Jueves, 30 de octubre de 2008
Capítulo 11: Recuerdos del pasado by miaka snape
Author's Notes:
¿Y Lucius es la salvación?

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)


Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.


Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 11: Recuerdos del pasado.

Desde el ataque del boggart, la magia de Selena parecía haberse descontrolado.
Cuando Lucius la abrazó, un montón de imágenes abrumaron su mente se trataban de los recuerdos de Malfoy ...
Un pequeño niño rubio vagaba solo por oscuros pasillos, entró en una enorme habitación repleta de juguetes mágicos, se sentó en el medio del lugar y comenzó a llorar desconsoladamente. El tiempo pasaba y nadie se acercaba a tranquilizarlo, parecía como si a nadie le importara.
Otro recuerdo invadió su mente. El joven rubio estaba hablando con su padre y la situación era tensa. El adulto estaba furioso y sacudía a su hijo que negaba con la cabeza, sin mediar una palabra lo golpeo arrojándolo al suelo. El recuerdo se disipó y fue reemplazado por otro ... la pequeña se asustó al ver un montón de encapuchados ubicados en circulo alrededor de un hombre con cara de serpiente y del joven rubio ...
- Bien, ¿qué tenemos aquí?- Preguntó el hombre con malicia en la voz. - Eres el joven Malfoy ¿no es así?-
- Sí señor.- Respondió el rubio casi en un susurro.
- Tú padre me aseguró que estas listo para servirme.-
El muchacho no contestó, solo asintió con su cabeza mientras que apretaba el puño fuertemente hasta sangrar.
- Muy bien, extiende tu brazo izquierdo.-
El joven obedeció sin levantar la mirada y en ese momento, Voldemort pronunció unas palabras en una extraña lengua apoyando su varita sobre la piel de Lucius. Un grito de dolor escapó de su garganta mientras que los otros presentes estallaban en carcajadas. Selena miraba horrorizada, quería correr y ayudarlo pero no podía moverse.
- Tu alma ahora me pertenece, estas condenado a servirme por toda la eternidad.- Exclamó satisfecho el hombre con cara de serpiente.

Más recuerdos siguieron apareciendo, esta vez eran matanzas y torturas ...
Lucius estaba parado frente a un hombre que trataba de proteger a su familia. El rostro del rubio era frío y cruel, levantó su varita y dijo - Avada Kedavra.-
El hombre se desplomó inmóvil, mientras que su familia lloraba y gritaba. Otro mortífago apareció, sujeto a la mujer y la jaló de los pelos. Más y más mortífagos continuaron llegando. Comenzaron a arrancarle la ropa a la mujer indefensa para luego, uno por uno, violarla salvajemente y torturarla, frente a sus pequeños hijos.
- Acaba con ellos.- Ordenó el primer encapuchado a Malfoy.
- Aún no.- Dijo una mujer que acababa de llegar. - Quiero divertirme.-
- Como gustes Bella.-
La mujer apuntó su varita hacía los pequeños. - Crucio.- dijo y los niños gritaron de dolor, retorciéndose en el suelo. La tortura igual que la violación continuaron por horas.
Imágenes similares de torturas, asesinatos y violaciones, siguieron abrumando la mente de Selena. Pero esta vez, Lucius Malfoy, participaba igual que los demás, incluso parecía ser él quien dirigía a todos. Risas, burlas y sangre era lo que se repetía imagen tras imagen, la crueldad sin medida de esos hombres enmascarados y aún peor del hombre que en ese momento estaba a su lado. La morocha no podía seguir observando, tenía que detener esos recuerdos y de alguna forma logró frenarlos. No se dio cuenta de que estaba llorando, levantó su rostro para ver a Lucius, que estaba muy pálido, horrorizado por lo ocurrido.
Sin duda, una cosa era que le hablaran sobre lo que los mortífagos habían hecho y otra era haberlos visto. Hasta ese momento no estaba del todo conciente de lo que realmente significaba ser un mortífago y todo eso le cayó como un balde de agua helada.
- Tú ... ¿Tú vistes mis recuerdos?- preguntó el rubio con voz temblorosa.
La pequeña tardo un poco en responder, tenía que aclarar sus pensamientos y lo que sentía.
- Yo ... lo siento, no sé como lo hice, no fue mi intensión.-
- ¿Viste todas esas imágenes?-
La morocha asintió. - Lo lamento, por favor perdóname.-
- Después de lo que has visto ... no puedo volver a verte ... no puedo soportar que me odies.-
Cuando se levantaba para alejarse, Selena lo abrazó con todas sus fuerzas.
- No te vallas, no te odio ... son cosas de tu pasado.-
A pesar de estar horrorizada por lo visto, no podía olvidar al pequeño rubio que lloraba solo y de alguna manera sentía que el hombre frente a ella, seguía siendo ese niño. Alguien que necesitaba cariño.
- No son cosas de mi pasado, lo que viste es lo que soy ... cruel, malvado, disfruto torturando y asesinando.- respondió sin poder mirarla a los ojos.
- Te equivocas, sé que no eres así. Sí de verdad fueras malvado ... me habrías hecho todas esas cosas a mí, no te hubieras podido contener.-
Lucius entendió lo que la niña trataba de decirle, ella sabía cuanto la deseaba y aún así ... "no cree que sigo siendo así porque yo ... porque yo no la violé."
- ¿No vas a pedirme que no vuelva a verte?-
- No lo haré, confío en ti, prometiste que nunca me lastimarías.-
- Selena ...mi amor.-
- Sabes que te sigo queriendo ¿verdad?-
- ¿A pesar de todo?-
La niña volvió a abrazarlo. - A pesar de todo.- Susurró en su oído.
- Te amo Selena. No sabes cuanto significas para mí.-
Luego de un rato en el que hablaron de cualquier cosa, menos de lo sucedido, Lucius se despidió.
- Debo irme, adiós.-
A la pequeña le sonó como a una despedida definitiva.
- Hasta mañana, promete que vendrás a verme.- Le exigió.
Malfoy aún no podía creer que ella quisiera seguir viéndolo, pero el hecho de que se lo pidiera, lo hizo sentir mejor. - Te lo prometo, mi amor.-
Ella se acercó y le dio un beso en la mejilla, Lucius le sonrió por primera vez desde lo ocurrido. Llamó a su elfo y se fue.
Una vez sola en su habitación, miles de preguntas llenaban su cabeza. "¿Severus también habrá hecho todo eso? No lo vi en ninguno de esos recuerdos ni escuché su voz, pero ... esas cosas eran lo que ellos hacían."
A pesar de todo, nada pudo hacer que odiara a Lucius. Sí hubiera visto a Snape haciendo todo eso tampoco podría odiarlo. Los quería a los dos demasiado, y en el caso de Severus había visto lo mucho que él sufría por su pasado, no podría tratarlo de la misma forma en que lo hacían los demás.
"No puedo decirle a nadie lo que vi, no puedo decir que vi los recuerdos de Lucius o no me permitirían volver a verlo."

A la mañana siguiente se levantó cuando su tutora la llamó para desayunar. Bajó al gran salón y se reunió con el resto de los profesores. Había dormido muy poco durante la noche porque no podía sacarse de la cabeza lo sucedido con Lucius y los recuerdos que había visto. Luego de desayunar se retiró sola a la sombra de uno de los árboles del patio del colegio. Severus había notado lo cansada que se veía la niña y lo poco que habló durante el desayuno.
- Selena ¿no dormiste?-
- Hola, si un poco.-
- ¿Tuviste pesadillas? ¿no funcionó la poción?-
La morocha se había olvidado por completo de la poción tras lo sucedido con Malfoy.
- Me olvide de tomarla.-
- ¿Te encuentras bien?- Preguntó Severus que en su corazón sentía que algo andaba mal.
- Sí, solo estoy cansada.-
- Ya te dije que no eres una buena mentirosa.- Le dijo al tiempo que extendía su mano para acariciarle el rostro pero ella al notarlo se alejo. - ¿Estas enojada conmigo?-
- No.-
Severus trató nuevamente de acercarse pero ella volvió a alejarse. - No lo parece, ¿te molesté de alguna forma?-
- No.-
Snape comenzó a pensar que, durante el día que la morocha compartió con su tutora, esta le habría dicho algo que ocasiono que Selena ya no lo quisiera tener cerca y eso lo estaba lastimando. Por su parte, la pequeña tenía miedo de que si Severus la tocaba ocurriera lo mismo que con Lucius y no quería arriesgarse a ver los recuerdos de su profesor.
- Esta bien, creo que es mejor que te deje sola.-
- ¿Hay alguna forma de sellar mi magia?- Preguntó de pronto la niña antes de que él se alejara.
- ¿Por qué quieres saberlo?-
- Yo ... solo quiero saberlo.-
- Selena ¿dime que esta pasando?- Exigió saber Severus al tiempo que secaba una lagrima del rostro de la pequeña. La magia de la morocha volvió a descontrolarse y un recuerdo de Severus invadió su mente.
Snape se encontraba en el anden 9 y ¾, era muy pequeño incluso más pequeño que ella, probablemente era el primer día de clases. Severus miraba a las familias que se saludaban, todas esas personas alegres y cariñosas mientras que él se encontraba solo en un rincón de la estación con su baúl.
Al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, el adulto aparto bruscamente a la niña, arrojándola al suelo.
- ¿Qué has hecho?- Bramó.
- Lo siento, no lo hice apropósito.- Respondió para luego levantarse con lagrimas en los ojos y correr hacia el castillo, dejando a Severus completamente confundido. La morocha se encerró en su habitación por el resto de la mañana hasta que su tutora fue a buscarla.
- Selena, cielo, déjame entrar.-
- No quiero, vete.-
- Pequeña ¿qué sucede?-
- Déjame sola.-

- ¿Qué sucedió?- Preguntó McGonagall cuando Sprout entró alterada en su oficina.
- Selena se encerró en su habitación. No me deja entrar.-
- ¿Crees que Severus tenga algo que ver?-
- No lo sé, tal vez. Selena ha estado muy rara desde que se levantó.-
- Iré a hablar con ella, no te preocupes.-
Unos minutos más tarde McGonagall golpeaba la puerta del cuarto de la pequeña.
- Selena, soy la profesora McGonagall déjame entrar.-
- Quiero estar sola.-
- No voy a irme hasta que me digas que sucede.-
- Sí la dejo entrar promete no acercarse.-
- ¿Qué cosa?-
- Prométalo.-
- Esta bien, lo prometo.- Respondió Minerva y la niña le abrió la puerta.
- ¿Por qué te has encerrado?-
- Porque no quiero que me toquen.-
- ¿Por qué? ¿Alguien te toco de forma inapropiada?-
- No, ya no quiero ser una bruja, todo me sale mal.-
- Pequeña, no puedes dejar de ser una bruja, es tu destino.-
- Pero no quiero serlo, ya no quiero tener magia.-
- Dime que sucede.-
- Por accidente ayer vi los recuerdos de una persona y lo hice sentir muy mal y hoy me volvió a pasar lo mismo. Otra persona se me acercó y vi sus recuerdos por eso ahora ya no me quiere.-
- ¿De quienes estas hablando? ¿Qué recuerdos?- Preguntó McGonagall y la niña negó con la cabeza. "Probablemente este hablando de Severus pero ¿quién será la otra persona?"
- Profesora ¿puede quitarme mi magia?-
- No es algo que yo pueda hacer y de todas formas si perdieras tu magia deberías regresar al mundo muggle, probablemente a un orfanato.-
- No me importa, después de todo nadie me quiere de verdad por una u otra cosa todos me dejan sola.-
- Pequeña eso no es verdad. Descansa un poco, voy a pensar en que podemos hacer ¿de acuerdo?-
- Si pero no quiero que nadie más entre en la habitación.-
- Bien, hablaré con el resto de los profesores y con Pomona.-
- Gracias.-
- Duerme, te hará bien.- le dijo la jefa de Gryffindor mientras salía de la habitación. Fue primero con Pomona para ponerla al tanto de la situación y luego fue a hablar con Severus.

- Severus ¿qué sucedió con la pequeña?-
- ¿Por qué si algo le sucede yo tengo que estar involucrado?-
- Porque me guste o no, ella te adora y si tiene algún problema a la primera y única persona a la que recurre es a ti.-
- Ella se metió en mi cabeza, conforme.-
- A pesar de tus treinta y dos años sigues siendo un chiquilín.-
- ¿Qué quieres decir?-
- ¿A caso no sabes que la niña se encerró en su cuarto? Me dijo que no quiere ser una bruja y no le importa si debe regresar al mundo muggle después de todo cree que la gente tarde o temprano deja de quererla ¿no lo entiendes? Ella no puede controlar su magia.-
- Ella no puede andar viendo mis recuerdos, no puedo permitirlo.-
- Severus hazme el favor de madurar de una buena vez.-
- Sé que no lo hace a propósito pero no puedo arriesgarme a que vea las cosas que he hecho.-
- ¿Y crees que rechazándola cuando más te necesita es una buena solución?-
- ¿Qué crees que suceda si ve mis recuerdos?-
- Recuerda lo que dijo Filibuster, si tú eres la razón de que halla despertado ¿Qué ocurrirá si piensa que ya no la quieres?-
A Severus casi se le para el corazón al pensar en eso.

Selena por su parte decidió buscar una solución a su problema. Sin alumnos traviesos en el castillo durante las vacaciones, la biblioteca se encontraba abierta y sin madame Pince para vigilarla. La pequeña nunca se había acercado a la sección prohibida, hasta ese día. Estaba desesperada y en lo único en que pensaba era en encontrar una forma de ser normal.
"De seguro aquí debe haber algo" pensó recorriendo con sus dedos el lomo de viejos libros con extraños nombres. Buscó en varios estantes hasta que leyó algo que podría servirle.
* Soluciones oscuras para todos sus problemas.* Se trataba de un tomo enorme de tapas negras escritas con tinta roja. El solo hecho de bajarlo hasta la mesa le costó un montón, el libro parecía estar fabricado con plomo. Abrió la tapa y las hojas desgastadas estaban vacías. "Esto tiene que ser una broma" pero un segundo después las letras rojas aparecieron. Pasó página tras página, algunas estaban escritas en extraños idiomas, otras tenía horribles imágenes que la niña prefirió no tratar de entender. Casi a la mitad del libro vio algo que parecía poder servirle. *¿Cómo quitarle la magia a su adversario?* "Bueno, es lo más cercano." leyó detenidamente las instrucciones, se trataba de un hechizo largo y complicado. "Sí cambio -su magia- por -mi magia- debería funcionar." Pensó al tiempo que se preparaba para realizar el hechizo. Comenzó a recitarlo sin pensar en lo que podría ocurrirle, a medida que pronunciaba palabra tras palabra empezaba a sentirse muy mal.
- ¡Selena!- Gritó Snape al verla, hacía rato que andaba buscándola por todo el castillo.
- ¡Detente!- Bramó al ver el libro y lo cerró de un golpe.
- Profesor.- Dijo la niña antes de desmayarse. Cuando abrió los ojos estaba recostada en su cama.
- ¿En que demonios estabas pensando?- Gruñó Snape.
- ¿Por qué me detuvo? Quiero ser normal.-
- ¿Normal? Tú eres normal y una tonta. No se puede andar alterando los hechizos sin estudiarlos correctamente. Ese libro era de artes oscuras, ya deberías saber que son muy peligrosos, algunos tienen la capacidad de lastimar al lector, como el que estabas leyendo. Por sí no te diste cuenta está escrito con sangre.-
- ¿Y a usted que le importa lo que me suceda?-
- Lamento haberte apartado de esa forma.-
- Siempre dice lo mismo y siempre vuelve a hacerlo.-
- No puedo evitarlo, es mi forma de ser.-
- Eso es porque es malo.- Sentenció la morocha. Severus no se esperaba esa contestación y le dolió que ella pensara eso.
- Es verdad, ya todos te lo habían advertido, debiste haberles hecho caso.- Le respondió Snape y salió de la habitación para no demostrar lo mucho que le afectó la contestación de la niña.

Por la noche, Lucius regresó a verla.
- Hola mi amor.-
- ¡Lucius!- Exclamó la pequeña y lo abrazó con todas sus fuerzas.
- ¿Qué te sucede?- Preguntó preocupado mientras Selena lloraba en sus brazos.
- Quiero ser normal, quítame mi magia. Yo sé que vos podes.-
- Mi amor ¿qué ocurrió? ¿por qué quieres un disparate como ese?-
- No quiero seguir viendo los recuerdos de otros, ya no quiero que me odien.-
- ¿Vistes los recuerdos de alguien más?-
- Sí, los del profesor Snape y ahora él me odia.-
- ¿Qué viste?-
- Sólo cuando él estaba en el anden 9 y ¾ en su primer día.-
- ¿Y por eso hizo tanto escándalo?-
- Él ya no me quiere.-
- Mi amor no te preocupes por eso. Conozco a Severus desde que éramos pequeños, es un hombre muy complicado que no confía en nadie ni en nada.-
- Pero él era bueno conmigo y ahora me odia.-
- Lo dudo mucho ¿lo quieres más que a mi?- Preguntó el rubio que comenzaba a sentirse celoso.
- No, pero lo quiero mucho.- respondió la pequeña, lo cual era cierto pero no sabía porque lo que sentía por Lucius y por Severus era muy distinto.
- Voy a ayudarte.-
- ¿Vas a quitarme mi magia?-
- No, después de lo que pasó anoche, estuve buscando algo para evitar que vuelva a suceder y encontré un hechizo antiguo que bloquea la magia parcialmente.-
- Entonces hazlo, confío en ti.-
- No es tan fácil. El hechizo crea una marca en tu cuerpo.-
- ¿Cómo la marca en tu brazo?-
- Algo parecido, por lo tanto va a dolerte y además ...-
- ¿Qué?-
- El hechizo te une a la persona que lo realiza.-
- ¿Y eso que quiere decir?-
- Que en cierta forma, me da poder sobre ti.-
- ¿Me podrías obligar a hacer algo que yo no quiero?-
- Sí y podría saber lo que sientes en todo momento con solo decir una palabra.-
- ¿Pero ya no tendría problemas con mi magia?-
- Así es pero Selena tienes que estar muy segura sobre esto.-
- Confío en ti.- Respondió y lo abrazó.
- Te amo Selena.- Dijo Lucius y la besó.- ¿Estas lista?-
- Sí, ¿Dónde va a estar la marca?-
- Donde tu quieras pero es mejor que no sea muy visible.-
- ¿Puedes hacerla en mi hombro?-
- Sí pero debes sacarte la remera, debo apoyar mi varita sobre tu piel. Me voy a dar vuelta para que te la quites.- Dijo el rubio y se volteó. Selena se quitó la remera y se cubrió con una sábana.
- Ya esta.-
- Recuerda que va a dolerte.-
- Estaré bien.- Respondió la niña y se dio vuelta. Acto seguido, Malfoy comenzó a recitar el hechizo apoyando su varita en el omóplato de la morocha. Selena sentía que su piel quemaba como si le hubieran arrojado aceite hirviendo, trataba de no gritar porque eso ocasionaría que los profesores entraran en su cuarto. Deseaba que todo terminara porque no sabía cuanto más podría soportar y de repente, Lucius la abrazó.
- Tranquila mi amor, ya se terminó.-
- Quédate conmigo.-
- Claro que voy a quedarme hasta que estés mejor.-
- No, quédate a dormir conmigo.- Le pidió la niña mientras se daba vuelta entre los brazos del adulto, la sábana que la cubría se había resbalado y Lucius podía tocar la espalda de la morocha. La sensación de su mano acariciando la piel de la pequeña, lo volvía loco, la alejó un poco para poder besarla y recostarse con ella. Ahora tenía el poder de hacer lo que deseara, podría tomarla en ese momento y satisfacer su necesidad pero a pesar de eso ... "La amo demasiado, no puedo obligarla, ella no es como ... Confía en mí, tarde o temprano me corresponderá y la haré mía."- Duerme, yo te cuidaré.- Le dijo el rubio mientras la abrazaba con todas sus fuerzas y la cubría con la sábana para no tentarse, la besó tiernamente y ella se durmió. Estaba amaneciendo cuando Lucius la despertó.
- Mi amor despierta.- Susurró.
- ¿Qué sucede?-
- Debo irme.-
- Quédate.- Suplicó la pequeña.
- Sabes que no puedo. Si me descubren aquí contigo, tendría muchos problemas.-
- ¡Ufa!- Protestó la morocha.
- Eres adorable, vas a volverme loco.- Le dijo Lucius y le dio un beso de despedida.- Volveré pronto, lo prometo.- Agregó y su elfo lo sacó del lugar.
Selena se quedó sola en su habitación, se sentía confundida y tenía frío. Eran las seis de la mañana y aún faltaba mucho para levantarse a desayunar. Como no quería seguir sola, se colocó la bata y se puso en marcha hacia las mazmorras. Al llegar a la habitación de su profesor, golpeo la puerta y esperó un largo rato hasta que Snape se asomó.
- ¿Qué haces aquí a esta hora? ¿No sabes que necesito dormir?- Preguntó Severus, estaba molesto consigo mismo por haberla alejado pero también estaba enojado con ella por haberle dicho que era malo. Pese al trato hostil del adulto, Selena lo abrazó.
- Te quiero.- Le dijo la niña.
- Yo también te quiero.-
- Entonces ¿puedo dormir contigo?-
- Eres una abusiva.- Respondió el profesor al tiempo que la dejaba pasar.- ¿Somos amigos otra vez?-
- Nunca deje de ser tu amiga.- Le respondió mientras se acostaba con él.
- Creí que pensabas que yo era malo, no deberías meterte en la cama de una persona malvada, no sabes que podría pasarte.-
- No eres malo, te lo dije porque estaba enojada contigo.-
- Perdóname por como te traté. No quería que vieras mi pasado.-
- Esta bien, eso ya no importa.-
- ¿Por qué?-
- De seguro que ya no va a volver a suceder.-
- Selena ¿no me digas que volviste a hacer otro estúpido hechizo.-
- No, yo no lo hice.-
- ¿Alguien te ayudo?-
- Ya no importa.-
- Claro que importa, dime que has hecho.-
- Yo no hice nada ... alguien me ayudo.-
- ¿Quién? ¿Minerva?-
- No voy a decirlo.-
- ¿No confías en mi?-
- Sí, pero ...-
- ¿Pero qué?-
- Nada, tengo sueño.-
- No evites el tema.-
- Alguien hizo un hechizo sobre mí y ahora mi magia ya no se va a descontrolar. ¿Qué importa quién fue?-
- Importa y mucho. Te exijo que me lo digas.-
- Pero yo no...-
- ¡Selena! Si no me lo dices, no volveré a hablarte nunca más.- La amenazó Severus, la niña no quería perderlo y comenzó a llorar.
- Fue Lucius, él me ayudo. No te enojes.-
- ¿Malfoy?- Preguntó sorprendido.- ¿Cuándo lo viste?-
- Hace un rato, vino a verme.- Respondió entre llantos y comenzaba a tener dificultad para respirar. Al darse cuenta, Severus la abrazó y la atrajo hacia él para calmarla.
- Shh, tranquila. No estoy enojado contigo, ya no llores o te hará mal.- "Voy a matar a Lucius."
- Él solo quiere ayudarme, también es mi amigo.-
"Es un maldito pervertido que solo busca su satisfacción. - ¿Qué hechizo realizó?-
- No sé, solo me dijo que bloquea mi magia parcialmente y ...-
- ¿Qué?-
- Tuvo que poner una marca en mi piel.-
- ¿Marca? ¿Qué marca? ¿Dónde?-
- En mi hombro.-
- Déjame verla.- "No puede haber usado ... definitivamente voy a matarlo."
- Cierra los ojos, tengo que sacarme la remera.-
- ¿Él te vio?- Gruñó Severus.
- No, se dio vuelta y me tape con la sábana.-
"Menos mal o lo torturo antes de matarlo." Severus cerró los ojos mientras Selena se quitó la remera y se cubrió con la sábana para mostrarle su omóplato a Snape.
- Ya puedes mirar.-
- ¡Maldición!- Bramó Severus.- ¿Tienes idea de lo que él ha hecho?-
- Él me ayudo.-
- Un pentágono dentro de una rosa es un hechizo que permite a un mago poder controlar a otro. Eso disminuye la magia de la víctima.-
- Lo sé, él me lo dijo.-
- ¿Por qué lo dejaste? No entiendes que ahora él puede hacer lo que quiera contigo. Te va a utilizar a su antojo.-
- Él no haría eso.-
- Definitivamente, eres una tonta. Lucius es el maestro del engaño, dice lo que las personas quieren escuchar y luego las manipula a su antojo.-
- Él sólo quiere ayudarme, fue el único.- Dijo la niña de forma reprochadora.
"¡Es mi culpa! Si no la hubiera rechazado, esto no habría ocurrido."- No te preocupes, encontraré la forma de romper ese hechizo.-
- ¡No! Sí lo haces, volvería a ver tus recuerdos y entonces vos ya no me querrías.-
"¡Lo sabía! Es mi maldita culpa."- Pequeña nunca he dejado de quererte. Vamos descansa y luego veremos que hacer.-
- No te enojes con Lucius ... él es mi amigo y no quiero perderlo.-
"No estoy enojado, solo tengo ganas de matarlo."- Tengo que hablar con él.-
- No lo alejes de mi.-
"¡Maldición! Lucius siempre logra lo que quiere, Selena está embobada con él." - Te dije que no te le acercaras.-
- Pero sos injusto con él como los demás lo son contigo. Lucius no es malo.- Dijo Selena y comenzó a llorar nuevamente.
"Genial, de nuevo la hice llorar."- No llores, ya te pareces a Myrtle, la llorona.-
- ¡Malo!- Le respondió la pequeña alejándose.
- Pequeña solo bromeaba.-
- No es gracioso, mejor me voy.- Respondió y trató de levantarse pero Severus la jaló hacia él.
- Lo siento, no te enojes. Te prometo que no alejaré a Lucius ¿esta bien?-
La morocha lo miró con desconfianza.- ¿seguro?-
- Sabes que no te mentiría.-
- Esta bien, ¿ahora puedo dormir?-
- Sí pequeña, duerme.- "Voy a cuidarte, no dejaré que Lucius haga lo que quiera contigo."

 

 

End Notes:
Nota de la autora:

Se terminó otro capítulo. les Quiero dar un millón de gracias por su apoyo a Pîxel Loka, Kny y Liade Snape. en verdad me deprimió bastante el mail pero lo estuve pensando y mientras hallá alguien que quiera leer la historia voy a seguir escribiendo, así que hay Sele, Sevi y Lu para rato.

¿qué opinan de lo que hizo Lucius? ¿Obligará a Selena a estar con él?
¿Qué hará Sevi al respecto?
¿En quién pensó Lucius cuando no quiso obligarla a complacerlo?
¿Qué es lo que siente Sele por Lu y por Sev? ¿Por qué siente que son sentimientos diferentes?

Besos y buena semana

miaka Snape

 

Volver al index
una fuerte confesión by miaka snape
Author's Notes:
una pequeña descarga: chicas lamento informarles que voy a quitar el fic, la razón es que los mails encontra del fic siguen llegando y en este caso me acusan de apoyar la pedofilia por la relación que existe entre sele y lu y que por tal motivo van a denunciar el fic. a partir de hoy no voy a actualizarlo nuevamente en esta página, quedara unas semanas para aquellas que lo estan leyendo y como quiero seguir escribiendolo lo subire directamente en mi blog. por lo cual debo decirles que allí voy a publicar las dos versiones, la original y esta. asi que este fic va a figurar como nueva versión.

la dire del blog es:

https://simplementesola.blogcindario.com/

espero que sigan leyendo este fic en el blog

besitos

miaka

Disclaimer: esta es una historia que se basa en uno de los mejores personajes creados por la adorada J.K. Rowling. No, no es Harry Potter, es Severus Snape. (ojala Rowling me lo regalara. Jeje.)


Aclaraciones: es un fic que comienza romántico y algo lento para luego haber situaciones bien explicitas. Así que quedan advertidos. Puede haber ocasionales escenas de torturas y violaciones, por lo tanto esta clasificado para mayores de 18.
Los pensamientos van entre comillas.

Personajes principales: Selena, Severus Snape y Lucius Malfoy.

Pareja: Severus Snape y Selena.

Capítulo 12: Una fuerte confesión.

A la hora del desayuno, Severus despertó a la morocha que dormía profundamente en sus brazos.
- Selena despierta, es hora de desayunar.-
- Un ratito más.- Suplicó media dormida y acurrucándose aún más contra su profesor.
- ¿En verdad te agrada estar conmigo?-
La pequeña abrió los ojos. - Claro que sí, te quiero mucho.-

Luego del desayuno, Snape fue a arreglar un asunto pendiente y se reunión con Lucius en un bar que solían frecuentar como mortífagos.
- ¿Para qué me llamaste? Recuerda que soy un hombre muy ocupado.- Dijo el rubio.
- Sí sabes lo que te conviene, aléjate de Selena.-
- No la he vuelto a ver, ya me había olvidado de ella.-
- Que curioso, entonces debe ser otro Lucius Malfoy el que le puso una marca en su espalda.-
- ¿Quién te lo dijo?-
- Selena.-
Lucius se alarmó, conocía muy bien a Severus y su forma de conseguir información. - Sí la lastimaste, haré que te arrepientas.-
El profesor de pociones se sorprendió por la reacción de su ex mentor. Jamás lo vio preocuparse por alguien que no fuera él mismo. - No le he hecho nada.-
- ¿Por qué te lo contó?-
- Sabía que decirle.-
- Así que ahora practicas tortura sicológica con la niña.-
Severus se dio cuenta de que esta vez, el rubio tenía razón. Había amenazado a la pequeña para que hablara. - No lo hice, ella confía en mí.-
- No lo suficiente si es a mi a quien pide ayuda.-
- ¿Ayudarla? Ese hechizo no es para ayudarla.-
- ¿Por qué has venido tú solo? ¿Acaso el viejo te ha dejado manejar este asunto tan delicado? ¿O es que la pequeña no es importante para él?-
- Solo te estoy dando una advertencia, aléjate de ella.-
- Eso quiere decir, que él no lo sabe. Tu también ocultas algo, Selena logró cautivarte. Ya me estaba preocupando de que tu libido no funcionara.-
- No soy un pervertido como tú.-
- Quizás, pero no puedes negarme que te despiertas a media noche empapado en sudor y pensando en recorrer su cuerpo y hacerla gemir. Ví como la mirabas ese día en el callejón Diagon. No somos muy diferentes, solo te preocupas por ti mismo tal cual nos enseñó el Señor Oscuro.-
- ¿Qué quieres hacerle?-
- Como querer ...- Dijo Lucius relamiéndose los labios. - Deseo hacerle todo lo que tú, puedas imaginar y mucho más.-
- No permitiré que la obligues.-
- Sabes bien que podemos compartirla, no tiene que ser solamente mía.-
- ¡He dicho que no!-
" Menos mal, eso quiere decir que no se atreverá a tocarla." - Bien, como gustes. Pero te aseguro que ella se desnudará para mi y me rogará que la tome.-
- Ella nunca hará eso.-
- ¡Vamos Severus! Selena tiene la posibilidad de estar conmigo ¿por qué no habría de querer? Soy muy afortunado de ser un Malfoy, a diferencia de otros .... Menos agraciados.-
- Sí en verdad sientes algo por esa niña o sí aún te queda algo de conciencia, déjala tranquila, ya sufrió suficiente y no creo que soporte que la uses de esa forma.-
"Nunca le haría eso, es muy especial para mi ... es una segunda oportunidad para estar con ella y esta vez no lo voy a arruinar." - No voy a alejarme de ella.-
- Te diré solo una cosa más, Selena cree que las personas tarde o temprano dejan de quererla. Piensa en lo que vas a hacer.- Sentenció Severus y se fue.

Selena se encontraba sentada en la entrada del castillo, dibujando el hermoso paisaje que desde allí se veía cuando se percató de que Severus regresaba. Se levantó y corrió a su encuentro.
- ¡Hola! ¿Dónde fuiste?-
- Tenía que hacer unos tramites ¿qué estabas haciendo?-
- Dibujando, no hay muchas cosas que pueda hacer.-
- ¿Y Sprout?-
- En el invernadero, recibió unas mandrágoras o algo así. No me deja ayudarla porque dice que lloran y que yo aún estoy débil. No le entendí pero Hagrid está con ella.-
- Las mandrágoras son plantas que lloran, cuando son brotes solo pueden ocasionar que te desmayes pero cuando la planta crece su llanto puede ser mortal. Como aún no te has recuperado del todo incluso el llanto de un brote podría ser fatal para ti.-
- ¿Cómo es que una planta puede llorar?-
- Son sus raíces, parecen pequeños bebés arrugados y feos.-
- ¿Y para qué sirven?-
- Para muchas cosas entre ellas hacer pociones.-
- ¿Qué? ¿las tienen que cortar?-
- Así es.-
- Pero si son como bebés ...-
Severus se dio cuenta de que no fue una buena idea hacer esa comparación pero por suerte, ya habían llegado hasta la puerta de entrada. -¿Vas a quedarte aquí?-
- Sí, quiero terminar mi dibujo ¿te quedas conmigo?-
- Esta bien, pero solo por un rato.- Respondió el adulto y se sentó a su lado.- Selena ...-
- ¿Si?-
- ¿Por qué te agrada Lucius?-
- Porque es bueno conmigo y me quiere.-
- Sí tuvieras que elegir a uno de los dos ¿A quién elegirías?-
- ¿Elegir para qué?-
- Para que este contigo.-
- ¿Cómo amigo?-
"No exactamente" - Tal vez.-
- A los dos.-
- Tienes que elegir a uno.-
- ¿Por qué no puedo elegir a los dos?-
- Porque no.-
- No quiero elegir, los quiero a los dos.-
- Tienes que querer a uno más que al otro.-
- No, yo los quiero a los dos un montón pero ...-
- ¿Qué?-
- No sé, el cariño que siento por ti es diferente al que siento por Lucius.-
- ¿Diferente? ¿Cómo?-
- No sé, solo es diferente.-
"De seguro se siente atraída por él." - ¿Él te parece ... bonito?-
- Sí, él es muy bonito, parece un ángel.-
"Mientras que yo soy el grasiento murciélago de las mazmorras."
El sol estaba muy fuerte y hacía mucho calor, a pesar de eso, Severus seguía con su usual vestimenta.
- ¿No tienes calor?- Preguntó la niña.
- Estoy acostumbrado.-
- Estamos los dos solos, no tienes que quedarte con toda la ropa puesta.-
- No voy a desnudarme.-
La morocha rió.- No quise decir eso, me refería a que podías sacarte la capa y el saco.-
- Es mejor que no.- "No quiero que vea la marca". Pensó Severus mientras inconcientemente se sujetó el brazo.
- ¿Te duele?-
- ¿Qué cosa?-
- Tu brazo.-
- No es asunto tuyo.- Respondió bruscamente Snape soltando su brazo.
- ¿Es ... la marca? ¿te duele mucho?-
- No. Veo que Lucius te ha dicho más de lo que debía.-
- No fue él. La profesora McGonagall me dijo porque no usabas mangas cortas.-
"Vieja arpía entrometida." - No me siento cómodo mostrando la marca.-
- A mi no me molesta, Lucius me mostró la suya.-
"Lucius ¿por qué tiene que nombrarlo a cada rato?" - ¿Por qué te la mostró?-
- Porque yo se lo pedí. Sentía curiosidad y como ...-
- ¿Qué?-
- Con vos nunca puedo hablar sobre eso y a él no le molesta. Tenía muchas dudas sobre ... los mortífagos.-
- ¿Confías más en él que en mi?-
- No confío en los dos ¿por qué estas comparándote con él?-
- Por nada.-
Selena estaba confundida por la actitud del adulto ya que nunca lo vio comportarse de esa forma, parecía estar inseguro y algo más que no lograba descubrir que era.
- ¿Quieres ayudarme?-
- ¿Qué? ¿a dibujar? Yo no sirvo para eso.-
- No importa, es divertido.-
- No quiero arruinarlo.-
- Como quieras.-
- ¿Te enojaste?-
- No, yo solo quería que hiciéramos algo juntos. Hoy estas muy raro.-
- ¿Raro? ¿en qué sentido?-
- Me hiciste muchas preguntas sobre Lucius y ahora pareces triste ¿te dije algo que te lastimó?-
- ¿Te crees tan importante cómo para lastimarme?- Gruñó Severus tratando de ocultar lo mucho que ella lograba afectarlo.
- Sé que no lo soy, solo soy tu alumna.-
- Selena ... yo ...- "No quise lastimarte nuevamente."
- Me aburrí, mejor me voy a buscar a Pomona.- Dijo la morocha levantándose y alejándose de él.
- Él no es así contigo, por eso lo quieres tanto. Lucius nunca te ha lastimado.-
La pequeña se frenó ante la puerta, Severus seguía sentado dándole la espalda.
- No, él nunca me ha dicho algo que me lastimara, siempre me ha cuidado y consolado.-
- Es mejor que vallas con Sprout.-
Sin embargo Selena se acercó y lo abrazó, sorprendiéndolo.
- Ustedes dos son muy diferentes pero fuiste vos el que me despertó, eso quiere decir que yo te quiero mucho. El que quiera también a Lucius no significa que te quiera menos a ti ¿por qué te importa tanto lo que siento por él? .-
- Por nada.-
- ¿Por qué siempre que te pregunto lo que sentís me tratas mal?-
- Lo siento pequeña, pero se supone que las personas como yo no deberían demostrar sentimientos y de ser posible no deberíamos sentir nada.- Respondió Severus correspondiéndole el abrazo. - Son muchas las razones por las que aprendí que no debo decir lo que siento.-
- ¿Alguien te lastimó?- Preguntó la pequeña y se arrepintió al segundo siguiente al recordar que Severus le contó que su padre lo despreciaba.
- Varias veces.-
- Lo siento, no debí preguntar.- Respondió la morocha abrazándolo más fuerte. - Yo no quiero lastimarte.-
- No quiero perderte.- Susurró el adulto.
- No vas a perderme, recuerda que siempre seremos amigos.-
"Desearía que me vieras como algo más que un amigo pero eres tan pequeña. Me temo que naciste treinta y dos años tarde, amor mió."
- ¿Qué te sucede?- Preguntó Selena acariciando el rostro de su profesor.
- No es nada, solo pensaba tonterías.-
- No lo creo, más bien eran cosas tristes.-
- El sol ya esta muy fuerte, es mejor que entremos.-
- Esta bien pero ¿podemos hacer algo juntos? Para que no sigas pensando en cosas feas.-
- Creo que es una buena idea ¿quieres preparar una poción?-
- Sí ¿qué vas a preparar?-
- Esta vez es una sorpresa.-
En el salón de pociones, Severus ubicó uno de los calderos más grandes y le pidió a la niña que cortara algunos ingredientes. Una vez que todo estuvo listo, se concentró con mucho cuidado, no quería que esta poción en particular se arruinara. Tanto se concentró que se olvido de todo, de Lucius, de su tristeza y hasta de la morocha que lo observaba atentamente. Cuando la poción estuvo terminada, luego de casi dos horas, el profesor observó a la niña.
- Selena, lo lamento. Me concentré tanto que te ignoré por completo, seguramente te aburriste.- Expresó completamente mortificado.
- No me aburrí, de lo contrarío me hubiera ido.-
- Pero no te deje participar, se suponía que haríamos algo juntos.-
- No importa, estaba contigo.-
- Selena ...-
- ¿Para qué sirve?-
- Ven, llena este frasquito, agítalo muy fuerte y luego arroja el contenido al aire.-
- ¿Seguro?-
- Sí, no tengas miedo.-
- No tengo miedo pero no quiero desperdiciarla, te esforzaste mucho para hacerla.-
- La hice para ti.-
- ¿Para mi?-
- Sí, has lo que te dije.-
- Esta bien.- Respondió la niña y siguió las instrucciones del adulto. Cuando el contenido del frasco voló por el aire, la morocha comenzó a gritar. - ¡NIEVE! ¡SEVI! ¡ESTA NEVANDO!-
"¿Sevi?" - ¿Te gusta?-
- ¡Es hermoso!-
- Arroja más, todo el contenido del caldero es para ti. Se que te gusta la nieve, de esta forma siempre nevará aunque sea verano.-
- Te quiero.- Respondió la pequeña abrazándolo.- ¡Vamos, has nieve conmigo!-
Snape no pudo negarse, aunque se sentía un idiota no podía no hacer lo que ella le pedía. "¿Quién iba a pensar que algo tan estúpido como la poción de nieve me serviría algún día?"
Los dos estaban divirtiéndose cuando Pomona entró en el salón. La mujer se sorprendió al ver a Snape haciendo nieve y riendo con la niña. Al notar la presencia de Sprout, Severus cambió su actitud completamente, parecía que de ser el doctor Jeckill se había transformado en mister Hyde por su mirada fría e intimidante.
- Selena cielo, te estaba buscando.-
- ¡Pomona! ¡Mira! ¡nieve!-
- Sí que bonito. Ven conmigo, quiero hablarte.-
- Pero ... ¿la poción?-
- Ve con tu tutora.- Ordenó Severus con un tono frío y autoritario.
La pequeña lo miró "otra vez esta triste.- Esta bien, en un rato vuelvo.-
- Tengo que trabajar solo el resto del día.- Sentenció Snape y la niña entristeció, le dolía tanto alejarse de él y dejarlo solo.
- Oh bueno, hasta luego.-
Sprout la llevó hasta la habitación del primer piso.
- ¿Sucede algo malo?- Preguntó la morocha. "Además de que no te agrada Severus"
- Cielo, sé que lo quieres mucho pero él...-
- Él me quiere.-
- Selena me preocupo por ti. Tengo miedo que quizás con el tiempo ... a medida que crezcas, comiences a tener sentimientos algo diferentes por Severus.-
- No voy a dejar de quererlo.-
- Eso es lo que me preocupa. Escúchame bien. Como ya te conté, mi familia es de sangre pura y una costumbre en el mundo mágico es que los padres arreglen el matrimonio de sus hijos para que se casen con personas apropiadas ¿entiendes?-
- Sí, ya había escuchado algo.- "Como le paso a Lucius."
- Cuando tenía tu edad, mis padres arreglaron mi compromiso con un hombre quince años mayor. Aunque era una persona gentil, amable y cariñosa, nunca lo amé. Sentía mucho cariño por él pero no amor. Al cumplir la mayoría de edad, se realizó mi casamiento y me sentía muy triste porque no quería casarme. Un año más tarde, en el callejón Diagon conocí a un muchacho ... era unos años menor que yo y aunque no era muy atractivo, su voz y las cosas que me decía ocasionaron que me enamorara perdidamente de él. Nos veíamos todos los días a escondidas mientras mi esposo trabajaba y con el tiempo nuestra relación se hizo ... más intensa, él sabía lo que yo quería oír y me prometió que nos escaparíamos juntos. Una noche, estaba en mi casa junto a mi esposo y varios mortífagos aparecieron, intentamos defendernos pero eran demasiados. Encadenaron a mi marido y lo torturaron, luego uno de ellos se acercó y se quitó la mascara ... era el chico con él que yo salía. Antes de asesinarlo, se acercó a mi esposo y le contó acerca de mi infidelidad con él, pude ver como se rompía el corazón de Atilano. Pequeña ese hombre ... era Severus. Él sabe lo que otra persona desea escuchar y de ese modo te manipula para conseguir lo que quiere y si algún día te ... enamoras de él, te va a usar y luego te va a dejar. Las personas como él no saben lo que es el verdadero amor.-
- Él no va a hacer eso, ya no es así.-
- Pequeña, estoy segura de que algo trama. A él no le agrada ninguno de los alumnos, ni siquiera los de su propia casa, por eso no es normal que sea bueno y agradable contigo. Sé que al principio te alenté para que pasaras tiempo a su lado pero era porque vos recién te habías separado de tus padres y Severus era la primera persona a la que conociste. Creí que con el tiempo te alejarías de él como el resto de las personas, pero obviamente me equivoque.-
- Yo no voy a dejarlo. Vos deseas que lo odie pero a mi no me hizo nada malo y lo quiero mucho.-
- Selena, tarde o temprano va a lastimarte.-
- No lo hará. Vos aún lo amas y por eso no podes perdonarlo.- Sentenció la niña.
- Así es pequeña, lo amo tanto como lo odio.-
Selena se quedó de piedra. -¿Y él?.- Preguntó tímidamente.
- Nunca me amó, solo fui una misión que el innombrable le dio. Sé que no puedo prohibirte que estés con él porque de seguro no me harás caso. Te conté lo que me pasó ahora lo que te suceda solo dependerá de ti.- Dijo Sprout y se fue.

 

 

 

End Notes:
Nota de la autora:

¿qué opinan de la historia de Sprout?
¿Qué hará Sele?
¿A que segunda oportunidad se refiere Lu?
¿Sele verá realmente a Sevi como el horrible murciélago de las mazmorras? ¿Le gustará Lu?

Gracias a todas por sus reviews, un besito y buena semana.

Miaka Snape

 


Tags: fics, severus snape, lucius malfoy

Publicado por miakayuki2006 @ 11:15  | sele y sevi vers 2
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 01 de noviembre de 2008 | 17:22
Lady drakos: worale!! tu imaginacion me impacta...de verdad, como le haces!! para tener otra version! O.O xDD es genial!!espero que estes muy bien! saludos! y respecto a lo de pedofilos...no hagas caso! es solo un fic! en el tratas de expresar tu imaginacion tratando de hacerla lo mas real posoble! dile a los que te dicen que canceles el fic: "jodanse malditos gays enviodiosos" Sonrisa vamos eso te har? sentir mejor! nunca estas sola!! aqui una lectora fiel! Sonrisa cuidate mucho y espero el cap 18 de la version 1 ;D nos vemos!! x3 biiee!
Publicado por piixel
Domingo, 02 de noviembre de 2008 | 15:41
oLaaaaa wapisima_!!! Ps aki estoy que lei lo que te habia pasado en la otra pagina... y bueno que pena k no lo puedas seguir x alli pero x aki si!!! k bienGi?o

Weno el capitulo igual k siempre perfecto...y pobre profesora sprout... k malo era sevy antes pero ahoa es un sol Sonrisa Gigante jejeje xDD

Te queria comentar una cosa... ps que selena parece como si tuviera 5 a?os... te lo digo porque cuando yo tenia 12 a?os no me comportaba asi como una ni?a peke?a y a mi todo el mundo me decia k sabia mas k dios jejeje xDD, bueno yo creo k soy un caso aparte pero no se creo ke deberias hacerla un poco mas madura. Espero k no te enfades x esto.

Ps me voy bss wapa y sigue pronto!!!!Flash
Publicado por Kny o Coniwii
Viernes, 07 de noviembre de 2008 | 17:08
weno aki toy
siguiendote para leer tus grandiosos fic
ta weno tu blog xD
espero k coloques otro capi pronto
cuidate...bye
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.