entrada a la torre Gryffindor.
- Gracias, Sirius. Sabes que yo te quiero.-
- Lo sé, Ari, lo sé. Vamos, entra y descansa. Estaremos cuidando el castillo.-
- Ten cuidado.-
- Lo tendré.- Respondió Sirius y le dio un suave beso en la frente a la joven.
- ¿Dónde andabas?- Le preguntó Harry. - Te perdimos por el camino. Si algo te llega a pasar, otra vez, mi padrino va a asesinarme.-
- Me encontré con él. Estoy bien, dejen de alterarse tanto.-
- Las cosas, no están como para no alterarse.-
- Si, pero tampoco podemos ponernos paranoicos.-
- No demasiado.- Dijo Harry. - Ven, jugaremos ajedrez mágico para distraernos.-
- ¡No otra vez!- Protesto Ariadna, mientras seguía a su amigo, a la parte central de la sala, en donde el torneo, recién comenzaba.

A la medianoche, cuando la mayoría dormía, y unos pocos profesores y algunos de los miembros de la orden, patrullaban los pasillos del castillo. El espía, se deslizó hasta un aula vacía para encontrarse con Colagusano.
- ¿Lo conseguiste?-
- Sí.-
- ¿Todo lo que te pedí?-
- Por supuesto.-
- Usa algunos de mis cabellos para cubrirme. Yo, ya tengo los que necesito para la misión.-
- ¿A quién se los has sacado?-
- A la única persona, ante la que Black bajaría la guardia, Ariadna Bast.-
- ¿Y si aparece la verdadera?-
- No te preocupes, ella no haría lo que tengo planeado.- Sentenció el espía. Bebió la poción multijugos y se encaminó hasta la habitación de Black. Golpeó la puerta y un muy confundido Sirius la miró.
- Ari, ¿Qué haces aquí?-
- No puedo dormir, estoy … muy nerviosa.- Dijo la falsa Ariadna, poniendo una carita infantil. - ¿Puedo dormir contigo?-
- ¿Conmigo?- Preguntó, aún más confundido.
- Sí, ¿Por qué no?-
- No creí que quisieras estar conmigo y mucho menos, dormir a mi lado.-
- ¿Eh? Yo te quiero.-
- Ari, lo sé. No tienes que hacer …- Decía Sirius, cuando la falsa Ariadna se arrojó a sus brazos.
- Te quiero solo a ti.-
- Ariadna …- Dijo Black, tomando el rostro de la joven en su mano.
- No seas malo, quiero dormir contigo. Tengo miedo …-
- Esta bien. Puedes quedarte por esta noche.-
- Gracias.- Dijo el espía entrando en la habitación. - ¿Qué hacías?-
- Mi trabajo, o parte de el. Solo son algunos informes para el ministerio.-
- Ya veo.- Dijo como si tuviera poco interés en eso.
- Es tarde, ve a la cama.- Sentenció Black.
- Ven conmigo.- Pidió el espía, tendiéndole la mano.
- Ari … deja de jugar.-
- No estoy jugando.- Protestó, haciendo un pucherito.
- Estas muy rara.-
- Lo siento. Supongo que … han sucedido tantas cosas, que me confundo.- Sentenció el espía y Sirius se acercó para abrazarlo.
- Esta bien, te entiendo. ¿Qué haces?- Preguntó, cuando el espía comenzó a desabrocharle los botones de la camisa.
- Solo quiero sentir tu piel.-
- ¡Basta! ¡Deja de jugar! Sabes que esto no …- Trató de decir, cuando la falsa Ariadna le devoró la boca con desesperación. - ¿Te has vuelto loca? No puedo tocarte y lo sabes.-
“Debe ser algún estúpido hechizo de castidad, típico de los puritanos gryffindors.” Pensó el espía.
- No te preocupes por eso. Ya se ha acabado, ahora soy libre.-
- ¿Qué quieres decir, con qué se ha acabado?-
- Ya … ya puedes tocarme.- Dijo el espía, desabrochándose la camisa y revelando sus pechos. Sirius la miró atentamente y se dio cuenta, de que esa, no era la verdadera Ariadna. La poción multijugos, es capaz de otorgarle a una persona la apariencia de otra, pero sin embargo, en algunos casos, la transformación no es del todo completa. La verdadera Ariadna, tenía una pequeña cicatriz debajo de su clavicular derecha, como resultado de un duelo de esgrima.

*********** Flash Back *************

Ariadna, de tan solo siete años, recorría los pasillos de la casa de su abuelo. Se había peleado con Harry y buscaba a Sirius para jugar con él. De pronto, se detuvo al escuchar unos gritos, se asomó a la habitación de entrenamientos, y ahí vio a su abuelo, luchando con Sirius. Ambos llevaban una espada de esgrima y se batían diestramente. Sin saber, que solo era un entrenamiento, Ariadna creyó que su abuelo quería herir a Sirius. Al ver que Black trastabillaba y su abuelo, envestía con fuerza, la pequeña corrió y se interpuso en el camino de Atilano.
- ¡No! ¡No lastimarás a Sirius!- Exclamó Ariadna.
Su abuelo no llegó a verla, hasta que fue muy tarde y la atravesó por debajo de la clavícula con su espada. Desde ese día, la cicatriz de Ariadna, significaba para Sirius, que ella lo adoraba.

**************** Fin del flash back*************

Sirius se acercó a la joven que tenía frente a sí, semidesnuda. Con cuidado, le acarició la piel debajo de la clavícula derecha. La cicatriz no se encontraba.
- No deberías hacer esto.- Dijo Sirius, fingiendo que todo era normal.
- Te … te deseo.- Dijo la falsa Ariadna, tomando la mano del adulto y posándola sobre sus pechos. Black los acarició suavemente, y la besó con locura, arrojándola a la cama y colocándose sobre ella.
- ¿Estas segura, de qué quieres esto?- Le preguntó.
- Sí, estoy segura, te quiero a ti.- Sentenció el espía, arqueando su cadera, para rozar la excitación de Sirius.
- Entonces, te haré mía.- Dijo Black y le arrancó la poca ropa que le quedaba a la falsa Ariadna.
“Sé que no es la verdadera, pero es lo más cercano que estaré a mi Ariadna.” Pensó Sirius y comenzó a besarla, imaginando que estaba con el amor de su vida.

Nota de la autora:

Mil perdones a las que siguen esta historia. Me tomé mucho tiempo, para continuarla y para colmo es un capi cortito. En verdad lo siento, chicas. Pero espero que les haya gustado de todas formas.

Kia Malfoy! Mi amiga, espero que disfrutes este capi, prometo que el próximo será más largo.

Querida Lau Snape! Espero que te guste este capi, en el próximo las cosas serán mejor.

Besitos y buena semana para todas.

severus snape, lucius malfoy


Tags: Lucius malfoy, lemon, fics, drama, romance

Publicado por miakayuki2006 @ 11:15  | fics
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por kia malfoy
Mi?rcoles, 16 de septiembre de 2009 | 21:24
hoh.!!
amiga..
si que disfrute..de este...capi..
pero.. a un tngo dudas...
quien es la espia..??

bueno....spero..leer..prnto...la actualizacion...!!
kuidate..muxoo.
bzythos.!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.