Viernes, 12 de junio de 2009

severus snape, lemon
Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18. Los pensamientos van entre comillas.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 45: Sombras e historias.

Selena casi arroja al suelo a su novio, cuando se lanzó a sus brazos. Los invitados aplaudían, mientras que Lucius los contemplaba con una sonrisa. Al parecer, por fin, su niña sería feliz.
- Vamos, arriba.- Le dijo el rubio a su pequeña, tendiéndole la mano.
- Gracias.- Respondió la joven.
- Al fin te has decidido.- Le dijo Malfoy al profesor de pociones, mientras lo ayudaba a levantarse. Al tiempo que Selena contemplaba su hermoso anillo de plata.
- Era ahora o nunca.- Dijo Severus algo incómodo, por ser el centro de atención. - ¿Me permites este baile?- Le preguntó a su novia.
- Por supuesto.- Dijo la morocha, tomando la mano de su novio. Comenzaron a bailar, siguiendo el ritmo de la melodía que sonaba, al tiempo que Dabria y Draco, hacían lo propio en el otro extremo de la pista. Minutos después, la canción cambió y los invitados se fueron uniendo poco a poco a las dos parejas.
Lucius los contemplaba danzar, mientras se sentía algo solo. En un extremo de la pista de baile, una joven tenía la mirada perdida en las parejas que giraban al compás de la música.
- ¿Te encuentras sola?- Preguntó el rubio al acercarse.
- Señor Malfoy.- Saludó la joven con una reverencia. - Sí, mis padres están bailando, al igual que mi hermano.-
- No recuerdo tu nombre …-
- Mireya Danu.- Respondió la hermosa joven de cabellos castaños y enrulados.
- ¿Asistes a Hogwarts?-
- No señor, estudié en Bouxbeatux, terminé hace dos años.-
- ¿Y tu prometido? ¿No lo han invitado?- Preguntó el rubio, frunciendo el seño.
- No he sido comprometida, señor. Mis padres … no han encontrado a la persona adecuada.-
- Ya veo … ¿Me permitirías esta pieza?- Preguntó Lucius, haciendo una reverencia.
- Por supuesto.- Respondió la joven con una sonrisa y correspondiendo la reverencia del adulto. Tomó su mano y se dirigieron al centro de la pista. Muy suavemente, Lucius posó su mano en la cintura de la castaña y comenzó a guiarla.
La joven se había sonrojado por la cercanía del adulto, mientras se sentía feliz por danzar alegremente por la hermosa pista, mientras pétalos de rosas en forma de corazones caían sobre sus cabezas, haciéndola sentir una princesa en un cuento de hadas.

El baile duró gran parte de la noche, y canción tras canción las tres parejas, siguieron moviéndose al compás de la música. Pregunta va, pregunta viene, el jefe de los Malfoy sintió que conocía a su joven compañera de toda la vida.
Los Danu, eran orgullosos Slytherins que habían sido compañeros de curso de Lucius, respetaban las normas de los sangre pura, pero al igual que los Zabini nunca se unieron al Innombrable, algo que a la larga, les había traído serias consecuencias.
Su posición social, era respetable pero aún así, eran vistos como parias entre el resto de los Sly y más aún, ante los ojos de los que habían sido mortífagos. Sin vínculos sociales y sanguíneos importantes, eran una familia más cercana a ser como los Weasley que a los Malfoy.

- ¿Quieres descansar?- Le preguntó Severus a su prometida.
- Sí, un rato. Tengo sed.- Respondió la morocha.
- Quédate por aquí, te traeré un vaso de jugo.-
- Gracias Sevi.- Dijo la joven, acercándose a un lugar tranquilo a un lado de la pista.
- Es una lastima.- Dijo una voz de entre las sombras.
- ¿Qué quiere?- Le gruñó Selena al verlo.
- Aún sigo pensando en ti.- Dijo Casius.
- ¿A caso no entiende que Lu o Sevi están más que dispuestos a despacharlo al otro mundo?- Le preguntó molesta.
- Eres muy ardiente, debes ser muy buena en la cama.-
- Deje de molestarme.-
- ¿En verdad crees qué dejaré de fastidiarte? Es muy divertido verte enojada.-
- Es insoportable.-
- Mi hijo tiene razón en fijarse en ti, cada día estas más … jugosa.-
- Deje de hablar idioteces.-
- ¿Te lo han dicho?-
- ¿Qué cosa?- Preguntó muy a su pesar.
- Que nuestro amo esta por regresar.-
- Algo escuché.-
- Te prometo que cuando retorne … tú serás mía.-
- Ni en sus más perversos sueños.-
- En ellos, ya eres mía.-
- ¿No qué era una sangre sucia?-
- Si, pero eres demasiado deliciosa … eres como la fruta prohibida …- Sentenció Casius con una sonrisa. - Te haré gozar cuando seas mía a tal punto, que me pedirás más y más.-
- Me voy, no lo soporto.- Dijo la morocha incorporándose, pero el adulto la sujetó y la arrastró hasta las sombras. Selena trató de resistirse, pero a pesar de su aspecto, el señor Nott era muy fuerte. La arrinconó contra la pared y le hizo sentir su erección.
- Esto es lo que me causas cada vez que te veo …- Dijo, frotando su cadera contra ella y gimiendo. - Me recuerdas a alguien que conocí hace mucho tiempo … se llamaba Aine Rosier, y Lucius también estaba loco por ella. Pero la maldita, se creía más importante y mejor que nosotros. Sin embargo … obtuvo su merecido. Lucius la violó hasta matarla y yo … como de costumbre, me tuve que conformar con las sobras, con saborear su cadáver. Aún estaba tibio, pero no era lo mismo.- Sentenció Casius y pasó su lengua por el cuello de Selena, que trataba de soltarse.
- Yo no tengo nada que ver.- Susurró la morocha, contra la mano del adulto que tapaba su boca.
- Es verdad … pero eres tan parecida. Supongo que por eso, Lucius se ha tomado tantas molestias contigo. Aunque no entiendo, porque te regala a Snape, o porque tú lo aceptas.-
- Él no me regala. Yo amo a Severus.-
- Niña tonta, vete con ese cuento a algún ingenuo.-
- Es la verdad.-
- ¿Harías cualquier cosa por ellos?-
- Por supuesto. Los amo, Lu es mi familia y Sevi es el hombre de mi vida.-
- Entonces, pruébalo.- La desafío Casius.
- ¿Por qué habría de demostrárselo a usted?-
- Porque quiero saberlo.-
- Déjeme en paz.- Sentenció la morocha, pero una horrible sensación estrujó su estómago. Casius se había desaparecido, llevándola con él.
- Llegamos.- Dijo el hombre, soltándola. - Podrás gritar cuanto quieras, pero nadie podrá escucharte.-
- ¿Qué quiere?-
- Es obvio.-
- No haré nada con usted.- Dijo Selena firmemente y retrocediendo unos pasos.
- Lo sé.- Dijo el hombre con una sonrisa burlona, aunque su tono de voz era triste. - ¡Imperio!- Exclamó y la hechizó.
Selena trató de resistirse a la nube que se abría paso en sus pensamientos. Su cuerpo no le respondía y parecía que de nuevo estaba atrapada dentro del boggart. No sabía que ocurría fuera de su mente, se había convertido en una marioneta sin conciencia.
Casius se acercó cautelosamente a ella, la tomó por la cintura y la jaló, amoldando sus cuerpos.
- ¡Bésame!- Le ordenó al cuerpo y éste, lo correspondió. Nott devoraba la boca de la joven con deseo y desesperación, frotando su cadera contra ella. Tomó la mano de la joven y la dirigió hasta su erecto y duro miembro.
- ¡Hazme gozar!- Le ordenó y la guió para que lo estimulara. Gimió fuera de si, ante cada caricia, sintiendo que sus piernas no podrían sostenerlo y que en cualquier segundo, se correría.
- Selena … Aine …- Gimió Casius. Se apoyó contra una pared y deslizó su mano por debajo del vestido de la morocha.
- ¡Separa las piernas!- Le ordenó y ella le obedeció.
El hombre le separó los labios de su sexo para acceder al clítoris y comenzó a estimularla.
- ¡Gime conmigo!- Le ordenó y ella comenzó a vocalizar sensuales gemidos, que lo excitaban aún más. La morocha comenzó a humedecerse y él introdujo su dedo lentamente, en la estrecha cavidad, se detuvo en seco, al notar que era virgen. Retiró su dedo y volvió a concentrarse en el clítoris, mientras ambos gemían.
Selena se encontraba perdida dentro de sus pensamientos y recuerdos, ajena a lo que le ocurría a su cuerpo y sin poder encontrar una forma de recuperar el control. Cuando un extraño recuerdo se abrió paso en su mente.
Se encontraba en la mansión Mafdet, escondida detrás de una puerta que daba al salón principal, en los brazos de una vieja elfina que escuchaba la conversación de sus amos.
- Mael …-
- Olvídalo.-
- Lo siento … fue un error … yo … estaba molesta y me dejé llevar.-
- ¡Basta! No quiero escuchar más nada.-
- ¿Quieres que me marche?-
- No serviría de nada. Aunque siempre nos hemos sentido atraídos el uno por el otro, probablemente, si hubiéramos podido elegir … en estos momentos estaríamos casados con otras personas. Nuestros padres arreglaron nuestro matrimonio, tal y como lo indica la tradición de los sangre pura. Tú puedes tener tantos amantes, como se te de la gana y sabes que lo mismo ocurre conmigo.-
- No fue mi intención … solo se dio. Fue tu culpa, si no te hubieras unido a la orden sin decirme nada, no habríamos discutido y yo no …- Decía Aine llorando.
- ¡Basta! Vas a despertar a la niña.-
- ¿Qué …?-
- Esto no ha ocurrido. No volveremos ha hablar sobre esto, ¿Me has entendido?- Preguntó Mael furioso.
El recuerdo se desvaneció, dejando a la morocha muy confundida.
Mientras que Casius se había corrido en la mano de la joven y respiraba aceleradamente, al tiempo que mantenía su mano entre las piernas de la morocha.
- Eres hermosa … tanto como lo era Aine … si no fuera porque ella no tuvo hijos, diría que la sangre de los dragones blancos fluye en ti. Evan tampoco tuvo hijos, así que … solo eres una terrible y atractiva coincidencia.- Sentenció Casius, limpió la mano de la joven con un hechizo y le acomodó la ropa, mientras seguía contemplándola.
- No te preocupes. Cuando mi señor retorne, te cuidaré, no tendrás el mismo destino que en tu otra vida. Aine, amor … te cuidaré para siempre. Al diablo con Narcisa y sus ideas … de una u otra forma, lograré que te enamores de mi.- Dijo Casius. - ¡Imperio!- Exclamó y levantó la maldición de la joven, antes de que se recuperara del todo, le lanzó un hechizo para que olvidara lo que había acontecido y otro para que durmiera. La regresó a la casa de la fiesta y la dejó en el interior, sobre un sillón. Se desplazó a las sombras y la contempló dormir. Hasta que un muy alterado Severus entró en el lugar. Se acercó a su prometida con el corazón en la boca. Hacía rato que la estaba buscando, había notado la ausencia de ella y la de Casius, alarmado pero sin querer hacer alboroto, se había abocado a buscarla por todos lados.
- Amor … Selena …- La llamó suavemente, acariciándole el rostro.
- ¿Uhm?- Dijo la morocha, despertando.
- Te he estado buscando por todos lados, ¿Hace cuanto que estas aquí?-
- No sé … no recuerdo haberme acostado aquí.- Dijo Selena muy confundida.
- Vamos.- Dijo Severus muy tenso.
- ¿A dónde?-
- Quiero revisarte.-
- ¿Qué?-
- Luego te explico.- Sentenció el adulto y la guío hasta una habitación cercana. - Ponte en la cama.-
- Sevi …-
- Vamos amor, hazlo.- Insistió el morocho y ella lo obedeció. Se arrodilló frente a ella y comenzó a subirle el vestido.
- ¡Ey! ¿Qué haces?-
- Quiero asegurarme de que no te han hecho daño.-
- ¿No crees que me hubiera dado cuenta?-
- Estas confundida, no recuerdas haberte acostado en ese sillón … y Casius también había desaparecido.- Dijo Snape nervioso. Siguió levantado el vestido y luego le quitó las bragas. - Separa un poco las piernas.-
- Sevi … esto me da vergüenza.- Dijo la morocha sonrojada.
- Ya hemos estado así, no te haré daño.-
- Lo sé … pero no es lo mismo.-
- Amor …-
- Sí … ya sé …- Respondió separando las piernas y Severus la revisó. Suspiró de alivio al comprobar de que no la habían lastimado.
- Estas bien.- Sentenció el morocho y le acomodó la ropa.
- ¿Qué hubiera pasado si …?-
- Asesinaría al que te hubiera puesto un dedo encima.- Gruñó el adulto.
- Pero … ¿Aún me querrías?-
- Eres tonta, amor. Jamás dejaré de quererte.- Respondió envolviéndola en sus brazos y besándola con ternura.
- ¡Garrapata!- Exclamó Draco entrando en la habitación.
- ¿Qué?- Le preguntó alterada por la interrupción.
- Tienes que ayudarme.-
- ¿Qué te ocurre?-
- Pansy quiere matarme.- Dijo el rubio, cerrando la puerta.
- ¿Dónde dejaste a Dabria?-
- Con Blaise. Él puede cuidarla … no puedo pelear con una mujer … tienes que ayudarme.-
- Veo que mi cuñado resultó ser una gallina.- Dijo Severus riendo.
- ¡Oiga! ¿Qué haría usted?-
- ¡Basta! Buscaré a Pansy y hablaré con ella. Quédate cerca de Sevi y estarás bien.-
- ¿Tengo que ser su niñera?- Preguntó el adulto.
- Si me quieres, sí.-
- Vamos.- Le gruñó el morocho a su cuñado.
Selena salió delante de ellos y se fue en busca de Pansy, mientras unos ojos la seguían entre las sombras.
- ¿Dónde está tu hermano?- Le gruñó la Sly.
- Esta con mi prometido … Pansy …-
- Me mintió, me engaño y ahora quedé como una idiota.- Gruñó la joven.
- Mira, sé que …-
- Nos besamos, estábamos siempre juntos … y me cambia por esa … esa traidora a la sangre.- Gruñó aún más molesta.
- Es Draco … debiste imaginar que no era un santo.-
- Pero … el baile … ¿Cómo pudo hacerme algo así?-
- Pansy … es mejor que te calmes. Solo empeoras las cosas.-
- Es fácil para ti decirlo, te has comprometido.-
- Sí pero …-
- Pero nada. Te has comprometido con un respetado Slytherin, tal como lo indica el protocolo. Mientras que yo … he pasado el papelón de mi vida, frente a mis amigos y mi familia.-
- Tranquila … Tal vez haya sido lo mejor, tal vez Draco no era para ti.-
- ¡Es un Malfoy! No hay nadie mejor que un Malfoy.-
- No es para tanto … hay otros chicos, buenos, amables …-
- No me vayas a vender a Blaise … él tiene peor gusto.-
- No estaba hablando de Blaise. Hay otros chicos.-
- Pero no son Malfoy, siempre quise casarme con un Malfoy … Tal vez …- La interrumpió la joven Sly.
- ¿Qué?-
- ¿Crees que podría salir con tu padre?-
- ¿Eh? No, mantente alejada de Lucius … él … ya ha tenido suficientes problemas de amor por un buen tiempo.-
- Pero es joven … y apuesto … y su fama en la cama … es milenaria.-
- Pansy, te lo advierto. Mantente alejada de Lucius.- Gruñó Selena muy amenazante. Tanto, que la Sly retrocedió sorprendida.
- Bien, tú ganas. No me acercaré a tu padre, pero dile a tu hermano, que exijo una compensación.-
- ¿Compensación?- Preguntó la Gryffindor confundida.
- Él sabe lo que es.- Sentenció Pansy y se marchó. Mientras que en las sombras, Casius se divertía observándolas.
Selena regresó a la fiesta y vio a Lucius, bailando con una joven muy bonita.
- ¿Sabes quién es?- Le preguntó acercándose a su hermano.
- ¿Arreglaste mi problema?-
- Pansy quiere una compensación, me dijo que vos sabrías que es. Dime quien es esa chica.-
- Deja a padre un rato, y preocúpate por mi.-
- ¿Sevi?-
- Es la hija de los Danu, no recuerdo su nombre.-
- ¿Danu?-
- Son Slytherins, cursaron sus estudios con tu padre.-
- ¿Son …?-
- No, se parecen más a los Weasley.-
- ¿Garrapata?-
- ¿Qué?-
- Ayúdame, ¿Si?-
- ¿Qué es una compensación?-
- La ofendí, así que tengo que pagar el precio.-
- ¿Y?-
- Puede pedirme cualquier cosa.-
- Debiste pensarlo antes de ponerte a jugar con ella. ¿Qué quieres que haga?-
- Convéncela de que no me pida nada.-
- No creo que me escuche. Esta muy ofendida y furiosa. Haz las cosas bien y cumple con lo que te pide. Y no te olvides de regresar con Dabria.-
- Sí … iré a buscarla, antes de que Blaise termine por enamorarla.- Dijo el rubio arrastrando las palabras y se marchó.
- ¿Quieres bailar?- Le preguntó Severus.
- ¿Qué te pasa a ti? Nunca creí que me pedirías bailar dos veces.-
- Quiero hacer las cosas bien contigo.-
- Eres hermoso.- Dijo Selena y lo besó. - No tengo ganas, estoy cansada …-
- ¿Qué?- Le preguntó al ver su expresión.
- Tuve un sueño extraño …-
- ¿Un sueño?-
- Sí … con … mi familia biológica. Últimamente tengo bastante sueños sobre ellos.-
- ¿Qué soñaste?-
- Ellos discutían, por algo que mi madre hizo. ¿Podrías llevarme a la mansión?-
- ¿Ahora?-
- Sí. Vamos y volvemos rápido.-
- Esta bien, te llevaré.- Dijo Severus, envolviéndola en sus brazos y desapareciéndose. En unos instantes se encontraban en el salón principal de la mansión Mafdet.
- ¡Amita!- Exclamó Runny.
- ¡Hola! Vine a hablar con Rogu, ¿Dónde está?-
- Supervisando la limpieza.-
- ¡Rogu!- Exclamó la morocha.
- ¡Ama! ¿Me llamó?-
- Sí, quería preguntarte algo … ¿Hay una elfina anciana en la casa?-
- No ama, solo jóvenes elfinas, pero todas ellas están capacitadas para servirle.-
- No era por eso … quería hacerle una pregunta a una elfina anciana …-
- Debe referirse a Munsy … ella era la encargada de cuidarla cuando era un bebé. Munsy murió hace unos años, ama.-
- Oh, lo siento.-
- ¿Qué quería saber?-
- Bueno … yo … tuve un sueño, estaba en brazos de esa elfina y escuchamos una conversación entre mis padres …-
- ¿Sobre qué, ama?-
- Estaban peleando … ¿Mis padres tenían … amantes?-
- No, ama. Sus padres se querían … nunca tuvieron amantes. No que nosotros supiéramos.-
- Ya veo … creo que tal vez, escuché mal. ¿Fue un matrimonio arreglado?-
- Así es, ama. Los señores Rosier y los Señores Mafdet, arreglaron el matrimonio de los amos, desde que eran bebés.-
- ¿Entonces, nunca tuvieron elección?-
- No, su destino fue fijado desde su nacimiento. Por eso …-
- ¿Qué?-
- Su madre era descendiente de los Rose, como ya le había contado. Era descendiente del dragón blanco, la magia de esa criatura especial corre por sus venas.-
- ¿Qué significa eso?- Preguntó Severus.
- Señor, es una historia que ha pasado de generación en generación. Las varitas con núcleo de fibras del corazón de un dragón blanco, solo pueden ser utilizada por los Rose. Es magia muy poderosa y cuando el dueño de la varita muere, esta se desintegra y la magia se pierde. Pero según dice la leyenda, la verdadera magia del dragón blanco solo puede ser usada por aquel que haya encontrado a su alma gemela. De lo contrario, la magia de la varita es como la de una varita común. Si mi ama y mi amo, hubieran sido almas gemelas … no habrían muerto … el dragón blanco los hubiera protegido.-
- Ya veo.- Dijo Severus muy serio.
- Hay un retrato … del dragón blanco. Sí desean verlo.-
- Si, me gustaría.- Dijo Selena y caminaron hasta el tercer piso de la mansión. Sobre una pared, frente al ventanal, se encontraba una hermosa pintura de un dragón blanco.

dragon blanco
Selena contempló la imagen por un largo tiempo, parecía que estaba hipnotizada por ese dragón. En su corazón, sentía la necesidad de entrar dentro del cuadro y abrazar al dragón, que miraba al horizonte como esperando algo.

En otro lugar del planeta, las sombras se removían inquietas. Una enorme serpiente arrastraba su cuerpo, siguiendo los pasos de su amo. Voldemort se acercaba sigilosamente, hasta una aldea, perdida en algún lugar del extenso mapa.
Estaba desesperado por tener el tesoro, que los habitantes de la aldea protegían.
Sin mediar palabra, usando uno de los más oscuros y devastadores hechizos, destruyó la mitad de la aldea. Gritos desgarradores y un olor a carne quemada se escuchaban en todas las direcciones, mientras el señor oscuro, caminaba hacia el centro del pequeño pueblo.
Algunos guerreros salieron a su encuentro, blandiendo sus armas y sus varitas. La lucha era desigual y uno tras otro fueron cayendo a los pies del mago tenebroso. Voldemort caminó pisando los cadáveres, mientras Nagini devoraba los restos. Mujeres y niños, trataban de esconderse en el templo sagrado, sin saber que allí, es a donde se dirigía el intruso.
Colagusano, dirigía un ejercito de inferis que luchaban contra los pocos guerreros que quedaban.
Al llegar al templo, Voldemort destruyó las puertas con un simple hechizo, riendo macabramente al ver en el altar, el tesoro que estaba buscando. Un libro de tapas negras, con letras escritas en sangre.
- No, señor. No debe tomar el libro.- Dijo una joven mujer y el Innombrable la tomó del cuello y se lo quebró.
- Nunca podrá romper el sello que resguarda al libro.- Dijo una anciana.
- Sé romperlo.- Rió, al tiempo que movía su varita y todos los que estaban en el lugar, caían muertos a sus pies. Con otro hechizo, extrajo la sangre de los muertos y la usó para bañar el libro. Un tenue aló de luz brilló por unos segundos y se desvaneció. El sello, estaba roto y Voldemort, obtenía más poder. Un poder infernal que lo volvía aún más loco.
- Señor …- Dijo Colagusano.
- Mi querido sirviente … solo nos faltan dos libros más, para completar al gran Libro de las Sombras.- Respondió el señor oscuro con una risa desquiciada.
- Señor …- Lo llamó otro hombre.
- Mi fiel Casius, ¿Qué noticias me traes de los desertores?-
- Señor … saben que esta por regresar, pero no se atreven a hacer ningún movimiento. La hija adoptiva de Malfoy se ha comprometido con Snape.-
- Mmm… que interesante. ¿Quién diría que Lucius Malfoy acogería a una sangre sucia? …-
- Mi señor …-
- No te preocupes, Casius, ella será tuya en cuanto regrese ante nuestros antiguos aliados.- Respondió Voldemort, aunque internamente tenía otros planes. La noticia de la reencarnación de un descendiente del dragón blanco, podría ser un problema o una ayuda, todo depende de que podría hacer con ella.

Nota de la autora:

Jeje … sigo innovando con este fic, y se me ocurrió ponerle imágenes, para que tengan un poco de idea de que es lo que me voy imaginando a medida que escribo esta historia.

Hola Marmik!! Muchas gracias por hacerle publicidad a mis historias y atraer a más lectoras. Mis exámenes … me tienen loca y lo peor es que son orales!!! No sirvo para eso!!! Jeje … Gracias por los elogios, puede que en los escritos me sea mucho más fácil, pero de los cinco que me quedan, solo el último es así, los demás son orales = fatales para mi.

Miss Mafdet!! De nada, espero que te sigan gustando estas historias. Sobre la historia de la familia de Selena, los Mafdet … poco a poco iré contando algo en la historia, ya que el pasado de la familia materna de Selena es muy importante (Sus abuelo era Rosier y su abuela era de apellido Rose, por ahí viene la sangre de los dragones blancos). En cuanto a los Mafdet … también tienen importancia … pero para bastante más avanzada la historia.
Para que te hagas un poco más de idea de cómo es Sele te dejo una imagen que me inspiró bastante, solo que con el cabello negro y un poco más lacio.

este trabajo es de victoria frances, me encantan sus dibujos
Sobre el nombre de los niños … eso es para más adelante en la 2da versión … no quiero adelantar ninguna sorpresa sobre eso. Gracias por la suerte, voy a necesitarla.

Amiga Kia Malfoy!!! Sí, ya era hora de que Sevi se jugara, es un tierno, me lo comería a besos … jeje. Sigo actualizando cada vez que puedo, trato de no dejarte mucho tiempo con la intriga que se que te vuelve loca. Y qué dudas te van quedando???

Lau Snape!! Amiga, no te preocupes, yo entiendo que los exámenes nos llevan tiempo. Estudia mucho y preocúpate por salir bien, que luego podrás ponerte al día con estas historias. Mucha suerte y ten confianza.

Besitos a todas y buen fin de semana.
Cuídense mucho.



severus snape, lucius malfoy


Tags: severus snape, drama, romance, lemon, lucius malfoy

Publicado por miakayuki2006 @ 10:59  | Sele y Sevi vers 1
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por kia malfoy
Domingo, 14 de junio de 2009 | 21:37
Ola.
AMigA.
pSS.
HASTa..AhORItA.
K' PASarA... COn sEvi.. Y sEle. Se lLEgaRAN a CASAr.?
QUE QUizo dECir.. caIUs..CON lO quE dijo.?
SELE.. no es hija de sus padres.. biologicos??
QUe quIEre..volDemorT.. CON sELE..?
HAa..AMiGA.
YA KieRO..LEeR..el ProX..CAPi..
bUENo.
nOS vEMos..
SueRTe..EN toDO.
TKm..
bZOX.!
Publicado por Invitado
Viernes, 19 de junio de 2009 | 18:59
Miss Mafdet
hola,sabes me mola aun mas
pues las fotos me ayudan mas a entrar
en esta pasionada i bonita historia de amor.
prefiero esta a romeo i julieta...
esta mas actualizada...
jajaja...
me encan k adentres en esta misteriosa familia
decendientes del dragon blanco...
pero por favor por favorcito...
quiero ver a sele i seve liados...
al final seve parecera algo???!!!
no tengo palabras...
esparamos con inpaciencia
tus nuevos fics...
un super saludoooooo!!!!!!!!!!!!!!!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.