Viernes, 24 de julio de 2009
severus snape

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (Desearía que Rowling me lo regalara. Jeje.)

Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.


Capítulo 43: La guerra demoníaca

Selena había quedado excitada luego de la interrupción de la súcubo y debido a que Severus se había rehusado a continuar en lo que estaban, decidió ir a darse un buen baño relajarte. Para evitar problemas, su novio hacía guardia en la entrada del lugar, con varita en mano y dispuesto a asesinar a cualquier incubo que tan solo echara una pequeña olfateada en dirección a esa habitación.
La morocha, aprovechando la extensa bañera, decidió perder algo de su renovante energía nadando un buen rato, mientras que su mente no podía dejar de pensar en lo que estuvo a punto de hacer con su profesor de pociones.
- ¿Vas a quedarte a vivir ahí?- Preguntó Severus desde el otro lado de la puerta.
- Estoy nadando un rato, ¿Quieres venir?-
- Mejor no.- Respondió el hombre, que no creía ser capaz de detenerse si estaban nuevamente solos.
La joven Gryffindor se tomó su tiempo y una vez cansada, salió de la pileta para vestirse. La nueva ropa diseñada por las súcubos, ahora sí, eran de su agrado. El estilo era similar al de las antiguas ropas, pero con cortes un poco más recatados, que cubrían mejor su nueva figura.
Sin poder evitarlo, Selena seguía mirando con insistencia los espejos, deseando ver al otro Severus y decirle que estaba bien. Pero tal como le había dicho Seere, allí los espejos, funcionaban de forma diferente.
- Ya estoy lista. ¿Quieres bañarte? Yo te cuido la puerta.- Dijo la morocha.
- No necesito niñera.- Respondió Severus muy serio.
- A varias de esas súcubo les gustaría estar contigo. Vi como se relamían mirándote.- Dijo Selena medio gruñendo.
- ¿Celosa?-
- Por supuesto que sí. Ya te he compartido bastante y no voy a dejar que nadie más se te acerque.- Respondió la joven muy seria y con actitud amenazadora.
El adulto se echó a reír. - Nadie va a volver a alejarnos. Te lo prometo.- Sentenció Severus y le arrebato un beso apasionado.
- Mucho mejor.- Dijo Selena cuando sus labios se separaron.
- Voy a bañarme, pero no tienes que vigilar la puerta.-
- Por las dudas, aquí me quedo.- Respondió la joven y el adulto le hizo una mueca y entró en el baño.
El enorme lugar no era de su agrado. Alrededor de la pileta, las paredes estaban cubiertas de espejos. No importaba hacía donde mirara, su imagen era reflejada desde todos los sectores. Algo que lo hacía sentir muy incómodo.
Dejó su varita junto a la pileta con la ropa nueva, lo más cercano que podía. De ese modo, si algo sucedía podía tomarla rápidamente. Se quitó los zapatos y las medias, y el frío del piso recorrió su cuerpo. Se desabrochó los botones de la camisa, para luego quitarse el pantalón. Su reflejo en un espejo cercano, mostraban el cuerpo de un hombre delgado y alto, de piel pálida y cetrina.
Severus miró su brazo, la marca tenebrosa era ahora, solo un recuerdo. Desde el día anterior que apenas era visible, solo se notaban unas pocas líneas que marcaban el contorno de la calavera y la serpiente.
Desvió su atención de la marca y lentamente se sumergió en la pileta para que sus músculos se relajaran y borrar de su mente, los traumáticos recuerdos que la marca había despertado.

En algún lugar de la tierra de los demonios, unas pesadas cadenas sujetaban a una figura a las rocas. Un extraño símbolo se hallaba a sus pies. Inmóvil pero respirando, la extraña forma permanecía en un estado de sueño permanente.

En los límites de la frontera entre el reino del este y del sur …
- Se esta resquebrajando.- Decía un demonio, observando la barrera desmoronarse. La horda de demonios enemigos, chocaba continuamente contra la débil defensa que estaba a punto de colapsar.
- Debemos avisarle al príncipe.- Sentenció uno de los generales. - Ve urgente al castillo y dile que se preparé para la guerra. No tardaran en llegar hasta allí.-
- Sí señor.- Respondió un joven demonio y se marchó a toda velocidad.
Al llegar al castillo, buscó a su príncipe y le informó de la gravedad de la situación.
- Entiendo. Diles que mantengan su posición lo máximo posible, que solo se replieguen como última opción.- Sentenció Seere.
- Sí mi señor, como usted ordene.- Respondió el joven demonio y regresó al frente de batalla.
- Lex, ordena a las tropas de reserva que se alisten para la guerra. La batalla no tardará en llegar a nuestra puerta.-
- Sí mi príncipe.- Respondió el jefe demonio y se marchó para organizar a las tropas.
Seere, caminó hasta la habitación de los felices enamorados, lo último que deseaba era preocuparlos, pero ellos también debían prepararse para lo que se avecinaba.
- Con su permiso.-
- ¿Qué ocurre?- Preguntó la morocha, al ver la expresión del joven gobernante.
- La batalla es inminente. La barrera protectora se esta desmoronando. Les pido que permanezcan en esta habitación hasta nuevo aviso. Se les proveerá todo cuanto necesiten.-
- ¿Puedo ayudar?- Preguntó Severus y la morocha lo sujetó.
- Quédate con ella y protégela.- Sentenció el príncipe y se marchó.
- No vayas a dejarme sola.- Le dijo Selena con carita de suplica.
- Solo quiero protegerte.-
- Quédate a mi lado.-
- Lo haré amor, todo saldrá bien.- Respondió Severus, besándola pero internamente, el temor de lo que estaba ocurriendo lo incomodaba.
La barrera cayó instantes después y una batalla encarnizada y sangrienta se desató entre los demonios. La sangre se esparcía por cada centímetro de tierra, mientras pedazos de cuerpos se desparramaban en todas las direcciones. Las garras y los dientes de los demonios de la guerra se hallaban manchadas con las sangre de sus semejantes. Gemidos de agonía y sufrimiento se escuchaban de todas las direcciones, los cuerpos mutilados eran aplastados por el avance de las tropas enemigas.
Poco a poco, los guerreros del este perdían territorio, superados en números por sus rivales del sur. La crueldad y ferocidad de los demonios invasores, no tenía comparación.
La tierra árida de los demonios, absorbía la sangre derramada como si fuera agua, adquiriendo un tinte rojizo que recordaba un paisaje marciano.
Los demonios del este, creaban barricadas en inútiles intentos de frenar el avance del enemigo. Los invasores los superaban en número y su crueldad no tenía comparación.
En pocas horas, cuando caía la noche, los gritos de la batalla llegaron hasta el interior del castillo, provocando la preocupación y la angustia de sus habitantes.

- Están más cerca.- Dijo Selena muy angustiada.
- Tranquila amor, todo estará bien. No dejaré que nadie te lastime.- Le respondió Severus.
- Deberíamos irnos.-
- No podemos, aún no se ha roto el hechizo.-
- Pero si me voy … quizás dejen de atacar este reino.-
- No creo que el rey del sur te quiera a ti, solo te esta usando de escusa.-
- ¿No se detendrá?-
- No lo creo amor.-
- ¿Selena?- La llamó Lucius desde el otro lado de la puerta. El morocho se levantó y la abrió. Malfoy y Nerissa entraron en el lugar atropelladamente. - Debemos irnos.- Sentenció el rubio.
- No servirá de nada.-
- No me voy a quedar aquí, esperando a que vengan por ella. Es mi responsabilidad, me las llevaré a ambas.-
- ¿Cómo piensas hacer eso? Ninguno de los dos puede desaparecerse de este lugar y los demonios del sur nos perseguirán.- Sentenció Severus, mientras Nerissa se sentaba junto a su amiga.
- Puedo llamar a Astarot, él puede regresarlos a todos a nuestro mundo. Yo me quedo, todo esto es por mi culpa.- Sentenció Selena.
- ¿Crees que me iría sin ti? Prefiero la muerte.- Gruñó Severus.
- No creas que él es el único que piensa quedarse. Soy tu tutor y eres demasiado importante para mi, no pienso abandonarte.- Sentenció Lucius, acercándose a ella y tomando el joven rostro entre sus manos.
- Pero es tú oportunidad de ser feliz con Nerissa. Deben marcharse.-
- No podría vivir sabiendo que te abandone. Lo he sabido desde el instante en que te conocí, nunca podría vivir lejos de ti.-
- Lucius …- Dijo Selena, abrazándolo muy fuerte.
- ¡Ey! ¡Amiga! Afloja el abrazo con mi novio.- Le gruñó de forma divertida Nerissa. Entendiendo que había una unión muy extraña entre ambos.
- Lo siento.- Se disculpó la morocha, alejándose un poco del rubio. - ¿No quieres regresar?-
- ¿Y dejarte a ti con ellos dos? Ni loca.-
- ¿Qué haremos?- Preguntó la Gryffindor.
- Aguardar. Es todo lo que podemos hacer por el momento.- Sentenció Severus, cuando una explosión hizo temblar el castillo.
Una pared externa, había sido destrozada y los escombros humeantes se acumulaban en pequeñas pilas. Un demonio de terrible aspecto, arrasaba con la resistencia de los demonios del este. Acercándose paso a paso, hacia la pared derrumbada.
- Hay que detener al enemigo, cueste lo que cueste.- Sentenciaba Seere a sus tropas.
- ¡POR EL REINO DEL ESTE!- Gritaban los demonios a coro, dirigiéndose a una nueva batalla encarnizada.

Mientras que en el reino del sur, Pursan y Megera disfrutaban de un suculento banquete. El rey demonio se alimentaba de humanos recién descuartizados, al tiempo que la furia se movía sobre él. Apareándose frenéticamente y alimentándose de frutos secos.
Todo en la sala real, era un verdadero caos. Demonios apareándose en cada rincón, violando humanos, descuartizándolos y alimentándose caóticamente, ajenos por completo a la cruenta batalla que habían desatado por sus propios deseos egoístas.
- Más Megera … muévete más rápido.- Gemía el rey del sur, en el momento en que la furia lo montaba salvajemente y él devoraba un brazo humano, empapando con la sangre, el cuerpo de la esbelta y exuberante furia.


Nota de la autora:

Sí chicas, lo sé. Son capítulos cortitos porque estamos llegando al final … así que mil perdones por ello.
un millón de gracias por su paciencia y por estar del otro lado.

Kia Malfoy! amiga! en algún momento Sevi continuará en donde se quedo pero por ahora no ... jeje ...  no quiero adelantarte nada ... así que no diré que es lo que esta por acurrir, solo diré que es algo bien fuerte ...

Lau Snape!!! Sii volví y aquí estoy de nuevo con las actualizaciones de los fics!!! si me re bajoneo ese viejo con el examen, gracias por tu apoyo, sigo adelante, no queda otra. proximamente subié las nuevas historias, cuando termine alguna de estas.
Besitos a todas.


Tags: severus snape, lucius malfoy, romance, lemon, drama

Publicado por miakayuki2006 @ 12:32  | sele y sevi vers 2
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por pixel
Viernes, 24 de julio de 2009 | 13:59
Miakaa!!! Lo siento por no comentarte en el anterior capitulo! Te parecer? una excusa muy pobre pero esk se me olvid? por completo xDD y me pas? lo mismo en el otro fic.. espero k me perdones!!
Los dos ultimos capitulos an estado bien pero... xk Sev y Sele no pueden "acerlo"?? Me estas matando de la intriga... xD.. espero k no les pase nada a ninguno de los cuatro... al final e acpetado k Lucius se quede con Nerissa! xD Y me ha costado lo mio no creas xD Espero k todos sean muy felices.
Por cierto has visto la peli de Hp?? esk e visto k tu as dixo k en tu pais se estrenaba el 23 de julio,es decir, ayerr JUEVES! Aki se estren? el 16 pero yo no pude ir a verla asta el 20... ME ENCANT?! Y hasta fui a verla el 22 otra vez! xD
Weno te dejo ya xDD.. bss y sigue pronto!
Publicado por lau snape
Viernes, 24 de julio de 2009 | 16:15
estoi impaciente x saber el final de este fic y x comenzar a leer los demas! pero x otro lado m da pena xd es ungran fic y una buena historia!! espero k t sirvieran mis animos!! un besoooooChica
Publicado por kiamalfoy
S?bado, 25 de julio de 2009 | 18:02
AMiGa.!!
Ok..
YO NTIeNDo.
Y sErE..pASIeNTe..
OK..!
PERO..POR FAVOR.. ESCRIBE..PRONTO.. Y MAS.
JEJE.. YA KIERO SABER QUE SIGUE DESPUES DE ESTE..CAPI...
PORQUE SEERE DEFIENDE A SELE...,. NO LO NTIENDO..
PERO..POR LO QUE VEO..NO ES POR QUE LE CAIGA.. MUY BIEN..ME PARECE..QUE TIENE..OTRAS INTENCIONS..
WAA.!!
SPERO..QUE NO SEA NADA MALO..
BUENO..NENA.. KUIDATE..
BZOS.!
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.